miércoles, 19 de diciembre de 2018

Cave pueros


When the voices of children are heard on the green,
And laughing is heard on the hill,
My heart is at rest within my breast,
And everything else is still.
William Blake

Debo a mis amigos Jack Tollers y el Anónimo Normando, el descubrimiento de Anthony Esolen, del cual ya hablamos. Recomendé en ese momento su libro Nostalgia, y quiero recomendar ahora otro de ellos titulado Diez modo de destruir la imaginación de su hijo. Lamentablemente, y hasta donde sé, no está traducido al español, como no está traducida ninguna de sus obras. No son políticamente correctas, y no son rentables.
Aquí dejo un par de carillas de la introducción, para animarlos a leerlo, y a traducirlo su alguien se anima. 

Es irónico pero verdadero: una de las características de los bibliotecarios modernos es que detestan los libros. Los libros ocupan espacio, y el espacio es limitado, dicen. Además, los libros se hacen viejos. Las tapas son frágiles, los lomos se quiebran, las páginas se hojean. Los estudiantes distraídos los dejan en los estantes equivocados donde prácticamente desaparecen durante años. La gente los pide prestados y no los devuelve. Algunos, incluso, -y yo soy culpable de eso-, subrayan sus pasajes favoritos, o escriben con líneas torcidas en los márgenes, por lo que el libro finalmente se transforma en una suerte de escena del crimen sucesiva. “Es la herejía modernista de nuevo”, escribe un sacerdote, pero encima, un infiel escribe: “La Iglesia es la enemiga del pensamiento”. Y por mencionar las marcas de dedos o manchones de tinta, e incluso de sangre, supongo que fruto de algún mosquito aplastado. 

Los libros son voluminosos e incómodos, como rocas, o ríos, o árboles y como la vida. Y se me ocurre que todo lo que puede ser dicho acerca de la inconveniencia de los libros puede ser dicho sobre la inconveniencia de los niños. Ellos también ocupan espacio, no tienen un uso práctico inmediato, son de interés solamente para unas pocas personas y presentan todo tipo de problemas. También ellos deben ser almacenados cuidadosamente y ofrecen la menor resistencia posible a la era digital.
Y hay un problema. Un buen libro es una cosa peligrosa. En manos equivocadas, es como una bomba alojada entre un par de cartones rojos pegados. Puede hacer saltar el mundo cuando se los abre; puede, si se trata de la Divina Comedia, hacer saltar al lector hasta el cielo. Existe también la posibilidad -y siempre es solamente una posibilidad- de quebrar la cáscara agrietada de la rutina que nos impide ver el mundo. Nuestros días pasan con la regularidad de la cinta transportadora de un aeropuerto, a la cual nos subimos debidamente y seguimos el camino con amable uniformidad. Un libro es como un niño travieso que atraviesa su pie al final de la cinta, o alguna especie de máquina intelectual que nos despierta sacudiéndonos para darnos cuenta que la cinta ha desaparecido. Y, en lugar de eso, nos encontramos subidos a una diligencia en un camino polvoriento, rodeado de indios semi-desnudos que bajan de las montañas, con los arcos tensos y las flechas listas para ser disparadas.
Esto ya es suficientemente malo, pero los niños son peores que los libros. Un libro pude hacerte ver el mundo de nuevo, y arruinar tu día tranquilo y eficiente. Pero un niño no necesita ver el mundo de nuevo. Lo está viendo por primera vez. El Evangelio de Juan narra que cuando Jesús curó al ciego en la piscina de Bethsaida, la gente le preguntaba qué veía. “Veo árboles caminando”, dijo, mirando a los hombres y mujeres. Un niño es como eso, excepto que en su imaginación los árboles realmente caminan y a las personas realmente pueden crecerle ramas. Los ents de Tolkien, los árboles pastores, son como viejos robles, arces o abedules llenos de musgo, si es que los robles, arces y abedules pudieran hablar. Les lleva casi un día decir “hola” en sus conversaciones. El antiguo mito greco-romano cuenta que Apolo estaba cazando a la ninfa Diana, y justo cuando está a punto de tomarla en sus brazos, le fue concedido a ella el deseo de escaparse, y se transformó en un árbol de laurel. En el mundo de los niños, debido a que es un mundo fresco y nuevo, cualquier cosa puede pasar. El sapo gordo del charco es Buda. El hombre con una sola pierna que está cruzando la calle hacia el bar más cercano en una época fue un pirata, y mató a tres personas en una pelea luego de una partida de naipes. La casa de al lado tiene ojos y nariz, y una chimenea en el techo. La niña que vive en ella, la que usa blusa amarilla, es un ángel.
Obviamente, esto no funciona. Si creemos en lo que decimos cuando afirmamos que “los niños son nuestro recurso más grande”, entonces tenemos que hacer algo al respecto. Los recursos son valiosos porque son buenos, sólidos, dependientes e inertes. El aluminio es una recurso. El titanio es un recurso. Si un bloque de titanio dijera repentinamente: “No, creo que no me gustaría formar un aleación con mi amigo el aluminio para fabricar el fuselaje de un avión”, y saliera de la cinta de ensamblaje o de la cinta transportadora y tomara un barco hacia Atenas, ya no sería más un recurso. De hecho, sería un peligro. Sería peor que algo inútil. 
Para que los niños se conviertan en recursos, por tanto, un gran cambio alquímico debe ser producido en ellos. Los viejos alquimistas de comienzos del Renacimiento buscaban el secreto de la piedra filosofal que les permitiría, con la receta correcta, transformar el plomo en oro. Sonreímos ante tal estupidez. Sabemos muy bien que no se puede transformar el plomo en oro. Solamente se puede transformar el oro en plomo. Este libro está escrito para mostrar cómo se hace. El oro no es otra cosa que la imaginación de un niño que, si no es oro en sí misma, aún puede producir el milagro del rey Midas. “La naturaleza solamente nos provee con un mundo plúmbeo”, escribía el poeta Philip Sidney, “pero es el poeta el que lo hace dorado”. Si podemos amortiguar la imaginación, entonces, podremos dominar a los niños, y hacer de ellos ese espacio vacío sólido, dependiente e inerte, que podrá ser llenado en la escuela y, más tarde, convertirse en un bloque más de la gran pirámide del Estado”.
Traducción: Wanderer 

