viernes, 12 de febrero de 2016

El derechismo gramsciano de la Dra Pignata

(Para quienes no conocen a la Dra. Alcira Pignata, aquí pueden ver una semblanza)
Que la única batalla cultural ganada en esta década perdida por la derecha sea el éxito del blog de la Dra. Pignata es un índice de lo mal que estamos.
El kirchnerismo, parido entre miasmas cleptocráticas y clientelistas, inventó un dispositivo fabuloso para robar tranquilo: blindarse por izquierda. Néstor, agudo observador del gobierno de Menem, advirtió que el gran déficit de su gestión fue la permanente hostilidad de la izquierda argentina. Este hecho no hubiera tenido mayor importancia si el 80 % o más de los periodistas argentinos –no los medios- no fuera de izquierda. Asegurarse el flanco izquierdo es asegurarse la tropa del periodismo y consecuentemente de la opinión pública. Cuenta Ceferino Reato en su último libro que ante la requisitoria de Ramón Puerta a Kirchner respecto de por qué se inclinaba tanto a posiciones sobreactuadas de izquierda cuando habían estado toda la vida con Cavallo, el gran cleptócrata le contestó: “Ramón, la izquierda te da fueros”.
Prevemos la objeción del lector, el Lugar Común por excelencia de la menguada cultura política argentina: “la distinción izquierda-derecha está superada”. Pues para nada. Aunque sea provisoriamente, arriesgamos esta definición: derecha es la afirmación de una naturaleza humana, sustancialmente la misma a lo largo del tiempo. En consecuencia, existen derechos inmutables, valores objetivos como la justicia y la libertad, tradiciones y costumbres válidas como modo de decantarse la experiencia de los siglos. Y una Voluntad superior a la humana que ha diseñado esa naturaleza, que debe desarrollarse en su línea de perfección. El buen sentido, el sentido común, es respetar ese orden.
Izquierda es lo contrario: la afirmación de la relatividad de todo valor, la mutabilidad permanente y caótica de lo humano, carente de una esencia determinada. La guerra a toda costumbre por el mero hecho de ser tradición, la afirmación de que no existe voluntad ni ley superior a  la voluntad humana, el desdén por el sufragio callado de los muertos. El sentido común es una trampa burguesa, la red que atrapa las conciencias en el bloque cultural, afirma Gramsci.
Para decirlo de otra manera, existe el tradicionalismo o conservadurismo por un lado, el progresismo por el otro. Cuanto más se afirme un orden objetivo y una ley natural más de derecha será la persona; cuanto más se diga que el hombre tiene el derecho de darse su propia ley y orden, sin respetar naturaleza u orden alguno, más izquierda. En esta línea, por supuesto, el nazismo no deja de ser un progresismo con toques reaccionarios, inscripto en la línea de la exaltación del hombre y de su voluntad prometeica.
El kirchnerismo, que descubrió paulatinamente la coartada de la corrección política progre, fue consecuencia y a la vez causa de la modificación del bloque hegemónico cultural, como diría Gramsci. El desprecio de la cultura del trabajo, la combinación de idiotización cultural y obscenidad televisiva con sobreactuaciones varias en materia de derechos humanos, el establecimiento de una Inquisición Progre corporizada en el INADI, la increíble adopción de una ley que sólo exige inventarse oralmente el sexo para cambiar la documentación, la idea de que una minoría de personas productivas pueda mantener a una mayoría tiránica de mantenidos, entre otros cientos de delirios, permitió correr por izquierda a la sociedad argentina, a los medios y sobre todo a una pálida oposición que sólo atinaba a acompañar la mayoría de las iniciativas progres y oponerse nada más que a los más lancinantes latrocinios, privada de una crítica ideológica sistémica, de un pensamiento conservador robusto, de una orgullosa valoración de las tradiciones. La campaña progre dirigida contra los valores, llevó a votar por virtual unanimidad un Código Civil que ya no contempla la obligación de fidelidad como elemento esencial del matrimonio (cabe preguntarse entonces qué es ahora el matrimonio), habla de “personas humanas”- dicho sea de paso, no fueron kirchneristas los que interpusieron un habeas corpus por un orangután-, o exige pedir la opinión a los hijos antes de adoptar (la progresía no estableció todavía análoga exigencia a la hora en que los padres se disponen a cumplir el “officium naturae” al modo tradicional).
Ante este panorama desolador, ante este espectáculo de pluralistas uniformados por el doble pensar, en el que se podía presenciar una orgía en una universidad pública como actividad extracurricular o burlarse de las religiones,  pero se prohibía expresar dudas sobre la cantidad de desaparecidos, o de pobres, o cuestionar la enseñanza de la  homosexualidad o del uso de la marihuana a los niños, surge el fenómeno de la Dra Pignata, un desafío desaforado a la represión del pensamiento y a la soberanía intelectual de la izquierda progresista. Esta soberanía se basaba en una pretendida superioridad moral del kirchnerismo, que identificaba a la derecha con la represión, el latrocinio y la explotación, llevando a los propios derechistas a avergonzarse siquiera de proclamarse "de centro". Lo sorprendente del kirchnerismo es que aunaba un absolutismo del poder ("vamos por todo") con un relativismo radical y disolvente.
Toda represión totalitaria (y el kirchnerismo lo fue) genera reacción y humor, como réplicas lúcidas y a la vez demenciales generaba en el bufón la conducta caprichosa del Rey Lear. “Es una linda tarde para recordarles que Néstor sí se murió y que no vive en ningún pueblo”, es el twitt más repetido de la Doctora, desmintiendo la apoteosis del hombre más prosaico y vulgar que se haya intentado divinizar en la historia argentina.
Su sarcasmo desacraliza el dogma progre, delata los pliegues del ladriprogresismo,  destruye los tabúes sexuales del Estado Sacerdote y las hipocresías de nuestros periodistas bienpensantes de sueldos de diez mil dólares y de nuestros estadistas hoteleros. Lo hace con un mecanismo ingenioso: a través de la parodia de una vieja retrógrada, ninfómana y fascista que entre exabruptos varios, critica a la izquierda con fundamentos reales, desnudando su costado hipócrita, disolvente y delincuencial, su locura patológica, su alteración del orden lógico y natural. La Doctora Pignata está loca, pero el kirchnerismo está más loco, parece decir. Y el mecanismo resultó eficaz, y horadó la monolítica caradurez del Modelo y seguramente contribuyó a su derrota política y –ojalá- cultural. Conocemos sólo un ensayo análogo, el facebook de Carlos Maslatón, otra cumbre de la incorrección política, pero esa es otra historia. Wanderer, para los happy few, también ha resistido en la contracultura de derecha, pero sería irreverente comparar su exquisita línea doctrinal con la goliarda Doctora. Esperemos que haya otras iniciativas, cuanto más masivas mejor, que restauren el sentido común en la inteligencia argentina.
Bajo la máscara de una burla a la reacción-porque nadie cree en serio que la Doctora o su autor postula fusilar a los negros o exaltar a Videla y al falcon verde-, se esconde una sátira aún más revulsiva al progresismo. En la prosa falstaffiana de la Doctora, de entre la ganga y la morralla de mil disparates brutales, surge la verdad inconfundible: el kirchnerismo es una estafa, caricatura de otra, el progresismo, que a su vez es la muerte del hombre y de la civilización. Por eso los intentos de censura, porque el humor dio bajo la línea de flotación de la Inquisición Progre.  Si hasta quisieron yugular el twitter con un proyecto de ley de la inefable Diana Conti. Si buscaron su identidad bajo las piedras, acusando a un ministro macrista que respondió, con picardía pignatesca, delatando como furiosos derechistas a Patoruzú, a Isidoro, a Boggie el Aceitoso y a Susanita.
A no engañarse: la Argentina no es Inglaterra, con su vieja tradición orwelliana, ni la Doctora Pignata Paul Johnson. Pero a pesar y también con la ayuda de sus excesos y procacidades -que son un índice de la decadencia moral del pueblo argentino y que no podemos aprobar-, la Dra Pignata, con una inteligencia inédita en la derecha, desgasta, esmerila, corroe las bases del bloque hegemónico cultural progre, haciendo gramscismo de derecha. Impone el sentido común a través de la transgresión, de lo que no se puede decir, rompiendo con su declamado autoritarismo la paradoja de que los más autoritarios en este país sean los progres: de ahí su éxito. Sólo una vieja loca puede aportar cordura a un país que la ha perdido. 



