lunes, 15 de abril de 2019

Poco y tarde

Apareció el jueves una extensa carta del Papa Benedicto XVI sobre el tema de los abusos sexuales en la Iglesia, que no hace más que extenderse y agravarse. Los medios de prensa del mundo, como no podía ser de otro modo, se han dedicado a criticar la carta no solamente por lo que dice sino también porque la consideran un reto a la autoridad del Francisco, el Papa en ejercicio, al que Ratzinger no priva de dedicarle algunas municiones más o menos sutiles.
No voy a repetir acá las críticas que se hacen al documento que en muchos casos son razonables. Propongo, en cambio, algunas reflexiones:
1. Una primera impresión lleva a pensar que se trata de la reacción de Ratzinger ante el mamarracho de la reunión de febrero en la que Bergoglio con los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo, “resolvieron” el tema de los abusos. Se trató de un encuentro vergonzoso del que emergió una sola medida concreta: la efectiva protección de los niños (inexistentes) que viven en el estado de la Ciudad del Vaticano!
2. Es un documento muy desigual en cuanto a la calidad -se mezclan anécdotas personales con reflexiones teológicas, por ejemplo- y notablemente duro. Benedicto XVI reparte críticas a la apertura sexual de los ‘60, al Concilio Vaticano II a y los teólogos disidentes,  identificándolos y nombrando a algunos, entre ellos a Kasper, como promotores de una nueva moral en la Iglesia. Contrariamente a los primaverales aires optimistas que todavía algunos se empeñan en sentir, afirma que “la Iglesia está muriendo en las almas”.  Llega incluso a referirse a la “misericordia de Dios” que le envió la muerte a un teólogo suizo antes que escribiera un libro sobre la encíclica Veritatis Splendor, lo cual nos habilita a recurrir a ese mismo Dios misericordioso a fin de suplicarle que se lleve cuanto antes de este mundo a un personaje que está haciendo a la Iglesia un daño mayor que el que habría hecho el cura helvético. Quizá haya sido eso mismo lo que insinúa Ratzinger en su carta. 
3. La lectura de la carta me llevado a reconsiderar la opinión negativa que tenía de uno de los aspectos del pontificado de Juan Pablo II, cuyo magisterio estuvo enfocado preferentemente a cuestiones morales, dejando de la lado las dogmáticas. “El problema de la Iglesia es dogmático”, decía y digo yo, “la moral viene después”, y la verdad es que ya no estoy tan seguro. Las críticas habituales que se hacen y que yo mismo hice a la insistencia de la Iglesia durante los últimos siglos sobre las cuestiones morales, y concretamente sobre la sexualidad, y que parecían exageradas, a la luz de los últimos hechos, parecen más razonables. La moral no es una consecuencia directa del dogma. Dicho de otro modo, la lex orandi y la lex credendi no siempre condicionan a la lex vivendi. Estamos asistiendo azorados a la revelación de nuevos casos de abusos monstruosos cometidos por quienes profesaban una ejemplar rectitud dogmática y se presentaban como místicos herederos de lo mejor del monacato cristiano. El sacerdote que no cultiva con virilidad las virtudes, por más tomista que sea,  por más latines que use y por más Padres que lea, no está libre de esta plaga.
4. Una de las críticas que con razón se hacen al documento ratzingeriano es que el Papa Emérito se aproxima al caso como un entomologo estudia una mariposa amazónica: acerca la lupa, descorre las alas, aumenta la luz. Y lo cierto es que Ratzinger detentó el poder directo sobre este tema durante décadas, primero como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y luego como Sumo Pontífice . Es verdad que en el ejercicio de este último cargo dio muestras de efectividad y de ponerle el pecho a las balas, pero no puede decirse lo mismo de lo actuado en su función anterior. El vivía en Roma, en la que la proliferación de sacerdotes y religiosos que practicaban alegremente su homosexualidad en conventos, colegios sacerdotales y universidad pontificias, era espeluznante. Todo el mundo lo sabía, y nadie hacía nada. Miraban para el costado. 
Hay que ser justo, sin embargo, y estimo que los esfuerzos del cardenal prefecto chocaban con la voluntad de Juan Pablo II, que prefería el encubrimiento a fin de salvar la imagen de la Iglesia, y del cardenal Secretario de Estado, Angelo Sodano, apodado La Gondolfliera, que estaba involucrado directamente en las redes homosexuales del clero y que aún hoy seguiría viviendo con su amante masculino en los jardines vaticanos, según lo revela el libro de Martel. 
5. Sin embargo, a mi entender, la gran falla del documento es que no hace la más mínima alusión a lo que a juicio de algunos amigos, que comparto, es lo más grave de toda esta situación: el encubrimiento practicado durante décadas por los obispos. En cierto modo, los abusos no son el problema, puesto que abusosadores y degenerados hay en todos los ambientes, y no solo entre las filas del clero. Lo gravísimo e indignante es que los obispos continúen encubriendo y ocultando esta plaga. Pareciera que los obispos no aprenden más y, ante esta situación, quizás tenga razón Ludovicus cuando afirma que dado que la Iglesia se ha revelado incapaz de tomar medidas eficaces contra lo que, además de pecado gravísimo, es un delito, debería pedir como en los viejos tiempos la intervención del brazo secular para que sea él quien con todo el rigor que merecen los crímenes, actúe.

