lunes, 15 de abril de 2013

... et in Spiritum Sanctum


La lectura de algunos de los comentarios de los últimos posts me ha dejado casi la convicción de la aparición de un nuevo catolicismo -el neocon- cuyas características se van definiendo cada más y, muy notablemente, hacia una suerte de superchería que nunca conoció, hasta donde yo sé, la Iglesia católica.
Por ejemplo, se insiste hasta el cansancio de que al papa lo elige el Espíritu Santo. Yo quisiera saber de dónde sale tamaña idea -y no vale que me digan que lo dicen el P. Iraburu-. Al papa lo eligen los cardenales según las ganas, el humor y la inteligencia que tengan el día del cónclave. Y se acabó. Ya verá el Paráclito qué puede hacer con el personaje que eligieron, pero saquémonos de la cabeza y del discurso la idea de una intervención divina en el momento del cónclave. Eso no existe, nunca existió y nunca fue dicho en ningún documento oficial de la Iglesia.
Otro caso es el que nos acercaba un comentarista español. A él no le interesaba quién había sido Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires. Eso no tenía importancia ya que esa persona no existía más. Ahora existe Francisco, el papa de Roma.
Analicemos con más detalle esta idea. Se está postulando, ciertamente, un profundísimo cambio en la persona que resulta elegida, ocurrido en el momento en que resulta elegida papa. ¿Qué tipo de cambio es? Podría ser un cambio sustancial y, entonces, estaríamos en presencia de una nueva transustanciación. Podría ser una suerte de hypostisación, es decir, el Espíritu Santo se haría hypóstasis en el papa. Incluso, podría tratarse de una posesión por parte del Paráclito del alma y del cuerpo del elegido, análoga a las posesiones diabólicas. Y no veo más opciones que puedan explicar ese cambio tan rotundo e interior que proponen los neocon. Todo esto, claro está, no es más que un tamaño disparate.
Seamos claros. El que es elegido papa, es el mismito cardenal -santo o pecador-, que antes de su elección, con todas sus mañas, sus vicios y sus virtudes. No cambia nada, las virtudes y los vicios, que son hábitos, no se cambian por vestirse de blanco. Solamente lo cambiaría un milagro, y la Iglesia jamás habló de milagros en la elección papal.
Pero hay una objeción. ¿Qué pasa entonces con la protección y asistencia prometida por el Señor a su Iglesia y a Pedro?  Veamos de qué se trata tal asistencia.
No hay duda alguna de que la asistencia del Espíritu Santo está asegurada a la Iglesia para que pueda cumplir su misión divina como así también a aquellos que tienen a cargo el magisterio supremo de la Iglesia. Esto está atestiguado por las mismas palabras del Señor. Entre muchas otras, pueden verse las siguientes citas: Jn. 14, 16-17 y Jn. 14, 26. Es importante señalar, sin embargo, que son muchos los Padres y exégetas que consideraron que estas promesas del Salvador eran exclusivamente para los Apóstoles y no para sus sucesores. Como dicen los juristas, hay un biblioteca de un lado, y otra del otro. Pero, quedémonos con lo que dice San Agustín al comentar el descenso del Paráclito sobre los Apóstoles el día de Pentecostés: Non jam visitator subitus, ser perpetuus consolator et habitator aeternus. Por eso mismo, y con muchos Padres y Doctores yo creo que la ayuda divina está asegurada para la Iglesia y para sus jefes supremos a través de la infalibilidad doctrinal, cuya causa es el Espíritu Santo. Y es esto mismo lo que fue proclamado por el Concilio Vaticano I.
Sin embargo, la cuestión no está solucionada porque surge la pregunta acerca de la naturaleza de esta asistencia divina. Es decir, ¿acerca de qué cosa existe la promesa de infalibilidad? La teología católica explica que:
1. Solamente los apóstoles tuvieron el privilegio personal de recibir, a través del Espíritu Santo, revelaciones nuevas. Es decir, una vez muerto el último apóstol, ya no hay más manifestaciones de nuevas verdades que entren en el depósito de la revelación.
2. La asistencia de la que habla la Escritura, la Tradición y el Vaticano I no consisten en una inspiración o influencia positiva sobre las facultades del papa, sino que la asistencia, es una seguridad negativa que le impide cometer errores en la enseñanza eclesiástica oficial e imposibilita de que el magisterio supremo de la Iglesia tome una dirección contraria a la que Jesucristo ha trazado.
La asistencia del  Espíritu Santo, por tanto, es solamente el efecto de la providencia especial de Dios sobre su Iglesia para conservar, explicar y defender el depósito de la Revelación confiado a los apóstoles. No hay más que eso.
La seguridad que nos da nuestra fe es que Francisco, o el que sea que ocupe la sede apostólica, jamás proclamará un dogma contrario a la enseñanza de Jesucristo y al depósito de la Revelación. Sólo eso, que no es poco.

Murmullos vaticanos:
1. Según informan los medios, el cardenal Bergoglio, desde hace 40 años, usa zapatos a medida fabricados por un zapatero de Buenos Aires en cuero de becerro negro. No son colorados, pero da lo mismo; cuestan varios miles de pesos.
2. También informan los medios que la celebrada frase “Quiero pastores con olor a oveja”, en realidad es propiedad de un pastor pentecostal portorriqueño de la iglesia de la Asamblea de Dios que hace 5 años publicó un libro con ese título. ¿Será plagio?

86 comentarios:

Anónimo dijo...

Una apostilla menor: según The Wall Street Journal Americas, los zapatos negros son ortopédicos.¿¿??

Fernando

Anónimo dijo...

¡Cómo nos odian algunos, Wanderer! Bastaría con no leer el blog. Yo al menos no leo los rebuznos de tanto pajarón/a como abundan. Pero, en fin, alguna inquietud se les produce. Paciencia, pues

El Anónimo Normando

Jack Tollers dijo...

Wanderer, su post de usted era necesario, es oportuno, clarísimo, incontestable... y le dará en el hígado a más de uno.

Pero nadie en toda la blogosfera católica (que conozco) se tomó el trabajo de aclarar esto.

No que fuera tan difícil tampoco.

(Pero igual, para mí que a usted lo asiste el Espíritu Santo).

Silvestre dijo...

"Otro caso es el que nos acercaba un comentarista español. A él no le interesaba quién había sido Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires. Eso no tenía importancia ya que esa persona no existía más. Ahora existe Francisco, el papa de Roma.
Analicemos con más detalle esta idea. Se está postulando, ciertamente, un profundísimo cambio en la persona que resulta elegida, ocurrido en el momento en que resulta elegida papa. ¿Qué tipo de cambio es? Podría ser un cambio sustancial y, entonces, estaríamos en presencia de una nueva transustanciación"
....................

Yo no he dicho semajante estupidez. Pienso -creo- que una vez elegido el Papa éste es asistido, pero no para eliminar su personalidad, posiblemente más bien es para aprovechar ésta en su misión.

Cada vez veo más semejanzas entre los necons y los hiper tradis. Los unos viendo al Papa siempre perfecto, los otros en la eterna búsqueda del Papa ideal.

Lupus dijo...

No queda duda de que la modernidad tiene una tendencia idolátrica. Sopla y sigue por cada personaje que el mundo (y los medios) declaran famoso, y ahora cuajó en papolatría, nada menos. Un poco de recato no vendría mal.

Supongamos que el papa está realmente empeñado en llevar a cabo las reformas que anuncia y que tanto atraen a todos (en especial a los medios), pues bien, ya veremos. Sigamos esperando, mientras seguimos laburando. Hasta acá no pasó de la gestual-politik, y/pero esto recién empieza.

