sábado, 6 de julio de 2013

El papa del mundo

Esa fue la definición que pronunció Scioli luego de su entrevista con Bergoglio esta semana: “Es el papa del mundo”. El pobre infeliz no se daba cuenta lo que estaba diciendo, o al menos no sabía que su expresión podía entenderse en un modo muy distinto al que él la pronunció o, mejor todavía, se podía profundizar el sentido que él mismo le dio. Es decir, podía entenderse que Bergoglio es el papa que el mundo quiere. Y las palabras del Manco de Balaam me recordaron un artículo de Magister que apareció hace algunos días.
Sandro Magister es un vaticanista oficialista. Conoce muy bien los entresijos del Vaticano y, además, siempre está de lado del papa. Fue un gran benedictinista y ahora es un gran franciscanista aunque, pareciera que su entusiasmo inicial se está enfriando, como les está pasando a muchos otros. El artículo es bastante extenso y lo escribe a raíz de los primeros cien días de este pontificado. La sciolada fue como un eco de uno de los aspectos que señala Magister: los silencios de Bergoglio.
Luego de tirarle bastantes florcitas al pontífice felizmente reinante, comenta el periodista con cierto asombro lo benevolencia y agrado lisonjero que continúan mostrando hacia el pontífice la prensa internacional y los ambientes que los italianos llaman “laicos”, es decir ateos y, en general, antireligiosos y particularmente anticatólicos. Para Magister, esto es muy notable y diferencia a Bergoglio del papa Benedicto que enseguida luego de su asunción tuvo la oposición sostenida de todos esos medios de prensa y del establishment. Más allá que a mí, y a muchos católicos, nos huele bastante mal este tipos de aplausos y la ausencia de ladridos de los perros del Quijote, Magister es muy claro cuando expone los motivos de esa actitud del mundo: se debe, según él, a los “silencios” del papa.
El papa habla mucho; demasiado quizás y, tal como comentan los curas italianos por lo bajo, habla para decir las “cosas de la abuelita”. Pero la cuestión que señala el artículo es que no habla de lo que debería hablar, y es acerca de cuestiones candentes sobre las que los dos últimos papas se cansaron de predicar: aborto, eutanasia y matrimonio homosexual. La excusa de decir que recién está empezando con su pontificado ya ha dejado de ser válida luego de más de cien días en el solio y, sobre todo, luego de algunos acontecimientos que hubiesen merecido alguna mención o aliento, cuanto menos. Me refiero a las millonarias manifestaciones que los católicos franceses protagonizaron con ocasión de la legalización del homomonio en su país. Bergoglio no dijo absolutamente nada al respecto, ni aún en ocasiones de sus reuniones con laicos y organizaciones francesas que se sucedieron en esos días. Según Magister, este es el motivo por el que Bergoglio aún posee niveles tan altos de popularidad y aceptación por parte de la prensa. Sencillamente, porque no dice aquello que no quiere escuchar el mundo que lo aplaude.
Hasta aquí la interesante reflexión del vaticanista que, insisto, nada tiene que ver con el Wanderer, ni con críticos ácidos ni con medios integristas. Pero desde Argentina y desde este blog, creo yo que podemos fortalecer la tesis de Magister: Bergoglio está mostrando la hilacha, y la cuestión es que nosotros ya le conocemos muy bien sus sotanas deshilachadas. Lo mismo hizo durante sus años de episcopado en Buenos Aires: se quedó callado cuando todos le reclamaban que hablara frente a cuestiones que merecían el esclarecimiento y el coraje del pastor: calló cuando se reformó la educación y se introdujo la educación sexual y perspectiva de género obligatoriamente en los planes de estudio de todos los colegios, incluidos los confesionales; calló cuando se trató la ley de salud reproductiva que permitía la distribución gratuita de contraceptivos en los hospitales públicos; calló cuando se aprobó la ley del “matrimonio igualitario”, y calló en muchas otras circunstancias. Y no solamente calló, sino que también desalentó a los laicos a actuar y prohibió hacerlo a las instituciones católicas. Y esto no es un ataque al actual pontífice: es nada más que memoria.
Reconozco, sin embargo, que en este punto se me podría hacer una objeción: más de una vez critiqué en este blog a Juan Pablo II por haber hablado demasiado de cuestiones morales durante su pontificado y de no haber hablado sobre cuestiones teológicas, que eran más urgentes y necesarias. Parecería contradictorio, entonces, que ahora le pida a Bergoglio que se expida en cuestiones de tipo moral. Pero lo que yo le pido a Bergoglio es que haga lo que buenamente puede hacer y que, si ni siquiera puede hacer eso, que renuncie y se vaya con Benedicto a alimentar los pececitos que nadan plácidos en los estanques vaticanos.
