jueves, 21 de abril de 2016

Las sandías de Leticia

Circula por Internet un texto muy interesante. Se trata de un explicación for dummies, y para neocones y, en realidad, para todo el mundo, acerca del valor relativo del famoso magisterio pontificio que el Papa Francisco acaba de dinamitar de modo solemne con su pasquín sobre los amores adulterinos y el uso del celular durante las comidas familiares. 


En medio del fatigoso debate desatado, una vez más, ante el reciente documento Papal, respecto de si ahora sí se puede tal o cual conducta, o ahora no, si la Iglesia ahora me permite tal o cual cosa, o decide declarar mala tal otra, me parece oportuno avisar una verdad básica que se da un par de casilleros previos a este asunto. Una verdad tan robusta como simple. Verdad básica, sea tal vez ese el adjetivo que busco. Básica de basal, claro. 

Y es avisar que el Magisterio de la Iglesia es el segundo piso de un edificio donde es posible pintar sus paredes del color que se quiera… pero es imposible modificar su ubicación catastral. Avisar —dicho más del derecho— que el Magisterio de la Iglesia no cambia ni decide nada (aunque muchas veces dé un poco esa sensación o imagen, ciertamente). El Magisterio de la Iglesia, como el término ya indica, es un ente docente, que enseña (con más o menos destreza) algo que ella no determina. 
El Magisterio de la Iglesia no tiene mucho más “poder” del que tiene un maestro rural enseñando los ríos de cada provincia del país, o, si se quiere realzar un poco su status, digamos, del que tiene un profesor de astrofísica repasando a su alumnado los planetas conocidos del sistema solar. Al docente no le atañe agregar ni modificar cuál sea la capital de Formosa ni el recorrido del Pilcomayo. Ni al docente raso ni a la máxima autoridad del Ministerio de Educación. 
Todo magisterio es descriptivo de una realidad preexistente. Por supuesto, la docencia puede ejercerse mejor o peor, pero nunca puede quedar en posición adelantada respecto a la ciencia, que es la que le marca la cancha, ya sea ciencia empírica, ciencia filosófica o ciencia divina. 
Pero a su vez, la ciencia, cual fuera, tampoco establece la realidad: justamente su rol consiste en descubrirla, no en inventarla. Es valiosa la etimología de “docente” en algunas lenguas —las germanas, por caso— donde expresamente se ubica al docente por debajo de la sabiduría. La ciencia descubre, no inventa. No es artífice. Sólo descorre cortinados. 

Curiosamente, los científicos —a los ojos de los piadosos— tienen fama de arrogantes, de soberbios, de pretender saberlo todo. Y puede que incurran en algo de eso en sus secretas expectativas… pero notablemente jamás un científico pretendería arrogarse el derecho o la posibilidad de determinar la realidad. Ella está allí. Antes. Y ella manda. El bendito Dasein: ese estar ahí, más allá de todas nuestras especulaciones, expectativas y pretensiones. 

De modo que se dan normalmente tres eslabones firmemente encadenados: el docente que explica lo que la ciencia descubre de la realidad manifiesta. De idéntico modo —y tal vez como el ejemplo más puro y emblemático de esta terna— el Magisterio de la Iglesia explica lo que la Revelación nos desvela acerca del Misterio, en su Realidad divina y humana. Incluso el Magisterio extraordinario declarando dogma la Inmaculada Concepción: ni la genera ni la desvela: anuncia con certeza lo que la Revelación le manifiesta acerca de la Realidad de la Virgen.

Así las cosas, es importante que el católico de a pie entienda que un Papa no decide qué está bien y qué está mal. No pone ni saca, como ningún docente pone ni saca ríos de provincia ni planetas del firmamento, ni catetos del triángulo. Lo que está bien, lo está desde siempre; y lo que está mal, siempre estuvo mal y seguirá estando mal. A los papas (y todos los docentes que estamos debajo suyo) nos atañe explicarlo con renovada destreza, con mejor ingenio, con un novedoso enfoque pedagógico, si se quiere. Pero no nos incumbe establecerlo. 

Agreguemos de paso, que “algo está mal si hace mal y está bien si hace bien”. Y hace bien cuando tal acción mejora nuestro ser, nuestra realidad. La moral cristiana es tan simple, tan pura, tan cristalina como eso: secuela esse, seguir al ser. Porque el deber ser es idéntico al ser. En una paridad abrumadora, aplastante. Nuestra moral no nos conmina más que a un simple “let it be”, siempre que ese “be” sea algo más que el zumbido de abejas y cuente con la insoportable densidad del ser. 

Cuando los investigadores descubren que los rayos solares producen cáncer y lo avisan a la comunidad médica y ésta lo baja a la sociedad: ninguno está “cambiando” nada sobre la realidad. Desde que hay sol y hay humanos, esto fue así. Antes de que se descubriera. Y antes de que se avisara. Y antes de que algún alegre desaprensivo, nopasanadista, insistiera en tomar sol al mediodía sin hacer caso. O que un dictador excéntrico decretara que en su imperio el sol no hace daño. 
A su vez (y esto es crucial para el distorsionado imaginario colectivo): nada cambia, nada modifica, nada incrementa ni disminuye el daño que la radiación ultravioleta le genera a mi piel el hecho de que: yo sepa, yo no sepa, yo lo sepa a medias pero no lo crea, yo lo sepa posta pero me importe un belín, yo termine o no termine de comprender los daños inherentes a los rayos ultravioletas… sea como sea mi situación: si no me cuido, el melanoma se llevará mi vida sin atender a mi subjetividad. 
Y también es interesante repasar la verdad inversa: si hoy la ciencia descubriera que en realidad no hace daño combinar vino con sandía, y los canales docentes así nos lo informaran: esto no “entra en vigencia” a partir del día del comunicado de la OMS: sino que nunca jamás hizo mal. Ni a mí, ni a mi tátarabuelo. Y todos los que se privaron del vino ante la sandía, se privaron al divino botón. 

