viernes, 9 de mayo de 2014

Aprestos en Isengard

Es fácil ver ya que en el valle de Isengard, hay fuego. Con frecuencia se alzan altas llamaradas y el espeso humo negro se avizora desde lejos.
No hay duda. Saruman, el Mago Blanco, se apresta para lanzar su primer ataque sobre las praderas a fin de destruir y quemar lo que aún queda en pie. Ya ha salido en expedición un primer escuadrón de orcos, y es bueno recordar que los orcos isengardianos son más fuertes, más altos y más inteligentes que los orcos de Mordor. Al mando está el despiadado Uglúk que, a pesar de sus años, no deja de proferir rugidos aterradores.

No es solamente una brevísima variación sobre un tema tolkiniano. Es el marco sobre el que pueden leerse las últimas declaraciones del cardenal Kasper:
“Quisiera comparar esta situación con la forma en la que la Iglesia católica ve a las demás Iglesias. La Iglesia católica es la verdadera Iglesia de Cristo, pero hay otras Iglesias que tienen elementos de la verdadera Iglesia, y nosotros reconocemos estos elementos. De la misma manera, podemos decir: el verdadero matrimonio es el sacramental; el segundo no es un matrimonio en el mismo sentido, pero tiene elementos del primero: la pareja se cuida recíprocamente, están vinculados exclusivamente uno al otro, pretenden permanecer en este vínculo, cuidan a los niños, llevan una vida de oración, y así… No es la mejor situación. Es la mejor situación posible”.
“¿Vivir juntos como hermano y hermana? Naturalmente tengo un enorme respeto por los que están haciendo esto -dijo Kasper. Es un acto heroico, y el heroísmo no es para el cristiano promedio”.

Reflexión de Ludovicus: Si el vivir en abstinencia sexual, tal como aconsejaba Juan Pablo II a las parejas de hecho, es un acto heroico al que solamente algunos pueden acceder, se sigue necesariamente que el celibato sacerdotal es también un acto heroico y no un acto arduo y difícil.
Si un obispo como Kasper, que está obligado al celibato, dice que este estado es solamente para los héroes, quiere decir que, o bien él es un héroe, o bien es un picarón.

¡Ay Gasparín, Gasparín, no quisiera estar en tu pellejo el día del juicio!

42 comentarios:

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

También es cierto que la apostasía de Saruman permite que un hombre digno de tal trono, se eleve, Gandalf.

Como la apostasía de Smeagol/Gollum genera a Frodo.

Como la apostasía de Denethor le allana el camino a Aragorn.

De Bergoglio, posterior a la muerte física de Su Santidad Benedicto XVI, surgirá, siguiendo a San Malaquias, Pedro Romano o Pedro II, el ultimo Papa antes de la Gloriosa Venida de Nuestro Señor.

Tan mal no estamos...

Ludovicus dijo...

Se va bajando el listón. Pronto escucharemos hablar de héroes políticos por no cobrar coimas, santos laicos por no acostarse con la secretaria o dignos narcos que rehúsan heroicamente matar a civiles inocentes. Ni que decir de los matrimonios que practican el heroico método Billings, cuando tanto cura manga ancha habilita anticonceptivos.

Algún día tendremos un Programa de Héroes Cuidados, encabezado por un señor que no hace pis en la pileta. Al fin de cuentas, no estamos en las épocas del Pélida ni del Telamónida.

Al final, tenía razón el sentimental y reblandecido Bioy, que decía que toda éramos héroes, porque teníamos que sufrir la vejez y la muerte.

Subsiste, no obstante un problema.¿Cómo llamar a los héroes, a los verdaderos, a los bomberos de las Torres, a los que arriesgan su pellejo todos los días, a los voluntarios de Chernobyl? Habrá que inventar una palabra.

Ludovicus dijo...

