martes, 5 de junio de 2018

Tocando el mal con la punta de los dedos


por Ludovicus


Viendo el debate entre providas y abortistas que se ha desarrollando en la Cámara de Diputados, no puedo dejar de pensar en la última frase de Chesterton. Según Maisy Ward, “La cuestión es bien clara ahora. Es entre la luz y la oscuridad, y todos deben elegir en qué lado están”.
Y es que el contraste es impresionante. En los breves 7 minutos otorgados a cada intervención, en el alma de cada ponente, en sus rostros, parece concentrarse de modo físico el bien en unos casos, el mal en los otros. Es tal el espesor, la densidad de estas opciones, que uno se siente tentado a pensar en un Juicio Final adelantado, cifrado en una opción fundamental: a favor o en contra de la vida, o de la Luz, o del Bien. Opción que se parece a un acto de fe.  Siempre me llamó la atención que cuando Cristo resume la pauta de la salvación eterna, recurre al menos “activo” de los actos: “Quien no cree ya está juzgado”. Quien vea el debate, y animo a todos a hacerlo, encontrará de un lado mayormente personas admirables, que escriben las ponencias con su propia sangre: padres adoptivos de discapacitados, hijos producto de violaciones que agradecen a sus madres no haber recurrido al crimen, mujeres que han abortado hoy abiertas en dos por la pena y el arrepentimiento. Mujeres que han llevado un embarazo con el bebé y el cáncer a cuestas. Heroísmo a fuego blanco, en un tiempo de tibieza. A veces hay en los expositores como un olor de santidad y de destellante claridad, y uno se dice “la mejor gente está acá, en este momento”. Cuando la integridad moral se encarna en Seriedad, se martiriza en testimonio de la razón, brota esta luz, esta joya de la moral que son las virtudes. Aún en la Cámara de Diputados.
 Por el otro lado, un abismo de negrura, que justifica la frase de Peter Kreft: “han invertido sacrílegamente el sentido de la frase Esto es mi Cuerpo”. El núcleo de los cientos de intervenciones a favor de la ley consiste en el repudio de la propia naturaleza y la reivindicación de la voluntad desnuda y omnímoda expresada en el derecho a abortar. Se niegan a los argumentos científicos, a la evidencia, a los propios principios liminares de los derechos humanos.  Asombra y causa espanto la ausencia de dudas en el lado oscuro, los argumentos siniestros y perversos, hasta que se entiende, casi en una impresión táctil, que hay algo duro, frío y cerrado a toda luz de la razón.  Es la elección del mal, casi en una inversión de la syndéresis que la metafísica declara imposible pero que puede sintetizarse en el himno de las célebres brujas: “lo bueno es lo malo, lo malo es lo bueno”. También en la mayoría de estas intervenciones, se intuye y frecuentemente lo confirman expresamente las expositoras, que están escritas con sangre, pero la de sus hijos. El remordimiento, ahogado en una fuente de sangre, sigue burbujeando.

Una palabra para el iniciador de este proceso, ese Kerensky de country: La concentración del bien y del mal no deja lugar a  las jugadas oportunistas, a las fullerías de tahúr barato y a las maquiaveladas de salón. La prescindencia se pagará, probablemente pronto, y la sangre no paga sino con un campo de sangre.

54 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente. Es lo que percibo, y lo que percibimos muchos.
Gracias
El Nevado

Sir Edward Hopkins dijo...

En una ponencia desopilante, -entre tantas otras- una madre de un hijo y una hija dijo estar a favor del aborto y que no se cansará de luchar hasta que su hija tenga los mismos derechos que su hijo. Resulta ser, para esta filósofa, una completa violación a la igualdad de género que luego del coito su hija pueda quedar embarazada y su hijo no, y el modo de disminuir esta injusticia sería legalizando el aborto.
Ante un argumento tal, no hay nada más que decir, pues es como discutir con simios.

En estos últimos meses se ha visto la perversión de la inteligencia y tal vez porque el hábito sea una segunda naturaleza, vimos una ley natural ausente, que ya no siempre está infusa, como lo estaba décadas atrás aún en los pecadores.

Hoy se brega por el aborto y a la par se practica la inseminación artificial. Cuando nos enseñaron que el "seréis como dioses" le cabía al burgués que sentado en su egoísmo había asegurado su futuro plácido y seguro, faltaban aún unas vueltas de rosca.

Hoy es el tiempo de la crueldad inusitada, silenciosa, reivindicada e higiénica. Del orgullo y del egoísmo.

Anónimo dijo...

La Gran Apostasía.

Anónimo dijo...

En una de las ponencias del Congreso llegaron a apoyar el aborto porque el aborto ilegal provoca algunas muertes al año, que no son muchas. Lo que no entiendo es por qué no prohíben perseguir ladrones de bancos que escapan con el botín, que también las provoca.

Son simios descerebrados.

Anónimo dijo...

"No queremos que èste Reine sobre nosotros". Y hoy son la mayoría.

el platense barreda dijo...