El cristiano medio cree, contrario a todo esto, que en el caso de la ciencia moral (esa que explica qué conductas nos hacen bien y cuáles nos desfavorecen), cree que la VERDAD sale por decreto. O sea, entra en vigencia, por decreto. Que se genera por una voluntad. Algo así como si la OMS decidiera bajar de su listado una enfermedad, mágicamente tal enfermedad dejara automáticamente de ser tal (y de hacerme mal, claro). Son taras de corte guillermomorenista, que nos alientan a creer que si yo bajo el número del INDEC, bajo la inflación. Creer que la naturaleza imita al arte. 
Pues no. No. Y no. 
Todo eso es voluntarismo puro y duro.

Lo cierto es tan abrupta y diametralmente opuesto, que la Doctrina cristiana insistirá, en un colmo de honestidad, que ni el mismo Jesucristo, ni el ipsísimo Dios, determina qué esté bien y qué esté mal. No se contenta con decir: “esas cosas no las deciden los humanos, las decide Dios”. No, no. ¡Ni Dios las decide! Nadie las decide. ¡Son! Porque Dios las hace, son. Y porque son, obligan.
Cuando san Juan en su Prólogo llama al Logos Eterno “el Exégeta” está avisando algo de esto: el Hijo Eterno es Quien nos revela, nos explica, nos manifiesta lo-que-ya-es y Lo-Que-Ya-Es. Cristo es “la Ciencia del Padre”, como gustan decir los Padres. 

Volviendo al Magisterio papal: entiéndase bien, de una buena vez. El Papa no es tan sólo que no “deba”, sino que directamente le resulta por completo IMPOSIBLE tornar disoluble el matrimonio, ni tornar bueno lo que hasta ayer fuera malo. Ni el Papa ni Jesucristo. Porque el matrimonio es intrínsecamente indisoluble, es que Nuestro Señor así lo revela, y porque Él así lo revela, es que el Magisterio así lo enseña. 

Sí atañe al Papa de turno esmerarse en explicar más y mejor la compleja realidad humana, que está allí desde siempre y que nos fue manifestada por Jesucristo. Y en esto puede fallar también. Pero dejemos de lado por el momento ese margen de error para ubicarnos bien ante el peso específico del Magisterio. Es un ente docente. Ni menos de eso, ni más, claro. 
Como un buen maestro, el Sumo Pontífice está para ayudarnos a comprender lo que Cristo nos ha manifestado acerca de la REALIDAD. Se esmerará en refinar con ingenio y aggiornamento el recurso didáctico; no la certeza de ciencia; y mucho menos aún: la cosa en sí, objeto de tal ciencia. Un Papa ni genera realidad ni genera tan siquiera la Sacra Doctrina (conformada por las Sagradas Escrituras y la Tradición). Lo suyo, su rol, su función, su servicio, es enseñarla. De modo ordinario (con margen de error) o de modo extraordinario (sin margen de error): enseñarla.
Recién entonces cabe habilitar el asunto tan en boga respecto a que los Papas, en el ejercicio de este rol, pueden acertar y pueden desacertar y cuáles son los límites de una y otra posibilidad. Pero eso viene después. Después de entender bien que ni la realidad ni la manifestación de esta realidad está en juego, sino la enseñanza de la manifestación de la realidad. 

Pero hay más (y en los tiempos actuales es mucho más que más lo que atañe a este más): hay que saber que un Papa no sólo no genera Realidad ni genera Revelación, limitando su ministerio a hacer el Magisterio de ambas. Sino que, además de su ministerio petrino con su rol magisterial, tiene una vida propia. Como el maestro rural tiene una vida y el catedrático de Oxford tiene una vida. Y el lustroso oxoniense tiene todo el derecho a opinar sobre el arbitraje del último partido del Tottenham Hotspur. Aunque a los viejos carcamanes del Consejo Académico les pareciera que el profesor no debería emitir opinión alguna fuera de lo estrictamente escolar. Lo mismo vale para el Sumo Pontífice: escandalizarse porque opine sobre San Lorenzo o sobre los osos panda en extinción no está bueno. Lo importante es saber diferenciar bien cuándo está siendo docente desde su cátedra y cuándo no. 

Recapitulando: 
PLANTA BAJA: está la realidad, creada e increada, ahí está. Y allí mismo ya está la norma moral que es idéntica a la realidad sin corrimiento alguno. 
PRIMER PISO: luego está su manifestación: autoelocuente en el caso de la realidad creada, se muestra a la razón natural; y como misterio en el caso de lo increado, se revela a la Fe, por la Escritura y la Tradición.  
SEGUNDO PISO: el aparato docente, que en variadísimos registros se ocupa de transmitir lo que el primer piso le refiere sobre la planta baja.
AZOTEA: nada, el cobertor del edificio; alude en esta parábola a todo aquello que el docente haga y diga por fuera de este específico rol de transmitir lo que el primer piso le refiere sobre la planta baja. 

Esto es un edificio, y es valioso como totalidad y en cada una de sus partes. Aunque, claro está, en el negocio inmobiliario, no todo vale lo mismo (ya lo dijo un griego: soy amigo de la azotea, pero más amigo de la planta baja). No obstante, insisto: cada espacio tiene su nobleza y valor. Lo realmente importante (y acuciante) es saber bien dónde uno está parado y no confundirse de lugar. Pues ha pasado —y por desgracia seguirá pasando—, que más de un distraído, caminando por la azotea, o el balcón del segundo piso, creyéndose al ras del suelo, fue víctima de un suicidio involuntario. 


58 comentarios:

Jack Tollers dijo...

¡Excelente!

J.T.

Anónimo dijo...

Genial Wanderer,una vez más. Usted es un excelente docente, desde ya sin desmedro de esta cualidad,que en el contexto del blog esta perfectamente destacada. Y es bueno porque es simple,como solía enseñar Nuestro Señor, así simple y claro, sin rodeos. Pero esta simpleza tiene un peso específico insondable, una limpidez hiriente que conmueve hasta el corazón más pétreo.Quizás dirán, no es para tanto, es algo que sabemos todos..y por eso justamente es maravilloso,porque es algo que sabemos todos pero no "sabemos" (saborear,gustar) en realidad.
La verdad os hará libres, y cuan libre es usted amigo caminante,por eso habla con la soltura y la simpleza de un genuino peregrino.
Sin más,que podría agregar?!..

Un cordial saludo.
Sinceramente suyo.

A.G.

Anónimo dijo...