52 comentarios:

Âνδρέας dijo...

Permitame un par de comentarios, Wanderer:
1- No se deje engañar por las apariencias: la doctrina siempre es antes que la moral, como quiera que la voluntad sigue el bien que le muestra la inteligencia, por así decir. Obviamente no es una relación matemática, no somos autómatas, y es evidente que entre lex orandi, lex credendi y lex vivendi no hay un condicionamiento absoluto... vivimos en un mundo caído, nuestra naturaleza está herida (aunque no destruida).
Acá le dejo una cita muy oportuna sobre el tema:

La actual depresión y debilidad de las almas, de que resultan los mayores males, provienen, principalmente, de la ignorancia de las cosas divinas. Esta opinión concuerda enteramente con lo que Dios mismo declaro por su profeta Oseas: ‘No hay conocimiento de Dios en la tierra. La maldición, y la mentira, y el homicidio, y el robo, y el adulterio lo han inundado todo; la sangre se añade a la sangre por cuya causa se cubrirá de luto la tierra y desfallecerán todos sus moradores.’ (Os 4,1ss) […] Con razón decía el apóstol San Pablo escribiendo a los de Éfeso: ‘La fornicación y toda especie de impureza o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como corresponde a santos, ni tampoco palabras torpes, ni truhanerías’ (Ef 5,3ss). Como fundamento de este pudor y santidad, con que se moderan las pasiones, puso la ciencia de las cosas divinas: ‘Y así, mirad, hermanos, que andéis con gran circunspección; no como necios sino como prudentes… Por lo tanto, no seáis indiscretos, sino atentos sobre cuál es la voluntad de Dios (5, 15ss) […] Sentencia justa; porque la voluntad humana apenas conserva algún resto de aquel amor a la honestidad y la rectitud, puesto en el hombre por Dios creador suyo, amor que le impulsaba hacia un bien, no entre sombras, sino claramente visto. Mas, depravada por la corrupción del pecado original y olvidada casi de Dios, su Hacedor, la voluntad humana convierte toda su inclinación a amar la vanidad y a buscar la mentira. Extraviada y ciega por las malas pasiones, necesita un guía que le muestre el camino para que se restituya a la vía de la justicia que desgraciadamente abandono. Este guía, que no ha de buscarse fuera del hombre, y del que la misma naturaleza le ha provisto, es la propia razón; mas si a la razón le falta su verdadera luz, que es la ciencia de las cosas divinas, sucederá que, al guiar un ciego a otro ciego, ambos caerán en el hoyo […] Solo la doctrina cristiana pone al hombre en posesión de su eminente dignidad natural en cuanto hijo del Padre celestial […] Pero de esta misma dignidad y del conocimiento que de ella se ha de tener infiere Cristo que los hombres deben amarse como hermanos y vivir en la tierra como conviene a los hijos de la luz, no en comilonas y borracheras, no en deshonestidades y disoluciones, no en contiendas y envidias (cf. Rm 13,13); mándanos asimismo que nos entreguemos en manos de Dios, que es quien cuida de nosotros; que socorramos al pobre, hagamos bien a nuestros enemigos y prefiramos los bienes eternos del alma a los perecederos del tiempo. […] Cuando al espíritu lo envuelven las espesas tinieblas de la ignorancia, no pueden darse ni la rectitud de la voluntad ni las buenas costumbres, pues si caminando con los ojos abiertos puede apartarse el hombre del buen camino, el que padece de ceguera está en peligro cierto de desviarse. (San Pío X. Encíclica Acerbo Nimis, sobre la enseñanza de la Doctrina cristiana, 15 de abril de 1905)

2- El problema con la intervención del brazo secular, es que ya no hay brazo secular, no hay reinos cristianos cuyas leyes estén basadas y orientadas a la doctrina católica. ¿Quién aplicaría hoy el juicio de San Pío V en Horrendum illud scelus, de condenar a muerte a los clérigos degenerados? Ni siquiera en Roma misma se hace así.

Anónimo dijo...

