sábado, 16 de abril de 2016

Preparando el terreno

El blog Adelante la Fe publicó el documento interno de la FSSPX, que reproduzco a continuación, escrito por el P. Franz Schmidberger, quien fuera el hombre de confianza de Mons. Lefebvre y el primer Superior General de la Fraternidad, sobre la próxima “unión” (y entrecomillo porque considero que nunca estuvo separada) con Roma.


CONSIDERACIONES SOBRE LA IGLESIA Y LA POSICIÓN DE LA FRATERNIDAD SAN PIO X EN ELLA
I. La Iglesia es un misterio. Es el misterio de la presencia de Dios entre nosotros, el Dios salvador, que no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. La conversión requiere nuestra colaboración.
II. La Iglesia es infalible en su naturaleza divina; pero es dirigida por personas, que pueden equivocarse e incluso cometer errores. Hay que distinguir el oficio de la persona. Esta última, permanece una cierta cantidad de tiempo en el oficio y luego sale -ya sea por la muerte u otras circunstancias-, pero el oficio permanece. Hoy el papa Francisco tiene el ministerio papal y la primacía de la autoridad. Dentro de una hora, no sabemos, podría renunciar y otro papa será elegido. Sin embargo, mientras él tenga la Sede Papal, lo reconocemos como tal y rezamos por él.
No decimos que sea un buen papa. Por el contrario, él provoca con sus ideas liberales y su obrar una gran confusión en la Iglesia. Pero cuando Cristo fundó el Papado, vio toda la serie de Papas de toda la historia de la Iglesia, incluso al papa Francisco. Y sin embargo permitió su ascenso al trono papal.
De manera análoga, Nuestro Señor estableció el Sacramento del Altar con su Presencia Real, a pesar de que previó los muchos sacrilegios en el curso de la historia.
III. Monseñor Lefebvre fundó la FSSPX en medio de estos tiempos confusos para la Iglesia. Ella está llamada a dar una nueva generación de sacerdotes para la Iglesia, para preservar el verdadero Sacrificio de la Misa y proclamar la realeza de Jesucristo en toda la sociedad, aún frente a los papas liberales y prelados que han traicionado la fe. Así que necesariamente tuvo que venir un conflicto: en 1975 la Fraternidad fue enviada al exilio. Allí no solo sobrevivió, sino que creció y se ha convertido para muchas personas es un signo de contradicción contra la destrucción de nuestros días.
Esta oposición se volvió clara para el mundo el 30 de junio de 1988 cuando por razones de necesidad, fueron consagrados cuatro obispos por Mons. Lefebvre.
IV. Sin embargo, Mons. Lefebvre siempre tuvo la convicción de buscar una solución canónica para la Fraternidad y no evitó la conversación con las autoridades romanas, que querían que diera marcha atrás. Él continuó sus esfuerzos incluso después de las consagraciones de los obispos, a pesar de que en su realismo tenía poca esperanza de éxito. Él pidió, sirviéndose de argumentos ad hominem, que le permitieran “hacer la experiencia de la Tradición”. Él aceptó completamente el hecho de que la Fraternidad estaba en una situación excepcional y esto no era por culpa suya, sino de sus oponentes. La situación permaneció hasta el año 2000. Desde entonces Roma ha buscado un remedio para la situación, a veces de forma astuta, a veces con intención honesta, dependiendo quien se hiciera cargo del problema por el lado romano.
V. El declive de la Iglesia desde entonces y el simultáneo desarrollo constante de la Fraternidad, trajeron algunos obispos y cardenales que coincidían total o parcialmente, aunque no lo confesaban fácilmente. Roma fue rebajando sus demandas gradualmente y en las propuestas recientes ya no se habla de reconocer el Vaticano II ni la legitimidad del Novus Ordo Missae. Así que parece haber llegado la hora de normalizar la situación de la Fraternidad, y esto por varias razones:
1 Cualquier situación anormal tiende por sí misma a la normalización. Esto está en la naturaleza de las cosas.
2 No debemos perder de vista el peligro de que los fieles y algunos cofrades se acostumbren a la situación anormal y la vean como normal. La oposición aquí y allá contra la participación en el Año Santo, así como la total indiferencia por la asignación de la Jurisdicción ordinaria por el papa Francisco (nosotros siempre apelamos al estado de necesidad y hemos recurrido a la jurisdicción extraordinaria de acuerdo a la ley) está causando un gran revuelo. Si los fieles o los cofrades se sienten cómodos en esta situación de libertad respecto a la dependencia de la jerarquía, entonces esto implica una pérdida gradual del sensus ecclesiae. Nunca debemos argumentar: tenemos la sana doctrina, la verdadera misa, nuestros seminarios, prioratos y nuestros obispos, no nos falta nada.
3 Tenemos simpatizantes y amigos entre los Obispos y Cardenales. A unos u otros les gustaría llamarnos para ayudarlos, nos darían una Iglesia e incluso nos confiarían un seminario. pero en la situación actual, esto es imposible para ellos. Estos Nicodemos esperan con paciencia una solución, además ellos personalmente nos fortalecerían las espaldas. En cualquier caso, caerían muchas barreras que tienen los católicos fieles pero temerosos.  En los medios de comunicación y en todas partes nos dicen cismáticos o renegados o separados de la Iglesia, nos desharíamos de esto.
4 En los próximos años, necesitaremos urgentemente nuevos obispos. Ciertamente es posible consagrarlos sin mandato pontifical en caso de emergencia, pero si es posible consagrar obispos con el permiso de Roma, se debe pedir el permiso.