Otro sin sentido es el de ayer de Ni una menos.
Vamos a ver:
El "femicidio" ya tiene varios años en Argentina con perpetua (homocidio agravado).
Y no hay más que perpetua.
Sin embargo este hembraje se queja porque cada vez hay más femicidios.
Bueno..., entonces será que no era cuestión de modificar lo que dice una norma, pues puertas adentro, al menos al imbécil que se le da por golpear a su mujer, lo de la perpetua no parece hacerle mella...
Aquí también se ve el poder lobotomizante de la inteligencia que tienen las ideologías, siempre tan malas para detectar las causas eficientes de los males que pretenden combatir y siempre dispuestas a emparchar, luego de sus campañas de slogans, con bobadas.

Anónimo dijo...

Coincido totalmente.
Son orcos hechos y derechos.
Algunos demuestran su naturaleza maligna en cuerpos trasvestidos, tatuados y pervertidos otros de apariencia mas normal al abrir la boca dan testimonio de su afiliacion a Satan, muy probablemente sin saberlo.

Con respecto a Macri yo lo venia bancando hasta que hizo esto.

No abrigo ninguna esperanza al respecto, despues de todo es el pais que somos, en donde todo invariablemente termina mal (al menos desde hace 80 o 70 años).

Habria que estudiar cual fue el momento en que Argentina perdio la Fe.

Benigno.

Capitán Dalroy dijo...

Buenas y santas a los amigos navegantes de esta bahía.

Esta vez, amén de la claridad meridiana de Ludovicus, encontré algo más... no sé, una fuerza interior, sabiduría más honda arraigada a un corazón que mira y sufre, y se agita en un campo de batalla para vivar a los suyos. Ahora sí convence Ludovicus... y hasta conmueve.
Gracias,

Capitán Dalroy
-desde el viejo navío-

Anónimo dijo...

Ud se refiere al hombrecito del "nonchalance"? igualmente, muy bueno lo suyo Ludovicus, es asi. Y son Legion.

Anónimo dijo...

Cierto, las máscaras han caído y el mal ya no intenta el subterfugio de la ocultación. Es como si el velo tras el que se ocultaba Satanás y todos sus demonios se hubiera rasgado: ahora ya es bien visible en los rostros, ojos y bocas de sus peones humanos; de sus orcos. Tal parece que la batalla final se acerca, y sí, hay que elegir imperiosamente entre la luz y las tinieblas.

Anónimo dijo...

Con nonchalance o sin nonchalance, quedó demostrado que un "hombre" educado, de traje y corbata, que come con la boca cerrada y con el cuchillo a la derecha puede ser mas dañino que un demonio....MM abrió las puertas del Infierno....MMLRPMQTRMP!!!

Ludovicus dijo...

Impecable Milei. Quién diría, bancarse la parada por la vida

https://www.youtube.com/watch?v=YyDZGGXsFFA

Anónimo dijo...

Ay Ludo, ay Ludo, cuando vas a entender que liberalismo económico y marxismo cultural son dos caras de la misma moneda....Milei es un perejil que retiene un minimo de sensibilidad...una especie de Perez Reverte berreta....o un Agustin Laje.
Son liberales progresistas que se lamentan ante la evidencia de sus fracasadas utopias. Ven el lodo pero no el polvo.

Anónimo dijo...

Anoche se veían hasta niñas de muy corta edad, llevadas por sus madres o tías o hermanas, con el pañuelo verde y exponiéndolas a la lluvia y al frío.
Lo único que les importaba era hacer número e iniciarlas en el odio.
Es lógico. Abrieron la caja de Pandora y salieron todos los demonios juntos.
Kerensky de country. Y revolucionarios de pacotilla detrás.
Nada bueno se avecina.
Como en España y en lo que alguna vez fue la Cristiandad.
El tema es que el muro cayó en Berlín pero se mantiene con Gramsci y la Escuela de Frankfurt más los progres y los modernistas.
La caridad se ha enfriado, casi no se ve fe sobre la tierra.
Debe estar llegando la hora de la Segunda Venida.
Que sea pronto.
Herodes, Elgarka.

analista de cafetín dijo...

Sin ser yo ni remotamente K, veo que este Gobierno es una completa desgracia: hay la misma o más inflación que antes, pero con mucha más deuda y ahora permite la discusión sobre el aborto.
No le pega ni en lo económico ni en lo moral. El Gobierno anterior tampoco, pero menos.
Bastante mejor fue Cristina...

Anónimo dijo...

Buenos dias
Impecable lo suyo Don Ludovicus.
Cierta vez me dijo un noble veterano de Malvinas: mire usté en la Guerra todo brilla y mucho!
Lo bueno y lo malo. Y eso pasa en en este frente, donde debemos dar la Batalla.
La trascendencia de lo agonal. Quizás esa profundidad que marcaba Romano Guardini en las cosas cotidianas...Porque el debate muestra, como usté señala, la simpleza del héroe que no se propuso serlo y, que para que agregar, no tiene ni prensa ni cuadros ni monumentos.
En cuanto a las hordas de orcos, le dirè que su manifestaciòn viene bien para despertar a los tibios. Porque hay miríadas de esos seres abisales, con trajes políticamente correctos
Vaya también un elogio para la mención del Kerenski de country.
Mis respetos
Puestero del Oeste

Carlo - dijo...

