lunes, 28 de diciembre de 2015

La mujer y la familia contemporánea

Una expresión secundaria de la última entrada acerca de las cualidades de la mujer del Sr. Forgeron ha dado lugar a una encendida discusión por parte de los foristas sobre un tema que nunca hemos tratado en el blog porque, según me parece, es un tema prudencial y, por tanto, no pueden darse reglas generales. Me refiero a la discusión sobre el lugar que debe ocupar la mujer en el hogar, y lo que modernamente se ha relacionado con la llamada dignidad de la mujer.
A lo sumo, me animo a señalar algunos hechos -y solamente algunos- que podrían servir para la reflexión.
1. La mujer más femenina y hacendosa y, a la vez, más inteligente que ha pisado la tierra fue la Santísima Virgen. Ella escudriñaba con agudeza las Escrituras, como nunca nadie lo había hecho, y a la vez cocinaba los más deliciosos pastelitos. Me parece infundada y espantosamente moderna la dialéctica entre mujer inteligente y mujer buena ama de casa.
2. Si la mujer debe trabajar o no fuera del hogar, es un tema absolutamente prudencial y serán los esposos quiénes deberán juzgarlo, y nada más que ellos (y no se les ocurra meter al cura para que opine). Creo que todos estaremos de acuerdo en que lo ideal sería que la mujer no saliera del hogar para así educar a la prole y llevar el hogar, y leer, y tejer y tocar el piano (y esto no disminuye un ápice su inteligencia ni su dignidad), pero no siempre es posible. Pueden existir en cada hogar necesidades económicas que aconsejen o hagan necesaria una entrada extra de dinero, o pueden existir, en determinados momentos, necesidades de la propia mujer, a nivel psicológico o existencial, que aconsejen un trabajo. Y esto no lo sabe más que ella y su marido. Y son ellos, y solamente ellos, los que deben juzgar y decidir.
3. Las circunstancias de la vida han cambiado radicalmente en los últimos años y no podemos sustraernos a ellas. Por tanto, me parece que no es del todo apropiado tomar criterios de decisión a partir de lo que hacían las buenas familias católicas de hace cincuenta o cien años atrás. Pongo un ejemplo: en ese tiempo se podían tener 10 hijos, como se puede ahora, pero la cultura acompañaba a que la crianza y educación de la prole fuera más fácil. A los ocho o nueve años, si no antes, los mayorcitos ya podían hacerse cargo en parte del cuidado de sus hermanos menores o de las tareas hogareñas y, de ese modo, la madre podían vivir más tranquila o, mejor decir, más humanamente: tenía tiempo para tomar el té con las amigas, leer buenos libros y bordar bellos manteles. Además, tener servicio doméstico era mucho más accesible y una familia numerosa con un mediano pasar económico tenía, habitualmente, una o dos mujeres que ayudaban. 
Hoy, los niños de 8 años tienen colegio por las mañanas; y por la tarde, los lunes y jueves natación, los viernes el cumpleaños de un amigo; los martes, inglés y, por lo general, después de esas actividades, se juntan en casa de uno u otro compañero a hacer la tarea o a jugar. Si a esto lo multiplicamos por los cinco o seis -o más- niños en edad escolar que puede tener una familia católica, resulta que la madre es chofer a tiempo completo, nadie le ayuda en el cuidado de los más chicos, porque los más grandes no pueden y porque una mucama cama adentro es carísima. Resultado de todo lo cual es que en una buena mayoría de familias excelentes que conozco, la mujer vive de estrés en estrés y, muy frecuentemente, termina quemada y medicada. 
4. Hasta hace algunas décadas, las familias católicas con muchos hijos tenían ciertos hábitos saludables que ahora han desaparecido de la mayoría de ellas, y que hacían más fácil y llevadera la vida diaria. Por ejemplo, los niños no hablaban cuando hablaban los adultos y en la sala de estar se colgaban cuadros y pinturas de alguna calidad y no los primeros mamarrachos de los pequeños. ¿Y esto qué tiene que ver? Que los niños ocupaban el lugar que les correspondía y no el centro absoluto de la la totalidad de la vida familiar, lo cual permitía que sus padres tuvieran también espacio físico y mental para hacer vida de adultos. Los niños comían antes que los adultos y a las 20 hs. se acostaban indefectiblemente, o se retiraban a su sector. De ese modo, sus padres podían recibir visitas sin estar continuamente interrumpidos por llantos y ocurrencias, que pueden ser muy simpáticas pero que impiden cualquier conversación seria. Los espacios estaban delimitados y no había una casa invadida por juguetes y demás utensilios infantiles. En resumen, los padres, además de hacer vida de padres, podían hacer también vida de adultos. Y eso es saludable. Pero no sé si ahora es posible cambiar esos hábitos de vida familiar. Queremos o no queramos, vivimos en el mundo en que vivimos.


Nota bene: Soy alérgico a las llamadas redes sociales. No porque las considere instrumentos diabólicos o, al menos, no más diabólicos de lo que puede ser la televisión o Internet. Simplemente, porque no me gustan. En 2010 abrí un perfil de Facebook que duró apenas un par de meses. Pero, a instancias de algunos buenos amigos, y porque creo que puede ser una herramienta útil que ayude al blog, lo he restaurado. A los que les interese, pueden ubicarme aquí

55 comentarios:

Anónimo normando dijo...

Un Wanderer de colección, entre los memorables. Lleno de sabiduría, sentido común y realismo. No podría agregar ni quitar un ápice. Hay que viralizarlo. Imprescindible para padres, madres, abuelos, tíos, chicos, novios, solteros, etc. Y debería decir curas y monjas, por supuesto, al menos los que puedan entender.

Anónimo dijo...

El mundo el que vivimos es el que es. Para reencontrase con una vida civilizada, puede ayudar el distanciarse de las grandes urbes. Los espacios grandes se hacen accesibles, hay menos oficio de remiseras para las madres al haber menos necesidades, especializaciones y novedades, se hace sencillo tener una cantidad de hijos, etc.
Ni idea de estas cosas en plena ciudad, pero las imagino casi imposibles y tediosas cuando pueden ser bellas.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con la publicación.
Ahora bien,la vida y la sociedad han cambiado de un modo opuesto desde hace unos veinte años, con especial énfasis en la década afanada.
De inicio, el divorcio, el concubinato, la familia "monoparental" y la yunta anómala se han multiplicado y difundido de un modo que el esquema tradicional de familia y crianza de los hijos, como siempre se lo entendió y práctico desde antaño, resulta excepcional. Casi exótico.
El aparato infernal de la tecnología se ha impuesto y ha invadido todos los ámbitos de la otrora intimidad del hogar.
A su vez, no se acepta la edad cronológica y se quiere aparentar una jovialidad que sólo es imaginaria.
Ni hablar de la virtual extinción de la figura de los abuelos comunes y, ni que decir de tíos y primos.
En suma, un cuadro posmoderno hecho al modo de Gramsci y la Escuela de Frankfurt.
Y sólo se cosecha lo que se sembró. Guste o no.
En otro tiempo veremos la influencia del capitalismo explotador, no el productivo, en la supuesta liberación femenina del marido y los hijos, con la paralela esclavitud del patrón que pagaba menos que al hombre por igual tarea.
Analio Nozafaronisumarroni de Montivero, Locador de burdeles sorprendido como un niñ@

Anónimo dijo...

