jueves, 25 de septiembre de 2008

Otra de Benedictus


La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha hecho público que el Santo Padre ha nombrado nuevos consultores para la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, presidida por Monseñor Guido Marini.

*

Se trata de: Monseñor Nicola Bux, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe y amigo personal del Papa Benedicto XVI, que suele escribir artículos muy interesantes sobre la Sagrada Liturgia; el Padre Uwe Michael Lang C.O., Oficial de la Congregación para el Culto Divino y autor del libro "Vueltos al Señor. La orientación de la oración litúrgica" cuyo prefacio fue escrito por el Cardenal Ratzinger; el Padre Paul Gunter O.S.B., docente en el Ateneo Pontificio San Anselmo y miembro del consejo editorial del nuevo periódico Usus Antiquior; el Padre Mauro Gagliardi, docente en el Ateneo Pontificio "Regina Apostolorum"; y el Padre Juan José Silvestre Valor, docente en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz.

*

Sin duda, podemos esperar que los nuevos consultores realicen valiosos aportes al excelente trabajo que, hace ya casi un año, está realizando Monseñor Guido Marini en las Liturgias del Romano Pontífice. En este sentido, tanto Monseñor Bux como el Padre Lang, que son probablemente los dos más reconocidos, se han mostrado en sus diversas intervenciones, muy cercanos al pensamiento del Papa Benedicto XVI en lo referente a la Sagrada Liturgia.

*

A la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice le corresponde, según la Constitución Apostólica Pastor Bonus del Papa Juan Pablo II, "preparar todo lo necesario para las celebraciones litúrgicas y otras funciones sagradas que celebre el Sumo Pontífice u otro en su nombre, y dirigirlas según las prescripciones vigentes del derecho litúrgico"(Pastor Bonus, 182, §1).

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Vengo siguiendo en silencio éste blog del que me hablaron bastante. Debo confesar Wanderer que fastidian las entrelíneas de usted y de otros por el estilo. Ahora parece (según algunos como usted, excitados por las tolerantes medidas del Papa) que Benedicto enmienda la plana a no sabemos qué crasos errores , no diferencias de forma y estilo no sino de fondo del admirado (salvo por usted parece) Papa Juan Pablo, siempre reconocido por el gran Benedicto y una y otra vez propuesto por él como el gran ejemplo que marca el camino de la iglesia actual. JPG

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Uwe Lang fue citado como autoridad por un servidor hace unas semanas. Es el adalid de la misa "versus Dominum", y sostiene -y prueba- en su libro que nunca fue normatizada, hasta el año 2000 por el Magno, la Misa de cara a los fieles.
¿Preanuncio, quizás, de la reforma de la reforma, y la celebración, al menos del Canon, "versus Dominum"? Dios lo conceda.

EL SEPTIMO REY MAGO dijo...

Solve et Coagula

El Septimo Rey Mago

Anónimo dijo...

Don Wanderer, en su defensa, declaro ante JPG y demás papólaraltas y cultores Juanpablianos, que no admiro a Wojtyla, quien fue probablemente uno de los peores y más nefastos Papas de la Historia de la Iglesia Católica. Benedicto lo pone como ejemplo por razones puramente diplomáticas, y para tapar las vergüenzas notorias de su antecesor, y lo hace en cuestiones meramente morales o sentimentales, pero hace absolutamente todo lo contrario en los campos más afectados por la crisis eclesial: litúrgico, disciplinar y doctrinal (empezando por hablar de modo inteligible y claro para los fieles, y no con circunloquios y retruécanos ad nauseam, como el polaco). AL.

Anónimo dijo...

Tengo que aclararle al señor que firma como AL: desde ya que no idolatramos al Papa Juan Pablo ni tampoco le defendemos como un gran Papa, y si fue mejor o peor que otros eso lo dirá la Iglesia, y la Historia y nosotros tan tranquilos. Pero no escribi por eso ni de su su magnitud como persona histórica o como líder o conductor. No le diremos tampoco “el Magno” como hacen algunos que son muy dueños pero no dejan de ser un poco fanáticos. No; ni tampoco decimos que en nada se haya equivocado, ni de Juan Pablo ni de nadie, fíjese usted. Lo que decimos es que en este blog The Wanderer en este ultimo caso y en otros anteriores ya parece que se ha pretendido levantar a Benedicto contra Juan Pablo y eso es una memez que me perdonen. Y la prueba de que se traen cosas contra Juan Pablo esta en lo que dice AL que no quiero repetir. No sera quizás The Wanderer que lo diga pero presenta las cosas de un modo que luego algún disparado se desata. Y con perdón de nuevo, AL, que lo suyo es lo que le dije una real tontera. Que además de decir lo que dice del Papa Juan Pablo, usted explica el reconocimiento tan marcado de nuestro Papa Benedicto a su predecesor como una especie de arte de diplomacia, me cuesta hasta escribirlo lo que en verdad interpreto. No aclare más que oscurece, ni defienda de ese modo al Papa Benedicto. Y si aún si fuera así, pura obsequiosidad, lo que rechazo ¿Qué sabe usted? ¿Con que vara dice “esto lo dice el Papa por cumplimiento, esto por convicción? Vamos, hombre, no puede dar usted ni nadie un solo ejemplo concreto en que Benedicto haya criticado, contrariado, corregido a Juan Pablo II o a otros Papas; o que haya quitado lo que hayan puesto. No que haya mejorado, o renovado o variado, o cambiado algo accidental: dígame usted si ha cambiado algo de lo sustancial del Papa polaco que a usted tanto le pesa. Disculpen el tono, pero hay cosas que valen. JPG

Anónimo dijo...

