miércoles, 26 de diciembre de 2018

San Flavito, feministas y abusos

“Flavito era un cristiano que luego de la invasión de los lombardos, en 568, fue vendido como esclavo a Montano, un hacendado de Troyes, en la Galia, quien lo casó con otra esclava y lo hizo su escudero. Pero la buena relación que tenía con su patrón se vio rota en una ocasión ya que fue acusado por la esposa de éste de haber intentado seducirla, aunque se trataba de una venganza y una calumnia, porque el virtuoso Flavito, como José cuando servía en casa de Putifar, había siempre resistido los avances seductores de la esposa malvada. 
Montano, una vez conocida la verdad, liberó a Flavito quien, junto a su esposa Aponia decidieron consagrarse totalmente a Dios. Ella recibió el velo monástico de manos de San Lupo, obispo de Sens, y él fue ordenado sacerdote y se retiró a la vida eremítica. Murió en 630”.
Martirologio Romano

La idiotez a la que estamos asistiendo y de la que hablamos la semana pasada tendrá consecuencias graves, porque su lógica no puede detenerse en propiciar denuncias judiciales. La ideología es un animal perverso que no se contenta con destrozar roedores o liebres. Va por todo; no se detiene; es implacable; cuando es poseído por la pasión, sus ojos se nublan y dejan de ver la realidad; sólo se preocupa por despedazar presas cada vez mayores, todas las que se crucen su camino. 

El feminismo combativo y estupidizado está construyendo su ideología y su sistema simbólico a pasos de gigante. Y una de las idiotices más malvadas a las que llegará -y, de hecho, ya ha llegando-, tiene que ver estrictamente con la desaparición de la especie humana. Si hacemos el esfuerzo de introducirnos en su pensamiento - aún cuando sea un tema desagradable de tratar entre católicos porque afecta las virtudes de la modestia y del pudor- podremos percatarnos que su lucha contra el patriarcado y la violencia machista pasa necesaria, y en algunos casos prioritariamente, por la violencia sexual. Nadie duda que existen violaciones y atentados a la integridad física y psicológica de la mujer. Siempre existieron y sin duda alguna, en la actualidad son mucho más frecuentes debido a la hipersexualización de la sociedad. La pornografía omnipresente y la erotización temprana y permanente de los niños, junto a la ausencia de virtudes y del dominio de las pasiones, trae aparejado necesariamente el aumento de los casos de violaciones y abusos de distinto tipo. No hace falta conocer el tratado de las pasiones de Santo Tomás para darse cuenta. Pero esta realidad -las violaciones y abusos- que es condenable y cuyos culpables deben recibir toda la dureza del castigo que prevé la ley, habilita a la ideología feminista a dar un paso más y a considerar a todos los hombres como violadores en potencia. Y tienen razón, si seguimos su lógica, puesto que si su lucha es por terminar con el sometimiento de la mujer por parte del varón, debemos admitir que, para ellas, el acto de sometimiento más claro y humillante es el acto sexual. Es en él cuando el varón irrumpe de un modo violento, según el feminismo, en la corporalidad de la mujer. Más aún, cuando ésta entrega su virginidad, la violencia masculina tiene un correlato físico y sangrante. Si, como afirman, el hombre no es más un animal apenas evolucionado, y vemos en la naturaleza como el apareamiento entre los irracionales posee siempre algún grado de violencia -es cuestión de sentarse un día frente a un estanque del parque y observar el apareamiento de los patos-, entonces ninguna mujer puede estar segura que los varones del siglo XXI no puedan sufrir algún tipo de involución en su proceso evolutivo y convertirse, nuevamente, en animales que no dudarán en utilizar la fuerza viril para someter del modo más humillante posible -el sexual- a las pobres e indefensas mujeres. 
La conclusión que en buena lógica se desprende de este razonamiento ideológico es que la liberación más plena de la mujer es el lesbianismo. El intercambio sexual entre mujeres no corre el riesgo del sometimiento y mucho menos de la pérdida de la integridad física. La mujer verdadera y propiamente feminista y liberada del patriarcado debe ser, o convertirse, en lesbiana. Y esta afirmación, que hace unos pocos años habría parecido el preocupante desvarío de una mente afiebrada, ahora es verosímil.  

