sábado, 17 de diciembre de 2016

Denunciar al hereje

34 comentarios:

Alberto Althaus dijo...

Año 2013 en un pueblo de Argentina.
Comisario: Cabo, ¿quién es ese vestido de blanco que han puesto a la sombra?
Cabo: Un revoltoso, mi comisario.
Comisario: Cuénteme los hechos.
Cabo: Hoy a las 17:00 horas un sujeto masculino de apellido Boglio o algo por el estilo, se apareció por la parroquia del cura Juan. Habló con el cura y le dijo que era el Obispo de Roma, luego, le dijo que era el Padre Jorge, a lo que el cura Juan le preguntó si era obispo o sacerdote y dijo, también, que era el papa. El cura le preguntó sobre el catecismo de la Iglesia para ver hasta dónde mentía y le contestó que lo conocía pero no lo predicaba y después se hizo el gracioso por lo que el Padre Juan no le creyó nada. Entonces, vino doña Josefa a pedirle al cura que le de la extrema a su marido y el Padre le dijo a Dominguito, el monaguillo, que despidiera la gente porque no iba a poder dar misa. Cuando se fue, el sospechoso le ordenó a Dominguito hacer de su ayudante y le dijo que él daría la misa. Los problemas empezaron con el sermón, el sospechoso empezó a decir que todos iban al Cielo incluso los ateos, que todas las religiones manifestaban a Dios porque Dios no era católico, que no era bueno rezar tantos rosarios, que un tal Lotero, que el cura Juan me explicó que era oreja (o sea, de otra religión) tenía razón, que el adulterio no era pecado mortal, que los que estaban juntados eran más matrimonio que los casados, les dijo a los jóvenes que hicieran líos en la Iglesia, que no importaba ser rarito si uno le hacía bien a la Iglesia y otras estupideces, no conforme con eso dijo que quería que la iglesia nuestra fuera más pobre de lo que está y para terminar se mandó un discurso de izquierda que dejó a los patrones del pueblo por el piso. Luego, se dedicó a perseguir a la Eulalia para que comiera la hostia y todos sabemos que la Eulalia está divorciada y la mujer le decía que no que se condenaría. Entonces cayó el cura lo sacó a patadas de la Iglesia y llamó a la policía y hemos detenido a este revoltoso cuando se fugaba para Buenos Aires. Y entonces comenzó a decir que era el papa, y nosotros le respondimos que antes había dicho que era sólo obispo y que era sólo el Padre Jorge, pero ahora quería hacerse pasar por papa para ver si zafaba, dijo que no volvería más a Argentina haciéndose el importante y lo pusimos preso ¿Qué hacemos con el sujeto comisario?
Comisario: mantenelo en la sombra dos días más para que se ablande y cante y si se sigue haciendo el loco mándalo al loquero de la capital no sabemos si es o se hace.
• Responder•Compar

Anónimo dijo...

JB ya llegó a lo que quería: poder, hacer y deshacer la fe y la moral, que todos lo miren y obedezcan, etc. Pero sólo lo tiene nominalmente, nada más llega a tener una sombra de todo esto.
Aunque sólo le falta una cosa: ser un heresiarca. Que tampoco lo va a obtener porque para ello hay ser muy inteligente, con la astucia (que también le queda poca) no alcanza...

TW

Anónimo dijo...

Excelente, tanto la cita como el primer comentario!!! De Devoto a Melchor Romero!!!

Anónimo dijo...

https://youtu.be/x3flC9l7JsQ

O Sapientia
17 XII

O Sapientia,

quae ex ore Altissimi prodiisti,

attingens a fine usque ad finem,

fortiter suaviter disponensque omnia:

Veni ad docendum nos viam prudentiae.

Anónimo dijo...

Si no fuera porque se pierden almas lo del Haus sería chistoso.

Anónimo dijo...

Denunciar al Obispo, Arzobispo o Cardenal hereje. Claro que sí.
¿Ante quién lo denunciamos hoy día? ¿Ante Bergoglio?
Las risotadas desde Roma estarán, aunque no se oirán por estos lares.

Anónimo dijo...

Me anticipo a lo que podría comentar alguno: Si Benedicto XVI no hubiera renunciado, el cardenal Bergoglio habría perdido hoy su condición de cardenal elector y no hubiera podido participar en un futuro cónclave.

