miércoles, 29 de febrero de 2012

Addendum


No fue mi intención en el post anterior plantear la cuestión quiestismo – activismo, aunque reconozco que bien puede ser interpretado de ese modo. Es un tema que ya hemos debatido varias veces y que, me parece, pasa fundamentalmente por una cuestión de prudencia y de coyuntura histórica. Como bien apunta Black Henry, qué bien le habría venido un Francisco Franco a Bloody Mary o a Luis XVI, al menos desde nuestra corta perspectiva.
Yo quería referirme a un asunto más profundo y es el que Psique y Eros ha señalado: la cuestión de nuestra constitución como cristianos. Efectivamente, nos delineamos –para no usar el término “constituimos” que puede despertar las iras del tomismo más rancio- por un otro, el que, en definitiva, se convierte en el personaje más importante de nuestro ser cristianos (o ser personas).
Propongo una analogía cursi, pero no se me ocurre otra: un radar emite algún tipo de ondas que, al chocar contra un objeto, rebotan y regresan a su punto de partida delineando en la pantalla del operador la figura del avión. Es decir que, el avioncito virtual depende de la entidad concreta y real del avión real.
Mi ser cristiano, análogamente, se constituye, o se delinea, en respuesta a los ecos que recibo de un Otro que se sitúa enfrente. Ese Otro debe ser, claro, la persona de Nuestro Señor. El “rebote” de mis ondas en sus palabras –Él mismo es la Palabra-, van marcando mis contornos como cristiano, podando lo que sobra y aumentando lo que sirve. En definitiva, los más importante es la Persona del Verbo, un ser real, concreto y viviente.
El problema es cuando algunos cristianos se delinean como rebote del error. Es decir, su cristianismo es tensión no hacia la Persona Divina de Nuestro Señor, sino hacia el error que se opone a la doctrina de Nuestro Señor. Y el error no es más que un razonamiento que se opone a la Verdad; es un silogismo falaz – a veces de cuatro términos como apunta con razón el Athonita-. Y si es así, es probable que ese tal cristianismo no es más que un cuerpo bien fundado de doctrinas verdaderas.
Pero sospecho que eso no es cristianismo genuino, porque el verdadero cristianismo es la vida del Espíritu, que nos ha sido dado “como arras”, dice San Pablo. Dios no nos ha dado como compromiso de su alianza una doctrina; nos ha dado a su Espíritu Vivificante. Caso contrario, como una vez me aseguró un conspicuo y pagado de sí intelectual lefe- “Mi religión es el Denzinger”.
Y, disculpen la herejía, yo no entrego mi vida por una doctrina. La entrego por una Persona.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Es increible que aun no sepa todo el mundo que el Denzinger no es más que una recopilación donde no todo lo que contiene es de fe. Y esto es para sus primeras ediciones como para la última.

La doctrina sirve, porque espeja la Realidad de un modo que nos la hace comprensible, pero prima la Realidad.

La doctrina es medio, aquella Realidad el Fin.

El Eremita dijo...

No podría estar más de acuerdo, don señor Wanderer.

De hecho, las primer cuestión de la pars secunda secundae de la Summa es esclarecedora a este respecto: El objeto de la Fe no es lo que se nos propone para creer sino la Verdad Primera, Dios mismo.

Un saludo.

El diablillo dijo...