Ludovicus

45 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Descubrí el twitter de la Dra. Pignata por recomendación de Ludovicus. Y es así.

Anónimo dijo...

Don Wanderer: muy buena entrada la de hoy. Diría que el discurso único politicamente correcto y de pretensión global actual es libre mercado en lo económico, progre en lo cultural y social. Lo que representa Merkel en Europa y Macri en Argentina. El pontificado de Pancho viene muy bien a esto con matices....

Pepe de Paraná

Juancho dijo...

Interesantisimo, para repartirlo entre conocidos porque toca temas públicos, y que pongan a funcionar las neuronas... ...... Gracias!!

Juancho.

rs222 dijo...

Sorpresa de encontrar este buena entrada, no esperaba leer sobre Pignata aquí
Atinada critica.
Es muy brutal y a menudo soez el twitter de Pignata, pero su humor corrosivo pone en evidencia la mas brutal y ordinaria "realidad".
Luego están ustedes y otras buenas lecturas que las hay, que aportan cordura y deseo de la belleza (resplandor de la Verdad) y hacen mas llevadero el día a día en internet.

Anónimo dijo...

Lo de Pignata es en chiste, incomparable a Maslaton que dice en serio. Afirma que el saludo entre personas es una imposición cultural y una ineficiencia que nos hace perder tiempo antes de ir al grano antes de sacar lo que queremos de otras personas.
Basta leerle dos o tres comentarios para entender que lo suyo no es tanto incorrección política como psicopatía.

Andrés UCB

Teseo dijo...

Ludovicus: hace un par de años encontré este desopilante blog... Tiene más nivel conceptual, digamos.

http://todosgronchos.blogspot.com.ar/

Anónimo dijo...

Buenísima la entrada. Igual me llamó la atención la distinción entre el 80% de los periodistas caracterizados como progres y los medios, que no lo serían. Estoy tratando de pensar qué medios no lo serían.
ssck

Anónimo dijo...

Me hace acordar al personaje de Tinelli "Aldo Lape" (para los no rioplatenses "dolape" es "pelado" en lunfardo"), que queria ridiculizar al coronel Aldo Rico. Ese año el partido de Rico "sacamos" mas del 10 por ciento y fuimos 3ra fuerza electoral.
Es raro como una ridiculizacion de alguien con el fin de anularlo consigue efecto contrario.
¿sera que la gente no tiene sentido del humor o que tiene demasiado?
El de H.