¿Pero qué tiene que ver San Flavito con todo esto? Los vicios, como las virtudes, nunca vienen solos. Como los demonios de los que habla el Evangelio, cuando uno anida en el alma, llama a otros de los suyos para que le hagan compañía. La mujer de Montano era, como puede colegirse por la historia, una persona incontinente, incapaz de dominar sus impulsos sexuales. También era injusta -no temió serle infiel a su marido-, vengativa y mentirosa. De la cascada de denuncias que están apareciendo en todos los ámbitos argentinos en los últimos días -gobierno, universidades, colegios, artistas, etc.-, cuántos casos no habrán en los que las acusaciones no sean más que un modo indemostrable para tomar venganza de un novio, de desahogar el resentimiento contenido, resarcirse de alguna humillación y, casi con seguridad, cobrarse unos buenos pesos por las indemnizaciones debidas. A partir del recuerdo de un hecho minúsculo, la imaginación de la feminista construirá un caso de abuso. Si como según se está proponiendo, no sería necesaria la prueba para confirmarlo y si, como también se está proponiendo, serían delitos imprescriptibles, nos enfrentamos al mundo del absurdo y del caos más grande, del que supieron apartarse hasta los mismos bárbaros de la pretendida Edad Oscura. 


Y aquí es oportuna otra reflexión. ¿No habrá reaccionado exageradamente el Papa Benedicto XVI? Me refiero a la orden que impartió según la cual, cuando un obispo recibe una denuncia con respecto a casos de abusos por parte del clero, debe dar parte de la justicia secular, separar inmediatamente del cargo al sacerdote involucrado y mantenerlo alejado de toda actividad pastoral mientras dure la investigación. Se trata de una medida prudente, es verdad, pero también se corre el riesgo de manchar irreparablemente el nombre y fama de un sacerdote que, probablemente, sea inocente. En la situación de alta volatilidad por la que estamos atravesando, no parece en absoluto extraño que, por ejemplo, alguien que estuvo en contacto con alguna comunidad religiosa como parte de la misma - novicio o fraile, por ejemplo-, que la haya abandonado por el motivo que fuere, que haya alimentado rencor y deseo de venganza en su corazón y que esté experimentando el sindrome del bolsillo vacío, recurra a una denuncia a partir de hechos reconstruidos por su imaginación, con la certeza que hará mucho daño y que muy probablemente termine con los bolsillo abultados de dineros eclesiásticos, él y sus abogados. 

No se trata de negar el escándalo gravísimo de los abusos sexuales cometidos por el clero, que poseen una extensión insospechada para los católicos, pero tampoco es cuestión de prestar oído y dar consentimiento a cualquier rumor o acusación que corre, porque sabemos que, a río revuelto, ganancia de pescadores. 

29 comentarios:

Anónimo dijo...

El 23 fue un día de mucho calor. Sentado bajo la sombrilla y a orillas de la pileta, escuchaba la conversación de dos jóvenes. Ella, 19 años, egresada de colegio católico y de familia católica, alejada de cualquier tipo de militancia política o de cualquier otro tipo, y con intereses exclusivos por su carrera universitaria y la última pilcha que se compró. Él, su hermano, un poco más grande.
Ella afirmaba que estaba mal que los hombres violaran a las mujeres. Él le decía que era obvio que eso estaba mal. Ella insistía que estaba mal que los hombres violaran a las mujeres, y el respondía que eso era obvio. Hasta que yo entendí, y el joven también entendió: por "violar", ella entendía cualquier tipo de relación sexual, incluso la propia de los esposos.
- Pero entonces desaparecerá la raza humana -dijo él.
- Para la reproducción puede darse. Es un acto mecánico -respondió ella.
Tiene razón, Wanderer. Ha desaparecido el sentido común.

Anónimo dijo...

Muy cierto, Wanderer. Dos cosas quisiera añadir.

Una, es un ejemplo concreto de lo que dice. Hace poco una mujer dio vuelta la casa y luego se autoinfligió golpes (en un ascensor con cámara) para denunciar a su marido musulmán...

La otra es que, así como se considera violación incluso el acto sexual consentido, hoy se tiende a considerar acoso o abuso psíquico un consejo espiritual. No se quieren responsabilizar de las propias decisiones. No niego que existan abusos de este tipo, por supuesto; pero a veces hay falta de responsabilidad en las elecciones tomadas culpabilizando a quien aconsejó tal camino a seguir. Los consejos son consejos: se toman o se dejan.

Anónimo dijo...