Estimado AL, te fuiste de mambo, Benedicto tuvo el apoyo del polaco y no te olvidés que el Hamletiano Montini lo nombró Obispo primero y Cardenal después.

Pier Paolo Passolini.

FR dijo...

No es cierto que Benedicto XVI nombre a Juan Pablo II por razones meramente diplomáticas. De hecho, han trabajado juntos durante muchos años, se han tenido confianza, han sido amigos y han compartido una visión... basta volver la vista atrás. Ratzinger siempre estuvo con Wojtyla, y Wojtyla siempre con Ratzinger. "Doy gracias a Dios por el Cardenal Ratzinger, es un amigo de confianza" escribió Juan Pablo II en su último libro...

Comentarios como el último dan asco por su falta de amor al Papa y a la Iglesia. Porque algun Papa no podrá gustarte un poco... pero hablar así de cualquiera de ellos demuestra por dónde te pasas a la Iglesia...

Anónimo dijo...

Estimados:

Podemos no simpatizar con las líneas litúrgicas por las que se guío el Papa polaco (de hecho, yo no simpatizo para nada). Pero decir

"fue probablemente uno de los peores y más nefastos Papas de la Historia de la Iglesia Católica"

es una muestra de bruta ignorancia de la historia de la Iglesia y de un odio y resentimiento a quien fuera Vicario de Cristo.

Por otro lado, traten de recordar que línea doctrinal seguía Ratzinger en la época del CVII y el papel que tuvo Wojtyla en el adoctrinamiento del alemán.

Salut

Don Calabresse

Anónimo dijo...

Estimado JPG, le podria dar muchos ejemplos de medidas adoptadas por Benedicto que una dirección opuesta a la de su antecesor (puso bajo el foco al CVII, denunciando que con frecuencia -no podñia decir, "casi siempre"- se lo ha interpretado en forma heterodoxa, condenando esa lectura y llamando a una hermenéutica tradicional (algo que el polaco jamás hizo ni con ese énfasis, ni con esa solemnidad, ni con esa inteligencia; fulminó al cura Marcial Maciel, que era protegido del polaco; puso en caja a los franciscanos de Asis, donde el polaco hizo de las suyas en los aquelárricos encuentros irenistas; echó a Piero Marini, modernista que JPII mantuvo iempre como maestro de ceremonias, que hizo de las liturgias Papales espectáculos circenses cuando no sacrílegos, con aval Wojtilyano; liberó la Misa tradicional diciendo que jamás estuvo prohibida, algo que el polaco no tuvo el coraje de decir jamás; intentó poner en caja a los neocatecumenales, sobre los cuales JPII jamás dijo nada; su encíclica sobre la Esperanza es una refutación de la Gaudium et Spes, y en ella el CVII no se cita ni una vez, mientras que el Polaco no parecía conocer otra cosa que ese concilio; Benedicto habla de Dios, el polaco hablaba del hombre y de su "dignidad", etc., etc., etc.). Si Usted no quiere ver lo obvio puede deberse a mera ignorancia, o a ideologismo papolátrico. Es su problema. No el mío. Y a los demás que me critican les diría que se examinen ellos antes de juzgarme. Pero si no lo hcaen tampoco me importa. Es una lástima que con su ceguera le hagan el caldo gordo al modernismo. AL.

Anónimo dijo...

Como Su Santidad Juan Pablo II, el Sumo Pontífice Benedicto XVI ratificando nuestro espíritu semita, reza por las víctimas judías de la barbarie nazi. Porque hay santos y mártires no católicos.

http://www.benedictxvi.tv/video/clip/002-28.05-2006-aushviz-clip-benedictxvi.wmv

Un habitante de Lefebvrópolis dijo...

Ese Wojtyla estaba re loco...
creía que era el Papa!!!

Anónimo dijo...

No sean tan duros con Wojtyla y traten de verle el lado positivo: fue un mal necesario, para que podamos por fin separarnos de la impostora iglesia "católica aspostólica romana" y poder fundar la Verdadera Iglesia Lefebvriana.

En espíritu de humildad evangélica y caridad fraterna se despiden

Los muchachos de la hinchada de Gimnasia y Esgrima de La Reja

Orual dijo...