5 Los modernistas, los liberales y los otros enemigos de la Iglesia están muy preocupados en lo que concierne a la solución canónica para la Fraternidad. El discernimiento de los espíritus a este respecto, ¿no nos sugiere cuál es el correcto y mejor camino?
6 ¿Cómo la Iglesia superará esta crisis? Uno ve que en el presente estado de cosas no hay ni un destello de esperanza. En contraste, el acto oficial de reconocimiento de la Fraternidad desencadenaría una saludable agitación dentro de la Iglesia. Los buenos serían alentados, los malos sufrirían una derrota
VI. Respuesta a algunas objeciones:
1) ¿Cómo podemos aspirar a un reconocimiento por el papa Francisco?
Respuesta: Ya nos hemos referido anteriormente a la necesaria distinción entre el oficio y el titular del oficio. No hay duda que el papa actual ejerce su papel establecido por Dios. Pero todos debemos tener en mente lo que realmente fue el concilio y las consecuencias que trajo a la Iglesia: confusión, la dictadura del relativismo, lo pastoral por encima de la doctrina, amistad con los enemigos de Dios y los enemigos de la Cristiandad. Pero precisamente este es uno de los errores del concilio, el separar los efectos de la causa. Algunos se aficionaron mucho a la persona de Benedicto XVI, en lugar de poner el Oficio Papal en primer lugar y el titular en segundo lugar, y su renuncia fue como una ducha de agua fría. ¡No debemos cometer el mismo error de aficionarnos demasiado a la persona en lugar de la institución divina!
Tal vez sólo el papa Francisco sea capaz de dar este paso, por imprevisibilidad e improvisación. Los medios de comunicación tal vez lo perdonarán por haber dado este paso, pero nunca se lo hubieran perdonado a Benedicto.
En su autoritario, por no decir estilo tiránico de gobierno, él sería capaz de implementar esta medida incluso para la Resistencia.
2) ¿Pero ¿qué dirá la gente de la Resistencia?
Respuesta: No podemos orientar nuestras acciones por personas que obviamente ha perdido el sentido de Iglesia y el amor a la Iglesia en su forma concreta. Mientras tanto, ellos están peleándose entre sí.
3) En el futuro tendremos que guardar silencio sobre todos los errores actuales.
Respuesta: No guardaremos silencio, sino que señalaremos los errores por su nombre. Antes como después de la normalización. Queremos regresar del “exilio” en el cual estamos actualmente.
4) La reputación del papa Francisco entre los católicos es tan mala, que un reconocimiento por su parte dañaría la Fraternidad más que beneficiarla.
Respuesta: Ya en el principio hicimos la diferenciación entre el oficio y la persona. Si Francisco es papa -que lo es- entonces él también tiene el primado de jurisdicción sobre la iglesia. Independientemente de si la usa para la utilidad de la Iglesia o no. Nosotros debemos seguir la vía de utilidad para la Iglesia; no orientemos nuestras acciones por la voluntad humana y Dios nos bendecirá.
5) Pero esta integración de la Fraternidad en el sistema conciliar le costará su perfil, tal vez incluso su identidad.
Respuesta: Todo depende de qué tan firmes somos y quién convierte a quién. Si actuamos fuertemente, basados en la gracia de Dios, entonces nuestra situación puede ser una bendición para toda la Iglesia. ¿Dónde más podría estar la Fraternidad para que pueda realizar tal conversión? Por supuesto que no debemos contar en nuestras propias habilidades y poderes, sino en la ayuda de Dios. Pensemos en la lucha entre David y Goliat. Para esto hagamos una analogía: como cristianos nos encontramos en un mundo impío y corrupto, y necesitamos probarnos a nosotros mismos aquí. El peligro de contagio es grande; pero podemos y debemos escapar de éste con la gracia de Dios.
Una cosa es clara: Una nueva situación no facilitará nuestra posición así como así, sino que la complicará, pero sin embargo la hará fructificar más.
6) Todas las Congregaciones que se sujetaron a Roma se adaptaron al sistema conciliar o incluso perecieron.
Respuesta: Nuestra posición inicial no es la misma: En nuestro caso es Roma quien presiona por una solución y se acercó a nosotros. En otros casos, estas Fraternidades son las solicitantes, frecuentemente fueron a Roma con culpabilidad.
Además, ninguna de ellas tiene obispos, fuera de la Administración Apostólica Santo Cura de Ars de la diócesis de Campos en Brasil, donde el obispo Rifán está dispuesto a hacer cualquier compromiso.
Desde luego que se requiere una sólida protección por una estructura eclesial apropiada. Esto parece estar garantizado por la Prelatura Personal. Tal estructura no ha sido ofrecida a otra congregación. Finalmente, la objeción planteada ha sido verdadera solo en parte, con algunas excepciones en la región de habla alemana. Sin embargo, la insurgencia ha sido la vida de la FSSPX.
VII. Conclusión
Si Dios quiere ayudar a su Iglesia efectivamente, Él tiene muchos medios. Uno de ellos es el reconocimiento de la FSSPX por las autoridades romanas. ¿No está consagrada la Fraternidad a la Santísima Virgen, que protegerá y guiará su obra en esta nueva situación? Dignare me laudare te, Virgo sacrata; da mihi virtutem contra hostes tuos – Concédeme alabarte, Virgen Sagrada; dame fuerza contra tus enemigos.
Zaitzkofen, 19 de febrero, 2016
Padre Franz Schmidberger
Rector