Nadie le pediría al papa que hablara o que escribiera de teología porque, sencillamente, Bergoglio no sabe teología. Fue incapaz en sus larguísimos años de estudiante de conseguir el más que modesto título al que había postulado: el doctorado en teología por la Universidad del Salvador, que no es, precisamente, Oxford o Heidelberg. Pero si no queremos identificar conocimiento con grados académicos, desafío a quien sea a que me muestre las obras completas de Bergoglio y discutamos la teología que allí ha desarrollado en sus años de jesuita o de arzobispo. Más que mateadas con un judío de la periferia no vamos a encontrar. Si no sabe teología, como queda demostrado, y aún así tuvo la temeridad de aceptar su elección a un ministerio cuya esencia consiste en “confirmar a los hermanos en la fe”, sería conveniente que, al menos, esclareciera a esos hermanos sobre cuestiones secundarias y aledañas a la fe, como son las cuestiones morales.
Hasta ahora, entonces, no hemos tenido nada o casi nada en este pontificado. ¿Qué hechos con un cierta trascendencia ha realizados? Solamente dos: la creación de dos comisiones. Una para estudiar el tema de la reforma de la Curia Romana que comenzará a trabajar en octubre, y otra, muy reciente, para investigar al IOR. Y, si quieren, agreguemos el nombramiento como prelado del mismo IOR de su posadero preferido, Mons. Ricca, equivocación garrafal como bien lo señaló el mismo Magister hace dos días: el monseñor había sido expulsado hace años de la nunciatura en Montevideo por una cuestión no de faldas sino de pantalones…   No parece mucho lo hecho por Bergoglio en cien días -parece más bien nada- en vistas de las enormes expectativas que muchos tenían de él. ¿Y entonces? Si no tenemos palabras importantes y tampoco hechos importantes, ¿Qué tenemos?
Tenemos lo que un amigo llama bergoglemas. El bergoglema suele constar de una imagen, sinestésicamente desagradable (olor a oveja, pepinos en vinagre, solteronas, contenedor existencial). El mal gusto no es casual: envuelve una descalificación asociativa. El pobre definido como contenedor existencial remite a la basura, el pepino a la acidez y el malhumor, las solteronas a viejas amargas y con bigote. Es fácil advertir la potente energía antipoética de los símiles, la repulsión que genera la imagen, producto de una persona con evidentes peculiaridades de carácter. Pero esto tiene una función: la fuerza del mal gusto potencia la metáfora, la fija en la imaginación y produce un rechazo en el oyente: yo no soy solterona, yo no soy avinagrado, yo no soy basura... si hago lo que me dicen. A veces, la descalificación es lineal, como en el   uso del lunfardo y de expresiones de origen probablemente obsceno como en el “no arruguen”. Otras, envuelven una compleja asociación contradictoria: la definición de los contenedores existenciales remite a la basura en que viven los pobres, pero a la vez estigmatiza como basura al rico e indiferente. El olor a oveja remite al olor a chivo, pero descalifica oblicuamente al cura descomprometido y perfumado. Los bergoglemas trasuntan un modelo a seguir, un arquetipo a evitar.
La ausencia y de hechos y de discursos teológicamente consistentes y, sobre todo, connotantes, se suplen por los cotidianos bergoglemas que terminan por no decir nada. Pero la situación, y volvemos ahora a Magister, es aún peor. El desplante del que Bergoglio fue protagonista hace algunos días al dejar la silla vacía del concierto que se había programado en su honor, ha causado, según el periodista, un daño mucho más grave que cualquiera de sus actitudes anteriores. Pareciera que su excusa fue que él “no es un príncipe renancentista”. ¡Chocolate por la noticia! Ya sabíamos que no era ni un príncipe ni un barón, pero nunca pensamos que no fuera siquiera un simple labrador, porque cualquier de estos honorables trabajadores tiene un mínimo de educación de la que carece el pontífice argentino. Cualquier adolescente sabe que, si su abuela lo invita a un festejo que hará en su honor y al que asistirán sus amigas, y en el que él se aburrirá enormemente, igualmente tendrá que ir para no desairar a su abuelita y si, finalmente y comportándose como un desagradecido, decide no ir, le avisará con tiempo. Y esto lo sabe un chico de Flores y otro de La Matanza. Es educación básica. A mí me importa bastante poco, pero al que de debería importar es a él porque, al decir de Magister, y también del p. Marcó según lo afirmó en su última aparición televisiva, estas actitudes lo están dañando bastante fiero.
En fin, ya se le está viendo la hilacha al personaje.