Analista de cafetín: en serio usted cree que Cristina fue mejor? La que nos "regaló" el matrimonio igualitario y las políticas de género? No defiendo a Macri, pero hay que entender que la destrucción de los valores cristianos se hace paulatinamente: en los 80 era impensable que a un hombre que dice "sentirse mujer" lo reconocieran legalmente (DNI y todo) como tal, por eso Alfonsín hizo lo que pudo, regalándonos la ley de divorcio, que entonces era algo aceptable. Hace 10 años la decadencia ya era más profunda y la sociedad estaba preparada para el matrimonio igualitario y las políticas de género, y Cristina nos los regaló. Ahora Macri siente que el aborto es aceptable, y lo manda a votación al congreso. Salvo casos excepcionales de revolución, siempre muy violentos, es así que se avanza en esos temas, porque la mayoría de la gente es reacia a los cambios bruscos, entonces los progresistas se mueven gradualmente, esperando una o dos décadas para asestar cada golpe.

Anónimo dijo...

Veo que varios aca han notado la falta de logica del lado de los aborteros.
Es cierto. Sus posiciones son tan debiles que no resisten el mas minimo debate.
El tema es que eso no importa por dos razones,
La primera es que no hubo debate. Solamente gente defendiendo sus puntos de vista pero sin debate (por mas que los brutos que tenemos por diputados digan que esto es un debate).
Segundo y mas grave porque hoy a la masa ignorante no se la puede hacer razonar. Son incapaces de lograr el silogismo mas simple. Hoy mas que nunca son una masa ignorante que ademas celebra su ignorancia en donde es mas importante lo que diga un travesti que lo que diga un rector universitario.
Se va a poner peor.

Benigno

Anónimo dijo...

Excelente análisis el de L. Tb muy bueno Milei.

Anónimo dijo...

Dice un señor por ahí arriba: ...Habria que estudiar cual fue el momento en que Argentina perdio la Fe. Benigno.
Respuesta: lo que perdió fue la guerra (primero), después otra guerra (segundo) y perdió una jerarquía católica que la pudo haber ayudado a sobrevivir a los dos primeros desastres (tercero) disuelta en modernismo y comodismo. Así que ahora la Argentina tiene gobiernos de ocupación; digamos desde 1946 en forma alternada...
Tal vez todo esto será para que, cuando un fuerte vendaval sople y se lleve toda esta mugre al averno, sepamos que viene del Cielo y no de las elecciones, del partido tal o cual, o de la Conferencia Episcopal. No sé si será con o sin sangre; pero ninguna intervención salvífica es gratarola.
Mis respetos
Ath.

Anónimo dijo...

Dentro de lo esperable de todo este horrible fenómeno que afecta a todo lo que fue el Occidente Cristiano, me ha sorprendido gratamente la capacidad de respuesta que aún tiene la sociedad Argentina. Me sorprendió que gente de los medios, gente insospechable, ¡periodistas deportivos!, hayan salido a exponerse y a poner públicamente la cara en defensa de la vida (hoy, en los medios, ‘defender la vida’ y ‘sentencia de muerte civil’, es casi lo mismo). Veo en sitios tomados al azar, como el foro del diario liberal La Nación, que las fuerzas son bastante equilibradas. Y me sorprende la indigencia absoluta de argumentos profundos que tiene el lado pro-aborto: 'lo hacen todos los países avanzados', 'Irlanda es católica y lo aprobó', 'aunque esté prohibido se hace igual', ‘legalizarlo baja la mortalidad de las mujeres que abortan’, 'hasta las 14 semanas no es una persona humana (??)',...o sea, es eso. Atrás no hay más nada. Sólo la voluntad demoníaca de gozar del supremo sacramento del coito sin que esto acarree consecuencia alguna. La voluntad humana devenida divina, plantada frente a la Ley Natural, y desafiándola a ella y al Legislador: ‘¡Non Serviam!’.
Por otro lado, es de notar la ausencia institucional absoluta de la Iglesia Católica en esta batalla (salvo algún que otro mensajito de circunstancias). Yo todavía estoy esperando que el sacerdote mencione algo sobre el aborto en algún sermón dominical (y sospecho que me voy a quedar con las ganas).
En cuanto a nuestro Kerensky vernáculo: el hombre es un pseudo-budista post-cristiano, y mucho más al respecto no se le puede pedir (es incapaz de persignarse, luego de doce años en el Newman…Por lo menos lograron que hable un inglés no del todo macarrónico). Seguramente él ya haya condenado su alma, pero eso es una decisión suya. Creo que, a nivel político, su decisión de habilitar el debate fue astuta y la menos mala de las posibles: los cínicos kirchneristas -que supieron ser anti-aborto- se han descubierto feministas abortistas de la primera hora, y habían planteado el tema como un plebiscito de vida o muerte sobre el gobierno de Macri (por supuesto que este neo-abortismo kirchnerista no parece haber afectado en nada las simpatías que se derraman sobre el kirchnerismo y sus aliados desde Roma). Mauricio, astutamente, se corrió. Dijo: 'discutan muchachos, debatan, pónganse de acuerdo, y lo que salga, yo lo firmo'. Cinismo total, pero políticamente efectivo en el corto plazo (que es el único que a él le interesa). Como un efecto no buscado, pero positivo de este ‘permitir el debate’, creo que logró que la batalla campal se planteara en un momento en el cual –como noté arriba- aún le quedan algunas reservas al cristianismo argentino. Y las batallas siempre afianzan posiciones y endurecen a las tropas. Tal vez, si este enfrentamiento se hubiera pospuesto por algunos años, nos hubiera sorprendido en un ‘momento irlandés’.
También es muy cierto que Cristina era (¿es?) anti-aborto. El gobierno comunista ateo de Ceaucescu, también lo era. Las cosas en su contexto.