Lecturas francisisquitas para el fin de semana:
  1. Acaba de aparecer un libro sobre los tres años del pontificado bergogliano. Desde aquí pueden bajar un extracto y, los interesados, consultar en su editorial.
  2. El Dr. Antonio Caponnetto, con su pluma acostumbrada, escribió una interesante reflexión sobre Los amores de Leticia. Pueden bajarla desde aquí

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor publiquen este video de la arquidiocesis de Los Angeles. Miren la liturgia.

Gay couple and their son help present gifts at the altar to Archbishop Jose Gomez.

https://www.youtube.com/watch?v=3R70C2a2G8M

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Fr. Schmidberger

Anónimo dijo...

Varios feligreses deben estar con crisis de pánico frente a esto. Por mi parte, la confianza en la Providencia me obliga a aceptar tanto el escenario actual de la FSSPX como el que pudiera venir fruto de este reconocimiento.

Los riesgos parecen tenerlos claro los jefes de la FSSPX: atenuación del lenguaje, la intromisión de los obispos diocesanos (como si no tuvieran bastante con los curas trolazos y la baja política) y de este paste de los “laicos comprometidos”, la fuga de sacerdotes a la “resistencia” de Willy, etc. Pero tampoco pueden perderse las ventajas, más que para la Fraternidad, para las almas atrapadas en el Novus Ordo, para los sacerdotes y religiosos que buscan un camino que actualmente tienen vedado en sus diocesis y congregaciones.

¿Puede Bergoglio comerse a la FSSPX? ¿Pasará lo mismo que con Campos? No lo creo. No son los 90, en que la Frate estaba acosada por todas partes, con una feligresía y algunos clerigos belicosos y a veces impresentables, frente al aparatt woijtiliano del clero neocon y los nuevos movimientos triunfante en toda la linea frente a la teología de la liberación. El 2016 tiene al Vaticano contra la pared, con iglesias particulares en quiebra moral y económica, cismas prácticos en Alemania, Austria y parece que ahora Filipinas y la sequia sacerdotal y religiosa en fase crónica, frente a una FSSPX que ha logrado depurarse de elementos desquiciados, con simpatía creciente en muchas partes y con congregaciones similares que también han podido estabilizarse como la FSSP y el IBP.

