domingo, 9 de enero de 2022

Respuesta al dubium

 


La semana pasada, planteé una duda teológica. Como dije, no era un ejercicio retórico, sino una duda real. Y pedía a quienes eran teólogos y pudieran dar una respuesta autorizada, que nos hicieran la caridad de iluminarnos. 

El blog de Aldo María Valli publicó el artículo, lo cual dio pie a una respuesta de don Ricossa, que a su vez fue respondida por Claudio Traino, y respondido nuevamente por don Ricossa. 

Debo decir que no comparto en absoluto los criterios del P. Ricossa. De ningún modo puedo sostener que la sede de Pedro esté "privada", es decir, que de hecho no haya Papa, desde Pablo VI en adelante. Podré estar más o menos de acuerdo con Pablo VI, Juan Pablo II o Benedicto XVI, pero de ningún modo puedo dudar de su legitimidad en el ejercicio petrino.

He recibido en el blog otra respuesta a mi duda, esta vez de un sacerdote teólogo y canonista. Y me parece una respuesta plenamente satisfactoria, por lo cual le agradezco el tiempo que se tomó para redactar un texto católico, fundado en la enseñanza de los Padres, que echa luz al problema del pontificado del Papa Francisco que se encuentra por estos días está ya definitivamente al garete.


Respuesta al dubium

por León de Nemea

Voy a tratar de responder de la forma más clara y concisa posible pues yo soy teólogo. Además he estudiado ambos derechos, tanto el civil como canónico.

Un autor que creo que puede ayudar mucho es San León Magno. En sus sermones y en sus cartas habla mucho del tema de la naturaleza del pontificado. Así, en varios de sus textos destaca, como bien dice usted, que la confesión de Pedro es el fundamento de la elección de Cristo, es la fe y no la persona la que es exaltada "Tú eres dichoso porque es mi Padre quien te ha enseñado, y esto no es una opinión de la tierra, que te habría llevado a equivocarte, sino que es una inspiración del cielo que te ha instruido; y ni la carne ni la sangre te han enseñado a ti, sino Aquél del cuál yo soy el único engendrado.(...) La de nuestra fe no falla, esa fe que fue alabada en el Príncipe de los Apóstoles; y lo mismo que permanece lo que Pedro ha creído de Cristo, así permanece lo que Cristo ha establecido en Pedro" (Sermón 95). Este primer punto esencial destaca que la elección no se debe a un acto de virtud propia de Pedro, sino del Padre que, a través del Espíritu Santo, obra en Pedro. De igual modo los Papas a lo largo de la historia, cuando han cumplido su misión no se debe a un acto de su prudencia, de su virtud o de su inteligencia, sino de ese mismo Espíritu que habla en él y por intercesión del propio Pedro. Este último punto, a mi modo de ver, es el que habría que profundizar para entender mejor qué es el papado. San León en sus sermones expresa una idea muy fuerte, muy grande, que, en mi pobre juicio, no se ha explorado lo suficiente. Así, San León, en su Sermón 94, dice: "Sí hay alguna cosa que hacemos bien, es algo que obtenemos de la misericordia de Dios por nuestras oraciones cotidianas, eso es fruto del trabajo y los méritos del que, en su Sede, continúa dando vida al poder y manifestando la autoridad". Esta idea del papa San León Magno, que expresa en otros muchos sermones, tiene dos posibles explicaciones a voz de pronto. La primera es la poética, San León estaría usando un recurso poético para indicar que la Sede Romana goza de la especial protección de San Pedro. La otra es más jurídica, más real si se me permite la expresión. En una de sus sermones San León se llama a sí mismo, y parece extender esa afirmación a todos los Papas, sucesor indigno. Podemos ver aquí el ejemplo de los reyes de Israel. Dios promete a los reyes que mantendrán su trono por la promesa realizada a su siervo David. Cuando Salomón se pervierte con las idolatrías Dios le dice que le va a quitar su reino con excepción de una porción que se conservará en honor a la promesa hecha a David. Incluso cuando el reino cae e Israel pierde a sus reyes se mantiene la promesa de que a uno del linaje de David pondrá sobre el trono. En virtud de esa promesa nacerá Cristo.

Con el tema del papado podríamos ver algo semejante, el papado es conferido a Pedro por la Fe que confiesa, así pues sus sucesores son, en cierto modo, indignos herederos porque participan de lo obtenido no por sus méritos sino por haberlo heredado. Aunque aquí hemos visto que más que los méritos de Pedro es el mérito del Padre, que es quien se lo revela a Pedro.

En este aspecto, el obispado de Roma es muy particular. Si bien todos los obispos son sucesores de los apóstoles a ninguno se le trata como al obispo de Roma. A este, y sólo a este, se le llama Pedro. Al Patriarca de Constantinopla no se le llama Andrés, o Marcos al de Venecia.

La persona del Romano Pontífice está ligada, incluso sometida, a la persona de Pedro de un modo similar al que los obispos están vinculados con el propio Papa.

Esta vinculación se puede probar, en mi opinión, por tres vías teológicas. La primera ya la he tocado que es la "popular", la expresión del Sensum Fidelium que ha reconocido en el Romano Pontífice a aquél a quien Cristo puso al frente de su casa, por eso al Papa el pueblo le llama Pedro. Aquí entraría la anécdota del Concilio de Calcedonia donde se cuenta que, tras haberse leído el Tomus ad Flavianum del Papa León, todos dijeron: "Esta es nuestra fe, esta es la Fe de la Iglesia, Pedro ha hablado por boca de León.”

La segunda es la canónica, es la vía principal del Papa León, que tuvo una importante formación como jurista. Esta vía destaca la particular misión del Apóstol San Pedro y el encargo recibido por parte de Cristo en el capítulo 21 del Evangelio de San Juan. Así, los Papas, cuando cumplen su labor, actúan movidos por Pedro, así lo entiende y explica San León. En este aspecto es curioso que cuando se explica la comunión eclesial se habla siempre de estar con Pedro y bajo Pedro. Así también, el famoso adagio latino dice: "Ubi Petrus, ibi ecclesia". Aquí nuevamente podríamos hablar de una interpretación poética y una real. La primera sería decir "es una metonimia". Si esto fuera así el adagio serviría con cualquier nombre de Papa, pero no me imagino a nadie diciendo "Ubi Sisinius, ibi ecclesia" o (aunque seguro que muchos hoy lo dirían) "ubi Franciscus, ibi ecclesia". Se habla de Pedro como sujeto de la autoridad pontificia y como figura a cuya fe hay que estar unido para ser católico, no a Francisco o cualquier otro. 

La tercera es la litúrgica. En celebraciones como la Cátedra del Apóstol San Pedro, la Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán o la memoria de San León Magno los textos litúrgicos nos hablan de la importancia del Apóstol, que sigue a día de hoy cumpliendo el cometido dado por Cristo. Por ejemplo, en la antífona de las laudes de la memoria de San León Magno, así como en la antífona de la comunión (si no recuerdo mal) se dice "San Pedro, manteniéndose en la firmeza de la piedra que recibió, no suelta el timón de la Iglesia”. De igual modo podríamos ver en las oraciones colectas, antífonas, lecturas y comentarios de los Santos Padres y Doctores sobre esas fiestas para incidir en lo que digo.

Teniendo en cuenta todo esto, si Francisco es Papa no lo es por sus méritos y virtudes, sino por la fe de San Pedro, quien es el verdadero pastor de la Iglesia, el Papa sería un portavoz de Pedro, así, cuando cumple la misión encomendada a Pedro cumple su función como Papa. Que en este caso concreto haya razones más que suficientes para intuir que la fe personal de Jorge Mario Bergoglio no cuadre con la fe Católica no resta ni un ápice a su legitimidad como Papa, lo convierte en uno malo. Si se me permite un ejemplo cinematográfico a modo de broma, en la segunda parte de "Piratas del Caribe" Davy Jones le dice a Jack Sparrow que tiene que saldar su cuenta con él y servir en su barco durante 100 años tras haber sido por 13 capitán de la Perla Negra Jack le intenta decir que en realidad no se ha cumplido porque a los pocos meses su tripulación se amotinó y dejó de ser capitán. Cuando se lo va a decir a Jones este le interrumpe tajantemente y le dice:"Entonces fuiste un mal capitán, pero capitán de todos modos, ¿o acaso no te has presentado todos estos años como el Capitán Jack Sparrow?"

Aquí, mutatis mutandis, aplicaría lo mismo, Papa se es cuando uno es legítimamente elegido para ello. El sistema, como imagino que sabrán los lectores, ha cambiado mucho a lo largo del tiempo. Actualmente un cardenal que en el Cónclave se lleve 2/3 de los votos y acepte el pontificado es considerado legítimamente Papa. Que, como es el caso actual, abusa de su poder y diariamente violenta su posición e intenta vender su porquería de pensamiento como si viniera del mismo Dios, pues es, principalmente, problema suyo. Es como si un pregonero real en vez de proclamar los decretos del rey dice lo que le viene en gana, por malo que sea sigue siendo pregonero real hasta que el rey, y sólo el rey, le retire de su puesto. Mientras eso no ocurra la gente tiene lo que ya ha sido decretado y, cuando el pregonero diga en contra, la gente debe actuar según el decreto del rey, no del pregonero

Me remito aquí al magnífico artículo de Eck "Francisco, el Papa de los tristes destinos". Ese artículo refleja fielmente lo que Francisco es y, si no cambia de conducta, le espera un juicio particular muy duro.