Excelente Don Wanderer!!.Que placer leer sus entradas( las de Don Gabino,en la cima!). Lo cierto es que no tengo ninguna experiencia en mujeres, matrimonios y niños pero..estoy en todo de acuerdo con usted. Hace un tiempo no lo veo, pero siento como si conversáramos a diario,es bonito palpitar al unísono con buenos camaradas!.Será hasta el reencuentro.

Como siempre, suyo.
Dr. Silícides.

PD: me encantaría ver la réplica del Sr. Forgeron, creo que va a lugar.

Anónimo dijo...

No entiendo eso de mujer inteligente o mujer ama de casa. Una mujer puede ser las dos cosas, una de ellas o ninguna. Lo que no me gusta nada es ese tono patriarcal con el que algún comentarista decide si conviene o no que la mujer trabaje fuera del hogar y si es bueno que lo haga media jornada o jornada entera.
Usted pone como modelo a Nuestra Señora y no podemos estar mas de acuerdo. Pero, si leo el Evangelio, no encuentro lo de los pastelitos y si dos características en Ella. La primera es su entrega a la Voluntad de Dios. Y la segunda es su iniciativa. Nuestra Señora es quien reprende a su Hijo perdido, Nuestra Señora es la que provoca el primer milagro. Nuestra Señora acude en dos ocasiones a buscar a Su Hijo. Nuestra Señora está al pie de la Cruz...
Y es muy cierto que si se quiere que una casa funcione deben ser los esposos los que se pongan de acuerdo en la tarea. Y pueden salir cuantos modelos se quiera siempre que ellos estén de acuerdo y las cosas se hagan con sentido comùn y amor a Dios.
Y no menos cierto que a los niños hay que darles su espacio y su tiempo. Los niños maleducados son una plaga moderna.

Anónimo dijo...

familias "catolicas" con 5 o 6 hijos? mujer con auto?,, no la prefiere montada en camioneta "ilux",, con servicio domestico? niños que van a clase de natacion? a inglés? y rugby no? de cuantas cientos de hectareas de campo estamos hablando que tiene que tener su familia modelo, wander? Para que catolicos escribe ud?

Juancito dijo...

Conozco varios que se dicen tradicionalistas pero mandan a trabajar a sus mujeres porque dicen que les hace bien. Ya lo creo que una mujer criando sebo en la casa tampoco es lo mejor, pero me parece que éstos aprovechan para aumentar ingresos y así pasar del Toro lacrado al Luigi Bosca.
En fin, cada uno sabrá qué tiene que hacer y cómo.
Pero después no hay que quejarse si los hijos dicen "canicas" en vez de "bolitas" porque los crió una mucama peruana. O si creen en la luz mala.

Anónimo dijo...



Wanderer, este post supera su anterior.

Re-leyéndolo se me ocurrieron algunos comentarios.

Van por si vale la pena apuntarlos.

1. Sobre el primer punto no hay duda alguna, al menos para nosotros. Además, si es buena ama de casa es porque es inteligente, y viceversa.
2. La sociedad moderna no está diseñada y –lo que es peor- no prevé familias de más de dos hijos. Tengo uno con cinco hijos, tiene que alquilar y no consigue casa de más de dos dormitorios. De tres o cuatro, a precios estratosféricos.
3. Los detalles que aporta sobre la sala de estar no son menores. Antes había reproducciones o cuadros más o menos dignos y/o alguna foto de ancestros. La estupidez de poner a los niños en el centro de todo no sólo eliminó ese –a veces pálido- eslabón con la belleza y la tradición familiar, sino alimenta el ego infantil a niveles perversos, a lo que se suma el resto que usted describe.

Atentamente


anonimo dijo...

Excelente. Soy padre y esposo, el análisis es impecable, pocas veces me he sentido tan identificado.

Anónimo dijo...

Un tema realmente interesante, actual y necesitado de reflexión sobre todo para las mujeres que elegimos familia numerosa, formación católica y profesión...gracias por recordar a quienes corresponde decidir y señalar la vigencia de la buena educación!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.
Agrego ademas que muchos tenemod problemas adicionales cuando nuestra Señora no comparte del todo nuestros valores Catolicos.
Benigno

Anónimo dijo...

Perdón por la ignorancia, pero ¿de quién es el cuadro?

Anónimo dijo...

Que los hijos digan " canicas " es un problemón.

T Magnum dijo...

El dilema: esposa y madre

Como mujer no crees muchas cosas de fe
Como madre tu amas y sientes aun sin ver
Percibes que te esperan, te buscan, necesitan
El que te ha idolatrado ya vive por tu ser.

Acaso sin pensarlos, te vienen sentimientos
De algún lugar oculto muy cerca desde el Cielo
Tus hijos te persiguen se nutren de tu afecto
Tu hombre te desea, más oculta su anhelo.

Su anhelo que comparte, los pocos ratos libres
Que como madre tienes celosa y vigilante
Mientras te necesita, callado se resigna
Se inclina respetuoso y ya te espera amante.

Tú, madre que sin coto te prodigas y entregas
Tus hijos que te extrañan, cosas de la natura
El padre espera y siente, celoso sus miradas
Su fortaleza aguarda disfrutar tu ternura.

Haz dado tu energía, tu atención y dulzura
Haz mostrado entereza caricias y algún reto
Tu alma se vacía cayendo ya la tarde
El remanso te llega y tu hombre está sereno.

Sereno y así entiende que gozas mucho el dar
Así sin miramientos, porque eso es el amar
Te recuestas vencida, el alma sin defensa
Sus caricias te llegan, ¡ahí puedes aflojar!

Entonces allí sabes, lo que es la fortaleza
Que regresa callada, y crece sin cesar
Te la regala tu hombre que se siente muy fuerte
Porque lo necesitan, tú y tu debilidad.

Los niños duermen dulces ajenos a tus miedos
A tu corazón cansado pero feliz de amar
No sabes como tienes el alma recargada
Y al día siguiente presta ya vuelves a guerrear.

Tu esposo se amanece, contigo y tu ternura
Te pudo cobijar, se sabe un gladiador
Sintió que algo te daba, distinto de lo tuyo
Es padre nuevamente, seguro y triunfador.

Y así es la paradoja te sientes protegida
Tus hijos ya te buscan y vuelves a tu dar
Eres ya novia y madre, esposa y compañera
Tu esposo te protege y así te puede amar.