Respecto del otro dictum de Kasper, permítaseme manifestar mi total asombro. El Antiguo Testamento despliega una teología de Israel en torno a la figura del Esposo y la Novia. Yaveh es el esposo celoso que no admite infidelidades ni tercerías. San Pablo retoma el símil, indicando que hay un gran misterio en el matrimonio, sacramento que significa y realiza el misterio de Cristo y de la Iglesia.
Pues bien, en un astuto plan de deconstrucción, Kasper apela a la dudosa eclesiología ecuménica, indicando que así como la misma reconoce otros "elementos de santificación" en las otras "iglesias", hay también "elementos del matrimonio" en otras uniones.
Dicho de otro modo, si se acepta la fornicación con otras iglesias como algo valioso e inspirado por el Espíritu, que no es monopolizado por la única Iglesia, debemos aceptar la fornicación extramatrimonial, que no puede ser monopolizado por el matrimonio.
Fuera de la Iglesia hay salvación, por ende fuera del matrimonio puede haber (lícita) fornicación.
Un fruto interesante del magisterio posconciliar, seguramente, y muy inspirado.

Anónimo dijo...

La Iglesia desde el Concilio ha silenciado, ninguneado a las virtudes más machazas, ensalzado las otras.
Y estos clérigos son la resultante de aquella pedagogía.
Cuando Kasper dice aquello, es sincero. Lo cree. El se cree Sansón.
Posta, se lo cree.

Wanderer dijo...

La "doctrina Kasper" puede aplicarse a numerosos casos:
1. Lo perfecto es el matrimonio entre el hombre y la mujer. Pero, de hecho, hay personas homosexuales que conviven en fidelidad y amor con otra persona de su mismo sexos. No es lo mejor, pero es lo mejor posible. Entonces, luego de un periodo de penitencia y orientación, pueden ser aceptados en el "banquete eucarístico".
2. Lo perfecto es cada cual posea sus propios bienes pero, de hecho, hay personas que no poseen bienes suficientes para vivir dignamente y, entonces, roban el LCD del vecino para poder ver el Mundial. No es lo mejor, pero es lo mejor posible.
3. Lo perfecto es ir a Misa los domingos pero, de hecho, hay gente que trabaja mucho durante la semana y se dedica el domingo a gozar de un merecido descanso por lo que no asiste a Misa aunque reza un misterio del Rosario en compensación. No es lo mejor, pero es lo mejor posible.

Wolf Yautja dijo...

estimado wanderer, por cierto, si bergoglio admitiese la comunión a los adúlteros; esto podría ser causa de un futuro cisma pasando bergoglio a convertirse en antipapa?. gracias

Ludovicus dijo...

Ni que decir de un narcotraficante que tiene compromisos, una familia que mantener y decenas de puestos de trabajo vinculados con su giro empresario. No será lo óptimo, pero ha construido una familia sólida y próspera y un polo de desarrollo en la región. Además, se esfuerza por vender buena mercadería, no la adultera y en lo posible, la exporta a malévolos imperios capitalistas, negándose a comercializarla entre sus compatriotas.

Si después de un período de penitencia, orientación y comuniones espirituales desea comulgar, ¿quienes somos para impedírselo?

Daniel Huntington dijo...

Antes de la marcha final a Mordor y del regreso del Rey hay que pasar por el Abismo de Helm, rogando que Gandalf vuelva pronto...y bien armado.
En la Tierra Media, un orco invitaba por sí solo a matarlo.
En la Tierra Moderna, aprendieron la lección y los peores se ocultaron en púrpura.

Daniel Huntington

Dummy dijo...

Nunca entendí éso lo de vivir heróicamente como hermanos.

En el derecho argentino, por ejemplo, se establece que el adulterio no sólo implica mantener relaciones carnales con un 3ro; sino también en mostrarse en situaciones equívocas, en público con tal 3ro en cuestión.

Y qué es más equivoco que te vean salir y entrar todos los días a la misma casa donde también vive tal otra persona?

Nunca pensé en decir ésto, pero estoy empezando a ver más mentalidad católica en el maldito cuadernito sarsfieldiano, que en los pastores.

Pretorian Dummy.

Benign_o dijo...

Estos dias parecen un revuelto de Soloviev, Benson, O Brien, Castellani, Wast y San Juan.
Octubre lo va a definir todo, pronto vamos a saber si nos tenemos que ir a las montañas o si todavia podemos tirar unos dias mas en el llano.

Anónimo dijo...

"...pero hay otras Iglesias que tienen elementos de la verdadera Iglesia, y nosotros reconocemos estos elementos."
Queeee!!?? Que alguien me traduzca, que ésto parece francisquismo puro. "Hay iglesias que tienen elementos de verdadera iglesia". No entiendo.
Lo siento Kasper. Los que no somos apóstatas como vos, NO reconocemos elementos verdaderos en otras iglesias con minúscula.