Walter E. Kurtz dijo...

Ojo que Cristina hace rato que se sacó la foto con el pañuelo verde y ya adelantó por terceros su voto a favor de la despenalización.

Cuando Cristina hace unos años se opuso al aborto la única razón que dio fue que la sociedad argentina "no estaba madura". En ningún momento fue por principios.

Anónimo dijo...

Estimado anónimo de las 15:11: No puede decirse que Cristina fue anti-aborto. A lo sumo no habrá sido pro-aborto, que no es lo mismo. Si hubiera sido anti-aborto no habría tenido por aliado al diario Página 12, a su columnista permanente Mariana Carbajal (que casi no tenía otro tema, junto a las reivindicaciones LGBT), ni a Horacio Verbitsky, alma de la izquierda "argentina" y presidente del CELS, que reivindica el aborto como un derecho humano.

Don Diego dijo...

En las exposiciones a favor del aborto (sobre todo en la de los “famosos”) han quedado al descubierto las enormes mentiras de los aborteros. Voy a pasar por alto la evidente mentira en el caso del travesti Florencia de la V (quien testimonió en Congreso que su madre había muerto por un aborto clandestino, pero luego se descubrió que años antes había contado que la muerte de su progenitora había sido por cáncer). Uno de los testimonios más “emocionantes”, según los medios de comunicación, fue el de la actriz Muriel Santa Ana, quien relató el aborto clandestino que se realizó a principios de los noventa en un departamento acondicionado como clínica en la Recoleta, que había contado con todas las comodidades y le había costado carísimo. Al final de su alegato, aclaró que tenía veintipico de años al momento del aborto, que se había quedado embarazada luego de una relación sexual casual en la que el método anticonceptivo que ella portaba había fallado y que su pareja en ese momento no había utilizado preservativo (de paso, aprovechó para denostar al común de los varones, que por lo general no se “cuidan”). Concluyó diciendo que era muy joven y que no quería tener un hijo en ese momento. Como la tipa es actriz, le dio un tinte bastante dramático al asunto, y toda la chusma quedó impresionada con el testimonio. Sin embargo, a poco que uno rasca lo que hay por debajo del melodrama que contó esta chica, se da cuenta que este testimonio invalida el argumento principal del movimiento pro aborto (cuidar a las mujeres pobres que mueren en abortos clandestinos): una veinteañera tiene relaciones sexuales ocasionales, en una de ellas queda embarazada y, por la edad que tiene, por sus estudios y no sé qué otros argumentos, decide que “yo no deseaba ser madre forzadamente. No deseaba inscribir mi cuerpo en el orden simbólico de la maternidad por imposición". Ya vemos que detrás de toda la perorata sobre las mujeres que mueren en abortos clandestinos no hay más que la incapacidad de las mujeres modernas de hacerse cargo de sus propios actos.
El testimonio completo puede leerse aquí: https://www.clarin.com/sociedad/muriel-santa-ana-conto-detalles-frente-diputados-aborto-practico_0_HkR29hQ3z.html

Echenique dijo...

Para la misericorditis aguda el único mal del mundo es el catolicismo, por su rigidez. Todos se salvan, en especial los ateos, esos seres tan buenos, los protestantes, musulmanes, etc, todos todos, menos los católicos, por su rigidez, el peor pecado del mundo.

Anónimo dijo...

Las caritas de las chicas del pañuelo verde son bastante explícitas, no obstante lo cual alguna creyó necesario agregarse cuernos rojos, para evidenciar aún más el estado de su alma:
Ni una menos

Anónimo dijo...

Uno de los argumentos feministas que nos daban aquí , en España, a las mujeres era " tu cuerpo es tuyo y haces con él lo que quieres ". Así que yo, que entonces era muy joven, pensé que no solo iba a haber aborto sino que comenzaría a ponerse de moda la forma de protesta esa de los japoneses cuando van con una tablita y un cuchillo y se cortan un dedo. Y que, siendo españoles, no nos íbamos a conformar con cortarnos un dedo sino que nos cercenaríamos brazos y piernas a hachazo limpio.
Pero no, la única parte del cuerpo a eliminar era precisamente la que no era nuestra. A veces es difícil seguir la línea argumental de las feministas .
Total, desde entonces hasta ahora ya van creo que dos millones de niños abortados . Al principio pensé que semejante crimen iba a provocar tal ira de Dios que arrasaría la Tierra con fuego y azufre. Pero no pasó nada. Tampoco pasó nada con la matanza de los inocentes ...salvo que el Señor se marchó.
Cuando el Señor abandona a una sociedad, se nota.
Desde que se legalizó el aborto en España no paran de crecer las cifras de la apostasía . Las sombras de Mordor se extienden por la Tierra Media.
Que Dios se apiade de nosotros y cuide las almas de los inocentes.