14 comentarios:

El gordo de Beaconsfield dijo...

Tanto la traducción como el libro son geniales. También esta Life Under Compulsion : Ten Ways to Destroy the Humanity of Your Child y Out of the Ashes (este último no lo he leido aún). Un autor duro de seguir sin un gran dominio del idioma, es de los pocos que me hace dar cuenta de mis graves deficiencias en la lengua inglesa.

Jack Tollers dijo...

Wanderer, hay un pequeño libro de Esolen traducido al castellano:

https://www.libreriatrama.com/es/libro/guia-politicamente-incorrecta-de-la-civilizacion-occidental_188464

Y es, también, una gema.

Anónimo dijo...

Qué maravilla lo que dice este autor sobre los miños, gracias! Mucho más sugerente en el día de hoy, cuando quieren llenar ese vacío de valores y de fe que logra la instrucción escolar en los niños,con la podredumbre del género

Jan Ellery dijo...

No podria leerlo en la lengua original. Lamentablemente. Y de verdad que despues de haber leído los fragmentos de Esolen que este blog nos ha regalado me lamento doblemente.
Cuando uno lee en un texto aquello que piensa, y pensó siempre. Bueno. Bello y Verdad pura.
Gracias nuevamente.
Es que... es emoción además de entendimiento. Y saberse bastante menos solo. Que en estos tiempos ya es mucho.

Jan Ellery dijo...

En contraposición a la mirada genuina, bella, y buena dada por Esolen, hay toda una visión ideologica brutal y deshumanizante. Y digo poco.
La clave de toda la bóveda es el andrógino. Hacia allá lleva la "agenda". Tras ese andrógino va toda la ideología de genero; es esa guerra contra el varón, y el eufemistico asunto del patriarcado. La fealdad en que han sumido a todo el mundo. La horrorosa subcultura inyectada o insuflada por todas partes. Todo se trata de un juego satánico.
Hay por detrás un programa. Por temor de que se nos acuse de conspiracionismo muchas veces no nos permitimos ciertos tópicos .
Ya pasó la "normalizacion" de algunas aberraciones, o digamos que ya está lo suficientemente avanzado.
Pero la cultura del horror y la fealdad viene por mas. Se vienen otras "normalizaciones" por inconcebible que parezca. Pederastia. Incesto.
Si hace 50 años nos hubieran contado como posible lo que hoy vemos, hubiésemos tenido la misma escéptica mirada que lo que significan esas palabras nos genera aún.
La Caridad se enfría rápidamente. La Fe casi ha desaparecido. En cuanto a la Esperanza, se va por el mismo caño. Ahora, desde hace bastante en realidad, solamente Dios tiene la palabra.
Si no fuesen acortados los tiempos...
Non Nobis Domine.