Genjo dijo...

No hace falta maliciar para afirmar que la doctrina kasper aplicada a las relaciones "amorosas" que señalan Ludovicus y Wanderer, es aceptable para quien cree que la teología de Kasper está hecha de rodillas. Toda condición es que en su conducta, quien tenga una relación amorosa del tipo que sea, busque el bien del otro, no sólo el propio.
Por eso estos ejemplos, que para un católico, resultan inadmisibles, para un kasperiano, serán probatorios de que debería relajarse la posición pastoral, porque algo de bueno hay en todos esos afectos y, por lo tanto, algo salvable en todos ellos.
Cuidado, que los ejemplos los carga el diablo.

Anónimo dijo...

Desde el Concilio Vaticano II, venga a jugar con la Verdad. Miren este chiste: http://infovaticana.com/blog/cristo-era-sabio/acusan-al-vaticano-de-tortura/

Y dijo...

Benigno: En octubre no se va a definir ni aclarar nada. Al contrario: el Sínodo será una ceremonia de la confusión y de la ambigüedad, que dejará el asunto más turbio, embrollado, discutido e indefinido. En deshonor de la verdad y mengua de la gloria de Dios y para mayor daño de las almas. A eso juegan.

Jack Tollers dijo...

Si nosotros somos "más papistas que el Papa", este Kasper es "mas cristiano que Cristo"...

Lo digo por esto de sus distinciones pastorales tan finas, tan misericordiosas, tan tiernas...

En cambio, Cristo, cuando habla, es terriblemente "dogmático" y no se anda con chiquitas. Que no sólo se conforma con condenar el adulterio, sino que habla del "adulterio del corazón". Para agregar a continuación:

"Si, pues, tu ojo derecho te hace tropezar, arrácatelo y arrójalo lejos de ti; más te vale que se pierda uno de tus miembros y no que sea echado todo tu cuerpo en la gehenna. Y si tu mano derecha te es ocasión de tropiezo, córtala y arrójala lejos de ti; más te vale que se pierda uno de tus miembros y que no sea echado todo tu cuerpo en la gehenna" (Mt. 5:27-30).

En cambio, este Kasper, seguramente encontrará "elementos positivos" en el ojo, en la mano derecha... y jamás los arrojaría a... ¿adónde?

Si no hay Gehenna, qué va a haber (¿o no habéis oído hablar de la "Nueva Evangelización?").

J.T.

Javier dijo...

Tengo la impresión de que el problema de los divorciados en segunda unión -como casi todo-, es en última instancia el del Pecado de Adán: ¿quién tiene la atribución de definir que es el Bien y que es el Mal?, ¿Dios o el Hombre?. Según el Génesis es la atribución particularísima que se reserva Dios a Sí mismo. Y el Pecado de Adán es justamente querer definir él mismo el Bien y el Mal. Es decir, la invitación del Demonio es “serán como dioses, conocedores del Bien y del Mal”. Más claro imposible. Y Adán quiso ser Dios, definió él mismo el Bien y el Mal, y por tanto idolatró, se adoró a sí mismo. A lo que voy: una vez que se identifica el mandato de Dios, cualquier evaluación, análisis, o comparación de ese mandato, implica que hay una tabla de Bien y Mal ajena a Dios, anterior a Dios, y mejor que Dios, que está en posesión del Hombre. Al momento de decir “pero esto que nos mandó Dios, ¿no será sólo para los capaces de heroicidad?” estoy idolatrando, por el mismo hecho de decirlo. La clara reversión del Pecado de Adán está en Abraham (y en plenitud en Cristo, por cierto). A Abraham Dios le pide que sacrifique a su hijo único, al hijo de la Promesa, nada menos. Y Abraham no duda, se pone en marcha, a cumplir la voluntad divina, que es el Bien, porque es de Dios, y Dios es el Bien por definición. Si Dios lo ordena, se hace, y punto. O bien se elige idolatrar (Ojo, obedecer dista de ser fácil, y dudo que yo fuera capaz de lo que fue capaz Abraham. Eso sí fue heroico.). Y ahora acá tenemos un montón de obispos católicos debatiendo la aplicabilidad de una orden clara sobre el matrimonio que emana directamente de Dios. Están idolatrando, lisa y llanamente. Ya lo han hecho, independientemente de lo que decidan en el Sínodo. Ya han idolatrado -y la Iglesia con ellos- por ponerse a definir el Bien y el Mal. Se han hecho a sí mismos como dioses. Cuando los Reinos de Israel y de Judá -que tenían promesas de protección divina bastante poderosas- idolatraron, terminaron muy mal.

