lunes, 19 de junio de 2017

Romanismo

Quienes caminen por la Peatonal Sarmiento, la calle más céntrica de la ciudad de Mendoza, podrán ver a las puertas de una de las parroquias más antiguas e importantes de la archidiócesis una enorme fotografía del Papa Francisco. Y a nadie le llama la atención. Ni a los paganos, que son la mayoría que por allí se pasea, ni a los católicos. ¿Qué ocurriría si, en la entrada de un templo protestante, viéramos expuesto el gigantesco rostro de su líder? Inmediatamente asociaríamos el lugar con algún tipo de secta de tercera categoría. Y lo mismo ocurre con los países: son muy pocos y de calidad fácilmente identificable los que desarrollan el culto a su líder, como Corea del Norte, Cuba o Venezuela. 
A nosotros, en cambio, nos parece absolutamente normal que un templo católico esté identificado por un gran plástico pintado con la figura del Papa. No está allí el rostro de Nuestro Señor, ni el de su Madre Santísima; ni siquiera el de Santiago o de San Nicolás, patronos de esa parroquia. Está el del Papa Francisco. Y el problema no es que la fotografía sea de Bergoglio; el problema es que sea del Papa. El problema seguiría siendo tan grave si en 1950 hubiera estado allí la foto de Pío XII o en 1918 la de Benedicto XV. El problema es que el catolicismo se está convirtiendo insensiblemente en un movimiento encolumnado detrás de un caudillo humano y no de un Dios hecho hombre.
Somos cristianos porque seguimos a Cristo, quien se reveló en las Sagradas Escrituras y en la Tradición, y que fundó su Iglesia sobre la piedra del apóstol Pedro a fin de que, a través de ella, recibiéramos los sacramentos y fuéramos enseñados en las divinas verdades para alcanzar, de esa manera, la salvación. Pues resulta que pareciera que ahora se ha desplazado el centro de gravedad. Un ídolo se ha colocado en lugar del Cordero. 
Modifiquemos ligeramente el ángulo. El Credo nos dice: “Creo en la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica”. Y sabemos que esas son sus notas. Nosotros, para nuestro coleto, agregamos una más: Romana. No está mal, siempre que seamos conscientes de que la romanidad no es una de las notas de la Iglesia, sino el modo de expresar que estamos en comunión con el Sucesor del Apóstol Pedro en su sede de Roma. El problema está en que, desde poco más de un siglo, hemos dejado de ser “católicos romanos” para ser “católicos romanistas”. Y un hecho lo muestra con claridad: en muchas de nuestras iglesias flanquea el mismísimo altar la bandera del Vaticano. Yo me pregunto qué tiene que hacer esa bandera en el lugar más sagrado del templo. Y parece que ese es uno de los modos visibles de proclamar nuestra fe católica.
Lo cierto es que se trata de la insignia de un estado soberano -el Vaticano- cuyo jefe de estado es el Obispo de Roma que es, también, el jefe espiritual de la Iglesia católica. Es decir, la bandera blanca y amarilla no es la bandera de la Iglesia; es la bandera de un Estado. Si la Iglesia tuviera bandera, ésta debería ser una sencilla Cruz. Más allá de esto, el pabellón vaticano es muy reciente: fue adoptado por el Papa Pío XI en 1929 luego de los pactos de Letrán, en base a la bandera que había comenzado a usar a principios del siglo XIX la marina mercante pontificia.
La verdad es que a mi me importa un comino si un cura quiere poner junto al altar la bandera del Vaticano o la bandera de Bután. Lo que sí me parece preocupante es que se la confunda con la bandera de la Iglesia, y mucho más preocupante aún, que se confunda al Vaticano y a Roma con la Esposa de Cristo. Y que no seamos católicos romanos sino católicos romanistas o, peor aún, que no seamos ya católicos sino papólicos. 

34 comentarios:

Walter E. Kurtz dijo...

A decir verdad, me parece más grave que esté la bandera argentina en casi todas las iglesias, a un lado del altar mayor.