Estimado JPG:

Esos cambios que Vd. percibe hacen inevitable la comparación de uno con otro y no parecen accidentales. La comunión en la boca y de rodillas, el altar con candelabros y cruz, los ornamentos, el Motu Proprio, la Spe Salvi (donde no cita ni JPII ni Gaudium et spes), son algunos ejemplos que se me ocurren ahora.

Valeas.

Orual

Anónimo dijo...

AL:

Usted dice que Spes Salvi es una refutación de Gaudium et Spes. ¿Podría explicar de qué forma lo es?

De hecho la encíclica y la Constitución Apostólica tratan temas diferentes.

Orual:

Al contrario de lo que dice, me parece que todos los cambios que menciona son meramente accidentales, tanto que un futuro Pontífice los podría volver a modificar.

Anónimo dijo...

Siempre me sorprenden estos talentos de la Teología, estos virtuosos católicos, únicos docentes de la Verdad, que parece que gozan de directa comunicación divina, para animarse alegremente a denostar a Juan Pablo II. Se suben al púlpito haciendo impúdica gala de una infalible sabiduría y experiencia que no se sabe ni dónde ni cuándo adquirieron, y desde allí imparten sus "documentos", pontifican y acusan todo lo que hizo mal aquél Papa y también sus antecesores y el actual.
¿Cómo es posible que la Iglesia se pierda a estos "papabiles" tan geniales y en cambio se designen Juan Pablos y Benedictos? ¿Cómo es que ni siquiera gozan de un mínimo cargo en el Vaticano, para dictar encíclicas y enseñar lo que se debe hacer, para gloria de Dios, a toda esa manga de inútiles e inexpertos que vienen manejando la Iglesia desde hace 2000 años?
A estos Padres de la Iglesia contemporáneos y no reconocidos, les pregunto si creen que la misión de Juan Pablo era tan fácil y sencilla, luego del pontificado de Pablo VI, como para animarse a los reproches que le hacen y a los calificativos que le aplican.
Por mi parte, admito mi ignorancia, por eso no soy capaz de hacer otra defensa que no sea esta, ni de juzgar a Juan Pablo; pero asumo que si Benedicto compartiera los severos juicios de “AL” y algún otro, los habría hecho públicos, o al menos, guardaría silencio respecto de su antecesor. No creo que no nombrarlo en un documento, o que vuelva a caras tradiciones que todos aplaudimos, baste para confirmar el repudio.
Jamás comulgué con la mano y no lo haré nunca. No me gustó esa innovación ni tampoco otras, pero rehúso juzgarlas y condenarlas. Sólo voy en búsqueda de liturgias más tradicionales, recomiendo a mis hijos seguirlas -más con el ejemplo que con la palabra- y punto. Y no significa esto aceptar cualquier cosa, sino simplemente, reconocer el sitio en que uno está ubicado.

Señores, un poquito de humildad. Ciertas imprudentes soberbias, pueden llegar a la estupidez.

El Marqués de Carabás

Anónimo dijo...

EStimados: acá hay muchos que juzgan con severidad a los Papas y olvidan a quien reresentan, olvidan que serán juzgados con la misma severidad con la que ellos aplican. Rezo para que se acuerden de ello y puedan ser un poco más humildes porque imagino que si estuvieran sentados en ese trono se defecarían de solo entrar al cónclave.
Moe Green

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Estimado Marqués,

el problema para su apelacion a la humildad es el mismo que tiene nuestra catwoman Presidenta en sus soberbias apelaciones a ser humilde.
Cuando uno exige humildad, cae automáticamente en una proposicion self-refuting,que se destruye a sí misma. El argumento de autoridad "prepotente" ("¿quienes son Uds para juzgar el pontificado de JP?") es karmáticamente rebotado con un "¿y quien es ud, marqués, para juzgar a los que juzgan a...?"
En realidad, en materia histórica, y con los debidos recaudos e informacion, todos podemos juzgar. Sobre todo a Juan Pablo II, que tomó sobre sí la responsabilidad de pedir perdón (ergo, juzgar) por la entera historia de la Iglesia del milenio, con un cronocentrismo indisimulado. Que a Ratzinger no le parecio adecuado, BTW.
Que todavía estamos pagando, y seguiremos pagando, en boca de los medios masonizados que nos hostigarán por siglos repitiendo la melopea: Juan-Pablo-Segundo-pidió-perdón-por-Galileo-laInquision-lasCruzadas-elInfiernoconfuegoydiablos cornudos y la mar en coche.

Rublev Maier dijo...

Cambio mi parecer sobre AL, su primer aporte me pareció puro apasionamiento, pegando fuerte y enceguecido; no así su segundo aporte, donde argumenta racional y objetivamente, por lo cual no me queda más que darle la razón, si eso sirve de algo. Sólo un reparo, "Omnis comparatio claudicat", para qué compararlo tanto al alemán con el polaco?

Pier Paolo Passolini

Anónimo dijo...