Anónimo dijo...

El risueño Casper manosea la comunión espiritual de la que habla Benedicto y dice: "la Iglesia mediante el sacramento del perdón debería ser capaz de perdonar si Dios lo hace. De lo contrario habría una oposicion entre Dios y la Iglesia, y este sería un enorme problema”.

Si comulgo espiritualmente, estoy unido a Cristo. Si estoy unido a Cristo, no estoy en pecado. Si no estoy en pecado, puedo comulgar sacramentalmente. Voilá. En menos de 30 palabras y un solo "razonamiento" idiota se despachó dos milenios, guerras, martirios y elevados testimonios, la moral familiar, la moral personal, la teología sacramental y hasta la doctrina política. Y todo bajo el diabólico sofisma de no oponerse a Dios.

Tiene razón el sonriente Casper: estamos ante un problema enorme. Él. Pero ojalá que fuera sólo él.

Chino Benítez

Ludovicus dijo...

El comentario de Javier es dolorosamente certero. Aquí no se discute la pastoral del divorciado, ni las formas de pertenencia de las personas divorciadas a la Iglesia, etc.
Aquí se trata de la conversión del fruto del Arbol de la Cruz en el fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, retrocediendo la historia de la Salvación de Dios al hombre.

Anónimo dijo...

Y más todavía, porque su antiverbo es una ciénaga y es profunda. Dice que si la Iglesia se negara a esta comunión sacramental justificada por el fracaso, entonces la Iglesia estaría oponiéndose a Dios...

Ya aburre toda burla o ironía que pueda inspirar este sofisma. Si frente al demente no hay posibilidad real de combate, frente a esta nueva clase de malditos lo único que se puede hacer es oírlos por el lado del culo y dedicarse a las personas buenas y a los confundidos.

Chino Benitez

Juan dijo...

Anónimo de las 13:14

El punto que Ud cita es central, y su resolucion es muy simple: cuando Benedicto XVI dijo que los re-casados civilmente podian hacer comunion espiritual, se equivocó lisa y llanamente. Esto queda claro a partir de los siguientes tres puntos:

a. Para que la comunión espiritual sea digna y fructuosa, la persona debe estar en gracia de Dios. Cito a Royo Marín:

"3) Los que están en pecado mortal deben hacer un acto previo de contrición, si quieren recibir el fruto de la Comunión Espiritual. De lo contrario, para nada les aprovecharía, y sería hasta una irreverencia, aunque no un sacrilegio."

La diferencia con la comunion sacramental es que para esta última se requiere tambien haberse confesado, y no basta con haber hecho un acto de contricion (excepto en el caso del sacerdote celebrante, segun Trento).

b. Un acto de contrición incluye necesariamente el propósito firme de no pecar más.

c. Toda relación sexual fuera del matrimonio es pecado grave.

De a, b y c, surge que, para hacer una comunion espiritual digna y fructuosa, un re-casado civilmente debe decidir firmemente terminar con la convivencia actual o, en todo caso, pasar a hacerla en modalidad "hermano-hermana".

Si Benedicto XVI dijo que, sin este requisito, un re-casado civilmente puede hacer comunion espiritual, fue un claro error de consecuencias lamentables, porque está dando pie a Kasper para sostener su heterodoxia.

Por otro lado, seria interesante verificar si B_XVI efectivamente dijo eso, y en qué contexto.

La alternativa a este razonamiento es que Royo Marin esté equivocado, y para la comunion espiritual no se requiera estar en gracia de Dios. Aunque esta alternativa es a mi juicio erronea, una consecuencia clara de ella es que el razonamiento de Kasper se vendria abajo directamente.

Ecumenicus iuxta modum dijo...