Habiendo respondido, espero, a la cuestión planteada, sólo me queda unirme a la invitación final de Eck en su artículo de rezar por Francisco pues si al que mucho se le dio mucho se le exigirá a Francisco, que se le ha dado la responsabilidad suprema se le exigirá de igual manera.

68 comentarios:

  1. Omite todas las objeciones, aún del propio Papa San Martin I y que en Nicea no hubo papa y sí un representante de la sede Antioqueña que no estaba en comunión con Roma. Lamentablemente, ese ejercicio de la retórica-apologética en la ciencia teológica, la ha reducido a una mera argumentación a favor del más poderoso. Así estamos.

    Plinio el Joven

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Plinio,

      No entiendo muy bien a qué se refiere con los ejemplos que cita, él papa San Martín ejerció la potestad petrina convocando el Concilio I de Letrán y proclamando el dogma de la Perpetua Virginidad. El Concilio de Nicea fue presidido, en representación del Papa, por el obispo Osio de Córdoba. La presencia de representantes ajenos a Roma, como en el Concilio de Florencia, no resta legitimidad, no es como el Latrocinio de Éfeso, un pseudo concilio condenado dos años después de celebrarse por el Concilio de Calcedonia.

      Mi respuesta no ha sido un ejercicio de retórica-apologética sino una exposición con tres argumentos teológicos basados en los Santos Padres y el Sensuum Fidelium, el Derecho Canónico y la Liturgia. Si no está usted de acuerdo creo que es de justicia que conteste en los mismos términos y no con una velada acusación de servilismo al "más poderoso".

      Eliminar
  2. Muchas gracias a nuestro querido y docto y prudente León de Nemea. Una vez más, «Pedro ha hablado por boca de León». Mucho me ha gustado que en su aparato argumental diera bastante peso, como lugar teológico, a la liturgia de la Iglesia. Que la Santísima Virgen nos guarde a todos.

    ResponderEliminar
  3. En el medio de la posición un tanto sedevacantista ( a lo Gérard de Laurieurs) de Ricossa y la "legitimista" del León de Nemea, creo que hay lugar para una intermedia: la sede de Pedro está ocupada legítimamente, pero impedida de hecho por las disposiciones inidóneas de su ocupante, que le impiden ejercer su cargo. En el caso de Bergoglio, por su heterodoxia y heteropraxis permanente, su rechazo ostensible a lo católico a través de su indiferentismo religioso, su exclusiva dedicación a la política, su rendición a los Poderes terrenales.
    Es similar a lo que ocurriría si el Papa cayera en coma o se volviera demente o se lo incomunicara permanentemente: Sede impedida. Quizás algún teólogo pueda confirmar esta hipótesis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actos fallidos. Cuando un artista produce obras fallidas, no se trata de obras de arte sino sino de obras contra el arte. Y análogamente, cuando un Papa con legitimidad de origen, pero con mala voluntad, imparte malas enseñanzas y adopta malas decisiones de gobierno, tales actos no son un verdadero ejercicio de la Sagrada Potestad, sino contrarios a ella. A Bergoglio le ha faltado la voluntad de actuar como supremo Pastor de la Iglesia, conforme a las reglas de su especialísimo munus. Y el resultado son... bergogliadas.

      Pero me parece demasiado fuerte afirmar, de manera determinista, que Bergoglio está «impedido» para actuar como verdero Papa. En el momento en que decida cumplir con su oficio tal como Cristo lo instituyó para siempre y como la Iglesia lo ha venido configurando en sus aspectos más accidentales, empezará a producir actos «logrados» de gobierno y de magisterio, que gozarán de la prometida asistencia divina. De hecho, se podrían espigar algunos entre la abundante morralla de su pontificado.

      Eliminar
    2. Me parece fuerte adorar un ídolo amazónico en el Vaticano, con su obispo y una parva de clérigos importantes. Evidentemente, para usted es una anécdota.

      Urbano VII

      Eliminar
  4. No cierra la tesis de León de Nemea, al menos en su conclusión, que se desengancha de la primera parte -la confesión de Pedro como "piedra" de toque- para aceptar la legitimidad de cualquiera, fiel o no a la herencia petrina.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien sabe por qué hasta ahora un sucesor del apóstol Simón Pedro no se llama Pedro II?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá porque si bien la sede (como Antioquía y Alejandría) fue fundada por San Pedro Apóstol, a Linus I lo ordenó San Pablo. Aparte, ya los patriarcas antioqueños usan el nombre Simón.

      Shimún

      Eliminar
    2. Es por una cuestión de respeto, como la costumbre del cambio de nombre no queda arraigada hasta el s. X hubo tiempo para que la teología desarrollara lo que, con más o menos acierto, expuse en mi comentario. Si se entiende que la figura de San Pedro es la que, a día de hoy, sigue conservando el mandato de Cristo y sigue, por lo tanto, llevando el timón de la Iglesia, que un Papa se ponga el nombre de Pedro parecería una usurpación al propio Apóstol.

      Por si le interesa, como nota curiosa, los Patriarcas Armenios Católicos siguen a día de hoy conservando la tradición de ponerse en medio de su nombre "Pedro" como signo de su comunión con la Sede Romana. Por ejemplo, el actual Patriarca de la iglesia católica armenia es Rafael Pedro XXI Minassian.

      Eliminar
  6. Una observación menor y periférica: en realidad, "actualmente CUALQUIER BAUTIZADO que en el Cónclave se lleve 2/3 de los votos y acepte el pontificado, SI YA ES OBISPO (o, si no lo es, EN CUNATO SEA ORDENADO OBISPO) es considerado legítimamente Papa".

    ResponderEliminar
  7. Creo que para analizar el hoy, nada mejor que mirar atrás hacia el Ultramontanismo. (Stuart Chessman. Sociedad de San Hugo de Cluny)
    Ultramontanismo: su vida y su muerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIM:

      Gracias por hacernos conocer de esto. Para analizar, claro.-

      Eliminar
  8. Un buen paper sobre el tema es "Bellarmine and Suarez on the Question of a Heretical Pope" de un tal Robert Siscoe. Hace unos años apareció traducido en Info-Caótica (http://info-caotica.blogspot.com/2015/05/siscoe-bellarmino-y-suarez-sobre-el.html).

    Según lo que interpreto de este artículo, parece ser sentencia común de los teólogos que el Papa deja de serlo sólo al caer en herejía formal, y que es necesaria una sentencia por parte de alguna autoridad legítima/competente. Las posturas difieren en cuál sea dicha autoridad (un concilio, el colegio de cardenales, etc.), si la sentencia correspondiente es causa de la pérdida del oficio petrino o si es meramente declarativa de algo que aconteció ipso facto a causa de la herejía, etc.

    Entiendo que el dubium original del Wanderer no preguntaba por la herejía sino por un hipotético apartamiento o abandono de la confesión de Fe. Personalmente, encuentro que esta "categoría" alternativa que se propone para estudiar la cuestión es menos adecuada, ya que en cierto modo toca el fuero interno del sospechoso, del cual la Iglesia no puede juzgar.

    ResponderEliminar
  9. 1). Debo decir que es gratificante saber que el tiempo dedicado por alguien a dar una respuesta –y más allá de los comentarios que suscite- no queda borrado por un administrador del blog, sin explicación ninguna. Me lamentaba ya de no haber copiado y guardado lo de León de Nemea, para analizarlo con detenimiento luego, habiendo leído –como leí- que se reconocía como teólogo. Bien por Wanderer, aunque nos tuvo “en el aire” hasta que llegó su comentario del 9 de Enero de 2022, a 17:55 hs.

    2). Un agradecimiento al propio León de Nemea. Su aporte -y más allá de los comentarios suscitados a esta hora-, prueba que en un blog se puede hacer mucho más que un mero “Tírele a Bergoglio Papa”.

    3). No siendo teólogo, ni contando con el conocimiento que tienen muchos de los partícipes en este blog, digo que: pedirle al autor un desarrollo definitivo de lo que fueron comentarios a un pedido de respuesta, puede ser un exceso. Pero, a la vez, una invitación a la profundización del tema, tal como lo sostiene en mismo León de Nemea.-

    4). Por último y más allá de las consideraciones de cada uno, queda por ver cuál será la respuesta de cada quien, ante lo que se vive y lo que parece avecinarse.-

    Dios nos ilumine, nos sostenga, nos mantenga fieles y no permita se apague la caridad, sin la cual nada tiene sentido (1 Corintios, 13; 1-13).-

    ResponderEliminar
  10. Algún conocedor que me aclare mi cuestión: pero y si su elección NO fue válida ya que vulneró el reglamento canónico de elección; como fue confesado luego públicamente por los involucrados; lo cual lo vuelve un acto jurídico nulo o como se diga canónicamente: ¿no alcanza esto para no referirnos a él como Papa?. Pregunto y agradezco me aclaren.
    Don Sede Asintomático

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La normativa canónica actual, promulgada por San Juan Pablo II deja claro que la elección es válida incluso si se ha incurrido en simonía. Las otras cuestiones sobre pactos, acuerdos, declaraciones, etc, previas al cónclave no fectan a la validez de la elección sino a las personas implicadas, sería excomulgado el cardenal que incurriera en alguna prohibición de la Universi Dominici Gregis, actual documento que, junto con un motu proprio de Benedicto XVI, son el marco canónico actual para la elección pontificia. No existe ni la más mínima duda canónica para dudar de la validez de la elección de Francisco.

