martes, 29 de enero de 2013

La gran abdicación


No voy a tratar aquí de la abdicación al trono de los Países Bajos de la reina Beatriz, sino de otra mucho más importante: la abdicación de la inteligencia.
Ayer leímos uno de los comentarios más estúpidos e irritantes en la historia de este blog. Refiriéndose a la plegaria eucarística II y a las condiciones de su redacción, un lector –al que también yo imagino cura-, escribía:
“Los caminos de Dios son inescrutables, y el Espiritu Santo puede soplar igual en un papel manchado que en un papiro milenario. 
¿Cuántos grandes inventos de la humanidad no han nacido de un esbozo hecho en una servilleta!
El caso es que, esta vez, el Espiritu sopló sobre el papel y voilá ¡tenemos esta bonita plegaria eucarística!”

Se trata de la repuesta que puede dar el progresista promedio argentino y que se considera a sí mismo conservador. Se trata de una respuesta simplista, infantil, carente de cualquier sutileza o atisbo de inteligencia. Con un progresista en serio se puede discutir. Pensemos, por ejemplo, en un jesuita de los ’70: hiperproge, pero formado e inteligente. Con los progres actuales no se puede hablar porque, sencillamente, ni siquiera saben pensar. Por eso, ellos son la encarnación de la abdicación más lamentable:
1. Abdican de pensar, porque es costoso y resulta más fácil atribuirle todo al Espíritu Santo o a san Expidito, según sea el caso.
2. Abdican de pensar, porque pensar implica formación y estudio. Y ellos, si son curas, pasaron un seminario con exigencias intelectuales comparables a una academia de corte y confección de barrio, sin ninguna formación seria en filosofía o en teología. Aprendieron solamente, y con suerte, técnicas de grupo y a tocar la guitarra para animar las misas. Y, si son laicos, jamás se formaron en ningún grupo parroquial o movimiento religioso, donde solamente les enseñaron cómo fraternizar con los hermanos separados y cómo repartir ropa los sábados en una villa.
3. Abdican de pensar, porque pensar implica jugarse por lo que se cree, y les resulta mucho más fácil vivir en la medianía del no decir nada, y conservar la amistad de los otros y, sobre todo, la del obispo.
4. Abdican de pensar, porque pensar implica tomar partido, y tomar partir implica decir las cosas con claridad y ganarse enemigos, debiendo soportar el malestar de las antipatías. Como Rublev Mayer, el otro comentador, que prefiere solazarse en lo que significaba la Septuagesima pero sin atreverse a concluir que no la teníamos más porque había sido eliminada por Bugnini y Montini.
5. Abdican de pensar, porque son incapaces de elaborar la más mínima argumentación, como el autor del comentario que afirma que muchos grandes inventos nacieron del esbozo de una servilleta. Así también nació la lista de los jueces federales adictos al gobierno, Corach dixit. Y, aunque tal afirmación fuera cierta, es mucho más cierto que la liturgia no es un invento de la humanidad, ni grande ni chico. Es la obra del Espíritu Santo, a través de la Tradición viva de la Iglesia, a través de los siglos, y no puede ser borroneada en una servilla ni tampoco en una hoja papel vergé.  
6. Abdican de pensar, finalmente, porque casi no tienen inteligencia. Escribe el comentarista: “el Espiritu Santo puede soplar igual en un papel manchado que en un papiro milenario”. Debería saber, por formación histórica mínima, que si estamos hablando de la septuagésima, es decir, de la liturgia latina, no podemos hablar de “papiros” sino de “pergaminos”. Pero más allá de esta básica carencia cultural, la liturgia no es el fruto de la inspiración de un monje medieval o tardo-antiguo que, sentado en su scriptorium monástico, se le ocurrió en una fría tarde de invierno, escribir el Canon Romano –o Plegaria Eucarística I- como se le ocurrió escribir la anáfora II a Bouyer en una siesta trastiberina. La liturgia se escribe movida por el soplo del Espíritu que, como brisa suave, recorre los siglos.


21 comentarios:

bon vivant dijo...