65 comentarios:

Anónimo dijo...

Por una vez, el Nescioli ha salido Scioli.

Anónimo dijo...

Y lo peor es que además de ser hechos ciertos y constatables los que Wanderer cuenta (falta de tacto y falta de formación), toma decisiones.
Estamos acostumbrados a ver a los progres como lechiguitas cagonas que no deciden, pero Bergoglio es progre en lo doctrinal, mas no en su modo de dirigir lo que tiene bajo su mando. Algo así como lo que pasaba en la Revolcuión Francesa.
Lo hizo antes como Arzobispo de Buenos Aires, donde no "dejó que se rompa la Diócesis", sino que "procuró que quede como quedó", sin dejan nada librado al azar.
En el puesto de gobierno no es liberal, no "deja hacer y pasar". Es no entenderlo el creer que el daño fue hecho "sin querer", "por descuido", o "de puro liberal que no se impuso".
Tal vez con buenas intenciones, no lo sé. Pero el daño se hizo siguiendo sus instrucciones paso a paso.
El problema de la buena intención (que la pudo haber tenido) es el de siempre: sin una buena formación ni correcta visión de la Iglesia se parte de principios falsos que se siguen con firmeza; y a la mierda con todo, como recuerda Ploncard D'Assac.
A qué punto es así, que los otros días me decían que los obispos de la Curia romana afirman que no han visto en todas sus carreras curiales un Papa tan dictador como éste. Y eso que los más viejos trataron con Pío XII...
Que se entienda bien: se impone más que Pío XII. Con una diferencia: Pío XII era Pío XII y Pancho Primo no.
Agarrate Catalina.

El Carlista.

Andres dijo...

Esta actitud, justamente del papa Francisco, en referencia al Santo de Asís, mas que nunca está en contradicción con el mismo:
San Francisco tenía un respeto increíble por las formas litúrgicas, cosas que el actual pontífice demuestra no importarle mucho mas que una consecuencia de tener al excelente Marini al lado suyo...
Como decía Chesterton, la caridad deSan Francisco se hizo patente en una forma peculiar de Cortesía, hacia todo el mundo, que le permitia tratar como un rey hasta al mas bajo de los vagabundos, y, traspolando las cosas, sería tener exquisitos buenos modales....

Entonces, tenemos un seguidor del poverello, que ni sigue el centro de su fe (la liturgia), ni sigue su expresion de la caridad (la cortesia y el excelente trato hacia los demas)...lo que nos queda es..HHUMO

Ludovicus dijo...

Agregó nuestro inefable Nescioli que la tarea del papa es "luchar contra el capitalismo salvaje universal".
el Che Francisco...

La antigualla blindada dijo...


Lo del concierto lo hizo a proposito...para dejar mal parado a Benedicto y a Fisichella...
Y el hablando de 'principe renacentista' queda como un duque ante la plebe...

Y sigue 'ganando espacio' como solia decir en Bs. As.

Castellani dice por ahi 'el estilo es el hombre' y ahi lo tenemos... es un mersa, un peroncho vestido de blanco.

Pasando a otro tema.

Las fotos con el Papa bicefalo Bergolio y Ratzinger juntos en los jardines...

No es que papa Ratzinger iba a estar guardado?

Rezando, leyendo y haciendo penitencia.

Algunos dicen que Benedicto apareció para hacer legitima la consagración y la bendición de San Miguel...

Que perplejidades suman este tiempo e imagenes que uno ve en la Santa Iglesia.

Dios nos asista con su gracia!

Anónimo dijo...

Un ejemplo muy claro de contundente ejercicio del poder dio el Papa recientemente a nombrar obispo para la Sede Metropolitana. Lo habitual es zondear un candidato, escuchar a la CEA y a los romanos en burocráticas roscas.
Pero, por el contrario, se levantó un día y asignó la Arquidiócesis.
Nunca visto. Es legal, pero inédito. Y así lo hizo. Y nadie se animó a chistar, como le hacían episcopados nacionales enteros a Benedicto por temas que no podían defender lícitamente siendo católicos.
"Soy el Papa y lo hago". Punto.
Miren qué lindo si esa ausencia de democratismo la utilizace para arreglar los desvaríos litúrgicos en la Iglesia.
Es el Antirátzinger. Benedicto era un jefe de cátedra sin dominio ni vocación de poder. Este es un político que "tiene los chumbos", y no le vengan con libros que te mete bala.

Anónimo dijo...

Pregunto desde mi ignorancia: ¿nos es lícito como laicos promover o pedir la renuncia de un Papa?

Wanderer dijo...

Anónimo, hasta donde sé, el úncio modo de pedir la remoción de un papa es en el caso de que no fuera papa, es decir, de que su elección no hubiese sido válida.
Pero la elección de Bergoglio fue canónicamente válida.
Bergoglio es papa, nos guste o no, y no queda más que aguantarse el chubascos, y pedir porque los cardenales -y Benedicto con su renuncia- den cuenta de lo que hicieron.

Anónimo dijo...

Cuando fue la marcha contra el putimonio, Bergoglio mandó una carta que fue leída ante la multitud congregada frente al Congreso de la Nación.
Recuerdo que felicitaba a aquellos allí congregados, reafirmaba al matrimonio cristiano y pedía oraciones por los legisladores y por la Patria.
No omitas estos datos porque quedas como un boludo.
Saludos.

Anónimo dijo...

"¿Nos es lícito como laicos promover o pedir la renuncia de un Papa?"

Yo, simple laico, se lo pido a Dios todos los días.