      Personalmente creo que optar por ese pensamiento es la salida fácil. A mí me ha ocurrido también. Al ver un Papa tan terrible con documentos como la Fratelli Tutti Frutti o la Horroris Laetitiae nad ame gustaría más que todo fuera un mal sueño. Pero Francisco es Papa legítimo y como católicos, creo yo, tenemos que ver qué nos quiere decir Dios con este pontificado. Yo el bien que le veo es que mucha gente se ha caído del guindo de la papolatría.

      Eliminar
  11. Hortensio Salitro (dependa est Jesuit Co.)10 de enero de 2022, 16:56

    Mas si aun nosotros o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto al que hemos enunciado SEA ANATEMA.

    ResponderEliminar
  12. Digo... ¿Se puede inventar una ley nueva en la Iglesia t hacerla mandstoria? Tengo entendido que la Sedd de Roma estuvo bajo la misma canonicidad que los cuatro patriarcados restantes. Y en todos ellos, aún hoy día, un patriarca se remueve con doce obispos de su Iglesia que lo voten (los cardenales, en el caso romano) o tres patriarcas que lo condenen. Nadie formalmente lo abrogó, así que las Actas Apostólicas siguen en pie.

    Inocencio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. «Intentemos extraer ahora un balance global. Al final del Concilio [Vaticano II], Karl Rahner recurrió a una comparación según la cual son necesarias enormes cantidades de pezblenda para obtener un poco de radio, que es lo único que importa de todo el proceso. Según esto, de toda la poderosa proclama del Concilio, lo único valioso sería el más —por muy pequeño que fuera— de fe, esperanza y amor que, a través de él, pudo conseguirse. Es muy posible que no alcanzáramos a comprender en toda su amplitud, en aquellos días, la terrible seriedad de estas palabras. De todas formas, hay una relación necesaria entre la pezblenda y el radio. Donde hay pezblenda, hay radio, aunque la relación de cantidades sea abrumadoramente pequeña. No existe, en cambio, esta misma necesaria relación entre la pezblenda de palabras y papeles y la realidad viviente cristiana. Que el Concilio llegue a ser una fuerza positiva en la historia de la Iglesia sólo de una manera indirecta depende de los textos y de las agrupaciones. El factor decisivo es que haya o no hombres —santos— que, mediante el compromiso inconmovible de su propia persona, acierten a crear cosas nuevas y vivas. La decisión definitiva sobre el valor histórico del concilio Vaticano II depende de que existan hombres capaces de hacer frente al drama de la separación del trigo y de la cizaña y den así un claro sentido a un conjunto que no puede abarcarse sólo con palabras. Todo lo que, por el momento, podemos decir es que el Concilio por un lado ha abierto sendas que, prescindiendo de ciertos extravíos y desviaciones, conducen verdaderamente al centro del cristianismo. Pero, por otro lado, debemos tener la suficiente capacidad de autocrítica para reconocer que el ingenuo optimismo del Concilio y la presunción de muchos que lo apoyaron y propagaron han justificado de terrible manera los funestos presagios de muchos varones eclesiásticos del pasado sobre los peligros de los concilios. No todos los concilios legítimos de la historia de la Iglesia han sido concilios fructuosos. De algunos de ellos sólo queda, como resumen, un enorme «celebrado en vano» 14 [14. En este contexto, se menciona con frecuencia, y con razón, el concilio Laterano V, celebrado en 1512-1517, pero sin aportar una ayuda eficaz para la superación de la crisis amenazante.] Respecto del rango del Vaticano II aún no puede pronunciarse un juicio definitivo, aun admitiendo que en sus textos hay muchos elementos válidos. Que, al final, haya de ser enumerado entre los faros luminosos de la historia de la Iglesia es algo que depende de los hombres que deben transformar la palabra en vida.» (Cfr. Ratzinger, J. TEORÍA DE LOS PRINCIPIOS TEOLÓGICOS. BARCELONA. HERDER, 1985. Ps. 452-453)
      Nicholas Krebs

      Eliminar
    2. Sigue sin quedar claro cómo un pronunciamiento posterior puede contradecir a otro previo fundacional. O es una temática menor, y por lo tanto puede revertirse o condenarse su cambio, o es nueva revelación y otra religión.

      Pipo

      Eliminar
    3. ?Es que antes del Concilio no había Fe, Esperanza y Caridad (amor)?

      Seguramente que mucho más.

      Entre otras cosas porque ello es fruto de una creencia que lo promueven. Y cuando se inculca como voluntad de Dios muchas veces es más efectivo que como una filosofía buenista, que es lo que finalmente ha quedado de todo esto. Las creencias, para ser efectivas, no pueden tener margen de duda; y la buena filosofía trae la duda.

      En cualquier caso, para "incrementar" la Fe, la Esperanza y la Caridad no es necesario destruir algo que funcionaba razonablemente bien para fabricar algo que Dios sabe si va a funcionar (no funcionó )

      Me parece de una imprudencia y de una soberbia inauditas.

      El forzar ese engendro a todos los fieles me parece de una crueldad suprema.

      Eliminar
  13. A mi no me cuesta entender que haya un Papa malo o incluso hereje (creo que ya pasó alguna vez, con Honorio), pero sí me cuesta entender que haya un concilio ecuménico malo, que es lo que muchos aparentemente creen sobre Vaticano II.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un todo: el problema no era el Sanhedrin ni solamente Caifás, todo Israel estaba en una crisis terminal. Solo el nacimiento del Mesías pudo rescatarlo... solo su segunda venida podrá hacerlo esta vez.

      Malachy

      Eliminar
  14. Jorge defiende y felicita una monja por sus años de militancia lesbica. No es una noticia trucha.

    https://www.americamagazine.org/faith/2022/01/07/sister-jeanine-gramick-letter-pope-francis-242157

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que un consagrado no puede militar en nada más que su orden o congregación.

      No se puede servir a dos señores.

      Y no importa si la militancia es homosexual o animalista o lo que sea.

      Doctrina católica y regla de la orden.

      A ver si la próxima vez el porteño la felicita por su santidad.

      No caerá esa breva.

      Eliminar
  15. Sin entrar en las profundas cuestiones teológicas aquí debatidas , me pregunto "de previo y especial pronunciamiento ".

    Si como dijo Dannels, a Bergoglio lo eligió la mafia de San Gallo; ¿qué legalidad/legitimidad puede tener desde el minuto 1 se su mandato?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado DGM:

      De previo y especial pronunciamiento: ¿quién juzga esa legalidad/legitimidad?. ¿Cuál es el órgano competente?.

      Se me hace que esa cuestión de previo y especial pronunciamiento, quedó diferida; y, no estoy seguro si hasta la sentencia definitiva o hasta que se alcance un modo anormal de concluir el proceso.-

      Sólo sé que no sé nada.-

      Eliminar
    2. Si no sabe nada, no escriba nada.

      Sócrates

      Eliminar
    3. Sócrates:

      ¿Eso es de Platón o lo escribió Usted mismo?.

      Eliminar
    4. Lo escribió Sócrates.

      Carlos Saúl Méndez

      Eliminar
    5. Carlos Saúl:

      No perdamos el sentido del buen humor. Es lo único que nos queda...

      Eliminar
    6. La legitimidad de Bergoglio no viene de haber sido elegido por los mafiosos de San Galo, sino por los cardenales de la Santa Iglesia Romana.

      El problema está en la renuncia de su antecesor.
      ?fue voluntaria? ?o fue forzada?

      Fuerza no es solo física, sino que puede ser psicológica.

      Parece que el cardenal Martini s.j., opuesto a las medidas litúrgicas de Benedicto XVI, estuvo pinchandolo respecto a su inhabilidad para solucionar los casos de pederastia, casos que, por cierto, tampoco Bergoglio ha sabido o querido solucionar.

      Es muy posible que el anciano Papa acabase admitiendo que no tenía las fuerzas o el coraje para arreglar el problema (problema que no ha creado él ) y el muy ladino y taimado jesuita le habrá espetado:

      "Pues si tu no puedes o no quieres, deja que alguien más joven y más capaz lo haga" y
      "depende de ti salvar la Iglesia de la destrucción total: !déjalo y vete!"

      Pues dicho y hecho.

      Todo estaba planeado por los conjurados.

      Entonces, si la presión psicológica de los mafiosos sobre el pobre anciano fue tal que tuvo que dimitir, es claro que esa dimisión es inválida.

      Es la presión psicológica la que se convierte en un vicio de la voluntad que hace que ésta no sea libre y por tanto es nula e invalida de pleno derecho ab initio.

      Si estoy en lo cierto, Benedicto XVI sigue siendo Papa y Bergoglio, no.

