miércoles, 26 de agosto de 2020

¿Apostasía de los obispos argentinos?

Hace pocos días apareció en un diario mendocino la entrevista a uno de los responsables de la agencia de marketing que contrató hace más de un año la Conferencia Episcopal Argentina a fin de que liderara la tarea de recolectar fondos para sostener económicamente a la iglesia puesto que, como sabemos, dentro de algún tiempo dejarán de percibir fondos estatales.

La agencia, llamada Casa Kiev, ha liderado proyectos tales como la recolección de fondos para erigir una estatua a Marcelo Gallardo, director técnico del club River Plate; para lograr la elección de un tal Trillo para la presidencia de ese mismo club (que perdió estruendosamente) y para levantar la imagen pública del club Excursionistas. Además, para vender televisores led, prótesis ortopédicas y promocionar un festival musical caracterizado por el color y por señoritas suelas de ropa. Se trata de un grupo empresarial compenetrado de la fe católica.

En el video que aparece en la página web de la empresa se promociona la fe católica a fin de que, quienes lo vean, se sientan movidos a donar dinero para que la iglesia continúe con su labor. Todas las imágenes y las personas que allí aparecen lo hacen entregadas a alguna tarea solidaria; en ningún momento aparece un acto de culto a Dios que, según enseña todavía la teología católica, es la función central de la iglesia.

Las definiciones que dan los protagonistas del video de la fe son antológicas:

1. “La fe me hace la tarea más fácil; ponerme en el lugar del otro…”.

2. “La oración va a ser que Dios nos de paz y tranquilidad”.

3. “La fe es seguir un sueño; trabajar por los demás, ayudar…”.

4. “Es creer que Dios existe y que existe en el otro; creerle al otro, y que en el otro está Jesús” (esta es la definición de uno de los sacerdotes que aparece).

5. “La fe es creer que el otro es un regalo”.

Toda finaliza con las palabras de Mons. Oscar Ojea Quintana, presidente de la CEA, afirmando que ese video lo que hace es mostrar la misión de la iglesia a fin de que la gente, adhiriendo al Programa Fe, haga su donación. Un signo indiscutible del éxito de la campaña es que el canal oficial de Youtube de ese programa cuenta con 305 suscriptores, y que la mayor parte de los videos allí publicados escasamente superar las 200 visitas. Y aunque las comparaciones son siempre odiosas, vale tener en cuenta que el último video de un sitio muy conocido (una entrevista a Fernando Casanova) tuvo en solo veinticuatro horas más de 17.000 visualizaciones. Quizás nuestros obispos, siempre preocupados por tener un oído siempre puesto en la voz del pueblo, deberían revisar estas cifras.

El objetivo de la campaña de marketing, explica el responsable en la entrevista, es que los fieles se den cuenta que es “necesario avanzar hacia un mecanismo donde sean ellos mismos quienes sostengan todo ese ecosistema espiritual”. La expresión es, cuanto menos, llamativa. ¿Será inspirado por la ecoteología francisquista? No lo sabemos, y tampoco sabemos qué especies vegetales y animales habitarán este nuevo ecosistema. 

Hay un párrafo que es antológico pues el marketinero destripa ingenuamente el interior de los obispos argentinos. Dice:

El puntapié inicial de nuestra estrategia se basó en un estudio que pidió la Comisión a la consultora Voices, que fue sumamente importante para entender dónde estábamos parados. Fue un “mirar para adentro” de la Iglesia, si puedo usar el término. Entender qué reclamaba la sociedad y qué respuestas dar al respecto. Lo veo como un acto de humildad por parte de la institución. Ese estudio nos sirvió para delinear la estrategia comunicacional y entender que la sociedad buscaba no sólo una Iglesia que se expresara de una forma más moderna y acorde a nuestros tiempos, sino más terrenal. Como hablamos con el equipo de la Conferencia Episcopal, una Iglesia que baje del púlpito a la plaza.

Resulta que la CEA contrató a una consultora para que la ayudara a “mirar para adentro” y conocer qué es lo reclamaba la sociedad, a fin de darle respuesta y aprender a expresarse de un modo más terrenal. Fue, afirma el especialista, un acto de humildad de los obispos. 

