miércoles, 3 de junio de 2020

Mons. García Cuerva, cuarentena y eucaristía


No cabe duda. Se trata de otra y de otra iglesia.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin dudas lo que dice es cuestionable, pero peor que lo que dice es el tono aleccionador y de bajada de línea, queriendo ubicarse en un lugar que naturalmente no puede ocupar.
Los que denuncian el clericalismo son los que más y peor lo practican, cuando les conviene olvidan y desprecian el "sacerdocio común de los fieles" (al que tanto foco le diera el CV II), que en este caso sólo les demanda el acceso a los sacramentos.
Su pobre cabeza, pero sobretodo, corazón, no les permite salir de las opciones dialécticas en las que viven entrampados.
Mejor estar lejos del poder y de los sumos sacerdotes de nuestro tiempo, ya nos lo enseñó Nuestro Señor.
Atte.,
Costia

Anónimo dijo...

Es tremendo el daño que nuestros obispos hacen al rebaño a ellos confiado.
Lo venían haciendo desde hace mucho tiempo, particularmente en esta "nueva iglesia" como la llama el redactor. Pero en esta época de reclusión se ha puesto mucho más de manifiesto: han tenido que salir a los medios, y en los medios abundan hoy los testimonios de la mediocridad y bajeza de los obispos argentinos.
¿Hacen todo esto por malicia, por mala intención pura y dura?
No está en nosotros juzgar semejante cosa.
Sólo podemos observar lo que se ve, lo que está a la vista, lo que no puede describirse sino tal como aparece, en las imágenes y en sus alocuciones. Es el pecado material (y Dios sabrá, y supongo que ellos también si se trata de pecado subjetivo y personal).
El daño que se está produciendo en el pueblo fiel de Argentina es tremendo. Y la pregunta es: ¿quedará pueblo fiel? Vale decir: quedará todavía fe tras todo esto?...
Y esto de que ¿habrá fe cuando...? son palabras que ha dicho ALGUIEN referido a un preciso momento de la historia humana, el último, cuando ese ALGUIEN retorne.

Fred dijo...

Hay tanto peligro de contagio ir a Misa, como ir a un supermercado, como dedicarse a ayudar a los demás.
Pero este personaje solo prohíbe la Misa.
¿Es un obispo o un funcionario de la ONU?

Palamita dijo...

Lo que dice este sujeto es echar al tacho de la basura siglos y siglos de práctica sacramental de la Iglesia. Todo lo que ha implicado llevar el Santísimo Sacramento a los enfermos, navegantes, combatientes, etc., este señor parece ignorarlo con una soltura de cuerpo que asombra.

Y otra vez ese chantaje moral de oponer liturgia y obras de misericordia. Como Cristo a los fariseos, les respondo “esto hay que practicar, sin descuidar lo otro”. Por lo demás, si no hago obras de caridad, en nada lo afecta al Obispo; si las presumo, pecaría de vanidad.
Sin embargo otra vez este gente, como Caifas, profetizan a pesar suyo, y vuelve a aparecer el problema de que la Divina Eucaristía termine disociándose del “cielo en la tierra” que es la Liturgia y que justamente algunos fieles la vean como algo que se consume fuera de la comunión de la Iglesia. El tema no es menor.

Anónimo dijo...

Disculpe Don Wanderer, todo lo que dice este mamarracho sobre la Eucaristía es claramente un espanto, pero lo que dice al final, aunque lo diga el, es cierto. Veo muchísimo mundo tradi preocupado por la vuelta de la Misa, pero en este tiempo de tanto hambre, no salieron de sus casas para auxiliar hermanos. Tanto a este pamchampla como a nosotros que comentamos aquí nos va juzgar Dios por lo mismo, estuve hambriento y me diste de comer...

theodidactas dijo...

El mito de la pandemia, visto por médicos españoles: https://www.dsalud.com/revistas/numero-238-junio-2020/la-sinrazon-de-las-medidas-adoptadas-con-la-excusa-de-la-covid-19?fbclid=IwAR02wpBUUIE5eY4P6gb4HeSYr-ZqdXLbsWgktPtG8HoPVGrD1YaHB12dFGw

Anónimo dijo...

Purpurado peroncho
Provincia peroncha
Papa peroncho
Todo cierra...

Anónimo dijo...

"El pobre que se quedó sin nada"... También se queda sin Jesús...
No son católicos.

Wanderer dijo...

Anónimo 14:03, es verdad lo que usted dice. Y hay otras medias verdades que también dice este obispo. El problema está allí, que dice media verdades que son las peores mentiras.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 14,53: Este sujeto que habla es algo muchísimo peor que "peroncho", me parece.
(Sin ánimo de que se pongan a comentar sobre el peronismo que francamente no da para tanto...).

Anónimo dijo...

¡Ave María!
el trasfondo hegeliano: el bien, la verdad sólo están en la COMUNIDAD, como si no existieran por sí mismos.

Anónimo dijo...

Que aprenda de los rabinos que viajaron a la Argentina a examinar si la carne kosher cumple o no con las exigencias de la religión judía.
No se amilanaron por el virus y la pandemia. Cruzaron el globo terráqueo y volaron al extremo sur de América.
Ellos predican su creencia, sin temores ni vergüenza.
Claro, ellos tienen una convicción que el funcionario de la iglesia mundialista no tiene.

Anónimo dijo...

