lunes, 12 de marzo de 2012

Profanadores



Hay días en los que, definitivamente, es mejor no leer los diarios. Es un poco cursi la observación, pero no deja de ser cierta. Y creo que ayer fue uno de esos días en los cuales la casual acumulación de noticias nos hace caer en la cuenta de la situación en la que nos encontramos.
Fue significativa la expresión que utilizó el designado secretario de cultura del Congreso. Dijo: “El Senado es un edificio que guarda su estilo, pero la idea es apropiarse de ese estilo o al menos profanarlo de alguna forma”. Resume la intención del gobierno K: profanarlo todo. Nada debe quedar en pie, comenzando por el modo de vestir y terminando en la educación de los niños.
Me tiene sin cuidado que profanen el Congreso como institución. Ella misma se profanó hace poco más de un año cuando aprobaron la inicua ley de la sodomía. En realidad, me duele mucho más que profanen con piso flotante el roble de Eslavonia de su parquet o con pintura blanca su boiserie de cedro o nogal. Pero todo eso tiene arreglo. Muchas otras cosas, sin embargo, no lo tienen. La profanación del matrimonio y el otorgamiento de la legalidad a la inversión, por ejemplo, fueron gravísimo. ¿Cómo reparar ese daño? Imposible, creo.
Y ayer mismo me llegaba un mail colectivo enviado por algunos jóvenes sanrafaelinos que relataban con dolor la verdad de los hechos ocurrido durante una marcha del orgullo gay realizada allí hace pocos días. Lo que ellos querían dejar en claro era que lo que las crónicas periodísticas relataron era falso. Es decir, cayeron en la cuenta de que el periodismo miente. Moreno tiene razón cuando reparte globos con la leyenda “Clarín miente”, pero se queda corto. Todo el periodismo miente y mentirá cuando se trate de desprestigiar a la Iglesia y de atacar la doctrina de Cristo. Y esta mentira diaria es también una profanación que duele.
No somos más que un pequeño puñado de hombres tratando de sostener como podemos las paredes de un edificio que se está cayendo a pedazos. Y apenas si podemos lograr que algunos sectores de la mampostería y algunos metros de estuco puedan resistir un poco más, pero la estructura hace años ya que cedió.
Y cada uno lo hace como puede. Los jóvenes sanrafaelinos, protegiendo sus iglesias de la maratón de invertidos; los monjes, enseñando la lectio y predicando la verdad y belleza de las cosas simples; otros, organizando una casi épica cabalgata de los mártires de la tradición, porque saben que, al honrar a los muertos, construimos nuestra propia identidad; Juan, Pedro y María, aprendiendo el ordinario de la misa en latín para cantarlo en Semana Santa; yo, escribiendo algo de vez en cuando, y así todos, cada uno en lo suyo. Y así debemos seguir.
Pero sepámoslo, ya todo ha sido profanado.

48 comentarios:

Beatrice Atherton dijo...

Wanderer, no sólo ustedes en la Argentina sufren el asalto de la decadencia. Nosotros en Chile les seguimos a grandes pasos su ejemplo. Mañana se vota en el Senado el mal llamado aborto "terapéutico" y algunos se han organizado para ir al congreso a hacer bulla. ( http://www.facebook.com/events/182939545155126/) Sin embargo, creo que es batalla perdida. A nosotros nos queda resistir desde nuestra trinchera, según nuestro estado, en nuestras familias. Que Dios se ampare de nosotros.

Nemesio dijo...

"y así todos, cada uno en lo suyo. Y así debemos seguir"

De lo mejor que leí en el blog.

Toto corde

W. E.-A. dijo...

Y después llegarán otros que profanarán lo que el kirchnerismo ha canonizado. Lo único que quedará en pie será... la lógica destructiva que rige este modo de obrar.
En cuanto a nosotros... Si la Iglesia fue arrasada siglos atrás en Europa y fue capaz de empezar de nuevo -no estentóreamente, sino con paciencia y bien desde abajo-, tenemos esperanza. Ahora, ¿cuántos de nosotros veremos esto? o ¿cuántas cosas tendrán que pasar -cuántas profanaciones seculares tendrán que sucederse, cuánta destrucción sistemática tendrá que inundarnos- hasta que llegue el día propicio para ver crecer la vieja planta, otra vez nueva?
Sí, Sr. Wanderer: nos toca sostener lo que queda, con casi la certeza de que se va a caer, pero no será en vano.