(Otra cosa bien distinta son los trofeos de guerra, las banderas veteranas, etc.; pero ésas generalmente van colgadas o en alguna capilla lateral.)

Anónimo dijo...

Lo repito de un post anterior ya que encaja en este: En la Basílica de Flores, Bergoglio tiene lo que podemos decir un cuasi altar propio con dos enormes imágenes suyas y una lámpara gigante en lo alto que con un detector de presencia se activa e ilumina cual Sto. Espíritu a quien debajo lee una placa a su honor en una columna o la chapa dedicada a su nombre en el confesionario que usaba. Todo un mini-culto. Por supuesto, en el mismo templo hace algún tiempo hicieron bolsa la imagen de San Pío X y por la presión de pocos, volvieron a ponerla recauchutada que parece un rolling de blanco, por supuesto al lado de una del Magno, no sea que seamos muy vetus.

Agrego: Coincido plenamente con su artículo, desde hace ya años vemos un crecimiento de esta idolatría que adquirió proporciones obscenas con Giorgio a quien de diversas formas y con distintas imágenes lo veneran en salones, altares mayores o menores y cuando no al lado de un Sagrario.

Alt Right de Flores R

Anónimo dijo...

Querido Wanderer: Muchas gracias por sus artículos, siempre luminosos.

En la historia del Cristianismo, nunca han faltado las falsificaciones de la Salvación, de la Iglesia y de la persona de Cristo, de su enseñanza doctrinal y moral, de su lex orandi... Pero hoy proliferan tanto —y sobre todo son tan burdas, tan groseras— que me da por pensar que quienes las propalan —a diferencia de las antiguos heresiarcas— ya no buscan que los cristianos les sigan en sus errores perseverando en ellos. Por el contrario, procuran que las almas de dentro y fuera del redil identifiquen el cristianismo con esos sucedáneos para que así lo desprecien y lo rechacen fácilmente, sin haberlo conocido de verdad.

Anónimo dijo...

Absolutamente de acuerdo con ud. Don W, y -como ud. dice- todo esto degenera en idolatría. Por lo cual yo agregaría que este movimiento vestido de harapos "católicos" no está yendo detrás de un Dios hecho hombre, pero tampoco de "un caudillo humano" sino de un hombre endiosado, lo cual me parece más perverso y preocupante todavía, pues muestra el giro drástico que ha tomado la cosa.

Y cada día me pregunto más ¿Dónde está Dios?


Mis respetos y saludos



TW

Anónimo dijo...

Es mas profundo. Conozco casos de parroco que aconseja(decide) que tipo de auto debe comprar el consultante. Otra: Si catering o no en una boda. Y asi. La gente esta loca también. O debil psicológicamente. Francisco no mando poner esos carteles. Sea lo que fuere nuestro amoris letizia.

Anónimo dijo...



He heredado de mis bisabuelos un cuadro de una " Bendición Apostólica " de Pio X muy anterior a su Canonización ... La tengo en mi escritorio .

Genjo dijo...

Un acierto lo de "papólicos", en vez de "católicos".

Anónimo dijo...

Estimado don Wander
Como bien dice un lector, la cosa va más allá. Este fin de semana fue la toma de posesión de la sede arzobispal en mi querido San Juan por monseñor Jorge Lozano. Lo hicieron en la Fiesta de Corpus... el sábado a las 16 horas, anunciando e invitando AL TRASPASO DE LA SEDE AL NUEVO OBISPO!!! ¿Se entiende? Lo importante es el nuevo obispo que llega, el viejo obispo que se va, la foto de ambos con el Papa en los carteles invitatorios... y la Fiesta de Corpus pasada al sábado (desde hace varios años dicho sea de paso) es sólo un marco, una ocasión, para el evento principal.

El sanjua

Anónimo dijo...

Yo quisiera saber de dónde salió eso de ser católico "romano". Como si hiciera falta estar asociado nominalmente a una ciudad para ser ortodoxo y salvarse.
O acaso existe el ser cristiano católico apostólico ortodoxo constantinopolitano?
O algún cristiano evangélico luterano wittemberiano?

Anónimo dijo...