Hasta el ejemplo de Pio IX es un error, porque la contrapartida vale también: hubo más de un cardenal canalla que siguió canalla, aunque en carácter de papa. Y la Iglesia siguió adelante. No se debe pedir –nunca antes se pidió– la transfiguración de un hombre común y corriente, o del nivel de la época, en sabio y santo por el solo ascenso a la cátedra de Pedro. Ni tampoco se debe esperar la conversión automática de gestos y palabras en hechos y realidades. Si todo consiste en cosas más o menos bien dichas, muchos pueden ser escribientes del papa, hasta yo. Y para cumplir con su tarea de apacentamiento tampoco necesita tomar decisiones monumentales: ahí quedó el ejemplo de Benedicto, tranquilo y fuerte pero no leve ni superhombre.

Que cuenta con la gracia de su estado, no hemos escuchado a nadie que lo niegue. Y además cuenta con la oración de los fieles de todo el mundo. En fin, tiene bastante viento en popa, pero no creo que le convenga ser objeto de esta devoción y esta defensa rayana en la idolatría. Se le está pidiendo algo que por ahí el hombre no puede, por mucho que quiera. Y con eso de que dejó de ser Giorgius Marius para ser Francisco estamos cayendo nosotros (y tirándolo a él), como bien dice Wanderer, en extrañas categorías teológicas, o en una exigencia de milagro, al menos de milagro moral. Que eso ocurra es de Dios, mas no tentemos a Dios.

La plancha del mundo actual influye en todo y en todos. Por más que necesitemos gobiernos impolutos, tenemos lo que hay. Gracias a Dios (y sólo a Él), la Iglesia no depende de sus hombres para seguir siendo Una y Santa. A diferencia de los gobiernos del mundo, que necesitan partidos para parecer gobiernos.

Si el papa puede resolver alguno de los problemas de la Iglesia actual o cuando menos oxigenar la vida espiritual, bien para todos. Y si no puede, mejor no desalentarse. ¿O quién sería el pesimista entonces?... ¿Y qué es esto de anticipar el éxito? Los excitados a lo suyo, que hagan la ola con Cantalamessa y declaren la plenitud.

Es de uso decir que cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Ya veremos qué clase de papa nos hemos merecido.

Anónimo dijo...

Estimado Don Wanderer,

Impecable el posteo. Como bien señala Jack Tollers, nadie aclaró la cuestión pertinentemente como lo ha hecho Ud. ahora.

Me pregunto, eso si, si no han caído muchos "no-neocons" en cierta papolatría respecto el saliente Benedicto XVI. Habrá que repensar nomás algunas afirmaciones que caminaban junto a la línea de lo papolátrico quizás...

Nuevamente lo felicito,

El Séptimo Rey Mago

Martin Ellingham dijo...

En el universo mental neocon: asistencia del Espíritu Santo = correspondencia automática.

Saludos.

Anónimo dijo...

En cierto sentido el pasado de una persona no importa en absoluto.
Respecto a los cambios, no sé. Después de todo Francisco es una auto denominación. Por como lo tratan acá
http://www.infobae.com/notas/701278-Bergoglio-eligio-Francisco-porque-quiere-una-Iglesia-pobre-y-para-pobres.html
no parece tener importancia, más allá del significado.

saludos

Anónimo dijo...

Mirá wanderer, creo que es más simple: la autoridad para magisteriar se la da al papa y a los obispos el Señor (tal como aparece en la liturgia de ordenación desde siempre, que enseña más que las bibliotecas). Es una de las tres razones de la existencia del ministerio sacerdotal: munus docendi, munus sanctificandi y munus regendi.

El resto de los mortales(vos y yo) no hemos recibido esa misión magisterial que viene, en la iglesia católica que yo conozco, por vía jerárquica (elección y nombramiento de obispos y papas). Después de eso, todos tenemos derecho a opinar pero se trata de disputas de escuelas... Dejemos que la gente elija lo que más les guste y aclaremos que no se trata de acertar o equivocarse en temas de fe, ¡no sicopatear a la gente! En estas disputas no está en juego ni la fe, ni la observancia de la verdadera liturgia (que es la prescrita en los libros litúrgicos aprobados por la santa sede y no la "tradicionalista" que hoy es "rito extraordinario"), ni nada grave, mientras recemos con fe el credo, vayamos a misa y no faltemos al precepto de la caridad (que ahí sí que nos condenamos, porque seremos juzgados en el amor).

PD: No veo nada grave en que el papa haya tomado su frase de un pastor protestante, ¿what's the problem? Si es algo bueno, venga de donde venga, viene de Dios que es la única fuente del Bien. Sin embargo, me contaba los otros días una persona conocida, que hace unos cuantos años Bergoglio usó la misma frase en una misa de acción de gracias de un cura. En fin, detalles que no hacen a lo esencial.

Buenas noches y hasta pronto!

Anónimo dijo...

Si los cristianos tuviéramos el gobierno que nos merecemos... estaríamos en el horno. Gracias a Dios no es así, y cuando conozcan al verdadero Bergoglio (aquí o del otro lado de la existencia mortal), van a darse cuenta de algunas cositas. Mientras tanto, al menos rezar por el papa y tratar de entender que Dios puede estar diciéndonos algo a través de este personaje. En definitiva, es el papa ¿no? Ni papolatría ni papodesconfianza total (suena medio feo pero bue... quizás quedaría mejor "papalatría", no sé...)

Odysseus dijo...

Lo del olor a oveja lo dijo en una ordenación diaconal, en algún marzo de 2004 a 2007... Pero no lo recuerdo. Tal vez en algún informativo de AICA está la mención. Fue furor en el clero.

Cordialmente,
Odysseus.

Anónimo dijo...

Al papa no sé si lo "elige" el Espíritu Santo, pero sí lo "asiste". Anónimo 20:17, te pasaste de rosca: el rito extraordinario SÍ es verdadera liturgia

Ludovicus dijo...

Yo creo que debe ser difícil concebir un símil estétcamente más repugnante que ése del olor a oveja. Sobre todo existiendo la expresión soez del olor a chivo. Hay que cuidar las metáforas, algunas hieren la sensibilidad.

Lupus dijo...

De eso se trata justamente, de que al final vamos a tener el gobierno y el tribunal que nos merecemos y hay que hacer todo lo posible para no terminar ni en el horno ni en la hornalla. Acumular, reiterar, camuflar pecados es costumbre humana, no voy a discutirlo. Cada uno lo lleva como puede y decide. Pero suspender el juicio es sumar un pecado más. Y encima suspenderlo con apelaciones seráficas...

No sé cuáles son esas "cositas". O tal vez las sé y les doy poca importancia. O mucha. Pero eso no tiene importancia. Total nos entendemos practicando jeroglíficos.

Se trata de sostener la vigilia, ni más ni menos. El argumento de no "psicopatear" a la gente para que elija lo que más le guste suena delicioso y calentito, tipo acomodar la carne en la parrilla, en especial el seso. Como si la gente no se psicopateara sola y no saliera a psico-patotear cada vez que le pinchan un globito, un profilactiquito, unos manguitos, un sacerdotito, una unioncita civil. O sea que hay que embolsar el criterio, guardar las evidencias y preparar un tango para cantar con Gardel en la nube. Está bueno seleccionar responsabilidades para ver cuáles preferís de este lado de la puerta.

Autoridad para "magisteriar"... Que tu fe la profese el profesor, digamos. Que si tenés que aprender o enseñar, escuchar o aconsejar, enmendarte o corregir, atender u opinar, todo es "disputa de escuelas" y no hay nada en juego, así que mejor apagá el juicio y esperá al obispo. ¿Eso?