Sobre el comentario de Ludovicus del 9 de mayo de 2014, 19:37.

Aun reconociendo los elementos de santificacion en otras iglesias, hay una diferencia fundamental con el caso de la union adúltera.

Ante todo, consideremos las Iglesias Ortodoxas, griega, rusa, etc. Tienen episcopado válido, Eucaristía válida y los otros sacramentos. A mi juicio, si un fiel Ortodoxo recibe esos sacramentos en buena conciencia, o sea creyendo sinceramente que la comunión Ortodoxa es la verdadera Iglesia fundada por Cristo, ese fiel recibe la gracia santificante, aunque ellos no hablen en terminos de gracia creada sino de energias divinas, en el marco palamista.

La diferencia esencial con el adulterio post-matrimonio verdadero es que, para que lo que dije en el párrafo anterior sea válido, el fiel Ortodoxo debe estar en estado de ignorancia invencible respecto a la identidad de la verdadera Iglesia, lo cual requiere usualmente que haya sido criado en una Iglesia Ortodoxa. Pero no sería válido si Ud (Ludovicus) alegremente deja la Iglesia Católica y se pasa a alguna Ortodoxa, porque Ud no va a estar recibiendo esos sacramentos, que en sí son válidos y por lo tanto "elementos de santificación", en buena conciencia. Por lo que para Ud no van a ser causa de santificacion sino de condenacion.

La situacion de los que se unen en adulterio post-matrimonial equivale a la de Ludovicus haciendose Ortodoxo griego, y no a la de Arístides Papatanasios, verdulero de Atenas.

Le Sommelier dijo...

Que una pareja viva en abstinencia sexual puede de hecho ser mas heroico que el celibato sacerdotal.

Usando una analogia muy simple, que no implica ignorar el aspecto personal, o considerar al otro como un objeto, etc.: es mas facil abstenerse permanentemente de tomar vino cuando en casa nunca hay una botella, que abstenerse permanentemente cuando sobre la mesa todos los dias hay una botella de un buen reserva.

Destaco el "permanentemente" porque hace a la diferencia con la situacion de los esposos que practican el método Billings.

Le Sommelier dijo...

Por si lo que acabo decir puede ser interpretado como respaldando la tesis de Kasper, ésa no es mi posición.

En mi analogía, si el médico me dijese que beber vino puede ser mortal para mi salud, y si yo sé que abstenerme de hacerlo, habiendo siempre una botella de buen vino sobre la mesa, plantearia una exigencia que excederia mi capacidad de auto-control, pues entonces debo poner distancia entre esa mesa y yo.

En el caso real que nos ocupa, y usando palabras de Jesús, se aplica el pasaje citado por Jack Tollers. Y tambien éste: «Si alguno viene donde Mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío. El que no lleve su cruz y venga en pos de Mí, no puede ser discípulo mío.» (Lc 14,26-27)

Cabe destacar que en este último pasaje Jesús se refiere a la esposa legítima. Con cuanta más razón se aplica a la concubina. (Obviamente teniendo en cuenta el sentido correcto de "odiar" en ese pasaje.)

Y tambien se aplica el que sigue:

«Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla?» (Lc 14,28)

Es perfectamente comprensible que alguien unido ilegitimamente, y que ahora quiere convertirse al Señor, reconozca honestamente que "no le da el cuero" para convivir con su pareja ilegitima "como hermano y hermana". En ese caso la solucion es solo una, y no la de Kasper.

CUM dijo...

Don Wanderer, el nivel de los comentarios se ha elevado a niveles de excelencia, digan lo que digan los mitristas -Adolfo Alsina dixit.

Muy buenos!!!

Hay que "panfletiarlos" entre los amigos que aún no frecuentan el blog.




Andrea Greco de Álvarez dijo...

