lunes, 18 de abril de 2016

De cinocéfalos y ángeles

Hace algunos meses tuve una interesante discusión con un querido amigo a raíz de un documental sobre la Edad Media que yo considero como muy bueno, y él considera como muy malo. Y uno de los puntos sobre los que él se apoya para calificarlo de esta manera es que el presentador sostiene insistentemente que los medievales creían en la existencia de hombres con cabeza de perro, lo cual los hace quedar como ignorantes y primitivos en consonancia con las leyendas del oscurantismo medieval.
Es probable que la insistencia sobre el tema sea un poco exagerada pero el hecho histórico comprobable es que, efectivamente, los hombres de la Edad Media -o buena parte de ellos-, creían en los cinocéfalos y, más aún, solían representar a San Cristóbal como uno de ellos.
Pero no me interesa discutir aquí acerca de si, efectivamente, este athelta Christi tenía cabeza de perro o no, si fue bautizado en Antioquía y murió mártir, o si tales personajes no son más que resabios del folclore egipcio. Lo me interesa discutir es lo que yo le respondí a mi amigo: que no me preocupa en absoluto que los medievales creyeran en este tipo de criaturas; es más, me resulta de lo más simpático e interesante y que, enfurecerse porque alguien quiera desprestigiar a la Edad Media por estos motivos, sería un indicador que nos estamos moviendo en sus mismos registros, es decir, estamos pensando como modernos.
Dentro de algunos cientos de años, los científicos de ese futuro incierto se reirán de los hombres del siglo XX que, en su ignorancia, creían que el hombre descendía del mono. Por eso, a mí me resulta mucho más simpático creer en la existencia de gigantes que tiene cabeza de ovejero alemán a creer que mi abuelita tenía un estrecho parentesco con los orangutanes de Kenia. Y, también por eso, me gusta mucho creen que los bosques están poblados de duendes que suelen tener problemas de vecindad con las hadas que revolotean, cuando los adultos están lejos y no pueden verlas, en torno a las flores silvestres. 
Muchos me dirán, riéndose, que hay base científica muy seria para probar nuestra herencia simiésca y que no la hay para probar la existencia de los cinocéfalos. Yo, por mi parte, les respondo que tengo mis dudas acerca de la seriedad de las pruebas científicas del evolucionismo y que no me interesa discutirlo porque, para en este caso concreto, sería poner al hombre de Neanderthal y a los cinocéfalos en un mismo plano cuando, en verdad, ocupa lugares muy diversos: el hombre con cabeza de perro es muy superior al simio en proceso de humanización. Pretender igualarlos significa ubicarnos en el lugar del oficinista de Rimbaud: “Este señor no sabe lo que hace: es un ángel”, dice el poeta. A lo que el funcionario del registro civil responde: “No hay ángeles. Si los hubiera, yo sería el primero en estar informado, y podría darle a usted documentación completa sobre ellos”.
Y vienen al caso aquí las palabras del premio Nobel de Literatura Saint-John Perse: “Cuando se mide el drama de la ciencia moderna que descubre hasta en el absoluto matemático sus límites racionales; cuando se ve, en física, dos grandes doctrinas dominantes plantear la una un principio general de relatividad, la otra un principio cuántico de indeterminación y de incertidumbre, que limita definitivamente la propia exactitud de las medidas físicas; cuando se ha oído al mayor innovador científico de este siglo, iniciador de la cosmología moderna, responsable de la más vasta síntesis intelectual en término de ecuaciones, invocar la intuición en auxilio de la razón y proclamar que ‘la imaginación es el verdadero terreno de germinación científica’, llegando incluso a reclamar para el sabio el beneficio de una verdadera ‘visión artística’, ¿no se tiene derecho a considerar el instrumento poético tan legítimo como el instrumento lógico?”.
Y, la verdad, es que es mucho más poético aceptar la existencia de duendes y gnomos que aceptar la existencia del hombre de Cromagnon. Es limitante y, sobre todo espantosamente moderno, pretender vivir en un mundo de seguridades y evidencias científicas, sabiendo con exactitud los milímetros de la superficie terrestre y el número y especie de los seres que la pueblan. Eso es vivir en un mundo en el que todo está meticulosamente ordenado, lo que equivale a decir, en un mundo totalitario, en el que la ciencia no deja libertad para la imaginación y la poesía. Y esta actitud, muy nuestra, es profundamente moderna. Es sustancialmente la misma en Descartes, Newton, Voltaire, Lenin y Hitler. 
Por eso, la poesía termina siendo la mejor auxiliar de la religión, y un medio privilegiado para atravesar este valle de lágrimas, poblado de los fríos cálculos de los hombres de ciencia y de los pringosos relatos de los amores de Leticia de los hombres religiosos. Es que, como decía Bruckberger -en quien me he basado para redactar estas reflexiones-, no hay religión auténtica sin poesía. Dios es poeta, lo cual no es sino otro modo de decir que es creador. Y si no, lean el Silmarillion de Tolkien y, después, el De musica, de San Agustín. 