La entrada de Wanderer ni siquiera se refirió al papa, sino a los papínidos (ya que andamos con neologismos...). Es este problema el que te tumba el morro y te seca el pulso. Mejor vayamos a las ordenaciones de Luján y bailemos una ronda con pastores, imanes y rabinos, alrededor de un fogón hecho con nuestras bibliotecas. Y nuestros cerebros.

Anónimo dijo...

Buenísima la aclaración, W!
Hay tanto papólatra dando vuelta !
Un espíritu más libre fue el medieval (ej. el conocido caso de Dante respecto de Bonifacio VIII).
Nota: no saben los papólatras neocons que la misa tridentina tiene una bula de perpetuidad y que por lo tanto no fue derogada nunca?

Lupus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Creo que lo mismo puede decirse de los Concilios Ecuménicos.
Que no son convocados por el Espiritu Santo, que no existen por voluntad divina, pero una vez convocados el Espiritu Santo actúa para que sólo se proclame sana y verdadera doctrina ortodoxa.
Entonces uno puede pensar que tanto los concilios Vaticano I como Vaticano II fueron innecesarios y no deberían haber sido convocados, y eso sería una opinión aceptable.

Saludos

Ex Luterano

Silvestre dijo...

De decir que el Espíritu elige al Papa, como pretenden los necons, a pretender que Dios está de brazos cruzados ante el pontífice, hay un mundo.

No se trata de poner al Papa en una posición de un semidiós, ni de extender la infalibilidad a todo magisterio o acción, pero sí de reonocer que es asistido en mayor medida que antes de ocupar el cargo. ¿Puede estar Dios indiferente e inactivo en cuanto a su Vicario?

No creo que San Agustín fuera necon cuando, junto a los obispos de África, le escribió a Inocencio I: "El Señor, por un don especialísimo de su Gracia, te colocó en la Sede Apostólica".

Anónimo dijo...

Autoridad para "magisteriar" no es "que tu fe la profese el profesor", sino que tu fe "te la enseñe" quien ha sido instituido por Jesucristo para eso... creo que la noción de magisterio de la Iglesia está clara en el magisterio (también antes del CVII por si alguien adhiere hasta ahí).

Lo cual no quita que somos libres para pensar (así nos hizo Dios), siempre buscando la verdad (para eso nos hizo Dios), como decía el angélico (que fue nombrado doctor por el magisterio de la Iglesia): "omne verum, a quocumque dicatur, est a spiritu sancto sicut ab infundente naturale lumen".

Un consejo lindo del papa Francisco: "Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús". ¡Saludos y buen día!

Anónimo dijo...

Buen posteo. Es justo y necesario.

Creo que la clave está en algo que los neocons y modernistas en gral. no reparan: la posibilidad de resistir la gracia.

loco

Miles dijo...

La Misa Tradicional es verdadera liturgia católica aprobada, protegida y defendida por la Iglesia. Punto. No existe ninguno rito extraordinario. Lo que existe es la forma extraordinaria del rito romano, siempre válida, jamás abrogada y absolutamente respetable por su venerable trayecto de quince siglos sin interrupciones en la Iglesia del Occidente.

Gelfand dijo...

Ay Wanderer, lo prefería haciendo el esfuerzo de guardar silencio por cien días pero veo que no pudo con uds...
Es cierto lo que dice sobre la elección del papa. Pero también creo que el Espíritu Santo puede sugerir a los cardenales los cuales son libres de escuchar o no esas sugerencias. El error que uds. señala no es defendido solo por los necones sino también por muchos tradicionalistas. Al menos es lo que yo me he encontrado por el camino. Y si uds. lo piensa el sedevacantismo es el reverso de esa trama. "A este idiota no lo pudo haber elegido el Espíritu Santo, así que no es el verdadero papa."
También creo que tiene razón en el segundo punto que plantea. Pero hay que decir que han existido casos en los que la función mejoro a la persona. Muchos han hablado sobre Pío II, también de Thomas Becket, incluso diría que Benedicto XVI fue mucho mejor que el obispo de Münich Joseph Ratzinger.
El chiste de los ahorros y gastos que puso hace dos post es impropio de uds. Sabe que es mentira. Si le quiere pegar ahí al papa, va a salir pediendo siempre.
Yo también tengo mi cuchillo preparado y afilado en un cajón del escritorio pero hay que sacarlo a relucir cuando valga la pena. Estoy dolido con la renuncia de BXVI y con la llegada de Francisco, pero me parece que lo mejor es tratar de ver las cosas lo mas objetivamente posible, sin elevar a 11° mandamiento los gustos estéticos y sin pensar que "ser grasa" inhabilita el ejercicio del ministerio petrino.
Por último, no meta más chimentos vaticanos, sino esta va a parecer una novela insufrible de Malachi Martin.

Anónimo dijo...

Queridos Wanderer y Anónimo Normando:
O yo estoy muy equivocado, o la gente ha perdido totalmente la cordura: los lectores que han defenestrado el post sobre los hechos y gastos de Francisco, ¿no se dan cuenta que se trata de algo escrito en tono jocoso?
Me parece que será necesario escribir un post sobre géneros literarios.

El Pelado Locke

Lupus dijo...

Estimado de las 07:10, tal vez sintonicemos. Estamos de acuerdo que el magisterio de la fe, que le ha sido encomendado a la Iglesia a través de su jerarquía, se mantuvo firme siglo tras siglo, a lo largo de 21 concilios ecuménicos, o sea antes y después del CVII, el cual no añadió ni aclaró nada en cuanto a la sustancia del depositum fidei pues fue solamente pastoral, es decir, que no estableció nada en el orden dogmático desde que su única preocupación fue reflexionar sobre el modo en que la fe se expresa. Y estamos de acuerdo en que la verdad es tal proceda de donde proceda, mientras sea verdad y no pronunciamiento subjetivo, sea cual sea su emisor, y que por eso mismo santo Tomás, no siendo papa ni obispo pero si doctor común y universal, tal como lo declaró una larga fila de papas y un ejército de santos y de teólogos, se ocupó metódicamente de refutar errores y ajustar nociones confusas, vinieran de donde viniesen, para asegurar el depositum fidei y fortalecerlo tanto en el orden de la doctrina como en el de su transmisión por medio del lenguaje humano. Con lo cual –es mi esperanza– venimos a estar de acuerdo en que la verdad en materia religiosa no es simplemente algo que la conciencia individual encuentra investigando con los otros y sirviéndose de la comunicación y el diálogo recíproco, sino en primer lugar una verdad revelada por Dios y conservada en el depósito de la fe custodiado por el magisterio de todos los siglos, y que a esto debe sujetarse en primer lugar cualquier cristiano, sea papa, obispo o laico, y que cualquier otra expresión humana que gire en torno a este depósito o en él se inspire puede ser aceptada o no, gustada o no, sostenida o no por el entendimiento del fiel, que a su vez responde naturalmente a la realidad del ser y los seres, y más firmemente responde en cuanto mediante la estudiosidad temple su inteligencia, que también alimenta, aunque en forma eminentemente personal, su propia sensibilidad artística. Y nada más y nada menos que por todo lo cicho, un consejo papal que a ud. le parece lindo a otro puede resultarle soso o feo, sin que por eso incurra el otro en agravio o mancilla del depósito de la fe ni del magisterio que lo custodia. El cual se mantiene incólume, tanto en el otro como en sí mismo, aun si alguien decidiera citar al poeta árabe Al-Ma'arri, que dijo: "En el mundo existen dos clases de hombres: los inteligentes sin religión y los religiosos sin inteligencia".