A mí lo que me "gustó" de Kasper es su capacidad para parcializar la verdad. Dice “Y entonces, ¿qué pasa con el primer matrimonio?”. “El primer matrimonio es indisoluble -responde Kasper-, porque el matrimonio no es solo una promesa entre dos partes; es también una promesa de Dios, es lo que Dios hace y ha hecho en todos los tiempos. Por lo tanto, el vínculo del matrimonio permanece (...) “El segundo matrimonio, naturalmente, no es un matrimonio en el sentido cristiano. Y yo estaría en contra de celebrarlo en una Iglesia. Pero hay algunos elementos del matrimonio (...)el verdadero matrimonio es el sacramental; el segundo no es un matrimonio en el mismo sentido, pero tiene elementos del primero"
La Verdad es que cuando leí esto me acordé de la genial fábula campera de Castellani "Cambia y se muda, es un tergiversador". Me parece que viene como anillo al dedo. Para el que no la conozca la puede leer en: http://quenotelacuenten.verboencarnado.net/?p=463

Rimador Compulsivo dijo...

Sólo una sugerencia de estilo, para que los niños puedan memorizar la lección magistral:"Ay Gasparin, Gasparín, no quisiera estar en tu pellejo el Día del Fin"
Rimador Compulsivo

Orate fratres pro Ecclesia catholica dijo...

Estimados, sugiero incorporar a las intenciones de sus oraciones un pedido de que el Espíritu Santo ilumine a Francisco para entender que la posicion de Kasper es irreconciliable con las palabras de Jesús, y lo mueva a tomar distancia de ella.

Anónimo dijo...

Wanderer, me gustan mucho las analogías tolkienianas. Aunque no soy experto, claro, en esa literatura.

¿No le parece que, en esa lógica, se puede pensar que -estoy diciendo barbaridades, pero ya estamos- si Francisco es Saruman, Benedicto es Gandalf? El cual, en un momento de la trilogía, parecía haber desaparecido, y luego volvió.

No sé por qué tengo la intuición de que será nuevamente Gandalf el que venga en auxilio de la comunidad.

Y que, por otro lado, cuando parezca que estamos por perecer -como casi al final de la trilogía- llegará de modo impensado la derrota del mal.

Gandalf, volvé!

Anónimo dijo...

La idea de que los vueltos a casar (por civil) no pueden separarse sin graves daños busca la solución por aplicación del ad impossibilia nemo tenetur. Nadie está obligado a lo imposible. En este caso entraría también la figura del tamquam frater et soror (que vivan como hermano y hermana). En el fondo es volver a la esclerocordia de la doctrina mosaica: Moisés permitió el repudio por la dureza del corazón, es decir: no podían cumplir sine gravi incommodo: se hacía muy difícil. Lo de la heroicidad de Kasper es entendible, en cuanto siguen cohabitando. Que los obispos aplican estos criterios con el celibato, es una secular tradición: los clérigos abarraganados (más o menos) notoriamente son tolerados porque de lo contrario muchas parroquias quedarían vacías. El problema es que en el Evangelio Jesucristo desechó la solución mosaica y reivindicó la indisolubilidad con la imposibilidad de nuevo matrimonio o convivencia. Doctrina dura si la hay !! Sobre el celibato, Jesucristo elogió a los eunucos por el Reino. Propuesta de vida que no es ofrecida a todos, lo dice el mismo Jesús! Que conviene o no conviene mantener ligado el sacerdocio latino a la disciplina del celibato es otra discusión. Para hacerla con seriedad hay que partir de considerar que se trate de celibato de verdad, no de vidas dobles o con escapadas sistematizadas. La disciplina oriental ofrece las alternativas de clérigos célibes o casados, son dos perfiles de ministerio con rasgos diversos. Pero nadie piense que la cuestión del celibato resuelve el numero de vocaciones, no es así ni en oriente ni en los luteranos. Lo del celibato vale plantearlo por cuestiones de salud psíquica y moral de los involucrados.
Otro sj

Ludovicus dijo...

Otro sj: "secular tradición" que los curas abarraganados sean tolerados para que no se desatiendan parroquias?

¿No será mucho?

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

Antes de ser Gandalf el Blanco, debió ser el Gris; transfigurada su persona mediante la lucha con el Balrog y la persecución desatada desde Mordor.

Lo mismo ocurre con Frodo y su retorno de entre los muertos luego ser atacado por la araña gigante debido la traición de Gollum.

Mismo pasaje místico experimenta Aragorn al reclamar la lealtad del ejercito maldito en las profundidades de la montaña embrujada.

" Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto." (San Juan 12, 14)

Anónimo dijo...