Interesante artículo don Wanderer. A mi criterio ( el cual no le importa a nadie) Ratzinger siempre fue eso, lo que dice el título de su post( parafraseado): poco y nada.
A pesar de que comparto algunas buenas opiniones sobre el papa emérito con algunos amigos del sector tradicional, siempre anduvo con medias tintas. Y sabemos que los medias tintas, o los conservadores son progresistas de tránsito lento, como alguna vez acuñó con tanto tino un colaborador del blog. ¿Cómo no agradecer el motu propio!; si, pero a fines prácticos ya que doctrinal, teológica y litúrgicamente hablando deja algunas cosas que desear. ¿Cómo no agradecer algunas rectificaciones ortodoxas de su papado!; si, es de bien nacido ser agradecido, pero volvemos a las medias tintas con la rememoración de Asis (por no decir bajas tintas). Y hablando de fines prácticos quizás hasta era más engañoso que Francisco, donde todo ya está evidenciado y paradójicamente ayuda al discernimiento de los cristianos de a pie. Y así tenemos algunas más en sus pocos años de papado. Pero esto no es lo que más me llamó la atención de su post, ni me interesa criticar en demasía al papa emérito, de quién espero que pase su últimos días en oración y santidad.

Lo que más me la llamó fue esto : "Dicho de otro modo, la lex orandi y la lex credendi no siempre condicionan a la lex vivendi. Estamos asistiendo azorados a la revelación de nuevos casos de abusos monstruosos cometidos por quienes profesaban una ejemplar rectitud dogmática y se presentaban como místicos herederos de lo mejor del monacato cristiano. El sacerdote que no cultiva con virilidad las virtudes, por más tomista que sea, por más latines que use y por más Padres que lea, no está libre de esta plaga."

Desde ya, comparto sus inquietudes, y más a raíz de los fiascos que nos hemos llevado en los últimos años. Gandísimas desilusiones que nos cachetean y nos vuelven a lugar; no todo es color de rosa, no todo lo que brilla es oro, la vida está plagada de grises más que de blancos y de negros, aunque por momentos parezcan más negros, etc. Pero yo pienso ¿Será real, como usted apunta, que esos religiosos u hombres profesaban una ejemplar rectitud dogmática?¿no estaba acaso su patrística o tomismo manchada, aunque sea muy sutilmente, de modernismo? digo sutilmente porque en la mayoría de los casos pasa inadvertido. Y retomando el famoso axioma de Lex orandi,lex credendi, lex vivendi; ¿será que estos ejemplares religiosos acudían a la verdadera fuente de doctrina, santidad y de virtud? Me refiero a la liturgia, y no solo a la misa. ¿No estaba esta manoseada desde años ha y vuelta a manosear mediante supuestas restauraciones y adornos estéticos y demás?
En fin, son cavilaciones que comparto, dándole una vuelta de tuerca más a las suyas.
Sería de mucho agrado una respuesta suya o de algún amigo cibernético. Aunque guardo un interés particular por la suya.
Un cordial saludo,
Suyo
A.G.

Eck dijo...

Yo sólo quedría hacer algunos comentarios.
1) Esta carta ha hecho mucha daño en el Establishment actual del Vaticano y en sus partidarios tanto por la persona quién la hecho como, sobre todo, por ir contra la línea de flotación de sus planteamientos ideológicos: Vaticano II, Mayo del 68, etc.
2) Tiene que ser desigual porque se trata de una carta, genero más personal que el ensayo o el tratado y mucho más eficaz que ellos por este rasgo. Juntando esto con las ironías que contiene, es aún más sangrante.
3)Aquí tengo que discrepar. Las críticas a este aspecto del pontificado de Juan Pablo II me parecen acertadas aunque no van a lo fundamental. Predicar la moral católica cuando el conocimiento de Dios está minado es edificar sobre sobre arena. Ya lo decía Pascal "Bien pensar para bien hacer". ¿Por qué seguir los Diez Mandamientos dados por Dios si luego concebimos a Dios como un bobo que hagamos lo que hagamos nos dará el premio? Y esto cuando lo concebimos como persona, no como mera fuerza, energía o Idea.Con Cristo es igual. Si da lo mismo o lo negamos como Dios encarnado, sus ordenanzas no dejan de ser unos consejos a beneficio de inventario o de Bufé libre a gusto del consumidor.
Pero su crítica es acertada en un punto: la lex orandi y la lex credendi no presuponen la lex vivendi si falta un elemento: la Fe informada por la Caridad. Ya lo decían los Padres: los diablos creen y sin embargo tiemblan. No deja de ser significativo que se haya levantado una estatua a Lutero cuando su fiducia es casi una contradicción con la Fides y la Pistis de la Iglesia Universal. En el fondo, da igual los contenidos de la Fe, lo importante es la adhesión voluntarista de mi YO a lo que ha escogido, da igual que sea verdadero, bueno, justo. Es el fariseismo que denuncio Castellani. En resumen, es más importante la iglesia-estructura que la Iglesia como Pueblo de Dios. De aquí la ocultación en contra de la verdad y la justicia porque daña la imagen.
El principal problema de la iglesia hoy, desde mi punto de vista, es que "sabe", "profesa", "hace" pero no "cree" en Jesucristo y su Evangelio desde un punto de vista etimológico. Credere procede de la unión de dos palabras indoeuropeas "cor/cr/cer" corazón y dar. No da su corazon a la Verdad, el Amor, la Justicia de Dios y allí donde esta tu tesoro, estará tu corazón. No se cree de verdad, no saberlo que es muy diferente, en la Encarnación y Resurrección.En verdad, es una falta de amor. Los demonios saben y creen verdadero todas las verdades pero no aman, he aquí la raíz de todo. Dos amores edificaron dos ciudades o iglesias...