Así que el Espíritu Santo asiste pero no elige, lo aceptemos o no; el papa es el papa, nos guste o no; hay un papa emérito, lo recordemos o no; hasta un papa puede mejorar, le confiemos o no (lo único que tiene que hacer es hacerlo); esto es un quilombo, lo sepamos o no; y las novelas de Malachi Martin son fabulosas, aunque lo hagan sufrir a Gelfand y a mí... también.

Eso sí, uno de los modos que tiene Dios de intervenir o asistir es más bien temible: si no lo buscás real y verdaderamente, se queda donde está. Y según lo que decía el último catecismo que leí, el Espíritu Santo es Dios.

Pero no digo que eso haya ocurrido. Eso yo no lo dije.

Ludovicus dijo...

Ludovicus dijo,

Me parece que el error sobre la elección del papa por el Espíritu Santo es más de fondo.
En realidad, cierto tipo de pensamiento tiende a creer que Dios "elige" en las situaciones prudenciales "la" respuesta acertada y el hombre sólo tiene que "descubrirla".
Por ejemplo, Dios "elige" que tenés que tener 8 hijos.
O Dios "elige" a Pepa como tu cónyuge.
O Dios "elige" la casa óptima donde tenes que vivir.
O Dios "elige" a Jorge Bergoglio como mejor papa.
O Dios "elige" que la forma de gobierno para tu país es la democracia (antes se decia que era la monarquía).

Adviertase que toda decisión puramente prudencial implica elegir entre varias opciones lícitas y convenientes, con ventajas y desventajas. No estoy hablando de elegir entre el bien debido y un bien indebido, sino entre dos bienes convenientes de diversa forma.

La pregunta de fondo que cabe hacerse es, entonces, para qué Dios le dio al hombre inteligencia y prudencia, si se trataría sólo del arte de la adivinación de la voluntad divina ya fijada en una elección concreta sin tomar en cuenta la voluntad humana,, como hacían los arúspices, antecesores de ciertos directores espirituales. Y más de fondo aún, ¿para qué Dios crea al hombre? ¿Es realmente cierto que Dios "conoce" la mejor opción ya no por presciencia sino por predeterminación? ¿Es que hay una opción óptima, la mejor de las posibles sin sacrificio de bien alguno? Como hemos ingresado en un terreno bastante especulativo, sugiero que pensemos un poco el tema.

Beatriz dijo...

Les conviene leer Rom. 13,1:

"sometase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas"

Lupus dijo...

No viene mal insistir: más interesante que ver en qué se puede convertir el papa, es ver en qué lo está convirtiendo el orbe católico. Va más allá de la singularidad criolla.

Anónimo dijo...

..mas grave que todo : la carta de Fellay....

Anónimo dijo...

Creo que Gelfand nos da una lección de sentido común

Anónimo dijo...

Sométase entonces a mi autoridad, Beatriz, y haga silencio en la asamblea.

Pablo de Tarso

Anónimo dijo...

Beatriz,

Cuidado con los que vienen a anunciar otro Evangelio. Para peores...ni siquiera son San Pablos o Ángeles. Guarda con las citas "a lo protestante", sin contexto; puedo hacerle decir a la Escritura una manga de guarangadas suficientes como para dejar al Marqués de Sade chiquitito chiquitito.

El Séptimo Rey Mago

Anónimo dijo...

El sentido común está sobreestimado, y Gelfand también.

San Augustito

Archibald Haddock dijo...

Veo mucho desmadre en la Iglesia y todos quieren ser San Pablo para enmendar al Sucesor de Pedro. Les recomiendo que se tomen un buen whisky y rebajen las expectativas sobre sí mismos. Es sano y reconfortante confiar más en Dios y menos en nuestra limitada ciencia.

Lupus dijo...

Fíjense que nadie dijo "más vale prevenir que curar"... Lo que Wanderer practicó en esta entrada fueron una serie de ajustes precisos, sin refutación. Sólo hubo algunos prejuicios por parte de quienes juzgan: "ésta es gente desobediente que todo lo mira mal"... Desdramaticemos. Adviertan que no se quiso hablar del papa. Sólo ocurrió tangencialmente, a causa de los rezongos.

Si la función mejora a la persona, el papa hará repaso y dirá: "bueno, sí, la verdad es que la anticoncepción, el aborto, la unión homosexual, etc.; en fin, se me fueron de las manos algunas cosas allá en el fin del mundo". Mejor todavía: ahora que cuenta con tremendo poder y la gracia de su estado, tal vez hasta tome decisiones importantes. Recemos por eso. Pero conformémonos con que haga lo que pueda, aunque sea poco, y lo haga bien.

Más aún, podría incluso leer bondadosamente estas críticas, ya que al fin de cuentas proceden del sentido común, la obediencia al magisterio y el amor a la Iglesia. Y hasta vería la parte jocosa del asunto, como hacía Chesterton, toda vez que se vio enfrentado a esa rara disyuntiva entre la unidad de la fe y la unidad del género humano:

"Los credos deben estar en desacuerdo; esto es lo divertido de esta cuestión. Si yo pienso que el universo es triangular y usted piensa que es cuadrangular, no va a haber lugar para dos universos. Podemos discutir con educación. Podemos discutir con humanidad. Podemos discutir con gran beneficio mutuo. Pero, obviamente, debemos discutir. La tolerancia moderna es realmente una tiranía. Es una tiranía porque es un silencio".

Y remata el Gran Gordo apaleando una falacia, la "apertura de mente":

"Una mente abierta es, por cierto, una señal de estupidez, como una boca abierta. Las bocas y las mentes están hechas para cerrarse. Se abren sólo para cerrarse".

Beatriz dijo...

"Al Papa lo eligen los cardenales segun las ganas, el humor y la inteligencia que tengan el dia del conclave. Y se acabo. Ya vera el Paraclito que puede hacer con el personaje que eligieron, pero saquemonos de. la cabeza y del discurso la idea de una intervencion divina en el momento del conclave. Eso nunca existio y nunca fue dicho en ningun documento oficial de la Iglesia"
---------
¿La Divina Providencia esta al margen de la eleccion del Papa?

La Providencia (cuidado continuo que mantiene Dios con sus criaturas) es una verdad inseparable de la fe en Dios Creador. Las sagradas escrituras afirman con fuerza la soberania absoluta de Dios en el curso de los acontecimientos. "Nuestro Dios en los cielos y en la tierra, todo cuanto le place lo realiza" (Sal 115,3), "hay muchos proyectos en el corazon del hombre pero solo el plan de Dios se realiza" (Pr 19, 21)

Dios es causa primera que opera en y por las causas segundas. Los cardenales hacen uso de su inteligencia, definen el "perfil del proximo Papa" y votan. Dios esta en control absoluto de todas las cosas porque "todo esta desnudo y patente a sus ojos" (Hb 4,13) incluso lo que la accion libre de las criaturas producira. La eleccion del Papa no esta al margen de su Providencia.

Un razonamiento interesante:
"De los 265 Papas, 79 fueron santos, solo 10 fueron inmorales o corruptos y ninguno de ellos enseno el error en materia de fe o moral. Estamos ante una tasa de menos del 4% de fallos. En comparacion de los apostoles elegidos por Jesus, uno de los doce originales fue corrupto -esto representa una falla del 8%- De manera que la supuesta iniquidad y corrupcion del papado a traves de la historia no es argumento para desautorizar la institucion papal. Por el contrario, el bajisimo numero de papas malos sugeriria que el Espiritu Santo interviene -con lo estrictamente necesario- en su seleccion y asistiendolos en su desempeno" (Carlos Caso Rosendi)


Santa Catalina de Siena dice a "los que se escandalizan y se rebelan por lo que les sucede":
"Todo procede del amor, todo esta ordenado a la salvacion del hombre, Dios no hace nada que no sea con este fin"


Y Juliana de Norwich: "Yo comprendi pues, por la gracia de Dios, que era preciso mantenerme firmemente en la fe (. . .) y creer con no menos firmeza que todas las cosas seran para bien (. . .) tu misma veras que todas las cosas seran para bien"


Ludovicus dijo...