¿No crees ahora acaso que todo lo descripto?
Mirando desde afuera se asemeja a un milagro
Eres protagonista de una hermosa aventura
¡Amar y ser amada, es eso extraordinario!

Si todo esto te ocurre con afectos cercanos,
si gozas de la vida con subas y altibajos
Anímate a creer que el Cielo ya conoce
Que semejante vida nos hace más humanos.


Aldo h Delorenzi 1/4/2008

El poeta dijo...

¡Qué bueno, Wanderer! La verdad, ¡muy bueno!
De metido, me gustaría agregar algunas cosas pero de atrás me susurran: "no aclares, que oscurece"... Y sí. Amén de que nadie me dio vela en este entierro, el asunto es demasiado prudencial como para seguir abriendo surcos.
Eso sí, quisiera recordar un exquisito libro sobre este tópico. Me refiero a "La mujer y la familia" de Chesterton. Esa magnífica recopilación que hizo José Ayllón de los ensayos de Gilberto.
Adiós,

El poeta.-

Anónimo dijo...

Parece mentira leer en este blog expresiones como que "molesta el tono patriarcal", etc.
Es muy cierto que hoy el contexto hace muy dificultoso el modelo ideal, pero hay que tratar de estar lo más cerca posible del mismo.
Cuando una mujer hable de autorrealización, independencia, modelo patriarcal, machismo, igualdad, división de tareas y cosas por el estilo, salga corriendo mi amigo, corra lo mas rapido posible, está usted en grave peligro..

Wanderer dijo...

Para quien preguntó por el cuadro, aquí van los datos:
Robert Braithwaite Martineau, The Last Day in the Old Home, 1862

Anónimo dijo...

La vivienda es un problema enorme. Alquilar un dos ambientes sin posibilidad de ahorro y dejar a la voluntad de Dios la cantidad de hijos es un tanto imprudente. Algunos, por consejo de algun cura, piensan que no es motivo grave para espaciar los nacimientos.

Pedro

el pibe de rivendell dijo...

Alguno dice en la nota de abajo cómo se van poniendo las mujeres de grandes.
Lo cierto es que se ponen mañeras, chúcaras y mandonas, pero no pateamos el tablero. Cómo hacerlo si estamos en el punto en que se entiende lo que apenas se sabe repetir cuando se llevan pocos años de casado; pero sí: somos dos en una sola carne.
Si lo seremos, que no puedo encontrar el destapador en el primer cajón de la cocina y al escuchar mis alaridos no tiene más que acercarse, tomarlo y decirnos "acá está".
Es el momento en que nos convertimos en el más bobo de sus hijos, en que nos compra la ropa y nos tira las camisas rotas que como niños el hombre pretende conservar por lo que le queda de vida.
Esa unidad de la que habla el Evangelio, poco a poco, excede el espíritu, se hace también física, natural.
Digo esto porque las verdades que posibilitan la civilización son las que hay que tratar de cuidar a pesar de estos tiempos y su lógica. Si no se puede, no se puede, pero si el ideal está lejano, está lejano. No hay nuevos ideales y hay una modernidad que atenta contra la familia y la religión.
Esto y todo lo anterior que he comentado, lo digo para que quede claro que amo a mi mujer, la amé siempre, siento una inmensa gratitud hacia ella por los hijos que me ha dado, nunca le fuí infiel, ni un borracho golpeador. Ni siquiera le he gritado. Cuando grito es al destapador, no a ella.
No podría vivir sin las conversaciones diarias que tenemos en el jardín casi todos los días mientras miramos a nuestros hijos, sin su paciencia, su celo por la formación religiosa de los chicos y sin tantas cosas más.
En cambio, con los años pude ver que ella puede vivir, perfectamentamente, con sus vastas lecturas relegadas para las horas de la mañana en que no está acompañada de hijos ni marido y con un título profesional que no es más que un cuadro colgado en el escritorio.

Anónimo dijo...



Muy interesante la historia y analisis del cuadro ....


https://en.wikipedia.org/wiki/The_Last_Day_in_the_Old_Home


P...S...

Anónimo dijo...



Gracias Wanderer ..

...aclaro , que no es ser ignorante , NO conocer el pintor de est cuadro ......

Anónimo dijo...

Wanderer, el siguiente dato tal vez le resulte interesante: su nickname fue la primer referencia externa a los fieles del Dios verdadero: "los Shasu de YHW", designados así por los egipcios.

http://www.diggingsonline.com/pages/rese/arts/other/2011/shasu.htm

Por lo que éste podría ser su avatar:

https://www.flickr.com/photos/93226941@N04/8473401911

Juancito dijo...

Anónimo del 29 de diciembre de 2015 a las 6:22
Que los hijos digan canicas es una pavada. Hasta tal vez sea mejor que digan canicas y no bolitas. El tema es que pasen horas con una mucama y sean educados por ella.
El medio pelo contrata una mucama preparada para limpiar y lavar los platos y la usa de institutriz, para lo que no está preparada porque se ahorra unos buenos mangos que van al Luigi Bosca y a las vacaciones.

Anónimo dijo...

Muy jugoso el post, gracias Wanderer. Creo que enfrentar estos temas, que por ser "complicados" muchas veces les esquivamos o silenciamos, nos enriquecen el criterio. A mí me parece que al tratarse de decisiones prudenciales lo más importante es no compararse jamás y que cada pareja vea. Y sobre todo, procurar tener un corazón justo y sin doblez que nos guíen a tomar buenas decisiones en estos asuntos. Como charlábamos con Prof. De Worms el otro día de estas cosas, " al final de cuentas se trata de que seamos felices "...
Un saludo comarqueño.
Sr. Forgeron.

Anónimo dijo...

Comisario para los Misioneros Pobres del Tercer Mundo (vean su página, aunque ahí no dice nada del Comisario). Tienen una rama de monjes que celebran Misa Tradicional (ya se pueden ir despidiendo). El comisario es el Padre Salaberry OP, los dominicos peruanos se destacan por su progresismo y aburguesamiento (de hecho no quieren ir "a la selva", por lo que las misiones dominicas en zonas rurales se cubren con dominicos de otros países...). El fundador cumplió 75 años y si bien el instituto ya estaba "visitado" fraternalmente, ahora el "visitador" pasa a ser Comisario sine die (sin fecha de finalización....)
El de H.

Walter E. Kurtz dijo...

Desconocía el cuadro, apropiadísimo para éste y otros temas tratados en el blog. Gracias Wanderer y al Anónimo de las 4:14 que preguntó.

En la página del Tate dan algunas interesantes pistas para interpretar esta magnífica obra. (Perdonen la mala traducción.)

"Esta obra es típica de los cuadros socialmente moralistas que eran populares en el arte victoriano. La familia Pulleyne se ha visto forzada a vender su casa solar, Hardham Court, y su contenido, gracias a la conducta irresponsable de un pródigo descuidado.