Anónimo dijo...

Qué bueno el post de Ludovicus!
Creo que no se había hablado hasta ahora del tema en el blog. Me parece importante el análisis de Ludovicus por muchas razones, sobe todo por aquélla que suele escucharse entre camaras incluso de que no vale la pena dar testimonio ante la democracia (es decir en el Congreso). Es como dice el autor del post: "A veces hay en los expositores como un olor de santidad y de destellante claridad, y uno se dice “la mejor gente está acá, en este momento”. Cuando la integridad moral se encarna en Seriedad, se martiriza en testimonio de la razón, brota esta luz, esta joya de la moral que son las virtudes. Aún en la Cámara de Diputados." No olvidemos que los clásicos siempre han sostenido que en el camino de la virtud es esencial el testimonio de los virtuosos. Es la causa ejemplar.
Pero para que no salten los de siempre voy a tener que aclarar que no soy democratista, ni entrista, ni nada de eso. Creo que a veces hay que dar la lucha aunque ya sepamos que perderemos.
Y lo de MIlei también me gustó. Y me gusta lo que hace Laje y lo que hace Márquez, aunque no comparta sus principios liberales y mi apoyo no pase de lo básico que compartimos.
Saludos y gracias de nuevo por el Post.

Anónimo dijo...

Anònimo de las 15:11, gracias a Dios la jerarquìa no participa, los laicos lo hacen mucho mejor. La cosa està peleada, si al obispo de Roma se le ocurriera intervenir serìa un desastre. Lo ùnico tolerable y esperable es que ls curas enseñen el catecismo en las homilias y punto.

Blas

El hipotetizador de posibilidades remotas dijo...

Existe una posibilidad, hoy muy remota, de que este proceso termine bien independientemente de los resultados de las votaciones en el Congreso.

- Si el proyecto es rechazado en el Congreso, listo. Obviamente "listo" en el sentido de que todo queda como estaba, lo cual implica que sigue vigente el protocolo de aborto no punible en caso de violación a partir de la interpretación espúrea por parte de la Corte Suprema de la ley vigente.

- Si el proyecto es aprobado por el Congreso, y aquí radica la novedad de mi idea, Macri PODRIA sorprender a todos y vetarlo, argumentando "Si yo decía que iba a vetar la ley, el tema no habría tenido la discusión que tuvo."

En ambos casos estaríamos mejor que antes de que se abriera la discusión del tema, porque ahora todo el mundo tendría totalmente clara la posición de todo el mundo, y así quienes votan a conciencia podrían elegir mejor a sus representantes, por lo menos eligiendo la lista de legisladores con menor proporción de abortistas.

Antes de que me digan iluso, aclaro que, en mi percepción, la probabilidad al dia de hoy de que Macri se decida a hacer eso es cercana a cero. Pero esa probabilidad podría aumentar significativamente si Dios se dignase darle una señal muy clara de que lo importante está más allá de la reelección, las encuestas, el dólar, etc.

Por supuesto, siempre queda la libertad de interpretar los signos para el lado erróneo, así como el signo de la resurrección de Lázaro dio pie a los príncipes de los sacerdotes y a los fariseos para decidir matar a Jesús (Jn 11,45-53) y a Lázaro (Jn 12,9-11).

Johannes dijo...

"El núcleo de los cientos de intervenciones a favor de la ley consiste en el repudio de la propia naturaleza y la reivindicación de la voluntad desnuda y omnímoda expresada en el derecho a abortar. Se niegan a los argumentos científicos, a la evidencia, a los propios principios liminares de los derechos humanos."

Si no se cree en el contenido básico de la fe según Heb 11,6: existe el Ser Absoluto, Quien nos ha creado con un alma inmortal cuyo estado luego de la muerte depende de nuestra relación con el Ser Absoluto durante la vida, entonces todo recurso a la naturaleza, argumentos científicos, derechos humanos, etc. es futil.

Si no hay un Ser Absoluto detrás de la naturaleza, tal que la naturaleza humana no es puramente biológica, el concepto de ley natural pierde no solamente entidad sino incluso el sentido que le da la teología moral católica. Para un ateo, "natural" significa "biológico", por lo que al oir hablar de "ley natural" puede responder "Un chimpancé macho alfa, si sospecha que una hembra procreó con otro macho, va a matar al bebé y se lo va a comer delante de ella. ¿De qué ley natural me hablás?"

SERGIO RAÚL CASTAÑO dijo...

Por si resulta de interés, reporto que este excelente "post" se ha "viralizado", según dicen ahora. Ya me ha llegado como de diez personas.
Y de paso he aprovechado para recomendarle el "blog" a los contactos obediencialistas que me lo habían enviado.