Pareciera que a nuestros pastores no les interesa en lo más mínimo escuchar qué es lo que Dios quiere para la iglesia “que peregrina en Argentina”. Lo importante es lo que la sociedad quiere, y lo importante es el lenguaje terrenal —que no espiritual—, en el que hay que hablarle. No importa la misión que Nuestro Señor encomendó a sus apóstoles cuando fundó a su iglesia —bautizar a todos los hombres, comunicarles la Buena Nueva de un Dios que nos salva y distribuir esa salvación a través de los sacramentos—. Los obispos, desentendiéndose de esta misión, muy orondos se proclaman humildes porque son capaces de escuchar la misión que les dicta la sociedad. Es decir, no es ya Dios, que se reveló en las Escrituras y la Tradición, el que establece los rumbos de su iglesia, sino las exigencias y los deseos de los hombres.

Con la misma ingenuidad, el especialista en ventas dice que “[La iglesia] es un cliente que ocupa muchos de nuestros recursos, de hecho es el equipo más grande que hemos armado en Casa Kiev para destinar a un proyecto puntual, pero vale la pena debido a la importancia”. Sería interesante conocer el dinero que la CEA paga mensualmente a Casa Kiev, y el que pagó oportunamente a la consultora Voices. Estimo que deben ser varios millones; propio de una iglesia pobre para los pobres.

En fin, se trata de un video institucional del episcopado argentino y se trata de una entrevista al representante de una empresa contratada por el episcopado argentino. Y a la conclusión a la que llego es que si los obispos argentinos son católicos, yo no lo soy. O si yo lo soy, no lo son ellos. Ambas proposiciones son contradictorias. Definitivamente, no tenemos la misma fe.

Mi pregunta es cuál de las dos fe —la de los obispos o la mía—, es la misma fe que profesaron los apóstoles, los santos padres y doctores y toda la pléyade de santos y cristianos que nos precedieron. La ecuación es bastante sencilla de realizar. Y no es necesaria hacerla para los lectores de este blog.

Siempre me pareció exagerada la afirmación de que la iglesia había apostatado. Y sigo considerándola un exceso. Sin embargo, con pruebas fehacientes, creo que podemos afirmar que buena parte del episcopado argentino ha apostatado de la fe católica.


Aquí pueden ver una ceremonia realizada durante la reunión del Santo Sínodo de la iglesia rusa, un análogo de la Conferencia Episcopal. ¡Malditas comparaciones!


34 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda lo que estamos viendo es lo que la Iglesia "le ofrece" a la sociedad argentina como actor de peso en el panorama nacional. No es una declaración de principios para los fieles; para eso están las cartas pastorales, etc.
Lo que se ve en todo esto es el gran esfuerzo que está haciendo la CEA por mostrarle a la sociedad argentina que la Iglesia católica sigue siendo relevante como actor social y político aunque sea cada vez menos relevante a como referente religioso, ético o moral.
Si mi tesis es cierta, entonces es comprensible que vaya todo apuntado a un público medianamente cristiano, generalizadamente hostil hacia la jerarquía eclesiástica (¿quién no lo es hoy día?) y su capital político, pero que todavía reconoce la labor que "cubre" donde el Estado no llega o está ausente.
Yo creo que lo más chocante de todo es ver una CEA "corporativizada", donde leen un guión (ver el video de presentación del Programa DAR), donde hay un manejo de cámaras milimétrico, gestos estudiados, tono y énfasis discursivo, etc. Se pasó del mensaje con fondo verde en el jardín de la sede CEA a los estudios de Warner Bros. Y todo por la tarasca.
Por lo tanto no me parece lógico esperar un mensaje catequético porque el público general a quien está dirigido no está interesado en eso. La lógica del programa este va por otro lado.
Con lo de terrenal entiendo que quiso decir "no quedarse en el mundo de las ideas, sino tener la vista puesta también en la realidad del mundo que nos toca".

Sobre los rusos: no todo lo que brilla es oro.