      Otra cosa es la participación de Bergoglio en la conspiración (conspiración que es realmente un golpe de Estado s.j.). Si Bergoglio estaba en el ajo o colaboró de alguna manera, es un agravante en el hecho delictivo y un pecado mortal (seguramente hay excomunión)

      Eliminar
    7. Según Henry Sire en su libro "El Papa Dictador", Bergoglio ya estaba al tanto de la inminente dimisión de Benedicto y una vez que se dio, sus panyaguados de la Mafia de San Galen no dejaban de llamarle por teléfono.
      Creo que no hay fundamento para argumentar que no es legítimo papa porque aunque haya habido irregularidades en el proceso de la elección, fue reconocido como papa por todos los cardenales y luego por el episcopado a nivel mundial y los fieles católicos, de manera que el sedevacantismo u otro argumento del mismo tipo no vale.
      A lo largo de la historia, ha habido muchos papas malos, personalmente indignos pero no por eso se puede decir que la Sede de Roma quedó vacante. A veces, como en el caso del Cisma de Occidente, no era fácil discernir quién era el verdadero papa cuando incluso llegó a haber hasta 3 pretendientes. Hubo santo que aceptaron un papa ilegítimo. Otra cosa es que los papas involucrados en pecados contra el sexto mandamiento, como era el caso de Alejandro VI, no enseñó ninguna herejía y cumplió debidamente sus sus obligaciones como papa. En el siglo IX y X, la época de"hierro" de los papas cuando hubo mucho indignos, no parece que ninguno de ellos enseñara ninguna herejía. En el siglo XVI,la convocación del Concilio de Trento y la fundación de la Compañía de Jesús se dieron bajo el pontificado de Pablo III (Alejandro Farnese) que no era ningún santo, pues celebró en el Vaticano las bodas de su hijo natural. Es cierto que la convocación del Concilio de Trento probablemente fue convocado gracias a la presión del Carlos V de Alemania y I de España. También Juan XII, considerado por algunos como el peor papa de todos y que se piensa que fue asesinado por el esposo de su amante que lo pilló in fragranti, tuvo que ver con la fundación de la Abadía de Cluny que protagonizó una gran reforma en la Iglesia, de manera que no todo lo que hacen papas malos es condenable. La Divina Providencia no abandona la Iglesia.
      Los pecados pueden ser de fuero interno de manera que sea difícil de lograr una excomunión. ¿Quién va a intentar probar que Bergoglio está excomulgado latea sententiae (cosa que se tendría que declarar) por los tejes manejos de la Mafia de San Galen? No lo veo posible.
      Si Benedicto XVI o Bergoglio es papa no es una cosa de certeza subjetiva porque se trata de una cuestión de fuero externo. Creo que esta tesis no llega a ninguna parte.

      De momento tenemos a Bergoglio para rato, por lo cual hemos de orar por él y por la Iglesia, aunque fuera de un milagro no creo que vaya a cambiar.

      Eliminar
    8. A Anónimo 12 de enero de 2022, 0:33

      Es innegable que la violencia, sea física, moral o psicológica, pueden llegar a nulificar la renuncia como acto jurídico. Sin embargo, llegar a sus conclusiones me parece desacertado. Y me lo parece porque Benedicto sigue vivo y que no hubo ninguna manifestación -de él mismo- que nos lleven a pensar que padeció esa fuerza irresistible que lo llevara a tomar tal decisión, lo que bien pudo haber sucedido apenas la misma hubiera cesado sobre su persona, ó en algún momento de estos largos años transcurridos desde entonces. Eso de que lo tienen preso en el Vaticano, píense lo que piense sobre este y sobre quienes allí operan, no me cierra para nada.-

      No niego que se actuó en contra de Benedicto XVI; los hechos estuvieron a la vista de todos. Tampoco digo que su renuncia fue incausada. Digo que: cualesquiera hayan sido las graves razones que lo hayan llevado a adoptar su decisión, no habiendo dicho otra cosa, la renuncia es operativa, valida y eficaz. Los esfuerzos de muchos para sostener lo contrario, por elaborados que sean sus argumentos, se me hacen insuficientes para considerarlos. Distinto es lo que se pueda pensar sobre el propio Benedicto, cuyas enseñanzas extrañamos, pese a que tampoco conforma a todos (cosa imposible, para cualquiera).

      En tal sentido –y, en lo sustancial-, concuerdo con lo sostenido por Thomas J. Hennigan, el 12 de enero de 2022, 8:23.-

      Eliminar
  16. Don Wander:
    “Si Francisco es Papa, no lo es por sus méritos y virtudes, sino por la fe de San Pedro, quien es el verdadero pastor de la Iglesia, el Papa sería un portavoz de Pedro, así, cuando cumple la misión encomendada a Pedro cumple su función como Papa. Que en este caso concreto haya razones más que suficientes para intuir que la fe personal de Jorge Mario Bergoglio no cuadre con la fe Católica no resta ni un ápice a su legitimidad como Papa, lo convierte en uno malo”. (León de Nemea).
    Pondero el esfuerzo del autor de estas líneas por el coraje de emitir su opinión respecto de un punto tan grave como lo es la de presentar doctrina no sólo respecto del fundamento de la autoridad del Papa en el gobierno de la Iglesia, sino también respecto de la evaluación del ejercicio que hace de dicha autoridad el actual Papa Francisco.
    Respecto a lo primero, la Tradición de la Iglesia asume como propio el apotegma acuñado por San Ambrosio “Ubi Petrus, ibi Ecclesia”.
    Pero, respecto de lo segundo, esto me recuerda otro pasaje de Efesios, 4, 5-7 donde el Apóstol sienta doctrina: “Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos: el que está sobre todos, por todos y en todos”. Donde se advierte que la unidad de la Iglesia se funda, ante todo, en la Persona de Cristo, el cual, en razón de su absoluta unidad se constituye en principio de unidad de todas las cosas. “Dios es la unidad por la cual todas las cosas son uno” (De ueritate, q. 1, a. 10, s.c. 2). Pero, si falta alguno de dichos principios de unidad, entonces la unidad de ese todo que es la Iglesia, se quebrará necesariamente, y, puesto que la unidad y el ser son entre sí convertibles: -Unum et ens conuertuntur, S. Th. III, 17, 2, s.c.- entonces también se corre el riesgo cierto de que, al tocarse la unidad esencial, se termine por comprometer gravemente la unidad del ser de lo que está unido. “Todo reino dividido contra sí mismo queda desolado” (Mt. 12,25). Lo cual se explica, porque, si “la unidad es causa de identidad”, entonces la pérdida de la unidad supondrá la pérdida de la identidad.
    Quizás se alegue, en defensa de la unidad de la Iglesia, que los cambios propuestos por el actual Papa son sólo de orden práctico y no teórico, pero no es menos cierto que, si el obrar sigue al consejo de la inteligencia, puede suponerse que los cambios en el orden del obrar implican cambios en el orden del conocer, con lo cual, el riesgo de cambios de orden doctrinal no deja de ser real.
    Respecto de lo que se debe esperar de un pontífice, se lee en S. Th. I-II, 105, 2 10m:
    “El pontífice debía poseer una memoria continua de Dios en la contemplación […] soportar las flaquezas del pueblo, […], llevar el puebloen su corazón, y en sus entrañas por la solicitud de la caridad, tener una conducta celestial por la perfección de sus obras, […] la doctrina de las cosas divinas que debe acompañar a la conducta celestial del pontífice, […] la unidad de la fe y la concordia en las buenas costumbres, porque de tal modo han de ir unidas en el pontífice estas cosas, que por la ciencia no se quiebre la unidad de la fe y de la concordia”.
    Mis oraciones por el actual pontífice.
    ¡Dios salve a la Iglesia! ¡Alabado sea Jesucristo!