El cuadro contiene varias pistas visuales, las que, tomadas en conjunto, forman una narrativa elaborada. Los cuadros familiares y los muebles que llevan las iniciales de antiguos Pulleyne indican que la familia tiene un largo pedigree. El estuche en la mano del padre y la pintura deportiva en el piso adelante a la izquierda nos cuentan que él ha apostado su fortuna heredada en los caballos. Los números de lote están adheridos a varios artículos del mobiliario y a las obras de arte, y, junto con el catálogo de Christie's en el piso, revelan que las posesiones de la familia van a ser pronto vendidos. En el fondo, un hombre ya está juntando los objetos que serán subastados. A la izquierda, una señora mayor (probablemente la abuela) está dando un billete de 5 libras al mayordomo, que se aferra a las llaves de la casa. Un diario sobresale bajo un anotador a su lado, la palabra 'Departamentos' es claramente visible. La moraleja es clara: apostar sólo lleva a tener deudas y la riqueza acumulada durante siglos puede perderse en una sóla generación.

A pesar de lo desesperado de la situación, sólo las mujeres de la familia parecen preocupadas, mientras que el hombre --sabemos del catálogo de venta que es Sir Charles Pulleyne-- y su hijo levantan copas de champagne, prefiriendo disfrutar el momento. Sir Charles apoya un pie sin cuidado sobre una vieja silla y pone el brazo alrededor de los hombros de su hijo. La implicancia es que pasará su estilo de vida hedonista y el hábito del juego a la próxima generación. La vista a través de la ventana, sin embargo, indica que esta familia ya ha llegado al otoño de su vida, y la ramas secas pegan sobre el vidrio. El fuego se extingue en el hogar y no pasará mucho antes de que se vean despojados completamente.

Discúpulo de William Holman Hunt, Martineau parece haber heredado el interés de su maestro por los temas sociales, así como el gusto de los pre-rafaelitas por los detalles mínimos. El interior oscuro refleja el gusto victoriano por los muebles de roble pesado y la boiserie tallada, y sin embargo, el cuadro se caracteriza también por sus colores brillantes y los diseños y texturas contrastantes. La repisa sobre el hogar ricamente tallado se basa en el del Gran Salón de Godinton Park en Ashford (Kent). Esta casa fue la solar de la familia Toke [la que inspiró a los ficticios Pulleyne] desde 1440 hasta 1895."

T Magnum dijo...

Shakespeare escribió que la mujer es un manjar de los dioses cuando no lo cocina el demonio.
Pero hablando de mujeres y de la Santísima Virgen María va este sentido homenaje a ellas y a las que tenemos en el cielo.

Mi mamá ya está en el Cielo


¡Mi mamá ya está en el cielo! suspiraba
Aquel joven con gesto muy adusto
No te amargues lo consolaba el padre
¿No es acaso tu bondad su bello fruto?

Acaso no recuerdas que de niño
Rezabas con tus manos apretadas
A las suyas que tanto prodigaron
A esas otras que tanto te mimaban.

Así como las flores al decir
Del poeta son risas de natura
Cada madre que nos regala el cielo
Nos demuestran a Dios y su ternura.

Son coraje, amor, son alegrías
Incansables cuando de AMAR SE TRATA
Si Dios se la llevó querido hijo
Será porque en el Cielo hacía falta.

Y a enaltecerla siempre, pues lo quiso
El Creador y que nos dio este mandamiento
Honrarás padre y madre sin remilgos
Mientras aquí, tú luchas para El Cielo.


Testa magnum 2013

Anónimo dijo...

A la señora del día 28 de diciembre de 2015, 16:37:
Pues vea Usté que ha dicho en un solo "post" mucho más que lo que habló la Virgen Bendita en todos los Evangelios, incluído el Magníficat.
A mi ver, lo que pasa es que la humanidá se ha descentrado completamente y se ha desplazado hacia cualquier lado. El centro de todo era Dios, y el centro del Universo era el hombre, que para él había sido hecha la Creación; y la quintaesencia del hombre era el varón, el unigénito creado. Y hasta la mujer fue creada para él y de él y por eso el varón era unigénito, en cuanto todo el género humano estaba depositado en su persona, afirmación teológica que hasta la genética moderna ha confirmado. Él poseyó los bienes o dones preternaturales, no su mujer para guiarla y a la humanidad naciente. Cuando Eva pecó, las cosas todavía se podían arreglar, porque la simiente de EL Hombre estaba intacta. Pero por un instante, el eje se trastrocó y entonces, Él pecó...
Cristo viene y restaura la humanidad caída como un nuevo Adán; en parte es por eso que era necesario que fuera varón, porque la gracia y la salvación se transmiten por el varón. San Pablo lo repite por lo menos dos veces.
Pues el centro ahora se ha desplazado otra vez en todo y con todo.
La política se feminizado; la liturgia es feminista y femenina, ambas cosas, desde 1969. La literatura, la prensa, la televisión, hasta el tamaño de los automóviles modernos, todo se ha feminizado. La familia se ha vuelto matriarcal y así, cuando hay reunión familiar, sólo hablan las mujeres de cosas de mujeres y a los gritos; desde luego su principal foco de atención son los chicos, de manera que han pasado a ser (otra profética visión peronista si las hubo) los grandes privilegiados, que acaparan toda la atención y, por lo tanto, jamás crecen ni crecerán, porque se les ha quitado de la vista el modelo para su futura mayoría.
Los varones, criados y malcriados por sus madres, se inclinan a feminizarse al no disponer de un varón fuerte que los separe de la madre umbilical y los haga ser lo que son; en todo caso, se vuelven caprichosos, llorones y débiles. No todos ni tan fuertemente, por supuesto, porque la naturaleza viril es sumamente fuerte. Pero déjenlos seguir tratanto y veremos...
Y por último en el orden de los argumentos aunque primero en los principios, está el problema de la sumisión de la mujer al varón. El Génesis y San Pablo dicen que tiene que ser sumisa la mujer al varón, que la mujer se salva por el varón, etc. León XIII en 1880 escribía: “El marido es el jefe de la familia y cabeza de la mujer, la cual, sin embargo, puesto que es carne de su carne y hueso de sus huesos, debe someterse y obedecer al marido no a modo de esclava, sino de compañera” (Arcanum Divinæ Sapientiæ, 8) y su sucesor Pío XI predicaba “la primacía del varón sobre la mujer y los hijos, (así) como la diligente sumisión de la mujer y su rendida obediencia” (Casti Connubii, 10). Pero en viniendo el "santo súbito" agarró y predicó una obscura “sumisión recíproca” (Mulieris Dignitatem, 24; Audiencia General Miércoles 11 de agosto de 1982) entre el varón y la mujer, creando un galimatías lógico y ontológico que nadie, por la razón que fuera. quiere entrar a discutir.
No digo que la mujer no trabaje fuera de su casa si es que quiere empomarse la vida sin ninguna compensación, porque trabajar para y con sus hijos y vivir para su marido es algo que la hará sentir vital y total. Pero digo que si no regresamos al orden antiguo, estamos fritos, porque es ése o ningún otro. No hay moda ni prudencia alguna que reemplacen la naturaleza violada por un compuesto de "acuerdos de voluntades". Y como decía el gran filósofo porteño: "Pooor lo menos, assí lo veo yo"
Ángel C.