La idea puede impresionar, pero es engañosa:
1. Si Benedicto XVI no hubiera renunciado, habría tenido que seguir trabajando mucho y tal vez no hubiera vivido hasta hoy.
2. El hecho de que el cardenal Bergoglio no pudiera participar en el cónclave no es garantía ninguna de que no se pudiera elegir un candidato peor.
3. Todos los acontecimientos, renuncias y elecciones, duración de la vida de cada cual, etc. están previstos por la Providencia, que los conduce hacia un bien superior (aunque por el camino se produzcan muchos males).

javcus dijo...

Anónimo de las 18:11:

Pues sí: mira como prospera «Trucho» Fernández, ahora en (des)Educación Católica, por eso de «la mano que mece la cuna...»

Nuevos consultores en la Congregación para la Educación Católica. También allí está el Trucho
http://infovaticana.com/blogs/cigona/nuevos-consultores-la-congregacion-la-educacion-catolica-tambien-alli-esta-trucho/

Anónimo dijo...

Esto está tomando velocidad rápidamente. Parece ser que los Obispos Católicos Canadienses de las Provincias Atlánticas, han emitido una Carta Pastoral en la que proponen acompañar -sin juzgar ni condenar- a aquellos canadienses católicos que decidan acogerse a la Ley de Eutanasia en vigencia. La carta dejaría entrever que este respetuoso acompañamiento al suicida en su opción, podría incluso ser sacramental.
Capellanes de la Muerte

Anónimo dijo...

Más allá de las "dubia" presentadas por los 'Cuatro' al Papa, y más allá de qué respuesta este termine dándoles, me parece que hay un problema fundamental: la enorme mayoría de los católicos -incluyendo la mayoría de los Cardenales, Obispos, Sacerdotes, y laicos- no parecen aceptar -bajo ningún concepto- que Dios pueda darnos normas morales de cumplimiento absoluto. No aceptan que Dios pueda revelarnos prohibiciones absolutas. Válidas para cualquier tiempo y circunstancia. No lo aceptan y no lo van a aceptar nunca jamás. Antes de aceptar eso prefieren morir. (Para ellos Dios tiene que acompañar el punto de vista de la 'intelligentsia' dominante en cada momento de la historia. En rigor no se entiende bien para qué necesitan un dios y una iglesia. Les alcanzaría con seguir el pensamiento Políticamente Correcto del momento. Pero eso es otro tema).
No se ve cómo esa mayoría del catolicismo, y la minoría de los que sí aceptamos que Dios nos haya impuesto prohibiciones absolutas, podremos convivir dentro de la misma Iglesia. No adoramos al mismo Dios. Es así de simple.

Anónimo dijo...

Consulta: ¿hay Misa de Gallo en las capillas de la FSSPX de CABA y Martínez?

Anónimo dijo...

No sé q consecuencias tendrá esto, pero no deja de resultar interesante.

https://www.google.com.ar/amp/s/moimunanblog.com/2016/12/18/un-signo-del-infausto-la-sangre-de-san-genaro-no-se-licua/amp/

Estómago de acero dijo...

Acabo de fumarme la miniserie de Bergoglio. Un pasquín mentiroso lleno de lugares comunes y un bodrio infame. Este tipo va a ver caer su mentira a pedazos.

Julio dijo...

Lo que el artículo norteamericano que les copio describe es lo que hemos sufrido y sufrimos nosotros mismos: Una mafia ha ocupado la Iglesia y esa pequeña minoría está maniobrando salvajemente para imponer su agenda, que no es de ellos, sino de los poderes «de las tinieblas aquellas» (tenebrarum harum…).

Hay que rezar y hacer penitencia. 

http://religionlavozlibre.blogspot.com.ar/2016/12/amenazas-censuras-miedo-y-espionaje-de.html?m=1

Anónimo dijo...

ingerir media docena de cápsulas de antiemético antes de entrar a este blog.

https://bloguerosconelpapa.blogspot.com.ar/2016/12/felicidades-santo-padre-francisco.html?spref=fb

javcus dijo...

Julio:

Es una traducción parcial, el artículo original tiene más enjundia y detalles, y escrito por gente seria. ¡Viva la «misericordia» francisquista! Igualico que en «1984»: La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza.

https://www.lifesitenews.com/blogs/climate-of-fear-in-the-vatican-is-very-real

Anónimo dijo...

Cuando los vándalos quemaban iglesias en Roma, San Cipriano escribía a sus obispos: "No os deis afán por edificar templos materiales en los cuales al fin y al cabo sabéis que un día se sentará el Anticristo. Edificad la fe en los pechos, templos que nadie puede quemar.
Con esto no queremos decir que hay que dejarlos no más a los {comunistas} quemar Iglesias. ¡Cuernos!

(El Evangelio de Jesucristo. Castellani)

Vladimir.

rapunzel dijo...