Anónimo dijo...

Ya quisiera yo escribir tan bien como el autor de este post. Ahora, no puedo dejar de pensar en que no hace tanto elogiaba la nonchalance del Presidente. Allí no acertó, aquí lo hace muy bien.
Hilbert

Anónimo dijo...

No sé equivoque, la punta de lanza del putimonio fue Macri, no Cretina.
Hilbert

Carlo - dijo...

Anónimo de las 15:11 - además de lo que ya dijeron sobre Cristina, solo agregar que Ceausescu, como todos los comunistas, legalizó el aborto, pero a fines de los 60 dio vuelta atrás y lo prohibió por una simple cuestión demográfica, al darse cuenta que la mayoría de los embarazos terminaban en aborto y la población envejecía y disminuía rápidamente:
https://en.wikipedia.org/wiki/Decree_770

Anónimo dijo...

Carlo,
exactamente, fue así. Y ahí sí que controlaban muy de cerca que a nadie se le ocurriera abortar. Básicamente, estaban criando ganado.
Mi punto es exactamente ese: que Cristina, Ceaucescu, o cualquiera, prohíba el aborto -dicho así, en el vacío, sin ningún contexto- a mi no me dice mucho sobre esa persona o sus ideas.

Anónimo dijo...

Johannes,
pero si ese ateo es absolutamente consistente con su declamado materialismo, tendrá que aceptar que la mente no es más que el producto de la actividad del cerebro (que es una computadora analógica por hardware biológico). Y que por tanto esa mente dependerá de los estados del cerebro. Y como el cerebro es material, sus estados dependerán de las leyes que rigen la materia, y de las condiciones de contorno. Y estas leyes podrán ser determinísticas, o probabilísticas, pero en ningún caso hay forma alguna de meter en ese modelo una Conciencia que actúe con Libertad (porque ya está todo en las leyes). Por lo cual no somos más que esclavos de la materia que pensamos lo que esta nos dicta pensar, y estos supuestos debates -para el tal ateo- no deberían ser más que una ilusión dentro un Universo que se desarrolla –inexorable- de acuerdo a las leyes de la materia.
Yo nunca jamás me encontré con un ateo que tenga ese nivel de consistencia. Siempre, de algún modo, cuelan una mente inmaterial (que no se sabe de dónde salió). Eso, y confesar a Dios, es lo mismo.

Anónimo dijo...

Anónima de las 17:43,
no se crea usted que nada le ha pasado a España con ese crimen. La tasa de fertilidad de España es de 1.35. Extinción biológica irreversible. Es probable que el Señor los esté borrando de la faz de la Tierra, y que desaparezcan para siempre, como los filisteos o los hititas.
Suerte que -por supuesto- correremos también nosotros, pobres argentos, si nos encolumnamos tras la comparsa de los pañuelos verdes.

Anónimo dijo...

Extinción o por mayor tasa vegetativa de inmigrantes de religión musulmana las sociedades europeas occidentales se volverán islámicas?

Anónimo dijo...

Así es t comparto totalmente tu postura....pero sin defender a ninguno ....Dios no está en sus corazones por eso ...
Sólo dan apertura tipo Pilato...El Señor el 13 mande su Misericordia..

SERGIO RAÚL CASTAÑO dijo...

Hablando del mal, y de las cotas de mal que efectivamente se perciben en este enfrentamiento.
La tan filosófica lengua alemana llama "sin-fundamento" al "abismo". ¿Cómo se aplica esta aproximación semántica a la cosa (moral) desde el nombre? Me parece que sin dificultad. A veces el mal ofrece explicaciones que aspiran a ser justificaciones. Compulsadas racionalmente en función del fin del hombre y la ley natural, esas razones se mostrarán falsas (aparentes) o parciales a la hora de sostener una norma o conducta. Pero digamos que, metafóricamente, tales razones ofrecen como una "saliente", que no bastan para fundar, pero que con todo quisieran fundar lo indebido. Se trata de realidades parciales y verdades a medias.
Ahora bien, ¿qué ocurre cuando la pretensión rechaza estólidamente la evidencia empírica palmaria, el argumento racional basado en principios autoevidentes -los cuales, sin otra mediación (directamente, por sí mismos) causan la conclusión-, el testimonio autorizado por la experiencia del dolor y del sufrimiento que supuestamente darían lugar a esa pretensión, y que sin embargo la rechazan (ofreciendo así el ejemplar luminoso para la conducta recta)? Pues bien, recurriendo a la metáfora aludida vemos que allí no se ofrecen "salientes", "estribos" ...ni reales ni racionales. Se abre, por el contrario, una oquedad, un vacío de ser y de verdad. Allí aparece entonces lo sin-fundamento: el abismo. El abismo respecto de la praxis, de la acción: del bien que debe ser obrado y del mal que debe ser evitado. Cuya peor manifestación es la injusticia, contra Dios y contra los hombres. Es el mal en su forma más "dura y fría", como tan certeramente expresa el autor del "post". El mal que, al no fundarse en realidad y en verdad alguna, no tiene sentido (ni aspira a tenerlo, por lo demás). El mal objetivo como un fin rabiosamente querido, con un querer pleno de odio; sin más miramiento ni consideración.
Seguramente a algo de esto se refería San Pablo con lo del Abismo de la Iniquidad. Por eso estimo que nos hallamos frente a algo ya desnudamente atroz; a algo que si no es directamente el preternatural Abismo de la Iniquidad en una de sus manifestaciones históricas posibles, por lo menos participa de él, lo prefigura, lo significa: la voluntad movida por el odio, aherrojada por propia decisión, a la búsqueda enfurecida de un mal que no tiene justificación ni redención.