Anónimo dijo...

Independientemente de si Raztinger hizo tal o cual cosa otrora, si fue un modernista hecho y derecho y tuvo intervención directa en el CVII y sus consecuencias "espirituales", etc, etc, lo cierto es que sus notas han causado un revuelo importante tanto a favor como en contra y los detractores no se centran en los motivos que expresa sino en su persona o en su contraposición a Francisco. No creo que sea tarde, sólo Dios juzgará a BXVI pero entiendo que servirá para el bien de la Iglesia esposa del Cordero.

Anónimo dijo...

Si me permite Wanderer, yo considero la intervención de Benedicto buena,oportuna y corajuda. Esperaba su comentario al respecto, sigo esperando el de Roberto de Mattei. Gracias por estar siempre. Para mí las palabras de "Ratzinger" han sido luminosas y punzantes, en medio de tantas tinieblas.
Ciriaco Heredia.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer, no leí más que la versión española, me resulta llamativo que el mismísimo B. XVI en un artículo en el que reparte culpas que en parte tienen que ver con todo el larguísimo pontificado de su predecesor, al que él mismo sirvió durante tantos años, no lo llama "santo" ni "magno", un detalle. Me parece atinado el comentario, salvo por la conclusión: "quizás tenga razón Ludovicus cuando afirma que dado que la Iglesia se ha revelado incapaz de tomar medidas eficaces contra lo que, además de pecado gravísimo, es un delito, debería pedir como en los viejos tiempos la intervención del brazo secular para que sea él quien con todo el rigor que merecen los crímenes, actúe". El brazo secular no es hoy siquiera cristiano, el brazo secular va a seguir en esta materia los dictados de los medios de comunicación y sus oscuros intereses, que no coinciden con la búsqueda de la justicia, el castigo de la falta y la reparación. El brazo secular, si puede, va a golpear fuerte a la Iglesia, azuzado por quien maneja el látigo según el que se mueve.
Hilbert

Anónimo dijo...


I beg your pardon if I don't write in Spanish, but IMHO you're right Mr.Wanderer, Sodano (La mongolfiera), was the greatest oppositor of Card.Ratzinger concerning the gay lobbies in Vatican, when the Cdf acted, many gay priest were condemned, it's not too late now, God always knows what to do.Ratzinger has guts, never doubted.

Walter E. Kurtz dijo...

Creo que el punto 4) es importante. Esta carta debió haber incluido algún tipo de meaculpa para darle mayor autoridad.

BXVI no está hablando de las costumbres de los polinesios del siglo XV, sino de cosas que sucedieron ocupando él ocupaba oficios y cargos del máximo nivel. ¿Se enteró de estas cosas --por ej. lo que comenta de los seminarios-- recién ahora? ¿No podía denunciarlas ya desde sus tiempos a cargo de "Communio" o, luego, como arzobispo de una de las principales diócesis alemanas? ¿Cuando era prefecto de Dotrina no tenía el oído de JPII permanentemente a su disposición como afirman tirios y troyanos? ¿Y cuando fue Papa no pudo hacer más exponiendo este problema antes de que explotase?

Anónimo dijo...

Gracias Wanderer.
Recomiendo también esta lectura: https://gloria.tv/article/yFttfSVZaeox1hMZrijF79dku

Lefe Estepario dijo...

Wanderer: creo que ud. nunca estuvo equivocado en su enfoque esencial. Me explico:
1.- Por mucho que invoquemos la “ley natural”, supuestamente inscrita en el corazón del hombre, según rezan los manuales de tomismo, pocas personas se convecen de que no deben sentir envidia o no deben masturbarse por una moral “natural” que nada les dice si no hay otra persona ante la cual sean responsables de su actuar, y esa persona solo es el Dios cuya naturaleza nos intenta señalar el Dogma.
2.- No solo importa el dogma, sino como se expone. No es lo mismo la idea patrística de la Redención, según la cual Dios se encarna para curar y divinizar nuestra naturaleza dañado, que el énfasis anselmiano en la necesidad satisfacer a un Dios hambriento de sacrificios. Idea que el protestantismo lleva a su extremo con la idea del sustituto penal. Una visión lleva al amor a Dios, la otra al rechazo.
3.- La cosa va por como entendamos el dogma, sea la expresión humana de un Misterio que nos sobrepasa y en que debemos insertarnos por la ascesis, o como un conjunto copioso de verdades que debemos asentir, pero que se nos presentan extrañas- Quizás, y solo especulo, muchos de esos doctrinarios nunca fueron contemplativos, solo acumuladores de teoría, creyendo que eso los salvaría.
Y ojo que les pasó a los progres también. Creyeron que la opción por los pobres y la teología de la liberación los hacía superiores a los “rígidos”, y cayeron igual. Faltó humildad, virtud humana, pero que tiene un fundamento dogmático en la Encarnación, y es la virtud que el Demonio no puede imitar, a lo más parodiar.
4.- Se podrá objetar que de poco sirve la doctrina si la persona es mala, que la Gracia supone la Naturaleza, etc. Cierto pero no olvidemos que la Gracia supone una “contra-naturaleza” fruto del pecados, que a la vez requiere tanto la ayuda de Dios como el libre concurso de la voluntad, y todo ello también es dogmático, pues se funda en la concordancia de las voluntades en Cristo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Increible, encima este Diego de Jesus escribió en este blog. Terrible.