Gracias por esta excelente entrada.

W. E.-A.

Anónimo dijo...

Wanderer, sabe, soy hijo de un político que núnca pasó de asesor en el congreso durante tiempos menos infelices. Cuando yo era muy chico, recuerdo que me llevó a pasear por ese gran monumento masónico, y más allá del significado del mismo, la belleza en las formas y el arte en su construcción eran deslumbrantes. La misma mano del obrero gótico-italiano que había construido catedrales y palacios en Europa, acá se la veía en los innumerables detalles de gran calidad que abundaban en la construcción.

Sin embargo, ya la mediocridad de sus habitantes era visible, aún para un niño de siete años. Las augustas caras de los cuadros y los mármoles, veían frias a payazos traidos del detritus social. Había ciertamente tipos de clase media como alfonsín y algunos cuantos mafiosos con pretenciones, además de los infaltables abogados pedantones ampulosos constitucionalistas.

Pero ahora, tenemos cantidad de gente de lo peor. En medio de numerosos felinos de bajo lupanar, también están los (perdón por el término) APENDEJADOS PELOTUDOS que solían frecuentar las reuniones de antoñito de la rua y loperfido. Creén que son el che guevara por ir de remera en medio de un ambiente pensado para el traje, o se creén muy cultos por pagar algún idiota que declame sus rimas vulgares, o un amigo político que torture la guitarra. El congreso está invadido de imbéciles y gentusa de lo peor.

Pero en el fondo, retomando lo previamente dicho, esto no es nada más que la cristalización final del proceso masón que construyó esos edificios. El "templo" terminó convocando su feligresía. Y los "dioses" a sus adoradores.

Caronte

Anónimo dijo...

Cae el orden y con él la romanidad.
Se remueve el Obstáculo, según los Padres.

Escrutador.

Anónimo dijo...

Saber que ellos son más fuertes en esta pelea terrenal y que así debe serlo, da miedo.
La arenga católica no surte mayores efectos cuando se sopesan correctamente las posibilidades.
Y ahí estamos expuestos, nuestros hijos expuestos.
Ya no manejamos la situación.
Solo encontramos tranquilidad en nuestras casas, pero cuando tomamos conciencia de ello volvemos a temer.
Algo se cocina por lo bajo.
Nada es seguro y es cuestión de tiempo.
Hay menos motivos para sonreír.
Seguiremos dando esas pequeñas peleas, con la certeza del fracaso en este mundo y, aunque la verdadera victoria sea del espíritu, igual da miedo.

Benign_o dijo...

No es nuevo, ya hace tiempo que, en vez de ir nosotros, tal cual los hobbits, Mordor vino a nosotros, los orcos de Tolkien, tienen ahora de muchachos camporistas, periodistas de Clarin, progresistas variopintos y demas. Lo mas grave es que nosotros tambien estamos sufriendo a los Saruman, que son nuestros pastores, que no solo no estan cuando deberian, sino que encima se han pasado al otro bando.

Si bien, Tolkien es una novela y que a pesar de que termina bien, tiene sus momentos en donde uno no sabe para donde va a salir la cosa, y que el bien no prevalezca, independientemente de ello, siempre, los hombres de la tierra media tienen una oportunidad que lamentablemente nosotros no, y es la de batirse, tal como se hizo hace 1000 años en Jerusalem, o luego en Lepanto, o en Viena, o antes en Potiers, siempre hubo posibilidad de batirse.
Obviamente el enemigo era facil de identificar y todo era blanco o negro.
Ahora ni eso tenemos, a veces fantaseo con la idea de terminar mis dias defendiendo el santisimo desde el campanario de la Iglesia, de toda la turba progreidiotahomosexualproabortera que viene a quemarlo, pero enseguida pienso en el titular del dia siguiente de Clarin haciendo mencion a un fanatico religioso que se cargo a una docena de pobres ciudadanos que queria ejercer su derecho de libertad de quemar una Iglesia por considerarla retrograda y discriminadora.

En fin, batirse, seria mas rapido, mas facil y mas claro.

Saludos.

Benigno

Anónimo dijo...

Titulares de Noticias de la página principal MSN Noticias (a la que redireccionan a uno cada vez que sale de su cuenta de Hotmail).