Leo y releo las entradas de Wanderer a menudo y por supuesto algunos de los comentarios pertinentes. No siempre lo hago y cuándo lo hago no siempre leo a todos, pero creo tener una muestra lo suficientemente representativa como para inferir lo siguiente: me asombra la poca capacidad de muchos de los lectores (salvo honrosas excepciones, of course) para discernir con delicadeza los argumentos propuestos por el Caminante y leer detenidamente y con honestidad intelectual los artículos que expone el mismo, para nuestro deleite y eventualmente para desarrollar sobre los mismos una sana disputatio. Esto lo digo sin ánimos de idealizar al Wanderer y todo su pensamiento, pero de ahí a descalificarlo ramplonamente y tratarlo de liberal y más estúpidamente aún, decir que no acepta los dogmas propuestos por la Iglesia hay una brecha considerable. Hago este breve preámbulo porque lo que leo en esta entrada en particular me parece totalmente atinado y cuerdo. No encuentro señales de heterodoxia. No es el caso ahora, pero ante artículos similares con argumentos relacionados se rasgaban muchos las vestiduras esgrimiendo una defensa férrea e inconsistente al papismo (no al papa). Como si desde el blog se desestimara como tal al papado y su autoridad. Creo que hay que tener un intelecto más purificado para poder comprender estas cuestiones que nos plantea; diga quién lo diga, el papa, el Wanderer o Santo Tomás hay ciertas verdades que por más que no le gusten a todos deben ser vistas desde esta perspectiva: " Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est. " Y creo que esto que pasa con los papas (papismo) desde hace un tiempo es alarmante al menos y nos interpela de manera notoria. ¿Habrá que aprender el credo de nuevo? O mejor dicho ¿ habrá que comprenderlo y hacerlo carne? Me lo pregunto yo en primer lugar.

Un cordial saludo,
El Mozalbete.

Anónimo dijo...

Amigo mozalbete..coincido plenamente con su comentario..Pero quiero hacer una disquisicion usted habla de papista y yo entiendo que eso del país momento se da con el actual Papa Francisco y también se dio con JPII..No así con BXVI (el Papa que yo amo).No se con Papas anteriores ..Tengo 54 años..Y no recuerdo mucho de Pablo VI..En fin..Un abrazo y para los lectores argentinos les deseo un feliz día de la Patria desde el oeste lejano de la provincia de bs as..Pablo

Anónimo dijo...

Walter Kurtz: ¿por qué le parece "grave que esté la bandera argentina en casi todas las iglesias, a un lado del altar mayor"?

Anónimo dijo...



Volver URGENTE al catecismo elemental......

Wanderer dijo...

Anónimo de las 11:14: El uso de la expresión "católico romano" es muy antigua, desde el siglo XIII al menos era utilizada por la Curia Romana cuando se dirigían a los patriarcas de las iglesias ortodoxas. Era un modo de decir: ustedes y nosotros somos católicos, pero nosotros estamos en comunión con el obispo de Roma.
Algunas iglesias ortodoxas utilizan hoy expresiones similares. Por ejemplo, los melquitas: "Iglesia católica ortodoxa del patriarcado de Antioquía".
Por tanto, está muy bien decirnos y reconocernos "católicos romanos" porque eso significa que profesamos la fe del obispo de Roma. El problema es que nos hemos vuelto romanistas, en vez de romanos.

Anónimo dijo...

Benedicto XVI en eso mismo me pareció ejemplar: No se si por natural timidez, sobrenatural humildad o por recta doctrina nomás... No fue un papa marketinero q buscara impactar con su persona.

Ademas de bancarse toda la municion pesada q los masa media le dedicaron.

Juancho.

Anónimo dijo...

Entiendo que la bandera del país en el interior del templo tiene el significado de ofrenda a Dios de toda la nación y de rendirle honores en su nombre.

La bandera del Vaticano suele estar en países donde el catolicismo convive con una mayoría protestante.

Anónimo dijo...

En cualquier parroquia en la que uno entra se tropieza con cuadritos y posteres de Francisco a cada paso. Parece ser que, por alguna causa, nuestros obispos y sacerdotes se afanan hoy más que otrora en dejar clara su "lealtad" al obispo de Roma. Infumable.