A mí me da mucha mala espina cuando salen esos "seminaristas denunciantes" que refieren haber sido abusados varias veces!! Y en el momento ya no eran niños...y no se trataba de una patota sino que supuestamente era sometido por uno solo. mmm...qué raro. Y seguían viviendo en el mismo lugar? Deberían aprender de santa Maria Goretti

Fuenteovejuna dijo...

Esto de la violencia de género se está convirtiendo en un grotesco peor que la película Esperando la Carroza que tanto éxito cosechara hace como 30 años.
Es muy cierto que una mujer despechada puede denunciar falsamente a un hombre que la desairó y así manchar para siempre su buen nombre y honor.
Hasta dónde podrá llegar esta psicosis es difícil saberlo, pero vista la conmoción social producida en pocos días desde la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés que incluso obligó a Macri a mandar al Congreso un proyecto de ley armado a las apuradas entre gallos y medianoche, todo indica que las injusticias se pueden acumular hasta extremos insospechados.
A tal punto ha llegado la perplejidad masculina, que por whatsapp circula un chistoso formulario que debería llenar toda mujer que quiera tener sexo con un hombre, y si fuera ante escribano público mucho mejor.
Esto que por ahora se toma con sorna pero puede llegar a convertirse en tragedia, bien podría ser otra señal de las muchas que se ven por ahí sobre los últimos tiempos que estamos transitando, a pesar de que este mundo loco, loco, sigue disfrutando a toda máquina como en los tiempos de Noé, cuando todos comían y bebían y se daban y tomaban en casamiento, hasta que llegó el diluvio y los tapó a todos.

Anónimo dijo...

Hemos perdido el rumbo. En lo sexual, en lo político, en lo social, en lo comunicacional, en lo educativo, en lo económico, en lo moral, en lo religioso y en lo familiar.
¿Qué puede salir de este cóctel de absurdas ideas revolucionarias?
Nada más que extravíos en cada uno de esos ámbitos. El turco neblinoso

Dark Henry dijo...

No sean zopencos. Los que están atras de esto no buscan hacer desaparecer a "la especie humana". Solo a ciertas tribus, las europeas y cristianas, que de acuerdo a la narrativa imperante son "el cáncer de la humanidad". De ahí el aborto, la pornografía, la degeneración sexual, la inmigración masiva afro-asiática-islámica, etc para los goyim, no para los "elegidos".
El plan les va a salir mal al final, pero eso es lo que buscan. Están obsesionados.

Anónimo dijo...

GASTON: En Granada una denuncia de abusos se reveló calumniosa en el tribunal. Después de 3 años de condena a los sacerdotes "implicados". En Chile creo que ha sucedido algo parecido en algún caso. Presumiblemente no serán las únicas. ¿No sería bueno desde este medio publicitar esos casos -y otros que pueda haber- para templar la que a veces parece histeria colectiva. Y, de paso, hacer justicia.

Capitán Dalroy dijo...

Mr. Wanderer: lo que usted dice, es muy acertado. Esto es colmo de la sinrazón.
Pensar que hombres probados u obras de bien pueden destruirse por el rencor o la locura de un hombre miserable, es estremecedor. Habrá que estar atentos y orantes para el discernimiento.
Un abrazo marinero,

Capitán Dalroy.-

dejate empoderar dijo...

-Mi amor, empoderate de la billetera y administrá el hogar vos.
- Para?
- Para que no me pidas más plata cuando se acaba la que te dí y aún faltan diez días para fin de mes.
- Me ocupo de nuestros hijos y de la casa. La plata es tu problema.
- Qué, aceptas mi figura de "hombre proveedor"? Qué dirían las chicas de Página 12?
-La exijo. Y andate a lo de Don Pedro a buscar unas Andes negras, de esas que me gustan a mí. Yo preparo la picada.
- ... (malditas lefevbristas).

Anónimo dijo...

Tal cual!!!! La defensa, la negación a muerte parecen q no se admiten en esta época. Ahora parece q rige el "dejar hacer" y después llorar.

Y tiene su lógica en un mundo materialista: la vida material está sobre la vida espiritual.

Alfonso Jesús Vivar

Historiador dijo...