"-Lanzan canal de TV para perros
Una emisora de EE.UU. transmitirá programación exclusiva para las mascotas, las 24 horas.

-Elige como padrino de bodas a un búfalo
-Ofrecen realizar todo tipo de servicios...desnudos
-Chica de 16 años es una Barbie de la vida real"

Así estamos.
Dice por ahí un Ángel en el Apocalipsis a Dios, antes de las últimas siete copas "se lo merecen".

The Don dijo...

Benigno dice que nuestros pastores no están donde debieran, y tiene razón, pero sobre todo ocurre con los pastores argentinos.
Ayer, por caso, en las misas de todas las iglesias de Inglaterra y Gales se leyó una durísima y clarísima carta de la Conferencia Episcopal condenando el matrimonio homosexual cuyo proyecto entrará esta semana en el Parlamento.
Que yo recuerde, los obispos argentinos, salvo excepciones, se callaron la boca cuando sucedió lo mismo en Argentina y fueron los laicos los que salieron a poner el pecho.

Benign_o dijo...

The Don

Tiene usted razon, yo me referia a los argentinos, en Estados Unidos, es clave el lobby que los obispos hicieron y hacen en temas como el aborto o el matrimonio sodomita.
Voy seguido a Cincinnati y es impresionante el compromiso que tienen (con de decir que no solo tienen una radio que transmite las 24 horas a todo el pais diciendo las cosas como son sino que ademas transmiten en directo una vez por semana la misa Tradicional, (y diariamente la ordinaria).

Aca que somos un pais "catolico" cada vez tenemos mas templetes protestantes y obispos cobardes (cuando no cambiados de bando), no hay lideres para el combate.

The Cat dijo...

Hay otras profanaciones sociales.

Vayan a la salida de los colegios católicos y presten atención en la vestimenta y look de los padres. A cómo hablan y de qué...

Somos 100 gatos locos.

W. E.-A. dijo...

Benigno:

Yo también tengo una imaginación similar sobre mis últimos días. Cada tanto la perfecciono para evitar el titular de Clarín.

Saludos,

W. E.-A.

Anónimo dijo...

No va a ser, Benigno, hace unos días un paisano viejo me tiró un salvavidas de plomo.

Especulaba el hombre que no habría martirio triunfal y alegre como el de los primeros mártires.

Decía que el martirio de los primeros siglos era martirio "del calvario", pero el que vendrá -esa tribulación como nunca la hubo- será un martirio del "Getsemaní". El peso del pecado aplastando las almas de los justos casi hasta el punto del sudor de sangre. Una conciencia de culpa insoportable.

Pero, cosa rara, insistía el viejo en que igual nos alegráramos.

Pirincho.

Anónimo dijo...

Y agrego a nuestros males:
Muchisima gente del palo que va de borrachera en borrachera sin sentir la más minima culpa, como si no fuera pecado.

Estamos mal, porque cada vez somos más cáscara.

Spengler

The Cat dijo...

Eso de que esté roto aun el tipo que manda a sus hijos a colegios católicos y no te falta a misa un domingo ni en broma, parece claro signo de los tiempos.

Benign_o dijo...

W.E.A

Ja Ja JA
Aviseme en que Iglesia se atrinchera que por ahi entre los dos podemos cubrir los dos flancos y cargarnos mas quemaiglesias.

Ahora pensando un poco en lo de Clarin me di cuenta que para desmentir a los diarios van a quedar mis hijos que se van a encargar, cuando ellos sean muy viejos, y se esten escondiendo de la gran persecucion por causa de la Fe, de contar nuestras gestas, de boca en boca entre los pocos que quedan.
Estoy sin dormir y deliro.


Pinocho,

Coincido, con usted y su amigo, a mi me gustaria, la batalla a campo abierto, clara y simple, pero se que no va a ser asi, todo lo contrario es algo lento, gris hasta el hartazgo sin un principio claro (ya empezo) y con un fin muy difuso.

Igual la esperanza no se pierde nunca, siempre se puede cargar contra los orcos o los molinos de viento.

Anónimo dijo...

El abuso de la bebida hasta perder el dominio de sí, parece no ser ya pecado para algunos, en nuestras propias filas. Debe ser producto del puritanismo, para el cual lo unico grave es lo sexual.

Nito Mestre

Anónimo dijo...

Cómo? Ebrios del palo? Qué horror!!!

Anónimo dijo...