Hablando del self-refuting y del efecto boomerang, hay un blooper intelectual en boga que es curioso: y es la intermitencia con que cierto Tradicionalismo recurre al argumento de autoridad y no recurre; recurre y no recurre; recurre y no recurre. Y esto lleva al menos ocho lustros.
No lo digo ni por Guander ni por Luis en especial, pero vale pagar atención: hace al menos 40 años nos plantearon los siempre por mí respetados Tradi, la relativización de la autoridad papal en materia no-dogmática. Y de algún modo valía. Peligrosa cornisa, pero valía. Aceptamos las reglas de juego: debatir lo que sea (moral, liturgia, etc.) sin jamás recurrir a un “pueril” e “ingenuo” “el Papa lo dijo”.
Y aceptamos el reto. Y así, hace décadas que sobre lo que fuera hemos debatido sin más recurso que la Realidad.
Lo blúpico del caso es que cuando les llegó a ellos “su primavera”, con Benito Sixteen, y en especial este último año con el Proprísimo Motu, epa!, ante las objeciones de la izquierda, del progresismo, del secularismo y de otros sectores de la Iglesia ajenos a los “ismos”, estos mismos señores espetan con cara de naipe: ¡el Papa, el mismo Papa lo dice! ¡Irrespetuosos! ¡Desacatantes! ¡Anarquistas!

Y no. No vale. Si en el 60 les aceptamos la regla de debatir sin recurso a la autoridad, y Pablo VI como el Polaco podían ser (o no) tan perversos como los Borgia, y por tanto que ellos lo dijeran poco sumaba ni restaba a la verificación de la Verdad, pues el argumento sigue en pie y el Mago blanco puede (o no) errar al blanco.

Sigamos por donde veníamos, debatiendo sobre la mesa de los hechos, las cosas y los misterios. Pero qué alergia me da cuando alguno se rasga las vestiduras ante los detractores, opositores y desacatantes del Motu (en virtud no del contenido sino de tratarse de un Documento Pon-ti-fi-cio!) cuando el mismo rasgado lleva 40 años esgrimiendo contra el Novus Ordo. Es intelectualmente deshonesto. Y es “self-refuting” diría Luis.
Ni él ni Wanderer tal vez, pero aseguraría que con algo de paciencia cualquier lector avizor puede recoger en éste o en blogs análogos de a docenas de estas “perlitas” blúpicas, especialmente con motivo del año del MP: ¡lo dice el Papa, lo dice el Papa! ¿Melopea? No: picardía. Y de la que no cae bien.


Facundo Ramírez Sandoval

Anónimo dijo...

Estimado Ludovicus:

Si se observa una actitud soberbia, y se recomienda humildad, no por eso se deja de ser humilde. Su razonamiento es incorrecto.
Por otra parte, no entiendo eso de "karmaticamente rebotado" (¡qué palabras feas!) Pero colijo lo que quiere decirme, y le contesto que no, que no todos pueden juzgar. Y menos a un Marqués.
Introduce Ud. que en "materia histórica" y con los "debidos recaudos" todos pueden hacerlo. Pero la aclaración se queda corta, porque son tantos los recaudos... Y justamente sobre los recaudos es que interrogo a los audaces juzgadores.
Por lo demás, si de historia hablamos, tampoco estamos en condiciones de juzgar algo que ocurrió hace tan poco. Hace falta la perspectiva temporal para hacer historia. Sin ella, sólo puede hacerse una crítica periodística, más o menos sagaz, pero nunca verdaderamente histórica.
La Historia es hija del Tiempo, decían los clásicos.

El Marqués de Carabás

Anónimo dijo...

36 Os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres darán cuenta en el día del Juicio.
37 Porque por tus palabras serás declarado justo y por tus palabras serás condenado.»
Mateo 12

Anónimo dijo...

Disculpe Wanderer, pero insisto en que trate el tema San Nicolás, a propósito de lo que está pasando en Medjoure -detalle que me había olvidado en mi anterior petición-. Castellani trató el tema de las apariciones en "Crito ¿vuelve o no vuelve?". En particular quisiera saber que pasó con Garabandal. Atentamente,
Gregoris

Anónimo dijo...