Anónimo dijo...

Papolatria, documentolatria, iconolatría, ritolatría, especies de un género que constituye, lo expreso pensando en voz alta, una barrera cuyos efectos nos ubican en lontananza de nuestro Creador, o, tal vez, un arrecife que en un sentido nos señala límites y precaución pero desde otro ángulo posibilita ciclos vitales de dimensión espiritual. Gracias por lo compartido en el blog, no suelo estar de acuerdo en la mayoría de los planteos, pero sus textos son manantiales de pensamiento y reflexión, al menos en mi experiencia de lector. Saludos.

Anónimo dijo...

Una nota distintiva de catolicidad es el amor al Papado (y por extensión al Papa) por la sencilla razón de que ubi Petrus ibi Ecclesia et ubi Ecclesia ibi Christus. Como decía Santa Catalina de Siena, el Papa es "el dulce Cristo en la tierra". Pero una cosa es este legítimo amor a Pedro (y a sus sucesores) y otra muy distinta la exorbitante papolatría rayana en la obsecuencia.
La medida la dan los santos: la misma Catalina que veía en el Papa al dulce Cristo en la tierra no dudaba en apalearlo al Papa de turno cuando se mostraba pusilámine y se negaba a volver a Roma.
Hoy no hay amor al Papa sino obsecuencia a una figura papal que no es de las mejores, por desgracia.
Mario Caponnetto

Eck dijo...

Han convertido la Iglesia en un partido "político" more hispano: Culto chabacano a la personalidad para demostrar a los jefes (que tienen que demostrarla al Jefe) su lealtad por si quieren ascender en escalafón o no ir a las verdaderas periferias existenciales pero sabiendo hipocritamente que habrá otros papas y además esa lealtad justifica los modos tiránicos inferiores. Resumen: peloteo de la peor especie entre tahures adoradores del poder. La verdadera lealtad va al cargo y al mejor disfrute de sus privilegios con buenas relaciones con el mundo. Entre nuestros pastores la vocación mayoritaria es la de ser funcionarios del ministerio de asuntos espirituales de la ONU, por eso, papas incomodos con esta postura, Benedicto o JP II (en el terreno sexual y aborto) se cumple el expediente y a otra cosa, mariposa. El Gran Inquisidor de Dostoyesqui es la mejor imagen espiritual de sus anhelos pero sin la grandeza diabólica de este.

Escribano dijo...

Católico, Apostólico, ¡Romano! -Me gusta que seas muy romano. Y que tengas deseos de hacer tu “romería”, videre Petrum, para ver a Pedro.
Camino, 520

Anónimo dijo...

Somos católicos romanos -y romancistas- entre otras cosas porque, nuestra lengua sagrada es el latin, porque la Iglesia Católica-no sin algún grado de intervencion divina- se modeló sobre el viejo imperio romano -que Dios lo quiso en la historia para que sirviera de estructura material a su Iglesia- y porque también, por algún grado de intervención divina, Cristo determinó que su apóstol vicario, Pedro, fuera obispo en Roma, capital del Imperio pagano y, desde entonces, la sede territorial romana es por tradicion la sede natural del vicario de Cristo en la tierra.

Ser catolico y no ser romano es, en definitiva, no ser católico.

Sds.

Wanderer dijo...

Anónimo de 15:57: Tiene razón. La plenitud de la fe está en la iglesia católica romana. Y por eso somos católicos romanos. Pero aquí lo que se está discutiendo es que nos hemos tornado en católicos "romanistas" lo cual es una distorsión, o una hybris.

Anónimo dijo...