Martin dijo...

Hay que matizar entre la derecha, porque hay muchos que se autodenominan liberales de derecha y apoyan en el plano cultural lo mismo que los progres: matrimonio homosexual, abortó y cosas por el estilo. Me temo que muchos que apoyan al PRO piensan de esta manera.

anonimo dijo...

En efecto, la diferencia antropológica entre la derecha y la izquierda radica en la concepción sobre la naturaleza humana. Karl Marx decía en "Miseria de la filosofía" que la naturaleza humana cambia y se modifica con la historia. Es decir, un hombre del medioevo no tendría la misma naturaleza que uno actual. Como se advierte no puede haber visión más contraria a la católica y a la cristiana en general.

Anónimo dijo...

Una digresión. "Una Voluntad superior a la humana que ha diseñado esa naturaleza". Capaz que ando medio paranoico, pero ¿no suena medio occamiano?

Jacques Cathelineau

Anónimo dijo...

Buenísimo, muchísimas gracias! Disfruté mucho con los videos de la doctora

Anónimo dijo...

La mejor prueba de la gravedad de esta cuestión, relacionada con la guerra cultural y en la que claramente hemos perdido el dominio de las sociedades a manos de los que se dicen progresistas, lo da el hecho de que casi no hay figuras que estén dispuestas a jugarse por los valores tradicionales del Camino, la Verdad y la Vida.
Todo lo demás, viene por añadidura.
Y por algo Nuestro Señor dijo que en la hora de la gran tribulación, la cuestión será de tal magnitud y difusión que, si no se acortasen los tiempos caerían hasta los elegidos.
Si sorprende que habiéndose demostrado la montaña de excrementos que es la sociedad estructurada bajo los presupuestos teóricos de los seguidores de la Escuela de Frankfurt, no haya muchas personas que asuman la responsabilidad de enfrentar y denunciar a las cosas por su nombre.
Empezando por quienes todos conocemos. Y siguiendo por cada uno de nosotros que -pareciera- hemos renunciado a la lucha viril por la vuelta a la Cristiandad.
Siempre me hace ruido la parábola de los talentos. Y siempre me encuentro entre aquél que lo enterró para devolverlo sin pérdida.
En fin, que Dios nos asista y la Virgen nos ampare.
Uno de los tantos muertos civiles que andan dando vueltas por la ciudadela del hombre. Hombre que ha rechazado a Dios y su Ciudad.

Anónimo dijo...

Me gustó su comentario, anónimo de las 20:42.

El linyera errante

Anónimo dijo...

"que estén dispuestas a jugarse por los valores tradicionales del Camino, la Verdad y la Vida."

Hay que estar dispuesto a jugarse por Aquél que es el Camino, la Verdad y la Vida. No por "valores", tradicionales o no tradicionales.

"El que pierda su vida por Mí la salvará." (Mt 10,39 y Mc 8,35, donde Marcos agrega "y por el Evangelio".)

Anónimo dijo...



Mike Jagger y la Cuaresma....

http://www.lanacion.com.ar/1870455-un-menu-especial-para-mick-jagger-y-otras-perlitas-del-agasajo-a-los-rolling-stones-en-barrio-parque

Anónimo dijo...

Muchas gracias Señor Linyera Errante por sus palabras.
Y más gracias todavía al anónimo de 1,49. (Gracias de agradecimiento, no de que sea gracioso lo que Ud escribió y que me cause gracia, la Tradición y sus valores no lo permitan así)
La próxima vez seré más cuidadoso con los puntos y las comas.
Y le mando una serie de aclaraciones a modo de fe de erRatas:
El Camino, la Verdad y la Vida, no debe entenderse que se refiere a Osho ni al camino propuesto por el Neo Profeta de Todos Hermanos que es lo mismo. Dejemos la Guía Peuser, Las 20 Verdades Peronchistas y la revista Vivir, porque son una antigualla.
Añadidura no significa yapa
Nuestro Señor no es el feudal. Tampoco es el Dulce de la canción de George Hurrison.
La gran tribulación no es la que se produce por la baja y la suba abruptas del precio del petróleo. O el anuncio de la suspensión del próximo River-Boca, camino a la cancha.
Escuela de Frankfurt no es el colegio al que iba de chiquito Pancho Frankfurter, más conocido en el barrio por el nieto del escapado de la guerra. Y vaya uno a saber, ¿por qué se escapó?
Es muy importante no confundir la Cristiandad con el bazar de baratijas situado enfrente justo del bazar del Turco Abdul y próximo a la tienda de Don Moisés.
En el tema de los talentos, yo los guardo y hago mal. Tampoco hay ser ni estar tan lento.
La muerte civil no es por oposición a la muerte religiosa o el paso al Oriente Eterno o la disolución en la Nada misma. Aunque a veces se parece.
Confusio, El incomprendido.

Anónimo dijo...

See... en la nota de La Nación Jagger dice que no toma alcohol durante la cuaresma... es que, además de tener humor inglés, es satanista y sabe de religión... los interlocutores que lo escucharon no entienden el humor inglés y son ignorantes (en religión y en todo...)
El de H.

Anónimo dijo...