Estimado AL: gracias por su respuesta, que no me refuta sino muy al contrario. Ya ve: habla usted antes que nada de diferencias de “énfasis, solemnidad, inteligencia”. Es lo que le decía yo. No hay oposición entre Juan Pablo y Benedicto; cada cual con su temperamento y sus gustos y sus talentos y su estilo, más ceremonioso y formal el actual Papa claro, ¿y qué? ¿Qué tiene que ver que el Papa Benedicto condene a las exageraciones del posconcilio? ¿En qué lo opone a su predecesor, que desalentó muchas locuras? De verdad que no entiendo. ¿De donde saca usted que Juan Pablo apañó al Padre Maciel? No encuentro explicación ni fuente. Benedicto no condenó a Maciel tampoco, la pura verdad, no se ha ensañado con él, al contrario, detuvo el proceso que le inició Juan Pablo suspendiendo el juicio. Parece prudente y caritativo y todo el mundo entiende qué significa ésa suspensión, pero a los años de Maciel ha querido evitarle la total ruina pública de una condena expresa, aún a riesgo de que sus seguidores tomen eso para decir que no se le condenó. Y ¿cómo puede decir que le ha expulsado a Monseñor Marini (Piero Marini)?A Marini le confió Benedicto ni más ni menos que los Congresos Eucarísticos Internacionales. ¿Lo saca entonces de un cargo de proyección primaria local para proyectarlo al mundo y darle aún más poder y relación con los episcopados locales?. Y más: el Santo Padre nombró a Monseñor Marini su delegado personal para presidir el Congreso Eucarístico de México de este año, cerrado hace poco. Menudo castigo que parece avisar que le harán Cardenal. ¿Y qué si fuera un castigo a Marini? Me está hablando de un cambio en una simple Oficina, cargo de tercera o cuarta categoría en Roma ¡y lo presenta como una “limpieza de la Curia” de la era anterior!. Totalmente infundado. Sobre los Encuentros de Asís no le diré yo que me hayan dejado de chocar y casi le diría desasosegar, con lo que verá que no me callo nada. Por suerte no me toca a mí explicarlos. Pero el Santo Padre ni se ha levantado contra su predecesor ni le ha criticado por ellos, por el contrario, recordando a Juan Pablo, dijo a los jóvenes que han servido como testimonio para la paz. El sabrá. El Motu Proprio por la misa gregoriana tampoco sustenta una supuesta oposición, el mismo documento explica claramente que no es sino un paso más en el camino iniciado por Juan Pablo, quien actuó conforme a lo que en su momento correspondía. Lo de la Gaudium no lo entiendo; creo que se equivoca usted y habrá querido decir otra cosa. ¿Qué refutación hay en Spes Salvi? ¿Qué crítica o depuración si se quiere ha hecho Benedicto de la Gaudium? No descarto que la haga en algún momento, y lo agradecería por que ésa sí la tengo que explicar cada tanto. Pero ciertamente Spes Salvi no corrige ni enmienda ni aclara la GS. Y si así fuera no se que tendría que hacer éso en el lío de la supuesta oposición entre Benedicto y Juan Pablo. Claro que la Gaudium es de difícil interpretación ¡a qué negarlo! y tanto que contiene cosas que o se pasan por alto o hay que llevar al límite el esfuerzo por interpretarlas. Pero de cualquier modo ¿qué “culpa” tiene Juan Pablo IIdo de la Gaudium, promulgada por Paulo VI con todos los padres conciliares? A poco ¿Cómo puede decir que Juan Pablo IIdo no hablaba de Dios? Me sorprende.Y del hombre y su dignidad se la pasa hablando Benedicto; créame, para algo gasto un dinero para comprar L´Osservatore. Y ¿qué hacen acá los kikos? Verá, los kikos me ponen de pésimo humor. Benedicto les ha explicado claramente algunas cosas a los del Camino, claro que sí y bien que ha hecho. ¿Y qué con eso en contra de Juan Pablo? Benedicto no ha cambiado ni menoscabado ni revocado el reconocimiento jurídico que alcanzó el Camino bajo Juan Pablo, le diría que les ha mostrado cierta deferencia incluso, más de la que a mí personalmente me inspiran. Pero por suerte no soy yo Papa. Benedicto lo dice: él es un continuador, un profundizador de la obra que emprendió Juan Pablo (que emprendieron juntos, ¡vamos!) Tomo dos o tres recortes, los primeros que encuentro y resulta que Benedicto califica a Juan Pablo de “Ejemplar” “Apóstol de la Divina Misericordia” “Misionero de la Misericordia” “Fiel y valiente” “Místico excepcional”… dos minutos de lectura, y no sigo con los elogios por que será aburrir. Otro recorte, de cuando en abril de éste año él (Benedicto) personal y solemnemente le proclamó Siervo de Dios a Juan Pablo. Así que para mí es lo dicho. Así que piense bien AL por que parece que en el fondo si acusa a Benedicto de faltar a la verdad. JPG

El Magnicida dijo...

Estimado JPG: Qué quiere que le diga, me sorprende su inocencia, casi infantil. Siga leyendo el L´Osservatore y asistiendo a las misas "gregorianas" promulgadas por el Santo Padre.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Apreciado Marqués de Carabás,

1)Desde que el Marquesado de Peralta está tan barato y accesible, el de Sade tan corrompido y el de Carabás tan socorrido, cualquiera puede juzgar a un Marqués, sobre todo en este blog.