A Ludovicus meridianus le digo que, leyendo distinto material de las diversas épocas, surge que la inobservancia del celibato eclesiástico es difundida y tolerada. Mas aun: en nuestro tiempo pareciera que se lo cumple mas que en otras épocas pasadas. Los siglos de seminarios de inspiración tridentina hicieron su efecto positivo en la formación y diciplina del clero. En los últimos cincuenta años la crisis lo ha golpeado y cuestionado. En ella juegan muchos factores que aquí sería muy largo desarrollar. No es fácil salir de ella ni es cuestión de una simple decisión disciplinar. Por de pronto, Ludovicus meridianus, hágase amigo de los curas que tenga a mano y acompáñelos con amistad sincera y sensata opinión cuando haga falta. Otro sj.

Ludovicus dijo...

Estimado sj, gracias po el consejo. Aunque advierto que entre mis amigos curas (que no curas amigos) no hay ni miembros de la denominada Compañía ni cultores de la por Ud llamada "secular tradición".
Toto corde

Martin Ellingham dijo...

Juan:

Me parece que Royo Marín se excede. Así definen otros autores la comunión espiritual:

«Quien se encontrara en la imposibilidad de comulgar sacramentalmente procure al menos hacer una comunión espiritual, que consiste en un acto de fe en la presencia de Jesús en la Eucaristía, de dolor de los pecados cometidos, sentimiento por no poder recibir la santa comunión y un vivo deseo de unirse con Nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía» (Roberti-Palazzini).

En la definición que cito se habla de dolor como condición suficiente para la comunión espiritual, no de propósito de enmienda, que en el caso que comentamos falta o es dudoso y por ello no puede haber absolución sacramental. El deseo de unirse a N.S. es un momento posterior y condicionado. En todo caso, es posible que mediante la comunión espiritual se reciba la gracia de una conversión profunda, con suficiente propósito de enmienda para llegar a cortar la ocasión próxima de pecado, sea mediante la separación de lecho y mesa o haciendo el propósito de vivir como hermano y hermana.

Saludos.

Juan dijo...

Martín,

la posicion de esos otros autores, que Ud comparte, no presenta ningun problema a los efectos del tema en cuestion, porque implica que el razonamiento de Kasper se cae directamente. Recordemoslo citando de la entrevista enlazada en articulo:

"A todos los que dicen que viven en una situación de pecado, les respondería que Papa Benedicto XVI ya dijo que estos católicos pueden recibir la comunión espiritual. Comunión espiritual significa estar unido con Cristo. Pero si yo estoy unido con Cristo, no puedo vivir en una situación de pecado grave. Y entonces, si pueden recibir la comunión espiritual, ¿por qué no pueden recibir la comunión sacramental?"

Si comunión espiritual no implica "estar unido a Cristo" sino "un deseo de llegar a estar unido a Cristo", entonces no es incompatible con "vivir en una situación de pecado grave", y en ese caso la persona en cuestión no puede recibir la comunion sacramental.

En definitiva, cualquiera sea la posicion correcta sobre los requisitos para la comunión espiritual, ya sea la estricta de Royo Marín o la laxa de Roberti-Palazzini, el razonamiento de Kasper es erroneo. La diferencia es que, si la posicion de Royo Marín es la correcta, Benedicto XVI se habria equivocado cuando dijo que los unidos en concubinato pueden recibir la comunión espiritual, si es que de hecho lo dijo.

Juan dijo...

Addendum: he buscado textos de Benedicto XVI sobre comunión espiritual y divorciados, y lo más relevante que encontré está en la exhortación apostólica "Sacramentum Caritatis". Puede ser útil citarlo porque lo escrito en una exhortación apostólica tiene más peso magisterial que lo dicho en una homilía o una catequesis de los miércoles.

En la exhortación, Benedicto habla sobre comunion espiritual en la seccion 55:

"Aun cuando no es posible acercarse a la Comunión sacramental, la participación en la santa Misa sigue siendo necesaria, válida, significativa y fructuosa. En estas circunstancias, es bueno cultivar el deseo de la plena unión con Cristo, practicando, por ejemplo, la comunión espiritual,"

Esto es compatible con ambas posiciones sobre las circunstancias en las que no es posible acercarse a la Comunión sacramental pero sí hacer una comunión espiritual. Para Roberti-Palazzini es no estar en gracia de Dios, mientras que para Royo Marín es no haberse todavia confesado.