https://www.diariouno.com.ar/judiciales/escalofriante-relato-hombre-denuncio-monjes-abuso-sexual-04092019_BJheHbqKV

A

Anónimo dijo...

Disculpen todos .No creo sea carta escrita por el.

Anónimo dijo...

Entiendo que muchos puedan quedar con gusto a poco con el texto del Cardenal Ratzinger, già BXVI, pero la urticaria que les ha provocado a los bergoglianos, todos de acuerdo en el libreto del "clericalismo" y otras sandeces semejantes, creo que es prueba suficiente de que tan extraviado no está Ratzinger. Ya que les mueva un poco el piso a todos esos bichos malos ya es para darle las gracias.

Uno del monton dijo...

El brazo secular va a actuar tarde o temprano, si El Vaticano se sigue comprtando como un aguantadero.
Alguien cree que Estados Unidos se va quedar de brazos cruzados mientras obispos y curas, condenados por la justicia de ese país, se prufugan como ratas...
Es cierto que el peronista Bergoglio, formado en la escuela de " a los compañeros todo a los enemigos ni justicia" va querer seguir barriendo bajo la alfombra, pero el mundo no es como mi querida y sufriente Argentina.
Veo arder Notre Dome...un signo de los tiempos.

Jav dijo...

Mis Amigos de la Cruz.
Tenemos mucha ignorancia, no conócenos las batallas Teológicas y Metafísicas de JP2 y B16, entre líneas podemos analizar qué el Problema es de Fe y Moral, nadie cree en lo que dice Creer, el Papa B16 es claro, concreto y simple
Le habla al pueblo de Dios, a lo que queda de la Iglesia Militante.
No comparto las críticas, son imprudentes.
El Papa Nonagenario escribe para las generaciones del 80 en adelante, quiere contarle desde donde arrancó la crisis de Fe.
Muchos no lo entienden, porque son parte de las generaciones con problemas.
Abrazo en XTO

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

https://www.perfil.com/noticias/sociedad/relato-nicolas-bustos-joven-abusado-sexualmente-por-curas-en-monasterio-de-mendoza.phtml

Anónimo dijo...

A mí me parece la carta profética, sumamente profunda e interesante.
Nos recuerda las Escrituras que enseñan que en la Iglesia siempre habrá buenos y malos y no por eso la Iglesia deja de ser la obra de Dios. Quien pretenda (Francisco, Kasper, etc.) hacer su propia iglesia, (con sus falsas doctrinas) está rechazando la obra de Dios, y al final de cuentas a quien rechaza es al propio Dios.
No se limita al abuso sexual, pone en el banquillo de los acusados a quien personalmente y colectivamente han rechazado a Dios, el rechazo de Dios es la causa de todo mal independientemente del conocimiento teológico, posición de poder o época.
Si la mayor parte de la gente han asumido como suyo la concepción hedonistas de la revolución sexual, Es lógico que muchos se sientan atacados aunque no fueron, no son, ni serán violadores.
Dentro de la Iglesia, en sus seminarios ocurrió un rechazo a la verdad moral, intentaron crear una nueva moral donde no existe el mal intrínseco. Además de existir redes homosexualistas que boicoteaban las investigaciones.
Esto último me provoca una reflexión: ahora con Francisco vemos a muchos clérigos que se muestran tal y como son, rechazan abiertamente la fe y moral de la Iglesia, y asumo que forman parte de esas redes homosexualistas. Estos clérigos no son nuevos, ellos ya estaban con Juan Pablo II y Benedicto XVI, fingían, desde el anonimato no hacían menos mal del que ahora hacen.
Lo que si no tiene excusa es como desde Juan XXIII los Papas fueron totalmente negligentes con los herejes que actuaban con total impunidad esparciendo sus errores abiertamente.

lucardo dijo...

Por supuesto que se pueden hacer observaciones que completen el comentario.

Pero antes que nada, Nobleza Obliga, y sin que tenga ninguna vara de juez, me parece bueno en general todo el comentario.