Al del 13 de febrero de 2016, 4:13

He leído comentarios variopintos muy, poco o nada discutibles, pero el suyo me parece no solo inapropiado sino totalmente estúpido a menos que pretenda promocionar la nota en ese diario masón o la familia televisiva que organiza la fiestita.
Pensar aunque sea tangencialmente que "sus majestades satánicas" puedan discurrir un bit acerca de la Cuaresma es igual a creer que Wanderer solo tiene en su hogar Whisky en fotos.

Drakkar

el pibe de rivendel dijo...

En el tono procaz y en el análisis elemental de la izquierda está la eficacia de Pignata.
Si fuese de otro modo la leerían 10 personas y mientras no se aburran.
Es lo que ha quedado de nosotros. A su vez, en estos últimos años ha bajado mucho el nivel de la parte intelectual de la derecha, tanto de los dicertantes como de su público. También en cantidad.
A nadie ya le importa lo que pueda decir lo que queda de la derecha formada. En algún punto, mejor, que se dicen tantas cosas...

Anónimo dijo...

Otro dato curioso de la cuaresma de Jagger es que, habiendo asado, pidio que le preparen salmon rosado ¿sera que no quiso comer carne un viernes?
En todo caso en el dia del Juicio sera un dato en contra de los otros frivolos comensales: hasta un satanista sabe y es capaz de cumplir en publico lo que ellos ignoran culpablemente.
Para mas datos hoy escuche a Daniel Grinbank (o como se escriba) decir en radio Mitre (el programa antes de Magdalena): "ellos [los Stones] van a seguir haciendo espectaculos mientras se sientan bien, mientras continue el pacto con el diablo" (risas)....

Anónimo dijo...

Coincido en un casi todo con Ludovicus. Artículo apropiado a los tiempos que "corroen".

La palabra "aniquilar" y su uso presidencial trajo a este país no pocos sinsabores, pero antes de su necesario uso en esa época, trajeron mas dolor y muerte en el mundo todo las frases "la religión es el opio del pueblo" y "hasta la victoria siempre", aún colgadas en cuadros en oficinas y dormitorios de decenas de miles de personajes que cotizan en el NYSE, esquían en Aspen o veranean en Mónaco o Dubai.

Saben que el frío del Valhalla y el cotidiano Hidromiel nos vuelve poco hipócritas como los niños y los viejos, por ello digo sin tapujos que hasta que no se aniquilen las usinas de pensamiento izquierdista en todas sus variantes (y las liberales masónicas) en el Occidente, el hombre seguirá pariendo el mal a raudales: contragramscismo sin stoppers ni anestesia.

Pero esto ya es metafísica, metahistoria y teología pura y dura, difícil de escribir con sencillas y pobres runas.

Drakkar

Anónimo dijo...

"la eficacia de Pignata" efectivamente es una de las raras plumas de derecha eficaces.

No hay mucho más.

Y a pesar de todo, sigo sorprendiéndome de que La Nación no haya sido capaz de encontrar plumas de derecha para enfrentar la los K.

Tuvieron que ir a recolectar en la misma huerta progresista: Fernandez Diaz, Fidanza, Lanata, etc.

CP

Anónimo dijo...

Fernandez Díaz hoy se afana en La Nación este post de Wanderer

"Menem, como Rajoy, los puso enfrente y sufrió un desgaste transversal; Néstor Kirchner se dio cuenta de que debía cooptar a la mayor cantidad de ellos para neutralizarlos: "la izquierda te da fueros", decía riendo. No se refería al trotskismo, sino a esa progresía inespecífica que, salvo excepciones, suele soslayar la sustentabilidad económica y justificar a los corruptos que son del palo"

L'Osservatore pagano

Anónimo dijo...

Wanderer, muy bueno el post, as usual.

Sin comentarios.

Para mí, perfecto.

Aprovecho para plantear una inquietud -más bien curiosidad- linguística, con la esperanza que algún lector me haga la caridad de aclarármela: ¿Por qué conservadurismo? He gugleado el asunto varias veces sin éxito.

Hasta hace unos 20/25 años era conservadorismo.

¿Influencia francesa? No lo sé.

Quedaré muy agradecido si alguien me aporta una respuesta.

