lunes, 27 de agosto de 2012

Coca cola y tradición

La traducción de un texto de Mons. James Byrnes, del clero de la arquidiócesis de New York, es más que interesante. Ha aparecido en otros blogs católicos y vale la pena difundirlo:



Casi 30 años atrás, en Abril de 1985, Coca Cola Company anunció su plan de cambiar la fórmula del "refresco más popular del mundo"; lo cual se hacía, como contó después la empresa, porque Coca estaba perdiendo posiciones frente a Pepsi en el mercado mundial, y con el objeto de hacerla más atractiva para el gusto moderno (por lo tanto, más rentable). La decisión implicó cambiar la fórmula de su producto estrella, luego de 99 años de éxito.
Hay que aclarar que el cambio se hizo tomando ciertas providencias. Se realizaron pruebas de sabor a 200.000 consumidores que se definían a sí mismos como "tomadores de Coca". Mientras muchas de estas pruebas dieron resultados positivos, entre un 10 y un 12 % de los "tomadores de Coca" dijeron que no comprarían el nuevo producto, para el caso de que reemplazara al tradicional.
Siguiendo el resultado positivo de la prueba, Coca Cola siguió adelante con lo planeado y efectuó el cambio.  En ese momento, no había nadie en la compañía que pudiera predecir lo que iba a pasar en los próximos 79 días.
La gente llamó a la empresa a un ritmo tres veces mayor que el normal, para manifestar su indignación por la alteración de la fórmula tradicional. Algunos incluso comenzaron a acaparar envases de la "vieja" Coca en sus hogares. Llegaron cartas al Edificio Central de Coca Cola que insultaban a los directivos que habían aprobado tan tonta idea. ¡Y esto antes de que el nuevo producto hubiera sido comercializado fuera de los Estados Unidos!
Es interesante puntualizar lo que Coca Cola piensa ahora de aquella situación, y qué es lo que no se tuvo en cuenta: "la legendaria fórmula secreta de la Coca, fue cambiada por otra que había sido la preferida en las pruebas de degustación realizadas a cerca de 200.000 consumidores. Lo que estas pruebas no mostraron, por supuesto, es el vínculo que sentían los consumidores con su Coca Cola, algo que no deseaban ver manipulado por nadie, ni siquiera por la empresa que la fabricaba".
Luego de estos movidos 79 días, Coca Cola anunció que continuaría fabricando la versión tradicional. La gente había hablado y los gerentes escuchado. Se continuaría vendiendo la nueva fórmula bajo el nombre de "New Coke", mientras la fórmula tradicional sería llamada "Coke Classic". Sin embargo, a principios de los años 90 la "Nueva Coca Cola" fue retirada del mercado, y la "Coca Cola Clásica" volvió a ser llamada simple y llanamente "Coca Cola".
Dignas de mención son las lecciones que Coca Cola dijo haber aprendido de este fracaso: "Los acontecimientos de la Primavera y del Verano de 1985 -las lumbreras de la mayor metedura de pata del marketing del siglo XX, el acaparamiento de la vieja Coca por parte de los consumidores, las llamadas de protestas de miles de personas- cambiaron para siempre el pensamiento de la empresa". Como mencionamos arriba, sus directivos recibieron el mensaje y lo recordarían por largo tiempo.
Otro punto interesante son los comentarios realizados por los adictos a la vieja Coca Cola. Según la misma empresa "Grupos de protesta, como la Sociedad para la Conservación del Verdadero Sabor y Bebedores Americanos de la Vieja Coca Cola (que se arrogaba haber conseguido el apoyo de 100.000 personas a su campaña), surgieron por todo el país. Se escribieron canciones en honor al viejo sabor. En una protesta realizada en el centro de Atlanta en Mayo del 85, se vieron carteles con leyendas como: "Queremos el verdadero sabor" y "Nuestros hijos nunca conocerán un refresco"" .
Hoy día, aunque en la compañía traten de darle una interpretación diferente, casi todo el mundo está de acuerdo en que éste probablemente haya sido el mayor fiasco en la historia de la empresa y del márketing.
Mientra Coca Cola sostiene que cambiar la fórmula fue un "riesgo inteligente", la mayoría acuerda que si bien fue un riesgo, estuvo lejos de ser inteligente. Es también más que probable que la empresa nunca vuelva a tomar un riesgo como ese.