2)Su peculiar idea de que para hacer historia o formular juicios históricos, hay que esperar que pase el tiempo, nuevamente es self-refuting. Si es así, absténgase de emitir juicios que no sean meramente periodísticos sobre el Magno. O mejor, no refute a quienes lo critican, ya que se declara incapaz -pirrónicamente- de ejercer su facultad dentro de este evo.
3)Por otra parte, advierto que su bizarra concepción quita relevancia histórica al De Bello Gallico de Julio, a las Crónicas de Josefo, a los Evangelios, y a infinitas obras que me autoeximo de enumerar, por mor de brevedad.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo

Al sr. Facundo Rodríguez de Sandoval,

Estimado,
no puedo menos que coincidir con Usted. El argumento prepotente-papista es el más débil de todos, y elementales razones de fair play hacen que las decisiones de naturaleza disciplinaria o prudencial que toma Benedicto no sean esgrimidas como argumento de autoridad infalible. Igual que con San Pedro, Pablo VI o Alejandro VI.
El Motu Proprio se sostiene por su valor intrínseco y por la Tradicion que reinvindica. Las decisiones de Benedicto, por el acierto con que las toma. Como siempre. Y es de honestidad intelectual elemental argumentar desde la infalibilidad solo cuando el juicio pontificio es infalible, desde la certeza cuando pertenece al magisterio ordinario (por sus notas caracterizantes), y nada más.
Lo contrario es ser un "sincero sucesivo", un chupamedias clerical, y un tipo más adherido al oficialismo que al trono de Pedro. Como varios infelices que se llenaron la boca defendiendo el "por todos los hombres" con argumentos de autoridad y ahora corren a defender lo contrario, porque "lo dice este Papa". U otros que salieron a controvertir con los lefebristas, afirmando que la liturgia tridentina estaba abrogada y ahora no saben de qué disfrazarse. Para peor, han publicado sus polémicas con fanfarrias en la web.
"El primer Papa del hombre es la conciencia", dijo el futuro e inminente beato.

Anónimo dijo...

Silvano dijo:

Coincido plenamente con Facundo. Ya esbocé antes las falacias –o picardías- del debate litúrgico y el variable encuadre epistemológico de la autoridad papal.
Pero concédales, Ramírez, este “a veces sí, a veces no”. Concédales que ahora sí es hora que todos escuchemos con atención el parecer pontificio.
Concédales incluso que no hay por qué comprar el kombo “Ratzinger-Benedicto”. Que el que era, ya fue: ahora es el Sucesor de Pedro. Por esta cuestión de la gracia de estado o por la simple razón de que la gente cambia de parecer y no hay por qué adherir a toda su trayectoria (Maritain, al caso).
Pero concédales más, Ramírez: que no hay por qué comprar el kombo “misma persona-en mismo sitz in leben”. No. El mismo Benito, en el mismo hoy, pero hablando de asuntos diversos, vale adherir a lo uno y rechazar lo otro. Concédalo. ¿Benito convoca a un Rabino a hablar en el Sínodo? Admita que digan: no estamos de acuerdo. ¿Benito habla en el centenario del nacimiento de von Balthasar diciendo que ha sido el más grande teólogo que ha dado el siglo XX? Deje que no compren. ¿Benito avanza sobre carriles de licitud en la manipulación genética? ¿Benito habla loas del Magno, o hace pocos días, del mismísimo Albino Luciani? Pues que no, que no están de acuerdo y vale. Ni hablar aquel muchacho que me decía que no estaba dispuesto a comprar Strudel y Schubert. Que no compren blindado: que desarmen el kombo: vale. O para mayor honestidad: dejémosles que valga.

Sólo pídales una cosa: una sola mónada indesmontable; un solo Benedictus no-ármelo-por-usted.-mismo: y es que la misma persona, en el mismo tiempo, con el mismo cargo, y sobre el mismo tema no sea manipulable, desgajable. Ahí plántese, Ramírez. Quién le dice que ese combo sí nos compren. Este Papa, en este momento, hablando sobre Liturgia: que lo dejen o lo tomen, pero ahí sí que no admita que se armen el Benedictus a su antojo. Se trata –con palabras de Wanderer- “del pensamiento del Papa Benedicto XVI en lo referente a la Sagrada Liturgia”. Ante ello: coincido o disiento.

De la Serna y Cekada –por babor y estribor- disienten.
Yo, Usted, JPG y tal vez el mismo Marqués: coincidimos.
Veamos qué dicen Wanderer y Ludovicus o demás presentes.

Pero no, no les pida que se coman a todos los Papas juntos. Ni que se lleven a la boca al Ratzinger de los ’60. Ni al Benedicto de hoy hablando de música, cocina, de de Lubac o CVII. Déjeles tan sólo el canapé del Papa-Liturgo,,, a ver si lo hurguetean o se lo llevan entero a la boca…

Y entonces… si nos llegan a largar un “sí, quiero”,,, míreme las señas, Facundo, porque le aseguro que hasta el “vale cuatro” no deberíamos arrugar, que tenemos cartas, tenemos con qué…

Silvano

Orual dijo...

Anónimo:

En el comentario anterior quise ser breve y puse en el mismo nivel cosas de distinta gravedad (no es lo mismo tomar la comunión en la mano o en la boca que tomarla de pie o de rodillas) y quedó demasiado simplificado. Esta vez voy a hacer el comentario más largo intentando que sea más claro.