Anónimo dijo...

HAY QUE PROMOVER la supresión de todo aporte económico a estos tipejos.
Sólo ayudar y socorrer al clero católico Fiel.

Anónimo dijo...

Ante los “extraordinarios” números de visitas que tiene la CEA en este último y ridículo intento marketinero me vino a la mente instantáneamente un título para algún próximo libro sobre la importancia de la Iglesia católica en estas últimas décadas y, especialmente, en los últimos años de Francisco: LA IRRELEVANCIA DE LA IGLESIA. Es lo peor que ha pasado. Antes, por lo menos, los enemigos la consideraban un adversario de fuste. Hoy no solo provoca irrisión sino fundamentalmente DESPRECIO. Ya lo advertía un viejo texto de un teólogo (que no es santo de mi devoción, por cierto), Hans Urs van Balthasar, en su fragmento de “Seriedad con las cosas”, cuando describía un diálogo entre un comisario comunista y un cristiano “progre” y que, en su última parte, concluía así:

“El comisario: (…) Si vosotros mismos sabéis tan poco de ellas [las historias evangélicas], ya no sois peligrosos. Con ello nos ahorráis una bala. Tenemos en Siberia campos muy útiles donde podréis demostrar vuestro amor por los hombres y colaborar válidamente a la evolución. Allí se aprovechará mucho más que en vuestras cátedras alemanas.
El cristiano (un poco desilusionado): Minusvaloráis la dinámica escatológica del cristianismo. Nosotros preparamos el futuro reino de Dios. somos la verdadera revolución mundial. Igualdad, libertad, fraternidad: esta es nuestra tarea original.
El comisario; Es una pena que otros hayan debido luchar por vosotros. (…) Vuestro cristianismo no vale un comino.
El cristiano: ¡Vosotros estáis con nosotros! Sé que lo estáis. Tú piensas con honestidad, eres un cristiano anónimo.
El comisario: No seas insolente, jovencito. Ahora también yo sé lo suficiente. OS ESTAIS LIQUIDANDO VOSOTROS MISMOS, y así nos ahorráis la persecución. Vete.”

Lo de los obispos argentinos (y se puede repetir de la mayoría absoluta de episcopados del mundo) muestra una IGLESIA IRRELEVANTE, UNA IGLESIA QUE SE ESTA LIQUIDANDO SOLA.

Augusto del Río

Walter E. Kurtz dijo...

Es lamentable cómo la Iglesia argentina se maneja por "contactos" de conocidos o amigos sin importarle no sólo la calidad como católico del que contrata, sino ni siquiera si son buenos profesionales en lo suyo.

Acá, el manejo de fondos eclesiásticos es un pozo ciego, bien negro y pútrido. No entiendo cómo los obispos se vienen salvando de que los medios se ocupen de los múltiples escándalos que estos manejos sucios generan.

Desde contadoras que se "olvidan" de depositar los aportes previsionales de los empleados, hasta el depósito en una cueva de fondos millonarios de Cáritas entregados alegremente sin ningún tipo de recibo o papel.

Y la mayoría de las veces no es maldad, sino verdadera idiotez e incapacidad.

Mejor no entren en los links si no se quieren amargar... más.

Anónimo dijo...

Wander, muy buena reseña, pero faltó lo más importante el "Programa FE", la palabra FE no se refiere a la virtud teologal, se refiere a "Financiamiento Eclesial". Profanaron la palabra FE y esto se lo comuniqué a Ojea apenas fue el lanzamiento del programa hace 2 meses.

Anónimo dijo...

Es escandaloso!

Don Pelayo dijo...

Impresionante la cita Don Augusto

Fuenteovejuna dijo...