Muy buen alegato. No me extrañaría que su anónimo autor hubiera tomado el símil del edificio del obispo austriaco Vicente Ferrer Gasser, Príncipe del Imperio. Este digno eclesiástico destacó en el concilio Vaticano I como uno de los principales defensores de la proclamación del dogma de la Infalibilidad Pontificia, fue ponente de la Constitución Dogmática Pastor Æternus y, por designación del Papa Pío IX, también el relator encargado oficialmente de explicar su exacto significado y alcance. El P. Jean-Michel Gleize, de la FSSPX, en su fundamental trabajo sobre el valor magisterial de Concilio Vaticano II, incluye con muchísima intención una cita de este notorio ultramontano precisamente para destacar el carácter limitado y subordinado de la potestas docendi del Papa: «De hecho, el Papa es infalible si y solo si, cumpliendo su función de doctor de todos los cristianos y representando a toda la Iglesia, juzga y define aquello que todos deben creer o rechazar. Y en esto no podría apartarse de la Iglesia más de lo que los cimientos podrían separarse del edificio que deben sostener. [...] Esto es evidente si se considera el fin para el que Dios ha concedido la infalibilidad al Papa, que es el de preservar la verdad en la Iglesia.»

Anónimo dijo...

Impecable, y consolador.
Ahora, el ejemplo de los rayos solares no es del todo feliz, porque no es una realidad inmutable ni algo que en todo tiempo haya sido así. En efecto, se dice que son más dañinos a partir del deterioro de la capa de ozono de las últimas décadas. Y no es feliz el ejemplo porque podría tomárselo sofísticamente para atacar el argumento central, diciendo que cambiaron las circunstancias y que, por tanto, le da la derecha al amor de Leticia: Antes no hacían daño y ahora sí, por lo que debe cambiar la norma práctica, incluso usarse “protección solar”. De esa manera, se confundiría al lector, aunque, lógicamente sin mella de la verdad del argumento central, pero sí de la contundencia del escrito y del intelecto de los dummies.
V.

Anónimo dijo...

El título de este post es de una vulgaridad y chocarrería insufribles, y constituye además una calumnia contra nuestra enjuta y escuchimizada Reina.

Stranger dijo...

Muy simpática y precisa la analogía don Guanderer, pero la cuestión aquí es que el docente de turno está enseñando que el Tiber pasa por La Boca, que si estamos apurados podemos cruzar el semáforo en rojo, y toda otra serie de cosas que no se condicen con la "res".

Mucha gente anda diciendo que la Amoris Laetitia "no es magisterio". Distingo: en cuanto que la causa formal de un acto magisterial es la verdad, concedo. Pero en cuanto que A.L. se presenta como una exhortación apostólica, "género" que desde hace ya algunas décadas es empleado por los sumos pontífices para el ejercicio ordinario del munus docendi; que su contenido reclama la adhesión de los destinatarios a ciertas proposiciones que se presentan como verdades del ámbito de la moral, que quien emite este documento es organum ordinario del magisterio, etc., debe decirse que, al menos materialmente, es un acto magisterial.

Volviendo a su analogía, no es que Pancho esté en la azotea tomando sol con un campari en la mano, hablando huevadas... sino que está en el aula, frente a los alumnos, enseñando cosas que están mal.

Pero creo que todavía peor es el hecho de que la A.L. propone un nuevo criterio de interpretación de la disciplina sacramental y la ley natural, al decir que ninguna "regla" aplica a absolutamente todos los casos (macana, los preceptos negativos de la ley natural son universales y necesarios). Como si el nuevo director de una institución nos dice que todas las normas por las que esta se rigió desde siempre, admiten ahora excepciones según el caso.

La pregunta es cómo hacemos para que lo echen a patadas...

Anónimo dijo...

Excelente. ¿Puede ser reproducido?

El Nevado

Johannes dijo...

"ni el ipsísimo Dios, determina qué esté bien y qué esté mal."

En realidad Dios sí determina qué está bien y qué está mal, pero lo hace al diseñar la naturaleza del ente en cuestión, y no arbitrariamente después. El designio es inherente al diseño. Notablemente, la palabra en inglés para ambos conceptos es design.

"Porque el deber ser es idéntico al ser."

Me evocó Sabiduría 1:14: "Él creó todo para que sea", así como el significado del Nombre inefable YHWH vocalizado Yahweh: "Él hace ser". Lo cual, en el caso del hombre, requiere la cooperación libre de éste.

Anónimo dijo...

Está bien y la simplicidad y sencillez de la explicación son meritorias y hablan muy bien del docente que las ha expresado.
Ahora bien.
Las cosas tienen a complicarse; y no muchas veces sino casi siempre.
De hecho estamos rodeados de complicaciones que hacen que las cosas simples (y la inmensa mayoría de las distintas vicisitudes de la vida son simples en apariencia pero existen circunstancias y contingencias que las complican) lleguen a ser sumamente difíciles y a veces irresolubles.
Entonces... querido Wanderer, su bonito edificio de dos plantas y una azotea tiene lugares no tan límpidos, ni lúcidos, ni trasparentes, ni sencillos ni fáciles.
El edificio suyo también tiene otro lugar... oscuro; lúgubre, lleno de sitios desconocidos donde ocurren hechos inconfesables.
De hecho, ninguno de los que aquí abrevamos es un angelito. De modo que se comprende que la cuestión no es tan traslúcida.

No se trata de cuestiones tan frívolas como si la sandía y el vino hacen mal.
San Pablo se refería a otra cosa. Misterio de Iniquidad.
Ahora; si usted cree que el momento actual no da sino pa`quedarse en el molde, total... Bergoglio no puede cambiar nada y lo que cambie no vale, etc etc... vamos mal.
Si lo que usted pretende es que sepamos lo que ya se sabe, tampoco entiendo. Lo que importa que sepamos es que AUMENTAN EN PROGRESIÓN GEOMÉTRICA aquellos a los que les importa un "joraca" de la Verdad y también los ignorantes que creen que Bergoglio CAMBIA la doctrina porque puede cambiarla, porque todo marcha hacia adelante y las cosas evolucionan, etc etc... el mito del progreso indefinido, que se encuentra muy metido en el inconsciente colectivo.

Me parece que a la descripción de su edificio de usted, LE FALTÓ EL SÓTANO.
Cuidado.

Alberto Althaus dijo...