Lo importante es confiar en Dios, y que cada uno siga en lo suyo: los sacerdotes predicando el evangelio y dispensando los divinos misterios, mientras que los laicos debemos ser luz del mundo con nuestro testimonio de vida y dando razón del mismo. No podemos hacer más, y ya es harto.

Lefe Estepario

Anónimo dijo...

El argumento es impecable, y dentro de él señalo dos puntos.

"Para esto hagamos una analogía: como cristianos nos encontramos en un mundo impío y corrupto, y necesitamos probarnos a nosotros mismos aquí. El peligro de contagio es grande; pero podemos y debemos escapar de éste con la gracia de Dios."

Analogía correcta y de acuerdo con "No pido que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno" (Jn 17,15).

"Desde luego que se requiere una sólida protección por una estructura eclesial apropiada. Esto parece estar garantizado por la Prelatura Personal."

Razonamiento correcto y fundado en los hechos: la estructura de Prelatura Personal ha permitido por décadas al Opus mantener puertas adentro su mala praxis de control mental, empastillamiento global, etc. Por lo que es razonable inferir que permitirá a la FSSPX mantener su línea doctrinal y litúrgica.

Episto Lario dijo...

No se encuentra el link de Caponnetto

Anónimo dijo...

La verdad en el O.D.. la jugada de Francisco fue poner a su amigo..que canta en favor de igualdad y libertad como el segundo de abordo de todo el O.D al lado de Don Xavier viejesito.
La prelatura tiene miefo de una intervencion porque seria una autodestruccion hay miles de numerarios que jan dado su vida y sus bienes
Tal es la posibilidad de maniobrar como secta..que se puede ver aciprensa filtrando todas las noticias y promoviendo la figura de Francisco
Toda la doctrina de Francisco la estan digiriendo aunque contradiga las enseñanzas de su fundador y de la Iglesia
La decision de quienes pueden ser sacerdotes es del prelado y ahora ya es de Francisco a traves de su amigo
Ahora si sera posible filtrar sacerdotes de la ilustracion

Anónimo dijo...

Una pregunta: en caso de que a los lefes se les permita estar adentro y pasar por alto el CVII y sus derivados, ¿implica que otros podrían legítimamente hacer lo mismo sin que nadie los moleste por ello?

Anónimo dijo...

"4) La reputación del papa Francisco entre los católicos es tan mala, que un reconocimiento por su parte dañaría la Fraternidad más que beneficiarla.
Respuesta: Ya en el principio hicimos la diferenciación entre el oficio y la persona. Si Francisco es papa -que lo es- entonces él también tiene el primado de jurisdicción sobre la iglesia. Independientemente de si la usa para la utilidad de la Iglesia o no."

Interesante título de Secretum Meum Mihi de ayer al respecto de cierta afirmación del párrafo en cuestión. Las máyúsculas y minúsculas están así, tal cual.

"El papa (en ejercicio) felicita al Papa (emérito) en su cumpleaños"

¿Estarán eligiendo bien...?

Anónimo dijo...

Pues que la Providencia nos ponga esa tabla de salvacion... como podra extenderse esta gran parte de la Iglesia?
Yo me sumo aqui en Suiza hay?
Los buenos obispos deberian llamarlos.. el problema es si Vaticano debe autorizar su expansion o no?

Como pueden proteger sus seminarios?

Los seminarios seran el primer objetivo a destruir por este Papa..con su doctrina antievangelica.

Martin Ellingham dijo...

He leído a pocos curas de la FSSPX. Schmidberger está dentro de esos pocos y siempre me ha sorprendido gratamente: sólido en sus argumentos, tiene contacto con la realidad (no está instalado en una burbuja) y sobre todo un sentido común tan necesario en tiempos difíciles.