Y ella, "de religión ruda pero intensa" pensaba, y el cuentero también:

La india vino a bendecir una Virgen del Carmen. Tendría sus cosas, pero eso sí: la india no iba a prescindir del cura para ello; y por ahí le llegó el acogote. Así como era de aferrada a no dejar ni un punto de su religión tradicional, así tampoco era capaz de añadirle un punto; justamente como debe ser en una religión tradicional, según San Ireneo de Lyon: "Nihil innovandum nisi quod traditum est". Si ella llegara a bendecir el cuadro en vez de su enemigo, ella sabía perfectamente que "no valía".
El porqué no lo sabía decir, pero ella categóricamente sabía (por su tata Gregorio y el Tata Viejo, u el Retata anterior y estcétera, etcétera, hasta el Paí de la Reducción), que no valía. Y basta.

Es un cuento de las Historias del Norte Bravo, de un Castellani de 25 noviembres. Porque el hábito de pensar bien tiene que ver con la edad, con la madurez; pero lo seguro es que quien no nació para ello puede llegar a obispo y tener 70 que Jamaica.

Che, ¿qué están leyendo estas vacaciones?
Vuelvan a los cuentos de Castellani, déjense de jorobar.

bon vivant dijo...

Hay otro cuento lindo del mismo tomito, que viene a cuento:

El superior era el mas haragán de todos; porque hay tres grados de pereza: el primero, la pereza del cuerpo, gandulería, que es pecado venial; el segundo, pereza de las emociones, o séase acidia, que es pecado mortal; y el tercero, pereza del entendimiento, o estulticia, que es pecado de apagá y vámonos.

juanca dijo...

Así que Santo Tomás se contenta simplemente con decir que los Profetas fueron “causa instrumental” de los Libros Santos; pero así como el pincel influye en el cuadro solamente con su propia naturaleza, pues no es lo mismo el cuadro si el pincel es ancho o es fino, no es lo mismo si el pintor pinta con espátula o con brocha, así en el Libro Santo están las características del Profeta, está su estilo, su educación, sus conocimientos, su ambiente e incluso sus errores, si Dios no consideró necesario eliminarlos; así Isaías, que es un noble de la corte del Rey Osías, escribe elegantemente; y Amós, que es un pastor de las llanuras de Thekôa, escribe rudamente. Porque esa es simplemente la manera general de Dios al obrar sobre los hombres; no destruye sus naturalezas—¿por qué las va a destruir si Él las creó?—obra a través dellas estando dentro dellas. Es lo que dicen los teólogos: que lo sobrenatural supone lo natural, y que la gracia no destruye la naturaleza sino que la completa y la eleva. Si Dios hubiese dictado la Escritura, hubiese eliminado al hombre, su instrumento.

Castellani.

Anónimo dijo...

W, gracias por su lúcida respuesta a este trasnochado y a otros tantos...
A veces cuando discuto con estos progres de medio pelo e intento explicarles y echarles luces sobre algunos temas me doy cuenta que no entienden ni j. Algunos son más humildes y reconocen su ignorancia, en cambio otros son soberbios y se plantan discutiendo sin argumentos. Ante estos últimos, hace unos años mi actitud era de insistencia en la argumentación para que entendieran. Con el tiempo me di cuenta que esto era en vano, y yo mismo intentaba cortar la discusión en los mejores términos cuando veía que estábamos hablando otro idioma. Y hasta le decía que no nos pondríamos de acuerdo porque estábamos en sintonías diferentes (todo con dulzura y amor). Pero era un error porque en ese silencio les estaba dando cierta razón, o por lo menos dejaba entrever que su postura era tan válida como la mía. Sin embargo, ya me venía dando cuenta (y este post me ayuda) que estos progres que se las dan de católicos no merecen tanto respecto o concesiones. Hay que espetarles en la cara su barbarie y sus constantes falta de inteligencia en cada sentencia que pronuncian. Que no falte la caridad cristiana, por supuesto: Suaviter in modo, fortiter in re.
Me he dado cuenta que he sido demasiado condescendiente con estos ramplones. Espero que el Espíritu Santo me haga perder definitivamente los respetos humanos.
Saludos y gracias

Pepe Botella dijo...

Amigo mío: Usted está un poco desproporcionado. Primero se las agarra con una mujer desconocida, después con un servilletero.Y lo hace con un ensañamiento enteramente reñido con la virtud de la afabilidad y el sentido del humor.
¿No le parece que es poco taura andar sacando pecho de erudito y corajudo entre analfabetos funcionales? ¿Por qué no refuta los desvaríos gruesos de Benedicto?
Suyo
Pepe Botella

Wanderer dijo...