43 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Después de leer algo sobre la acción extraordinaria de los demonios sobre la naturaleza física y animal, aunque lo de los cinocéfalos sea mítico, el bestiario medioeval no lo es tanto.
Saludos.

Anónimo dijo...

Los cinocéfalos son posibles así que su existencia es altamente probable. Yo nunca ví uno, pero ahora que escuché hablar de ellos seguramente me cruce uno. Los cinocéfalos, al igual que los gigantes, las hadas y los elfos sólo se encuentran en los tiempos preñados de gracia y es por eso que los medievales tenían más posibilidades que nosotros de verlos. Yo me he cruzado algunas bestias míticas en tiempos mejores. El día que conocí a mi esposa, por ejemplo, vencí al Minotauro con un lazo y puedo jurarlo, y además tengo testigos. Toda la pampa hizo silencio ese día en admiración, y todavía hay quienes lo recuerdan. Y no lo relataré aquí porque es sólo para los iniciados. Sí diré que es tema de conversación, o más bien de relato en algunas noches de fogata junto a nuestros hijos y amigos.Todos saben lo que pasó, y todos estarían dispuestos a pasar cualquier ordalía para demostrarlo. Y si alguien lo discute, inmediatamente se le nota la traza de Historiador o de Teólogo Profesional, mitocida y pepinillo en vinagre.
Otro día puedo contarle cuando vimos la tierra abrirse en la plaza de mi ciudad y brotando todas las bestias hembras enviadas por el infierno, hundieron las puertas y fueron detenidos por la Virgen cuando no quedaba esperanza alguna. Yo lo ví. Lo juro. Pero hoy no quiero recordarlo.

gracias, don Wanderer. Usted es una alegría permanente.

Anónimo dijo...

Chapeau! Para mi gusto, el mejor post del último año...largo. A veces admiro la fe de los pseudo científicos. Es tan fuerte que sin creer en nada, creen en todo y aún más, creen en cualquier cosa con tal que contradiga la Fe, e incluso, el sentido común. Me gusta tanto imaginarme el mundo apoyado sobre el lomo de cuatro tortugas, y me parece una hipótesis casi tan demostrada como que gira alrededor del sol. Me da enorme gusto levantarme y sentir la tierra firme bajo mis pies, absolutamente estática y a la vez tan viva, y reírme a carcajadas de los científicos serios que sostienen, con inconmovible fe en Einstein o en Galileo, que se mueve alocadamente por el Universo. Poco me importan sus teorías, que duran lo que un pedo enlatado, hace falta tanta fe para creer en ellas como la que se necesita para creer en duendes y hadas. Con la salvedad de que la fe en estos últimos nos acerca a los niños, mientras que la otra nos hace autoproclamadamente sabios. Hay que vacunar a los niños contra el cientificismo moderno, mostrarles su vacuidad y el carácter efímero de sus asertos, y llenarlos de poesía, que nos abre la puerta al humilde asombro ante la grandeza de la creación, y a través de ella, como una revelación incoada, nos abre la puerta a la Fe en el Creador.
Felicitaciones por el post.

Anónimo dijo...

Coincido con anónimo 17:14. Es más: no digo que la tierra está apoyada sobre el lomo de tortugas, pero sí que no es un globo, no gira, que nadie explica (convincentemente) porqué en el polo norte el clima es más benévolo que en la Antártida, por qué este continente sigue casi inexplorado (a no ser porque es algo muy distinto a lo que nos cuentan), por qué las fotos de la NASA tomadas desde la luna muestran una tierra que se ve del mismo tamaño que vemos nosotros la luna desde la tierra, etc, etc. La ciencia está tan corrupta como el resto de las actividades humanas y desde el siglo XX tiene tanta credibilidad como el periodismo.
El de H.

Anónimo dijo...

Fantástico, Wanderer. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Quienes tienen que elegir entre ser lógicos y ser poéticos son las mentes creadas limitadas, no el Creador. Él puede crear, y de hecho creó, un universo a la vez matemático y poético, ordenado y bello.

marcos dijo...