Un docente puede ser un mal docente y enseñar disvalores, puede enseñar el mal camino, ahora la relación entre Cristo y la Iglesia como Cuerpo es una relación que puede ser modificada porque en los últimos tiempos según enseña la Revelación el templo, las naves y el atrio serán destruidos y sólo se salvará el Tabernáculo, se enseña que cesará el sacrificio perpetuo en el templo por tres años y medio, Jesús pregunta o afirma si encontrará fe a su regreso y lo único en la Revelación que sostiene lo contrario es una frase que señala que las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia (entendiéndolo la mayoría como que quedará una Iglesia hasta el fin con su papa y sus cardenales) no sea cosa que le suceda a la Iglesia lo mismo que a la sinagoga en los tiempos de Jesús que ante la verdad del Mesías sólo atinaban a afirmar la frase: "maldito el que pende del madero" no sea que la Iglesia termine con su religión adulterada repitiendo ante la destrucción del templo incrédula ante la realidad de lo que pasa: "y las puertas del infierno no prevalecerán".

Anónimo dijo...

¡¡Muy, pero muy bueno!!

Muchas gracias

Atentamente

El Aprendiz II

Anónimo dijo...

Me parece peligrosísima la hermenéutica magisterial que propone. Por no decir rallana en la herejía.
Justamente, la analogía es pésima: los cauces de los ríos son desviados, sus meandros resecados, sus cuencas transformadas en depósito de diques, etc. Plutón cambia de nombre.
El Magisterio en la Iglesia latina abre las puertas a mucho más que la "enseñanza" de lo que ya fue revelado. Prueba de ello, justamente, son los dos últimos dogmas. Y ni hablar del Filioque; tomo estos temas como comparación con el Magisterio estático oriental.
Estoy en desacuerdo con el texto. Me parece terriblemente reduccionista y simplista. Hay mejores maneras de afirmar que la insólita opinión de cuestiones domésticas del Papa son realmente irrelevantes. Pero no pegándole así al Magisterio de la Iglesia. No nos olvidemos que se trata, justamente, de una fuente de la Revelación y no de una via de anunciar lo Revelado.
Espero que lo pases Wanderer, este artículo puede confundir a muchos pibes.

Jorge Rodríguez dijo...

Una pregunta ¿Si "Un Papa ni genera realidad ni genera tan siquiera la Sacra Doctrina" entonces en qué consiste exactamente el poder de atar y desatar en la tierra y en el cielo?

Porque lo de atar y desatar parece referirse a que sí puede generar efectos concretos en la realidad, aunque pienso que no en la doctrina.

Otra cosa ¿Cuando Moisés permitió el divorcio, estaba permitiendo el adulterio? Parece que sí. Sin embargo, Jesús justifica a Moisés por la situación del momento (dureza de corazón de los hombres). ¿Se deduce que el adulterio es grave, pero no tan grave como para tener que obligatoriamente prohibirlo a los Judíos? Parece ser que, p. ej., era menos grave el adulterio que violar el Sábado, y ¿Si entonces se podía hacer la vista gorda con el adulterio, porqué no ahora? No lo sé, pregunto...

Anónimo dijo...

Me quedo con esto.....Lo que está bien, lo está desde siempre; y lo que está mal, siempre estuvo mal y seguirá estando mal. A los papas (y todos los docentes que estamos debajo suyo) nos atañe explicarlo con renovada destreza, con mejor ingenio, con un novedoso enfoque pedagógico, si se quiere. Pero no nos incumbe establecerlo. 
Mas claro hechale agua.
Gracias Wanderer por tu docencia.

Coco de la JONS

Anónimo dijo...

Creo que el texto reduce el oficio petrino a enseñar, pero Jesús también le dio el poder a Pedro de legislar y de gobernar. Además veo que reduce la Tradición a algo pétreo, como del pasado. No digo que la Tradición deba evolucionar, sino que Jesús prometió que el Espíritu Santo iba a enseñarnos aún más. Creo que con estos últimos post y los comentarios contra la declaración del dogma de la infabilidad pontificia, se está queriendo "subir de pisos" lo que dice Francisco. Está bien que se deje en claro que sus palabras son vanas, pero darle picotazos a Pastor Aeternus? Mmm... El demonio aprovecha para que los no letrados se coman la Verdura de Francisco, y aprovecha para que los letrados escupan de a poquito contra el Magisterio de otros Papas buenos, reduciendo sus palabras a una mera manifestación de la verdad para su época. A eso suenan estos comentarios. Qué vamos a conseguir si consentimos? Nuestro propio magisterio de la conciencia... Vamos a ser unos pequeños luteros... Vamos a ser tan pero tan simples que vamos a volver a los evangelios sin nada de por medio. Tú serás Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Como vemos, la piedra angular de su Iglesia es Pedro, no la "realidad". Lo siento, filósofos. Las teología es reina, y la filosofía su esclava. No se rebelen, que su oficio dentro de la Iglesia es el de limpieza, no el docente...

Anónimo dijo...

Wander para ustedes yo seria neocona por ir Misa Novus ordo?
NO WANDER ...muchos de los neocones le seguimos porque somos valientes..
Por favor dense cuenta. Los que amamos el Magisterio no somos ni tradicionaliatas ni neocones somos catolicios.
Ahora que muchos catolicos reciben presion.. y duda... sobre seguir a Pedro... sin juzgar y en esta ocasion ...ya somos muchos que eatamos escandalizados y formamos resistencia.
Hariamos mal en mostrar que el sector tradicionalista es fiel o esta en oposicion a un Papa anticatolico...
Hay que hablar claro somos fieles.. los que estamos viendo claro y nos oponemos.

Martin Ellingham dijo...

Hay que felicitar al autor por la claridad didáctica.

En algún lugar de la web alguien se escandalizado con la opinión de W. acerca de la inoportunidad de la definición del Vaticano I y pretende que los Amores de Leticia cumple las condiciones de infalibilidad...

Saludos.

El poeta dijo...

Muchas gracias por el artículo, don Wander. Esto es vera docencia porque clarifica, y no enturbia y confunde como hace el otro.

El poeta.-

Anónimo dijo...

Excelente Don Wanderer!
Las musas lo están rondando por estos días. No deje de contarnos lo que le dicen al oído.

Elqueva.

Anónimo dijo...