    ResponderEliminar
  17. Sobre el artículo erróneo: "Respuesta al dubiun" en Wanderer 10/01/22
    No es posible resolver los problemas que se presentan en la Iglesia actual sobre la base de lo dicho por el papa León y en un artículo porque hay interpretaciones encontradas sobre la frase: "sobre esta piedra construiré mi Iglesia", porque los problemas son muchos y graves y porque no existe un magisterio desarrollado por la Iglesia sobre dichos temas que no han sido tratados debidamente en el Concilio Vaticano I (PRIMERO) ni nunca antes porque eran impensables.
    Responderé desde la ascética y mística de Santo Tomás de Aquino, Santa Teresa de Ávila, San Juan de la Cruz, y de autores católicos reconocidos como Garrigou Lagrange y Royo Marín.
    No es cierto que los papas actúen sólo inspirados por el Espíritu Santo, error fundamental del que parte el artículo.
    Todo católico recibe un organismo sobrenatural de la gracia que consta de virtudes naturales infusas (que no son las simples virtudes naturales), de virtudes sobrenaturales, de dones del Espíritu Santo y de distintas gracias.
    Los papas actúan no sólo movidos por los dones del Espíritu Santo sino en base a la fe, esperanza y caridad que son virtudes sobrenaturales y cuya moción es humana y no divina, por ello, las obras meritorias son posibles y necesarias para la salvación y no sólo en los católicos sino en los mismos papas y vemos que se enseña lo contrario en el artículo.
    Los papas designados santos lo fueron por acciones heroicas realizadas como papas y ello supone el ejercicio de las virtudes sobrenaturales que son de moción humana y no divina como sí, en cambio, son de moción divina los dones del Espíritu Santo.
    Ahora, los papas tienen una función en la jerarquía de la Iglesia.
    De manera que está en sus manos el gobierno de la Iglesia terrenal y, por lo tanto, ordenar la comunidad de creyentes al Bien Común de la Iglesia que es Cristo.
    Por lo que no es un mero pregonero y si ordena mal las cosas y la jerarquía lo permite, el mal que realiza no lo sufre él solo sino que lo sufre toda la Iglesia terrenal que pierde santidad y amor y el Mundo.
    Por lo que la conclusión necesaria del artículo expresada al final: "no se preocupen por lo que hace el papa" es una conclusión errónea y pecado grave en lo que hace a la obligación como teólogo del articulista.
    Como señalamos el católico debe defender la fe de los que la agreden. El católico debe conocer su fe para defender la misma.
    La defensa de la Iglesia terrenal de las herejías es obligación de todo católico en lo que esté en sus manos hacer.
    Sólo para los tiempos finales Cristo ha dado la orden de huir.
    Los daños a la Iglesia terrenal suponen pérdidas de almas y de vidas que se multiplican con la confusión y generan crisis en la Iglesia y en el Mundo, cismas como el alemán y el chino en proceso y aceleran los tiempos para aquella palabra y suceso que gran parte de la Iglesia se niega a mencionar pero que es fundamental en la Historia de Salvación y verdad de fe y que ocurrirá pronto, como dicen las Sagradas Escrituras.
    Buscar tranquilizar al rebaño diciendo que deben despreocuparse de los daños que genera la jerarquía y el papa a las almas del prójimo, es error y pecado grave que daña el alma del fiel que lo sigue.
    Permanecer en los templos conviviendo con las herejías facilita la propagación de las mismas y lleva a la destrucción de la fe pero, el artículo, sugiere que eso no importa.
    No vayan a aplaudir a aquellos que dicen a los hombres lo que quieren escuchar porque grave mal hace el que enseñan mal y, también, los que apoyan sin discernir pero aquellos son peores porque actúan a sabiendas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno. Gracias por iluminar mejor el tema.

      Eliminar
    2. Llegué hasta eso de que las virtudes teologales son de moción humana. Aquí escribe cada gaucho, aunque sea gallego...

      El Pulpero de la Recoleta

      Eliminar
    3. Muy buena apreciación. Entre el artículo y su comentario ha quedado claro el fundamento del magisterio de los papas y el realismo de sus actos volitivos en el gobierno de la Iglesia. Ojalá el autor pueda sacarle el jugo a estos comentarios y hacer un artículo definitivo

      Eliminar
    4. Estimado Alberto,

      En la ciencia jurídica, y también en la teológica, hay que entender bien lo que se lee antes de contestar, porque si no uno puede incurrir en lo que le ha sucedido a usted, que es entender lo que le parece sin respetar mi texto y, por lo tanto, contestar algo que no tiene nada que ver yéndose por los cerros de Úbeda. Los textos de San León Magno no valen porque a usted no le da la gana y punto, no hay justificación por su parte pues tan sólo se limita a decir que "no hay magisterio al respecto y son problemas muy serios". Es un insulto a la inteligencia del autor que planteó el dubium y de la mía que le he tratado de responder. Si hubiera magisterio y estos temas se hubieran tratado ni el autor tendría el dubium ni yo tendría que haber investigado tanto para contestar. Si fuera un tema resuelto no sería, como pretendo, el tema de mi futura tesis doctoral en Derecho Canónico si Dios quiere y mi obispo no lo impide.

      Yo no he dicho en ningún momento que el Papa actúe movido sólo por el Espíritu, no parto desde ahí. "Cuando han cumplido su misión", si usted omite, como ha hecho, esa frase, adultera mi texto. Yo no he tratado mi exposición desde la teología mística ni la moral sino desde la canónica. La afirmación que hace usted de que yo hablo de las cosas necesarias para la salvación se las saca usted de la chistera. Yo hablo de la autoridad, lo que expongo es que cuando un Papa habla ex cathedra no lo hace por su autoridad, sino por la de Dios que, a través del Espíritu, inspira al Papa para cerrar dogmáticamente un tema. No me he metido con el tratado de virtudes, acciones humanas, gracia y libertad, le pido que no se salga del tema. En cualquier caso San Pablo recuerda, en 1 Corintios 12, 3 que nadie puede decir "Jesús es el Señor" si no es por el Espíritu Santo. El mismo Cristo recuerda en el Evangelio que nada podemos hacer sin Él. Por mucho que diga usted que va a contestar con Santo Tomás o Royo Marín las cosas que usted dice, tal y como están expresadas, tergiversan sus palabras como hace con las mías. El ser humano se salva porque con su libertad responde a las mociones del Espíritu y pone por obra los talentos que Dios le ha dado, afirmar lo contrario sería pelagianismo. No tenemos nada que no se nos haya dado primero, nuestra labor, como dice San Agustín es pedirle a Dios: "Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras".

      Luego, ni el dubium de Wanderer ni mi respuesta hablan de las funciones del Papa. Se equivoca usted en la forma en la que se expresa. El Papa es el Vicario de Cristo, su función consiste en administrar el gobierno de la Iglesia en el Nombre de Cristo, no en el suyo propio. Por eso su principal preocupación sería tener una intensa vida de oración para ver qué quiere Dios, a eso se refiere San León en la cita suya que expongo. Cuando digo que es problema de Francisco no me refiero a que sus decisiones no nos afecten, sino a que él es el único responsable por no cumplir su función como Papa y gobernar según sus propios deseos en vez de los de Dios. La labor del pregonero es escuchar al Rey y no a sí mismo.

      Dos veces me acusa usted de incurrir en pecado grave con mis palabras. El problema es que, una vez más, entiende usted lo que le da la gana. Yo no invito a la gente a que no se preocupe, todo lo contrario, por ello animo a rezar por el Pontífice, para que sea fiel a su misión, es lo único que la mayoría de nosotros puede hacer, porque no tenemos línea directa con el Papa para decírselo. Con respecto a la defensa de la verdad, vuelvo al ejemplo que tan poco le ha gustado del pregonero. La frase que Wanderer destaca en negrita va precisamente sobre ello, si el Papa (Pregonero) dice A pero Dios (el Rey) dice B, hay que hacer B. Mi conclusión no es, pues "no hay que preocuparse".

      Eliminar
    5. Antes de corregir a los demás y ponerse a emitir sentencias es mejor que relea su propio comentario Althaus porque, siento decirlo, cae usted en herejía material en mi modesta opinión. Afirma "Los papas actúan no sólo movidos por los dones del Espíritu Santo sino en base a la fe, esperanza y caridad que son virtudes sobrenaturales y cuya MOCIÓN es humana y no divina, por ello, las obras meritorias son posibles y necesarias para la salvación".
      Como usted cita a autores escolásticos supongo que el significado de moción será el aristotélico-tomista (de "movere"): acción de mover. Si es así, que es moción humana y no divina la Fe, Esperanza y Caridad cae bajo las condenas del Concilio de Orange del año 529 (En especial Cn. 5,9, 17, 18, 22, sobre todo 23 y 25).
      Me quedo con sus palabras:"Como señalamos el católico debe defender la fe de los que la agreden. El católico debe conocer su fe para defender la misma.
      La defensa de la Iglesia terrenal de las herejías es obligación de todo católico en lo que esté en sus manos hacer."

      Eliminar
    6. Respuesta a un mitológico teólogo
      Al mitológico teólogo, canonista y propietario del artículo erróneo: “Respuesta al dubiun” en Wanderer 10/01/22 en respuesta a su defensa del mismo:
      No hay peor cosa que un hombre que pretende ser un intelectual y que comienza con la mentira.
      No es cierto que en mi caso me limite a afirmar que “no hay magisterio al respecto y son problemas muy serios” los que acosan a la Iglesia actual y que eso lo saben todos, no creo haber encontrado nadie que afirmara tal cosa pero podría refrescarme la memoria mencionado autores que niegan que exista una solución a los problemas actuales de la Iglesia terrenal por falta de magisterio. Lo espero… cri, cri, cri.
      Ud. trae al papa León como magisterio sin darse cuenta de que hace eso y lo niega en su comentario pero allí no estaba el error, Ud. pudo salvar su artículo y su tesis afirmando que hay en el papa León un magisterio en germen.
      Lo que no puede afirmar que los problemas de magisterio en la Iglesia pueden resolverse sin magisterio.
      Pero en mi crítica agrego, ahora, otra cosa más y es que “sin magisterio desarrollado y no en gérmen no pueden ser resueltos esos problemas”, salvo, que Dios intervenga de manera milagrosa y por eso Ud. mismo afirma: “animo a rezar por el Pontífice, para que sea fiel a su misión, es lo único que la mayoría de nosotros puede hacer, porque no tenemos línea directa con el Papa para decírselo” con lo que reconoce la necesidad de magisterio para resolver estos problemas y que el mismo no existe.
      Le recuerdo que Bergoglio cuando se opuso al matrimonio de género en Argentina hizo lo mismo que hace Ud., envió a las monjas de un convento a rezar para impedir lo que iba a pasar si no se hacía otra cosa que rezar y como no se hizo otra cosa pasó lo que debía pasar.
      O sea, Bergoglio no hizo nada porque enviar a rezar cuando se trata de problemas prácticos que deben resolver los hombres es no hacer nada fingiendo hacer algo, relacione esto con su consejo de rezar por el papa.
      Como señalé los problemas actuales de la Iglesia no los resolverá nadie (salvo milagro divino pero Dios no obra en contra de lo natural y trata al hombre con magna dignidad por lo que permite que incluso haga uso de su libre albedrío para su perdición y para la destrucción de la Iglesia y de las almas aunque quede un resto fiel) y afirmo que todos estos temas quedarán como Misterio de Iniquidad con graves consecuencias para la Iglesia y el Mundo y para las almas del gran rebaño a corto plazo.
      Así, que muy posiblemente Dios no actúe de manera milagrosa y contra la naturaleza para lograr la conversión de toda la jerarquía sino que se sentará en primera plana a ver que hacen estos necios y los dejará sufrir las consecuencias de sus malas acciones.