Vivo en Rio Negro, mi parroquia abre de 9 a 16 con una persona en forma permanente que aplica alcohol en gel a los recien llegados, se entra por una puerta y se sale por otra, maximo 10 personas pero cuando fui habia solo una. El párroco atiende confesiones y da la eucaristia al que se lo solicita. Es aberrante que este obispo parezca poner en pie de igualdad la presencia real de Cristo en la eucaristia con la "presencia cristologica" (?) en el pobre.

Anónimo dijo...

No es solamenmte otra Iglesia, lo cual no cabe dudar desde hace ya muchos años con esta clase de gente.
Hay un tipo humano, un perfil moral, digamos, que resume mucho mejor esta práctica quintacolumnista -necesariamente consciente de su labor destructiva, al despreciar públicamente aqullas verdades que el catolicismo ha sostenido desde que Su Fundador las estableciera- dentro del Cuerpo Místico.
Y este perfil tiene más que ver con la innoble cuna que con otra cosa...
Pero las palabras -que algunas se las lleva el viento y a otras no tanto- que designan a esta gente, las dejo libradas a la sapiencia e imaginación del lector; tiempo no ha de faltar, con este encarcelamiento masivo aplaudido por este ordinario del lugar.

Anónimo dijo...

El Emperador Valeriano también había prohibido el culto cristiano. permítame Mr. Wanderer reproducir la Oración a san Tarcisio:
San Tarcisio, mártir de la Eucaristía, pídele a Dios que todos y en todas partes demostremos un inmenso amor y un infinito respeto al Santísimo Sacramento, donde está nuestro amigo Jesús con su Cuerpo y su Sangre, su alma y divinidad.
Los pobres tienen hambre... ¿tienen hambre de Cristo?
Las palabras de Padre Obispo deberían ser una especie de "aperitivo" para despertar en los oyentes el hambre de Dios. Déles - cómo no - el pan común, pero no los prive del pan supersustancial.
Señor Padre Obispo, hágales contemplar el valor de este manjar celestial que es la eucaristía, y que se enteren de la sustancia y la virtud que comunica al alma, y enseñeles a darle muchas gracias a Dios por la gracia que nos hizo en dejarnos la comunión para nuestro consuelo y remedio; y enséñeles a sus pobres a despreciar todos los manjares por este, que es de sustancia y virtud sobre todos los demás.
Bertram Wilbeforce Wooster

Unknown dijo...

A los tibios los vomitará Dios de su boca.
Raza de víboras.

Anónimo dijo...

El obispo de mi pueblo cuando viaja a BsAs rejuvenece, se lo feliz rodeado de politicos de izquierdas y derechas. Pero al estar entre nosotros es un amargo, mal agestado, una fiera. Y no se lo puede hablar y menos de alguna trastada de un cura raso. No me diga nada!!. Conozco muy bien a mi clero!!!. A Ud no lo conozco!!!.
Pero bueno.... es amigo del Papa y los curas y la gente agachan la cabeza.
Señor. Salvanos.
Sdos. P

Mariana dijo...

Si supiera este "seudoobispo" lo que dicen los demonios en los exorcismos de tipos como él...

Anónimo dijo...

Todos los que comentan criticando, recen para que no les toque este hombre como obispo a ustedes.

Anónimo dijo...

El pobre está transubstanciado. Ahora entendí todo, padre obispo! Hay que constuir sagrarios en las villas para alojar la Presencia Real de los pobres. Qué auténtico delirio. Qué mal que está este tipo.

Soldado Colifo dijo...

Mientras tanto hoy día Pancho Bergoglio dando una tele conferencia de la cual participa como gran potencial Fiambrola Yáñez, sobre la ecología: Parece no importarle al Sumo Pontifice que su amada Patria, en la cual tenía los ojos fijos, se hunda cada vez más en una crisis sin precedentes, de la mano con ello otras diócesis argentinas, la castrense verbi gratia, con metodologías similes sobre el ecumenismo, después los alienados de la realidad son los tradis, lefes, Etc... Me hace acordar a aquel episodio de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Sínodo discutiendo aguerridamente el color de no sé que prendas litúrgicas mientras extra muros explotaba la revolución bolchevique. Ven Señor Jesús!!!

Anónimo dijo...


Código de Derecho canónico. Canon 918: Se aconseja encarecidamente que los fieles reciban la sagrada comunión dentro de la celebración eucarística; sin embargo, cuando lo pidan con causa justa se les debe administrar la comunión fuera de la Misa, observando los ritos litúrgicos.
Pregunto: no hay misa con fieles. ¿No es causa justa pedir la comunión? Además, el CDC recomienda encarecidamente; en cambio este obispo transforma en obligación lo que es una recomendación.
Con este, ya van dos los obispos que comparan la comunión al redoxón. ¿Se puede pedir mayor frivolidad? ¿Se puede un obispo burlarse así de la piedad de los fieles?
Estos obispos son ignorantes, indoctos, frívolos y encima sin caridad.
Mario Caponnetto

Anónimo dijo...

A la luz de estas lamentables evidencias, surge la pregunta sobre qué es lo que se está enseñando hoy en los seminarios. Desde luego, la primera de las virtudes cristianas es la caridad, pero ella va de la mano con la virtud sobrenatural de la fe, la cual exige un compromiso sine qua non con la verdad. Lo que nos lleva a la necesidad de alimentar la caridad con el auxilio permanente de la contemplación, sin la cual, puede ocurrir que la caridad se termine distorsionando inevitablemente. Y esto supone una adhesión constante a la buena doctrina cimentada con el sacrificio y ejemplo de tantos santos pastores de la Iglesia a los que no tenemos que olvidar.