Atentamente

El Aprendiz II

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,
Respecto de la impotencia argumental de la ‘derecha’, me gustaría arriesgar el esbozo de una teoría. Me parece que el hombre actual medianamente inquieto, sólo acepta como ‘verdades’ las que surgen de las Ciencias Naturales, de los laboratorios. O al menos, las conclusiones que le han contado que surgen de las ciencias naturales. En general todo concepto antes considerado como digno de atención, de devoción, o de defensa, se ha relativizado. Uno difícilmente puede terciar en una discusión diciendo: “eso daña a la familia, a la Patria, a la Iglesia, etc.”, pues se encontrará con un “¿Y a mi qué me importa?” (de este ‘a mí que me importa’ viene zafando el sexo entre adultos y niños. Por ahora). Con lo cual el relativismo ha destruido todo mojón de referencia moral. No hay fuente de la Verdad, ergo de la Ley, que sea universalmente reconocida. Todo es una convención, un pensamiento políticamente correcto que hoy es válido y mañana puede no serlo. Con lo cual es imposible tener a mano una tabla de Bien y de Mal socialmente reconocida, para debatir nada con nadie. ‘¿Qué este señor se siente mujer?, pues que se haga mujer. ¿Qué se quiere suicidar?, pues que se suicide. ¿Qué quiere abortar?, pues que aborte’. Y así ad infinitum, en un camino en el que la voluntad del individuo parece no tener ni aceptar barrera alguna.
Pero esta actitud -si uno pide a un moderno que la justifique- no se basa explícitamente en un luciferiano ‘Non Serviam’. Se basa en lo que el moderno cree que son las conclusiones de las Ciencias Naturales: que somos una configuración al azar producida por el polvo interestelar. Combinaciones moleculares no planificadas, dieron por azar conciencia en este rincón del Universo. Nos ha tocado -por azar- ser concientes los breves años de nuetras vidas. Vidas que no tienen sentido, que nadie vigila. Siendo así, al menos disfrutemos de estos años, y minimicemos las incomodidades. Y cuando estas sean insoportables, suicidémonos.
Ahora, si la derecha logra introducir el concepto de que las Ciencias Naturales no han demostrado tal cosa, y que, muy por el contrario, apuntan cada vez más a un Creador que se parece mucho al Dios de la Biblia, pues le habremos metido al progresismo un torpedo por debajo de la línea de flotación.
Y de hecho, lo que ocurre con las Ciencias Naturales, es exactamente eso. Sus conclusiones no dan su apoyo al modelo progresista. Por dar algunos ejemplos: el actual modelo de las neurociencias, plantea al cerebro como una computadora biológica por hardware. Y a la mente, como su actividad. Pero si esto es así, no tenemos pensamientos libres. Somos autómatas que pensamos lo que una computadora ensamblada al azar -y las condiciones de contorno- nos imponen pensar. Pero esto está reñido con nuestra experiencia diaria, y con los supuestos sobre los cuales armamos nuestras sociedades. Si un progresista quiere asumir este modelo de la mente, puede. Pero tiene que admitir que es un zombie. Si quiere seguir considerando que toma decisiones, tiene que asumir que la mente es una entidad no material, no evolucionada, y que no emana del cerebro (que la mente pueda usar al cerebro como su interfaz con la realidad material, es otra cosa).
La cacareada teoría de la evolución hace agua por los cuatro costados. Le siguen poniendo parches, y siguen apareciendo agujeros. Siguen apareciendo cosas que el modelo es incapaz de explicar (sangre de T-Rex, para citar un ejemplo cualquiera). Y entonces el modelo se sigue deformando y modificando. Y no se lo descarta, porque es lo único que le queda a la comunidad científica antes de tener que aceptar que atrás del ADN hay un ser inteligente creando.
(sigue más abajo...)

Anónimo dijo...

(...continúa de arriba).
Y sin embargo, la derecha, al menos la derecha católica, no recurre a estas herramientas poderosas. No me puedo explicar por qué. Puede ser que en la derecha católica no haya mucha gente con formación científica, y entonces le reúyan al tema, para no meterse en un tema que no entienden, y que presumen que controla el enemigo.
También puede tratarse de una serie de complejos que le hayan quedado a la derecha católica luego de supuestas metidas de pata históricas con las Ciencias Naturales. Basta que un católico diga algo, para que le espeten en la cara: “¡Ustedes quemaron a Galileo, porque este les señaló que la Tierra giraba alrededor del Sol!”. Más allá de que nadie haya quemado a Galileo, esta respuesta suele ser demoledora, y el apologista católico baja los brazos derrotado. O empieza a balbucear sonrosado que ‘la Iglesia fundó las Universidades…’, y cosas así.
Bueno, no conozco los detalles del juicio a Galileo. Pero el hecho concreto es que la Tierra no gira alrededor del Sol. Y si lo hace, nadie lo ha podido demostrar aún. Lo que entiendo que refutó con éxito Galileo, fue la configuración Tolemaica. No el Geocentrismo per sé. Y cuando los científicos quisieron medir la velocidad de traslación de Tierra respecto de un sistema de ejes en reposo (el Éter), el resultado fue nulo (experimento de Michelson-Morley). Es decir, el experimento mostraba una Tierra inmóvil respecto del sistema de ejes en reposo. Esto lo resolvió Einstein eliminando el éter, y eliminando la misma existencia de un sistema de ejes preferenciales. Con lo cual, ahora poner el sistema de ejes en la Tierra, o en el Sol, es una decisión arbitraria, que depende de cómo queramos que nos queden las ecuaciones. Así, que, en todo caso, Galileo no demostró que la Tierra gire alrededor del Sol en términos absolutos. Y sin embargo, esto sigue inhibiendo a los católicos.
Por no dar la batalla en el terreno de las Ciencias Naturales, y en él de sus presupuestos filosóficos (‘¿por qué explicar ciertos fenómenos con un modelo en lugar de hacerlo con otro?’), nos vemos reducidos a movernos en campos en los que nadie más que nosotros nos escuchamos, y en los cuales sonamos como nostálgicos enemigos de las ciencias.
Creo que hay que pegar fuerte por el lado de las Ciencias Naturales y de la Filosofía (de la consistencia al pensar). Arrinconar a los progres allí, hasta que confiesen que no tienen herramientas científicas que sustenten sus posiciones, hasta que acepten “Hago esto porque no quiero obedecer a Dios, no quiero que haya Dios, no quiero que me digan qué hacer, quiero hacer lo que se me cante y que nadie se meta en mi vida, no quiero Servir, y no tengo ningún otro argumento”. Listo, que acepten esto, y que se vayan tranquilos a su cueva friéndose en su demencia (como dice también –y mejor- Romanos 1). Pero que no se vayan con pergaminos intelectuales.
(Sé que este blog es visitado por científicos de nota. Yo no soy un científico. Mis estudios en matemática y física son los de un ingeniero. Y datan de hace un tiempo. Sepan disculpar los errores en que haya incurrido. Pero por favor, señálenlos).