      Eliminar
    7. Los graves problemas de la Iglesia terrenal actual requieren un magisterio ordinario y extraordinario desarrollado para ser resuelto o no serán resueltos.
      La Iglesia no ha tratado esos temas como debía en el Concilio Vaticano I (PRIMERO) y, en este momento, es imposible que los trate con una jerarquía completamente coptada por el progresismo pues como no hay jeraquía que dictamine con autoridad suficiente en contra de lo que ella misma ha hecho y permitido, esos problemas darán lugar a una infinidad de propuestas de solución, como la que Ud. pretende ofrecer, lo que significa, en la práctica, ninguna solución.
      Por supuesto, que Ud. bien podría llegar a esa conclusión en su tesis, entonces, no sería su tesis sino la mía y le aseguro que no sería aprobada por su obispo.
      Por otra parte, la solución de su tesis que nos anticipa en el artículo y que no es una solución sino una venta de humo, será aprobada si se vende con la debida ambigüedad y falta de sinceridad que caracteriza a gran parte del rebaño.
      No significa que no deban pensarse estos problemas pero es más importante saber que son problemas creados por la misma jerarquía de la Iglesia y que la misma jerarquía de la Iglesia no tiene intenciones de solucionarlos. Para algo los han creado.
      Estos problemas de la Iglesia terrenal traerán consecuencias graves para la Iglesia, el Mundo y la salvación de las almas y ¿Qué puede hacer el resto fiel para no incurrir en pecado grave por omisión y en la apostasía?
      Rezar por el papa, afirma Ud., como primera solución.
      No dice lo que enseñó San Atanasio y la Iglesia de siempre, a saber, que no pueden convivir en un templo herejes con católicos sin caer, estos últimos, en la herejía a pesar de que lo sabe no lo dice.
      Recuerde que en la época del arrianismo San Atanasio dijo a las ovejas “les dejamos a los herejes los templos para conservar la fe” pero de ahora en más convivirán dentro de los templos los herejes y los católicos con lo que perderán la fe.
      No es cierto que sean los textos de San León Magno los que Ud. presenta, Ud. presenta algunas, no digamos citas, sino comentarios sobre textos aislados que fueron muy mal interpretados por Ud.

      Eliminar
    8. Estimado Alberto,

      Nuevamente se dedica usted en su respuesta a hablar de lo que le viene en gana. Critica sin argumentar, me falta al respeto llamándome mentiroso y pone en duda mi capacidad intelectual, me compara con situaciones que nada tienen que ver conmigo, dice que no me doy cuenta de lo que escribo y que ni siquiera son textos del Papa San León Magno lo que expongo a pesar de que claramente cito dos sermones suyos (94 y 95). No voy a entrar más en su juego, me limitaré a lo que dijo Mark Twain: "Nunca discutas con un idiota, te rebajará a su nivel y te ganará por su experiencia". Nada me resta salvo desearle un buen día. Estaré encantado de responder cualquier duda bien planteada, mientras tanto le pido, por caridad, que no insulte.

      Eliminar
    9. Otra noble y digna respuesta de su parte, León de Nemea. Hasta generosa, diría. Como las que tuvo con otros lectores, de lengua italiana inclusive.

      Y si bien “estamos muriendo y estamos aprendiendo”, como repetía mi bisabuela materna, va muy bien. Siga adelante. No se preocupe por su Señor Obispo. Sea lo que sea lo que él decida, el conocimiento es el único capital que no se pierde; y, siempre se puede compartir y mejorar.-

      Un cordial saludo.-

      Eliminar
  18. Gracias Alberto. Claro como el agua

    ResponderEliminar
  19. Leyendo y releyendo, a riesgo de darle la razón a Sócrates, me quedo con esto: ¿Cuánto tiempo podrías soportar la contemplación (sin los lentes del tiempo) de la grandeza de tu propia alma y la realidad eterna de su opción?" (La Pequeña Mary Lennox, amiga –debo suponer- de muchos de ustedes; este blog, La profecía de Castellani, comentario de Mary Lennox, 5 de marzo de 2009, 20:47).-

    Y no por rebaño tranquilizado, ni por despreocupado de los daños. Tampoco por despreocupado de las cuentas que deberé rendir, ni de las que deberán rendir otros.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo:
      Me da mucho crédito al citar una frase de Lewis como si fuera mía. No le llegó ni a los talones a Jack.
      Por otro lado concuerdo, aunque, entiendo la respuesta y la duda.
      Años ha, había dicho que casi que me hacía protestante. Hoy lucho más que nada por ser santa y por pedir Misericordia. Vivimos tiempos duros. Y se me pega la frase de que los heraldos del rey, no podemos dejar de serlo hasta que el Rey nos releve o hasta que el Rey vuelva.
      Estamos como Robin Hood y el Sheriff de Nottingham, esperando que vuelva el Rey. Mientras tanto, cada quien a su puesto.
      Atentamente
      La pequeña Mary Lennox

      Eliminar
    2. Estimada Mary Lennox:

      Me sorprendió, y, me hace feliz su respuesta. No sabe cuánto!.

      Cité la frase como si fuera suya, pues también la considero suya.-

      Como suya pues pretendía llamar la atención; y, a la vez, desviarla, al menos momentáneamente, de lo que pareciera tener buenas intenciones, pero termina siendo muy dañino. Considero que por mayor gravedad o seriedad de tenga un asunto, nada justifica cualquier medio -ó modo de tratarlo-; y, mucho menos, agraviar, insultar y/o humillar a quien se elige como interlocutor. Algo que –considero- suma confusión y daños.-

      Si fuéramos capaces de poner la mirada en cómo nos veríamos en otras circunstancias, no sólo veríamos la belleza a la que fuimos llamados, sino el Amor por el cual -y hacia el cual- fuimos llamados, como la seriedad y gravedad de nuestra opción. Me dirá que no es el sentido exacto de la frase, puede ser. Pero lo Perfecto no puede crear algo imperfecto; y, aún lo imperfecto es llamado a la Perfección.-

      La frase la considero suya, aunque sea parte de su transcripción. Fue Usted quien supo citarla y traerla a colación, más allá de las razones que la hayan movilizado, en el tiempo en que lo hizo. Y vea, parece que todo fuera un tiempo presente, pues aquí estamos: nosotros, escribiendo sobre la misma; y, otros, quizás muchos de aquellos amigos a los que Usted se dirigía, recordándola y rumiándola, aunque sea en silencio.-

      Que no le llega a los talones a Jack, dice: no veo que sea importante. Quizás no lleguemos a los talones de muchos, pero ese no es el fin. El fin es llegar a los pies de Aquél que es el único Camino, Verdad y Vida, aunque sea llorando como aquella mujer que se arrojó a sus pies, los beso y los perfumó con su más costoso perfume. Probablemente, para cada uno de nosotros, ese perfume sea lo que nos resulta -ó nos resultó- más costoso, más duro, más doloroso; ¿quién no tuvo su noche más amarga y no vertió –desconsolado- auténticas y copiosas lágrimas?. Del mismo modo, de rodillas, lo haremos todos, por más duro, poderoso, docto o sabio que se crea cualquiera.-

      No sé dónde se encuentra Usted, geográficamente hablando, pero por acá somos todos “protestantes”; protestamos por todo. Y, tenemos más de un Hood Robin (no Robin Hood), más de un Juan Sin Tierra y más de un Sheriff, que nos agobian con impuestos y gabelas de todo tipo (acá, a mí al menos, además, me van a volver a acusar de anglófilo...).