Don Pepe, pareciera que usted lee cruzado o sin prestar demasiada atención, o que su único fin es encontrarle la quinta pata al gato.
Dejé muy claro al inicio de la respuesta a la mujer parlanchina que su comentario no merecía respuesta pero que, sin embargo, le respondía debido a que la suya eran las objeciones de muchos otros.
Lo mismo hice al responder hoy al imbécil comentario de ayer: más allá de la parvedad de argumentos, respondía porque son esos los "argumentos" que utilizan todos los progres y no solamente el autor del comentario.

Anónimo dijo...

Pepe b., si es analfabeto funcional el comentador, ¿no le parece que alguien le tiene que decir con firmeza que si no sabe no hable?

Martin Ellingham dijo...

Estas apelaciones al Espíritu Santo son moneda corriente. Es mecanicismo pneumatológico: el E.S. obra como causa única (no primera), sin mediaciones humanas (causas segundas) y no cuenta con la libertad de las creaturas (modo mecánico). Conclusión: todo se debe al E.S., desde la reforma de Bugnini hasta la fundación de Maciel. Y el que critica estos efectos "marca Paráclito" merece un anatema por su falta de fe o de visión sobrenatural (en el Marquesado).

Saludos.

jack tollers dijo...

Y cuando no apelan al Espíritu Santo, apelan al espíritu del Concilio, me cacho en dié, que estos tipos me hacen enojar a mí también.

Ahora esto de abdicar de pensar trae consecuencias terroríficas, si Newman tiene mínimamente razón:

http://www.cuadernas.com.ar/newmania.php/la_verdad_se_esconde_de_quien_no_la_busca

J.T.

Pepe Botella dijo...

Wanderer:
Respondió mal a mi comentario. Primero, lo estoy acusando de desproporcionado y falto de sentido de la caridad. A eso, nada. Segundo, lo estoy invitando a refutaciones más altas, como la de los errores que vienen de Roma. A eso, nada tampoco.No sé quién lee cruzado.
Pepe Botella

Wanderer dijo...

Don Pepe, insisto en que no hay desproporción. No le respondí a un señora por lo que ella individualmente dice sino porque, con ella, lo dicen muchos otros. Y esto lo sé porque soy yo quién modera los comentarios y lee mi mail. Y no respondí al comentario imbécil por el autor mismo, sino porque es lo que dicen todos los progres. Y verá que otros lectores han tenido la misma impresión. No me parece que sea desproporcionado. En cuanto a la falta de caridad, tendríamos que ver qué entiende usted por caridad y sus modos. El mismo Señor habría faltado a ella cuando trata de raza de víboras a sus hermanos judíos. Pero, como soy un pecador, es posible que usted tenga razón.
Y no me puede reprochar que critico algunas cosas menores y no critico a las grandes. Yo critico a quien se me da la gana. ¿O usted, o alguien, me pagan para que critica al Papa?

Wanderer dijo...

Don Pepe, no estoy de acuerdo con su definición de caridad porque, fundamentalmente, yo no soy ni quiero ser maestro de nadie. Dios me libre. Como dice Clemente de Alejandría, los desastres que puedo llegar a hacer los voy a pagar solamente yo.
Y si hay varios que me quieren santo, antes me quiso santo Dios, y ya vea, así estamos que ni siquiera empiezo a dar los primeros pasos.

Rublev Mayer dijo...

Wanderer, diga lo que quiera de Bugnini y Montini...Spadafora incluído; todo lo que se diga al respecto va a quedar corto a la par de semejante ruptura con la Tradición; siempre que encuentre modos de entroncar con la Tradición los voy a aprovechar, por eso lo leo a usted, la ruptura la palpo y experimento quotidie, hasta la náusea.

Rublev Mayer

Wanderer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Wanderer dijo...