La clave está en lo que dijo uno de los comentaristas: "Somos 100 gatos locos".

Ahora bien; ¿Quién dijo que eso es malo?

El Séptimo Rey Mago

Anónimo dijo...

Para un bautizado, no hay batallas perdidas.

El Cuerpo Mistico no puede ser derrotado.La Cristiandad,los vestigios del Reino en el orden temporal, la que tantos cristianos abandonamos miserablente en manos del enemigo y luego lloramos como Boabdil el moro, en ese si las cosas van y vienen.
La profanaciones no son confirmaciones de una victoria enemiga: es confirmacion de nuestra molicie en una guerra que esta ya ganada.
"Siervo infiel y perezoso..."

CeG

W. E.-A. dijo...

Benigno:

Cuando elija una iglesia, le aviso. Aunque, me parece, los que la van a elegir son los que estarán de la parte de afuera, ¿no? Esperemos que elijan una con campanario...

W. E.-A.

Anónimo dijo...

Coincido, don Wanderer, que la subversión total comienza con algo aparentemente trivial como "la forma de vestir". Hoy es algo común ver a personas de familias tradicionales y muy antiguas -cuyos abuelos usaban corbata en su propia casa para sentarse a la mesa- andar en ojotas, musculosa, o yendo a trabajar en remera. No digo que volvamos al smoking (aunque bien vendría), pero si el mal comenzó con la subversión del vestido, quizás no es descabellado pensar que, algo que puede hacerse en las buenas familias (junto con otros frentes, obviamente), es recuperar el decoro, el buen gusto, y por qué no la sobria elegancia. En lo personal me compré un sombrero Panamá en "Casa Maidana" (excelente, ecuatoriano), y lo uso estos días de calor, en plena city, con un traje liviano. Como orillo los cuarenta años, hay que ver las caras que ponen algunos, azorados (mutatis mutandi, como a veces sucede cuando se ve un cura con sotana) e incluso con resentimiento (¿les molestará que quede evidencia su democrática ordinariez?). Como dice Thibon en algún lado, hoy ser revolucionario equivale a ser tradicionalista. Recuperemos entonces los hombres la costumbre de vestir como tales, digo más, como nuestros abuelos.
Rodion

Anónimo dijo...

A mi me parece muy "signo de los tiempos" darle tanta bola a las mentiras de los medios.

El otro día, los padres del chico cuyo cadaver no encontraban que murió en el accidente de tren dieron una conferencia de prensa y parecìa que estaban más enojados con los que tardaron en encontrar el cadaver que con los que mataron a su hijo, y se pusieron a criticar el rol de los medios en la tragedia (que tanto los habían ayudado cuando pensaban que su hijo podía estar perdido por ahí)

A mi me pareció demencial, ni los padres de los que murieron en Cromagnon, ni los que murieron en la AMIA ni los que murieron en la discoteca kheyvis hace como 20 años se hubieran puesto a quejarse del rol de los medios en la cobertura de la tragedia, simplemente hubieran pedido justicia y cárcel para los culpables, esto es efecto del kirchnerismo y de su conflicto con Clarín, una prueba de que están ganando culturalmente.

Ex Luterano

W. E.-A. dijo...

Hablando de profanaciones, salió (o está por salir) lo del aborto:

http://www.lanacion.com.ar/1456118-la-corte-exime-de-pena-a-las-mujeres-violadas-que-abortan

(En los comentarios a la nota hay de todo...)

En fin... Nunca me imaginé que la Corte iba a entrar por este camino. Quizás soy, no más, un iluso.

Anónimo dijo...

El problema no es de elegancia, todavía existen Polo y Burberries -o algún sastre amigo en Retiro-, que saben vestir a la clase alta actual. ¿No conocen a estos últimos? Probablemente porque están afuera. Son gente que manda sus hijos a estudiar en Inglaterra y Suiza, que tienen algunos intereses en Argentina o algún ancestro ilustre en Buenos Aires. Pero sí, ya no son el viejo Marcelo T. de Alvear o un Carlos Pellegrini.

Igualmente, las pilchas y la genealogía no quitan el pecado ni el vacío espiritual. Muchos de estos personajes, que celebran su cumpleaños en el Ritz de París, tienen hijos que terminan muertos de sobredosis o siendo parte de alguna agrupación liberal-ecológica-izquierdista. De allí ya no hay retorno.