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el ingeniero anónimo. Quizás la explicación la pueda dar el hecho de que el proceso de imbecilización tuvo un éxito mayor del esperado y alcanzó a neutralizar los anticuerpos que surgirían del buen sentido.
No hay que olvidar que hasta el mote de progresista fue apropiado para ese conjunto de conductas y posturas antinaturales y contrarias al plan de Dios.
Al punto de llegar a negar hasta lo que es obvio: Que somos seres creados e imperfectos, en busca de un sentido de la existencia y de la felicidad que no nos pueden dar ninguno de los bienes terrenos.
Pero claro, la fracasada tentación demoníaca de la que habla el Evangelio de hoy, derrotada en tres oportunidades, no tendrá una cuarta.
Está en los hombres reconocer al verdadero Salvador, con todo lo que ella significa, o dejarse embaucar como lo hicieron Adán y Eva.
Por los resultados de una y de las otras, parecería que no hay muchas opciones, pero lo sabemos bien cada uno de nosotros, el hombre es el único animal que tropieza más de una vez con la misma piedra.
A transitar la Cuaresma como lo que debe ser. Y a levantarse después de cada caída.
Gracias por ayudar a no sentirnos tan solos.

Altro ingegnere dijo...

Anonimo de las 15:14, si para refutar el ateismo hubiese que defender el geocentrismo o la existencia de éter universal, estaríamos en el horno.

Es al revés, estimado. Cuanto más íntegramente funciona el universo de acuerdo a leyes expresables matemáticamente, más plausible es la noción de que la realidad es racionalmente explicable hasta su última instancia, noción conocida como el Principio de Razón Suficiente y que es la base de las pruebas racionales de la existencia de Dios.

Como nota de momento, ahora mismo dos bloggers de infocatolica, uno de ellos colega nuestro, en una discusión con un frecuente autor invitado de este blog, el Profesor Soler Gil, están negando una noción básica de la mecánica cuántica. Si defender el geocentrismo es meterse en el horno, eso sería meterse en agua hirviendo.

Anónimo dijo...

Anónimo 15:13 y 15:14.

Si la Relatividad General es correcta, entonces la relación de masas entre la Tierra y el Sol obligan a aceptar que es la Tierra la que está orbitando alrededor de éste y no al contrario. La mecánica de Newton señalaba lo mismo.

Galileo al observar las lunas de Júpiter demostró que el geocentrismo estaba errado. Lo mismo con las fases de Venus. Ambas observaciones indicaban que había cuerpos que no orbitaban alrededor de la Tierra.

Concuerdo con ud. en que la Iglesia necesita de católicos con formación en Cs. Nat. Pero para eso hace falta estudiar durante años. Creer que con dos cursos soy capaz de echar por tierra los fundamentos de la física, la biología y la astronomía contemporáneas, es al menos temerario.

Ud. propone no quedarnos "reducidos a movernos en campos en los que nadie más que nosotros nos escuchamos". Pruebe ir a cualquier facultad de astronomía a decir que "el hecho concreto es que la Tierra no gira alrededor del Sol". Seguramente lo tomen muy en serio.

Saludos.

El domador de T-Rex.


Anónimo dijo...

El geocentrismo tiene sus razones y sus defensores. Cfr.vg. "Viaje al centro del universo. Nuevos descubrimientos sorprendentes sobre la posición de la tierra en el universo". Un documental cientifico.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 17:42,
verá que yo en mi post no defendí en ningún momento el Geocentrismo absoluto. Sólo dije, y sostengo, que nadie ha sido capaz de probar el Heliocentrismo absoluto. En mecánica newtoniana, si la memoria no me falla, por más masa que el Sol tenga respecto de la Tierra, esta no giraría alrededor del Sol, sino que ambos cuerpos girarían en torno al baricentro del sistema (está claro que es esto lo que sostienen los Heliocentristas absolutos. Decir que la Tierra gira alrededor del Sol es una simplificación, ya que el baricentro está muy cercano al Sol).
El asunto no es ese. El asunto es que pensaban que había algo que se llamaba éter, que era el medio por el cual se propagaban las ondas electromagnéticas, y que este medio estaba en reposo respecto de los ejes de referencia. Midieron la velocidad de la Tierra respecto del éter, y dió nula (si bien no habría sido absolutamente nula. Aparentemente dió un residuo compatible con la rotación respecto del éter, que Einstein creo atribuyó a errores de los instrumentos). Entonces Einstein decidió eliminar el éter, y el concepto de sistemas de ejes preferenciales. Eliminado el concepto de sistemas de ejes preferenciales -e independientemente de las masas- yo puedo poner el 0 de mi sistema de ejes en donde quiera. Las ecuaciones podrán ser más complicadas. Pero físicamente nadie me lo puede objetar. Es un tema de ejes de referencias. Las masas no tienen nada que ver. Para decir que algo gira respecto a otra cosa, tiene que haber en el Universo algo que esté fijo. Según Einstein no lo hay. Si alguien en este foro quiere afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol en términos absolutos, primero tendrá que traer un sistema de ejes preferenciales.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 16:55,
en ningún momento defendí yo la existencia del éter, ni el Geocentrismo absoluto (ojo, no veo nada malo en defenderlos si uno tuviera evidencia. La ciencia debe seguir la evidencia a donde ésta la lleve. Es ciencia, no una religión mesopotámica con sacerdotes que custodian un conocimiento arcano. Pero yo ni los defendí, ni los propuse).
Lo único que hice fue afirmar -lo sostengo-, que no se ha podido probar el movimiento absoluto de la Tierra en torno al Sol. Hablo del movimiento de traslación, no de rotación (digo, para no meter acá aceleraciones de Coriolis, o péndulos de Foucault).
Pero me parece notarlo a usted muy acomplejado por el caso Galileo. Muy apurado por echarme ropajes oscurantistas, y por mostrarse abierto y al día. De eso sí trataba mi post.
Lo de que la Tierra no gira alrededor del Sol lo dije en mi facultad de Ingeniería, a un profesor. Y no pasó nada. Me recibí. La ciencia es discutir, buscar evidencia, preguntar y preguntarse. No apocarse y callarse para no quedar mal.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 17:42,
como dije anteriormente, Galileo lo que demostró, fue que la configuración tolemaica estaba errada (que creo que eran una serie de aros concéntricos alrededor de la Tierra). Sus observaciones no impugnan una configuración con centro en la Tierra per sé. No soy astrónomo, así que acá no puedo ser preciso, pero creo que configuraciones como la de Tycho Brahe -o refinamientos de esta- explican los fenómenos que Galileo observó.
Pero nuevamente, Galileo sólo describió movimientos relativos. Para probar el movimiento absoluto se diseñó Michelson-Morley. Y falló.