Caminante

Creo que Bergoglio..no esta para ser analizado en un angulo doctrinal..hay qye analizar que Religion esta creando..mediante muchos pactos y acuerdos.
La obra de Bergoglio..no es suya..tiene 9 consejeros...es un equipo malvado...

Vaya a denzingerbergoglio Confesion sin confesion...comentarios sobre los pactos con ONU..Paris COP21..judios..luteranos..denomunaciones cristianas de USA... Comunistas en Bolivia..

Anónimo dijo...

Las puertas del infierno no prevalecerán se refiere a la boca de los herejes.

Anónimo dijo...

...la Iglesia como Cuerpo es una relación que puede ser modificada no, la modifican los demoledores que es distinto.

Anónimo dijo...

NSJC seguro también era ultramontano para anónimo 12:50

Wanderer dijo...

Por si no fui suficientemente claro en el post, insisto en que el texto "circula" por Internet. Es decir, no es mío. Yo no soy su autor. Me parece excelente y por eso lo he publicado, pero no quiero arrogarme méritos que no me corresponden.
Para el Anónimo de las 23:15: Usted está equivocado. EL MAGISTERIO NO ES FUENTE DE REVELACIÓN. Eso es un disparate mayúsculo. La función del Magisterio es clarificar lo que Dios reveló a los hombres a través de la Escritura y la Tradición.
No confunda a los pibes.

Alberto Althaus dijo...

Le respondo a Jorge Rodriguez sobre el tema de Moisés y su autorización para cometer adulterio. Cuando se acercan a Jesús los israelitas para proponer el tema del adulterio, ellos sabían que el adulterio estaba mal que era un pecado grave pero querían que Jesús dijera algo en contra de las enseñanzas de Moisés, igual que Ud. sabe que el adulterio está mal, lo sabe por su conciencia pero también por las graves consecuencias que tiene en toda la sociedad desde la destrucción de la familia, el daño a los hijos y al cónyuge, a la sociedad entera. Ud. igualmente pregunta si no es tan grave como no santificar el Sábado aunque sabe la gravedad que tiene ese pecado. Sigamos, pues los israelitas se acercan para hacerle enseñar a Jesús algo en contra de Moisés y poder acusarlo (hacerlo caer en la trampa) y Jesús, entonces, les recuerda lo que enseñó Moisés como diciendo yo sé lo que se enseña pero eso no fue así al principio y, luego, enseña lo correcto, o sea, aquello que los que preguntaban sabían en conciencia, que el adulterio es pecado y pecado gravísimo.

Johannes dijo...

"Justamente, la analogía es pésima: los cauces de los ríos son desviados, sus meandros resecados, sus cuencas transformadas en depósito de diques, etc. Plutón cambia de nombre."

Esto confunde la relación del hombre con la realidad puramente material, la cual puede y debe ser modificada por el hombre para su bien, con la relación del hombre con su propia naturaleza, a la vez material y espiritual, la cual de ninguna manera puede ser modificada. La indisolubilidad del matrimonio es inherente a la naturaleza humana tal como fue creada por Dios, no producto de una cultura particular.

También confunde el conocimiento científico de la realidad puramente material, que se basa en la observación y puede experimentar cambios sustanciales, con el conocimiento por la fe de las realidades espirituales, que se basa en la Revelación y no puede experimentar tales cambios, aunque sí puede experimentar crecimiento y profundización (CIC 66 y 94).

Johannes dijo...

"Pero no pegándole así al Magisterio de la Iglesia. No nos olvidemos que se trata, justamente, de una fuente de la Revelación y no de una via de anunciar lo Revelado."

Cito Dei Verbum:

"9. Así, pues, la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura están íntimamente unidas y compenetradas. Porque surgiendo ambas de la misma divina fuente, se funden en cierto modo y tienden a un mismo fin. Ya que la Sagrada Escritura es la palabra de Dios en cuanto se consigna por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, y la Sagrada Tradición transmite íntegramente a los sucesores de los Apóstoles la palabra de Dios, a ellos confiada por Cristo Señor y por el Espíritu Santo para que, con la luz del Espíritu de la verdad la guarden fielmente, la expongan y la difundan con su predicación; de donde se sigue que la Iglesia no deriva solamente de la Sagrada Escritura su certeza acerca de todas las verdades reveladas.

10. La Sagrada Tradición, pues, y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la palabra de Dios, confiado a la Iglesia; fiel a este depósito todo el pueblo santo, unido con sus pastores en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, persevera constantemente en la fracción del pan y en la oración (cf. Act., 8,42), de suerte que prelados y fieles colaboran estrechamente en la conservación, en el ejercicio y en la profesión de la fe recibida.

Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en el nombre de Jesucristo. Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer."

En resumen:

- La fuente de la Revelación es Dios mismo.
- La Escritura y la Tradición constituyen el depósito de la Revelación.
- El Magisterio interpreta el contenido de este depósito.

A título personal, agrego que, dentro de "interpretar" puede ser conveniente explicitar "identificar", porque la identificación del conjunto de libros que componen la Escritura, el "canon", no es un tema trivial. De hecho es uno de los argumentos que muestran la insostenibilidad de la posición "Sola Scriptura".

Johannes dijo...

"No digo que la Tradición deba evolucionar, sino que Jesús prometió que el Espíritu Santo iba a enseñarnos aún más."

Distingamos el contenido de la Tradición de su comprensión.

El contenido se cerró con la muerte de S. Juan Evangelista. La comprensión sigue avanzando.

Los únicos a quienes el Espíritu Santo enseñó verdades adicionales a las enseñadas por Jesús en su vida terrena son los Apóstoles, como afirma Jesús en Jn 16:12-13 y enseña acordemente Dei Verbum 7: "los Apóstoles, que en la predicación oral comunicaron con ejemplos e instituciones lo que habían recibido por la palabra, por la convivencia y por las obras de Cristo, o habían aprendido por la inspiración del Espíritu Santo,".

Después de los Apóstoles, crece la comprensión pero no el contenido. Citando nuevamente a Dei Verbum:

"8. Así, pues, la predicación apostólica, que está expuesta de un modo especial en los libros inspirados, debía conservarse hasta el fin de los tiempos por una sucesión continua. De ahí que los Apóstoles, comunicando lo que de ellos mismos han recibido, amonestan a los fieles que conserven las tradiciones que han aprendido o de palabra o por escrito, y que sigan combatiendo por la fe que se les ha dado una vez para siempre. Ahora bien, lo que enseñaron los Apóstoles encierra todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma la Iglesia, en su doctrina, en su vida y en su culto perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella es, todo lo que cree.