Lo triste, creo yo, es que ya la órbita pública no tiene ámbitos distinguidos o en los que se conserven las formas del "Antiguo Régimen". Cada vez más, el "buen salvaje" y el adolescente idealizado pasar a ser los ídolos del ámbito público. Dejando atrás una época, en que todavía se podía tomar un glorioso café en "El Molino" y escuchar debates con citas en latín o griego en el Congreso.

Pero bastante culpa de esta última etapa tienen ustedes, y lo incluyo Sr. Wanderer, porque gracias al nacionalismo -y finalmente el peronismo- es que a todo esto se le dio la estocada final. Los reos de tacuara, los boludones de las "vanguardias" y tanto otro fachaje, rompieron con el proyecto europeo de argentina. Tácitamente admitieron el resentimiento social, y dejaron cancha libre para que luego viniesen los jacobinos a completar la obra.

Cristina es el final de un camino. Ese camino comenzó con el divorcio entre federales y unitarios, que dejó un país sin federalismo ni unidad. Una tierra condenada a los mandamás y los líderes absolutos, porque es incapaz de encontrar acuerdo entre sus grupos constituyentes. Es así que no es sociedad, como pasa actualmente en España, sino un vago colectivo.

Caronte

Guy Crouchback dijo...

Diría con Rodio, si lo interpreto bien, que lo primero que se ha profanado es el buen gusto.

Y no hay que ir al Congreso para verlo. Cualquier domingo en cualquier Misa, desde la más terceromúndica hasta la más tradi, se puede comprobar.

Igualmente, eso de vestir como nuestros abuelos tiene algo de dinosaurio Bernardo o de castillo de Disney que me hace ruido. [Lo bueno es que si me lo cruzo en el Centro con su sombrero panamá, le invito un café.]

Anónimo dijo...

http://www.lepoint.fr/monde/vatican-ciel-des-hooligans-en-soutane-13-03-2012-1440743_24.php?xtor=EPR-6-[Newsletter-Quotidienne]-20120313

Anónimo dijo...

Rodion, a mí me gustaría usar moño o pajarita. Me compré una y todo, pero no me animo. Así de cobarde soy. Chapeau para usted que se anima a pasearse de panamá!
Dandy devaluado

Wanderer dijo...

Caronte, estoy casi de acuerdo con usted. Pero, ojo, que yo muy nacionalista que digamos no soy.
Es más, si un nacionalista me reconoce en la calle, probablemente me de un trompazo.
Por eso mismo no quiero opinar sobre Malvinas.
I vow to thee my country!

Anónimo dijo...

Sabe, Wanderer, no lo creo tan así. Los nacionalistas que usted conoció, exceptuando los psicopatas, suelen guardar en silencio una doble ciudadanía o hijos que trabajando para alguna multinacional. Más o menos me hubico en lo que debió haber sido su círculo.

Fue una experiencia, un intento de hacer algo en medio del vacío que dejaron Irigoyen y Perón. Pero aparentemente solo fue una vuelta más de cuerda, un poco más de tensión para la soga. Es como si en Estados Unidos, durante la guerra civil, el General Lee hubiera propuesto una coalición. En aquella guerra hubo quien ganó y quien perdió. En las guerras internas argentinas, nadie pierde y nadie gana. Como ahora quieren hacer en el futbol.

A los Cristianos, a quienes conocimos los restos de algo mejor, solo nos queda el crear oasis como Rivendel o Lorien. No pido una Torre Blanca, ya es mucho, pero es lo más que podemos hacer.

El resto, ya está en manos del príncipe de este mundo.

Caronte

Benign_o dijo...

Si vamos a hablar de moda, yo uso tiradores y boina (en invierno) lo cual si bien causa curiosidad dada mi edad (35) no genera cargadas puesto que soy el jefe.

Pero hablando enserio, coincido, no se si todo el mundo deberia andar de frac y sombrero, pero si efectivamente existe una vulgaridad en la apariencia que dice mucho del problema, no solo la ropa, que si se quiere puede ser algo frivolo, sino en cuestiones mas graves con respecto a la apariencia, los tatuajes y piercings tan de moda ahora, no son mas que un maltrato al cuerpo que demuestra dos cosas, primero desprecio por, quizas el bien material mas valioso que una persona tiene (estropearlo y lastimarlo con tatuajes y heridas sin sentido) es un atentado contra uno mismo y contra Dios que nos dio ese cuerpo.
Y segundo, muestra lo hueca y vacia que esta la gente, los tatuajes de figuras demoniacas, monstruos, anagramas, frases sin sentido, en otros idiomas sin la mas minima relacion con la realidad de la persona (tatuajes tribales que les llaman) todo demuestra que la gente tambien profano, y de que manera, su cuerpo.
Ya no hay limites para nada.