Anónimo 17 de abril de 2016, 2:14:

El problema es que esos otros vienen pasando por alto de un montón de cosas desde 1962-65 hasta el presente. A mi modesto entender, con la FSSPX se ha cometido una injusticia clamorosa al no darle reconocimiento canónico, porque en el peor de los supuestos -que considero ahora como mera hipótesis de trabajo-, si estuviera totalmente equivocada en su postura doctrinal, tal "error" objetivamente no justificaría la falta de status canónico, pues todos sabemos de cardenales, obispos, curas, teólogos, instituciones, etc. que disienten o desobedecen en temas de igual o mayor importancia. Dicho de otro modo más simple: en la Iglesia hoy sobran "truchos" con papeles y no se le dan papeles a católicos cuya única "falta" sería estar "fijados" en 1962... ¡Absurdo! ¡E injusto!.

Saludos.

Anónimo dijo...

Es probable que la figura de Prelatura Personal, para solucionar este problema, no caiga bien en el Opus Dei. Temo, por mi parte, que está figura canónica sea menos beneficiosa para la FSSPX que otras estructuras de jurisdicción personal, como por ej.los Ordinariatos, aunque no soy experto en derecho canónico. De todos modos y volviendo a la previsible preocupación del Opus Dei, no sirve como muestra mentar al portal AciPrensa que nada tiene que ver con la Obra, a diferencia de la página web Aceprensa, de la que forman parte algunos miembros de la Prelatura, sin que sea una iniciativa de la misma ni ella se responsabilice de su ortodoxia doctrinal. Soy cooperador del Opus Dei y fui miembro de esta institución. Para mi seria una gran alegría que se logre un acuerdo sano entre Roma y la FSSPX, por la que tengo simpatía y rezo habitualmente. Lamento también la deriva oficiosa de la Obra hacia el liberalismo maritaineano, aunque haya todavía (pocos) laicos y sacerdotes que la resistan. Pero estos últimos son los que siguen el espíritu de San Josemaria en esta cuestión, tan enemigo como era del progresismo y del integrismo (lo último en línea similar a la de Bouyer), del laicismo masónico y del marxismo. Como era tambien un gran enamorado de la Misa Tradicional, que celebró hasta el último día de su vida, con licencia especial de Roma.
Cordiales saludos

Xavier De Bouillon

Anónimo dijo...

Para Anónimo de 18:39 Un detalle, Aciprensa es de Sodalitio de Vida Cristiana, Aceprensa es del Opus. Pero las dos coinciden en filtrar las noticias y promover a Francisco.

Augusto del Río

Anónimo dijo...

que buena pregunta 2:14

Anónimo dijo...



Muy inteligente la pregunta de anónimo del 17 de abril de 2016, 2:14.....

Jornadas dijo...

Hoy en la capilla de la calle Venezuela leyeron un comunicado en la misma sintonía, agregando que la plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, al decir de Mons. Pozzo, habría dado bandera verde en el tema Vaticano II, y que se retomarían las conversaciones doctrinales.

Anónimo dijo...

Sobre el Opus, por muchas discrepancias que podamos tener, hay dos cosas que no podemos agradecer los católicos tradicionales:
1- El nivel de sus confesores. Si bien no los escogería para directores espirituales, a la hora de recurrir al sacramento de la penitencia son excelentes, si los comparamos con los curas progres para quienes nade es pecado y los parrocos con horarios imposibles para quienes trabajamos.
2- Su labor editorial a través de Rialp y Palabra, sin las cuales no tendriamos obras de clásicos imposibles de encontrar en las editoriales “católicas” tipo San Pablo o Sal Terrae. Pienso en ediciones de obras de Knox, Tanquerey, Hahn y otros.

Volviendo a la FSSPX, creo que algo pueden hacer para efectos de resguardarse ante el reconocimiento canónico y los posibles abusos: mantener las fundaciones y otras figuras jurídicas que han tenido hasta ahora para manejar sus bienes raíces y activos en dinero, cosa de que no caigan en las garras de los obispos diocesanos. En eso también el Opus ha sido astuto, manejando casi todas sus instituciones vinculadas a través de sociedades, corporaciones no lucrativas, etc., siempre en manos de laicos.

Lefe Estepario

Anónimo dijo...

Si, por favor!!!! Que se consiga el acuerdo y se vengan para la Patagonia. Los ambientes parroquiales no se aguantan mas!!!! Que paradoja que el acuerdo se lograra de la mano de un papa como Francisco!... Los caminos de Dios son inescrutables.