Siempre me llamó la atención esta frase del Zaratustra de N. : "Dios tiene su propio infierno, es el amor a los hombres". Creo que N. habría sido un gran teólogo.
Creo que el problema de fondo obedece a las circunstancias. No va a ser lo mismo moverse por ambientes lefes, por ambientes más o menos cristianos, o por ambientes netamente seculares. Una postura moderada en un ambiente lefe es calificada de "locura integrista" en cualquier ambiente secular. En éste último uno puede hacerse perdonar la vida con remisiones al absolutamente otro, o a la auto-difusividad de la verdad. Quedándonos un poco más acá de lo trascendental, hay que reconocer que la vida diaria está atravesada de conflictos y contradicciones -lo puede corroborar el psicólogo- a los cuales es menestar dar una respuesta, y no una respuesta desde el "Otro", sino desde el Mí-mismo. Cualquier acto supone en sí mismo una negación. En la "divina tiniebla" de Dionisio probablemente no. Pero en el ámbito del día a día las cosas son de otro modo. ¿Se puede trasladar al ámbito de lo fracturado y contradictorio la "nube del no saber"? ¿No estaremos intentando "no mancharnos las manos"- en el sentido sartreano- con "lo real"? En mi insipiencia le doy mucha importancia a la construcción social de lo personal, y tras toda decisión o toma de postura -como el orientar el momento de la decisión a la disolución en lo indiferenciado- habla una determinado modo de socializarse y de "estar-en" el mundo. Y del mismo modo tras lo "estático" puede latir una cierta insatisfacción. Es algo muy propio del intelectual medio, que después extiende su propia experiencia a cualquier otra real o posible. Quizás se puede abrir una brecha ahí a través de lo que comenta Guitton acerca de los intelectuales: " Péguy, que tanto ha presumido de agilidad, a veces parece sermonear. Pero el temor a ser tomado por un pedante puede convertirse en Francia en una pedantería al revés. He conocido mentes muy finas que sólo empleaban palabras groseras; dogmáticos que se ocultaban tras una sonrisa perpetua; personas hambrientas de verdad pura que sólo podían hablar con ironía y dando la impresión de no creer en nada".
Eso sí, cualquier cosa antes que lo decadént...

Psique y Eros dijo...

Muy bien W. Las palabras son esencialmente apofáticas, como ‘quod’, dicen más lo que no es algo que lo que es, y en esto se apoya casi todo el descalabro de la lingüística deconstructiva moderna. Se olvidan que las palabras tienen otra función, como ‘quo’, que es el hacer presente realidades, semántica que le dicen… Y esta función prima sobre la otra… ¿Construir una fe con el primado de las palabras (como ‘quod’)? pfff…. fariseísmo que le dicen… a la Lyotard emergencia del relato… Ahí se entiende lo de Kirk: ‘Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios’.

Anónimo dijo...

Quizás también vale la metáfora de Castellani: los espadachines se terminan pareciendo…
saludos

W. E.-A. dijo...

Con estos comentarios, la verdad, me siento un ignorante con diploma y todo...

Mariano dijo...

Me gustó mucho el artículo, y cómo me ha recordado a tantos medios católicos donde la fé parece la batalla que se da a modo de apologistas, y así se hace una fé de palabras. Me pregunto si personas que consideramos progres eclesiales no estarán más cerca de esta "experiencia de Dios" (siento el término) que los que andan con las condenas en la boca, y en fin me da vértigo porque se nos podría tachar aquí de progres o misticistas.

Anónimo dijo...

Fortu dice:

Entrevista en Diario Vasco de hoy, día de elección del nuevo abad, al abad dimisionario de Silos:

"Habla pausado, con una serenidad que nace de su dedicación al estudio, a la reflexión, al servicio a los demás. Cuenta en su historial académico con ocho licenciaturas («estudiar era mi «hobby», dice), habla perfectamente alemán, inglés, francés e italiano y en la intimidad de su celda piensa siempre en latín, lengua de la que confiesa estar «enamorado» y que le hubiera gustado que fuera el idioma común para toda Europa. «Habríamos ahorrado tiempo y dinero»."

http://www.diariovasco.com/v/20120301/al-dia-sociedad/silos-20120301.html

Anónimo dijo...

Hombre, muy buen artículo, la verdad. Y es que es bueno, muy bueno, recordarnos que El hace nuevas todas las cosas. Y hace poco estaba pensando un poco en esta dirección: En mi trabajo soy una especie de "rara avis", rodeado de científicos muy inteligentes y excelentes personas, pero que no comparten mi fe. Hace ya más de un año que vengo teniendo discuciones con mi jefe, gran seguidor de Dawkins, que por algún motivo quiere convertirme constantemente en ateo. Hace ya un tiempo entonces, me dí cuenta que discutir circunstancias filosóficas, científicas, históricas o culturales no sirven. A un argumento sigue otro contrario y así estamos hasta que las velas no ardan. Hasta que me cansé y le canté las 40: "Queré ssaber en qué creo?. En Cristo!" Persona, Dios y escándalo del mundo. Tarde me dí cuenta que ser leído, culto, lenguaraz, no importa nada. La Fe es un Don, y nuestro papel es ser testigos. Primero de Cristo, y el resto seguirá por añadidura, si se lo sigue de veras. Pero Wanderer, puso usted en este post palabras mucho mas profundas y dió estructura a un pensamiento que hace tiempo que da vueltas en mi limitada cabeza: No es malo hacer apología, pero hoy en día, hacerlo siguiendo discusiones cuando no existe el mínimo "plafond" cultural necesario o las herramientas que presuponen un hilo conductor, es perder un poco el tiempo. El hace mejor las cosas. Las hace nuevas.
Muchas gracias por tan buen artículo. Lo imprimo.
Saludos cordiales
Muret