Esta Tradición, que deriva de los Apóstoles, progresa en la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo: puesto que va creciendo en la comprensión de las cosas y de las palabras transmitidas, ya por la contemplación y el estudio de los creyentes, que las meditan en su corazón y, ya por la percepción íntima que experimentan de las cosas espirituales, ya por el anuncio de aquellos que con la sucesión del episcopado recibieron el carisma cierto de la verdad. Es decir, la Iglesia, en el decurso de los siglos, tiende constantemente a la plenitud de la verdad divina, hasta que en ella se cumplan las palabras de Dios."

Anónimo dijo...

Anónimo 23:15

Si raYano es lo que confina o linda con algo, ¿"rallano" sería lo que desmenuza algo restregándolo con el rallador?

Johannes dijo...

Q: Una pregunta ¿Si "Un Papa ni genera realidad ni genera tan siquiera la Sacra Doctrina" entonces en qué consiste exactamente el poder de atar y desatar en la tierra y en el cielo?

Porque lo de atar y desatar parece referirse a que sí puede generar efectos concretos en la realidad, aunque pienso que no en la doctrina.

---

A: Catecismo 553 y 1445, donde "pronunciar sentencias doctrinales" en 553 debe entenderse según Dei Verbum 10:

"Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer."

---

Q: Otra cosa ¿Cuando Moisés permitió el divorcio, estaba permitiendo el adulterio? Parece que sí. Sin embargo, Jesús justifica a Moisés por la situación del momento (dureza de corazón de los hombres). ¿Se deduce que el adulterio es grave, pero no tan grave como para tener que obligatoriamente prohibirlo a los Judíos?

---

A: Moisés estaba permitiendo adulterio material pero no formal, así como negar una verdad de fe sin saber que esa verdad es de fe es herejía material pero no formal. Como los hebreos no sabían que el matrimonio inherente a la naturaleza humana era indisoluble, identificaban el adulterio en función del marco legal, que no estaba alineado con la naturaleza humana. Jesús alineó el marco legal con la realidad.

Note que antes del Exilio en Babilonia se permitía también la poligamia.

---

Q: Parece ser que, p. ej., era menos grave el adulterio que violar el Sábado,

---

A: Por supuesto, porque el Sábado es el reconocimiento del dominio de Dios sobre la creación y la historia, reconocimiento que era el punto de partida necesario para arreglar todo el desbarajuste intelectual y moral consecuencia del pecado original.

---

Q: y ¿Si entonces se podía hacer la vista gorda con el adulterio, porqué no ahora? No lo sé, pregunto...

---

A: Porque los cristianos hemos sido hechos "nuevas creaturas" (2 Cor 5:17 y Gal 6:15), "partícipes de la naturaleza divina" (2 Pe 1:4) por la infusión de la gracia santificante y la caridad, cumpliendo la promesa de Ez 36:26-27:

"Y os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en vosotros y haré que os conduzcáis según mis preceptos y observéis y
practiquéis mis normas."

Anónimo dijo...



Jorge

Moises no permite el adulterio , sino la poligamia ... Una de la razón , era para evitar la prostitución en la mujer en caso de viudez , muchas veces por guerra .....

Tambien , Dios dice a Salomón que " El " , le dió muchas mujeres....

Johannes dijo...

Anón de las 1:11 escribió:

Como vemos, la piedra angular de su Iglesia es Pedro, no la "realidad".

Lo cual es un error conceptual y también textual, porque el término "piedra angular" se aplica exclusivamente a Jesucristo. No porque lo diga yo sino porque lo dice precisamente Pedro, no una sino dos veces:

Hechos 4:8-12:

Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: «Jefes del pueblo y ancianos, puesto que con motivo de la obra realizada en un enfermo somos hoy interrogados por quién ha sido éste curado, sabed todos vosotros y todo el pueblo de Israel que ha sido por el nombre de Jesucristo, el Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre y no por ningún otro se presenta éste aquí sano delante de vosotros. El es la piedra que vosotros, los constructores, habéis despreciado y que se ha convertido en piedra angular. Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos.»

1 Pe 2:4-6:

Acercándoos a Él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios, también vosotros, cual piedras vivas, sois edificados como una casa espiritual para ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo. Pues está en la Escritura: "He aquí que coloco en Sión una piedra angular, elegida, preciosa y el que crea en ella no será confundido."

Y esta piedra angular, Jesús, es precisamente "la realidad" en última instancia, el Ser Subsistente, "Yo Soy", que da el ser y sustenta en el ser a los seres contingentes: "Él sostiene el universo con su palabra poderosa." (Heb 1:4).

Pensador dijo...

Don wander, me parece que varios comentaristas asocian Magisterio con Papa, y ahí el error. El papa, no se si es correcto el término, es parte del Magisterio, como lo son los Obispos, los Concilios, etc. Pero el Papa no es el Magisterio.

El papa, para clarificar, tiene funciones relativas al magisterio, y también las tiene relativas al gobierno de la Iglesia.

Anónimo dijo...

Anònimo 23.15 21/4,

Lugares CONSTITUTIVOS de la Revelaciòn: Tradiciòn y Sagradas Escrituras.

Lugares DECLARATIVOS de la Revelaciòn: Liturgia, Magisterio, Santos Padres, etc., cada uno en su debido orden.

Basta pensar que la Revelaciòn se cierra con la muerte del ùltimo de los Apòstoles; y que los actos magisteriales se multiplican despuès.

Si me equivoco, apunten la posta.

DHL

Anónimo dijo...

Johannes,

¿Por qué cita la Biblia como los protestantes?

Anónimo dijo...