Anónimo dijo...

3 de Febrero 1852. Batalla de Caseros.

Anónimo dijo...

o...25 de Mayo de 1810 si se ponen muy molestos los negadores.

Johannes dijo...

@Anónimo de las 0:29: El tema no es tan simple. Además del materialismo reduccionista que Ud describe, está el materialismo emergentista de Mario Bunge.

@Dr Castaño: A partir de "en función del fin del hombre y la ley natural," su escrito dejó de tener relevancia, e incluso inteligibilidad, para la inmensa mayoría de los partidarios de la legalización del aborto.

@Quienes han presenciado los testimonios ante los diputados: ¿Alguno de esos testimonios apeló a una variante "cautelosa" de la apuesta de Pascal? Algo así como:

Es posible que exista el Creador. Si existe, es posible que le importen las acciones de las personas humanas. Si le importan, es posible que, para Él, el embrión sea una persona humana, en cuyo caso el aborto sería para Él el homicidio de un inocente, cuya legalización sería gravemente contraria a su voluntad. Por lo tanto, para poder votar tranquilamente a favor de la legalización, un legislador debería estar SEGURO de que:

- o el Creador no existe,
- o si el Creador existe, no le importan las acciones de los seres humanos,
- o si el Creador existe y le importan las acciones de los seres humanos, los embriones no son para Él personas humanas.

Si un legislador no está SEGURO de la facticidad de uno de esos casos, la sensatez de votar por la legalización del aborto es análoga a la de hacer bromas sobre una goleada histórica que el equipo X acaba de sufrir delante de una persona que tiene gran capacidad de influenciar en el futuro de uno y de la que uno no conoce sus preferencias futbolísticas.

Anónimo dijo...

(Soy Sergio R. Castaño) Acoto que el "Abgrund" ("sin fondo/fundamento") alemán reproduce la forma terminológica de la otra gran lengua filosófica: el "ábyssos", "abythós" del griego, que significan lo "sin fondo" (el abismo). Platón utiliza la segunda forma en un sentido próximo al que le damos en nuestro comentario.

SERGIO RAÚL CASTAÑO dijo...

Estimado Johannes:
No les hablo a los partidarios de la legalización del aborto. Por lo que he dicho y aparece a la vista con ribetes de horror, estoy cada vez más convencido de que ninguna razón ha de moverlos.
No: yo les hablo a los lectores y responsables del "Blog", a propósito de este logrado "post". A ellos les propongo una reflexión sobre esta manifestación del mal en perspectiva filosófica abierta a la trascendencia; o sea, tratando de encuadrar este espantoso fenómeno de desorden humano en el plexo de lo real (ens, verum, bonum) y a la luz de la sobrecogedora metáfora de San Pablo. Nada más.

Anónimo dijo...

Johannes,
el tema no es simple, pero sí debería ser claro. Si el Universo es material, la mente sólo puede surgir de la materia. Un estado de la mente corresponde a un estado de la materia. Y los estados de la materia están gobernados por las leyes que la rigen (sean determinísticas o probabilísticas). Nada podrá estar en la mente que no haya estado en la materia. No hay forma alguna de que una mente así genere Libertad, Pensamiento Libre. Es imposible. ¿Cómo hace Bunge para introducir Libertad en ese sistema?. Estuve leyendo rápidamente sobre el 'materialismo emergente', y si debo ser sincero me pareció un palabrerío pretencioso y carente de sentido.
Y ojo, que esa mente deberá poder generar lo que entendemos como Pensamiento Humano Libre (elijo entre el Bien y el Mal). No es lo mismo que azar (digo esto porque muchos asimilan indeterminación a libertad). No puedo saber si una moneda en el aire caerá cara o ceca. Pero eso no quiere decir que la moneda esté eligiendo de qué lado caer.
Un ateo consistente tiene que aceptar que su pensamiento es esclavo de la materia. (Claro que esto es contradictorio para él, pues podrá aceptarlo sólo si la materia se lo permite…).

Johannes dijo...

Dr. Castagno, su observación de que "El mal que, al no fundarse en realidad y en verdad alguna, no tiene sentido (ni aspira a tenerlo, por lo demás)." es consistente con la posición intelectual subyacente al ateísmo, la cual parte de presuponer que la realidad, en última instancia, no tiene explicación racional (el universo comenzó a existir porque sí) ni sentido (luego de la muerte de cada uno no hay alma que subsista, en 10^10 años el sol habrá calcinado la tierra y en 10^14 años las estrellas se habrán apagado.)