Anónimo dijo...

El alcalde de Londres - musulmán
EL alcalde de Birmingham - musulmán
ELalcalde de Leeds - musulmán
El alcalde de Blackburn - musulmán.
El alcalde de Sheffield - m musulmán.
El alcalde de Oxford -m musulmán
El alcalde de Lawton - musulmán
El alcalde de Oldam-musulmán
El alcalde de los Rokdal-musulmán

Todo esto fue logrado por solo 4 millones de musulmanes de los 66 millones de habitantes de Inglaterra:
Hoy en día hay más de 3.000 mezquitas musulmanas en Inglaterra.
Hay más de 130 cortes de sharia musulmanes
Hay más de 50 consejos musulmanes de sharia.

El 78 por ciento de las mujeres musulmanas no trabajan, son apoyadas por el estado + vivienda gratuita.
El 63 por ciento de los hombres musulmanes no trabajan, son apoyados por el estado + vivienda gratuita.
Las familias musulmanas con un promedio de 6-8 niños, apoyadas por el estado, reciben alojamiento gratis. ¡Ahora todas las escuelas en el Reino Unido deben dar una lección sobre el Islam!
¿Y nosotros (España) no podemos decidir sobre la política de inmigración?
¡Una de las formas de combatir este fenómeno es continuar difundiendo esta información a lo largo de los Estados Unidos y de Europa y el mundo para informar a los ciudadanos sin educación, que escuchan principalmente las estaciones de radio y leen los periódicos interesados que no publican esta peligrosa verdad !



https://www.youtube.com/watch?v=IK4-4SHrPyY

Uno del monton dijo...

Esolen tiene un blog, se encuentra fácil en google, para los que no dominan el ingles con el traductor de Google se puede entender, aunque claro se pierde el estilo que es excelente.

Anónimo dijo...

El meador de asados (o sushi) dijo:
Jean Ellery, impecable. Y si, en los ultimos tiempos (parece mentira) se ha desatado una movida anticonspirativista, que raya la imbecilidad. Tan o mas peligrosa que el conspirativismo. Vende mas ser optimista y manejar data fresca. Yo no se si es una cuestión de snobismo intelectual o psicologica. O simplemente no querer ver lo que no gusta..
"Cuando quiero saber las ultimas noticias leo el Apocalipsis", decía Leon Bloy hace mas de 50 años. Hoy, el Apocalipsis para muchos es un libro prohibido o que debe ser interpretado metafóricamente.

Anónimo dijo...

Oración musulmana al comienzo del consejo municipal
https://intereconomia.com/economia/mundo/nuevo-alcalde-oldham-impone-la-oracion-musulmana-al-comienzo-del-consejo-municipal-20170811-1819/

Somos ingenuos, ineptos, cobardes, estupidos.
Aprendamos a distinguir entre amigos y enemigos.

Carl

Jan Ellery dijo...

Cierto. Y... terrible. ¿no?
Pero la pregunta es ¿por qué?
Mire... inventaron la estupidez reptiliana para neutralizar teorias conspirativas ciertas. Usan la absurda ovnilogia por la misma razón. Ensucian y enturbian. Desprestigian o silencian... o matan de ser necesario. No quiero agregar más precisamente para evitar confusión. Y claro... el Apocalipsis queda sumergido en un pantano hollywoodense.

Anónimo dijo...

David Icke es muy inteligente... Reptilians is code word for... you know who ;)

Anónimo dijo...

Anónimo 12:49, estimado, el comentario hecho por ud no se entiende; seguramente es para alguien en particular. Le agradecería, si continúa con esos comentarios lo haga por privado porque el algunos nos quedamos en ascuas. Creo que el administrador de esta bitácora pretende que hagamos comentarios enriquecedores en la medida que los comentaristas aporten al debate.

Anónimo dijo...

Con los idiomas hay que ser humilde. Una vez me llamo un cura catolico poliglota con el tema de un verbo usado por otro cura ortodoxo en una carta en ingles. Dos horas buscando el bendito verbo. Hasta mi mujer me ayudo a buscar la raiz. Al final le dije que algo parecido vi en una publicidad de aquellos pagos y en efecto era un regionalismo rumano!!!.
Dios bendiga a los interpretes, traductores, profesores e intrusos de idiomas. Je.

Anónimo dijo...

anonimo 22 de diciembre de 2018, 2:07,

El que pueda entender que entienda, el que no que no sea curioso.

El Anónimo 12:49