Quisiera agregar que es raro que Bergoglio lo haya dejado salir , es raro.
Tampoco se puede descartar que el documento publicado sea de absoluta fidelidad con el original, que , que yo sepa no se ha visto.
Por ejemplo , el final de tres renglones “agradecidos a Francisco por mostrar la luz de Dios”, parece un agregado, o una condición impuesta, o una broma de Benedicto, que no va con el.

Por último, creo que vale la pena recordar que Benedicto tiene 92 años, y que haya escrito esto, bastante extenso, y tan absolutamente diferente a las barbaridades Bergoglianas , tiene que haber sido para el, un esfuerzo supremo , aún con las imperfecciones o faltantes que pudiera tener.

Es para agradecerle.

Anónimo dijo...

you got it wrong buddy! if Ratzinger got those guts you talk about, he should have RESIGNED after gathering all the evidence against Maciel.

Jorge Rodríguez dijo...

Lo que no le perdonan a Benedicto es que introduzca una crítica al recontra-canonizado Concilio Vaticano II. ¿Me pareció a mi o mas o menos abiertamente le termina echando la culpa al concilio del cambio en la doctrina moral, la pedofilia, el abandono de la eucaristía y casi todos los males que aquejan a la Iglesia?

Anónimo dijo...

Siempre habrá insatisfechos y un Pastor no podrá satisfascer nunca los gustos particulares de ovejas indispuestas. Comprendo, aprecio y valoro positivamente el aporte del bloguero. Pero prefiero respetar mi primera y mantenida reacción a los Apuntes del anciano Ratzinger: mi sencillo agradecimiento por sus palabras, que suplen la ausencia de rectitud y claridad en las palabras del actual Papa. Y es agradable coincidir con la reacción de otras figuras señeras y más dignas que yo: el Card. Sarah, el Card. Mueller, el Arz. Chaput, etc.

Anónimo dijo...

Yo valoro enormemente la carta de BXVI..y se lo agradezco..es cierto que falto tocar el elemento del encubrimiento...pero igual considero la carta como un aporte importante encima si uno lo compara con la causa del clericalismo que esgrime bergoglio...mamita mia.

Atónito me quedo dijo...

A todos nos sirva de benéfica catarsis. De cura de humildad.

En el corazón traspasado de Cristo descubramos el misterio de la misericordia divina, que se vuelca sobre el hombre herido por el pecado. Nuestros pecados son el peor de los males que nos afligen.

Ludovicus dijo...

La insuficiencia del escrito de Ratzinger radica en una una sencilla razón: da una explicación de los abusos, pero no del encubrimiento.

Anónimo dijo...

Coincido plenamente.

Kusiwakcha dijo...

Humildemente, niego la mayor. No creo que la predicación y la acción pastoral de Juan Pablo II fuera primariamente moral. Si que tocó y con amplitud y profundidad los asuntos morales y hay que agradecer a Dios que por él nos llegara la Veritatis Splendor, Evangelium Vitae, Familiaris Consortio y la sencíclicas y enseñanzas sociales: Laborens Excersens,Sollicitudo Rei Socialis, Centesimus Annus. Trabajó mucho porla relación entre fe, ciencia y razón que nos legó la Fides et Ratio. Peró fundamentalmente nos anunció a Jesucristo:"No tengáis miedo, abrid de par en par las puertas a Cristo" nos legó sus encíclicas trinitarias: Dives in Misericordia, Dominum et Vivificantes y a pesar de la confusión de Asis, con más buena voluntad que acierto, a través de Ratzinger nos instruyó y confirmó en la fe con la Dominus Iesus. Los temas morales por necesidad había que tratarlos habida cuenta de la tremenda confusión y los gravísimos errores que, a pesar de todo, siguen presentes, candentes y enconados. Y a pesar de presentar como fundamento a Cristo y al Dios trinitario. Acá cada maestrillo con su librillo, y muchos han tomado un fundamento dogmático falsificado de raíz con elsubjetivismo, cambiando a Cristo y a la Trinidad por la imagen que veían en un espejo y que les da siempre la razón. Y recibida esta razón sin conectar más que con un difuso espíritu evangélico, se construye una moral emotivista que cierra con el principio y fundamento de la nueva moral: estar deacuerdo con nuestro tiempo. Juan Pablo II, con sus aciertos y yerros lo intentó: no salió, no sabemos cómo o cuándo saldrá. Mientras cada uno procure ponerse en manos de Dios y, con aciertos y errores, conocer en lo posible y hacer la voluntad de Dios. Dios proveerá.
Un preste "neocóngojado", que se le va ha hacer.

Unknown dijo...

Un papa que abandonó su puesto en el peor momento de la historia de la Iglesia pierde toda autoridad moral. Sin duda su carta no dice toda la verdad. Calla muchas cosas. Ojalá no sea de su autoría.

Fémina dijo...

