martes, 29 de julio de 2014

El decálogo de la felicidad del Papa Francisco

En un envión de llamas de fuego, níveas palomas y vientos huracanados, el Espíritu Santo se posó sobre el Papa Francisco que ha sorprendido a la Cristiandad toda con el decálogo de la felicidad, o lo diez consejos para ser felices.
A fin de que los lectores del blog puedan ser felices aún más rápidamente, aquí va una versión ilustrada de los diez consejos:

1. Vivir y dejar vivir



2. Darse a los demás

3. Moverse remansadamente

4. Jugar con los chicos

5. Compartir los domingos con la familia

6. Ayudar a los jóvenes a conseguir empleo

7. Cuidar la naturaleza

8. Olvidarse rápido de lo negativo

9. Respetar al que piensa distinto

10. Buscar activamente la paz

20 comentarios:

Genjo dijo...

Es el comentario adecuado al decálogo.

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

Estudiar la vida y la obra del mago negro británico, Aleister Crowley, todo el movimiento Flower Power/Mayo francés, se basa en su doctrina satánica.

De ahí saco Bergoglio esto.

Les dije que no lo subestimen...

Javier dijo...

Como me dijo un querido amigo, Bucay hubiera hecho un decálogo mejor que el de Francisco.

Josefina dijo...

Y... tal cual... Para llorar a gritos. O más bien, flagelarse ininterrumpidamente.

Javier dijo...

Wanderer,
es muy interesante y para meditar una frase del artículo 9 del decálogo de Francisco: "pero lo peor que puede haber es el proselitismo religioso". Ojo, dice que es "lo peor", no algo poco recomendable, o aún malo, sino que sencillamente es "lo peor". Viniendo de un Papa -custodio de la Verdad Revelada-, y que además está bajo órdenes específicas de Jesucristo de ir a hacer discípulos (Mateo 28:19), es una frase bastante sorprendente.

Anónimo dijo...

No entiendo como Super Pancho se olvido´de mencionar que hay que cepillarse los dientes despues de cada comida.Lustrarse los zapatos antes de ir a un casamiento o darle el asiento a las viejitas y a las embarazadas en el colectivo.

Pascuso Atenagoras Suarez

Anónimo dijo...

Somos muy pocos los que nos escandalizamos por estas bergogliadas. El "Decàlogo" apuntado por Francisco alcanza y sobra para extasiar a las dirigencias catòlicas, es lo que quieren oìr. Francisco sabe lo que hace: las tìmidas referencias de Benedicto XVI a la Doctrina y la Tradiciòn le valieron ser corrido a cascotazos y tener que soportar la desobediencia y hasta el amotinamiento de conferencias episcopales en pleno. Cada dìa me convenzo màs que estamos en tiempos parusìacos.

Anónimo dijo...

Y Nuestro Señor Jesucristo? Y la necesidad de penitencia para redimir los pecados (personales, no de "la iglesia en el pasado")? Y la Fe, la Esperanza y la Caridad?

Mejor no hablar de eso porque ya pasó de moda... y al mundo y al Príncipe de este mundo no le gustan esas antigüedades !

Podríamos hacer una estadística de las veces que el pontífice nombra a Nuestro Señor Jesucristo. Y para qué decir de su Reino. Habría, quizá, que leerle el comienzo del Evangelio de San Juan? Todo eso es "verso" para los cara de pepino en vinagre, nos contestaría con su cultura culinaria -o mejor dicho, de almacén de barrio porteño.

Anónimo dijo...

Actúa como el jefe de una ONG internacional con fines solidarios; la masonería lo consiguió finalmente.

Anónimo dijo...

Parece que los horizontes de Francisco y su concepto de felicidad no tienen nada que ver con lo eterno.

Anónimo dijo...

http://www.lanacion.com.ar/1698972-raul-zaffaroni-le-agradecio-al-papa-por-la-carta-en-que-critico-las-penas-mas-duras-no-podia-haber-sido-mas-oportuno


Ireneo

Anónimo dijo...

PROFECÍA DE ANA CATALINA EMMERICK PARA EL FIN DE LOS TIEMPOS

Beata Ana Catalina Emmerich
«Vi en una ciudad, una reunión de eclesiásticos, de laicos y de mujeres, los cuales estaban sentados juntos, comiendo y haciendo bromas frívolas, y por encima de ellos una nube oscura que desembocaba en una planicie sumergida en las tinieblas.

En medio de esta niebla, vi a Satán sentado bajo una forma horrible y, alrededor de él, tantos acompañantes como personas había en la reunión que ocurría debajo. Todos estos malos espíritus estaban continuamente en movimiento y ocupados en empujar al mal a esta reunión de personas. Ellos les hablaban a la oreja y actuaban sobre ellos de todas las maneras posibles. Estas personas estaban en un estado de excitación sensual muy peligroso y ocupado en conversaciones ociosas y provocantes.

Los eclesiásticos eran de esos que tienen como principio: «Hay que vivir y dejar vivir. En nuestra época no hay que estar aparte ni ser un misántropo: hay que alegrarse con los que se alegran». (AA.II.488)

Wolf Yautja dijo...

bergoglio; el peor papa desde hace siglos!

Anónimo dijo...

Como parte de su programa de responsabilidad social empresarial, The Coca-Cola Company fundó un "Instituto de la Felicidad". Vean sus sabios consejos vertidos en Twitter y díganme a que se parece: https://twitter.com/Inst_Felicidad

¡Han "cocacolizado" al catolicismo!

Javier dijo...

Esto que está pasando me recuerda bastante a la situación de la Iglesia que describe Castellani en "Su Majestad Dulcinea".

GUILLERMO ROA dijo...

Dios mío, a lo que hemos llegado! Aquí en España hay un dicho popular que dice: "Si así es el Abad, ¡cómo serán los frailes!" Pues eso digo yo: cómo serán los cardenales que le eligieron. Y a eso le llaman inspiración del ES!

Anónimo dijo...

También recuerda al proyecto para gobernar la Iglesia de fray Simón de Samaria en Juana Tabor.

Anónimo dijo...

Es el peor Papa en siglos. Aún me pregunto cómo pudo suceder a Benedicto XVI

fripper dijo...

Me duele profundamente ver tales críticas al Papa, la cabeza de nuestra Iglesia. Siento como si hablaran de mi padre y me duele.

Yo también creo que ese decálogo es muy desafortunado, pero ni siquiera estoy seguro de que lo haya pronunciado él mismo. ¿Han leído sus homilías? ¿Su Lumen Fide? ¿Su Evangelii Gaudium, que es, en opinión de un amigo mío del Opus -nada sospechoso de heterodoxia- la Gaudium et Spes del siglo XXI?

En fin, para qué seguir...

Anónimo dijo...

Lo que más me sorprendió fue el entusiasmo de un "profesor" de Instituto en Madrid, un miembro del Opus Dei, quien dijo: "Qué sabio es Francisco: Vive y deja vivir"
Estoy seguro que si Bergoglio fuera a un centro de la Obra sería acreedor a correcciones fraternas por esa "sabiduría" Pero de los neocones cada vez espero menos....