En este punto uno puede recordar la doctrina definida en la Constitucion Dogmática "Dei Filius" del Concilio Ecuménico Vaticano I de "que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza a la luz natural de la razón humana a través de las cosas creadas, 'porque sus atributos invisibles, desde la creación del mundo, son claramente percibidos, siendo entendidos [Lat: intellecta, Gr: nooumena] a través de las cosas que fueron hechas.'(Rom 1,20)". Pero es claro que esta doctrina presupone implícitamente la condición "si la persona en cuestión presupone que la realidad es en última instancia inteligible por la razón humana."

Si alguien está seguro de que la realidad en última instancia no es inteligible ni tiene sentido, entonces la actitud sensata es el epicureísmo absoluto con una ética utilitarista: el robo no se legaliza porque si fuese legal los adultos no podrían vivir tranquilos, el aborto se legaliza porque si alguien llegó a adulto entonces ya no corre riesgo de que lo aborten y puede vivir tranquilo.

Es claro que una posición tal es una apuesta a que la vida humana es una chispa fugaz entre la nada y la nada. Apuesta que, notemos de paso, sería confirmada en los hechos si fuese verdadera la noción, inteligida por Scalfari de las palabras de Francisco, de que las almas de los condenados dejan de existir.

Anónimo dijo...

Don Johannes:
Un legislador cauteloso podría también hacer el siguiente razonamiento:
-es posible que no exista tal creador
-o es posible que, existiendo, no se meta con nosotros
-en tal caso, debo obrar sobre seguro: o la felicidad a mi alcance -aunque sea esta pobre felicidad de permanecer en el poder con sus ventajas- o la supuesta felicidad para después de mi muerte que provendría de un Dios cuya existencia no me consta; y como mejor pájaro en mano que cien volando, yo voy por lo políticamente correcto para no tener hic et nunc mayores problemas.
Si un legislador no está seguro de que Dios existe y le importan las acciones humanas, legislar como si estuviese seguro de que Dios existe se parece a no gritar cada gol de tu equipo esperando la gran goleada que tal vez nunca llegue.

Johannes dijo...

Volviendo al post, la "opción fundamental" conductual a favor del Bien presupone una opción fundamental intelectual previa, de creer, en el sentido de "sostener firmemente", que el Ser Absoluto y Bien Absoluto existe.

Es lógico por lo tanto que esa opción se parezca a un acto de fe, dado que presupone un acto de fe proposicional, creer que Dios existe, y es en sí misma un acto de fe personal, adherirse a Dios con todo el ser. (Los cuales son los dos sentidos de "fe" según el punto 150 del Catecismo.)

Esto está expresado en el pasaje veterotestamentario tal vez más cercano al citado por Ludovicus:

"Si no creéis, ciertamente no permaneceréis." (Is 7,9)

En el texto hebreo, "Im lo ta'aminu, ki lo te'amenu.", "ta'aminu" y "te'amenu" corresponden respectivamente a los troncos hiphil (activo causativo) y niphal (pasivo) del mismo verbo "aman", el cual significa confirmar, hacer firme, sostener firmemente algo (y del cual viene "amén"). Por lo tanto, la traducción literal es:

"Si no sostenéis firmemente, ciertamente no seréis sostenidos firmemente."

El fundamento para que uno obre bien ya desde la Antigua Alianza, y para dejar que el Bien obre en uno en la Nueva Alianza, es sostener firmemente que la Realidad Última es el Ser Absoluto y Bien Absoluto: "Yo Soy" (Ehyeh, qal de hyh, Ex 3,14) cuando se nombra a Sí Mismo y "Él causa que sea" o "Él hace ser" (Yahveh, hiphil de hvh, forma arcaica de hyh, Ex 3,15) cuando lo nombran las criaturas.

Otro anónimo. dijo...

Quiero agregar algo. El primero que permitió algo parecido al matrimonio homosexual fue Macri con la ubion civil. Llamativamente en esa época por esto mismo se peleó con Bergoglio,o mejor dicho con Michetti porque él se las tomo. Luego de esta "ruptura" con la iglesia nuestro actual presidente trajo a ravi Shankar y luego se afeito el pasado de moda bigote. El presidente casado y separado varias veces y doña Edith se mandaron varias y al final el periodista rosa Bazán tenía razon, Bergoglio es un hipócrita porque hasta un tiempito antes de ser Francisco no toleraba a los homosexuales. Mis saludos.

SERGIO RAÚL CASTAÑO dijo...

Y quiero aclarar que "abismo de la iniquidad" no aparece en San Pablo. Él se refiere al "misterio de la iniquidad". El abismo asociado con el mal y lo infernal sí aparece en Lucas y en el Apocalipsis. Sea como fuere, lo que tiene el mal de misterio es lo que también tiene de sin-fundamento. Por eso creo que vale la licencia de esta "composición" a la hora de figurar el vacío del mal.

Marcelo dijo...

Excelente.

Anónimo dijo...

"Me he dado cuenta que todos los que están a favor del aborto ya nacieron".

Ronald Reagan