Es cierto que cualquier Pontífice puede cambiar todo lo que yo dije. De hecho hace unas décadas cambiaron muchas cosas que tenían una tradición bastante larga, y ahora están cambiando nuevamente. Pero eso no significa que sea meramente accidental.

Desde la fiesta de Corpus Benedicto XVI ha dado la comunión en la boca a los fieles en cada una de las ceremonias públicas. En eso hay una corrección al modo habitual de distribuir la comunión, si no ¿por qué no deja que cada fiel comulgue libremente como quiere, como se venía haciendo en el pontificado anterior y como se hace en todas partes? Si fuera algo menor o accidental el modo de comulgar, el Papa sería un exagerado que impone la comunión en la boca a aquellos que van a comulgar con él. Nos está dando ejemplo y en algunos lados lo siguen. Es conocido el modo en que se introdujo la comunión en la mano y las discusiones que hay. No es un tema menor. (Hace un tiempo Wanderer publicó un post sobre Dominus est y también se habló, creo, del libro de M. Laise en alguna ocasión.)

Los ornamentos, los candelabros, el asterisco, puede ser que vayan y vengan, pero son signos externos que reflejan un espíritu distinto del que había antes, una concepción opuesta. A lo ya hecho, se suma ahora el nombramiento de estos consultores que indican hacia donde sopla el viento. Bux en una entrevista declaró expresamente que no le gustan los efectos especiales, la creatividad exasperada, las Misas espectáculos. ¿Vd. no llamaría así a muchas de las Misas celebradas por Juan Pablo II? (Entre paréntesis, la entrevista está muy buena. Vale la pena leerla, yo la leí en el blog La buhardilla de Jerónimo) De Lang ya nos contó algunas cosas Ludovicus, así que probablemente haya nuevos cambios, siempre en el sentido contrario del pontificado anterior.

Con respecto a la encíclica se pueden decir muchas cosas, pero no que sea una continuación con lo anterior. El que no haya citado ni una sola vez el Concilio suscitó diversas opiniones, a favor y en contra, pero todas coinciden en que hay un corte con lo que se venía diciendo y haciendo, que es llamativo la ausencia de citas conciliares.

Juan Pablo I, al elegir su nombre como Pontífice, quiso mostrar la continuidad con Juan XXIII y Pablo VI; Juan Pablo II con su predecesor inmediato y anteriores. El Cardenal Ratzinger cuando fue elegido Papa no eligió llamarse Juan Pablo III. Benedicto XVI no es la continuación de Juan Pablo II.

Valeas.

Orual

Mary Lennox dijo...

Estimados:
¿Juan Pablo y Benedicto se oponen? Ciertamente en estilo no hay que dudarlo, mientras a uno cuando se lo estudia no se sabe como hacer para seguir adelante leyéndolo (JPII), al otro da gusto leerlo por su claridad (BXVI). En cuanto a doctrina, supongo en mi ignorancia y cortedad en la vida cristiana, no debe haber nada en cuanto a los dogmas de Fe que es lo que define a un cristiano de un hereje que los distinga u oponga. Supongo (y acá sépanse libres de corregir y enseñar) que las diferencias vuelven de vuelta en cuanto a los estilos, uno tiene un buen estilo de fenomenólogo y entonces hasta la liturgia tiene que ser un fenómeno, una X vacía a la cual el hombre es el que le da sentido, el otro tiene un estilo realista donde la liturgia tiene sentido en tanto que esta Dios como teofanía. Ojo estas conclusiones, las saco de leerlos a Ambos.
Juan Pablo fue para mi, cuando lo fui a leer, una desilusión; en efecto, como ex miembro del Regnum Christi (viví lo de Maciel muy de cerca tan de cerca que fue muy feo) al Papa me lo vendieron de una manera especialmente marketinera, ¡qué desilusión cuando los textos eran tremendamente oscuros cansadores e ininteligibles! Contrariamente a lo que me decían. En cambio Benedicto fue una grata sorpresa, un aire fresco, como cuando uno pasa de leer Husserl, a agarrar Santo Tomas, con el Aquinate se puede respirar. Ahora bien, ¿todas estas observaciones lo hacen mas o menos Papa, mas o menos bueno o salvado o santo a JPII? No la verdad que no, ¿Acaso Duns Scoto no es Beato y en filosofía Mamita?
Me parece que se debe distinguir antes de armar tanta trifulca, aunque por mi parte prefiera a Benedicto.
Atentamente
La pequeña Mary Lennox
P.D.: La sentencia de Maciel será corta y no tan dura como muchos hubiesen querido, pero para mí al menos que seguí de cerca el caso decía lo suficiente, tanto que los miembros la cambiaban o la negaban.

Anónimo dijo...

“un sujeto no debe considerar el hombre que hay en su superior, sino a Aquel por el amor de quien eligió obedecer”. San Francisco (con wi fi que nos puso el Barba).