      Pese a todo y empobrecidos, sabemos que estamos de paso y que peregrinamos a una Patria superior, pues esperamos al Rey. Y, esperamos no ser repudiados por el Rey, aunque debamos ser acrisolados por el fuego, pues su Justicia no está exenta de Misericordia, ni su Misericordia exenta de Justicia.-

      Siga buscando la santidad y esa Misericordia. En la Cruz, en la hora más terrible y oscura, Jesús clamó: “Padre: ¿por qué me has abandonado?!!!. Pero, tras ello, agregó: “A Ti, entrego mi Espíritu”; o sea, pese a clamar por sentirse abandonado, se abandonó al Padre.-

      Me sé lejos de la santidad; pero confío en su Misericordia y hago lo posible por ganarla. Ruego a la Virgen, a San José y a todos los santos, me asistan, pues la batalla no cesará hasta el momento en que deba entregar mi vida al Creador.-

      En eso estamos: cada quien en su puesto. Pero, sabiendo que no estamos solos; aunque la noche sea muy oscura, aunque seamos pocos a la vista. Hay todo un ejército que lucha junto a nosotros.-

      Nuevamente: gracias!. Que Dios la bendiga, la sostenga y la mantenga fiel. Ruegue por mí!.-

      Eliminar
  20. Perché nessuno parla più dello Spirito Santo?
    Ne deduco che nessuno crede più al fatto che egli assista i cardinali in Conclave.
    Neppure il teologo con il nom de plüme di Leon de Nomea sembra crederci.
    Ma allora ce lo dicano chiaramente e facciano “mea culpa” di quanto ci hanno detto sinora.
    Nel suo articolo il suddetto teologo si limita a dire che:
    1) il papa attuale è stato legittimamente eletto, avendo raggiunto i due terzi del voto,
    2) egli è stato eletto indipendentemente dai suoi meriti personali, che sembrano non esserci,
    3) essere inadeguato è “principalmente” (sic) affar suo.
    Ebbene, io non ci sto.
    E’ anche affare nostro!
    Anzi, più i suoi insegnamenti si differenziano da quelli del suo predecessore e più diventano affare nostro.
    I fedeli debbono sapere chi seguire.
    Specialmente ora che papa nuovo e papa vecchio sono compresenti e le differenze più marcate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro Giglio,

      Per favore leggi la risposta che ho dato ad Alberto e applicala a lui. Prima di rispondere impara a leggere con attenzione, perché quello che commenti non ha nulla a che vedere con il mio testo. Dalla tua risposta in italiano al mio testo in spagnolo traggo due possibili conclusioni, la prima è che non parli spagnolo e quindi qualsiasi commento è un atto di incoscienza perché risponde a ciò che non capisci. La seconda è che lo parla e tu commenteresti in una lingua che potrei non conoscere, il che è irrispettoso, considerando che il tuo commento suggerisce che non credo nello Spirito Santo. Se leggete attentamente il mio testo, vedrete che metto in chiaro che lo Spirito Santo è colui che illumina il Papa quando è fedele alla sua missione. Una delle frasi del testo dice letteralmente: "ma di quello stesso Spirito che parla in lui"

      Eliminar
  21. "sí cuando cumple la misión encomendada a Pedro cumple su función como Papa".
    Aunque a muchos merezca duda, es curioso que la último de los Papas de san Malaquías, del cual no hay lema, se diga:
    "En persecución extrema, en la Santa Iglesia Romana reinará Pedro el Romano quien cuidará a su rebaño entre muchas tribulaciones, tras lo cual la ciudad de las siete colinas será destruida y el Juez Terrible juzgará a su pueblo". Perfecta alusión a la adhesión a la cátedra Pedro y no a Jorge Mario Bergoglio, aunque igual podríamos decir de las numerosas heterodoxias de Montini, Wojtila y Ratzinger.

    ResponderEliminar
  22. Me parece excelente la respuesta a los dubia. Sólo quisiera añadir alguna pequeña reflexión dentro de mi ignorancia. Desde hace muchos siglos confundimos y mezclamos continuamente, incluidos los coronados por la tiara, el cargo con la persona, sus funciones fundamentales con las accesorias e históricas, las de derecho divino con el humano, los actos como pontífices con los actos personales del titular, hasta el Papado con la de Jefe de Estado (en 50 años dos veces se sacrificaron los católicos franceses a la política internacional de la S. Sede: con León XIII y con Pio XI y por una vez se opuso un jesuita al desmán, el card. Billot).
    La Edad Antigua y Media más o menos los pudo lidiar porque instintivamente los separaba pero por desgracia no nos dejaron un corpus de respuestas cohesionadas asentadas firmemente en la S. Escritura y la Tradición sino que eran ad hoc por lo que el tipo de dudas de Wanderer y de reflexiones sobre su solución que nos ofrece León de Nemea son de gran mérito y necesidad en nuestros tiempos. Por todo lo dicho, se lo agradezco enormemente a ambos.

    ResponderEliminar
  23. Muy valiosa la entrada y el tiempo dedicado a la profunda reflexión. Sin embargo, no resuelve el problema planteado por Wanderer en su interrogante inicial. La teología romana desconoce que el papado tal como lo conocemos ahora es una construcción cultural y política que se quiere presentar como una evolución progresiva de la figura de Pedro. No se puede pensar el papado exclusivamente como un desarrollo teológico al margen de los choques institucionales propios de Roma con los francos, y sus desarrollos monárquicos, la aparición de las ordenes mendicantes, que pareciera que entendieran que los mil años previos de cristianismo no cuentan, así como el desarrollo de la teología escolástica, que poca a poco con su rigor normativo, cerceno la experiencia paradisiaca del cristianismo apostólico y dio a entender que la teología era un asunto de formación universitaria y de escuela y no de ascesis, oración y mística. A todo lo anterior se suma el clericalismo, cuyo ápice es el papado, como institución devoradora de territorios y de posibles pautas de diversidad cultual al interior del cristianismo. La teología latina, constructora del papado, es la fuente que dará origen al humanismo secular, cuyas derivas llevarán al humanismo ateo, utópico y nihilista, cuya expresión ecléctica se llama Francisco-Bergoglio. La santa liturgia o Misa, tiene que ser devastada y aniquilada por los burócratas de Roma, como por herejes como Lutero para apartar a los laicos de los dones del Espíritu Santo. La obra de destrucción lleva siglos, pero Cristo sigue presente en los sacramentos válidos que se celebran en todas las comunidades tradicionales del mundo. El legalismo no es la fuerza que mueve el Amor de Dios y de la experiencia eclesial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Menudo cacao mental que tiene usted!

      Será mejor que no mezcle las churras con las merinas, elija una línea de reflexión y llevela hasta el final sin ser exhaustivo, que cansa.

      Con la humildad de Cristo y todo por Su gloria.

      Eliminar
  24. No parece tan complejo. Ocurre lo mismo que sucede con cualquier obispo cuando sostiene doctrinas heterodoxas: por hacerlo no parece que se cuestione su legitimidad. Pues apliquemos lo mismo al Papa que sea, y punto. Y cuando las diga, oídos sordos.

    ResponderEliminar
  25. Me gustaría preguntarle algo al autor.

    Yo considero que el Papa debería dedicarse a ser obispo de su diócesis (Roma) y no a ser un CEO de la Iglesia universal. Sus intervenciones de gobierno universal deberían ser muy acotadas. Supongo que San Pedro se hizo obispo de Roma para ocuparse de su comunidad, no para inmiscuirse en nimiedades de otras diócesis.

    ¿Estoy muy errado?

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Javier,

      Está usted muy en lo cierto. Durante el primer milenio el Papa, como bien indica usted, se dedicaba principalmente al cuidado de Roma. Sus intervenciones hacia otras partes de la Iglesia eran muy limitadas. Se dedicaba a resolver problemas gordos que requerían de su autoridad. La iglesia latina tiene un problema muy serio de centralización en Roma. Asuntos que en las iglesias orientales se resuelven a nivel local, como la elección de obispos o las dispensas de la edad de la ordenación en la iglesia latina tienen que ser resueltos en Roma. Yo creo firmemente que la iglesia latina debería descentralizarse y dividirse en patriarcados latinos o primados de un modo semejante a las iglesias orientales. Así se descongestionaría notablemente la labor administrativa y se evitarían tiempos de espera infinitos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su respuesta.

      Eliminar
    3. !Ojalá fuera un CEO de la Iglesia Universal!

      Al menos creería en algo.

      Sus nuevos dicasterios e iniciativas sobre el desarrollo económico y la ecología... , actividades que no son religiosas, indican claramente que él se cree un Jefe de Estado secular; probablemente peronista.

      !Acabaremos viendo una cámpora!

      Sí; cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo...

      Pero hay que verlo desde un punto de vista positivo:

      Mientras se distrae con sus juguetes nuevos, se olvida un poco de la Santa Iglesia de Cristo, que va a acabar mártir, si no loca de remate.