Como en este punto es probable que estén pensando por qué les cuento este acontecimiento de la historia empresarial norteamericana, voy a ir al grano. Las similitudes entre los pensamientos y las acciones de la empresa Coca Cola en aquellos meses de 1985, tienen una semejanza que asusta con el cambio ocurrido en la práctica litúrgica de la Iglesia luego del Concilio Vaticano II.
Como es sabido, luego del Concilio, un grupo de expertos fue llamado a implementar el Decreto sobre la Sagrada Liturgia (Sacrosanctum Concilium). Este grupo, denominado Concilium (ad exsequendam Constitutionem de Sacra Liturgia), tomó la Liturgia de la Iglesia que había permanecido sustancialmente invariable por cerca de 1500 años, y desarrolló un nuevo producto (el Novus Ordo Missæ o Misa Nueva), el cual creían se ajustaría mejor al gusto del hombre moderno.
Hicieron algunas "pruebas de sabor" encontrando que a muchos de los integrantes de los grupos de prueba les agradaba, aunque a un número bastante significativo no. De todas formas, siguieron adelante con el cambio e introdujeron, bajo la autoridad del Papa Pablo VI, la Nueva Misa en el Adviento de 1969; removiendo con eficacia el "viejo" producto de los anaqueles (aunque el Papa Benedicto XVI nos ha recordado que la Misa antigua nunca ha sido abrogada).
La introducción de la Nueva Misa fue seguida por una ola de protestas proveniente de muchos sectores, mientras muchos católicos se preguntaban por qué el cambio.
Y aquí es donde, lamentablemente, las similitudes entre la Coca Cola y la Iglesia Católica llegan a su fin. Mientras la empresa se dio cuenta de que se había ido demasiado lejos al reemplazar la venerada fórmula tradicional, la Iglesia Católica Romana (al menos en las palabras y las obras de la mayoría de su jerarquía y presbiterio) sólo ignora o trata de reprimir a los que claman por la Misa Tradicional. Gente que frecuentemente ha sido ridiculizada por hacer comentarios similares a los de los que protestaban por la Coca Cola: "Queremos el verdadero sabor", "Nuestros hijos no conocerán el refresco".
Durante los últimos 40 años no han disminuido las protestas, pero tampoco ha disminuido el ridículo y la opresión de que son objeto los que buscan la Misa Tradicional (no obstante la Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI).
Esto sería comprensible si la Nueva Misa hubiera logrado lo que fue llamada a hacer, a saber: incrementar la devoción y la fe, y hacer ésta más clara para el católico actual.
Desgraciadamente ha ocurrido lo contrario: el número de católicos que asisten a la Nueva Misa ha disminuido de manera constante, al igual que las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa, por no mencionar la disminución del conocimiento que de la fe tiene una amplia mayoría de los católicos que todavía asisten a la Misa dominical.
¿No les parece que, al confrontarse con estos hechos, la jerarquía de la Iglesia debería cuestionar el valor de "la nueva fórmula", y comenzar a preguntarse si este experimento no ha sido un fracaso en todos los niveles?
En su lugar, se nos dice constantemente que el problema no es del producto, sino más bien de la forma como se lo comercializa o como se lo consume (haciendo una analogía empresarial).
En términos más eclesiásticos, se nos dice que el problema no es el Novus Ordo Missæ sino de la mala forma en que fue implementado durante los años 70; o que aquellos que habitualmente hacen caso omiso de sus rúbricas, son los culpables de que no haya logrado los frutos que de él se esperaban. Se nos dice hasta el cansancio que de ninguna manera el Novus Ordo pueda ser el causante de todo esto.
Por favor, no me malentiendan, así como la "Nueva Coca" era Coca como la "Clásica", la Misa Nueva es Misa, válida y legítima, pero al igual que en la "Nueva Coca", hay algo que se ha perdido de la fórmula tradicional, y ese algo no puede ser ignorado, y es deseado por muchos que han "probado" la fórmula tradicional.
Sólo 79 días les llevó a los ejecutivos de Coca Cola darse cuenta de que habían cometido un error, y eso antes de que hubiera una declinación apreciable en sus ventas o en la participación en el mercado.
¿Por qué, oh por qué, la jerarquía de la Iglesia Católica, luego de 40 años de ver declinar sus números en casi todas las categoría mensurables, y de aparecer, al menos en los Estados Unidos, más y más como una empresa, no comienza a preguntarse si el problema no estará en el producto más que en el consumidor?