Episto Lario dijo...

Perdón, pido perdón: sí se encuentra el link de Caponnetto.

Anónimo dijo...

Excelente Carta de un sabio Sacerdote. Una prueba de que dió en el clavo es la reacción de los cismáticos (pseudo resistentes y P. Méramo...)

lefe con salvavidas dijo...

Las condiciones teóricas parecen suficientes:
- no reconocer el Concilio.
- no reconocer, ni celebrar, ni concelebrar la Misa Nueva.
- poder seguir criticando los errores de la Jerarquía.

Los vaivenes sociológicos tampoco parecen preocupantes, pues si algo puede desfigurar a la FSSPX es una gran afluencia de gente luego del reconocimiento, pero eso no sucederá en mayor grado que el de hoy en día, en que se acerca gente nueva en una cantidad nada rimbombante aunque siempre continua.

- lo principal que es el resguardo patrimonial que otorga alguna independencia de Roma y con ello cierta garantía de ortodoxia, también parece estar a buen resguardo.

Donde creo que puede haber un riesgo es en un aspecto mucho más sutil: el hecho del estado actual ya es un anticuerpo. Quien entienda o no los problemas litúrgico, del Concilio y posconcilio, por el solo hecho de ser lefe rechaza esas novedades casi como acto reflejo. Un reconocimiento, con el tiempo podría hacer un trabajo de zapa sobre estos buenos reflejos, particularmente en las nuevas generaciones de sacerdotes y laicos.
El hombre tiene estos reflejos, no siempre razonados, o que no todos tienen la suficiente formación como para hacerlo, que lo llevan muchas veces a buen puerto.
Es notable como tradicionalistas que acostumbran asistir a ritos orientales o a las misas conforme el Motu Proprio, se distinguen tanto con los lefes, por ejemplo, en sus opiniones sobre Benedicto como papa y doctor privado. A diferencia de los lefes, aunque ambos sean tomistas, no le ven mala filosofía ni modernismo teológico, mientas que los lefes no dudan sobre esto.
Ahí se puede ver cómo, sea quien sea quien tenga la razón sobre el particular (cuestión que ahora no interesa), existe en el hombre real y concreto ciertos condicionamientos sociales que lo pueden llevar a distintos puntos de vista sobre un mismo tema y a pesar de haber tenido una formación igual o muy similar a quien llegue sobre lo mismo a concluir lo contrario.
En este sentido, la FSSPX, luego de un reconocimiento, si no quiere terminar desfigurada en unos rápidos 10 o 15 años, deberá ser aun más "antimodernista" que hoy en su prédica y formación sacerdotal.

En todo caso no será problema mío. Lo digo por mis hijos y los nietos que tal vez alguna vez llegue a tener.

Anónimo dijo...

Wanderer,
esto es medio off-topic. Me encontré con este breve video, y me parece que retrata a la perfección en qué se está convirtiendo -a pasos agigantados y ante nuestros ojos- la Iglesia Católica:
Spiritual but not Religious

Anónimo dijo...

Estoy pensando en que la Prelatura personal para la FSSPX tiene más ventajas que inconvenientes. En esta Iglesia con tantos compartimentos estancos, Opus, Kikos, Carismáticos...la " estanqueidad " de la FSSPX no parece difícil de conseguir y, además, de la misma manera que el Opus Dei da formación a sacerdotes diocesanos a través de la Santa Cruz, no veo por qué la FSSPX no puede hacer algo parecido.
A pesar de los inconvenientes de la resistencia la sal está para dar sabor a los guisos .

Anónimo dijo...

lefe con salvavidas: como ud. dice, esas personas no logran ver los "errores" de BXVI, por ejemplo, en su modernismo teológico....pero vamos, un poco de realidad, tampoco lo leen exhaustivamente. ¿Qué sabrán de él? ¿un par de sermones y algún escrito fragmentado?

Apoyo totalmente a la fraternidad, pero por favor, cuando hablamos de personas, sáquense el paquete ideológico.

Justamente, lo que arma ese tan ansiado anticuerpo del que ud. habla, es el "ambiente", el ethos del que tanto se habla en los ambientes tradicionales (mas intelectuales). El hombre es sociable, claro, y cuando el ambiente cultural sano lo rodea, esta protegido. Fuera de esto, la realidad es que, sometidos a un ambiente eclesial pésimo, o simplemente el mundo que nos rodea (nihil novum sub sole), el 99% de católicos comprometidos o practicantes está en una situación similar.