Discúlpenme, pero ese razonamiento de Caso Rosendi es lo más idiota que he leído en mi vida. Parece una broma protestante.

Ludovicus dijo...

En todo caso, en mi comentario de ayer de las 12:39 planteé las coordenadas e interrogantes de un análisis filosófico. El problema es la intervención divina en las elecciones prudenciales.
Es un tema complejo, que involucra la gracia, la libertad humana, la providencia, la presciencia y la predeterminación, la voluntad antecdente y la consecuente de Dios. Nada menos. on el agravante de que la naturaleza de las decisiones prudenciales no consiste en hacer algo virtuoso o no, sino en elegir bienes con mayores o menores sacrificios de otros bienes. Por ejemplo, elegimos papa a este señor que es virtuoso pero no tiene carácter; o a éste otro, que tiene carácter y es virtuoso pero no sabe hablar ni su lengua materna; o a aqueste, que es poliglota y virtuoso pero tiene el carácter ee un demonio; o...
¿De verdad creen que Dios tiene un "candidato"?
No es pa' cualquiera la bota, por eso dije que pensáramos un poco. No creo que se arregle con estadísticas, como si un margen de error aceptable excuse al Espíritu Santo.

Gelfand dijo...

Ludovicus esta clarisimo. La cosa va mal porque no ponemos al papa en el lugar de Dios. Lo dicen las estadisticas el papa se equivoca mucho menos.
Estos datos los debía tener Dostoievsky cuando escribió sobre el gran inquisidor.

Ludovicus dijo...

Por esa vía providencialista, terminamos por teologizar y canonizar nuestras decisiones prudenciales, que es una de las características del pensamiento neocon. De dónde hay una fuerte conexión entre creer que el Espíritu Santo elige un papa, tu director espiritual sabe qué novia o carrera te conviene, o que el papa sabe cual es la dirección de la historia en un momento dado y decide la mejor pastoral para ese momento, llamese convocar un Concilio.

Anónimo dijo...

Creo que el problema de fondo es entender que la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II (y ya de un tiempo antes) inicia un nuevo diálogo con la modernidad, con la "razón moderna", reconociéndole todo lo que tiene de bueno, sin caer por supuesto en las fantasías modernistas -al menos el magisterio de la Iglesia.

Se me ocurre que quizás lo que cuesta entender es esto, que la Iglesia haya pasado de la actitud de corte de relación total al diálogo con la cultura de este tiempo. Pero eso ya se ha dado en otros tiempos de la Iglesia, y creo que el misterio de la asistencia del Espíritu Santo para que las puertas del infierno no prevalezcan contra ella (es decir, que no pierda su esencia de predicar el verdadero y único Evangelio del Señor) es lo más valioso en todo este proceso y exige un esfuerzo extra siempre para descubrir por dónde está soplando el Espíritu.

Les pido que interpreten estas palabras con buena intención, es decir, como dichas por una persona de fe que no adhiere ni al progresismo (filosófico o teológico) ni al relativismo, pero sí reconoce que el Espíritu Santo guía a su Iglesia para que vaya teniendo respuestas para los hombres de todos los tiempos. Y no es que Trento no haya sido una respuesta válida (y lo sigue siendo como todos los concilios), pero lo que sumó el Vaticano II fue la línea directriz de cómo la Iglesia en todos sus componentes (clérigos, religiosos y laicos) debe situarse frente a la crisis de la modernidad, y es por eso que se trata de un concilio con una orientación más "pastoral", como el de Jerusalén que tomó las decisiones fundamentales para la evangelización de los gentiles. En esto el CV II vino ya anticipado por el CV I, que definió dos pilares fundamentales para el diálogo de la Iglesia con la razón moderna: la capacidad natural de la razón para alcanzar la verdad (y la unidad de la verdad de la fe y la razón, contra la "doble verdad") y la infalibilidad del magisterio del vicario de Cristo al transmitir fielmente lo central de la revelación del Señor: las verdades de fe y de moral.

Creo que si entendemos la importancia del CV II, nos es más fácil entender la orientación de los pontificados desde ese entonces, por supuesto sin "quebrar" la unidad de la tradición, pero sí asumiendo que hay una actitud distinta frente a la razón moderna.

Me parece que para estar a la altura de las circunstancias, no se puede caer como católicos en el facilismo de posturas ideológicas en las cuales uno se siente cómodo, pero que dejan muchas lagunas en la comprensión del camino que la Iglesia y su magisterio vienen trazando desde hace 50 años.

Con respeto y con afecto en el Señor, que María Santísima nos proteja y nos ayude a entender todo lo necesario para nuestra salvación, obedeciendo con fidelidad y conciencia al Señor que no deja de revelarnos su plan.

Lupus dijo...

Sería el mejor modo, si los contertulios aceptan. Podemos empezar diciendo que Dios ni quiere hacer el mal ni quiere no hacer el mal; pero sí quiere permitir hacer el mal, y esto es bueno. Veamos cómo y por qué podemos decirlo:

"El mal que va unido a un bien, conlleva privación de otro bien. Así pues, nunca será apetecido el mal, ni siquiera por accidente, a no ser que el bien que conlleva el mal sea más apetecido que el bien del que se ve privado por el mal. Dios no quiere ningún bien más que su bondad; sin embargo, quiere algún bien más que algún otro bien. Por eso, Dios no quiere, de ninguna manera, el mal de culpa, que conlleva la privación de orden al bien divino. Pero quiere el mal como defecto natural, o el mal de pena, puesto que quiere algún bien que conlleva dicho mal. Ejemplo: queriendo justicia, quiere el castigo; queriendo conservar el orden de la naturaleza, quiere la destrucción de algo de la naturaleza" (I, c. 19, a. 9).

Lo cual de ningún modo se opone a lo que afirma Santa Catalina, sino al contrario. Lo mismo con Juliana de Norwich: "tú misma verás que todas las cosas serán para bien"... aunque ocurran cosas malas.

Pero ni siquiera con esto se pretende significar que el actual papa es malo o es el producto de una mala elección de los cardenales. Puede ser, puede no ser, ya lo veremos, ya lo sabremos. Lo que tenemos que dar por cierto y verdadero es que todo lo que Dios quiere o permite es para nuestra salvación. Los prejuicios y supuestos planteados a lo largo de esta conversación, surgen por escándalo inmotivado. Quizás la desmesura de mutar al Vicario en Cristo (más que santo súbito, santo implícito) sea la causa de tal escándalo. Es lo que se percibe desde el 13 de marzo, como nunca antes, seguramente por la acción de los medios.

La propuesta es más que razonable: pensemos.

Lupus dijo...