El tema de los divorciados y vueltos a casar es tratado en la sección 29:

"El Sínodo de los Obispos ha confirmado la praxis de la Iglesia, fundada en la Sagrada Escritura (cf. Mc 10,2-12), de no admitir a los sacramentos a los divorciados casados de nuevo, porque su estado y su condición de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia que se significa y se actualiza en la Eucaristía. Sin embargo, los divorciados vueltos a casar, a pesar de su situación, siguen perteneciendo a la Iglesia, que los sigue con especial atención, con el deseo de que, dentro de lo posible, cultiven un estilo de vida cristiano mediante la participación en la santa Misa, aunque sin comulgar,"

"cuando no se reconoce la nulidad del vínculo matrimonial y se dan las condiciones objetivas que hacen la convivencia irreversible de hecho, la Iglesia anima a estos fieles a esforzarse por vivir su relación según las exigencias de la ley de Dios, como amigos, como hermano y hermana; así podrán acercarse a la mesa eucarística, según las disposiciones previstas por la praxis eclesial. Para que semejante camino sea posible y produzca frutos, debe contar con la ayuda de los pastores y con iniciativas eclesiales apropiadas, evitando en todo caso la bendición de estas relaciones, para que no surjan confusiones entre los fieles sobre del valor del matrimonio."

Totalmente claro dos veces: "aunque sin comulgar," y "así (viviendo como hermano y hermana) podrán acercarse a la mesa eucarística".

Anónimo dijo...

Resumido, se trata de destruir el significante -el matrimonio- porque ya han destruido el significado -el desposorio de Cristo con la Iglesia, la Segunda Venida, Las Bodas del Cordero.
¿Quién que matado a un ser querido, que vive bajo su propio techo, soportaría ver su cuarto tal y como lo dejó, con sus cosas, sus fotos, sus libros....?
No lo soportan.

Vladimir.

Anónimo dijo...

Don Wanderer,perdone la dislexia dactil, o de los dedos. Quise decir Quien que HA matado...

Vladimir.

Martin Ellingham dijo...

Juan:

Lo de Kasper es un sofisma. Dice K.:

“Comunión espiritual significa estar unido con Cristo. Pero si yo estoy unido con Cristo, no puedo vivir en una situación de pecado grave.”

Esto es falso dicho sin distinción. Se puede estar unido a Cristo mediante una fe informe porque no se está en gracia. Los pecadores son miembros de la Iglesia, aunque carezcan de un organismo sobrenatural íntegro.

“Y entonces, si pueden recibir la comunión espiritual, ¿por qué no pueden recibir la comunión sacramental?”

Otra falsedad. Pueden recibir la comunión espiritual, porque tienen fe (informe) y tal vez dolor por sus pecados de adulterio, pero como no tienen propósito de enmienda, no pueden recibir la absolución sacramental que los habilitaría para la comunión sacramental.

Es un tema a explorar, pero adelanto una hipótesis: algunos autores espirituales han exagerado el efecto de la comunión espiritual (no sacramental).

Saludos.

Ludovicus dijo...

Está el caso de la protagonista de Le Soulier de Satin, a la que Claudel le hace dejar una zapatilla a la Virgen para "entrar en el pecado con un solo pie". El pecador puede y debe no desesperar y orar al Señor, incluso en el pecado. Pero eso no significa que esté en gracia, sino que no adhiere íntegramente al pecado y por tanto pone ocasión a la acción de la gracia, dice Santo Tomás.
Efectivamente, lo de Kasper es un sofisma, parecido a ese caso jesuítico sobre si se puede fumar mientras se reza.

Juan dijo...

Martin, hay dos posibles maneras de interpretar la expresion "unido con Cristo" en el razonamiento de Kasper: un sentido estricto de unión por la infusión de la gracia santificante y la caridad, y un sentido amplio que comprende el anterior y la union imperfecta por fe informe. A priori, ambas maneras de interpretar la expresion son legitimas. Yo mostré que el razonamiento es erroneo cuando se adopta la primera, y vos cuando se adopta la segunda. A mi juicio, no parece que el tema dé para más.

Martin Ellingham dijo...

Juan:
De acuerdo en todo.
Saludos.