Es la vivencia de todas esas teorías frankfurteanas. Son las asquerosas ideas hechas carne en cada alma que abandonó al Redentor y más son más tono le dan a la sociedad, que ya no es más un conjunto de familias sino más bien un rejunte de individualidades esquizofrenicas. Y si hace unos años atrás haciendo una evaluación de ese presente deciamos: ¿se puede estar peor? Hoy, este presente nos contesta con un aterrador si.

Dios se apiade de nosotros.

Historiador dijo...

Siempre pensé que si algún Estado lograse prohibir exitosamente las drogas y el alcohol, al cabo de unos días la sociedad entraría en un Apocalipsis zombi producto de la abstinencia. Y ahora pienso, ¿no será la estrategia, luego de décadas de revolución sexual, de llevar a una abstinencia forzada por el miedo, imposible de contener sino es con la virtud? La mejor forma de revolucionar una sociedad, tal como predicaran los frankfurteanos.

Anónimo dijo...

Jornada Mundial de los Pobres

ENRI CASALS

“Promovida por el Papa Francisco, el pasado noviembre, por segundo año consecutivo, se celebró la Jornada Mundial de los Pobres. La Conferencia Episcopal Española y Cáritas publicaron una nota conjunta con la que se sumaban a la convocatoria, que llevó por lema ‘Este pobre gritó y el Señor lo escuchó’, unas palabras que, como señala el propio Papa en su mensaje, se vuelven también nuestras, a partir del momento en que somos llamados a encontrar las diversas situaciones de sufrimiento y marginación en las que viven tantos hermanos. Uno de los objetivos de la jornada era redescubrir el valor de estar junto a las personas más pobres y vulnerables de nuestras comunidades, y fue también una ocasión magnífica para subrayar la dimensión que la lucha contra la pobreza tiene en la misión evangelizadora de la Iglesia, que se desarrolla por medio de miles de comunidades parroquiales, diócesis e instituciones sociales”.
https://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2018/12/26/udopina/BUZON-01.html
jaja

Anónimo dijo...

En mis círculos, no contratan ni emplean ni una mujer mas.
Que vayan a quejarse a Macri.

Capitán Escarlata

Anónimo dijo...

Por dónde la sociedad llegará a la abstinencia sexual. La Revolución Sexual destruyéndose a sí misma. El Dios de Abraham, de Isaac, y de Jacob tiene un sentido del humor muy ácido.

SM dijo...

Las feministas aliadas del maligno tienen como objetivo la destruccion de la naturaleza humana, el hombre y la mujer. Su grito satánico se revela contra el mandato divino dado a la primera pareja humana en Génesis: "Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne". De alli el odio al fruto de esa union y militancia abortiva. Odian a la mujer que es fiel a Dios, que ama a su esposo e hijos, la odian y también quieren destruirla haciéndole cometer el atroz crimen del aborto o llenando sus oidos con palabras venenosas contra la familia. Entiendo que el mantenerse lo más alejados posibles de feministas es lo más prudente si uno quiere vivir en paz, pero sería una injusticia alejarse o no dar trabajo a las mujeres que lo son de verdad y piensan viven y aman conforme a la voluntad de Dios. Los varones y mujeres debemos unirnos y rechazar todo intento de estas hordas diabólicas de separar lo que Dios ha mandado en Génesis y reafirmado Jesucristo y San Pablo cuando tan maravillosamente hablan de esto. Soy mujer y trato de no ser injusta con los hombres generalizando. No es difícil cuando busquen ocupar un puesto vean el comportamiento en redes de esas mujeres, le aseguro que en 5 minutos se dará cuenta quién es y que piensa.Oren e investigue como vive, si tiene fe o no. Con estos datos ya le sobran para saber si la contrata o no. Se de empresario que desecho 15 excelentes C.V al ver en redes sociales que eran aborteras.

Anónimo dijo...

dejate empoderar... dice:malditas lefebvristas?? // de dónde? trabajan la mayoría de ellas como cualquiera. Algunas, las 25 horas del día!! los hijos criados por niñeras con todo lo que eso implica. Será la mujer de ud la que no trabaja pero el resto ...mamita!!!

SM dijo...

También lo pensé, pero es más perverso todo esto. No creo que la revolución sexual se este destruyendo, creo que está llegando al objetivo final. Primero pervertir al ser humano para luego destruirle en su misma naturaleza y misión de conocer, amar, servir a Dios en la tierra anhelando el cielo y la Vida Eterna. Los frutos de esta revolución diabólica son seres andróginos, sin sexo que les distinga, sin origen, sin identidad, sin nombre, sin esencia, sin vida, sin razón, sin esperanza, sin familia, sin padres, sin hijos, sin fe, sin nación ni tradición ni pertenencia ni cultura, sin Dios. Si no son estos los seres y subditos que necesita el anticristo en su reinado no se que otros podrán ser.