Wanderer:
La cita y el dibujo de post son adecuadas para lo que quiero decir.
Leo muchas páginas católicas en Internet.Observó que las noticias relacionadas con Francisco cada vez son menos comentadas.Los comentarios críticos son mayoritarios,no incluyo aquí, ciertas páginas, donde la idolatría por el Papado es la norma.
Esta tendencia manifiesta puede llevarnos al adormecimiento, como en la imagen del post.
Las causas son el cansancio, de oír durante tres años,una y otra vez, "lindezas" en el plano doctrinal y exabruptos en lo humano.
Esta actitud de algunos,entre los que me encuentro,es de defensa,esto es insoportable.
Más podemos caer en la pasividad,por ello estoy de acuerdo en que es preciso penitencia y oración, en definitiva santidad y no agotarnos de defender la verdad.
Saludos a todos

Anónimo dijo...

Yes, it's an evil omen, last time the miracle of San Gennaro's blood didn't happen it was during WWII and after there was a Vesuvio' eruction.....in the eighties two or three horrible earthquakes......anything else in 2017? May God protect Europe and Italy too.

Anónimo dijo...

Enderezando un poquito el comentario del "Anónimo de las 19:29"

No creo que nadie en este blog niegue la Providencia. Dios nunca es el problema, sino los hombres.
Qué importa quién es papa: Raztinger, Bergoglio, "Tucho" Fernández o Burke... que sea cualquiera ¡¡¡pero que sea fiel!!! Lo que denunciamos hasta el hartazgo es la falta de fidelidad de quienes más responsabilidad tienen por la salvación de las almas; como si la divina Providencia no supiera que varios se pierden por culpa de estos.
Hay que denunciar al hereje en vistas a unos pocos, para que éstos se salven.

Saludos.

RR

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,
adjunto link a una Petición de firmas en apoyo del pedido de aclaraciones de los Cuatro Cardenales al Papa:
Apoyo a los Cuatro Cardenales

Anónimo dijo...

Al anónimo del 18 de dic a las 16,10:
Sí hay Misa de Gallo en la FSSPX. En CABA empieza 23,50.

Anónimo dijo...

Anónimo del 18/12 16.10 hs.:
no sé de Martínez, pero en CABA sí hay, 23.10 hs.

Anónimo dijo...



Tengo 75 años . A la época del Concilio decíamos que la Iglesia estaba ocupada por la mafia de cardenales y obispos , y el jefe de la mafia era el cardenal Ratzinger futuro Benedicto XVI ….

Anónimo dijo...

Soy el comentarista del 19/12, 17.07:
me equivoqué en el horario, el correcto es el que pone el anónimo de 16.54 (23.50 hs.).

Anónimo dijo...

Anónimo de las 18:11

Recuerdo ese hecho.

Creo -no estoy seguro- que Meinvielle algo escribió al respecto.

Atentamente

Anónimo dijo...

En vistas de que se salve la mayor cantidad posible RR.

Anónimo dijo...

A.18.11
A la epoca del Concilio Ratzinger era un cura solamente, por favor, la verdad historica.....

Anónimo dijo...


Ratzinger , durante el Concilio , era perito y consultor .......

Anónimo dijo...

"Él quiere que todos se salven" (1 Tim II, 4)

No me refiero a la voluntad divina, como ud. bien afirma Anónimo madrugador de las 4:34. Sino a los pocos que van a hacer caso a la denuncia contra los herejes, porque la mayoría -a pesar de sus pecados, ignorancia, etc.- todavía conservan cierto sensus fidei que les dice que hay que obedecer a la autoridad (Digo cierto porque primero se obedece a la verdad, y si brilla en la autoridad mejor).

Saludos.

RR

Anónimo dijo...

A 18:11
Trasladando lo que circula por las facultades de periodismo "no dejes que la realidad te estropee un gran titular", en este caso se trata de que la realidad no te estropee un "hard comment", en la época del concilio VII, J. Ratzinger era sólo un sacerdote treintañero.

Anónimo dijo...

En el concilio Vaticano II, J. Ratzinger fue perito sí, pero uno de los 480 peritos asesores teólogos que participaron.

Anónimo dijo...

Pero no era ni obispo ni cardenal, escribia solamente los textos en latin, nada mas.

Anónimo dijo...

Uno tiene la sensación de que últimamente han abierto la caja de Pandora y afloran todas las herejías, proferidas públicamente y a plena luz del día por clérigos, ya se trate de altos dignatarios, o de menor rango.

Y no pasa nada. Nada de nada.