AQUÍ VA EL COMENTARIO PERDIDO DE PEPE BOTELLA QUE APARECIÓ EN EL MAIL PERO NO EN EL BLOG:

Wanderer:
Años de anonimato,de barras bravas que lo adulan, llamando genialidad a todo cuanto dice y a cómo lo dice, sumado a los enemigos imbéciles que lo atacan sin saber nada; años con este ritmo de vida, lo han envilecido. Usted no acepta reconvenciones ni rectificaciones ni introspecciones. Ahora me pregunta qué es la caridad. ¿De veras quiere una respuesta? ¿O es retórica pura? Porque mire que es sencillo. El test es así. Si a Usted le escribe Doña Rosa y Don Chicho diciendo boludeces, y les explica con paciencia y docencia, buen humor y afabilidad, tiza en mano y pizarrón al fondo, Usted anda bien rumbeado,amigo. Si los manda a la mierda con una andanada apabullante de erudiciones, ahí la caridad brilla por su ausencia.
¿Sabe qué pasa Wanderer? Usted es bueno. Pero hay quienes lo quisiéramos mejor. Por ejemplo santo. Un escaloncito menos si quiere:humilde. Y cada vez que se lo hacemos notar se pone hecho un basilisco."¡Yo critico a quien se me da la gana! Vamos, hombre,no ofenda mi inteligencia.¿Volvió a los 14 años y no nos avisó? En cuanto a si alguien tiene que pagarle para criticar al Papa, bueno, páseme la tarifa y hacemos una vaquita.
Pepe Botella

Anónimo dijo...

Al final, yo no lo entiendo a Pepe Botella.
Critica porque W. le pega dura a la señora y al progre, pero le pide que le pegue duro al Papa.
Le dice que abandone el tone soberbio de quien enseña, pero le explica de qué manera debe enseñar.
Le pide que sea humilde, pero él se alza criticando como sabelotodo.
Y además, le exige que sea santo si es va a enseñar, o a escribir.
Digo yo, ¿porque no se abre él mismo un blog?
Tito Vodka

Anónimo dijo...

Pepe b, sí, seguro que los dos progres que escribieron fueron Doña Rosa y Don Chicho. Que inocentes que los quiere hacer quedar… Entonces sí que W es un malvado erudito que se despacha con comentarios inmisericordes. Por favor, a esos dos bobos que escribieron hay que decirles las cosas como son.
Si su Doña Rosa y su Don Chicho hubieran leído algunos de las entradas de los 5 años anteriores (suponiendo que no lo hubieran hecho) se habrían dado cuenta que la tiza y el pizarrón acá no cuadran. Aunque tal vez además de bobos deben ser bastante perezosos como para leer antes de meter la nariz.
Además, vos tranqui Pepe b., cuando quieras decile a W a quién le tiene que pegar y a quién no. Si con tal el dueño de casa se ve que está pintado para vos … Me parece que el de la soberbia es otro…
Cacho Damajuana

Anónimo dijo...

Me contaron una buena noticia. Sería inminente la designacion de un Arzobispo Coadjutor en Cordoba (Argentina). Aquí sí que vivimos de facto la abdicación del metropolitano. Lo que no puedo hacer es alegrarme o perder la ilusión por el nombre del coadjutor, pues no lo conozco. Pero alimentemos el optimismo. También la esperanza. EL SERRANO

Anónimo dijo...

Realmente mejor hubiera sido que no hubiera aparecido ese comentario de pepe bobotella.

Anónimo dijo...

Habría que pensar si Pepe botella no tiene algo de razón : en particular respecto a los adulones; una verdadera mersada por donde se lo mire.

Hace rato me ronda una pregunta: ¿porqué es tan difícil lograr el espíritu de la disputatio en el blog, donde los argumentos suelen revolearse como garrotes bajo la lógica amigo-enemigo?.
Dos tesis recurrentes:
- el mundo virtual es altamente deficiente para disputar con la balanza verdad-caridad en buen equilibrio.
- los que pretenden disputar, teniendo vocación activa y sin saber 'niente' sobre qué hacer, subliman la frustración volviéndose hacia el mundo intelectual, lo convierten en un campo de batalla e imaginan que desde la virtualidad del teclado de la compu dirigen las grandes batallas que no saben plasmar en la cruda realidad de lo temporal.

En lo de la caridad no me meto: disputar tácitamente sobre quien es mas caritativo es el colmo de lo grasa, sino algo peor.

Y Botella, ...no se meta con el Papa, que le rompo la cara, le rompo.

Pepe Galleta, guapo en camiseta ; belicoso real, no virtual.

Anónimo dijo...

Pepe galleta asi nos dejó el vedos, cada uno tironeando para su lado..¿o no?