Anónimo dijo...

Estimado Don Guander:
Sé que no es del hilo del tema tratado, pero mire esto:
"El decreto, de fecha 22 de diciembre de 2015, firmado por el intendente municipal José Luis Zara y refrendado por el secretario de Políticas Públicas y Jefatura de Gabinete y por el secretario de Legal y Técnica y Gestión de Gobierno, Daniel Paredes y Juan Manuel Angos, respectivamente, señala que el Municipio de Patagones promueve la consagración “siguiendo los principios establecidos en la Constitución Nacional”, con el propósito de “reconocer e invocar la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia, para el Pueblo del Partido de Patagones”.

Luego agrega que considerando “que la Santísima Virgen María en la advocación del Carmen es la protectora del pueblo maragato desde su misma fundación”, y que “en el año de la Misericordia, instituido por el papa Francisco y en el día del Nacimiento de Jesús”, es propicio ofrecer a los corazones de Jesús y de María la ciudad de Carmen de Patagones y el pueblo del partido de Patagones para su consagración.

Tras esas consideraciones el decreto dispone “consagrar pública y solemnemente el día 25 de diciembre de 2015, a la ciudad de Carmen de Patagones y al pueblo del partido de Patagones al Sagrado Corazón de Jesús, Dios y Hombre verdadero, y al Inmaculado Corazón de María, Madre y Corredentora”, “reconocer pública y oficialmente que, como Hijo de Dios vivo, según su naturaleza divina, y que por su Sangre Preciosa derramada en virtud de la inmolación de su naturaleza humana, es Rey de Reyes, Señor de los que dominan y Príncipe Eterno de la Paz”, y reconocer “la protección de la santa e inmaculada Madre Dios y madre nuestra en la historia del pueblo maragato”.

Por último se dispone que el decreto y el acta de consagración sean enviados al papa Francisco, al nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, y al arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Guillermo Garlatti, de cuya jurisdicción eclesiástica depende Carmen de Patagones, e invitar al presidente del Honorable Concejo Deliberante a adherir al decreto. "
Increíble!

Anónimo dijo...




http://www.lanacion.com.ar/1857996-que-es-la-afluenza-la-polemica-enfermedad-de-los-ninos-ricos

Anónimo dijo...

que cosa tremenda es la invasión de canicas en el que fuera muy porteño barrio de Linears.

Anónimo dijo...

Verdad que la liturgia se ha feminizado (amariconado).
pd: mandar callar con un grito seco a las guiterreras de los coros parroquiales es violencia de género?

Anónimo dijo...

Ángel C. Me ha dejado perpleja...¿ le importaría explicarme qué quiere decir eso de " varón unigénito en cuanto todo el género humano estaba depositado en su persona, afirmación teológica que hasta la genética moderna ha confirmado "?
Y, otra cosa ¿ qué entiende usted por ese orden antiguo al que si no regresamos estamos fritos ?
Y una última observación , eso de que las mujeres hablan de " cosas de mujeres" y a gritos no lo he visto nunca.
Ni judío ni griego, ni libre ni esclavo, ni varón ni mujer.... ( por citar también a San Pablo )

Anónimo dijo...

Estimado Angel C.

Sin dejar de estar de acuerdo en algunas vosas que menciona, creo que le pifia rn varias cosas importantes. En primer lugar, la idea de que la quintaesencia del hombre es el varón. En segundo lugar, y mas seriamente, que la gracia y la salvación se transmiten por el varón. A no ser que se refiera a Cristo, o a la vocación sacerdotal, no le encuentro sentido a esa afirmación.

Por lo demás, le confieso que yo también extraño ver más Falcons (o Fairlanes!) por la calle.

Saludos,

El Juglar.

Anónimo dijo...

Estimado wander, muchas gracias por el post. Como dice anonimo normando, es para viralizar. Gracias por su claridad y dedicación para hablar de un tema que, me parece y corrijame si me equivoco, no es muy frecuente en el blog y que evidentemente genera confusión entre los mejores intencionados.
Y, sin animos de ofender, hasta parece que los ha sensibilizado un poco!

Reitero mi gratitud, le dejo mis saludos y esperamos verlo pronto!

La herrera...


Anónimo dijo...

Respetado Wanderer ; no sabe cuánto agradezco este post y cuánto me ha gustado la controversia del post anterior. Soy mujer, lectora fiel de su página que está escrita por hombres y dirigida a los hombres pero, concédanos a la mujeres que podamos ser sensibles a la inteligencia que hay en ella. En religión soy tradicionalista, muy tradicionalista , pero le aseguro que me tocan bastante las narices los hombres que consideran que por ser tradicionalistas pueden tratarme como si yo fuera menor de edad y ellos mis padres.
Soy un ser humano . Para mi también se dejó matar Cristo. Y vivo en el mundo en el que vivo y en la época que me ha tocado. Nunca colgué de la pared mi titulo universitario. Y he sacado a mis hijos adelante de la misma manera que mis amigas que optaron por quedarse en sus casas a hacer pastelitos .
Para la libertad nos hizo libres Cristo.
Feliz año nuevo a ustedes y a todos sus lectores.

T Magnum dijo...

Respuesta a Angel C

lo felicito por su exposición pero deseo agregarle algo sobre este tema de la sumisión de la mujer al hombre.
En algún lugar del antiguo Testamento Dios dice "el hombre preservará la fortaleza y la mujer la ternura, y tambien que "no es bueno que el hombre esté solo.
O sea la unión, creo yo, querida por Dios es como el circulo de Moebius y la complementariedad varón mujer se asienta en : el Hombre puede ser fuerte y viril cuando la mujer aporta la ternura que es su especialidad, y a su vez ellas pueden ser tiernas si se sienten protegidas por la fortaleza viril masculina.
Un bombre con una mujer agria, seca de ternura se vuelve débil o durísimo y desencantado de la vida. Y una mujer desprotegida por un marido progre, que no se anima a ponerse los pantalones y proteger la prole incluida se vuelve amarga y no se realiza plenamente como mujer.
Y allí en esa misteriosa y amorosa creación de Dios se cumple plenamente el adagio que dice "el hombre es un niño escondido en un adulto instruido" y solo la ternura de la mujer lo puede entender y ayudar. Por eso las uniones antinaturales de hombre hombre , mujer mujer no prosperan porque no se complementan y no pueden aunque intenten crear naturalmente ese luminoso circulo de moebius donde constantemente fluyen la fortaleza y el espíritu protector y caballero del hombre y la ternura y habilidad femenina para llevar adelante un hogar.
No en vano cuando la mujer se corrompe las civilizaciones caen pues el edificio se derrumba y las costumbres que preservan las mujeres para trasmitirles a sus hijos de vuelven malas.
Si la mujer se somete al hombre para que la proteja , éste en otro plano lo hace para con ella para que le muestre y le haga sentir sentimientos de amor que a nosotros homo sapiens parece que no la tenemos tan fácil.