" Lo mas destacado respecto a esta evolucion gradual " escribio Dorothy L Sayers ," es que cuantos mas conocimientos cientificos posee el hombre, menos entiende el sentido de su existencia,y menor es, desde una perspectiva general ,su importancia en cuanto individuo"
(Sacado del excelente " Escritores conversos " de Joseph Pearce )

criollo y andaluz

Anónimo dijo...

Muy acertado su post Wanderer, y le recuerdo algo que ya le he dicho y ud. me lo ha censurado, el próximo paso es que aparezcan los gigantes y los extraterrestres y que den su nueva versión de la Creación, que seguramente será atea, y le digo que esos gigantes y extraterrestres pueden llegar a ser demonios corporizados.

Anónimo dijo...

Es raro que un poeta enloquezca. Estadísticamente es raro.

Sin embargo hay muchísimos jugadores de ajedrez que enloquecen.

Anónimo dijo...

Respecto a lo que dice anónimo de 23:08 sobre gigantes y extraterrestres: no es descabellado. Gran parte de los medios de periodismo alternativo combinan buena información, análisis agudos de política internacional... ¡y creencia en ufología! Realmente, cuando se ha perdido la fe verdadera, no es que no se cree en nada, sino que se cree en cualquier cosa. Son una red amplia en la blogósfera que están convencidos que los extraterrestres vendrán en cualquier momento a pacificar el mundo, a traer una energía renovable y no contaminante, y a comenzar una era de paz...
El de H.

Anónimo dijo...

Una de sus más certeras flechas, y de su mejor carcaj. Hoy se parece a Legolas, apreciado Wanderer, más allá de las desemejanzas provisorias... Gracias.

Hablando de Bestiarios, permítanme acompañarlos con esto:

http://engloriaymajestad.blogspot.com.ar/2016/04/el-bestiario-de-cristo-por-l.html

Alex

Anónimo dijo...

Decía Chesterton que el lógico quiere meterse el cielo en la cabeza y, al no haber espacio, le estalla el marote. En cambio el poeta se contenta con bajar un pequeño trozo de cielo con un manotazo de inspiración...
Vladimir

Anónimo dijo...

¿ Y por qué una cosa u otra? hay ciencia en la poesía y hay poesía en la ciencia.
Los versos se miden, las rimas se clasifican, la estructura del ADN es pura armonía...
¿ Por qué renunciar a saber ? ¿ Por qué renunciar a la belleza ?
¿ Qué me impide imaginar a los elfos y también imaginar que la gravedad se curve ?
¿ Cómo voy a negar al Cromañón si nosotros somos cromañones ?
¿ Donde está escrito que sea más razonable creer en los humores pestilentes que en los gérmenes patógenos ?
Y la Tierra gira, vaya que si gira...

Anónimo dijo...

Leemos en la novela de un famoso inglés:
"Yendo ahora al capitulo sobre evolucionismo: Podemos tomar, por razones mas que obvias, al numero 103.62199 como base. ¡Qué otro si no!. Después, como es lógico, lo cambiamos por el número 63,1. Restándole 63, nos da 0,1. Y sumándole 54,9 (el porqué de esta cifra es evidente) da, finalmente, 55.

No es casualidad que el tomo número 55 de la colección “The complete works of Charles Darwin. Ed. NewWorld. 1968” sea de color azul; y menos casual es el hecho de que las sábanas del camarote donde Darwin dormía durante su expedición a bordo del Beagle fueran, axiomaticamente, azules.

A qué conduce todo esto? Pues, tomando los hechos anteriormente descritos, es axiomaticamente evidente que el primer proto-homínido (descendiente del chimpancé) (o del guanaco del altiplano pan-africano, según muestran estudios recientes, que han de ser constatados) fue de color azul. Años mas tarde, este proto-paleo-hominido-neo-guanacoide (o chimpacezoide, como indican estudios de antaño con validez plenamente científica) habría cambiado su coloración al moderno “color piel”, debido a las dificultades que el color azul le planteaba para camuflarse entre las plantaciones de proto-paleo-trigo.

Parece aleatorio, y hasta jocoso, ¿no? Pues, combíneselo con una ideología herética, agréguensele unas pizcas de difusión masiva (preferentemente de capitales judíos), y tenemos una nueva teoría cosmogónica que revolucionará el mundo."


Jan, príncipe de la Araucanía

Benign_o dijo...

Excelente.