Si está viendo claro, deje de ir al Novus Ordo, o díganle a su sacerdote que realmente se oponga a aquello que hizo suscitar la crisis en la Iglesia, dando como hijo a Francisco, un auténtico neocon. Un neocon es modernista, liberal, libertado y liberado del Magisterio que no duda y nunca dudó, porque ese Magisterio sólo interpretó, manifestó, clarificó, clasificó, legisló y ordenó a ejecutar lo que era bueno. El actual anti magisterio va contra el anterior. El concilio puso la semilla oficial de la libertad, la igualdad y la fraternidad en la Iglesia en sus textos oficiales y su misa bunigniana. Dejemos esa misa y de seguir como magisterio los ambiguos textos conciliares y post conciliares con sus nuevos sacramentos, nueva misa, nuevo catecismo y nuevo Código de Derecho Canónico. Así vamos a ser fuertes. Necesitamos sacerdotes que se inmolen para esto. Solos no podemos. Y si sus prelados no los dejan, pues sigan la Verdad por medio de otra institución o congregación que haya combatido la herejía modernista desde las raíces. No podemos ser soldados de élite cuando en esta guerra se necesita una espada y queremos pelearla con cuchillos.

Anónimo dijo...

Una pequeña observación para precisar más. La función del Magisterio es clarificar lo que Dios reveló a los profetas y apóstoles. No reveló los misterios a los hombres todos. Sino que a quien lo reveló lo hizo depósito de la fe. A través de ellos nos vino las Escrituras y la Tradición. Es función del Magisterio no sólo clarificar, sino también transmitir el depósito de la fe, la revelación. Para eso creo el sacramento del Orden. Los obispos son los principales responsables de trasmitir la fe, es decir, la revelación contenida en las Escrituras y la Tradición, contando con la ayuda de la gracia. Para que haya unidad en el magisterio, NSJC instituyó la cátedra de Pedro. La cátedra puede juzgar (confirma a tus hermanos en la fe), legislar (poder de atar y desatar) y gobernar (apacienta mis ovejas) Hago esta observación. No sé si está bien. Pero de la forma que la presenta W puede ser leída como que: Existe la Escritura. Hay cosas que no están escritas, eso es Tradición. Leemos sobre ambas cosas. Nos queda una duda, ver qué dice el manual del magisterio... Sin duda esto no ha querido poner Ud, W. Lo pongo en modo grotesco para que se entienda a dónde voy.

Anónimo dijo...



Interesante...

http://www.lefigaro.fr/theatre/2016/04/23/03003-20160423ARTFIG00039-espagne-triste-figure-et-polemique-pour-l-hommage-a-cervantes.php

Anónimo dijo...

Para los que quieren profundizar, de uno de los maestros de Castellani,

http://www.statveritas.com.ar/Libros/La_inmutabilidad_de_la_Tradicion(Cardenal_Billot).pdf

Anónimo dijo...

El Diccionario de la RAE define:

a) Tergiversar
Del lat. tergiversāri.
1. tr. Dar una interpretación forzada o errónea a palabras o acontecimientos.
2. tr. Trastrocar, trabucar.

b) Confundir
Del lat. confundĕre.
1. tr. Mezclar cosas diversas de manera que no puedan reconocerse o distinguirse. La oscuridad confunde los contornos de las cosas. U. m. c. prnl. Sus voces se confundían en el griterío.
2. tr. Desconcertar a alguien. Su estrategia confundió a los jugadores. U. t. c. prnl.
3. tr. equivocar. Confundió mi nombre. U. t. c. prnl. Me confundí de calle y me perdí.
4. tr. Dejar a alguien sin capacidad de respuesta en una disputa.
5. tr. p. us. Humillar, abatir, avergonzar a alguien. U. t. c. prn

c) Ambiguo
Del lat. ambiguus.
1. adj. Dicho especialmente del lenguaje: Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión.
2. adj. Dicho de una persona: Que, con sus palabras o comportamiento, vela o no define claramente sus actitudes u opiniones.
3. adj. Incierto, dudoso.

Todas estas definiciones sumadas, le caben a AL. Un papa jamás enseña así. Un papa, confirma en la Fe a sus fieles. En cambio, si lo que hace es tergiversar, confundir, y enseñar ambigüedades, pues entonces "ése docente" no es decente.

Define la RAE:

d) Decente
Del lat. decens, -entis.
1. adj. Honesto, justo, debido.
2. adj. Correspondiente, conforme al estado o calidad de la persona.

Si además, cuando TODOS los que rodean al "autor" del documento CONTRIBUYEN con sus "explicaciones" a la tergiversación, a la confusión, a la ambigüedad, y a la indecencia, pues entonces no califican dentro de la categoría de los que Jesús claramente definió una vez: "Yo soy la LUZ del mundo; el que me sigue no andará en TINIEBLAS".

San Juan en su Evangelio, 3:19,20, se refirió precisamente a éstos:

"Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas."

Anónimo dijo...

Como en Narnia, la bruja se retiró al sur para crecer en maldad y retornó para luchar contra la primavera. Con ella vienen los ogros, los hombres lobos, y otros monstruos que ya conocemos!

Jack

Anónimo dijo...

Es verdad, el magisterio es interpretación y enseñanza de la revelación de Dios, que es asistido por el Espíritu Santo en cada momento de la historia de la Iglesia para que el mensaje de nuestro Señor llegue a todos. Por supuesto, no todo lo que dicen los papas es magisterio, como no todo lo que dice un maestro es clase (aunque en ambos casos es deseable que den el ejemplo en todo momento). También hay varios magisterios carismáticos paralelos, en cada tiempo, para iluminar (o confundir) a las gentes. Cada tribu tiene su pai, y cada pai su magisterio (interpretación) de revelación de Dios. Y todos dicen ser no más que recta interpretación de la verdad revelada. En todo caso el que agrega e interpreta mal siempre es el otro... Este blog y su magisterio no es la excepción.
Entre el magisterio de Bergoglio-Papa y el magisterio de wanderer, me quedo con el primero. No por falta de deseo de pensar, sino por aquello del "intérprete auténtico" que señala el catecismo.

Anónimo dijo...

Por lo visto son varios los que no tienen ni pu... de lo que es el Magisterio, los diversos niveles y los grados de asentimiento

Anónimo dijo...

Anónimo de las 17:59, la notación de citas bíblicas como cc:vv-vv es inglesa, no protestante. Vea los documentos en inglés del sitio del Vaticano, o del sitio sspx.org, si prefiere.

Anónimo dijo...