(Pero antes, que suprima a los Kukús).

Anónimo dijo...

Veo con agrado que, en estos 100 días de pontificado, Francisco demostró ser un Papa valiente.
Asumió con renovado ímpetu la ingrata tarea de purificar la Iglesia en aquellas cuestiones donde el diablo se había colado (IOR/Scarano, p.ej.)y aún así ser capaz de replantear hasta sus propias acciones y rectificarlas, si fuera necesario (p.ej. Ricca)
Demostró una impar humildad al publicar una encíclica que muchos otros hubieran cajoneado (sólo por pertenecer a su predecesor)y dio una lección de unidad efectiva con el Papa emérito.
Avanza también en la justa canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, pontífices reconocidos y amados por el pueblo cristiano.
Dios bendiga a Francisco en este camino que recién empieza.

Raúl B dijo...

Excelente análisis.
El aplauso del mundo es un signo que muestra de quién se trata. Más cuando ese mismo mundo al que nos empeñamos en agradar no quiere, bajo ningún concepto, escuchar a Dios. Tiene sed de Dios, pero no está dispuesto a saciarla con Dios.
El disenso de Magister es más que significativo. Siempre fue oficialista y, supongo por querer contribuir al bien del Papa, lo criticó con discreción, pero abiertamente.
Me quedo con la frse final de un comentario suyo: nos queda "pedir porque los cardenales -y Benedicto con su renuncia- den cuenta de lo que hicieron".

Cesar Razuri dijo...

Wanderer desde que asumio el Papa Francisco tuve esta duda: si tiene voto de no aceptar dignidades , ya que es jesuita, y solo el Papa puede dispensarlo, como pudo asimir el papadp licitamente

Anónimo dijo...

Francisco dijo, por otra parte, que le gustaría “ver una Iglesia más misionaria, no tan tranquila”, y dirigiéndose a los novicios y novicias, aconsejó “salir de sí mismos, ir hacia la trascendencia en el rezo, salir de sí mismos hacia los otros, en el apostolado”.

“Pienso por ejemplo en la Madre Teresa de Calcuta, quien no le temía a nada, iba por las calles y no necesitaba arrodillarse dos horas por día frente al Señor”, completó el Pontífice.


Que suerte que lo aconseja el papa, ya estaba podrido de rezar.

Anónimo dijo...

Más bergoglemas: http://www.lanacion.com.ar/1598930-criticas-a-los-curas-y-monjas-ostentosos

Anónimo dijo...

El acto de imposición jerárquica más impresionante del Papa no fue nombrar Arzobispo de Buenos Aires sin presuntarle a nadie. Fue suspender la búsqueda del milagro que falta para canonizar a Juan XXIII.
"Lo canonizo y punto, que para eso soy el Papa".
"El Estado soy yo", dicen que dijo uno.

Anónimo dijo...

"Yo no soy neocon"... si hago lo que me dicen

La Anacoreta dijo...

Yo soy un Pepinito en Vinagre, lo tengo aseptado soy amargada porque veo que Jesús tiene muy pocos buenos amigos que lo amen y lo sirvan sinceramente y soy ácida porque es la única forma de tragarme esta vida amarga. Sin embargo, no me gusta el termino de solterona, jamas me gustaron las mujeres vigotudas, como siempre bromeo: santa si, vigotuda no... sería el colmo ser confundida la mujer piadosa con una militante del LGBT... Una vez me agarro un cura entrado en años de la vieja escuela, de esos que hacen penitencia, y me dijo: penitencia si, pero siempre con un aspecto prolijo y agradable. Asepte su consejo.

Ludovicus dijo...

El papa ideal para el mundo sería el que salga al balcón y dijera, "todo esto es una farsa, de Dios si existe no sabemos nada, tratemos de vivir como buenas personas, olvidémonos del resto".

Inconscientemente este es el metro con que se juzga cada actitud del papa por parte del mundo.

Raúl B dijo...

Francisco también denunció los chimentos, las envidias y la ambición que, por momentos, hay en las comunidades eclesiales, donde muchos se "sacan el cuero". "Yo también lo hice, eh", reconoció el Papa, hablando en forma coloquial.

Ya está. ¡A confesión de parte...!

Ludovicus dijo...

Eso es lo mejor de todo. En el mismo sermón en que critica la maledicencia, ataca a los curas y monjas que usan auto nuevo, a los solterones y solteronas, etc.

Bergoglio 100 por ciento: crítica difusa y confusa, con receptores encriptados, y la sensación de que a mí no me toca, creo. Alivio...

CUM dijo...



En “Luoghi del infinito”, revista del diario Avvenire, n. 58 –año VI– Diciembre 2002, Milán, se publicó el artículo de Chesterton El Mundo y el Papa.
Copio algunos párrafos y que el lector saque conclusiones.