Beatriz dijo...

Sobre la cuestion quietismo-activismo, encontre unas palabras del cardenal Collins que, me parece, lo explica mejor:

"- Ha elegido tomar su lema del apocalipsis: 'Adorad a Dios'. Por que?

- Si. "Deum adora". Pues, creo que en la vida podemos adentrarnos en muchas cosas que no tienen importancia, y que esas cosas se resolveran por si solas si nos concentramos en lo que es realmente importante. Y lo que es realmente importante es concentrarse en el "Alabar a Dios" y en amar al Senor nuestro Dios con corazon, mente y alma. En el apocalipsis San Juan comienza adorando al angel. Ve algo hermoso y bueno, pero se pierde lo importante; comienza a adorar al angel en lugar de a Dios. Y el angel le dice: "No, no! Adora a Dios. Ordena tus prioridades. No te distraigas ni siquiera con algo muy hermoso que no sea realmente la Belleza ultima, el Bien ultimo, la Verdad ultima". Por eso creo que tenemos que ordenar nuestras prioridades y luego las demas cosas se ordenaran solas"

Beatriz dijo...

"Mi religion es el Denzinger"

A esto se le puede llamar 'fundamentalismo magisterial'

Anónimo dijo...

“Predica la palabra de Dios, insiste con ocasión y sin ella, reprende, ruega, exhorta con toda paciencia y doctrina" (2ªTimoteo 4-2) Ahora bien si esperamos la sola inspiración de Dios en el hombre, en donde queda la caridad para con el prójimo. Ante la carencia de buenos pastores, opino que hay que redoblar el esfuerzo, para sembrar la verdad o la duda. La Iglesia es evangélica por naturaleza, el mismo Cristo dio el ejemplo. No dejó de enseñar ni a los pérfidos ni a los buenos judíos hasta su último suspiro. En la situación actual donde la Iglesia esta infectada de modernismo hasta la médula, quien va a instruir a los hombres: Dios solo? y los fieles a quien El mismo preparó con su infinita sabiduría? que hacen? Nada?. El único testimonio visible que podemos dar es a partir de nuestras obras y una de ellas es dar a conocer la verdad aunque duela y moleste y “no para agradar a los hombres, sino a Dios, que sondea nuestros corazones”.
Diego U. Pedriel

Anónimo dijo...

Diego U. Pedriel

¿Que religión esla suya .....??

Tom Bombadil dijo...

Siguiendo la metáfora planteada por Mr. W. considero que nuestro ser Cristiano se "delinea" también, en la medida que somos capaces de hacernos prójimos de los demás (ver comentario de Ratsinger a la parábola del Buen Samaritano, en su libro Jesús de Nazareth), de asumirlos con sus debilidades, sus falencias, sus pecados, de conmovernos por sus necesidades y aún así ser capaces de amarlos en el más profundo sentido del término, buscando su propio bien, no pontificando desde la cúspide de nuestra propia “sabiduría”, sino desde la humilde conducta de entender al otro tal como es, de forma tal que "el otro cuente para mì tanto como yo mismo"
En definitiva viendo en los demás a "otros Cristos". Me voy configurando (si se me permite el término" como cristiano, en la medida que soy receptivo del menaje, tal cual salió de Nuestro Señor y soy capaz de hacerlo mío, haciéndome a su vez prójimo de los demás, estén cerca o lejos (eso no importa)según la Providencia lo disponga.

