sábado, 19 de marzo de 2016

Sábado de Lázaro


La liturgia bizantina celebra el día sábado anterior al Domingo de Ramos, la resurrección de Lázaro.

Oh Cristo Dios, cuando resucitaste a Lázaro de entre los muertos, antes de los días de tu pasión, confirmaste la resurrección futura de todos los hombres. Nosotros también, como los niños de otro tiempo, llevamos a tu presencia los símbolos de tu triunfo y de tu victoria, y te aclamamos a Ti, Vencedor de la Muerte: "¡Hosanna en las alturas! Bendito el que viene en nombre del Señor".

Tropario de la fiesta.

15 comentarios:

Juan dijo...

Es bien conocido que, según el Evangelio de Juan, el evento que ocurrió el día anterior a la entrada de Jesús en Jerusalén fue la cena en casa de Lázaro. Lo que tal vez no sea muy conocido es una consecuencia teológica de la ubicación temporal precisa que Juan da a ese evento, "seis días antes de la Pascua" (Jn 12:1).

Día de - Día de - Días antes
semana - Nisán - de la Pascua
-----------------------------
Sábado - 15 - 0
Viernes - 14 - 1
Jueves - 13 - 2
Miérc. - 12 - 3
Martes - 11 - 4
Lunes - 10 - 5 (Entrada en Jerusalén, Jn 12:12)
Domingo - 9 - 6 (Cena en Betania, Jn 12:1)

Por lo tanto, la entrada de Jesús en Jerusalén coincidió temporalmente con la entrada a la ciudad de los corderos destinados al sacrificio pascual, dado que el 10 de Nisán cada familia debía tomar el suyo (Ex 12:3). Esta coincidencia se suma a la bien conocida de que esos corderos eran sacrificados entre las 3 y las 5 de la tarde del 14 de Nisán, precisamente cuando Jesús murió.

Juan dijo...

Otro aspecto del evento de la resurrección de Lázaro que no es muy conocido es que en él se cumplió al pie de la letra la predicción que Jesús hizo en la parábola de Lázaro el pobre.

Los "cinco hermanos" que menciona el rico en Lc 16,28 eran fácilmente asociables, por cualquiera que viviese en Judea en tiempos de Jesús, con los cinco "hermanos" (cuñados) de Caifás, o sea los cinco hijos de Anás, todos los cuales fueron en su momento Sumos Sacerdotes al igual que su padre y Caifás, con quienes son referidos colectivamente en el Evangelio de Juan como "los príncipes de los sacerdotes":

Anás: 6-15
Eleazar ben Anás: 16-17
Caifás: 18-36 (yerno de Anás)
Jonatán ben Anás: 36-37 y 44
Teófilo ben Anás: 37-41
Matías ben Anás: 43
Anás ben Anás: 63

Interpretados asi los "cinco hermanos", la predicción que Jesús puso en boca de Abrahan en Lc 16,31 en la parábola de Lázaro el pobre se cumplió al pie de la letra en el evento real de la resurrección de Lázaro el amigo de Jesús. Porque Caifás y sus "cinco hermanos" no sólo no se convirtieron al enterarse de esa resurrección, sino que justamente a partir de esa noticia decidieron primero matar a Jesús (Jn 11,47-53) y, luego de la cena en Betania, decidieron también matar a Lazaro! (Jn 12,10-11).

Anónimo dijo...

Anónimo de las 12;11 , y el Señor nace en Belén que es el lugar en donde nacen los corderos destinados al sacrificio en el Templo.

Jorge dijo...

Gracias Juan por los comentarios, el de Lázaro no lo sabía y me sorprendió bastante, muy buen aporte.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Juan por sus comentarios.
Drakkar

Anónimo dijo...

Anónimo de las 12:11,
es muy interesante lo que usted trae. Al respecto, me encuentro releyendo Jesús de Nazareth, Vol. II, del Papa Benedicto. Benedicto señala algo que para muchos será una obviedad, pero que yo nunca había notado: San Juan y los Sinópticos difieren en la fecha de la Ultima Cena. Para los Sinópticos, esta fue la Cena de Pascua. Para San Juan no, fue la noche anterior, dado que para San Juan, como usted bien señala, Jesús murió a la hora en que los corderos eran sacrificados en el Templo.

Juan dijo...

Anónimo de las 13:54, su observación es muy oportuna y me da pie a agregar que, para discernir entre la cronología que da San Juan y la que dan los Sinópticos, vienen en nuestro auxilio la astronomía y capacidad de cálculo contemporáneas, gracias a las cuales sabemos que no hubo un viernes 15 de Nisán en los años en que pudo haber tenido lugar la Crucifixión, mientras que hubo dos viernes 14 de Nisán en esos años: el 7 de abril de 30 AD y el 3 de abril de 33 AD. Por lo tanto, el dato fácticamente correcto es el de San Juan.