Algunos de los críticos contemporáneos de la fe, especialmente los protestantes, basándose en un análisis erróneo de la palabra divus, han acusado a los católicos de divinizar al Papa. Pero los católicos no describirían jamás al Papa como un dios. En un cierto sentido reconocen alguna analogía sobrenatural entre el Rey de los reyes del universo y su vice rey aquí sobre la tierra, así como hay una semejanza entre Dios y el hombre creado a su imagen, entre un objeto y su sombra. Sin embargo, con el pasar del tiempo, no obstante todas las críticas, el mundo se encontrará en la posición de tener que decir: «Si el papado no existiese, habría que inventarlo».

Más aun, no es imposible pensar en el hecho de que traten en efecto de inventarlo. La verdad es que muchas personas aceptarían sin problemas el papado, si no se llamase papado. La idea general de una institución de este tipo –que correspondería exactamente al rol del papado en la historia– sería aceptada, sobre un plano moral y social, incluso por muchos protestantes y libre pensadores. Hasta que se diesen cuenta, con gran estupor y rabia, de haber aceptado lo arbitrado internacionalmente por el Papa. Supongamos que alguno quisiese un día proponer esta vieja idea como si fuese una nueva idea, diciendo: «Sugiero que se instituya, en una gran ciudad, en uno de los Países más civilizados del mundo, una oficina permanente que represente la paz y los presupuestos de los acuerdos internacionales. Es necesario que esta oficina sea super partes y en grado de juzgar los derechos y los errores de todas las naciones, como un juez imparcial que se basa sobre un códice ético y social. Además, debe ser completamente independiente de los intereses militares y tribales de los varios grupos, y también libre de las influencias de los reyes y príncipes. Debe, en fin, jurar de servir sólo a la humanidad en cuanto tal». Muchos verían con este perfil a la institución internacional ideal.

El problema es que si nuestra civilización no redescubre la importancia del papado, muy probablemente deberá inventar algo que le asemeje. Y sería verdaderamente irónico. El mundo contemporáneo crearía así un Anti-papa, si bien, como lo ha advertido monseñor Benson en su libro El Señor del mundo, el Anti-papa asumiría las características del Anti Cristo.

Yo no sostengo, en realidad, que este tribunal espiritual deba operar como una corte de justicia o pueda tener el poder de interferir en los gobiernos nacionales. Estoy bastante seguro de que no aceptaría jamás vínculos materiales. Ni siquiera pienso que los tribunales actualmente existentes que operan por el interés de la paz internacional deban tener la facultad de interferir con las naciones y las libertades locales. Pero si precisamente debería atribuir tal poder, preferiría darlo a un Pontífice y no a un político o un diplomático de aquellos que circulan en nuestros días. No es mi intención atribuir cosa alguna, y la autoridad en cuestión está bien lejos del aceptar un encargo de este tipo. La realidad de la que estoy hablando es puramente moral y no podría existir sin un cierto grado de fidelidad ética. Es una realidad de atmósfera e incluso de sentimientos.

Anónimo dijo...

Ludo...

que quieres..... que los alaben....

Anónimo dijo...

Anónimo del 6 de julio de 2013 19:06, no olvide que después Mons. JB declaró que esa carta no la había escrito él y se abrió, como dicen en BA.

Carlonchito

Rigoberto Ortiz dijo...

¿Recordáis cuando Von Karajan dirigió la Misa Coronocación de Mozart en una solemnidad de San Pedro y San Pablo? Karajan era católico ¿acaso no le hizo ilusión interpretar su arte frente a un Papa? Benedicto XVI, quien tiene cultura musical además, escuchó música coral y conciertos, porque además de que es una de las 7 bellas artes (y el arte es universal), casi todas las audiciones fueron de música sacra o actos de devoción. Pregunto: ¿qué tiene qué ver Alejandro VI, Julio II o Paulo III con estar en un concierto? ¿Acaso esos músicos no fueron a interpretar frente al que ellos creen Vicario de Cristo? Me queda claro que Bergoglio pasó de noche sus clases de Historia de la Iglesia y que no fue, en concreto, a las clases de Historia Modera. Una pregunta más ¿a qué se refiere cuando califica de pelagianos a curas y seglares piadosos? Tal parece que tampoco cursó Patrística ni Teología Espiritual…

Anónimo dijo...

El mundo le quiere por varias cosas, pero entre otras porque reconoce las vergüenzas de la Iglesia y las ataca directamente.
Parten ustedes de la premisa de que si el mundo lo aprueba es que es malo, y eso vale para el matrimonio homosexual o el aborto; pero no es así siempre, el mundo también tiene razón algunas veces (que no el príncipe de este mundo).
Así cuando el mundo admira a un Ghandi (con sus pecados ya lo sabemos) es porque ve allí autenticidad, y si apoya a Bergoglio es porque denuncia los abusos de la propia Iglesia, y eso gusta, y no solo sino que toma medidas (el IOR) y parece que no se queda en retóricas.
URL

Anónimo dijo...

Anacoreta: Como penitencia, escriba acepté con c y acento 1000 veces.

Anónimo dijo...

A el también lo habían educado los liberales al que dijo l´estat ce moi. Asi quedó el pobre y asi quedó la hija primogénita de la iglesia.

Anónimo dijo...

Sorprendentes semejanzas entre una novela de Leonardo Castellani y la figura de Francisco

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29715

Lo leyeron?

Anónimo dijo...

Interesante la razón que da hoy ámbito financiero-Charlas de Quincho- para la residencia en Sta. Marta de Francisco. Dice que es para zafar de Bertone, cuyas oficinas se encuentran en la planta baja del palacio apostólico, y que por tal proximidad el Secretario de Estado no sólo está al tanto de todos sus movimientos y visitas, sino que hace de filtro de acceso al Papa.

No digo que sea así, pero la razón no es mala y calza con la psicología bergogliana.

El Profesor de Worms dijo...

Me sorprende que haya dicho lo que dijo de la Madre Teresa. Según me contaron unas hermanas de su orden hace algún tiempo, ellas tienen por regla una o dos horas (no lo recuerdo con exactitud) de adoración eucarística al comenzar el día, antes de la Santa Misa. Y un día a la semana suspenden las obras y dedican todo el día a la oración.

La Madre Teresa estableció esto en la regla justamente porque se dio cuenta que toda "acción" apostólica y/o caritativa necesita alimentarse de la verdadera Caridad.

El Profesor de Worms

Anónimo dijo...

Boff analizando la última Encíclica: http://www.mdzol.com/nota/476025-leonardo-boff-analiza-la-nueva-enciclica-del-papa/
Como verán lo defiende a Bergoglio. Me parece que muchos de los postulados teóricos del brasileño están en el argentino.

Anónimo dijo...

URL el mundo ama lo que le es propio; porque ven en F una proyección de su forma aviesa, naturalista, inmanentista o como quiera llamarla, de razonar.

Anónimo dijo...

Yo también tenía entendido eso que comenta el Profesor de Worms, que en la congregación de M. Teresa hacían todos los días adoracíon al Santísimo. Pero F es un tremendo deformador de todo lo que toca.

Anónimo dijo...

Vió anacoreta hay que ser anónima para que no te reten jaja...haga como yo, sea "anónimo".
Aunque hay algo muy cierto los errores ortográficos sobreabundan que dan calambres.

Anónimo dijo...

El autoritarismo es la corrupción o abuso de autoridad, por eso no creo en bergoglio es un autoritario.

Anónimo dijo...

http://secretummeummihi.blogspot.com.ar/2013/07/la-estatua-tamano-natural-del-papa.html

JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!! AL PAPA NO LE GUSTÓ SU ESTATUA TAMAÑO NATURAL!!!! JAJAJAJAJAJJA!!! A Jesús si lo toman en joda, si le hacen muñecotes horribles todo bien, pero cuando le tocan su vanidad y amor propio arde troya!!!

Anónimo dijo...

En el Devocionario de la Familia del P. Ramiro J. Sáenz, titulado "Sólo Dios basta" (Glaudius, 6 ed 2009)en la página 277 se lee esta oración:
"Señor Jesús, Pastor y Guía de todos los fieles, que has fundado la Iglesia sobre la roca firme de Pedro para que los poderes del infierno no prevalecieran contra ella, protege al Papa, Vicario de tu amor, a quien has puesto como pastor de tu grey. Defiéndelo de los enemigos, asístelo con tu luz y fuerza del Espíritu Santo, concédele el consuelo de ver que la Santa Iglesia se extiende en la paz y en la unidad entre todos los pueblos de la tierra.Infunde en nuestro corazón un amor ardiente al Papa para que podamos permanecer siempre fieles a sus enseñanzas y, bajo su guía, llegar a la vida eterna".

Anónimo dijo...

La estatua había quedado tan linda tan linda, que seguramente la pusieron en algún rincón escondida para asustar a los chorros.
Nadie puede dudar de sus dotes de alarma.

Dummy dijo...

Hablando de vanity:

http://www.losandes.com.ar/notas/2013/7/9/papa-francisco-hombre-revista-vanity-fair-725555.asp

Anónimo dijo...

Lo peor de eso es que llamo personalmente para que retiraran su estatua y sin embargo no dijo nada de parar la profanacion.

Lo siento pero este Papa me da escalofrios y el ver como toda la prensa mundial y medios de comunicacion que odian a la Iglesia no hacen mas que alabarle (la revista Vanity Fair le acaba de nombrar "hombre del año") me preocupa aun mas...

Anónimo dijo...

Anónimo del 8 de julio de 2013 a las 20:02

Vio va sin tilde.

x
Maestro Anónimo de Lengua

Anónimo dijo...

para reflexionar sobre la verdadera humildad: Letanías de la Humildad
del Cardenal Merry del Val

http://www.corazones.org/oraciones/humildad_oracion.htm

Anónimo dijo...

Mientras no diga herejías todo el resto es paja. No seamos nenas. Si Dios quiere un Papa grasa, allá Él.