Cada nueva vida nos permite descubrir la dimensión más gratuita del amor, que jamás deja de sorprendernos. Es la belleza de ser amados antes: los hijos son amados antes de que lleguen.Esto nos refleja el primado del amor de Dios que siempre toma la iniciativa, porque
los hijos son amados antes de haber hecho algo para merecerlo. Sin embargo, numerosos niños desde el inicio son rechazados, abandonados, les roban su infancia y su futuro. Alguno se atreve a decir, casi para justificarse, que fue un error hacer que vinieran al mundo. ¡Esto es
vergonzoso! ¿Qué hacemos con las solemnes declaraciones de los derechos humanos o de los derechos del niño, si luego castigamos a los niños por los errores de los adultos? (AL n. 166)

Jorge Rodríguez dijo...

Gracias por las contestaciones,
En lo personal entiendo que el matrimonio es indisoluble porque es como debería ser en un estado de perfección del Hombre y "como era al principio". Jesús vino a pedirnos "sed perfectos", a perfeccionar la ley, por lo tanto es totalmente coherente el "recordatorio" de que, en el estado de perfección, el matrimonio es indisoluble.
Por los comentarios que hacían los judíos, Mt 19:10, me parece ellos que no estaban enterados de que las cosas fueran así. Entiendo también que una vez perfeccionada la ley, no se debería ir para atrás a los tiempos de Moisés.
Ahora bien, aunque la ley sea buena, sabemos que si fuese solo por la ley todos seríamos condenados (carta a los romanos) nos salvamos por la gracia y la misericordia.



Anónimo dijo...

Anónimo de las 12:26, ningun lector de este sitio adhiere al magisterio de Wanderer por la sencilla razón de que no existe tal magisterio, ni de hecho ni en la intencion de Wanderer. Por otro lado, le sugiero leer este breve artículo de Ludovicus:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2014/06/diccionario-neocon.html

Más aún, estimo muy probable que, dada la heterodoxia evidente en Amoris Laetitia, la posición ante ese documento de muchos integrantes de las organizaciones mencionadas por Ludovicus no sea de "adhesión necesaria, externa y sobre todo interna [...], sin posibilidad de crítica o razonamiento alguno a la luz de la fe."

Anónimo dijo...


Un ejemplo …

Hoy vi a la televisión , la película “ Jane Eyre “ , que había visto en otra de las numerosas versiones hace unos años .
El caso de Rochester que se quiere casar con Jane , sabiendo que todavía vive su mujer , loca . Mujer que el amó , pero que tenia antecedente de locura que le había sido escondido por la familia ….
El consideraba, con razones y en conciencia, que su matrimonio era nulo, y que no tenía porque esperar infernales años para volverse a casar……No se puede considerar como adultera la nueva situación de Rochester . A pesar que el Pastor consideraba que había bigamia ….

PS

Anónimo dijo...

nos salvamos por la gracia que nos ayuda a cumplir la ley

Anónimo dijo...

El vaticanista español Algañaraz publica hoy un articulo que es reproducido por varios sitios digitales, como la Cigueña de la Torre. Según ese vaticanista hay una rebelión de cuatro cardenales contra el Papa. He llamado a mis amigos de la Curia Romana y me dicen que no existe ninguna confabulación ni trama de rebeldía. Que son publicas las diferencias de criterio, pero no pasa de ello. Es decir no hay acción en curso contra el Papa ni convocatoria a la resistencia. Si un ambiente de debate que no se ha cerrado con la exhortación post-sinodal.
Por mi parte entiendo que el Papa expresamente dice que no cierra el debate, ha dejado los hilos sueltos. Ese es el problema.
A. P. C.

Anónimo dijo...

Hay una interpretacion de continuidad y hay una interpretacion rupturista del CVII.
Muchos siguieron la ruptura..y fue la muerte..pero Dios no abandono a la Iglesia Universal..siempre esta el Espiritu Santo suscitando carismas y renovando con su Gracia..por ejemplo el traernos dos grandes Papas como Juan Pablo II y Benedicto quienes fueron santos y humildes pontifices que lograron que grandes heridas de la Iglesia cicatrizaran. JPII atrajo muchos cristianos a vivir la Santidad..porque fue evangelico.
La Misa Novus Ordo vivida con piedad..tiene como positivo las Lecturas de las Escrituras son en lengua vernacula.
SI la interpretacion es continuidad doy testimonio que es volver a la Iglesia Primitiva..mi comunidad es Novus Ordo..doy Fe que Dios nos guia.
Las nuevas comunidades como las hnas de la Caridad de Teresa de Calcuta..son frutos del Concilio.
El veneno que se inyecto en mi opinion viendo ahora la AL puede potenciarse con una interpretacion rupturista..

Y esta es la que hizo añicos tambien a la Iglesia.

Si se toma el CVII con una interpretacion en continuidad vera santidad...han venido nuevos movimientos como Los Catecumenos..El Opus Dei..que en su momento hicieron accesible la teologia y sacramentos a todo cristiano..sobre todo permitieron la vida de comunidad.

SIN EMBARGO LO QUE VEMOS CON este Pontificado..en mi opinion esta previsto por las profesias publicas..y de su enseñanza no podra venir santidad...por una sola señal...es engañosa

Anónimo dijo...

https://youtu.be/MK4smq2MnEM
‘La alegría del amor’ pero que hace llorar

Anónimo dijo...

Hay una ruptura si señor, y no es opinión es la realidad.

Anónimo dijo...

5:10 varios libros que se ve usted no leyó donde explican porque hay ruptura.

Anónimo dijo...

PS 19:18 el magisterio y la ley no tienem porque adaptarse a las pelis y a la debilidad humana, que cultiven como corresponde la vida de oración y salgan del pecado. Basta de excusas. Que el cielo es para siempre y el infierno también, y los planteamientos desde el inmanentismo son inconducentes, como que pueden instalarse en este mundo para siempre-

Anónimo dijo...

No entiendo que se asustan de bergoglio ¿acaso la sanatio in rádice de jp2 no es un bolazo atómico también??

Anónimo dijo...


Anónimos del....

25 de abril de 2016, 16:16
25 de abril de 2016, 16:49


Porque hay toneladas de libros sobre la " Teología del Matrimonio ...".....

Anónimo dijo...

19:52 hay toneladas de libros de santos, que usted no los quiera leer es otro tema, los libros de santos son para TODOS, no privativos de los que están en las órdenes y congregaciones.