La apostasía de nuestros pastores es luciferina. Yo vi el video de Fernando Casanova que el Padre Olivera publicó en Que no te la cuenten.
Cuenta Casanova que cuando estaba en proceso de conversión, fue a ver a un sacerdote católico que lo tranquilizó diciéndole, ¿para qué querés hacerte católico?, podés servir igual a Dios siendo protestante. Gracias padre por su ayuda, entonces me voy a convertir. ¿Pero por qué? dijo sorprendido el cura. Porque si con curas como Ud. la Iglesia sigue viva después de 2.000 años, no hay duda que es la verdadera Iglesia.
Y hoy Infocatólica publica que Monseñor Barba, obispo de San Luis, invitó a un transexual a leer una petición en la misa. Otro gran ejemplo de apostasía.
¿Pero quién es peor, Barba o Bergoglio que lo nombró obispo de San Luis? Porque Bergoglio ya lo conocía muy bien cuando era Arzobispo de Buenos Aires. Por eso en 2014 lo nombró obispo de Laferrere y ahora de San Luis.
¿Le habrá molestado a Bergoglio que Barba acepte la transexualidad y la ideología de género? ¡Para nada, él lo conoce muy bien!
En Neuquén la monja carmelita Mónica Astorga aloja a transexuales y les da casa y comida. Si bien trata de que abandonen la prostitución y las drogas, no le parece mal que hayan elegido ser trans, así que no les pide que vivan como hombres según su sexo biológico.
Por tal motivo, la semana pasada recibió una felicitación del Papa: "Mónica, Dios no fue al seminario ni estudió teología, por eso te bendice. Te felicito a vos y a las "chicas". Recen por mi".
Cristo nos pidió que estemos atentos a las señales de los tiempos para saber si su Segunda Venida está próxima.
Los que no ven estas señales son los mismos torpes que creen que cuando acabe esta pandemia todo volverá a ser como antes.
Si hay apostasía que no se note, dicen en Roma...
¡Las cosas que hay que aguantar!

Anónimo dijo...

El comisario al cristiano: "tu eres un comunista anónimo"...

Tucu dijo...

El que sí sabe lo que el pueblo quiere es el obispo de San Luis mons. Barba. Llamó a un trans para leer las intenciones de la misa...no es tierno?

Anónimo dijo...

El diálogo completo es imperdible pero se hacía demasiado largo.

Augusto del Río

Anónimo dijo...

Un par de preguntas sobre la iglesia argentina, disculpen que las haga acá pero tampoco conozco a nadie en la vida real (no virtual) para preguntarle.

¿Qué determina que en una parroquia la música sea la típica de fogón, con guitarra acústica y melodías pop, o que al contrario se utilice algún antifonario? ¿La tradición de cada parroquia en particular? Toda mi vida pensé que sólo había iglesias del primer tipo en Buenos Aires, pero hace unos años por cuestiones laborales tuve que concurrir unos meses a la iglesia redonda de Barrancas de Belgrano, y ahí, por lo menos a las 8 de la mañana del Domingo se cantan antífonas.


¿Cómo se justifica el accionar de Iglesia Católica argentina aquí, evitando la erradicación de un asentamiento precario cuando se le estaba pagando a los habitantes para que lo hagan voluntariamente?

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/el-dia-villa-31-estuvo-punto-desaparecer-nid2370577#comentarios

Anónimo dijo...

Murió Cosme Beccar Varela, recemos por su alma

Miguel Grosso dijo...

Este artículo es muy bueno. Coincido con el Anónimo de 11.44: promover el nulo aporte económico a estos impresentables. Direccionar al clero fiel y realmente católico.

Anónimo dijo...

Pero a todo esto eso de pagar a una consultora para ver qué quiere el pueblo pasará en otra parte porque en la Diócesis de San Rafael ya no sabemos de qué manera y gratuitamente decirle a nuestro Obispo lo que queremos porque no hay la más mínima posibilidad de que escuche a nadie. Él solamente amonesta

Hermenegildo dijo...

En la campaña "X tantos", que la Conferencia Episcopal Española realiza cada año para animar a los contribuyentes a marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta, también se incide mucho más en la labor asistencial de la Iglesia (a la que se dedica una aportación mínima del dinero recaudado de esta manera) que en su labor apostólica.

Por cierto, ya el nuevo Obispo de San Luis ha dado muestras de su planteamiento pastoral. Invitó a una persona transexual a hacer una petición de oración en la Misa patronal.