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Silvano.

gracias por lo de muchacho, gracias por permitirme obviar al empalagoso strudel y al más empalagoso Schubert, gracias por eximirme de aplaudir la decision de llevar un rabino a hablar a un Sínodo.
Y respecto del combo litúrgico, le cuento que sin necesidad de Benedicto ya está armado, lo armaron decenas de Liturgos o si quiere, el Unico Liturgo, el Espìritu Santo que ora a través de la Iglesia a lo largo de las centurias con gemidos inenarrables.
El Sumo Pontífice, "Pule, fija y da esplendor", como dice el lema de la Real Academia.
En el caso de Benedicto, lo ùnico que ha hecho -y nunca se agradecerá lo suficiente-, es volver a ponerlo en las ofertas de los menúes, levantar el katejon ominoso que las mentiras clericales ("está suprimido")habían levantado. Lo que se agradece, junto con la inspirada y bella nueva version de la oracion Pro Judaeis del Viernes Santo.

Mary Lennox,
sublime lo suyo. Quizás demasiado sincero, si pudiera haber sobredosis de verdad.
Respecto de Maciel, sí hubo un giro copernicano de Benedicto tanto respecto de la actitud del Magno como del Cardenal Ratzinger.

Anónimo dijo...

Al ínclito y estimado Ludovicus

Usted afirma que cualquiera puede juzgar.
Respondo e insisto en lo que ya he escrito: No.
En ninguna circunstancia, ni en este blog ni en ningún otro, juzgar no es ni misión, ni potestad, ni facultad de cualquiera. Sólo algunos pueden juzgar. Creo en las jerarquías culturales, intelectuales y sociales. Lo suyo es demasiado igualitario, y arrastra un tufillo democrático y algo vulgar. Es el populacho, los progres, y los ignorantes los que pretenden que ellos pueden juzgar todo y a todos.
Se lo digo con respeto, porque creo que Usted sí puede juzgar pues ha demostrado las condiciones para eso. Pero me sorprende que sostenga que cualquiera está en sus mismas condiciones.
Por mi parte, lo que he sostenido es que los juicios sobre Juan Pablo -que yo no hago, ni a favor ni en contra- no me parecen muy prudentes, y creo que los que los hacen, no han demostrado, justamente, que no son "cualquiera".
A ello agrego lo que Usted llama “mi peculiar idea” de que para hacer historia hay que esperar el paso del tiempo.
Esto que sostengo y reafirmo, no tiene nada de peculiar y es un tópico conocido de la filosofía de la historia. Y en cuanto a que Usted razona que debería llevarme a evitar juzgar a los que juzgan a Juan Pablo, me permito preguntarle ¿es que Usted no comprende la diferencia entre lo que es juicio histórico y lo que es un juicio común, asertivo o negativo, particular o general, como lo enseñaba Aristóteles? Si digo Juan es hombre, o Cristina K es una yegua, o Ludovicus es talentoso, no estoy haciendo un juicio histórico, sino un simple juicio particular afirmativo, sobre el que puedo estar equivocado o no, pero para el que obviamente, no necesito perspectiva histórica. Juicios de estos sí los puede hacer cualquiera, pero no los otros.

Por último, cita Usted como demostrativo de que no hace falta el paso del tiempo para hacer historia, a los Evangelios, o la Guerra de las Galias de Julio César. Incurre en un nuevo error. Ambos son documentos históricos de inconmensurable valor, pero son crónicas, no historias. O sea, que sirven para hacer historia, pero que en sí mismos no lo son. Los Evangelistas no emiten críticas o juicios históricos sobre Cristo o sobre lo que relatan. Y cuando Julio César opina sobre el acierto o desacierto de una decisión de Vercingétorix, no hace tampoco un juicio histórico, sino de los otros.
Terminemos aquí.
Afectuosamente,

El Marqués de Carabás

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Divino Marqués,

mi metafísica precariedad en materia de conocimiento del método histórico-crítico y de la exégesis moderna y la modestia de mis instrumentos intelectuales, apenas tangencialmente maculados por alguna lectura de Toynbee o Spengler, me impiden distinguir entre fuente material y formal, crónica, historia, y filosofía de la historia. Sólo puedo, bastamente, afirmar que "cualquiera puede hacer juicios históricos", aún en sincronía con los mismos. Su mayor o menor acierto, le concedo, se apreciará con el tiempo.
Baste evocar, entre muchos otros, las frases de un cierto anciano Simeón en el Templo de Jerusalem, el famoso juicio de Hegel viendo entrar los ejercitos del Gran Plebeyo, y la acertadísima frase que sobre Gorbachov profirió cierta primera ministra britanica.
Toto corde

Orual dijo...

Estimada Mary:

Excelente comentario. Y no es devolución de cortesía.

Como Vd. bien dice, elegí el seudónimo pensando en el libro de Lewis. Entre otras cosas, la pantalla es un velo adecuado para Orual en el siglo XXI...

Valeas.

Orual

Mary Lennox dijo...

Estimada Orual:
Gracias por la respuesta y la sinceridad.
La pequeña Mary Lennox