Anónimo dijo...

Al ingeniero: pareciera que se fue de los temas centrales de este blog pero en realidad los enfocó desde otra perspectiva también importante. La cual, como dice ud., muchas veces se soslaya, en general por no poseer casi ninguno de nosotros formación científica académica. Es muy interesante lo que ud. plantea. Me animo a sumar una burrada: la Tierra es en realidad el centro del universo pero en términos metafísicos, o sea anclada en ejes referenciales indemostrables por cálculos y aparatos de medición humanos. El o los ejes del éter. Por supuesto, no tengo la menor idea de lo que estoy diciendo, sólo utilizo los términos que ud. pone a mi alcance. Pero soy capaz de sostenerlo frente a los cientificistas que se desviven para que haya vida en otros planetas, en etapas superiores de evolución. Total, las fórmulas de ellos son más ridículas que las mías. Y la fe de ellos es incomprobable, la mía no.

Isaac Pasternak, inventor de la piedra filosofal y experto en secar celulares con arroz

Anónimo dijo...

Oiga ingeniero, tiene mucha razón en lo que dice, y hacer correr su propuesta serviría sobre todo para hacer frente a los extraviados que dan por sentadas y aprobadas sus tesis como si fueran de acero filosófico. Estoy de acuerdo con Pasternak también. Me maté de risa cuando encontraron hace poco una mona que de la noche a la mañana se graduó de eslabón perdido. Capaz que era la perra Laika que cayó hecha pelota a la tierra. El propio Darwin tuvo unos terribles problemas de conciencia antes de publicar su obra, pero no sólo problemas de naturaleza moral sino de naturaleza científica, ¿o no? En cuanto al tema Galileo, creo que Messori en "Leyendas negras" lo explica bastante bien, cuando menos para negados como yo. La ciencia moderna es un cambalache: sus sacerdotes encuentran datos pero no saben dónde ponerlos, ya no tienen el cuadro cósmico, lo repudian, les sale espuma ante la sola mención de un Dios creador, y por eso no pasan de lo hipotético. Pendejos caprichosos, recibieron el don de la ciencia dura y lo malgastan en el berrinche.

Evo Lucio Nado, profeta de calamidades

Anónimo dijo...

Estimado, el baricentro no esta cerca del Sol, esta en el interior del Sol. Tan grandes son las diferencias de masa. Por supuesto que se pueden formular acuaciones geocentricas. Ptolomeo lo hizo (su sistema era mucho mas complejo que esferas concentricas), y su sistema era tremendamente preciso. El tema es que la fisica post Newton establecio relaciones causales entre los movimientos de los cuerpos celestes y la masa de los cuerpos celestes. Yo puedo construir una ecuacion que describe correctamente la caida de una piedra en linea recta suponiendo que es la Tierra la que se mueve hacia la piedra. Pero eso no significa que suponer una cosa u otra sea indistinto en terminos fisicos.

Un sistema geoheliocentrico como el de Tycho no tiene ningun sentido si a los calculos posicionales astronomicos les enchufas la fisica moderna (ni que hablar la relativista).

Pero mas alla de esta discusion anecdotica, me parece que frente al cientificismo ateo que se presenta en muchos ambientes, hay dos caminos posibles, ambos fructiferos. Uno es hacer el esfuerzo por mostrar que las ciencias no refutan nuestra fe, y que incluso en muchas ocasiones nos ayudan. Este dialogo supone saber de ciencia, saber de teologia, y saber mucha filosofia. Para matizar, distinguir, y no caer en burradas tipo diseño inteligente hace falta metafisica y epistemologia. El segundo camino es ablandar la fe que, injustificadamente, se tiene en "la Ciencia". El instrumentalismo y, en gral, los argumentos antirealistas creo que aqui muchas veces nos pueden ayudar, pues ellos desacralizan las pretendidas certezas de la ciencia, mostrando que es otro esfuerzo humano por conocer, que se derrumba periodicamente, se reformula desde sus bases, etc.