Anónimo dijo...

By the way, Mr. Benigno, sabía que en una época -años há- estaba prohibido salir por Avenida Florida sin traje? Ni le digo lo que hubiese ocurrido con nuestros ojoteros de hoy en día...

Pero ya fue. A organizar comidas de gran gala, como decía un amigo, en que solo se usen zapatos de cuero, camisa y pantalón. Eso ya es todo un logro.

Caronte

Anónimo dijo...

Me pregunto cómo estaríamos vestidos hoy si la regla del vestir (vestirnos como nuestros abuelos) fuera universal e inflexible...
(Podría aparecer un loco tradicionalista en defensa del nudismo)
Chisterton

Anónimo dijo...

No olvidemos que este país tropical no solo es parecido a Colombia en el pigmento, sino en el calor y la humedad.

El Séptimo Rey Mago

PD: ¡Que calor!

latin lover dijo...

Yo hago lo mismo. Visto traje de lino claro, zapatos color ciruela y sobre la cabeza no llevo un panamá, pero calza bien.
Esto me da un aire de espía inevitable, como en París con garúa, sobretodo, sombrero negro y maletín o en Gran Vía a la altura de Cibeles en traje a rayas de gruesas solapas.
Entonces asumo el rol de Bond en el Petit Paris, a pasos del Círculo Militar, en Plaza San Martín. Pongo cara de tipo peligroso, miro los rostros entrecerrando los ojos como quien escudriña infamias. Me percato que el espía debe disimular su condición y me pongo en ello. Intento llamar la atención de algún timorato exagerando una tos a la vera de las nucas, lanzando bolitas de pan o dando consejos en conversaciones telefónicas ajenas.
Una vez que el pez picó, entre pito y flauta, le hago creer que soy el autor de las Historias del Norte Bravo o de las Novelas de San Petesburgo, “donde todo respira a engaño”, aprovechando que ya nadie sabe de Nikolai Gógol.

Anónimo dijo...

Caronte, cuando dice:
Es así que no es sociedad, como pasa actualmente en España, sino un vago colectivo.
Ese "como" es adversativo o quiere usted decir que en España tampoco hay esa sociedad?

Anónimo dijo...

Se podría probar tambien con una col en la cabeza, como el Coronel Crane en "Tales of the long bow".
Chisterton.

Anónimo dijo...

Distinguido linguista es nuestra civilización, no sus accidentes geopolíticos, la que está en crisis.

El puteador Blaquier y la Duquesa de Alba, son dos caras de una misma podredumbre, al igual que Cristina y la Leti de Borbón.

Es tan profunda la cosa, que comparto lo dicho por Borges: ya no hay bárbaros. Estamos ante un problema enorme, porque nuestra civilización quiere morir y no tiene quien la mate.

¿Tendrá algo que ver con las palabras apocalípticas sobre la muerte elusiva en los últimos tiempos? ¿Será el aborto su cristalización individual?

Antes del fin, sin duda habrá muchos otros fines.

Caronte

Anónimo dijo...

Digan lo que digan, la vulgaridad en la vestimenta, y en los modales, es parte de la revolución anticristiana, con su evidente correlato en la liturgia, pero no que se agota allí. Muchos se indignan de que los curas anden en bermudas, o incluso en clergyman, en fin, se indignan ante la desaparición de la sotana, y con razón, pero ellos mismos visten como barriobajeros descastados hijos de nadie. Si el ruso marxista Kicillof se ufana de recibir a embajadores y altos funcionarios extranjeros vestido todo de negro, es porque se regodea en algo que sabe es revolucinario. Y sabe que provoca un efecto multiplicador, por aquello de la ejemplaridad del funcionario de gobierno. Vestir elegantemente es, por tanto, parte de la contrarrevolución, una parte quizás no principal, pero para nada desdeñable. El pañuelo en el bolsillo del saco, por ejemplo, es algo que debe recuperarse, así como -el que puede- el hacerse un traje a medida. Así como el cura que viste de sotana tiene una presión extra para comportarse como tal, lo mismo sucede con quien viste como un señor, como un caballero. Habrá algo más que le recordará que es impropio mirar libidinosamente a las mujeres por la calle, que no debe escupir en la vereda, ni leer revisas o páginas web impropias. El hábito no hace al monje, pero ayuda.
Rodion

Anónimo dijo...