      AMDG

      Eliminar
  26. Estimado Wanderer, colaboradores y lectores, sepan disculpar estas mínimas reflexiones.
    Se trata de que se ha alcanzado el punto en el que es ineludible pensar el papel del papado en el desarrollo de la crisis que afecta especialmente a la Iglesia Latina. 1- El problema es el rol absolutamente desmesurado que se le ha permitido alcanzar a fuerza de intromisiones político-temporales, tanto en un sentido como en el otro, que lo han llevado a defenderse por medio de acrecentar o afirmar su autoridad. Es por ejemplo el caso de San Juan VIII, papa romano, obligado a coronar a Carlomagno, tras haber logrado reunir nuevamente a la Iglesia Romana con los patriarcados orientales.
    En otros casos, y los más frecuentes, la búsqueda del poder político mediante la tiara se cubre con falsas legislaciones tales como la Donatio Constantini, y similares que florecieron en el periodo de la lucha entre güelfos y gibelinos.
    Y, a posteriori, con inclusiones de “cánones” más tarde codificados hasta llegar a ser una “legislación” exuberante, insana y sin escapatoria, que vuelve a estas cuestiones en verdaderas trampas “jurídicas” y que tienden a sustituir la vida del espíritu por el predominio de la letra… y la teología por el derecho.
    Sabemos de modo indubitable, que mientras “la letra mata, el Espíritu vivifica”, entonces conviene recordar que, en la existencia de la Iglesia, la organización canónica (si bien necesaria) se corresponde con el aspecto -o nivel- más externo y modificable, en tanto que aporta a la organización ostensiblemente humana (la más precaria) del cuerpo eclesial.
    2- En tanto que el extendido mal que afecta a casi toda la Iglesia occidental, generado desde los niveles principales (el pescado se pudre desde la cabeza), resulta ser la ocasión de la aparición de innúmeras fracciones, muchas de ellas (no todas) con un sincero convencimiento de ser “continuadoras” de la Iglesia verdadera, lo que agrega en la practica un mundillo de “eclesiolas” derivadas en gran parte de dudosísimos linajes episcopales, que se justifican en nombre de teorías altamente delirantes para “Salvar a la Iglesia”. La Iglesia no necesita que la salvemos, nosotros necesitamos ser salvados.
    Las especulaciones “canónicas” en las que se basan esas organizaciones “eclesiásticas” carecen -en efecto- de toda encarnadura respecto del Cuerpo Místico del Señor, puesto que equivocan la fuente teológica (mística) del organismo vivo que es la Iglesia, derivada de la incesante vida interna de Amor de la Santa Trinidad que desciende al hombre para volver en forma de plegaria, adoración y culto (perikhoresis).
    La Encarnación de Dios Hijo, Jesucristo, nos permite participar realmente de la Vida Divina y alcanzar, en nuestra precariedad, la santidad.
    Dos buenos textos al respecto y fácilmente asequibles, son los de Dom Odo Casel OSB “El Mysterio de la Ecclesia”, y el del padre Ivan Kologrivof SJ “El Verbo de Vida”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Anónimo 13 de enero de 2022, 23:42

      Discúlpeme Usted también. Soy duro de entendederas…¿vio?.

      Teniendo presente los males que denuncia en sus apartados 1) y 2); y, siendo que su conclusión reside en que: “La Encarnación de Dios Hijo, Jesucristo, nos permite participar realmente de la Vida Divina y alcanzar, en nuestra precariedad, la santidad”, más allá de los textos que cita y a los que nos remite, pregunto:

      a).- Debo entender que la Iglesia (Latina, dice Usted), no tiene arreglo ó que carece de sentido?

      b).- ¿Sólo la Encarnación del Dios Hijo, Jesucristo, nos permite participar realmente de la Vida Divina y alcanzar, en nuestra precariedad, la santidad?. Así: ¿sin más?.

      Desde ya, le agradecería me amplíe sus conceptos.-

      Muy agradecido, de antemano.-

      Eliminar
    2. En realidad mis humildes notas terminaban del siguiente modo.
      Mi "analfabetismo" digital, ante el pedido de recort<t el texto me lo hizo dividir en dos envios de lod cuales el segundo, sin duda, fallo.
      Ruego disculpen que este texto haya quedado "anacoluto".
      -----------------
      3- Desde este punto de vista no tiene sentido buscar soluciones “canónicas” ni escarbar en la miríada de “cánones” para hallar una salida. Esta se encuentra en una vida de fe (de Una Fe que es Vida), realizada en la plegaria y de la asistencia -si es posible- al legitimo Culto Divino, aun cuando este se consiga en una legitima Iglesia Ortodoxa.
      De la lectura de los textos de los antiguos Padres y de los comentarios que hacen a los Evangelios, sacaremos elementos para guiar nuestras vidas. Y dejemos de sufrir la tortura acerca de la posible herejía o de la presunta demencia de Bergoglio.
      En la historia de la Iglesia, muchas veces se presentaron situaciones similares a las de nuestros tiempos, basta pensar en el iconoclasmo, en el arrianismo, y otras herejías que también duraron mucho tiempo. Es también verdad que en algunos casos estos errores tenían el apoyo del poder temporal, o de algún patriarca (y hasta de todos ellos). Tenemos el ejemplo vivo de San Atanasio, que abandona los templos contaminados a los herejes, y de los fieles romanos que no se rindieron a las herejías carolingias y tenían únicamente comunión con algunos aislados monasterios occidentales ortodoxos.
      Mi opinión, (y es simplemente MI opinión, pero que puse en práctica hace ya muchos años cuando se impuso el “nuevo” Padre Nuestro) es que no se puede tolerar cualquier cosa, torciendo y retorciendo la conciencia para permanecer en “comunión” con quien no quiere estar en comunión con la Tradición de la Iglesia.
      Costa


      Eliminar
    3. Costa:

      Resulto ser el anónimo de 1:51 hs.

      “Buho” nocturno a mi pesar, más con el clima que nos regala Buenos Aires.

      Y no se haga problemas, su “analfabetismo” digital, no sólo lo comparto, sino que puedo llevarlo a niveles de “analfabestialismo” digital. No problem!

      Respecto de lo que opina. Opinión por opinión (y dado que el conocimiento parece no encontrarse de modo certero, ni siquiera entre los expertos), entiendo que uno debe procurar ser fiel a la enseñanza recibida. Me refiero a la sana enseñanza, sea de La Biblia, el Santo Evangelio, los Santos Padres y Doctores de la Iglesia; y, sea la de nuestros padres, quienes sin ser doctos –ni mucho menos- tenían una perspicacia y un sentido común del que hoy no parece abundar; y, por sobre todo, más que con palabras, predicaron con lo que hicieron de sus propias vidas, aún con sus límites y errores.

      Podemos no tolerar cualquier cosa, pero debemos evitar suponer que somos los únicos portadores de la Verdad. Como evitar suponer que somos los únicos justos, o ser el único justo.

      Pero, sobre todo, preservar en la oración; y, en la medida de lo posible, alimentarnos con el Cuerpo de Cristo y no hacer de nuestra vida una contradicción, una amargura y un egoísta aislamiento. Si así fuera, todo milagro será posible, lo veamos o no. Aunque estemos convencidos que “La ortodoxia de ayer es hoy herejía; y la herejía de ayer es hoy ortodoxia” (me remito a la película –que ya “desapareció”, de esta página- y al valioso comentario –y trabajo- que nos compartiera Jack Tollers, en el día de ayer).-

      Le repito, también lo mío es opinión.-

      Un saludo cordial.-

      Eliminar

  27. Al Anónimo de 15,58
    Comparto su opinión y la valoración que hace de los ejemplos recibidos, incluyendo por supuesto a nuestros antecesores. Recuerdo muy especialmente a un anciano inmigrante europeo, que cuando le interrogue en mi lejanísima adolescencia acerca de cómo hacían para cuidar su alma sin poder recibir normalmente la atención de un sacerdote me respondió: - ¡Subíamos a la cima de los montes para clamar el auxilio de Dios y a llorar por nuestros pecados!
    En realidad, mi reflexión se dirigía a liberar las conciencias del constreñimiento “papocentrico” y de la tentación de lo que llamo “eclesiolas”, y conducir nuestra vida de acuerdo a la Tradición de los Santos Padres y a la asistencia “posible” al legitimo Culto Divino.
    Gracias.
    Costa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agradecido, soy yo.

      Y, es así Costa. Hemos olvidado cómo se las debían rebuscar muchos de nuestros antepasados y no padecían tantos “traumas”.

      Por otra parte, siempre tengo presente un consejo recibido, aunque no recuerdo si atribuido al Padre Meinvielle ó al Padre Castellani: “Si querés ser un buen católico, cuidáte de los curas”.

      Por supuesto, benditos sean los buenos curas; y, bendito sea Dios si nunca nos faltan. Pero, hay que asumir lo que se vive; y, saber que tampoco es fácil ser cura, ni lidiar con la gente que se debe lidiar. Tanto por unos como otros, la Iglesia parece ser parrilla de radiador de un automóvil en movimiento: se le pegan todos los bichos.-

      Le pido disculpas, por haber redactado de un modo no correcto. Sumar un punto y coma, al final de una oración que seguía a otro, no es lo que procede.-

      Un saludo muy cordial.-

      Eliminar
  28. Después de haberme leído los dos artículos y todos los comentarios, concluyó:

    BERGOGLIO es un papa pésimo, malo, heretico, enemigo de la fé y amigo del mundo. Tal vez no legítimo por las irregularidades tanto por el modo y las causas de la dimisión del anterior. Pero papa es. Todo el mundo, católicos o no, lo tienen por tal. Entonces democráticamente hablando también lo és.

    Pero... Eso es peor todavía. La verdad es que sería muchísimo mejor para la Iglesia que fuese muy sencillo defenestrarlo pública y universalmente.

    Porque es mejor para la Iglesia no tener papa que tener un BERGOGLIO. Hubo otros que fueron malos, casi diría que nefastos, pero como Jorge de Baires... Ni mamados, literalmente.

    Y digo que es peor porque se lleva puesto todo con la anuencia de todos. Incluso el "prestigio" de la Iglesia, o lo que quedaba de él.

    En ese sentido es nefasto Jorgito, "no entra ni deja entrar" porque una institución susceptible de ser gobernada por engendros como el porteño no merece la menor atención.

    ResponderEliminar