Saludos.

El domador domado.

L'ingegnere dijo...

"En mecánica newtoniana, si la memoria no me falla, por más masa que el Sol tenga respecto de la Tierra, esta no giraría alrededor del Sol, sino que ambos cuerpos girarían en torno al baricentro del sistema (está claro que es esto lo que sostienen los Heliocentristas absolutos. Decir que la Tierra gira alrededor del Sol es una simplificación, ya que el baricentro está muy cercano al Sol)."

La memoria no le falla, es exactamente así. De hecho, en el sistema sol-tierra el baricentro está casi en el centro del sol, mientras que en el sistema tierra-luna está a 73% de camino entre el centro de la tierra y su superficie.

https://en.wikipedia.org/wiki/Barycenter

En cuanto a ejes preferenciales, en relatividad especial existe el concepto de marco de referencia inercial, en el que rige la ley de la inercia. Un marco solidario a la tierra en general no es inercial. En cosmología basada en la relatividad general existe además el concepto de marco de referencia comoviente, que es aquél en el cual la expansión del universo se percibe como isotrópica. Equivalentemente, es aquél en el cual la radiación de fondo de microondas tiene momento de dipolo nulo.

Anónimo dijo...

Domador,
justamente la Relatividad Especial le dice que no hay un sistema de ejes de preferencia. Así que, físicamente, ponerlos en uno u otro lado es una convención.

L'ingegnere dijo...

Domador, el tema clave, como lo veo yo, es que los ateos parten de rechazar el principio de razón suficiente (PRS) para la existencia del universo. Básicamente dicen: "que haya causalidad racionalmente explicable en los fenómenos dentro del universo no compele a postular que el universo como un todo tenga que ser racionalmente explicable". El ejemplo más conocido de esa posición es Bertrand Russell en el famoso debate radial con el P. Copleston.

A mi juicio, sostener el PRS es una opción meta-filosófica, o meta-metafísica, mal como suena. La metafísica empieza a partir de que uno postula que la realidad es racionalmente explicable hasta su última instancia. El tema es ¿por qué debería uno postular que la realidad es racionalmente explicable hasta su última instancia?

Anónimo dijo...

Anónimo de las 13:16,
entiendo que un sistema solidario al sol, tampoco es inercial. Y ese vendría a ser mi punto.
En cuanto a la radiación de fondo, entiendo que las recientes sondas -contra Big Bang- la están revelando no isotrópica.

L'ingegnere dijo...

Anonimo de las 10:03, seguir el diálogo sobre este tema sería abusar de la paciencia del anfitrión, por lo que respondo y sugiero que, si quiere seguirlo, indique lugar virtual alternativo.

"entiendo que un sistema solidario al sol, tampoco es inercial."

Desde un punto de vista riguroso es así, porque el sol gira alrededor del centro de la galaxia. En la práctica, considerar un sistema como inercial o no es una decisión práctica dependiente del grado de precisión requerido.

La radiación de fondo es anisotrópica a pequeña escala e isotrópica a gran escala, salvo el momento de dipolo resultante de la suma de los movimientos de la tierra alrededor del sol, del sol alrededor del centro de la galaxia, y de la galaxia en el "espacio absoluto" (estrictamente, con respecto al marco de referencia comoviente local).

Finalmente, "contra Big Bang" es una expresión ambigua, porque a priori no se puede saber a qué se está refiriendo exactamente con "Big Bang". Por ejemplo, ¿está incluyendo la inflación?

Odysseus dijo...

Sería interesante que el blog le diera la palabra al cura físico para estas cuestiones.

Cordialmente,
Odysseus.

Anónimo dijo...

Ingegnere,
coincido en que a esta altura se está embolando todo el mundo. Además, le perdí el hilo de qué es lo que usted pretende refutar. Yo sólo pretendía mostrar que -en su estado actual- la física no afirma el Heliocentrismo absoluto, que es lo que el vulgo cree que Galileo demostró. Y nada más. Y creo que en eso estamos de acuerdo. Después me perdí.
Saludos.

Anónimo dijo...

Regresando al hilo de esta entrada, excelente análisis, y lo que a mí me deja claro es que si la izquierda ha avanzado tanto en destruir las bases de la civilización cristiana es porque nosotros los católicos lo hemos permitido, y me refiero a los laicos, es el silencio de los buenos, porque es un hecho que la izquierda se ha sabido posicionar en el cuarto poder:el periodismo, que al fin y al cabo, y aunque no nos guste, crean opinión. La Dra. Pignata es un personaje ficticio que dice verdades apelando al sentido común, a veces con humor y a veces vulgar. ¿No podemos soñar con tener un periodista católico, real, de carne y hueso, con nombre y apellido, que señale los errores y el lado hipócrita de la izquierda anticristiana sin caer en la vulgaridad? Que no se tome como excusa que los grandes medios nos ignoran por ser católicos, hoy existe el twiter para ingresar al combate por la cultura cristiana y no es necesario contar con un gran presupuesto, con tener un plan económico de internet es suficiente. Nos hemos dormido o no queremos salir de nuestro cómodo anonimato. Muchas veces cargamos las tintas contra los obispos y no hacemos mea culpa por nuestra responsabilidad individual en el avance del marxismo cultural.