Anónimo dijo...

Debemos alegrarnos del escaso interés que ha suscitado y de que no lo vea nadie, menos riesgo para la Fe, que ya es débil, de muchos católicos.

Coincido en la importancia, que alguien ha apuntado, de no financiar a las jerarquías que no son fieles al Evangelio y a la Misión de la Iglesia.

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 675) explica muy claramente lo que está sucediendo hoy y desde el vértice en Roma, hay "una impostura religiosa que proporciona a los hombres una solución a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad". Una prueba que sacude la Fe de numerosos creyentes.

Anónimo dijo...

Buenas Don Guander

Lamentable por lo ridículo. Y humorístico si no fuese trágico.
No he leído ni visto a ninguna figura prominente o parlamento religioso (algunos lo llaman conferencias episcopales) expresar su preocupacion por la falta de acceso al Sacramento Eucarístico de parte de los fieles. Se niega, de hecho, el Misterio y Centro de nuestra Fe.
Y a propósito de campañas publicitarias, pa juntar cobres, propongo como slogan o motto admonitorio: SIN DOCTRINA NO HAY PROPINA. Que podrá ser dejado en papelitos
depositados con reverencia en la canastita de la limosna o plasmado en coquetos pasacalles en la esquina parroquial.
Lo saludo con el aprecio de siempre
Puestero del Oeste

Anónimo dijo...

Dios lo reciba en su Gloria.

Francisco dijo...

"Los obispos, desentendiéndose de esta misión, muy orondos se proclaman humildes porque son capaces de escuchar la misión que les dicta la sociedad. Es decir, no es ya Dios, que se reveló en las Escrituras y la Tradición, el que establece los rumbos de su iglesia, sino las exigencias y los deseos de los hombres"
Esto es, ni mas ni menos, lo que se conoce como: TEOLOGÍA DEL PUEBLO, una tesis moderna y moderada de la Teología de la Liberación. Que sería bueno que todo cristiano de buena cepa conozca y estudie, porque es lo que vamos ha tener que sufrir en la Iglesia moderna de Argentina y ya estamos sufriendo.
Ellos creen que: Dios ya no se revela en la Sagrada Escritura y la Tradición, sino en el devenir de cada pueblo. Y es deber de cada Obispo y Sacerdote escuchar a Dios en cada pueblo.

Anónimo dijo...

Cuanto más distancia hubo entre la Iglesia y la autoridad estatal más se difundió la Fe Católica en nuestro país, básicamente el período que existió entre las leyes laicistas del gobierno de Roca y la llegada de Perón al Gobierno.
El momento culminante de ese período fue el Congreso Eucarístico del ´34.
Cuando la Iglesia jerárquica se comprometió con el peronismo ya sabemos todo lo que vino después y aún subsiste.
Lo mejor que puede pasar es que el Estado no le dé más plata a la Iglesia y también es una excelente noticia que las estrategias de marketing de los Obispos basadas en conceptos mundanos sean un fracaso.
La noticia (no tanto el tono) que publica Wanderer me parece excelente.
Dios sigue hablando derecho en nuestros renglones torcidos.
Atte.,
Costia

Jorge Rodríguez dijo...

Bueno, si en San Luis los asistentes a esa Misa se hubieran levantado y retirado inmediatamente del Templo (sin dejar un peso por supuesto) ese "Obispo" se lo pensaría dos veces. Pero al Obispo apostata se suma el rebaño de imbéciles y todos van por el barranco abajo.

Tucu dijo...

Excelente lema, adhiero.

Anónimo dijo...

Estimado Jorge Rodriguez. Antes de insultar averigüe (cometí su mismo error). La gente que fue a la misa de Mons Barba no era el pueblo que asiste regularmente a misa. Fueron invitados particulares, algunos de los cuales no se enteraron de lo que pasó hasta después de terminada la Misa. No sé Ud, pero en mi caso particular no estaría mirando quien lee las intenciones. Y menos si no estoy sentado adelante.

Sí me molesta la actitud de los curas, pero también habría que ver quien se dio cuenta.

Soldado Colifo dijo...