14 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Muy bueno. Gracias por compartirlo.

Saludos.

Beatriz dijo...

Interesante. Coke classic y New Coke. Yo he crecido con la New Coke, mis padres crecieron con la Classic pero al parecer se adaptaron bien al cambio porque nunca se quejaron. Hasta ahora no conozco la Coke Classic pero no tengo ningun problema en probarla y me molesta que le hagan tanto problema. Y si yo soy capaz de comprender y apoyar moralmente ese amor por la Classic, por que ese grupo no puede comprender que yo he crecido con la New Coke, que me bautice, hice mi primera comunion, me confirme y case con "ese sabor" y cuando me dicen "tu Coca es bastarda" me ofende. Ley del embudo?


Miles Dei dijo...

Pero y porqué cree que acabó la equiparación. A lo mejor las cuentas bancarias podían tranmutarse en pérdidas si se hacía otra cosa distinta. El Estado Vaticano es más una empresa necesitada de finanza desde los Pactos de Letrán, que un Estado independiente capaz de asegurar la supervivencia de la Santa Sede y como tal empresa, la Santa Sede ha mirado últimamente por su mejor línea financiera. No cabrear a la élite financiera mundial aunque suponga perder a sus mejores clientes es un punto similar al que tendría en mente la Coca Cola.


Anónimo dijo...

Beatriz, la Ley del Embudo es otra cosa.

Chico Pizza.

Ps. Che, Wan, ¿tan inteligentes son las máquinas manda-spam que hay que poner letritas tan difíciles? Pongo 3 o 4 veces la palabra hasta que sale el comentario...

Wanderer dijo...

La verdad que últimamente había mucho spam.
Sacó las letritas, a ver qué pasa.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

El problema no es sólo la new Coke, sino que rápidamente se transmuta en Bidú-Cola.

Beatriz dijo...

Chico Pizza, no soy argentina. La ley del embudo que yo me refiero es una expresión popular para denunciar una injusticia: "La ley del embudo/lo ancho para uno/lo estrecho para los demás" (refrán), en referencia a la forma del embudo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_del_embudo

Anónimo dijo...

Bea, la mejor comparación es entre Champagne Pomery y un termidor "blanco" en tetra. Ambos son vinos, ambos embriagan, pero...

Humoresque

Anónimo dijo...

Ah, no; nada que ver. Nuestra Ley del Embudo está mucho más buena.

Chico Pizza.

Anónimo dijo...

He tenido oportunidad de usufructuar, alguna vez, de dicha Ley en su versión argentina. Desgraciadamente, nada dura para siempre.

Beatriz dijo...

Humoresque, puedo entender que para ustedes una es una reina y la otra una pordiosera pero como bien dice de la Cigona las dos misas son santas. Santisimas.

Anónimo dijo...

La pregunta que me hago es sin con coke o new coke la gente no se sigue pasando a Pepsi... Es decir tampoco volver al gusto "tradicional" garantiza éxito de ventas. No creo que Ford recuoere su porción de mercado si ahora fabrica el Falcon 1958 con los mismos materiales.

Anónimo dijo...

Batalla en EE.UU.
Las tres compañías, con sede en Estados Unidos, se pelean mano a mano el mercado estadounidense. Pero Dr Pepper dio un golpe importante a fines de abril.

McDonald’s, la mayor cadena de comida rápida del mundo, reemplazará a Pibb Xtra, una de las marcas de Coca-Cola, con Dr Pepper en todos sus restaurantes de Estados Unidos.
Las bebidas tradicionales han perdido el favor de los consumidores estadounidenses frente a las bebidas energéticas y el agua saborizada. Debido a ello y a la disminución de la demanda por la recesión el volumen de bebidas carbonatadas cayó 3% el año pasado, su mayor retroceso en al menos 23 años, de acuerdo con la publicación especializada Beverage Digest.

Es por eso que Coca-Cola y Pepsi se han refugiado en mercados emergentes como India, Rusia y, en menor medida, China, ya que las estrictas normas antimonopolio ponen trabas a la expansión de los negocios.

tomado de una página de mercadeo. Cambie Ud. "Coke" por Iglesia Catòlica, "Pepsi" por reformados y Dr. pepper por New Age o Pentecostales y listo el pollo. Mantener el sabor no significa no perder.

Derechos de Dios dijo...

Un punto que no corresponde en la analogia (o lo que es lo mismo: el ejemplo no aplica)

El asunto de la nueva coke, (segun el director de pepsi) fue COSTOS.

El asunto aqui, no fue un "error involuntario" ni un experimento que saliera de control.

La motivacion ALLA, fue $
La motivacion ACA, es la EXTINCION (terminar, eliminar, suprimir) la Religion Catolica

SIN HACER MARTIRES.

La revolucion bolchevique muestra que, cada cristero muerto, era una semilla mas... Habia que ser mas inteligente...

ENVIAR UN CABALLO DE TROLLA.