Siempre con el detalle y la altura que hacen de usted un ensayista de lujo.
En mi caso en particular, muy rudimentariamente me divierto mucho en las reuniones familiares y/o de amigos, cuando le pido al ateo cientificista de turno,que me pruebe concretamente que la tierra no es plana, o que no tiene mas que 5 o 6 mil años de antiguedad.

A veces les pido que me prueben que ellos mismos existen y que en realidad no me los estoy imaginando.

Es muy divertido, voy a incluir algo de este material para las proximas tertulias.

benigno

Walter E. Kurtz dijo...

Algo que traduje (mal) hace unos cuantos años de ese gran artista y místico newmaniano que es Daniel Mitsui:

LA HAGIOGRAFIA y el BENEFICIO de la DUDA

Anónimo dijo...

Anónimo de las 23:23, si escribió su comentario teniendo en mente el caso de Bobby Fischer, le comento que no enloqueció. Fue un caso de libro de Síndrome de Asperger.

Anónimo dijo...

No se ve por dónde alguien impuso la obligación de elegir, anónimo 10:16. El único detalle al canto, en el post, es el evolucionismo, inciso crucial de la poesía científica (o cienciología mística) vulgarizada por juglares como Asimov, Clarke y Sagan, los Trillizos de Metano. La ciencia científica es muy otra cosa, y no parece que alguien acá se le oponga.

Alex

Johannes dijo...

El escepticismo ante el legítimo conocimiento científico de la naturaleza es inconveniente de varias maneras.

1. Quien lo expresa deja ipso facto de ser interlocutor válido para una cantidad de gente. Puede que personalmente eso no importe y hasta resulte gratificante, pero no me parece bueno auto-cercenar las posibilidades de dar testimonio de la fe.

2. La operación del universo de acuerdo a leyes matemáticamente expresables hace plausible el Principio de Razón Suficiente que está en la base de las demostraciones racionales de la existencia de Dios. Esto no es trivial, porque la posición de matemáticos/científicos ateos como Bertrand Russell se basa justamente en la negación del PRS. Sostener en cambio un funcionamiento arbitrario del universo, como por ej. que todos los planetas giran alrededor del sol, pero el sol, asi como el resto del universo, gira alrededor de la tierra, es sabotear esto.

3. Finalmente, en un plano puramente temporal y práctico, algunas formas de escepticismo ante la ciencia pueden conducir directamente al ridículo ante un interlocutor bien informado. Por ej., un pedido de prueba de que la tierra no es plana se responde sencillamente señalando el GPS.

Anónimo dijo...

(bueno, salvo Benigno quizás).

Alex

Anónimo dijo...


Estoy con el comentario de las 10:16.... por qué oponemos la ciencia y la poesía ? No concuerdo para nada con los que niegan el valor de la ciencia, como hace Benigno. Tampoco, por supuesto, con los que desestiman el camino de la Belleza como medio para conseguir un sentido HUMANO, ya que eso somos y de este modo percibimos el mundo, como bien enseña Borges en todos sus escritos. O es que vamos a repudiar los estudios cosmológicos del amigo Soler de España ??? O no es admirable la ciencia de Einstein ? tanto como las grandes producciones del arte ? sería muy necio no encontrarle la armonía a las cosas... qué la tierra tiene 5000 años y descansa sobre 4 tortugas ? es una estupidez creer en esto, lo mismo que en los elfos, sin caer en el delirio.... salvo que lo tomemos como símbolos o metáforas poéticas, acaso caras a nuestra parte afectiva o sentimental... cuando estemos en una cabaña patagónica junto al fuego en un atardecer nostálgico de otoño.... Por lo menos, así lo veo yo.

Hay que valorar en su justa medida los descubrimientos de las ciencias, porque es maravilloso ese arduo camino desde el hombre primitivo al de los mundos virtuales. Todo en su medida y armoniosamente.... y la única verdad es la realidad, como quieren los peronachos.... no sé si me explico ? Si quieren seguir con los elfos, dejen la compu y los viajes en aviones, y vayan a vivir a El Bolsón !

saludos, Gulliver

Johannes dijo...

Luego de escribir el comentario anterior, recordé, en relación con lo que dije en el punto 1, el caso de Timoteo, a quien S. Pablo mismo circuncidó precisamente para posibilitar que fuese considerado interlocutor válido por los judíos y así pudiese dar testimonio de Cristo ante ellos (Hech 16:3). Porque si había alguien que tenía claro que la circuncisión y los ritos mosaicos en general no tenían ya relevancia alguna para los cristianos era S. Pablo.