Hugo Brant dijo...

Para qué decir lo obvio, que el artículo es excelente, pero lo digo igual. Gracias Wanderer.
Todos los comentarios son acertados, pero creo que SM dio justo en el foco. La cosa es pura y totalmente satánica.
Sin duda hemos entrado en la etapa de la locura generalizada y extendida a todo el orbe. Creo que es la recta final que desembocará en el anticristo.

SM dijo...

Si estos seres humanos reducidos a la nada misma sin Dios, no son los súbditos del reinado del anticristo no se que otros puedan ser.

SM dijo...

Lo mismo pensaba, pero meditandolo más creo que la revolución sexual no se está destruyendo a su misma, pienso que está llegando al culmen y objetivo final. Primero pervertir al ser humano para luego destruirle en su naturaleza y misión. Seres androginos, sin origen, sin identidad, sin cultura ni tradición, sin pertenencia ni nación, sin padres, sin hijos, sin familia, sin esperanza, sin razón, sin fe, sin Dios.

El Profesor de Worms dijo...

En la década del 90 hubo una película de Silvester Stallone donde se imaginaba una sociedad futura donde cualquier tipo de contacto físico entre varón y mujer estaba prohibido y los niños eran "engendrados" bajo permiso estatal en probetas. Esa sociedad estaba ambientada en el año 2032. Por lo que cuenta el Anónimo del primer comentario, creo que vamos a llegar antes...

El Profesor de Worms.

Anónimo dijo...

"Hasta dónde podrá llegar esta psicosis es difícil saberlo, pero vista la conmoción social producida en pocos días desde la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés que incluso obligó a Macri a mandar al Congreso un proyecto de ley armado a las apuradas entre gallos y medianoche..."

Pero cuánta ingenuidad...!!! Todo está calculado al detalle...
Des per te mos!!!!

Anónimo dijo...

De acuerdo en general con el artículo, salvo con lo que respecta a los abusos en el clero... Me parece que no saben lo difícil que es denunciar cuándo esos casos ocurren, o la maldad de la manipulación de conciencia a la que son sometidos los.miembros de ciertos institutos...romper el circulc psocolpsico y afectivo para decir lo que paso es difícil.

Anónimo dijo...

Como víctima de abuso eclesiástico al que las cosas no le salieron bien, no puedo dejar de resaltar la importancia de la comunidad clericalista, en esto debo coincidir con Bergoglio. Los fieles hacen lo imposible por defender al sacerdote, incluso sabiéndolo culpable. Lo justifican, dicen que era la voluntad de Dios, que Dios sabrá por qué permitió el abuso, etc etc....ni hablar de cómo te psicopatean y te aprietan hasta que casi te convencen de que nadie te hizo nada sino que te lo imaginaste. Son una manga de psicópatas.

Anónimo dijo...

anónimo de 27 de diciembre de 2018, 19:38.... no se trata de denunciar. Lo que a mí me cuesta creer es que tipos de 18 o más años se dicen abusados y en su momento no pegaron ni una piña y no parece que se hayan defendido de la agresión. Entonces puse el caso de Santa María Goretti (una niña de 12 o 13 años)como ejemplo de preferir la muerte antes que se cometa la aberración.

Javier dijo...

Estimados.
Estamos en los últimos tiempos, las pruebas serán inimaginables,.
Un buen cura, hablando de esta nueva herramienta de persecución que tiene el enemigo, me dijo: Tenes que estar preparado para cualquier cosa!. Vos y tu Familia, Imita a San Francisco, a las mujeres ni las mires a los ojos, evita todo trato!!!!.
Los santos de los últimos tiempos sera tentados con toda clases de prueba, serán hombres de una fortaleza nunca vista.
Abrazo

Anónimo dijo...

Todo eso suena a clientelismo político populista de república bananera.
Usar a los pobres con fines aviesos, vamos.

Isaac

Anónimo dijo...

Llevará a la absitencia primero, y a la castidad después?
O más bien a un mayor uso de la pornografía y del onanismo?
A un individualismo y egoísmo cada vez peores?

Isaac