sábado, 29 de mayo de 2010

Catástrofe


La privilegiada pluma de Jack Tollers tiene siempre un modo distinto de decir las cosas:


La catástrofe

Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle;

sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre.

Mc. 7:15

Terremoto (en Haití, en Chile, en…).

Fue en medio de las tinieblas, tremendo. A la mañana contemplaron la ruina de todo, sin entender qué había pasado, cómo había ocurrido, sus casuchas derruidas, rodeados de polvo y basura, desconcertados y hambrientos. Inmediatamente comenzaron las peleas entre ellos por los restos de comida, por una chapa, por un bidón de agua o por las provisiones, los remedios, que comenzaban a llegar, lentamente, del exterior. Inesperada catástrofe, como todas. Tomó a todos por sorpresa, claro que sí. Sobre todo a los zombies.

Deslave (en Río de Janeiro, en…).

Justo en tiempo de carnaval, qué macana. Tanta lluvia apelmazó el polvo convirtiéndolo en una masa de pesado barro. El barro comenzó a bajar por efecto de la ley de gravedad. Las favelas se vieron literalmente sepultadas. La gente que vivía más abajo tuvo que abandonarlo todo, sus casas y posesiones. Venía el barro, no había más que huir. O quedar sepultado. Había que huir, huir del barro… Igual, en el centro de la ciudad, seguía el carnaval. Pero el barro se venía, se venía con todo.

Erupción (en Islandia, en…).

Se formó una nube de cenizas. Ceniza cargada de electricidad. Se interrumpieron las comunicaciones. Hubo confusión en puertos y aeropuertos. Los turistas tan campantes y alegres se vieron sorprendidos en su buena fe. Y no podían volver a casa. Y estaban obligados a pasar largas horas en esa tierra de nadie que es un aeropuerto. Lástima: tan bien que la habían pasado en sus viajes para aquí y para allá. Y no se sabía cuándo pararía todo esto (algunos anticipaban que seguiría durante años, cuando no que explotara el Katla y sanseacabó, vaya uno a saber).

Derrame (en el Golfo, en…).

Al principio la explosión no parecía gran cosa. Apenas 11 muertos, bueh. Apenas si bajaron un poco las cotizaciones de la empresa. No es para tanto. Claro que un mes después, mientras se tomaba conciencia de que en realidad la mancha negra era mucho más grande que lo que se había estimado inicialmente y el hecho de que no se había podido sellar el pozo que manaba y manaba… La empresa contrata a un especialista en tapar pozos negros, pero… por ahora… Y no parecía petróleo, parecía sangre. Pero la empresa se muestra optimista. Apenas si las cotizaciones bajaron un poco. Probaremos “top kill” (tapar el agujero de dónde brota esta spuzza), claro que puede salir mal y empeorar aun más las cosas. Podría ampliar el boquete de donde sale toda esa materia infecta… Pero no. Sino funciona la tapadera, ya aparecerá un Plan “B”. Mientras tanto, la sustancia venenosa se acerca a las costas. Y el pozo sigue entregando su veneno, contaminándolo todo… Pero la empresa no ha perdido su confianza, dicen que han contratado a un genio en tapar pozos. Vamos a ver un poco…

Igual, digamos la verdad, es una catástrofe. Son varias las catástrofes. ¡Oh que no hubieran catástrofes!

Pero que las hay, las hay.

Jack Tollers

4 comentarios:

Victorio dijo...

no creo que le preocupen las catástrofes a quien dijo que le mojaría la oreja al Anticristo.

sino me creen lean esto


http://www.padrebuela.com.ar/pag_res.asp?id=247
“aprendamos nosotros que la vida del sacerdote no es solamente rezar y poner los ojos en blanco mirando al cielo, sino que también hay que pisar acá la tierra, porque lo que tenemos que cambiar es la tierra, y que no cambiará si no cambiamos nosotros, y no cambiará si no nos implicamos nosotros en primera persona para cambiar lo que hay que cambiar”.

Anónimo dijo...

Funcionó el top kill. Se inyectó lodo pesado y quedó perfectamente sellado. Hay que ser mago para saber dónde estuvo la grieta.
Terminó el riesgo de la marea negra. En breve ya nadie se acordará del problemita.

¿Ah, que el diario dice otra cosa?
No, no: no digo del derrame del Golfo; digo del otro...

Ahora sí, Wanderer: game over!

Lucho Paredes dijo...

Querido el top kill falló... y todavía hay ojos físicos y metafísicos para ver grietas y lodo bien negro.
The end is begining

Wanderer dijo...

Músico: No tengo modo de responderle. Mánndeme un mail y lo hago por ese medio.