Anónimo dijo...

Quién pregunta por mi religión? Ja, un anónimo que no da la cara.
Yo soy Católico, Apostólico y Romano, le comento que trabajo con cientos de personas a diario y las escucho. Después de militar más de 20 años en el campo tradicionalista, he podido observar el terrible daño que realizó, realiza y realizará el CVII, hasta tanto no sea extirpada la herejía modernista del seno del Vaticano. Es por ello que siempre estaré dispuesto a defender y a declamar la doctrina de Cristo a gusto o a disgusto. Dios fundó su Iglesia en la tierra y no en su casa.
Le recomendaría, si Ud. no es católico, que lea sobre las obras de misericordia.

Saludos anónimo
Diego U. Pedriel

Anónimo dijo...

Tradis y lefes: se puede ser tradi sin ser lefe pero no se puede ser lefe sin se tradi... mmmmm, estoy confuso.

Anónimo dijo...

Será esta la posta?
http://www.youtube.com/watch?v=cfoD4WwMQLs

Baldr dijo...

Cuando leí los comentarios a la primera entrada también me sentí como WEA. Pero ¡gracias! Me hicieron buscar y leer muchísimo.

Anónimo dijo...

Ya que Muret lo menciona, sobre Dawkins:
http://www.huffingtonpost.co.uk/2012/02/14/richard-dawkins-giles-fraser-radio4-athiesm_n_1275468.html?ref=mostpopular
Debate en BBC Radio entre Dawikins y el anglicano Giles Fraser. Dawkins venía sosteniendo que los autodenominados cristianos son muy poco cristianos en realidad y que eso queda manifiesto si se les pregunta, por ejemplo, cuál es el primero de los Libros del Nuevo Testamento, siendo que un número sorprendentemente alto no sabe precisarlo. A lo que siguió éste diálogo:
Giles Fraser: Richard, si le pregunto a Ud. cuál es el título completo de El origen de las especies…” ciertamente Ud. podría decírmelo…
Richard Dawkins: Sí, podría.
Giles Fraser: Entonces pues, adelante…
Richard Dawkins: Es “El origen de las especies… … ¡uh! … Como… “El origen de las especies … … Hay un subtítulo sobre la preservación de géneros favorecidos en la lucha por la vida…
Giles Fraser: ¡Ud. es el Papa del darwinismo...! ... Si Ud. hiciera ésa pregunta a personas que creen en la evolución y volviera y dijera que un 2% acertó, para mí sería terriblemente fácil concluír “entonces, al fin de cuentas, ellos no creen en eso”. Simplemente, no corresponde”
En fin, la mitad del título (“El origen de las especies por selección Natural”) se la tragó entera, el subtítulo le salió a empujones. Qué se le va a hacer, le puede pasar a cualquiera, salvo que primero haya boqueado como un gil.
Cordialmente,
El que volvió sin que lo llamen

W. E.-A. dijo...

Gracias, Baldr, por no dejarme solo.

Pero, a diferencia suya, ¡yo no salí a leer nada!

Igualmente, su comentario me estimula mucho a hacerlo.

W. E.-A.

El impaciente dijo...

Don W.E.A: si quien lo hizo sentir un ignorante fue Psique y Eros, no se preocupe. Es más claro Santo Tomás que nuestro psicólogo. Pedantería, que le llaman. Quizá una recóndita intención de demostrar que sabe, o que sabe más q el resto... Una pena, porque creo que es un hombre valioso: aventuro que detrás de tanta hojarazca, se esconde un fruto con sabor...

Baldr dijo...

El impaciente,

Lo de psique y eros es difícil, pero tiene sentido. Además, uno busca "apofático" en google y ya está. Quizá sea más difícil adivinar que Kirk es abreviación de Kirkegaard, o la diferencia entre "quo" y "quod". Me resulta mucho más oscuro un párrafo como:

"En mi insipiencia le doy mucha importancia a la construcción social de lo personal, y tras toda decisión o toma de postura -como el orientar el momento de la decisión a la disolución en lo indiferenciado- habla una determinado modo de socializarse y de "estar-en" el mundo. Y del mismo modo tras lo "estático" puede latir una cierta insatisfacción."