Estimado de las 9:52: ese diálogo con "la modernidad" no está dando muchos resultados. Ojalá, pero no. La razón "moderna" (es ud. quien la adjetiva) quiere mantenerse moderna sin escuchar razones. Caminemos, vamos para adelante, cambiemos... Y otra vez hay que aclarar: tampoco se puede caminar para atrás, ni el cuerpo está habilitado para eso, los pies no giran. La misma evangelización de los gentiles tuvo resultados positivos y negativos. Hacer una pastoral para homosexuales no equivale a permitirles que permanezcan homosexuales, sino orientarlos (psicopatearlos) y que empiecen por ser castos. Pero viene la modernidad a reclamarte criaturas para las nuevas parejas. Hay mucha cosa global en medio de nuestro afán dialogante: la modernidad es un paquete grande, una caja de pandora llena de inventos y sorpresas. La posibilidad de un diálogo fructífero es con personas concretas, con rostros y conductas visibles.

Anónimo dijo...

Coincido contigo Lupus, y creo que el desafío pasa por ahí: el diálogo con las personas concretas. También creo que el CV II tira nuevas pistas para este diálogo, es luz del Espíritu Santo que debe guiarnos en este difícil camino de evangelizar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Abrazo, paz y bien!

Lupus dijo...

El crecimiento de la Iglesia, verdadero milagro que convirtió a tantos, fue el resultado de haber llevado por todos los caminos y mares del mundo una Verdad sin mengua. Predicándola en primer lugar, y recién a partir de ahí dialogando. Vos me escuchás y yo te escucho; preguntame lo que quieras, pero lo que te dije no lo voy a cambiar: no es de mi cosecha. Ocurrió, por supuesto, que muchos quisieron mutilar esa Verdad, dibujarla encima. Ajenos y propios. Ya conocemos el nivel de estos diálogos, devenidos en tremendas discusiones, y el sereno e implacable rigor de los doctores, santos y mártires de la Iglesia. Así fue la evangelización del mundo. Así fuimos para adelante. O mejor dicho, para arriba.

Anónimo dijo...

Este Caso-Rosendi es un neocon en toda la línea:

http://casorosendi.com/espanol/156-la-mujer-que-salvo-a-inglaterra

Anónimo dijo...

Sí, mirá: "Al poco tiempo de asumir como Primer Ministro del gabinete británico, Margaret Thatcher sorprendió a sus compatriotas con palabras de conciliación y esperanza. Llegó a citar a San Francisco de Asís frente a la puerta de 10 Downing Street expresando el deseo de su futuro gobierno de traer verdad, fe, armonía y esperanza al Reino Unido" (Caso-Rosendi).

Y qué página. Notable.

Chino Benítez

Anónimo dijo...

¿Alguien me puede explicar qué es un neocon? Ya sé que contestar esto entre los que entienden el término puede resultar aburrido. Si alguien tiene ganas, me vendría bien una respuesta; si no, al menos alguna indicación sobre un post o algo así donde se hable sobre ello.

Gracias,

Asdfg

Gelfand dijo...

Ludovicus:

Creo que todo nace de que pensamos que Dios conoce plenamente a los 120 candidatos y plenamente la situación de la Iglesia por lo cual el puede tener el "mejor" candidato.
Tiene todo mucho gusto a antropomorfismo, pero Dios aparece como el Prudente que puede tomar esa decisión prudencial.
Personalmente, creo que, como uds. dice Dios no tiene "su candidato". Su voluntad es que haya un papa, como lo ha manifestado en la revelación y a ese garantiza la asistencia.
Pero si me corre hasta diría que la afirmación de Wanderer cuando dice que "La seguridad que nos da nuestra fe es que Francisco, o el que sea que ocupe la sede apostólica, jamás proclamará un dogma contrario a la enseñanza de Jesucristo y al depósito de la Revelación." merece varias aclaraciones.

Beatriz dijo...

Deberian leer con mas cuidado, o, mejor dicho, sin tanto pre-juicio. ¡Que se yo si un director espiritual te dice con quien te debes casar o cuantos hijos debes tener! No va conmigo nada de eso ni estoy de acuerdo. Yo escogi a mi esposo y decidi en conciencia y ante Dios cuantos hijos tener. No me atribuyan palabras que nunca he dicho. Hombres de paja, conmigo, no.

He dicho que la Providencia de Dios no esta al margen de la eleccion del Papa. El Concilio Vaticano I dice "Dios guarda y gobierna por su providencia todo lo que creo, alcanzando con fuerza de un extremo al otro del mundo y disponiendolo con dulzura' (Sb 8,1). Porque 'todo esta desnudo y patente a sus ojos' (Hb 4, 13) incluso lo que la accion libre de las criaturas producira".

Dios guarda y gobierna por su providencia todo lo que creo. Dios esta en control de todo, aunque a veces no lo parezca. Van a negar esto?

Beatriz dijo...

"El Hijo de Dios y redentor del genero humano, nuestro Senor Jesucristo, prometio, estando pronto a retornar a su Padre celestial, que estaria con su iglesia militante sobre la tierra todos los dias hasta el fin del mundo. De aqui que en ningun momento ha dejado de acompanar a su amada esposa, asistiendola cuando ensena, bendiciendola en sus labores y trayendole auxilio cuando esta en peligro. Ahora esta providencia salvadora aparece claramente en innumerables beneficios, pero.es especialmente manifiesta en los frutos que han sido asegurados al mundo cristiano por los concilios ecumenicos, de entre los cuales el concilio de Trento merece especial mencion, celebrados aunque fuese en malos tiempos" Vaticano I, Filius dei

A ver como encaja eso de la no intervencion divina en la eleccion del Papa.

Beatriz dijo...

"si los cardenales se dejan guiar por la fe el Espiritu Santo hara la opcion mas adecuada" Don Nicola Bux

Ludovicus dijo...

Cardenal Samoré en Venezuela ya!!!!
Dejate involucrar!!!!

Anónimo dijo...

Beatriz, ¿no te das cuenta de que tus propias citas "encajan" con lo que ellos indican y no con lo que tú porfiadamente repites? ¿Has leído bien todo lo que han dicho los diversos comentaristas?

Es más, ¿has leído bien las citas que tú misma has transcrito con tanto esfuerzo?

Piénsalo, hija mía. Ahora Bernabé me apura, pero volveré a escribirte cuando salga ya de Panfilia.

Pablo

Beatriz dijo...

"la cosa va mal porque no ponemos al papa en el lugar de Dios"

Ironia cargada de prejuicio. Esta persona no tiene idea lo que opino del Papado pero ironiza como si lo supiera. Despues se molestan cuando digo que juzgan conciencias.

Anónimo dijo...

Insisto, creo que la clave está en la interpretación del Concilio Vaticano II... Ahí se dividen las aguas entre quienes permanecemos fieles al magisterio y las ideologías de exceso (progresismo) y defecto (tradicionalismo)

Beatriz dijo...

Pablo¡ no creo que mis citas encajan con la afirmacion del blogger "saquemonos de la cabeza y del discurso la idea de una intervencion divina en el conclave". W. niega tajantemente cualquier intervencion divina en el conclave. Como bien dice Ludovicus es un tema complejo que incluye la dificil cuestion de la gracia y la libertad humana. Pero el blogger despacho el asunto rapidamente.

Dije que la Providencia no esta al margen de la eleccion del Papa y lo leyeron con gran prejuicio. Parece que usted si me entendio y Lupus tambien. Yo estoy de acuerdo con don Bux. Dios SI interviene en el conclave. Interviene siempre en todos los conclaves. Depende de los cardenales si lo escuchan o no. Pero como para Dios "todo esta desnudo y patente a sus ojos" conoce desde toda eternidad la eleccion de los cardenales y aunque se trate supuestamente de un mal candidato, lo permite, y si lo permite no se puede hablar de no intervencion divina. Dios tiene control de toda su creacion (aunque a veces no lo parezca). Eso es lo que dice la doctrina de la Divina Providencia. Como sabiamente dice Lupus: lo que tenemos que dar por cierto y verdadero es que todo lo que Dios quiere y permite es para nuestra salvacion.