Estos sujetos se parecen cada vez más a los prelados de la iglesia ortodoxa rusa que fueron funcionales al régimen de comunista, lejos de contradecir en lo más mínimo las medidas "sanitarias" de éste maravilloso gobierno que tanto nos ama y cuida, parecen presurosos en genuflectarlos constantemente, verbi gratia conozco el caso de un sacerdote que hace literalmente meses espera que su obispo que es el titular de Zárate Campana lo reciba en audiencia para resolver una difícil situación, la unica respuesta que obtiene por el momento, una tras otra vez, es la de la secretaria personal de dicho mitrado que le repite siempre la misma cantinela: "A raíz de la PANDEMIA Mons. No atiende a nadie..." Tanto miedo a la enfermedad y la muerte física puede tener? Qué queda entonces para el resto de los pobres seglares? Veni Dómine Jesu

Anónimo dijo...

Yo había elegido "Sin Misa no hay Colecta" pero esta me gusto también

Anónimo dijo...

Muy cierto

Anónimo dijo...

No son pastores del rebaño de Cristo, son simple y vulgares asalariados. Donde su única preocupación es el dinero, pero que a las almas se las lleve el diablo. Así estamos con estos lobos con mitra.

Anónimo dijo...

Sólo me pregunto si hay una verdadera apostasía. ¿Puede apostatar quien nunca tuvo Fe?
Hilbert

Anónimo dijo...

Nuestros Obispos deberían sacar a Nuestra Señora de Lujan y hacer una procesión consagrando la Patria a su inmaculado corazón!!! Falta FE... que dolor miremos la dignidad del Arzobispo de Paris: https://youtu.be/ZBip3hTOLc8

Chapado a la antigua dijo...

"[La fe} es creer que Dios existe, y que existe en el otro, creerle al otro, que en el otro está Jesús". El razonamiento es descendente, se parte de la fe en la existencia de Dios, para, desde allí, bajar inmediatamente para reconocer su presencia en el otro, para luego, terminar por ceder la palabra sólo al otro, porque se supone que en el otro está Jesús. Y eso es precisamente, lo que entendí que constituía la esencia de ese nuevo engendro teológico que es la llamada "Teología del pueblo", que, de teología no tiene nada en cuanto que, en la práctica supone un virtual olvido de la palabra de Dios para prestar prioritaria atención a la voz del "pueblo". Con lo cual se advierte en los pastores de la Iglesia Argentina que se expresaron de esa manera, la oscura incidencia de una doctrina de cuño esencialmente inmanentista y naturalista, que no parece más que tomar clara distancia respecto de la letra y del espíritu del Evangelio de Cristo. Entender que mirar a la Iglesia "desde dentro" se reduce a preguntar a los hombres sobre lo que a ellos les importa, -¿o acaso quienes hicieron la encuesta, preguntaron sobre las verdades de fe?- no conduce a otra cosa que al olvido de Quien es, realmente, la Cabeza de la Iglesia Católica, y, por natural consecuencia, al inevitable, progresivo y sistemático vaciamiento de su doctrina. No se trata de algo que pueda ocurrir en algún lejano futuro, sino que, como se puede advertir a través del testimonio presentado por Wanderer, es algo que ya,hoy, está ocurriendo. No dejo de rezar por la Iglesia y la fidelidad de sus pastores y de todos los que ponen su entera esperanza en el Señor. ¡Alabado sea Jesucristo!

Anónimo dijo...

No creo que el Episcopado argentino haya perdido la Fe, pero esta en una tendencia a ello, están con asintomaticidad del virus progresista " moderado" que genera herejias

Anónimo dijo...

Ni uno con sotana.

Luego querremos que sus subordinados las lleven.

Pero, claro, para exigir "justicia social" y "empoderar" fulanas, la toga talar, la formación filósofo-teológica y la práctica de santidad sobran.

Me pregunto por qué algunos llevan una cruz colgando del cuello...

Será para despistar...

Anónimo dijo...

Como actor político, la Iglesia, siempre fue a contracorriente, solo lo que está vivo es capaz de hacerlo.