La FFSPX tiene un peligro latente muy grande: la falta de caridad. Parece una pavada o un ataque innecesario,pero no. Piensen en esto: cuando hablamos de corregir al que yerra, hay que pensar, mínimo, en el nivel intelectual de quien corregimos, sino hacemos daños, y grandes.

Ejemplo: un familiar mio no esta muy formado teológica ni filosoficamente, cuando vino un cura lefe a hablar a un grupo de amigos, soltó ciertas verdades (con delicadeza) de la situación actual eclesial. Él, impecable, pero este familiar mio necesito 3 días y muchas charlas con nosotros para asimilar ciertas cosas, que le habían escandalizado.

Conclusión: no todos los católicos manejan los parámetros de la FSSPX o del catolicismo tradicional, es un deber de caridad tener esto en mente.

Anónimo dijo...

inescrutables nada 16:16, olvídese de tenerlo en la patagonia ni en ningún lado cuando estén en poder de bergoglio.

Anónimo dijo...

No son distintos puntos de vista sobre un tema sino profundizar lo que pasó en el concilio y ver la realidad anónimo.

lefe con guantes dijo...

Lefe con Salvavidas,

Por lo pronto, M. Fellay tuvo hace unos pocos días aquella reunión privada con Francisco y poco después (la semana pasada) criticó duramente (y desde la FSSPX se ocuparon oficialmente de hacerlo público en todo el mundo mundial) el último documento pontificio sobre "la familia".

Coincido con el riesgo que usted nota, pero mientras la FSSPX continúe en esa suerte de rol de Torquemada de Roma, seguirá siendo fiel a su misión y a su ethos, lo que impedirá aquellas deformaciones a mediano y largo paso.

Anónimo dijo...

Lo que no logró un papa teólogo lo va lograr un papa peronista. JB que grande sos!!
Lo que ocurre es que todos son peronistas, inclusive los aristocráticos lefes, aunque pocos lo sepan.
Todo consiste en descubrir esta realidad liberadora (que no Libertadora!).
Hoy a la FSPX se le abre la puerta de la justicia social dentro de la Iglesia y poco importa si en la Cátedra de Pedro estuviese sentado el anticristo, cómo llegó a decir Mons Lefebvre.
Dentro del peronismo siempre habrá lugar para todos y todas.


Anónimo dijo...

Osko ha repartido palo para todos...

Anónimo dijo...

Anónimo de las 14:48,
¡ha descubierto usted la pólvora!. Los Lefes -en la Argentina- son peronistas. Al menos en gran medida. Estuve unos años en la Fraternidad, y recuerdo una Peregrinación a Luján en la que, junto con los estandartes de la Sma. Virgen, marchaba una bandera argentina nacionalista (azul, blanca, azul), con las caras de San Martín, Rosas, y Perón, sobre la franja blanca.
Y también recuerdo a algún fiel que concurría a Venezuela con la efigie en metal de Eva en la solapa de su saco.
Y los que no son peronistas, son rosistas puros. Pero todos, todos, profesan un profundo desprecio hacia la aristocracia liberal posterior a Caseros.

Anónimo dijo...

lo único que espero es que en la fraternidad mejoren los sermones de los curas,especialmente de los más jóvenes. Son un pelmazo. Cero oratoria. Entonces toda la teología parece más pesada que un barco a pedales. Y se creen que con no decir herejías es suficiente. Por lo menos en mendoza.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 19:41

Convengamos que volver a la "comunion" con Benedicto hubiera sido más paquete!
Pero bueehh: e' lo quehai.

Anónimo dijo...