Anónimo dijo...

Estimado Beningo, no hace falta ser ateo cientificista para afirmar que la Tierra no es plana, o que tiene más que unos miles de años. Quizá sus pobres compañeros de tertulia (¿por qué siguen yendo?) no conozcan mucho lo que es la Tierra, o lo que es probar algo. La pedantería no es signo de sabiduría, sino a lo más, de una cultura superficial y poco asentada.

El Juglar.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,

sospecho que en la tesis de fondo estamos de acuerdo. Sin embargo debo decir que estoy de acuerdo con el Anónimo de las 10.16. La ciencia es poesía y de la más elevada. Lo mismo que la metafísica.
Respecto de los medievales, me gustaría que indique el documental que refiere. Sobre los hombres con cabeza de perro, creo que el problema está en juzgar la altura de una civilización por sus conocimientos zoológicos.
Saludos.

El Juglar.

Anónimo dijo...

Kurtz, muy bueno lo que posteó. Para pensarlo!

El Juglar III.

Johannes dijo...

Puede ser interesante notar que cualquiera de los casos mencionados en el artículo y los comentarios - cinocéfalos, neandertales, hombrecitos verdes, etc. - haciendo abstracción de la diferente facticidad de cada uno, pueden y deben ser tratados por un cristiano con la misma actitud intelectual y volitiva: conocer la verdad y procurar el bien, concretamente la gloria de Dios y el bien de las almas, para lo cual hay que discernir primero precisamente si el caso en cuestión tiene alma.

El tratamiento racional de cada caso podría ser así:

1. ¿Son descendientes de Adán (en el caso de los cinocéfalos, que han experimentado flor de mutación)?

- No: continuar con el paso siguiente.

- Sí: saltar al paso 5.

2. ¿Tienen alma espiritual?

- No: son animales, ontológicamente en el mismo plano que un chimpancé. FIN.

- Sí: continuar con el paso siguiente.

3. Cuando Dios los creó ¿los dejó en estado de "natura pura" o los elevó a la participación de la vida divina como hizo con Adán y Eva?

- Natura pura: independientemente de que subsecuentemente hayan pecado o no, no es aplicable a ellos el régimen sacramental cristiano.

- Elevación sobrenatural: continuar con el paso siguiente.

4. ¿Han conservado la participacion de la vida divina ("santidad original") siendo obedientes a Dios, o han pecado y la han perdido?

- Pecaron y perdieron la gracia: continuar con el paso siguiente.

- Fueron obedientes y conservaron la gracia: ya son espiritualmente miembros de Cristo y por lo tanto de su Cuerpo Místico que es la Iglesia - verdaderos cristianos anónimos para gozo de Karl Rahner - y no necesitan estrictamente entrar en la economía sacramental cristiana para recibir la gracia santíficante y, al morir, acceder a la visión beatífica. Pero les sería extremadamente beneficioso entrar en esa economía, concretamente recibir el bautismo, la confirmación y la Eucaristía, porque les redundaría en un crecimiento en la gracia y la caridad, y en una consecuente mayor intensidad de la visión y amor beatíficos.

El bautismo no tendría en ellos el efecto de perdonar los pecados o de infundir inicialmente la gracia, porque no tienen pecado y ya están en gracia, sino de unirlos más a Jesucristo, o sea de aumentar la gracia y la caridad.

5. Se les debe predicar el Evangelio, exhortar a la conversión, bautizar, etc. tal como se hace con cualquier ser humano.

Anónimo dijo...

Hay que recuperar la visión del mundus imaginalis. Si bien la obra de Henry Corbin puede presentar muchos puntos cuestionables e incompatibles con la ortodoxia cristiana, no se puede negar el valor de sus esfuerzos por dar una explicación teórica de lo imaginal (que no debe confundirse con la pura fantasía), es decir, de ese mundo intermedio e intermediario donde los símbolos, los mitos y los ritos cobran vida. Partiendo de esa base, se puede afirmar sin problemas que las historias sobre cinocéfalos son infinitamente más reales y más cercanas a la verdad que cualquier teoría evolucionista.

Buen post.

Anónimo dijo...