Dios quiere que todos los hombres se salven, y quien sabe si Bergoglio con esos gestos, besos, cruz de hierro, anillo de plata, etc, que a ustedes irrita, esta acercando a personas alejadas y se abre para ellas la posibilidad de salvarse. Tendrian que amar como El ama a los hombres para poder entenderlo.

Debemos estar seguros que el Senor esta en perfecto y completo control de su Iglesia. Como dice Juliana de Norwich: "tu misma veras que todas las cosas seran para bien" aunque ocurran cosas malas. Gracias Lupus.

La antigualla blindada dijo...

Bajemos la persiana!

La mercería y el mal gusto de cuarta es la nota distintiva de este período pastoral del Obsipo de Roma.

http://www.lanacion.com.ar/1573616-una-mascara-del-papa-francisco-causa-furor-en-brasil

Una máscara del papa Francisco causa furor en Brasil.

Preparen el ukelele y demas instrumentos, otra que la Misa a Go Go que decia Castellani.

Mamita! lo que veremos en el pais carioca, se metera a las masas en el bolsillo.



Todo dicho...No coments

Archibald Haddock dijo...

Si hasta los cabellos de nuestras cabezas están contados, no va a estar Dios pendiente de su Vicario. No entra en cabeza humana.

Antigualla blindada, la estética no salva de nada. Sobra estética y falta belleza.

Lupus dijo...

Estimada Beatriz, no hay de qué. Pero dejemos aclarada esta cuestión: no intervenir es, justamente, un modo negativo de intervenir. Por parte de Quien siempre esperamos (y necesitamos) que intervenga... Santo Tomás es muy preciso: Dios "quiere el mal como defecto natural, o el mal de pena", o sea el que procede de nuestra natura descendida, y el de la misma naturaleza desquiciada, pero por el bien que ese mal conlleva, y que nosotros desconocemos. En pocas palabras, que puede soltarle la mano a un cónclave o a un papa. Con lo cual, lo dicho por Wanderer se mantiene en pie. Y de nuevo: nadie dice que eso haya ocurrido. Ni que no haya ocurrido. Lo iremos viendo, y esto tampoco significa que nos hemos nombrado fiscales. Pero bueno, ya son demasiadas aclaraciones.

Al ver lo de las máscaras de Río (fíjense cómo suena eso), confirmo lo único cierto: no sé si hay un problema en el papa, pero sí hay un grave problema en la catoliquería.

Desde la humildad, espero que encuentre el modo de ponerle freno a esta anti-estética, anti-bella y contrahecha manifestación de liviandad espiritual. Dejarlo correr sería orgullo y vanidad, ostentación y negocio. Es una devoción humanoide y una avivada.

Lupus dijo...

Archibald, esa "pendencia" que ud. señala debe ser bien enfocada. Tenga en cuenta que es "contienda", juicio no resuelto aún. Si se refiere al hecho de "pender", al verbo, más bien somos nosotros los que colgamos de Dios. Y lo mismo el Vicario. Hay allí al acecho un suerte de providencialismo pernicioso, como si pudiéramos largar todo y sentarnos a esperar que Dios cuente los pelos y los votos. Mientras dure nuestra vida terrenal, los que tenermos que lavarnos la cabeza y peinarnos somos nosotros.

En cuanto a la diferencia entre estética y la belleza, no sé qué quiere ud. decir. Tratando de interpretarlo, lo primero que pienso es que no deben confrontar.

Martin Ellingham dijo...

No me parece tan complicado que se entienda que el Espíritu Santo interviene pero respetando la naturaleza libre de los cardenales. Y que en gobierno divino hay lugar para una misteriosa combinación de voluntad positiva y permisiva.
La elección de Bergoglio puede ser fruto de la permisión divina. Pero hay una tendencia irreprimible a librar cheques en blanco a la cuenta del Paráclito.
Saludos.

Anónimo dijo...

Oh Beatriz, apenas llegado a Antioquía me entero de que sigues haciendo de las tuyas. ¿Es que no puedes sosegarte, hija mía? ¿No te he dicho que iba a escribirte para que avancemos en tu instrucción? Todo el tiempo tengo que estar despachándote estos pequeños billetes, con lo caro que está el correo...

No es mala tu intención, y yo te tengo por bondadosa mujer, pero te alteras y se te escapa el órgano de la boca. ¿No entiendes acaso que Nuestro Padre no ciñe con metro nuestra libertad? Puedes pedirle lo que quieras, pero Él procurará lo que es mejor para ti, aunque sea lo contrario de lo que pides. Eso también incluye dejarte que tú sigas en lo tuyo, creyendo que lo que haces es lo que corresponde.

Cálmate, hija mía. Así como nunca te has apresurado a dar nada por malo, no te apresures tampoco a dar por bueno lo que todavía no conoces. ¿O no recuerdas que yo mismo devasté su Iglesia y el Señor me dejó hacer y no intervino, hasta que en tiempo y lugar que Él consideró oportuno me desmontó de mi impiedad y mi ceguera?

Espero que crezcas en la paciencia, que apures la oración y demores la lectura de los signos. Déjalo hacer o no hacer a Dios, y no refunfuñes contra quienes buscan lo mismo que tú.

Medita, confía, aguarda. ¿Qué prefieres, que yo vaya a ti con la vara o con amor y espíritu de mansedumbre? Esta vez he extendido mis consejos y mis súplicas y ahora te pido que esperes humildemente mi regreso.

Tuyo en Cristo

Pablo

Anónimo dijo...

Bueno..es la primera vez que entro a este blog..y creería que la última también..
yo no se qué tipo de católicos dicen que son..pero de modo alguno lo son tradicionales. Explicaría mi postura pero no creo que nadie este dispuesto a entenderla.. de hecho no es mia.. es del Padre Álvaro Calderón y está bien explicada en su libro "La lámpara bajo el celemin". Si, para su sorpresa un teólogo de la FSSPX explica que el Papa es infalible bajo cualquier condición y hasta cuando habla de jugar a la pelota. Pero claro, es un hombre, y como tal tiene la libertad de no aceptar esa asistencia que es lo que hicieron los papas al declarar el liberalismo "católico" y hacer desaparecer la autoridad. Pero no crean que uds son muy distintos, porque bajo otro concepto, pero igualmente están negando la autoridad papal.
En fin, no se si a Francisco, pero claramente el Espíritu Santo acá no asistió a nadie, menos a nuestro amigo W.
Ah! y a su lacayo Lupus, bueno, que lo carguen a la cuenta del Papa, que al fin y al cabo ya hay muchos confundidos por su culpa y uno mas...

Anónimo dijo...

Espantosa esa frase del olor a oveja....no se que olor tienen las ovejillas pero la frase apesta....

Anónimo dijo...

Anónimo de las 15.26, hay cierta gente que entiende lo contrario de lo que se dice, sobre todo en un sermón, o discurso público. Vaya y pregunte al Padre Calderón, que antes de decir lo que Ud. dice, se corta la lengua.
Sí, sí, el papa meando es infalible, y no le erra al agujero ni con el Diablo zamarreándolo.
W.

Anónimo dijo...

Listo señores, Wanderer, Lupus, Tollers, Normando, todos los aquí presentes, quítense los sombreros, después pónganselos y antes de irse apaguen la luz.

Otra que infalible el papa: es el gran DT universal. Si dice que tenés clavarla en un ángulo, no dudes, que entra con botín y todo. Lo dice Álvaro Calderón.