Kusiwakcha... no sabe qué pasó con el blog Ipsi gloria?

Anónimo dijo...

Ipsi gloria. Muy actual e interesante. Bien escrito.

Anónimo dijo...


Me gusta el último párrafo de la carta , donde Benedicto agradece a Francisco de
” sacarle las castañas del Fuego ” .

Elecé

SM dijo...

Coincido con usted.

SM dijo...

No estoy de acuerdo con sus puntos Don Guander. Creo que a veces parecemos la gata flora...nada nos viene bien. Benedicto fue abandonado por quienes debían sostenerlo y no se debió colarle tanto el mosquito, cono consecuencia vino...Krusty Francisco. Es de una gran valentía y coraje hablar desde el lugar tan incómodo que tiene y con la mafia lavanda infestando Roma. No le habla a teologos, le habla a los fieles católicos, trayendo luz en las tinieblas de confusión reinantes.

Anónimo dijo...

De acuerdo con usted. La carta de Benedicto XVI es una brisa de aire fresco en medio del ambiente toxico espiritual y moral.

Fuenteovejuna dijo...

Es cierto que Benedicto no es San Pío X, pero de las pocas voces que se han levantado para denunciar la grave crisis de apostasía y perversión que en este pontificado ha hecho pata ancha más que nunca, la suya es la más autorizada porque es nada menos que el Papa emérito.
Hoy Julio Algañaraz, el enviado especial de Clarín en Roma, echa fuego por la boca contra BXVI y afirma sin vueltas que en Roma ya no se aguanta que convivan dos Papas.
En su auxilio cita a Vatican Insider donde Domenico Agasso, sucesor de Andrea Tornielli, sostiene que "los apuntes de Benedicto XVI arriesgan producir una fractura (cisma?) en esta situación única, como es la coesxistencia de dos sucesores de San Pedro 'dentro del recinto de Pedro'. La Santa Sede sufre así el peso de esa presencia compartida".
En la vereda opuesta, el Padre Santiago Martín -fundador de los Franciscanos de María- dice que esta carta magistral de Benedicto puede ser una bisagra que acelere el fin de la crisis y nos traiga la tan ansiada liberación con el retorno de la Iglesia de siempre.
Si bien me parece demasiado optimista, sobre lo que ocurre en la Iglesia detrás de bambalinas es innegable que el Padre Martín cuenta con información de primera mano muchísimo mejor que yo, de modo que si él asegura que el terremoto que produjo la carta de Benedicto se puede llevar puesto a unos cuantos, bien merece que le demos el crédito de un tiempo prudencial para ver si esos cambios tan trascendentes de veras se producen.

Anónimo dijo...

De acuerdo también.

Anónimo dijo...

comparto 100% el comentario de SM de las 22.10... a veces parecemos la gata flora...es una carta escrita a los fieles católicos. Aclaro que con BXVI yo no soy parcial, lo amo, leyendolo a el mi Fe se fortalecio mucho, empieza la Pascua recemos por nuestr Iglesia. saludos desde Pehuajo

Âνδρέας dijo...

Parece que algunos todavía no entienden que "Benedicto XVI" no existe más, ni hay ningún "Papa emérito". Acusan de gataflorismo, pero por contraste presentan una papolatría "moderada" (o sea, papolatría de los Papas buenos o buenos Papas, o al menos de los no desastrosos como Francisco).
No, gente, Benedicto XVI abdicó y volvió a ser Joseph Ratzinger, un Obispo de la Iglesia Católica. El hecho de que él siga utilizando su antiguo nombre pontificio, su hábito pontificio, y se nombre a sí mismo "Papa emérito", no deja de ser prueba de que no es tan inocente de la confusión. Y lo digo con mucho pesar, porque yo también querría poder mirar a un Papa sin necesidad de estar midiéndole la sombra.

Anónimo dijo...



Hay momentos que tengo la misma tentación que " Unknown " cuando escribe " Ojalá no sea de su autoría."

Anónimo dijo...

comentario bastante acertado en un blog sobre Notre Dame

¿ A quién beneficia el incendio ? Al multiculturalismo ecumenista ecumaníaco.

Según recoge el informativo France 24, Macron ha hablado con los periodistas dentro del Palacio del Eliseo declarando que el trabajo de reconstrucción empezará inmediatamente y se hará de un modo consistente con nuestro moderna y diversa nación. (¿al gusto multicultural?)

Macron amenaza con tomar las riendas de la remodelación del más importante templo católico de Francia según la diversidad (cultural, religiosa, racial?) que impera en Francia.

Si a esto sumamos que los grandes millonarios donantes para la reconstrucción pertenecen a una élite no precisamente católica, sospechamos que el resultado puede ser devastador.

Anónimo dijo...