Incluso del pagano científico Aristóteles no tan gran poeta como Platón, en su conocida Metafísica no puede evitar la poesía cuando habla del motor inmóvil. Por ejemplo en otro lugar dice:

Por tanto, uno solo es el Cielo. Ha sido transmitida por los antiguos y muy remotos, en forma de mito, una tradición para los posteriores, según la cual estos seres son dioses y lo divino abarca la Naturaleza entera. Lo demás ha sido añadido ya míticamente para persuadir a la multitud, y en provecho de las leyes y del bien común. Dicen, en efecto, que éstos son de forma humana o semejantes a algunos de los otros animales, y otras cosas afines a éstas y parecidas a las ya dichas, de las cuales si uno separa y acepta sólo lo verdaderamente primitivo, es decir, que creían que las substancias primeras eran dioses, pensará que está dicho divinamente, y que, sin duda, habiendo sido desarrolladas muchas veces en la medida de lo posible las distintas artes y la Filosofía, y nuevamente perdidas, se han salvado hasta ahora, como reliquias suyas, estas opiniones. Así, pues, sólo hasta este punto nos es manifiesta la opinión de nuestros mayores y la tradición primitiva.

saludos

Anónimo dijo...

No deja de tener cierta gracia el desprecio al pensamiento moderno manifestado vía blog en la web, gracias a bits, chips, RAM, ROM.

Anónimo dijo...

Me encantó. Gracias Wanderer, muchas gracias porque, por lo menos a mi, me ayuda a reubicarme en las cosas importantes de este mundo.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,
la poesía está muy bien. Pero no perdamos de vista que nuestro Dios es el Logos. O nos habremos perdido.

Anónimo dijo...

Gracias Wanderer!
Sus líneas ayudan a poner los pies sobre la tierra, ya sea ésta o la Media, que es la misma.

Saludos!

Anónimo dijo...

Sobre la 'ciencia' y su pretendida objetividad, hay un artículo muy reciente en First Things:
Scientific regress

Anónimo dijo...

Lean bien, lean bien. Éste no es un manifiesto anticientífico de Wanderer. Es otra cosa. Está escrito en otro plano.

Maestro Ciruela (con "c")

Anónimo dijo...

Aquí toca citar a la Cueca "Así me contaban", cantada por Los Paz

No debes ver para creer
que hay duendes a la siesta,
están siempre en las higueras
y te hechizan si los ves
y, arrojándote el sombrero,
te hacen desaparecer.

https://www.youtube.com/watch?v=xmw_cMHjz0M

Anónimo dijo...


Hay que admirar a los científicos pero también hay que asumir lo que dice Schopenhauer en El Mundo Como Voiluntad y Representación.... que por más profunda que sea nuestra razón,´nunca pasará de rascar la epidermis de un durazno.... el carozo de la realidad siempre nos será inasequible, y cuanto más sabemos más ignoramos, y esto no sino la afirmación de que la supuesta Creación es algo infinito. Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar, como decía Borges. Y ahí es donde entra a jugar el arte y la poesía....el mundo de los símbolos y las metáforas... la analogía aristotélica o como lo quieran llamar.

Gulliver

Anónimo dijo...


Don Ciruela... no es creíble que Wander se despierte con un Manifiesto Anticientífico.... quizá contra los racionalismos y está bien.... pero pongamos las cosas en su justo lugar o terminaremos delirando.... como en otro post sobre los arcontes moviendo los cielos empíreos....

Por favor que intervenga don Soler de España !

Saludos, Gulliver borgeano.

Anónimo dijo...


Ya se sabe que no hay "objetividad" total.... por favor lean algo de filosofía idealista, que algo de verdad dicen.

Gulliver tomista

Anónimo dijo...

Anónimo de las 21:22: nuestro Señor el Logos y Mito. Mito verdadero, según Lewis.

El P.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 9:39,
según San Juan, al Principio existía el Logos, y el Logos estaba en Dios, y el Logos era Dios. Del Mito, hasta donde yo sé, San Juan no dice nada.

Anónimo dijo...

Anón de las 0:26, creo que puedo hacer exégesis oficiosa del de las 9:39. Él no se está refiriendo al Logos en su naturaleza divina, sino a la vida y obra sobre la tierra del Logos Encarnado. Vida y obra que, a diferencia de las vidas y obras imaginarias de Orfeo, Hércules, Krishna, etc., fue real, tal como la narran los Evangelios canónicos.

Anónimo dijo...

Martin (u otros) ¿alguna lectura que pueda recomendarme sobre esto que dice "la acción extraordinaria de los demonios sobre la naturaleza física y animal"?

Anónimo dijo...



Una pregunta ...

¿ ..si el Catecismo es solamente para progres , neocons , modernistas ..? pues parece que solamente ellos pecan contra los diez mandamientos ......