¡Y nosotros negamos la autoridad papal! Lo afirma uno de la FSSPX... Lo qué?... Chau loco, a fumarse.

San Augustito

Anónimo dijo...

al anónimo de las 15:26. Sos un ignorante! leyó el Vaticano I!??
"El Romano Pontífice, Cabeza del Colegio Episcopal, goza de esta infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral... Catecismo 891
por favor no digas estupideces!!

Lupus dijo...

Señor de las 15:26, por favor explíquese, me gustaría entenderlo para poder enojarme. Saludos

Anónimo dijo...

¿O sea que el papa es infalible si a uds. les allana el regreso pero si les pone trabas es ininfalible, "no acepta la asistencia"?

Qué entripao, paisano

Beato Augustito (me doy por degradado)

Archibald Haddock dijo...

El problema de hacer tanto esgrima filosófico es que se lo acaban creyendo. Pero al final, sólo hay hojarasca. Algunos quieren convertir su aversión al Papa en indiferencia de Dios al papado. Lutero era más inofensivo porque, al menos, fue más grosero.

P.S. Lupus, bueno el juego, pero si sólo sabe contestar con ironía es que debajo no hay nada.

Anónimo dijo...

¿..en que asuntos la FSSPX acepta la autoridad del Papa......?
JP

viva boca juniors dijo...

Che, acá hay muchos que leyeron La lámpara bajo el celemín, de Alvaro Calderón.
Salgan, por lo menos, a decir que el comentarista anterior no lo entedió.
Salgan antes que los teólogos de teclado sin nombres ni apellidos le echen culpas que no tiene. Joder, así es piolín cualquiera. Tampoco la tiene el comentarista, que es un libro difícil.
Siendo un libro que trata distintas cuestiones disputadas escolásticamente, parecería que tomó por afirmación algún texto luego refutado, como es propio de tan pedagógico sistema.
Otra parte la entendió: es verdad que el libro afirma que los papas han renunciado al ejercicio de la autoridad de puros liberales, renunciaron a imponerse, lo que no deja de pegar un lindo coletazo de cara a lo que exige el Vaticano I y los pronunciamientos que terminen siendo de adhesión obligatoria para toda la monada.
El libro está ahí, quien tenga el piné que lo lea; previo a criticar sumándose a malas interpretaciones ajenas.

Anónimo dijo...

Capo tampoco conocemos tu nombre y tu apellido, pero si tuviste el piné para leerlo y tu teclado es teologico, comentalo asi la monada entiende.

Que cosa viejo, anonimos que vienen a comentar que les embola el anonimato y el comentario de los demas.

Lupus dijo...

Archibald, ahora dificulto que me crea, pero no me dirigí a ud. con ironía.

Beatriz dijo...

Lo de las mascaras de Rio, Lupus, no es cosa de la catoliqueria, es el afan de lucro de una empresa que se dedica a hacer mascaras de famosos y que le parece rentable sacarlas para la JMJ. Ya imagino en las fiestas de halloween las caras de Francisco, tomando y bailando, o en esas marchas de orgullo gay. Ojala lo detengan.

Beatriz dijo...

Por cierto, Francisco fue elegido el 13 de marzo y va a consagrar su pontificado a la Virgen de Fatima el 13 de mayo. Esto me da tranquilidad.

Anónimo dijo...

¿Alguien me puede explicar qué es un neocon?
Asdfg

-----

Asdfg, le encontré un lugar donde hay una explicación (con acepciones) bastante buena

http://laesposadelneotradi.blogspot.com.ar/2012/03/glosario-ii-parte.html

Para mí es como batman, que se enoja cuando a robin lo tratan de trolo por la calle, porque anda con la bombacha arriba de las calzas. Pero cada vez que lo ve pasar a superman volando le grita: ¡puto! ¡llevate de acá esas costumbres de otro planeta!

Pero cualquiera de acá lo puede explicar mejor.

Siervo de Dios Augustito (y acá me planto)

Anónimo dijo...

Los últimos papas han sido cobardes o marketineros, prefieren quedar bien con el mundo a enseñar la verdad y yo estoy a la deriva y más vacío que riquelme.

Anónimo dijo...

Gracias, Augustito (¿Venerable, ahora?), en seguida voy a ver el link que me mandó.

Asdfg

Ludovicus dijo...

Asdfg,
Puede ayudarlo el Diccionario del Neocon, editio princeps, publicado aquí en wanderer:

http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2011/01/diccionario-neocon-editio-princeps.html

Lupus dijo...

Aclaración debida, después de revisar y con el objeto de disminuir los disgustos (ojalá). Abusé en un pasaje de la palabra "intervención", y propiamente no corresponde decir que Dios "interviene" o "no interviene", ya que siempre interviene, dando el ser. Sí se puede decir que Dios quiere o permite (el bien o el mal), y es lo que quise decir. Perdón por jugar apurado. En toda otra cuestión, remito a la cita del Aquinate. Saludos

Anónimo dijo...

Gracias, Ludovicus,

Con estas aclaraciones... me estoy descubriendo 'neocon', ¡ja!

Gracias de nuevo,

Asdfg

Anónimo dijo...

jaja... la máscara esa en halogüin, muy bueno Beatriz!!!

Anónimo dijo...

Golpe para el ecumenismo ! Y sorpresa para muchos...

"El Papa Francisco, durante su primera homilía. /EFE

"Francisco subrayó que en su papel de juez final en la interpretación bíblica “es necesario situarse en la corriente de la gran Tradición” y el Magisterio católico-romano.

"18 DE ABRIL DE 2013, ESTADO VATICANO
El jefe siempre tiene razón, y en caso de duda aplicar el anterior principio. Esto dice un conocido lema sobre los jefes. Algo parecido ha aplicado el papa Francisco al papel que juega la Iglesia que se asienta en el Estado Vaticano respecto a la interpretación de lo que dice la Biblia.

"Francisco afirmó primero que el centro de la fe cristiana no es sólo un libro, la Biblia, "sino una historia de salvación y, sobre todo, una persona, Jesucristo".

"Lo hizo en el discurso que dirigió hoy a los miembros de la Pontificia Comisión Bíblica, que preside el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio), a los que recibió tras haber celebrado la asamblea plenaria anual, cuyo tema fue "Inspiración y verdad en la Biblia".

"Pero a continuación el obispo de Roma se refirió también a la constitución dogmática "Dei Verbum", sobre la revelación divina, adoptada por el Concilio Vaticano II, y precisó que todo lo que concierne al modo de interpretar las Escrituras está sometido en última instancia sólo al juicio de la Iglesia católica, "a la que compete el mandato divino y el ministerio de conservar e interpretar la palabra de Dios".

A la vez, Francisco subrayó que en este papel de juez final que en su opinión tiene la Iglesia católica en la interpretación de la Biblia es necesario situarse en medio de la corriente de la gran Tradición y bajo la guía del Magisterio católico-romanos.

"En sus propias palabras, la Tradición, "con la ayuda del Espíritu Santo y la guía del Magisterio, ha reconocido los escritos canónicos como Palabra dirigida por Dios a su pueblo y no ha cesado nunca de meditarlos y descubrir su riqueza inagotable".

Anónimo dijo...

Lupus, Ludovicus, Tollers, Wanderer,etc. ¿No se dan cuenta que cansan con su tedioso bla, bla, bla de teologoides y filosofotes engreídos?
Alberto

Anónimo dijo...

Alberto, Albertito, a mi no me cansan ellos. No se como la ves, pero a mi me cansan los tipos que vienen nada mas que a manifestar cansancio. Deci algo o anda a descansar.

Venerable Augustito (a pedido de Asdfg)