¿Por qué tanta preocupación por los "encubrimientos"...? Si los hubo, y de hecho algunos hubo, allá ellos. Los encubridores pueden tener centenares de excusas para hacerlo.
No me interesan, precisamente por que eso "encubre" el problema real, profundo y grave dentro de la Iglesia, que es la homosexualidad, tal como dice la carta atribuida a Benedicto XVI.
No sé si es satisfactorio este escrito de J. Raztinger pero, por cierto, es lo único que hay dónde se dicen algunas pocas verdades de a puño; quizá con un lenguaje algo heterodoxo a los oídos de formación latinoTomista, o escolástica, pero verdades al fin que nadie más había querido dejar asentadas en blanco y negro.
Tres acusaciones serias tienen lugar allí: la homosexualidad y la pérdida de la Fe verdadera son las dos principales. La que queda algo encubierta y es, acaso, un retorno de Joseph Ratzinger a la cordura cuando habla del concilio reciente, trata sobre el desenfreno general comenzado en los años '60 del siglo XX. El "mayo francés" y el "espíritu" del Concilio Vaticano II paracen ser sus términos más encumbrados.
Repito: no hay autoridades en la Iglesia que hayan hablado tan claramente de estas cosas. ¿Pudo ser mucho mejor? Seguro. ¿Pudo contener un "pedido de perdón"? No creo; uno de los vicios juanpablistas más irritantes fueron los "pedidosdeperdón". La misión de la jerarquía no es pedir perdón en público, sino enseñar a Cristo. Sus pecados personales, al confesionario, como cualquiera.

Anselmo

lucardo dijo...

Lo que, distraído no me había fijado , es en el título del artículo.

No estoy de acuerdo.

En el contenido , si.

Se debería tener en cuenta la circunstancias y la edad, nada menos que 92 años. Quien pudiera ....
Si uno trata , en una mínima parte de ponerse en su lugar , incluido taxativamente, ese lugar, debería darse cuenta que Benedicto que
esta siendo martirizado hace 6 años.
Esto es una guerra.

Y copio lo que al respecto relata , acertadamente : Sandro Magister:

https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/entre-los-dos-papas-hay-fractura-el-silencio-de-francisco-contra-benedicto/

FfTrinitatis dijo...

Lucardo tiene razón. Sobre todo si se tiene en cuenta que Benedicto preparó estos Apuntes desde la fecha misma del anuncio de la Cumbre (en septiembre de 2018) y siguió trabajando en ellos hasta su inicio mismo (21 de febrero de 2019), es decir, hasta hace unos 40 o 50 días atrás. Y los elaboró como su aporte personal para la Cumbre, en la que no se enteraron que los apuntes existían, porque los cajonearon Parolín y Francisco. De ahí que Benecicto decide hacerlos públicos la semana pasada. De modo que no, no: los Apuntes no fueron tardíos. Wanderer los conoció tarde, como todo el mundo, gracias a Francisco.

Anónimo dijo...


Y los "reformadores " santos y no santos ...¿ que querián reformar ?

Pepito dijo...

FfTrinitatis:
no es tarde porque la cumbre (otra fantonchada) ya pasó. Es tarde porque fue Papa hace algunos años y se rajó como rata por tirante, dejándonos en manos de Francisco.

Anónimo dijo...

Habiendo leído los muy profundos Apuntes de Benedicto, y la muy fuerte respuesta de Müller en la Nueva Bussola a las reacciones a dichos Apuntes, hay algo que salta a la vista, por más que ambos alemanes -extremadamente bien educados- lo quieran disimular: hay un grupo de importantes Cardenales y Obispos -que incluye al Papa Emérito- que profesan públicamente una Fe distinta de -e incompatible con- la que actualmente profesa el Papa Reinante y su corte de Roma. Luego, estamos en un Cisma de hecho, lo quieran o no admitir los interesados.

Anónimo dijo...

Francisco le envió un rosario a Amado Boudou.
Estas actitudes desconciertan a la inmensa mayoría de los católicos del país, y la Iglesia Argentina debería explicar por qué sucede esto.

Anónimo dijo...

hay que ser jodidos !!! El apostolado del rezo del rosario es lo más católico que puede haber !!!!
O hay un brote antimariano en el colectivo neocon ?

Anónimo dijo...

Leí mal o hay una cuestión legal que debe enfrentar Ratzinger si sale del Vaticano??

Anónimo dijo...

Anonimo 16/04/19 h.0.31

At that time Ratzinger was cardinal, the pope was John Paul II, may be as pope, Benedict should have excommunicated everyone in Vatican, but things turned in a different way, never heard about lavender mafia and Skt.Gallen mafia, and just for saying, Clinton - Obama plots? May be that's what God wanted to happen. Happy Easter to all of you.

Anónimo dijo...

No creo que sea poco lo que hizo público el Papa emérito Benedicto XVI, en vista que le cajonearon su aporte escrito para la famosa cumbre, que sólo apuntó al clericalismo ( que nadie sabe bien de qué se trata, quién es y donde está, lo cual es ideal para no culpar a nadie )