Estimado W, una pregunta que se desvía un poco del tema de este post pero a lo mejor Ud. puede echar luz sobre el asunto:
¿Las iglesias católicas de rito oriental en comunión con Roma, por ejemplo, los uniatas (ya sé que el término para ellos es despectivo, pero va con buena intención), son también católicas apostólicas y "romanas"? ¿O son solamente católicas apostólicas de rito oriental?
Le pregunto esto porque cuando un participante del programa televisivo "Los 8 escalones" le preguntó a uno de los conductores (cuando el participante tenía la facultad de hacer preguntas para seguir escalando) cuántas catedrales católicas apostólicas "romanas" hay en la Ciudad de Buenos Aires, y el conductor contestó mal (ya que dijo una, la Catedral Metropolitana), al participante luego le costó probar que son 5 (Metropolitana, Castrense, Maronita, Armenia y Ucraniana) porque las tres últimas son de rito oriental y se dudaba de su calidad de "romanas".
Yo entiendo cómo usted que la esencia de lo "romano" es la comunión con el Obispo de Roma, pero con esto de los ritos orientales me entró la dubia.
Un cordial saludo y muchas gracias,
J

Anónimo dijo...


Santa Catalina de Siena no perdió la Caridad .

Pero hace rato que blogs como Infocatólica , Infovaticana , Adelante la Fe , ignoran esa Virtud cuanto al Papa .

JPB

Tesplico dijo...

Hay que defender el poder temporal del papa y los estados pontificios como una condición necesaria para la integridad de la Fe. Es una expresión necesaria y visible de la autoridad espiritual de la sede de Pedro.

Robm dijo...

Ser romanista es dedicarse al derecho romano o al estudio de la literatura o lenguas románicas, por lo cual no cuadra con la intención del que escribe el artículo.
La Iglesia católica entiende que el hombre no es espíritu puro, además la virtud de la piedad implica tres ámbitos: los padres, la patria y Dios.
Las banderas del país donde esta la Iglesia junto con la del Vaticano solo indican que el orden temporal se subordina y se une al orden sobrenatural.
Totalmente de acuerdo con la crítica a poner fotos de papas u otros personajes en lugar de poner la imagen del Dueño de casa

Anónimo dijo...

Quizas sea injusto... Quizas lo ponga a laburar gratis. Pero seria bueno que alguien que sepa algo de historia nos ayude a combatir ese monstro del imaginario que se ha formado a partir de aquella frase de la Santa. Asi puede sopesar la gente un poco las cosas. Hermosa biblioteca la que ud tiene allá en su casa. Sea liberal con nos los lectores del guander porque andamos con hambre, necesidad de ubicar correctamente las cosas en su lugar. Muchas gracias.

Wanderer dijo...

Estimado J: indudablemente que los "uniatas" son católicos romanos porque, como usted bien dice, están en comunión con el obispo de Roma. El rito aquí no tiene nada ver. Por ejemplo, los milaneses, que siguen el rito ambrosiado, son católicos romanos así como los dominicos que aún celebran el rito dominicano.

Anónimo dijo...

8:23...el obipo de Roma , no ignoró nada...

Anónimo dijo...

Yo quiero ser católico apostólico aviñonés. Dónde firmo?

Anónimo dijo...

en el paìs del Marketing donde todo se hace pensando en còmo nos miran los turistas, nuestros curas se iban a perder de sacarle todo el jugo posible al Papa Argentino? la tierra de Messi, Maradona, Gardel, la reina de Holanda y ahora el Papa!

Anónimo dijo...

JPB,

Santa Catalina de Siena le escribió al papa Urbano VI, lo aconsejó, oró por él. Pero, ¿qué le habrá dicho al papa Clemente VII? ¿Le habrá dicho algo en absoluto? Si ella no lo reconocía como papa! (sabía que no era papa sino Urbano)

Creo que a esos blogs que ud. menciona les debe pasar similar. No deben creer que Bergoglio sea el verdadero papa.

Anónimo dijo...



Anónimo del 23 de junio de 2017, 1:09

Como los Cardenales estaban enojados con Urbano , se fueron a Clemente . Santa Catalina les escribió , presionándolos para que reconozcan a Urbano .

Hoy , a priori , a pesar que existen " inquietudes " , ningún Cardenal objeta la legitimidad del Papa Francisco .

A estos blogs , que apoyan a( y que estarían apoyados por ) algunos Cardenales , le pediría que se definen claramente .

JPB