jueves, 24 de marzo de 2016

Jueves Santo


Mientras los gloriosos discípulos estaban siendo iluminados al atardecer por el lavado de los pies, Judas, enfermo de amor por el dinero, se convirtió en un traidor. Él te entregó a Ti, supremo Juez, para que fueras juzgado sin justicia. 
Todos vosotros que amáis las riquezas, pensad y meditad sobre el hombre que se colgó a sí mismo por ese mismo amor. Evitad todo aquello que se atreve a traicionar al Maestro.
¡Oh Dios que eres toda bondad para todos los hombres, gloria a Ti!

Tropario del día, liturgia bizantina.


No hay comentarios: