domingo, 11 de abril de 2010

Reset


Me parece oportuna una conclusión a la discusión que hemos dado la semana pasada sobre la formación y el celibato sacerdotal.

Propongo hacerla a partir de la siguiente hipótesis:

El celibato propio de los sacerdotes de la iglesia latina surgió como fruto de una situación histórica concreta. Sin restar el valor y la importancia que tiene esta norma en sí misma, las nuevas circunstancias históricas recomiendan adoptar la disciplina vigente en las iglesias orientales, en las que co-existen presbíteros casados y otros célibes que hacen vida de estilo monástico.

Reconozco que la misma enunciación de la hipótesis nos produce escozor porque ha sido levantada como bandera de la progresía internacional y de toda prensa enemiga de la fe. Pero eso no obsta para que pueda ser válida –no es cuestión de ignorar el mensaje por malvado que sea el mensajero- y, además, creo que es lo que propone Castellani en Juan XXIII (XXIV), si no me equivoco, y el papa Benedicto XVI ha concedido también esta disciplina a los clérigos anglicanos que pasan a la iglesia católica.

Pero, veamos, qué se solucionaría con la liberalización del celibato:

1. El caso de los curas que encuentran alguna catequista, o separada, o viuda, y se escapan con ella. Se evitarían, en resumen, los Gastón Dedyn. O, dicho de otro modo, se daría un remedio a la concupiscencia del presbítero.

Más o menos. Se evitaría un porcentaje de este grupo de sacerdotes que se lían con una mujer, pero nada obsta para que un sacerdote casado como Dios manda, no encuentre igualmente una catequista, o separada, o viuda que lo vuelva loco, y abandone no solamente el sacerdocio, sino también a su mujer y a sus hijos, lo cual sería más grave.

Yo creo que un cura que es capaz no sólo de dejar el sacerdocio sino de romper una familia, fugándose con la mujer de otro, por ejemplo, por más insoportable que le haya resultado la carga del celibato, posee un plus de inescrupulosidad que jugaría siempre un rol importante en sus decisiones. Es decir, ese tipo traicionaría al sacerdocio y a su esposa, si fuera el caso.

2. La descompensación afectiva lógica que debe afrontar una persona que vive en soledad.

Sí, pero… Objeto dos “peros”: Esto sucedería siempre y cuando el matrimonio funcionara porque, de otro modo, la descompensación afectiva sería peor. Y los matrimonios no siempre funcionan bien o, mejor dicho, muy pocas veces funcionan bien, al menos hoy en día. Hace tiempo que vengo observando que los matrimonios de muchos, pero muchos de mis amigos (un 80% de ellos me atrevería a decir), no funciona bien. Y son todos matrimonios católicos, del palo, que cumplieron todas y cada una de las reglas previstas en el noviazgo y en la vida matrimonial, y sin embargo, la cosa no va. No digo que se vayan a separar, pero su vida se les hace cada vez más difícil. Podría ser esta una observación muy personal y limitada, pero hace poco me encontré con un cura amigo, de los buenos curas, poseedor de una fina inteligencia y conocimiento de las personas y me confirmó el diagnóstico, sólo que para él los números suben al 90%. Con lo cual, por más que el cura se casara con la chica más piadosa de la parroquia, que rezaran juntos el rosario y hasta el oficio todos los días, no garantizaría el equilibrio afectivo invocado.

Y, en segundo lugar, si bien es cierto que la persona que vive en soledad necesita un esfuerzo extra para mantener su equilibrio afectivo, no es imposible. Conozco a muchos solteros, y cada vez más, en Argentina y en otros países, que viven una vida ordenada y sin graves problemas de la afectividad. A algunos les será más fácil que a otros; sublimarán con el arte, el estudio o coleccionando estampillas, pero lo logran. Casi me animaría a decir que la vida de oración, por ejemplo, de muchos de ellos es superior a la de muchos curas y monjas, y sin ser aparatos o poner cara de buey en misa.

Veamos ahora, qué no solucionaría la flexibilización del celibato:

1. Los curas pedófilos. El cura que abusa de un niño tiene un problemita mucho más grave que una simple presión de la concupiscencia. El abusador seguiría tan abusador como siempre, estando casado o siendo célibe. Es posible, reconozco, que la perversión existiera de un modo muy embrionario en la persona y que no se hubiese desarrollado si hubiera tenido una vida afectiva equilibrada, sino que fue justamente este desequilibrio el que disparó la perversión. Pero convengamos que alguien que tiene, aunque sea larvadamente, una pizca de perversión es mejor que no se haga cura, ni casado ni célibe.

2. Los curas homosexuales. En estos días es importante aclarar que mi hipótesis hace referencia a que los curas se casen con una mujer, y no con otro hombre. Este tipo de curas estuvieron, están y estarán en la Iglesia.

Finalmente, qué complicaría tener curas casados en la iglesia latina:

Complicaría mucho. Primero, vencer la carga cultural, porque a cualquiera nos resultaría bastante desagradable ver al cura de sotana abrazando a su esposa y rodeado por sus hijos. Algo más serio sería lo práctico-práctico: ¿Adónde viviría la familia? Sólo algunas casas parroquiales podrían albergar a esposa e hijos, y de un solo cura. ¿Qué hacemos con la familia de los dos vicarios? ¿Tres familias en una casa? Imagínense las peleas entre las esposa de los tenientes curas con la del párroco, que sería la que usaría la mejor blusa. O los posibles enamoramientos cruzados entre esta convivencia que convertiría a las parroquias en espacios peores que conventillos.

Podría sugerirse que vivieran en casas aparte, como cualquier hijo de vecino. Pero, ¿quién pagaría? El obispo se haría el sota, como siempre. Y con las colectas no creo que le alcanzara al pobre cura matrimoniado. Y ese es, justamente, el otro problema: si ahora, en la mayoría de las diócesis de nuestro país, los curas apenas si se pueden mantener a sí mismos, a veces miserablemente, no sé cómo se las arreglarían para mantener a una familia. Si ahora a los fieles les cuesta bastante poner $20 por semana para que el cura pueda comprarse algo para comer y para vestirse, creo que les costaría bastante más poner dinero en la canasta –que la pasaría la mujer del cura y pispiaría cuánto pone cada uno- para que ella fuera a la peluquería, las hijas se compraran pintalabios y el hijo adolescente, cigarrillos.

Como resultado de lo expuesto, creo que la hipótesis inicial no puede ser validada, y la Iglesia latina debe mantener el régimen del celibato para sus sacerdotes.

- ¿Y qué hacemos Wanderer con los problemas que tenemos ahora?

- La solución habrá que buscarla en la formación que se da en el seminario. Será allí donde los futuros curas deberán aprender a manejar su afectividad y su sexualidad, y a vivir como monjes urbanos, como dice el Pelado Locke.

- Pero todos sabemos que eso no ocurre, ni en San Rafael ni en Devoto, ni en ningún otro seminario. Son muy pocos, poquísimos, los curas capaces de formar de ese modo a los seminaristas.

- Habrá que cerrar entonces a todos los seminarios, y hacer uno solo para todo el país, que reúna a esos poquísimos curas capaces.

- Ups, esa es la solución que proponía Castellani hace sesenta años. No hemos avanzado nada desde entonces.

- No sólo no hemos avanzado, hemos retrocedido. Por eso yo sería más radical que Castellani: habría que abolir también a todas las órdenes y congregaciones religiosas, masculinas y femeninas, excepto las monásticas que acreditaran más de ochocientos años de historia ininterrumpida.

- Está loco Wanderer! ¿Qué hacen los curas religiosos?

- Se incardinan en alguna diócesis que les guste y que los reciba.

- ¿Y las monjas?

- Se les levanta el voto de castidad, se buscan un marido y, si son muy feas o están muy rayadas, se dedican a tejer calceta en sus casas, y a cuidar a sus padres ancianos y sus sobrinos insoportables.

- ¿Y qué hacemos con los colegios católicos?

- Nómbreme cuántos colegios católicos en manos de congregaciones religiosas brindan educación católica. No creo que sea más del 10%. No vale la pena tener curas que enseñen una religión deformada, cuando no herejías. Se cierran, y que se encargue el Estado de educar a los niños y jóvenes.

- ¿Y qué hacemos con las propiedades de los religiosos?

- Pasan al obispo del lugar quien debe buscarles una utilidad. Y si no la encuentra, se venden y el dinero se reparte a los pobres, como enseña el Evangelio.

- Pero nos quedaríamos con muy poco curas. ¿Quién salvaría a las almas?

- A las almas las salva el Espíritu Santo, no el cura. Ya se encargaría Él de solucionar la cosa. Más vale pocos, poquísimos, curas y buenos, que muchos y mediocres, que terminan siendo malos.

- Eso sería como resetear a la Iglesia. Barajar y dar de nuevo… ¿Lo cree posible?

- No. Ya no hay tiempo.

60 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema que existe al tratar este tópico es que cuando se hace se pone siempre la foto de este cura de anteojos, su hijo y su señora.

Así planteada la cosa, a simple vista, es engañosa para los incautos, pues hoy los curas no usan sotana ni de célibes, las esposas que andan por la vida no se visten con recato y los bebes en general son menos simpáticos y más fuleros.

Esta foto está como para vender la propuesta del casamiento de sacerdotes latinos, pero la verdad es otra, aun a simple vista.

jack tollers dijo...

¡Tremendo Wanderer, tremendo!

Agréguese que si abolimos el celibato se crearía una casta sacerdotal... que es lo que se intentaba impedir con el celibato.

Así que... qué quiere que le diga...

Apocalíptico, pesimista, desesperante... y lo peor de todo:

estoy de acuerdo en un 100% con lo que dice.

¿Alora? Mi fe no se me mueve un jeme. Y además, como decía Castellani,

"la desesperación es la enfermedad, pero, ojo, la desesperación es también el remedio".

J. T.

Anónimo dijo...

Si al anónimo de las 18:18 hs. le parece demasiado simpática la foto del de sotana, la otra es falaz, porque ni en Oriente ni en el Occidente Inglés, ni en ninguna parte puede ser lícito estar así con los ornamentos, y no se puede de una condenar un derecho por abuso del mismo (aunque me parece que por abusos de un derecho se pueda a veces restringir algo que de por sí no sea malo).
Y así, si una foto "vende", la otra "boicotea".
Nota: no es mi intención acá manifestarme ni en pro ni en contra del matrimonio sacerdotal.
Anónimo II

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo Wanderer. Para levantar el celibato a los curas tendría que existir el matrimonio. Y lo que tenemos hoy el 90 % de los casados es un mero y craso error, no matrimonio. Una burda, cruel y tragicómica parodia de un matrimonio.
Hoy día no se casa un hombre con una mujer, sino un remedo de hombre con una ruina de mujer.
Siendo el curita la sombra de un sacerdote, parece difícil que la cosa funcione.
W

Hércules Göldli dijo...

Wanderer, se me empieza a hacer costumbre intervenir. Discúlpeme el resto por ingresar en sus debates. Pero no puedo más que disentir casi en la totalidad de sus afirmaciones. En primer lugar, el debate real no es si hay que dejar de lado el celibato para “solucionar problemas” (ese planteo sí que es progre). Si fuese así, entonces ud. tiene razón. La pregunta de fondo es si la obligación del celibato no fue lógica y sensata en determinado momento de la Iglesia y tal vez esa coyuntura haya sido superada. Si se responde afirmativamente (o negativamente) la cosa está resuelta. En cambio, suprimir el celibato para solucionar problemas es ridículo y le agrego un argumento más a su favor: los luteranos y anglicanos también están con ausencia de ministros. Abrir el sacerdocio a los casados no garantiza per se nada de nada. Respecto a la pedofilia y a la homosexualidad, también me parece muy inocente su análisis. Estaría de acuerdo con él “en abstracto”, pero en concreto es claro que no es así. Muchos sacerdotes han mostrado “la hilacha” en el seminario y se hizo la vista gorda y fueron ordenados, porque “no hay curas”. Si hubiese más sacerdotes me parece que al menos en Argentina bajaría esa extraña tendencia a ordenar a cualquiera (bajaría, no “desaparecería”). Y si se permitiese el sacerdocio de personas casadas al modo en que se da en las iglesias de rito oriental (en comunión), creo que en el caso de la Iglesia católica habría claramente más sacerdotes, pero por razones diferentes a las que ud alude. Creo además que en el fondo, aunque estos hablen mucho, el sacerdocio de personas casadas es algo que no conviene a los progresistas, y por eso no termina de salir. Tengo que dejarlo porque hay límite de caracteres. Saludos a todos, HG

Wanderer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lope de Aguirre dijo...

Muy Bueno Maese Wanderer muy pero muy bueno.

Capitán Lope de Aguirre

Anónimo dijo...

Wanderer,

¿Y cómo me doy cuenta yo, católico del palo, si estoy o no dentro del 80 % de los matrimonios que no se separarán pero que no van bien?

Digamos que mi señora jode, pero no es que sea para matarla.

Mary Lennox dijo...

Don Wanderer:
Estoy de acuerdo en un 80% Lo de las congregaciones nuevas me parece ya demasiado... pero bueno no es para entrar en discusión sobre eso.
Quiero agregar y hacer una pregunta:
Hay un problema que siempre se me plateó a mí, desde que se me planteó por mi Señor hermano el problema del celibato y es el siguiente:
Si el cura ordenado está en estado casadero, ¿qué cosa le impediría andar de "levante" durante su ministerio?. ¡Con el peligro que esto implica para las solteras! Por ejemplo: ¿cómo evitar que el cura use información que se le ha dado durante la confesión o la dirección espiritual para tratar (en el mejor de los casos) de conquistar a la mujer que tiene en frente?, ¿cómo una podría abrir su alma de forma segura a quien tiene en frente si ya no es simplemente sacerdote sino que además la puede mirar con ojos de hombre?
Claro mi problema quedaría trunco si el sacerdote sólo pudiera casarse antes de ordenarse como en la Iglesia Oriental, ¿pero, sino que haríamos con esto? Ojo no digo que esto no pase ahora con el celibato, pero el celibato con esto sería como la fuerza de la gracia que lucha en contra de la fuerza de gravedad de la concupiscencia.
En fin...
me despido
Mary

Anónimo dijo...

Esta vez te superaste Wanderer! Excelente artículo, fuiste mucho más lejos que cualquier dialogo de nuestra mesa dominguera, en que hablamos casi con envidia de los Bizantinos.

Concuerdo con vos en que el Cura casado es problemático. En Oriente fue argumento para la revolución roja: los campesinos odiaban su presencia, porque eran cobradores de impuestos y publicanos que se quedaban con parte. El tema cerraba con una enorme dependencia del erario público.

San Gregorio Magno sabía con bueyes araba. Los latinos no soportaríamos la convivencia con una "sagrada familia" diocesana. Basta leer un poco de literatura protestante victoriana. Aún con los mejores esfuerzos, se logra algo parecido "Pride and Prejudice", que no deja de ser un retroceso al rabinato fariseo. Si ya son frívolos los Curas, no intenten imaginarse qué ocurriría con sus esposas. Piensen en El Pilar ó San Nicolás de Bary... Correría sangre por llegar allí y una vez adentro, sería un aquelarre peor que la Doña Clorinda y la bruja del 79!

De veras que no hay tiempo W.? Quizá Dios esté haciendo las cosas más rápido de lo que podría hacerse humanamente. Esta crisis de los pedófilos (dejar de pagar para que se esconda el tema), es solo el principio de un derrumbe, que va a dar margen para una reforma importante. Dios quiera que sea para la Tradición y lo Saludable. Porque es margen como para un Concilio Vaticano III ó peor!

AMDG +

Crux Australis

Anónimo dijo...

¿No son los discípulos de Mons. Lefebre un buen intento de producir Curas-Monje? (familia extendida: fsspx, ibp, fssp, san felipe neri, etc.)

Louis Vierne

Anónimo dijo...

W, usted dice:

“Hoy día no se casa un hombre con una mujer, sino un remedo de hombre con una ruina de mujer”.

Le pregunto: ¿Cuándo un hombre es un remedo de hombre y la mujer una simple ruina?

Lo que no hay que ser es salame con la elección de la mujer, o, para decirlo de otra manera, “empezar por casa”, como en todo.
En esa línea no hay que casarse con una mujer que trabaje o que no esté dispuesta a dejar de trabajar una vez que lleguen los hijos y aunque esto no sea necesario pues trabajando ambos pueden pagar una mucama.
Esto no quiere decir casarse con una bestia que no sabe hablar. No, al contrario, como sí sabe hablar, es la madre quien ejercerá el rol de institutriz (¡qué lujo ya perdido!) de los hijos que Dios le mande, educándolos católicamente y, por ejemplo, enseñándoles idiomas que ella maneje de muy bien para arriba (siempre que le quede tiempo dependiendo las realidades de cada hogar).
Delegar la educación de los hijos en escuelas “católicas” no es culpa de las escuelas que NO ESTÁN PARA EDUCAR, sino de los padres que abdicaron de una de sus tres obligaciones principales, la de educar (las otras dos son las de procreación y manutención).
NO es cierto que una mujer “de su casa” es una bruja tan horrible como bruta. Las hay muy bellas, finas y delicadas, con muchos hijos, moralmente intachables y con la suficiente cultura para transmitirle a su descendencia algo más, como ser idiomas. Son mujeres que se supieron mantener femeninas, para decirlo en una palabra.
Estas madres (que las hay), por supuesto que no les enseñarán idiomas (por ejemplo) a sus hijos para que el día de mañana consigan tal o cual empleado o con otro fin utilitario, sino para que saboreen autores franceses, ingleses, etc.
Niños así educados difícilmente se metan luego en cualquier misa. Su formación los inmuniza de ciertas bajezas.
Y esto sucede. Me consta.
Así como es culpa de los padres que hayan delegado la educación de sus hijos en la escuela, también lo es del hombre el haberse casado con una mujer que tiene como máximo mérito no faltar a misa los domingos. No hay que ser salame para elegir. Si eligen mujer MAL luego, violín en bolsa, calladitos la boca y a remarla a pesar que el remo esté machucado.
Obviamente, a estas mujeres no las van a conseguir en una “wat”, “boliche” o “bar”. Sepan buscar o a joderse ... hoy, más que nunca.

Wanderer dijo...

Anónimo de las 9:43: Yo no dije lo que Ud. dice que dije. Eso lo dijo un anónimo que firma como W., y no sé quién.
En general, estoy de acuerdo con Ud., aunque preferiría una esposa muda, aunque no pueda enseñarle idiomas a los hijos.

Anónimo dijo...

Wanderer, lo tengo claro, por eso le escribí a "W" y no a "Wanderer".

No le voy a negar que una mujer muda sería un inmenso placer las más de las veces, pero, hablando seriamente, hay ciertas cuestiones de índole intelectual que si se practican de puertas para adentro (como idiomas o práctica de "buena" música) evitan que las mujeres se vuelvan toscas luego del paso del tiempo. Para el hombre es más fácil, pues todos los días se curte en la calle, entre profesionales, etc.
Hay que mantenerse divertido y ocupado para evitar las novelas de la tarde, entre otros intrusos que se meten en la casa de uno de prepo y sigilosamente.

Anónimo de 9:53.

PD. Si son del palo, elijan mujeres del palo ... He ahí mi consejo.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 9.43: Son eso cuando pertenecen a la generación actual del S. XXI, con más de cuatrocientos años encima de declive de la humanidad (varias generaciones degeneradas paulatinamente).
No dije que todos, sino la gran mayoría.

No me diga que un chico de hoy de veinticinco años, por más empeño que hayan puesto sus padres en educarlo, está en condiciones de elegir en los términos que Ud. dice.

De hecho, se casan sin tener la más mínima idea de que lo que es el matrimonio.

Dele a cualquier joven promedio a leer "El Buen Amor" de Petit de Murá, y verá que la mayoría no es capaz de entender lo que dice el fraile.

Ni siquiera saben lo que es amor.

Como tampoco los curas lo que es el sacerdocio -presuponiendo acertadas las críticas de este blog a la formación de los seminarios-.

Desde esta óptica, digo, estando todo tan devaluado, donde se ha perdido hasta el significado del lenguaje, y por ende la comprensión de la realidad-, es una locura permitir a un cura que se case.

Sería como permitir, en las fuerzas armadas de un país bananero, que un sargento del arma de intendencia, instruido para proveer de vituallas a la tropa, se suba a pilotear un Jet. Necesariamente lo estrellará. Mucho más que los propios pilotos, ya defectuosamente instruidos, que de por sí causan ya demasiados accidentes.

W

Están quemados.

Anónimo dijo...

Yendo un poco más allá todavía. Habría que extender el criterio Wanderiano sobre los seminarios, a la celebración de matrimonios.

Bernardo Espinosa dijo...

Estimado W: El llamado al sacerdocio, y el llamado al celibato son dos llamados distintos. No se puede suprimir el 2do para "solucionar" problemas del 1ro. Hay que SOLO ordenar a los candidatos capaces de responder a la vocación a la cual han sido llamados (sea el simple sacerdocio, como también el estado de hombres célibes). El problema de la Iglesia hoy, es que quienes tienen que supervisar esto son INCAPACES de hacerlo, porque han reducido el ministerio sacerdotal a la situación de "funcionarios eclesiales", y para el ejercicio del ministerio hace falta FE, y estos tales no la tienen. No hay que darle mas vuelta al tema: a la Argentina le faltan 100 curas, y le sobran 5000.

Anónimo dijo...

Estimado W (que no Wanderer):

Estamos de acuerdo. No pongo en duda que un adolescente de los 15 a los 30 (la adolescencia se ha extendido), por más esmero que hayan puesto sus padres, muchas veces desbarranca lo mismo.

También es cierto que hay casos en que no sucede así, pero son más bien raros.

En todo caso, sí es muy probable (y me consta) que estos adolescentes bien formados, luego de güevear unos años, vuelvan a la formación de su niñez. Es la época en la que el muchacho ya no piensa que su padre es un gil, sino que tenía razón, que las verdades son siempre las mismas cambiando sólo el maquillaje de cada época.

Y si no vuelve más? ... si jamás se reencuentra con sus padres y su anterior formación?, al menos Dios no se lo echará en cara a los padres. Terrible juicio será el de los padres según hayan o no educado y cómo a sus hijos. Terrible, creo yo ...

Estoy seguro y me consta que un niño con formación musical, en idiomas, contenido por una famila (en fin, ¡lo mismo que necesita un cura!), está más cerca de volver a las fuentes de las que se alejó entrado en la adolescencia que uno que no tiene ni fuentes.

Y aquí es donde me parece que juega fuerte el colegio y donde creo que es para lo único que sirve: para definir (más o menos) el mundo de relaciones más inmediato luego de la familia. Lo normal es que muchos de los compañeros del muchacho/a terminen siendo ellos sus amigos y los compañeros de ruta también de los años de idiotez. Entonces, aunque el colegio no enseñe nada suficientemente y hasta los deforme muchas veces, es mejor que sea uno católico y si es de chicos de familias del palo, pues mejor.
Yo he visto como pasan de rugbiers borrachines bragueteros y payasos a observar como el primero de ellos se casaba y eso no les parece que está tal mal ... y así siguen los otros. Entonces a los 35, mal que mal, ya están todos o casi todos reacomodados. No antes, en general. Hoy no se puede pedir más que esto, me parece.

Anónimo dijo...

"Hoy día no se casa un hombre con una mujer, sino un remedo de hombre con una ruina de mujer. "
Bienvenido al cristianismo.
Somos ruina, por eso necesitamos a Cristo.
Por algo el matrimonio es un Sacramento.
Es hora de pasar de la estética cristiana a la religión cristiana.
Busque una mujer que sean una ruina, pero que tengan mucha Fe, Esperanza y Caridad.
A veces somos un tanto fariseos al hablar de las mujeres, no les parece?
Donde está la acción de la Gracia? O es que es puro versito? Una mujer pecadora es un desecho?
No es menor que debajo de la Cruz estuvieran la Virgen María y María Magdalena.

Richard

Pablo dijo...

Hay lectores de este blog que realmente conocen Oriente cristiano con profundidad, y seguramente podrán dar una opinión autorizada. Lo mío son ideas sueltas:

- En general, lo que no me termina de cerrar del planteo de Wanderer es el “problematicismo”. Quiero decir, que si se trata de solucionar problemas, la disciplina oriental no soluciona per se la falta de idoneidad o la deficiente formación del clero, sea casado o célibe. Si no mejora de la formación previa a la ordenación, habrá problemas con todos, aunque de diversa índole.

- Tampoco el cambio en la disciplina puede modificar por sí mismo la cultura neopagana en la que nos toca vivir. Casados y célibes padecerán el asedio del mundo actual. Para algunos, tal vez el matrimonio sea una ayuda, para otros una carga y para otros, algo indiferente.

- De adoptarse en la Iglesia latina la disciplina de oriental, no sería una “blanqueo” de situaciones irregulares, sino la posibilidad de ordenar hombres casados.

- ¿Se puede decir hoy, que una Iglesia católica oriental que envía clero casado a Occidente, escandaliza a los fieles de rito latino? Me parece que no, porque el mundo está muy intercomunicado.

- Por lo que me comentaron los amigos católicos bizantinos, la costumbre en Oriente es enviar clero casado a las parroquias rurales y clero célibe a las parroquias urbanas. Y los ortodoxos no ordenan a jóvenes recién casados, sino a varones probados, con décadas de trabajo parroquial, que proveen al sustento de su familia con su propio trabajo, a veces son subdiáconos, luego diáconos, etc. Hay un largo cursus honorum que culmina en la ordenación.

- Me parece que sigue en pie la pregunta de Hércules: si la disciplina vigente en la Iglesia latina es adecuada a las circunstancias actuales, o si ha dejado de serlo, y podría reemplazarse por la disciplina oriental.

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Para continuar un poco en esta línea escatológica a la que nos ha conducido las evidentes dificultades de vivir la vocación del cristiano en cualquier estado, ¿no es un signo extraño esta 'abolición del hombre'?
¿La incapacidad ya no digamos de ser cura célibe, sino de tener una sustancia antrópica indemne para llegar a ser algo, no nos está hablando de un suceso apocalíptico, un vaciamiento óntico que augura el fin, mas todavía que las catástrofes sociales tipo gaymonio y aborto y los terremotos?
"Se secarán de espanto los hombres"

Anónimo dijo...

Hay que reconocerle a los lefes un éxito bastante parejo en esto.
Tienen muchos hijos, en general de familias cristianamente constituidas, se casan la mayoría de las veces con gente de la misma fsspx o cercanos, etc.
Tampoco se casan ya grandes en la mayoría de los casos y a los 30 ya tienen 4 críos a los que educan "bien".
Conozco muchos casos así.
La mayoría de los casos son así entre los lefes.
Salvo entre lefes, (aunque no sean todos) no conozco muchos jóvenes que no hayan pisado jamás un boliche. Esto en la fsspx es normal.

Anónimo dijo...

No termino de entender por qué está bien, sin más, casarse jóvenes y tener muchos hijos. ¿De dónde salió el endiosamiento de la familia?
Juan sin Tierra

Anónimo dijo...

muchachosss no se olviden de lo mas importantee q NO SE DIJO EN LA HIPOTESIS , CRISTO !!! CRISTO SE CASO ????? HIJOS ?? FAMILIA
SACERDOTE: ALTER CHRISTUS !!!!

Anónimo dijo...

Anónimo del 12 de abril de 2010 13:13

Conozco muchísimos jóvenes lefes que van a boliches. En Bs As sin jactarse tanto, en Mza más descaradamente.

Conozco muchos jovenes que jamás pisaron un boliche. Y tampoco pisaron la Frat.

Anónimo dijo...

Por eso, Juancito, lo mejor es no casarse núnca y ser un pobre gilún que anda escribiendo patéticas autojustificaciones en un foro.

Carlos el temerario

Anónimo dijo...

Nadie se ha olvidado a Cristo ni ha endiosado la familia, pero si su vocación no es la sacerdotal, si en cambio es la de formar una familia y respeta la moral católica, le guste o no se llena de hijos.
Así es la cosa.

Anónimo dijo...

Además de los lefes conozco otros varios "casos de éxito": mormones, testigos de Jehová, musulmanes fundamentalistas, judíos ortodoxos... Cumplen con todos los "sucess drivers" de algunos anónimos.

BTW, no queda bien dar nombres, pero al que le vendieron que determinadas cosas no pasan entre lefes, se compró un buzón. Averigüe un poquito.

--Ex lefe

Anónimo dijo...

Anónimo del 12 de abril de 2010 13:13:
Véngase a Mendoza, y conozca un poco a los lefes de acá. Verá que se conocen todos los boliches de Chacras, farrandean todas las semanas en la Arístides, y de vez en cuando se dan una vueltita por otros locales; total, son pecados de caballeros y esos no cuentan. Eso sí, todos los domingos a Misa.
Ex-Lefe Menduco

Anónimo dijo...

Juan sin Tierra.

No es que esté bien "sin más" casarse joven y tener muchos hijos.


a) Lo que sí es evidente es que casarse joven "estando en condiciones psicológicas" de hacerlo habla bien de quienes lo hacen, además de ser una rareza hoy en día.

b) Tener muchos hijos no está bien "sin más", sino que está bien porque "negar el hijo", para usar una frase de Hugo Wast que gustaba de repetir Castellani, es pecado grave si se lo hace sin motivos serios y (además) mediante el (único) método que acepta la Iglesia (abstinencia periódica).

Hay que decir que "sin más", ni a), ni b). Pero que a) y b) son resultados naturales de la coherencia con la ortopraxis, aunque sin excluir que ortoprácticos se casen viejos y tengan 2 hijos o ninguno. Tampoco afirmando que a) y b) aseguren infaliblemente ortopraxis, aunque sí aceptándolo como un síntoma de ello.

Lo anterior también responde al Anónimo de 14:19.

Esto no es eclusividad lefe. En Bella Vista esta coherencia se ve por montones, por poner otro ejemplo no muy afín a los lefes.

Anónimo dijo...

Ex Lefe Menduco.
En vez de haberse ido de la Frat. se hubiese quedado allí, que al menos suceden esas cosas buenas con más regularidad que en los otros lugares que le ofrece Mendoza. Lo mismo para Capital Federal. ¿O exagero?

Anónimo dijo...

Carlos el temerario, le diste en el clavo.

Anónimo dijo...

Richard, usted se confunde.
El sacramento del matrinonio es para cuando ya se está capacitado para tomarlo (igual el del orden sagrado).
No es que cualquier chichipío se casa y por ser éste un sacramento luego la Gracia hará del suyo un bello y ejemplar matrimonio.

Osqui.

Anónimo dijo...

Osqui,
No, no me confundo. El que pueda entender, que entienda.

Richard

Anónimo dijo...

Osqui,
Me refiero a esto:
http://www.corazones.org/articulos/testimonios/rosario_bombaatomica.htm

Richard

Anónimo dijo...

¿Quién se hará cargo de la manutención de los curas casados?.

Con las moneditas que ponen los fieles en la canastita, no alcanza.

Y la mayoría tiene un cocodrilo en el bolsillo, estoy seguro que pondrían el grito en el cielo si se le pide un aporte para mantener al párroco, jermu y prole, y si le dan algo le van a pedir cuentas de hasta lo que gaste en calzoncillos, y de porqué la mujer se compro un vestido etc..., así no hay familia que aguante mucho, y la cónyuge pronto plantará al cura cansada de las inquisiciones del consejo parroquial.

A lo sumo podría andar con un sistema como el alemán, donde uno presenta una declaración de pertencia a su culto para que parte de los impuestos que paga se deriven al mismo. Por eso es una iglesia muy poderosa económicamente (vease p. ej. la organización Adventum).

Pregúntenle a los de rito oriental e incluso a los ortodoxos, donde existe un gran problema por el número de curas que abandonan el ministerio por cuestiones económicas.

El caso de los protestantes revela también la complejidad de la cuestión, tanto así que debieron recurrir a los "covenants", un contrato entre el pastor y su feligresía donde se establecían su paga, derechos y obligaciones, que es origen del constitucionalismo moderno.

Creo que es mejor apuntar a personas mayores, con hijos ya criados, una vida ya hecha y consolidada posición económica, que no deban depender totalmente de la buena voluntad de los parroquianos. En fin, presbíteros en el sentido original de la palabra.

Tribunus Plebis.

Juana dijo...

La verdad es que leerlo me da un poco de miedo...qué idea tiene Ud. de los alcances de su juicio cuando propone suprimir congregaciones, mandar monjas a que se casen o a hacer calceta -según su apariencia física- y pasando por encima de sus votos, a curas "sobrantes" a la diócesis que les guste y los reciba, como si fuera una cuestión banal, qué tendría de acertada la extraña condición de monjes-curas...cuando son estados de vida cuyos desafíos son diversos y ordenados a diferentes realidades eclesiales, así como la vocación para vivir en ellos-.
La situación escandalosa que vive la Iglesia es responsabilidad principal e indeclinable de los pastores que la han llevado a este desastre, y se mantienen en posición de víctimas de operaciones de prensa y pseudoconspiraciones del estilo. Finalmente, aunque la formación afectiva de los sacerdotes suele ser muy defectuosa, también es cierto que el telón de fondo de la oscura trama de abusos, silencios, mentiras, con los que se ha vulnerado y se sigue vulnerando a muchas personas, es el sitial de poder, de excepción, en el que el poder eclesial ha construído la identidad sacerdotal.
Católicos "del palo", que prefieren mujeres mudas, según leo en los comentarios..un pequeño anuncio: no hay nada que garantice la madurez afectiva, pero hay algo que ayuda a la madurez humana en general, la humildad y la compasión. No vendría mal,alguna vez, un poco más de reflexión sobre el asunto, y un poco menos de tono marcial y patotero.

Anónimo dijo...

Anónimo de 9:53, permítame una aclaración sobre lo único en que me veo en la necesidad de manifestarle mi desacuerdo.

Usted escribió exactamente esto:

"Yo he visto como pasan de rugbiers borrachines bragueteros y payasos a observar como el primero de ellos se casaba y eso no les parece que está tan mal ... y así siguen los otros".

Debo decirle a esto que usted puede haber visto borrachines, bragueteros y payasos corregirse. ¡Pero no rugbiers!

¿Cuándo se ha visto un rugbier recompuesto?
¡Esos grandotes a los que cualquier peso mosca les birla la mina no se arreglan jamás, nunca dejan de hablar como gangosos, usar camisas celestes o rosas Légacy o Polo y de contar qué machos eran en patota o en el 3º tiempo!
¡Toda su vida recuerdan las noches de boliche donde era típico verlos sin minas (siempre), entrando todos juntos al baño, no por maricas sino porque ándan en bloque, como en rebaño! ¡Su vida es un scraun!

Mario, machazo anti fifí.

Anónimo dijo...

Les recomiendo el libro de Sanahuja recien salido del horno: "Poder Global y Religión Universal". Ed. Vortice.

Ayer salió la noticia en varios medios internacionales de que están buscando arrestar al Papa cuando pise suelo inglés.

No hay tiempo. Los lobos se están quitando las pieles de oveja.

W

Anónimo dijo...

Wanderer, yo creí al principio que eras un cura lefe, porque te tirabas contra la competencia (opus, ive, tfp, etc.). Pero veo que tenés bastante decencia intelectual al hablar de nuestras diversas sectuchas.

Ahora te pregunto, ¿No hay nada parecido a Marcial Maciel en los grupos tradi? ¿En la fsspx no ocurren escándalos sexuales? ¿En tfp?

No solo en mendoza ó entre progres pasan cosas. Lo groso del mundo "legítimo" es que hay un Jefe arriba de todo, y que tuvo el valor de decir "no se garpa más", aceptando el precio de no encubrir "la inmundicia". Pero en los grupitos "heroicos" ¿Cuándo van a comenzar los juicios? Si cuando hay un problema de esto, se separan en otra fraternidad ó sociedad "Superrecontrarequetesantaytradicionalparusaica". Igualito a USA con los protestantes extremos.

Entiendo al ex lefe menduco. También a mi me desilucionaron fiero, y me da bronca cruzarme a los pibes que hablan de "santa tradición" cuando te los encontrás volviendo del boliche, ó cosas peores que vos sabrás. Si no somos santos, almenos seamos humildes, que eso ayuda a todos.

Y así con tantos otros grupitos, en que lo que parece... es! Solo mujeres: sospecha tortillerismo, solo hombres: "el vicio inglés", familias completas: Waco!

Por eso yo no salgo de mi Parroquia diocesana. El curita es buen tipo, y en principio no odia la Sacralidad, así que con unos años más de Benedicto XVI quizá tengamos misa tridentina.

Nestor de Bella Vista

Anónimo dijo...

Nestor de Bella Vista afirmó:

a) alguna vez creer que Wanderer era un cura lefe (!)

b) estar dispuesto a escuchar la misa tradicional en "unos años más" en Bella Vista, pues hoy, supuestamente, esto allí no es todavía posible.

Conclusión: Nestor de Bella Vista no es un "águila"...

Chimango Cascotiáu.

Anónimo dijo...

Lo del "aguila" no lo entendí. Si en BV hay misa en latin, me gustaria ir, pero no tenia noticias. Habian intentado con un monje, creo, hace unos años.

Nestor de BV

Anónimo dijo...

Para Nestor y el chimango Cascotiáu en la Inmaculada celebran la misa Tridentinas y es BV. Sancho

Anónimo dijo...

(Cont.)
Wanderer, como, por muy católicos y del palo que sean, sus amigos sufren los efectos de la sociedad a la que pertenecen, tal vez necesiten un tratamiento psicológico para encontrar el equilibrio emocional y caracterial que les permita establecer una relación sana consigo mismos y con los demás, en particular con su cónyuge y sus hijos. Porque la naturaleza presupone la gracia, y es necesario que aquélla sea la adecuada para que ésta pueda actuar eficazmente. En cuanto a los solteros, yo no los aislaría del contexto de los solos y solas cada vez más numerosos, en parte porque ya no se requiere formar una familia para conseguir aceptación social, en parte por falta de compromiso para asumir el desafío que implica fundar una familia, en parte por miedo, y en parte por egoísmo y narcisimo, características ambas, estas últimas, muy propias de la generación que ronda los 35-45 años, sobre la que prolifera una amplia literatura. Digamos que los solteros, como no tienen mayor oportunidad de chocar con nadie, puesto que, en gran parte, viven solos, parecen gente normal y creen que su afectividad es equilibrada. Pero mucho me temo que si se expusieran a la convivencia diaria, no superarían tan fácilmente la prueba. Creo que más bien abundan entre ellos los que hacen de su ombligo el centro del mundo, y por lo tanto, están incapacitados para resignar nada por los demás. Y no hay que olvidar que el modelo del amor del marido por su mujer, es el de Cristo, que dio su vida por la Iglesia. Claro que humanamente aterra, pero para ello está la gracia, siempre y cuando el terreno esté preparado, como se repite opportune et importune en este blog (perdón a los latinistas).

Desde mi poco autorizada percepción, una “buena formación” consistente en doctrina y piedad no basta. Son necesarias también la madurez y plenitud psíquica, emocional y afectiva, que, en general, sólo florecen cuando se recibió afecto. Que no se puede decir que abunde en el ambiente “nacionalista católico”, sus derivados y aproximaciones. A veces, sobran autoritarismo y machismo, y faltan afecto y ternura, contención y comprensión, respeto y libertad: únicamente así se formarán personas épanouies (no encuentro un equivalente exacto en español).

Me gustaría mucho una opinión de Psique y Eros sobre el post en general, y sobre este punto 2) en particular.

Por último, saludo el genio reformador que anima la discusión, y puestos a reformadores, no se limiten a la Iglesia, no dejen en manos del Estado la educación de los chicos, conciencien -"hermoso" término- a los padres acerca de su deber indelegable en cuanto a la educación de sus hijos.

Y, mera curiosidad, ¿quién se ocupará de las viejitas dispensadas de sus tres votos que dejen la vida religiosa?, ¿sus insoportables sobrinos?

Mi recomendación: no frecuentar a la gente del palo, si se quieren evitar palos en la rueda.


Desahuciado II

Anónimo dijo...

No voy a entrar en el tema del post, sino sólo comentar el punto 2)de la primera parte. Por lo que respecta al celibato, encuentro que aquí se analizó el asunto bajo la óptica sociológica; para otros aspectos, a mí me resultó ilustrativo el artículo del Card. Alfons Stickler, “El celibato eclesiástico, su historia y sus fundamentos teológicos”, publicado en Scripta Theologica, Vol. XXVI, Fasc. 1, 1994.

Apreciada Mary, al revés que vos, estoy en desacuerdo con un 80 % de lo que dice esta sonata (casi se me escapa sanata, acto fallido que le dicen) monocorde de machistas (con honrosas excepciones). Que, por otro lado, con su autobombo e incenciación mutua, se parecen a los artistas del “espetáculo” y sus premios. Si para ellos lo mejor es una mujer muda, que lave los platos, haga calceta, su concepto de “esposa” equivale a sirvienta. Y así, es lógico que no encuentren ninguna mujer que los conforme, ¡por suerte! Es probable que muchos hagan de la necesidad, virtud, lo cual me parece bien; pero de ahí a considerar que, en la actualidad, los únicos a quienes “la vida no se les hace cada vez más difícil” son los solteros...
No pocas madres educan a sus hijos varones como reyes del universo, que, por lo tanto, nunca terminan de madurar, y se creen con derecho a que todos estén a su servicio. Si para alguien el estudio, el arte o la filatelia pueden reemplazar a las personas, pues, está todo dicho... En fin, espero que sólo fueran exageraciones plumíferas. A contrario sensu, y salvando las diferencias, me vienen a la mente las palabras de Benedicto XVI, “los cristianos seguimos a una Persona, no una doctrina” (cito de memoria). Sea cual fuere el estado en que uno se encuentre, lo importante es la disposición de entrega a los demás, la abnegación, de que nos dio ejemplo esa Persona. Pero claro, ni el estudio, ni el arte ni la filatelia van a “incordiarnos” nunca, ni interrumpir nuestro bel piacere, esto es, hacer lo que queremos, cuando queremos y como queremos. Recuerdo que el ideal de algunos en este foro es el loft en Recoleta, con el plasma gigante de 42´´, regado con un whisky, por oposición a la compañía de la familia.

Me parece que, tal vez, los amigos casados mentados en la entrada, del palo y católicos, también deben de padecer la inmadurez achacada a seminaristas, sacerdotes y ex seminaristas y ex sacerdotes, carencia ésta, ampliamente comentada en los posts anteriores. Porque, aun sin haber pasado por esa experiencia de burbuja (léase, seminario), es muy probable que, por distintos motivos, no hayan desarrollado una personalidad sana. Recuérdese el dicho, atribuido a Napoleón, creo, “la educación de un hombre comienza cien años antes de su nacimiento”. Y no se puede negar que en el terremoto del cambio civilizacional que ya lleva una centuria (por poner un límite... discutible, ya alguno habló acá de 400 años), muchos han podido heredar características o sufrido vivencias desestructurantes de la personalidad, o bien, ambas cosas. Es un hecho que vivimos en una sociedad desquiciada, y como para muestra sólo basta un botón, téngase presente que la depresión es una de las enfermedades con mayor incidencia en la población contemporánea. (Sigue)

Anónimo dijo...

Nestor: domingos 10:00 hs.
Calle Flaubert.

Anónimo dijo...

Deshauciado II,
Creo que tenés bastante razón. Pero que la mujer trabaje en casa y el hombre afuera no es señal de inmadurez, al menos necesariamente, por parte del hombre.
Hay mujeres que no quieren otra cosa y si un hombre busca una que sea así pues que se encuentren y sean felices.
Que todos somos hijos de nuestra época: muy cierto. Los desequilibrios afectivos y la falta de madurez es un rasgo determinante de nuestra época. No sólo de la gente del palo.

Anónimo dijo...

Aunque W. comenzó otra entrada, de tema muy candente para la Iglesia, quiero hacer mi aporte a ésta, si se me permite.
Como dice Castellani, al matrimonio se entra por la libido y se queda por la religión, así que ya hace bastante que es tenido como un estado de bastante sacrificio, que por supuesto ayuda a santificar, y esto del sacrificio va tanto para el hombre como para la mujer.
Pero me llama la atención tanto machismo, cuando se dice "la mujer que no trabaje". En realidad habría que ver si todas las familias se las pueden arreglar sin el aporte económico de la mujer, y no digo ya para elegir la marca del té (que no sea La Virginia, por ej. según se ha dicho en la página de Wanderer hace bastante tiempo, porque para tener buen gusto también hay que tener con qué solventarlo). Tampoco por la necesidad de caer en el consumismo.
Lo digo para las cuestiones más esenciales que se plantean en este blog, como la elección de un buen colegio, mejor todavía si constituye una comunidad de padres que más o menos tengan una idea afín sobre la formación intelectual y moral de los hijos.
Y no por esto las madres suelen dejar necesariamente de ocuparse de los hijos, aunque obviamente no es lo ideal que tengan que lidiar en tantos frentes sino que dediquen el mayor esfuerzo a la familia.
Ocurre por otro lado, que a veces las mujeres les sacan cabezas de ventaja a los varones en cuestiones como el estudio, y que para que éstos "agarraren los libros" hay que hacer una promesa. Pues es bastante frecuente en estos ambientes que los jóvenes se la pasen en guitarreadas y que el estudio sistemático de una carrera, que puede darles el instrumento para "ganar el pan con el sudor de la frente", sea dejado de lado.
Quizá el planteo parezca demasiado "pedestre", pero a lo mejor sirva a los padres con hijos en edad de formarse, para orientarlos en el sentido de que en caso de tener vocación para el matrimonio deberán asumir las responsabilidades que les toque a cada uno.
Y en cuanto a los que creen tener vocación sacerdotal, estoy de acuerdo con que que hagan su experiencia universitaria antes de entrar al seminario. Pero seguramente un ambiente familiar en el que se practiquen los valores cristianos y a la vez haya equilibrio psicológico y afectivo le será el mejor comienzo. Algo difícil esto último, sin duda, pero al menos tiene que ser una meta. Quizá por aquí tenga que comenzar a "resetearse" la cuestión, como plantea Wanderer en la nueva entrada.

Capitán Lope de Aguirre dijo...

Anónimo de las 13:13 vos sos Quackero y los lefes son quackeros como es eso?Nosotros vinimos en Carabelas no en la Mayflower y también CREEMOS educar bien a nuestros hijos a veces sale bien y otras no tanto.Tu visión de la realidad es un tanto naif.Lefebvre murió excomulgado.

Anónimo dijo...

Anóninmo de 9:53.
Por lo que dice y he meditado, lo mejor sería engancharse una lefe de prosapia.
Tenerla media engañada y una vez casados dejar de aparecer por Venezuela, total no se divorciarán ni en chiste.
Ella hablará idiomas, es muy probable que haya llegado virgen al matrimonio y estará dispuesta aunque sea profesional a quedarse en casita con los críos.
Eso sí: NUNCA le digan que irán a misa a otro lado luego de casados, porque se pudre todo y no hay casorio o no, según el caso, pero, por las dudas... (hay lefes bobos que solo van a misas lefes y otros no).

Chiquilín de Bachín.

PD además hay varias que están bastante buenas.

buho dijo...

Me estoy preparando para leer la crítica que le van a hacer a Jesús. Qué lástima que ignoren la existencia de esta personas tan finas en sus juicios y críticas, tan agudas para ver la paja del ojo ajeno, tan audaces para que solo ven el lado malo de las personas que cuestionan; da la impresión que todos son perversos con patas, menos el inmaculado que emite juicios anónimamente; debe ser por humildad y modestia.

buho dijo...

estoy concluyendo que para que te publiquen en el blog debes hacer comentarios en el mismo tono de los publicados. si no sos del clan, te borran. No será que no quieren escuchar alguna buena campana que les haga pensar?

Anónimo dijo...

Típico comentario machista, la PD de Chiquilín de Bachín, las mujeres son vacas o yeguas para la mayoría de los hombres.

Anónimo dijo...

Y eso de que al matrimonio se entra por la libido, será así en el caso de los machistas estilo Bachín, no hay que generalizarlo.

Anónimo dijo...

No hay métodos infalibles.

Yo conocí a mi mujer en Palermo. La vi tirándole piedras a los patos. Fue amor a primera vista.

Ahora apedrea a los protestantes que simulando evangelizar golpean la puerta de casa.

La unión con semejante doncella ha sido exitosa.

Saludos,

El Carlista.

Anónimo dijo...

Qué tema el de la elección de la mujer!
No sé, yo me elegí una con "prontuario" pero con gran corazón que se convirtió y hoy día la verdad que es más casta que yo...Digo, si les sirve, hagan lo que Jesus: vean el corazón de las personas y no sean fariseos.

Tito, felizmente casado y con dos hijos

Anónimo dijo...

Digamos que más que de un flechazo, se enamoró de un piedrazo.

Anónimo dijo...

Disculpe Castellani, pero en eso la pifió.

Que al matrimonio se entra por la líbido es Siglo XIX y XX. En todo caso se puede entrar con líbido, que es otra cosa.

Durante siglos al matrimonio se entraba por la religión y se permanecía por la religión. Y quizás parte de la crisis humana que vivimos es por eso. Se ven tantas cruzas raras ... desde que se presta tanta atención a la líbido -con la oportuna bendición de miles de castellanis-.

Anónimo dijo...

Tito, la verdad que te admiro.
Me cuesta mucho conseguir novia porque no puedo aceptar que mi futura mujer haya tenido sexo con otros flacos.Está más alla de mi voluntad. Creo que es por la educación que recibí. La imagen de la mujer que nos enseñan será demasiado idealista?
Cuantos acá piensan como yo?

Nico

Anónimo dijo...

Nico, se consiguen mujeres que buscan lo mismo en un hombre. Lo importante es prepararse para cuando la encuentres. Lo digo por experiencia! :-)

AMDG +

Crux Australis