Y ya que hemos mencionado la cena en que Jesús fue ungido con perfume, podemos notar que en ese punto también hay una discrepancia entre Juan por un lado y Mateo y Marcos por el otro, ya que estos últimos ubican esa cena en casa de "Simón el Leproso". En este caso, la clave para discernir entre ambos datos la da Lucas, quien no menciona la cena previa a la Pascua pero menciona una comida en agasajo de Jesús en casa de un fariseo Simón, durante la cual una prostituta ungió a Jesús con perfume (Lc 7:36-50). La conclusión es que Mateo y Marcos combinaron en su narración ambas cenas en las que Jesús fue ungido, la narrada por Lucas y la narrada por Juan, en una sola, ubicándola en el lugar de la de Lucas y en el momento de la de Juan. En resumen, nuevamente es San Juan quien da el dato exacto.

Anónimo dijo...

El conflicto cronológico fue resuelto por una diferencia en el modo de registrar los días de la Pascua según las escuelas judías de las que provenían los Apóstoles. Así, es que hay coincidencia entre los tiempos de unos y de otros.

Esculapio

Anónimo dijo...

Juan,
es nuevamente muy oportuno e interesante lo que usted trae (y me ha hecho recordar -tangencialmente- el cálculo de las semanas de Daniel). Cabe preguntarse entonces, como pudo errar un texto inspirado, como son los Sinópticos.
Anónimo de las 16:33, Benedicto trae esa solución que usted menciona -de una autora francesa si mal no recuerdo- pero tiende a considerarla poco probable.

Anónimo dijo...

A mi lo que me resulta sorprendente es que, después de haber ido a dormir todos los días anteriores a Betania,la noche después de la última cena se quedase el Señor en Getsemaní.

Juan dijo...

"Cabe preguntarse entonces, como pudo errar un texto inspirado, como son los Sinópticos."

Supongo que por "errar" Ud se refiere al 15 versus 14 de Nisán, porque lo de "Simón el Leproso" no lo veo como error sino como agrupación de dos eventos en uno. Lo cual es una inexactitud fáctica, obviamente, pero el propósito de los Evangelios no es dar una crónica exacta a nivel de esos detalles. Se me ocurren varias consideraciones, no mutuamente excluyentes.

Primero, que los cuatro evangelios concordasen totalmente a nivel de esos detalles, a mi juicio le restaría credibilidad a su testimonio, en vez de sumarle. Daría una impresión similar a un grupo de testigos dolosos que se ponen de acuerdo en lo que van a decir a la policía o a la justicia a nivel hasta de las expresiones usadas, y que precisamente por eso generan sospecha de que sus testimonios fueron previamente arreglados y no son de fiar.

Segundo, viendo el evangelio cuadriforme como una totalidad, el error desaparece, puesto que es lógico tomar, ante una discrepancia, el dato que da S. Juan, ya que él escribió luego de los Sinópticos y probablemente teniendolos a la vista, por lo que tuvo la oportunidad de corregir las inexactitudes que juzgó relevantes.

Tercero pero no menor, exégetas "histórico-críticos" tendenciosos, o mas bien apóstatas, han usado (mal) los Sinópticos para sustentar su "cristología baja". Pero como el Evangelio de S. Juan presenta una "cristología alta" desde su mismo inicio, estos exégetas necesitan desautorizarlo en su valor histórico, presentándolo como una construcción teológica escrita mucho después de los hechos narrados. Ante eso, cada punto de discrepancia entre los Sinópticos y S. Juan en que este último resulta ser el que provee el dato exacto, viene de perillas para contribuir a demoler ese intento de desautorización.

Anónimo dijo...

Juan,
yo sé que los Evangelios no pueden concordar al nivel de ciertos detalles. Sé que hay muchas cosas que se explican asumiendo que son recitados orales luego volcados al texto, y otras que se explican yendo al substrato hebreo o arameo original del griego (Carmignac y Tresmontant).
Lo que me llama la atención es que gente que participó de algo tan sublimemente trascendente como es la Ultima Cena, tenga problemas luego en recordar si fue o no la cena de Pascua.

Anónimo dijo...

Y Belén quiere decir casa del Pan y Nazareth flor.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 10:54,
en su libro, Benedicto aclara -específicamente- que se quedó para cumplir con una disposición de la Ley que exigía al peregrino quedarse dentro de los límites de Jerusalén, límites que durante la noche se extendían, e incluían, de este modo, Getsemaní.

Anónimo dijo...

Gracias,19;18