Aldo H Delorenzi

Pd disculpen las poesías pero las coloque al solo efecto de salirnos un poco del intelectualismo amen de halagar a estas criaturas que las necesitamos (aunque muchas veces lo ocultemos) como madres, amigas, compañeras, amantes y novias.
El primer milagro que hace el joven Jesús es en las bodas de Canná, donde la santísima Virgen y ante el desinterés por el tema por parte de su Hijo ordena llenar las vasijas de Vino, sabiendo que Jesús entendería lo que pasaba y así fue. Tremenda lección que nos muestra lo invencible que es una mujer con el Espíritu Santo de guía y soporte y por contrapartida la Biblia nos enseña el mal que puede hacer ella cuando la tienta el demonio, porque seguro arrastrará al hombre al precipicio.

Anónimo dijo...

Aldo, totalmente de acuerdo.
El tema es el siguiente: queda ternura y puede ser sumisa como manda el Evangelio la mujer que hoy trabaja fuera como el hombre? Cuida del hogar como antaño?
No hablemos de necesidades puntuales y cuestiones prudenciales. Ese es otro cantar.
Hablemos de si puede, ahora hablemos de la familia.
Por otro lado, lo suyo es correcto y coincide con San Pablo, quien no por nada manda a la mujer a "obedecer" al hombre y al hombre a "amarla" (en la Escritura inenarrable).

Paulino.

Anónimo dijo...

Antes de casarnos, mi mujer hizo dos cosas: la primera fue convertirse al catolicismo (era anglicana), la segunda fue decirme que nunca jamás iba a trabajar. Que viviríamos como se pudiera con lo que yo aportara. (igual debió trabajar como maestra de inglés un tiempo porque al principio fue imposible)
Eso me ha traído la bendición de que cada día cuando vuelvo a casa los chicos están bañados y en piyamas. Comemos todos juntos, hacemos sobremesa, y después buenas noches. Y nos queda tiempo a ella y a mí para conversar, leer y tomar un whisky.
Va como homenaje admirado a mi mujer y a su inteligencia. Y si alguno me dice pollerudo que se arregle con ella, si se anima.
Shellshock

Anónimo dijo...

Wanderer! Gracias por este post.

Expongo una situación personal:
Con mi novia estamos proyectando un futuro juntos, la posibilidad de unirnos en matrimonio siendo bastante jóvenes (25 y 22 años) para el mundo de hoy. Anhelamos formar un hogar cristiano y contar con la asistencia de Dios.
Mi novia cambió 2 veces de carrera universitaria. Ella QUIERE SER AMA DE CASA!!! Algo totalmente fuera de lo común en estas épocas. Pero la sociedad de hoy le "exige" tener que estudiar alguna carrera universitaria... Lo que la lleva a elegir cosas que no hacen a su vocación deseada. El problema en esta épocas empieza antes: ni en la Iglesia se da lugar a considerar como vocación el ser "ama de casa"

Juancito dijo...

Anónimo del 30 de diciembre de 2015, 17:03

Si quiere ser ama de casa, que lo sea. Eso sí, que aprenda bien a coser (incluso confeccionar ropa), cocinar, etc. Ama de casa no es saber llamar al delivery.

Si no, va a trabajar afuera para pagarle a la mucama.

Anónimo dijo...

Consulta:

¿No escribió Chesterton en algún lugar que a cualquier hombre le importa más que su mujer le sirva una buena comida y no que sepa griego?

Atentamente

Ps. Lo de las canicas da para mucho. Es parte del puritanismo apátrida que entra vía traducciones que nos vienen del hemisferio norte... por más castiza que sea la palabra. Hasta quince años atrás acá siempre se dijo bolitas -no sé en Costa Rica. Créanme que no es un tema menor. Digan lo que digan los mitristas, como decía Adolfo Alsina.

Anónimo dijo...

¿Shellshock a su señora le parece que las tareas del hogar no son trabajo?

Anónimo dijo...

Para el joven que se quiere casar: le cuento que pasé por una situación similar a la suya. Para mí las cosas estaban claras, y para mi mujer también, pero para la familia no. Le pego a continuación (por si le sirve) mi consulta al PHB y su respuesta (le recomiendo consultarlo a él, leer su libro “La casa sobre roca”, o mandarle un mail – en su página “El blog del buen amor”, podrá encontrarlo). Sólo destaco una frase del P: “Lo principal que debes tener solucionado es la casa y comida de tu mujer”.

Paco
PD: perdón por la extensión.

---

Estimado Padre, le hago una consulta:

¿Cómo saber cuándo uno debe casarse? O más bien ¿Cómo saber cuándo Dios quiere que nos casemos? Le comento el por qué de la pregunta.

Ya conoce las circunstancias en las que conocí a ------. Y la realidad es que desde que vi y acepté la Voluntad de Dios, YA SABÍA que me iba a casar con ella. No tenía, ni tengo, ninguna duda de que es ella a quien Dios me da para esposa.

A partir de ahí, me pregunto ¿qué razones pueden considerarse válidas para demorar el matrimonio? Y entonces comienzo a hacer a analizar algunas cuestiones (pienso en voz alta):

Conocimiento mutuo: Si ya sé que es ella, ¿es válida esta razón para demorar el casamiento? En los tiempos en que reinaba la Cristiandad, una vez decididos se casaban sin perder mucho tiempo, y formaban una buena familia. A veces, decidían los padres (y no siempre por buenas razones). A veces, ni se conocía. Y todo ello no implicaba de por sí un mal matrimonio. PIENSO: creo que hay que conocerse. Uno no puede amar lo que no conoce. Sin embargo, el tiempo de conocimiento, depende de muchos factores. En nuestro caso, 28 y 25 años, creo que se requiere menos. Si bien uno nunca termina de conocerse, creo que la base está. De hecho, reconocí en ------ la Voluntad de Dios, porque la conocí a ella. Sobre esta razón (también por otras que luego indicaré), me decidí a esperar un tiempo no tanto por mí, sino por ------, ya que ella era la más insegura al respecto. Y yo quería que viera la Voluntad de Dios, y no tanto mi decisión. Ahora ya está segura.

Prueba de castidad: esto sí lo creo importante. Más allá de cualquier otra razón, sí me parece válida esta en particular. Es con el tiempo como la mujer puede ver si el varón es casto o no. Además, el hecho de aguardar al momento oportuno, implica ya un control de la lujuria por parte del varón, que ayudará después en los momentos difíciles del matrimonio. Me parece, por esto, razonable y buena la espera. Sin embargo, ¿cuánto se debe esperar? Supongo que dependerá de cada uno.

Anónimo dijo...

(continuación 1) Inmadurez espiritual y/o psicológica: me parece razonable el crecer y madurar juntos. Si el matrimonio tiene por fin la procreación y educación de los hijos, se debe estar lo mejor preparados para eso. Pero ¿cuánto se debe esperar? O si se quiere ¿cuándo uno está lo suficientemente maduro para casarse? Creo que nunca. El “tirarse a la pileta” ¿no ayudará a madurar? La madurez no deja de adquirirse por las responsabilidades que uno asume. Antes las mujeres se casaban (o las casaban) a los 15 años. Y ya eran mujeres. No niñas. Se puede alegar, que habían recibido otra educación. Lo acepto. Pero esa educación recibida, ¿no sería producto de la seriedad (madurez) con que se enfrentaba la vida? ¿No ayudaba a madurar el hecho de verse obligado a asumir responsabilidades a edades más tempranas?

Vivienda: El varón quiere tener una casa para tener una mujer, ¿no decía así? Jaja. Me parece razonable demorar el matrimonio hasta tanto no tener la casa (del modo que sea, alquilada, comprada, prestada). A algún lado hay que ir a vivir.

Trabajo: similar al punto anterior, creo bueno el tener un trabajo para mantener la familia. Pero una vez obtenido, ¿cuánto corresponde esperar? Supongo que dependerá de los ingresos de cada uno.

Estudios: este es tal vez el punto que, en estos momentos, más me interesa aclarar. ¿Cuándo casarse? ¿Después de terminar la carrera? En mi caso particular, ya estoy recibido. Pero a ------ le faltan un par de materias. Y en particular, le faltan las prácticas, que consistían, hasta hace unos meses, en un curso de 2 meses. Ahora consisten en 6 meses, y como no le dejan comenzar con las prácticas hasta no tener aprobadas todas las materias teóricas, aún no ha podido hacerlas. ------ ya hace dos años que da clases en un colegio, pero la Facultad no le reconoce el trabajo realizado. Por otra parte, como estudió en la Universidad, y los cursos son presenciales (si fuera en Buenos Aires, no habría tanto problema), el hecho de casarnos antes de que concluya con la carrera implicaría, abandonarla (al menos en su provincia. Ya estuvimos buscando universidades en Bs As, para ver de continuarla aquí). Pero más allá de las distintas soluciones que se puedan encontrar ¿Debemos esperar que se reciba para casarnos? ¿Responde eso realmente a lo que Dios quiere? conozco casos de mujeres que se casaron sin terminar la carrera, (incluso, sin terminar la secundaria) y que hoy en día son excelentes madres de familia. La realidad es que recibo mucha presión en contra al respecto. Yo no digo que no se estudie, que no se termine la carrera, pero me parece que le dan un valor excesivo. Le llaman “concluir etapas”. ¿Y por qué es tan importante esa etapa? Además, esperar que se reciba, implicaría, en el mejor de los casos demorar el casamiento medio año más de la fecha que ya pusimos. En el peor, un año y medio más. La pregunta es entonces: ¿es válido demorar el matrimonio por esta causa?

Padres: Obviamente, la presión del punto anterior la recibo por parte de los padres de ella. Francamente, no tengo intenciones de pelearme con ellos. Entiendo el esfuerzo que han hecho por mandar a ------- a la Universidad (aunque ese esfuerzo tiene sus bemoles), y entiendo que quieran que se reciba. Pero ¿es válido demorar el matrimonio esperando a que los padres estén contentos?

Hijos: Con esto me refiero a demorar el nacimiento de los hijos que Dios quiera darnos (más teniendo en cuenta que el cuerpo tiene un tiempo limitado para colaborar en la obra creadora de Dios). Respecto de esto, me han dicho ¿Y si te casas ahora, y sin embargo Dios tarda en darte los hijos? Me pareció una pregunta que no deja de tener su razón. Sin embargo, me parece que la demora de los hijos será entonces Voluntad de Dios, y no impedimento nuestro. Uno pondrá los medios. Y Dios sabrá cuando.

Anónimo dijo...

(continuación 2) Fiesta de casamiento y Luna de Miel: Creo para nada importante demorar un casamiento para hacer una fiesta “perfecta” o preparar la “mejor luna de miel”.

Hasta aquí el pensamiento en voz alta.

Ahora mi situación real y lo que pienso:

Casa (gracias a San José) y trabajo tengo.

Mis estudios están terminados.

Creo que estamos maduros para formar una familia (obviamente, siempre se puede más, pero lo básico creo que está).

Castidad, a Dios gracias, la llevamos bien. Aunque no me olvido de San Pablo: el que esté de pie cuide de no caer.

Conocimiento mutuo: creo que nos conocemos bastante bien. Sabemos los vicios y virtudes del otro. Me doy cuenta de que ella me conoce bien. Y yo a ella también la conozco. Siempre habrá más para conocer, pero creo que no estamos tan encandilados por el enamoramiento.

Estuvimos rezando con -------, para que Dios nos iluminara respecto de la fecha en la que Dios quería que nos casáramos. Le rezamos una novena a San Rafael que encontré en internet (muy buena). Y luego de rezar el Rosario juntos, pusimos la fecha del matrimonio: -----------, día de --------------. Con posterioridad lo anunciamos a mis papás. Y le avisamos a la hermana de -------.

Pero ahora queda avisarles a los padres de ------- . Y es donde comienza el problema. Cuando le dijimos a la hermana, ella nos felicitó. Pero cuando ------- volvió a su provincia, le dijo: que no estaba de acuerdo, que (sic) ¿por qué Paco quiere pelearse con nuestros padres? Que primero se tenía que recibir. Que si Paco te ama, te va a esperar.

¿Puede ser que yo esté tan errado, Padre? Cuando ------- me contó lo que le dijo la hermana, le dije que la hermana, por muy hermana que fuera, no tenía potestad para decidir la cuestión. Y que los padres de ella tampoco. Que los escucho, como escucho a cualquiera que quiera darme un consejo, pero que en definitiva la decisión la tomaba yo. Y le dije que me parecía rara la exigencia de alguien tan religioso, que se supone está abocado a ver con mayor detenimiento la Voluntad de Dios, de terminar la carrera (con todos los tiempos que ello implica). Sólo quiero conocer el tiempo que Dios quiere.

¿¿Es bueno esperar a recibirse y demorar los hijos?? ¿Es bueno demorar el sacramento del matrimonio, por algo “mundano”? Le soy sincero padre: ya la fecha que pusimos me parece lejana. Me parece no encontrar razones válidas para demorar el Matrimonio. Y por eso, me resulta pecaminoso (simplemente, por no seguir la Voluntad de Dios), el demorar más el sacramento.

¿Tengo que esperar a que los padres de ------- estén contentos?