Al Anónimo del 18 de abril le doy el beneficio de su certeza.¡Y QUE LATÍN!cocoliche. Y otro más digo que-lamentablemente y recordando la primera hora de la FSSPX- no se cumple a rajatabla la TRADICIÓN CATOLICA desde la desaparicion de Mons.Lefebvre, tanto en cuanto a las rúbricas (órgano durante la cuaresma, las tres misas del Domingo de Pascua, proliferación de cantos EXTRALITÚRGICOS propios de las peregrinaciones y no de la Liturgia, etc.)y no sólo los sermones que son de una mediocridad pacata, ni siquiera para un curso de Primera Comunion por lo insustancial de sus contenidos, propios de un cursillo zonzo de retiro de perseverancia. En esas liturgias, que NO CUMPLEN EL "MOTU PROPRIO" de SAN PIO X,
incluso en lo tocante a Música,Nuestro Señor Jesucristo desaparece en medio del BARULLO organístico a diestra y siniestra, forte súbito, con UBICUIDAD escándalosa por la conexión del órgano con los parlantes de la capilla, que no cesa y que surge como una CENSURA impidiendo la intimidad con Nuestro Señor,sobre todo después de la Comunión. En fin, mucha "musica", casi nada de SILENCIO, y un capricho cuasi parroquia modernista de estar siempre "participando".Y esto en las Misas "rezadas", porque en las de 11 (salvo el Gregoriano del Ordinario y el Propio , ¡que concierto de coros! que me voy con ellos y me olvido de Jesucristo!
Sólo debemos agradecer a Dios, el corazón de la Santa Misa que hasta ahora se mantiene inmaculado desde el Prefacio hasta el Padrenuestro.
Después agarrate catalina que se vienen los cantitos "populares" en lengua vulgar y el FALSO "Cristo Jesús en Tí la Patria espera"(¿¿¿???)ante el SOL BURLON de la "bandera argentina" constitucional oficial que adorna la capilla casi como una CONTRADICTIO IN TERMINIS.

San Pio X rogad por la Fraternidad que te ha elegido como su protector e inspirador y que como muchos de los "hijos" de Congregaciones históricas, van desdibujando tu majestad.

Miguel dijo...

Anónimo del 19 de abril de 2016, 10:04

Para criticar, primero hay que saber.

No existen "las tres misas del Domingo de Pascua", tal vez se refiera a las tres misas de Navidad. De todos modos, no se entiende qué quiere decir al respecto. No es obligatorio que se recen. Se pueden rezar por cada sacerdote. Lo mismo que el día de difuntos.

Anónimo dijo...

Con respecto a lo de los sermones veo una contradicción entre el primer comentarista que objetó que eran un pelmazo, cero oratoria -lo cual, como crítica general me parece acertada- y el segundo comentarista que dice que son mediocres por lo insustancial. No son iguales las dos observaciones. Yo pienso, precisamente, que los sermones no deben ser clases de teología sino admoniciones concretas para el día a día para salvar nuestras almas que es lo único que cuenta. Además, porqué deberían atender a los "cultos" de las capillas y no a los niños y adolescentes que también son fieles igual que los otros. Las elucubraciones que queden para clases del Seminario o artículos de revista.

Anónimo dijo...

Sí, es verdad que en CABA la seremonia no es de lo mejor. Vaya a otras.

Beatriz dijo...

Estoy gratamente sorprendida con este sacerdote: sabiduría pura extraída de la atenta y meditada lectura de las Sagradas Escrituras, sentido común y de la realidad. Llama acertadamente "Nicodemos" a los buenos obispos y cardenales. Sobre el Papa actual no pudo explicarlo mejor: "Por el contrario, él provoca con sus ideas liberales y su obrar una gran confusión en la Iglesia. Pero cuando Cristo fundó el Papado, vio toda la serie de Papas de toda la historia de la Iglesia, incluso al papa Francisco. Y sin embargo permitió su ascenso al trono papal"
Por qué Benedicto no hizo con los lefes lo que Bergoglio quiere hacer? Bergoglio tiene lo que otros cardenales no tienen y Dios lo sabía de antemano, nosotros somos ignorantes, El no. Meditemos más antes de opinar. Me parece que a Bergoglio le gusta que los lefes sean honestos y le digan en su cara lo que piensan de él en lugar de hablar a sus espaldas. Ojalá algún día se acabe la división que actualmente existe en la Iglesia y haya paz litúrgica y fraterna. Falta un año para que se cumpla el centenario de la aparición de la Virgen en Fatima. Falta poco para ser testigos del cumplimiento de varias profecías que en realidad es una sola.

Anónimo dijo...

algún día se acabe la división que actualmente existe en la Iglesia y haya paz litúrgica y fraterna

eso lo provocó el mismo montini, que dejó a su gente especializada en reprimir a los que querían seguir con la verdadera misa, asi que lo que pide es imposible a menos que hagan la consagración...