Silvio

Anónimo dijo...

Me afirmo en lo mismo, obviamente todavía Francisco no ha hablado contra el aborto o el gaynomio y eso le gusta al mundo, ok.

También le gusta al mundo que se le vea mano firme para reformar la curia, que denuncie los abusos del dinero... y lo siento, en eso el mundo tiene razón, aunque sea el mundo, la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero.
Url

Anónimo dijo...

¿Me puede señalar dónde ve usted "la mano firme" para reformar la Curia porque yo sólo veo anuncios y ninguna medida? ¿Ha hecho Francisco alguna denuncia en concreto o simples declaraciones generales acerca de algo tan vidrioso como "la corrupción"?

Lo siento, pero en Buenos Aires ya hemos visto este mismo proceder publicitario y sin nada concreto durante más de una década.

Anónimo dijo...

Quiero encontrar un reducto de la Iglesia sin alaraca, sin propaganda, casi invisible, un lugar donde ocultarse. Quiero una catacumba con pocos fieles sin pretensiones de sobresalir ni de formar grupos, institutos o congregaciones.

Anónimo dijo...

"Quiero encontrar un reducto de la Iglesia sin alaraca"
Quizás ahi está la raíz del problema: buscar un "reducto" que me dé seguridad, en lugar de buscar la seguridad en la Fe, Esperanza y Caridad.
Buscando reductos uno termina cayendo en algun grupito de esos criticamos.
Hay que sentir la indigencia existencial para sentirnos necesitados de Dios, y ahi pedir mucha Fe. Si Dios quiere te la dará, sino hay que Esperar.

"Señor creo! Pero aumentame la Fe!"

Seglarucho

Anónimo dijo...

Señor Wanderer: hace algunos dias creo haber leído en este artículo una cita del discurso del Papa Francisco a los Religiosos donde indicaba que la Madre Teresa priorizaba la atención al prójimo aún con desmedro de la oración. Puedo estar equivocado, quiza no estaba en este artículo, pero luego pude ver partes del discurso y lo que indicara el Papa era exactamente lo contrario. ¿Puede aclarar algo?

Anónimo dijo...

"Roma bloquea las cuentas de monseñor Scarano."
"Francisco reforma el código penal de la Santa Sede"
Y lo que veremos a partir del Otoño
Url

Anónimo dijo...

¿un reducto?
EL SAGRARIO

Anónimo dijo...

¿"la mano firme" sería una especie de sofisma como "pobreza cero" de cáritas?

Anónimo dijo...

Ay Silvio si piensa que Dios quiere un papa grasa entonces NO CONOCE A DIOS.
Siga comiendo papas fritas hombre...

Anónimo dijo...

Gracias troesma, es justo lo que necesito, alguien que me enseñe el tema de los acentos. No pego una...jaja.

Pablo dijo...

Como si no tuviésemos suficientes problemas, ahora también nos dedicamos a destriparnos entre nosotros.

Creo que la mayoría de los opinantes no ha entendido los desafíos actuales de la Iglesia. Tanto lo internos como los externos.

También me parece odioso comparar a Benedicto XVI con Francisco; son dos papas sumamente distintos. Y acusar a Francisco de ignorante es lisa y llanamente obsceno.

La verdad, no termino de entender qué es lo que tanto molesta a los católicos de este blog del actual Papa. Él propone una apertura, propone volver a caminar, a seducir a la gente; una Iglesia endogámica, mirándose el ombligo no sirve, si no tendemos la mano vamos a quedarnos cada vez más solos, como ha sucedido hasta ahora.

La Fe no puede ser solo para los intelectuales, debe llegar a todos los rincones, a todos los niveles educativos, con un mensaje pertinente para cada uno. Confío en que Francisco podrá comenzar a recorrer ese camino. Camino sin dudas complejo, con elementos exógenos a los que aún no les hemos encontrado la vuelta. Creo que queda abierta la discusión sobre el mismo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Entre Scioli que dice que este es "el Papa del mundo" y la noticia de que se estrenará un especial de dos horas titulado “El Papa del fin del mundo”, yo ya me estoy asustando en serio.

Anónimo dijo...

Comparto y coincido .. con Pablo
PB

Anónimo dijo...

A la gente no hay que seducirla. La Iglesia no es una agencia de publicidad.

Carlos

Anónimo dijo...

Bueno llegó Pablito el no entendedor de nada. Hay una nueva clase de neocon el "no entiendo porque esto no entiendo porque lo otro".... ¿no será que NO QUIERE entender??

Anónimo dijo...

Empezamos! http://www.catapulta.com.ar/?p=11132

Anónimo dijo...

"A la gente no hay que seducirla. La Iglesia no es una agencia de publicidad"
jajaja totalmente de acuerdo.

Sin embargo hay algo con lo que estoy de acuerdo con Pablo: "Una Iglesia que se mira el ombligo no sirve".