¿Tengo que esperar a que se reciba?

¿Es válido demorar un matrimonio sólo por la carrera de ella, cuándo todos los demás aspectos ya están?

A mi humilde entender, las respuesta en NO para todas las preguntas. Pero prefiero consultarlo con Ud, no vaya a ser que no esté viendo claro la Voluntad de Dios.

Gracias Padre por todo.

Abrazo en Cristo

Paco

Anónimo dijo...

(continuación 3) Respuesta del PHB (que no se tome por regla, puesto que la respuesta me la dio a mí en particular):

Querido Paco:
Para responder tu "libro" consulta preferiría la vía oral por Skype. Pero llegando el final veo que tienes las cosas claras y la fecha puesta, que me parece muy bien.

Lo principal que debes tener solucionado es la casa y comida de tu mujer. Si tienes eso, cásate ya. Ella es mayor de edad y debe decidir sobre sí misma de acuerdo contigo. Se puede conceder a los papás la intención de que ella termine su carrera después de casados. Pero no la promesa de que se hará así.
Debes tener claro con ella que tú la quieres como ama de casa, esposa y madre y no quieres que trabaje afuera. Cosa que implica que tus ingresos te permiten mantenerla en casa.

Esto es lo esencial. Las demás razones provienen de una falsa prudencia humana que pospone la obra de la gracia de Dios a las precauciones económicas. Es poner la carreta delante de los bueyes.

Repito: primero tienes que asegurarte la adhesión de tu novia mayor de edad para dejar a su padre y a su madre y seguirte. Para exigirlo debes poder ofrecerle casa y comida. Si teniendo eso asegurado, no está dispuesta a seguirte dejando padre y madre, no te cases. Será duro lo que te digo, pero más duro sería lo que te espera si no te pones ahora los pantalones.

PHB

Anónimo dijo...

Wanderer, el post ok, diez puntos.

Los comentarios primeros muy buenos.

Pero después... esto se parece a un consultorio matrimonial.

Plis, córtela y admita comentarios un poco más apropiados.

Bueno, me parece.

A lo mejor exagero.

Disculpe si es así.

Atentamente

Anónimo dijo...

A el/la anónimo/a de las 23:44:
Creo que queda bastante claro que al decir "trabajo" me refiero a la participación en intercambio de bienes y servicios en el mercado capitalista, no a las tareas del hogar, que pueden ser (y de hecho lo son) más iportantes que cualquier trabajo, en ese sentido..

Lo cierto es que la famosa liberación de las mujeres ha traído como resultado la duplicación de la mano de obra (con su lógica depreciación del salario), junto con la multiplicación del consumo. En definitiva ahora todos somos proletarios llenos de chirimbolos de colores. Todo fue un engaño, algo que cualquier mujer (u hombre) inteligente debería notar de inmediato.
Shellshock

Anónimo dijo...

..mientras no nos obliguen a las amas de casa a pagar aportes sociales por nuestro propio trabajo.... de otro impuesto más liberanos Domine!

Anónimo dijo...

anónimo 12:00 no lo lea, deje que se arreglen entre ellos, es un signo de la falta de verdaderos pastores que sientan la necesidad de consultar esas cuestiones en los blogs.

Anónimo dijo...

"Anónimo dijo...
familias "catolicas" con 5 o 6 hijos? mujer con auto?,, no la prefiere montada en camioneta "ilux",, con servicio domestico? niños que van a clase de natacion? a inglés? y rugby no? de cuantas cientos de hectareas de campo estamos hablando que tiene que tener su familia modelo, wander? Para que catolicos escribe ud?
28 de diciembre de 2015, 17:44"

Je, me hizo gracia este comentario; y tiene su fondo de verdad. Pero, ya se sabe, los blogueros son personas que viven y se mueven en un determinado círculo.

T Magnum dijo...

respuesta a anónimo 28 dic 2015 21:11

Dicen que la ignorancia es atrevida y usando la famosa respuesta de Santo Tomas que enojado porque tergiversaban sus palabras le dijo a su oponente "si no puedo convencerlo , lo ilustro"
va esta hermosa síntesis por supuesto defendiendo a la mujer por alguien muy sabio que no estaba deseando la "añadidura Hilux" ni las hectáreas de campo para concebir hijos.

10. Secreto de su invencible fuerza(de la mujer).—Pues bien, dejamos que corra esa afirmación que el Cristianismo es religión buena para las mujeres. Al decir esto, sólo una cosa han hecho nuestros adversarios; han descubierto el secreto de su inexpugnable fuerza. En el combate, es más fuerte y más animoso el hombre, cuando sabe la clase de enemigo con quien ha de luchar. Pero el Cristianismo no tiene que hacer uso de esta violencia, no es religión agresiva como el Islamismo, es religión de amor, de sufrimiento y de martirio. La perseverancia en el sufrimiento y en la paciencia constituyen la fortaleza de la mujer; el huracán echa abajo esas robustas encinas que no pueden doblarse, mientras que la flexible caña que está a su lado sale vencedora en la lucha. Sabiendo suavizar la ruda fuerza antigua con tanta facilidad abatida, el Cristianismo se ha hecho invencible . (1)

Anónimo dijo...

Dice alguno por aquí que la mujer se salva por el varón. Y no le falta razón, es la persona que Dios le ha puesto al lado para santificarse, y vive Dios que las mujeres de algunos comentaristas deben conseguirlo conviviendo con ellos.

Por lo demás, totalmente de acuerdo con el blogger que éste es asunto prudencial y que deben decidir los esposos. Y que soñar con épocas pasadas sólo provoca ansiedad en quien no tiene más remedio que tirar p'alante y arar con los bueyes que Dios le ha dado para estos tiempos.
Y si hay quejas de la feminización en la educación de los hijos, señores varones, asuman sus errores y tiren también ustedes del carro. Yo sólo sé que las madres hoy, asumen una cantidad de responsabilidades incomparablemente mayores que asumieron las de generaciones anteriores, y que están muy necesitadas de que el esposo deje de teorizar sobre lo que debería ser y se ponga a arar junto a ella o delante de ella (qué más da) pero que are por el bien de la familia en el momento actual y con los aperos con los que hoy cuentan. Lo demás es contar batallitas de abuelete. Ayuden a sus mujeres, señores, que muchas están extenuadas de vivir como un hombre orquesta...

Anónimo dijo...

sin hacer una oda al feminismo considero que hoy en dia hay mas mujeres buenas que hombre buenos, es cierto que la mujer fue cambiando y ahora busca tener vida propia con una profesion, etc y no dedicarse solo a la familia, lo cual es su justa medida es bueno, sin descuidar el hogar por su puesto. Pero el hombre como hombre tambien escasea, y no acompaña y protege a la mujer como antes, en fin hay una crisis de ambos lados, se priorizan los egosimos y se hace cada vez mas dificil encontrar familias que realmente se amen y respeten