Para quien quiera leer algo más sobre el buen vestir de un caballero, sugiero dos links, imperdibles:

http://www.elaristocrata.com

http://www.extraconfidencial.com/buscar.asp

Saludos,

Rodion, alias el Duque de Feria

Anónimo dijo...

El gobierno K parece la organización que pinta Lewis en Esa Fuerza Maligna.
Estuve en Capital Federal unos días. ¿Qué se puede decir? Está lleno de extranjeros, parece otro país. Ruido, trafico, accidentes, mugre… una mierda. Me di cuenta que el porteño es un hombre trágico que inspira gracia. Digo, pensando en lo grande que es el país, no había ninguna necesidad de amontonarse tanto jajaja. Que dejen de ser tan trágicos los porteños, que Bs As no es el país. Uno sale de Bs As y encuentra otra cosa. No sé si lo que pasa en Bs As después llega a las provincias, no estoy tan seguro. Todo respira a engaño es cierto. Es una ciudad puramente comercial. Luce anticristiana de raíz.
Lo de la fiesta del orgullo gay no hay que darle importancia, hay que tomarlo por lo que es, frivolidad. Y también creo que deberíamos ser más caritativos, porque después de todo, la Iglesia no anda muy bien que digamos.
saludos

Anónimo dijo...

Rodión, tenga cuidado no le pase lo que ya advirtió mi pseudo homónimo, de no ir "demasiado bien vestido como para que se le considere bien vestido".
Chisterton.

Anónimo dijo...

Mientras hablamos de pilchas, afuera, o al lado, se va todo al mismísimo jocara.

El 7mo Rey Mago

Anónimo dijo...

Wanderer:
esta frase de Caronte:

"Pero bastante culpa de esta última etapa tienen ustedes, y lo incluyo Sr. Wanderer, porque gracias al nacionalismo -y finalmente el peronismo- es que a todo esto se le dio la estocada final. Los reos de tacuara, los boludones de las "vanguardias" y tanto otro fachaje, rompieron con el proyecto europeo de argentina. Tácitamente admitieron el resentimiento social, y dejaron cancha libre para que luego viniesen los jacobinos a completar la obra."

aunque usted ya algo comentó, ¿no merece un post aparte?.

SP5 dijo...

Coincido pero matizo: todo lo que tenga un aire a pasado, en materia de vestimenta, siendo que uno se puede vestir bien según parámetros actuales, es, simplemente, ridículo; cuando no fruto de un snobismo que se quiere contrarrevolucionario, audaz o elegante.

Por ejemplo, hoy en día, en misa (salvo niños): lo correcto es que el hombre vaya de pantalones largos y camisa. Jamás remera ni pantalones cortos, aunque éstos sean pinzados o estilo turista en un safari.
De ahí a pretender, o tan solo preferir, tiradores, gorros, peluquín o un corte de barba al estilo zar de Rusia, hay un trecho.

Los tiradores, gorros, pipas o el ir de traje a misa podrían no ser ridículos según la edad, ocasión y lugar.

No es igual el bautismo o confirmación de un hijo que la misa del domingo. Una confirmación o fiesta mayor tolera el traje. También un parroquiano de 70 años.

La tradición se vive, no se actúa.

Anónimo dijo...

¿En serio? Caramba...
Salí de un análisis breve y serio sobre nuestras múltiples profanaciones, pasé por una danza de comentarios entre profundos y apenas ocurrentes y terminé en un blog que te enseña a qué altura debe estar el bolsillo en el que corresponde meter el pañuelo. Habría seguido sintiéndome obligado a pensar de no haberme sentido obligado a reír.
¿Fue en serio? ¿De verdad? Caramba.

Madurga

Anónimo dijo...

Claro.
Cuando el atuendo elegante sale de la normalidad, es imposible no ver cierta afectación y falta de expontaneidad para algo tan habitual como el vestir.
No va.

Phillip Claymore dijo...

Con tal que al vestir elegantemente no se termine como una variedad de Hipster...

Bendiciones.