La Iglesia postconciliar es una Iglesia centrada en el hombre, que se dedica a mirarse el ombligo en lugar de mirar a Dios. Con una liturgia que pone al hombre en el centro y que tiene como prioridad agradar a los hombres de la comunidad antes que a Dios.

Lex Orandi, Lex credendi, Lex Vivendi.

Hasta que no dejemos de mirar al mundo y de mirarnos el ombligo y empecemos a mirar a Dios la cosa no va a cambiar. Y para ello hay que pasar por restaurar la forma que se le da culto a Dios, la Misa de siempre.

La misma propaganda de los ultimos 50 años ya hemos visto lo que ha traido. ¡Abrid las ventanas que llega la primavera! Y las ventanas se abrieron pero en su lugar llego un viento gelido invernal ¡Por algo las puertas estaban cerradas!

Pero Pablo y los de siempre siguen con lo mismo, queriendo abrir mas puertas y ventanas, para que los pocos que quedan en pie terminen de morir congelados.

Es querer curar al enfermo terminal con sanguijuelas.

Pablo dijo...

Discutir con anónimos es un terrible embole (ahora el vivito que trató a Su Santidad de grasa tendrá razones para calificarme con idéntico adjetivo), pero voy a hacer una excepción, dado que se han referido directamente a mi comentario.

Primer punto, lo de “neocon” no sé de dónde lo saca. Para despejar dudas, declaro en este humilde acto que soy Conservador, a secas.
Segundo, mi crítica se dirige al celo excesivo con el que se juzga cada palabra del Papa y cómo se derivan de ella interpretaciones que más que cuestionar sus decisiones o expresiones dejan entrever el nivel de intolerancia ideológica de buena parte de los opinantes. Se les escapa la tortuga muchachos, y se nota mucho.

Para ser más claros: desde la izquierda prácticamente se lo acusó de genocida y, como si ese disparate rastrero y miserable no hubiera sido suficiente, ahora desde la derecha se lo cuestiona por no ser suficientemente ortodoxo, de no esclarecernos sobre cuestiones morales, de ser ignorante, incapaz de solucionar los problemas que motivaron (supuestamente) su designación, de ser autoritario, etc. ¿Algo más que se les haya quedado en el tintero?

Para el comentario de Carlos: “La Iglesia no es un agencia de publicidad”. ¡Qué audacia, qué descubrimiento!!! Por supuesto que no es una agencia, ni de publicidad ni de nada más, pero si no es (no somos, curas y laicos) capaz de comprender los mecanismos que han llevado a tanta gente a alejarse de ella y, consecuentemente, a perder casi todo su capital político y su capacidad de influencia en la sociedad; no veo cómo puede revertir el proceso de secularización con fuertes dosis de anti-catolicismo en el que nos hallamos sumergidos. Cuando hablo de seducir me refiero a la necesidad de buscar nuevas formas de ofrecer, de acercar el mensaje de transformación de Cristo, formas de explicar cómo la Fe puede cambiar vidas, cómo puede ayudar a sobrellevar los problemas que la sociedad ridículamente individualista en la que vivimos nos plantea. No propongo un utilitarismo religioso, sino una primera aproximación, más comprensiva y empática, para ablandar los corazones encallecidos de quienes sienten el vacío que la ausencia de Dios les deja.

Veo gente en este blog bufando porque el Concilio Vaticano II les modificó el misal cuando hay quienes ni siquiera saben el padrenuestro, jóvenes que llegan a una Iglesia en el peor momento de sus vidas pidiendo ayuda, preguntando si les enseñan a rezar, y no encuentran nada ni nadie, o la encuentra cerrada. Me gustaría saber que consideran más importante. ¿O acaso creen que derogando los cambios en la liturgia la gente van a volver a raudales a misa?

Finalmente, para el nabo que dijo que el lema “pobreza cero” es un sofisma, le recomiendo repasar Lucas 10, 25-37 (El buen samaritano).

Dejo acá, porque esto es sólo un comentario y no quiero que se haga tan extenso.

Saludos.

Raúl B dijo...

Y ahora cómo es la cosa? Hay que viajar a Brasil o donar el importe?

Anónimo dijo...

"¿O acaso creen que derogando los cambios en la liturgia la gente van a volver a raudales a misa?"
Pablo, sinceramente creo que no entendés el problema.
Estás preocupado en que más gente se suba al barco cuando el barco está agujereado llenandose de agua.
Querés que la gente vuelva, yo me preocuparía más porque la gente que está, no se vaya.

Carlos

Anónimo dijo...

Pienso que hay mucha falta de Caridad en esta pagina. Si fuesen verdaderos católicos deberían dejar de juzgar tanto a los demás, ayudar a construir la Iglesia con humildad y espíritu evangélico. Los fariseos como ustedes criticaban hasta al mismo Dios, ellos solos eran los sabios. Jesús fue a los únicos a quienes trato con dureza. Fíjense si están tan unidos a Jesús cuando escriben todas estas cosas.