lunes, 31 de mayo de 2010

¿Polis o politeuma?


El desgüace completo que ha sufrido la política argentina hace que ya haya perdido todo sentido proponer una discusión sobre ese tema en el blog. Si hace dos años todavía creía que el conflicto con el campo podía provocar sino la caída, al menos una rectificación forzada del gobierno kirchnerista, y un peso mayor de la oposición en las decisiones del gobierno, hoy lo veo no sólo como imposible sino como inútil e, incluso, perjudicial. ¿Qué hay después de Kirchner? O, dicho de otro modo, ¿hay algo mejor después de Kirchner? Sinceramente, creo que no (Quizás Duhalde, no lo sé).

Ciertamente, la opción radical es inviable, no solamente por que no saben gobernar como lo han demostrado a lo largo de toda su historia, sino porque los candidatos que proponen son de evitar a toda costa: Alfonsín, cuyo único mérito es ser hijo de un presidente que debió huir del poder en medio del caos, y Cobos, un personaje menor que llegó donde está a costa de múltiples y consecutivas traiciones.

La Gorda Carrió, desde su Coalición, será útil, como siempre, para denunciar negociados y corrupción, pero no para gobernar. Macri, un pibe new rich, frívolo y superficial que, como Menem, no dudaría en entregar la educación y la cultura a la izquierda a cambio de tranquilidad y vía libre para sus decisiones de gobierno.

Dentro del peronismo disidente, Reutemann jamás será candidato. De Narvaez, un personaje de cuidado que hasta hace un par de años era protagonista habitual de la revista Caras por su vida de playboy de la noche de Punta del Este y cuya último capricho ha sido el de ser gobernante. Fiel a sus genes, negociará lo que sea necesario, a fin de alcanzar sus objetivos. ¿Solá? Recordemos su hiperkirchnerismo durante el gobierno de Néstor: otro oportunista.

No hay opción. Lo único que queda son los residuos amontonados por Kirchner y, por eso mismo, lo único que me queda es proclamarme un "kirchnerista residual". Lo otro es peor.

Sin embargo, no estoy mal. A Dios gracias, ya pasaron mis años juveniles y, con ellos, mis ínfulas nacionalistas, cuando creía con ingenuidad que el nuestro era el mejor país y una nación católica que había sido elegida por Dios para conservar y expandir la fe en tiempos de apostasía. Si aún creyera en esas fábulas rosas, estaría afectado hoy por una profunda depresión viendo, por ejemplo, cómo los representantes elegidos por ese pueblo privilegiado se aprestaba a aprobar al homomonio. Sinceramente, ya no importa.

Mi llanto, en todo caso, es como el llanto de Moisés, depositado en la canasta y flotando en las riveras del Nilo. Me refiero, claro, a la interpretación que los primeros cristianos daban de este pasaje bíblico. No es que el niño llore por el abandono, sino que su llanto se debe a la nostalgia que siente porque ha sido arrojado a otra realidad. No es que estoy mal en la existencia histórica concreta en la que me ha tocado vivir porque la existencia me moleste o porque Kirchner se me haga insufrible, sino que estoy radicalmente mal porque no estoy donde debo estar, el mundo del hyperuranium, donde aspiro a contemplar la belleza unitaria de Dios.

Tiene sentido, entonces, que los Padres y aún los medievales con Santo Tomás entre ellos, no hayan prestado atención y desviado su interés a la polis terrenal. Lo importante, en todo caso, es la otra polis, la politeuma, aquella comunidad eterna en la que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, junto con los elegidos, conforman una unidad permanente y distinta entre ellos.

No se trata ya más de poner las esperanzas y las alegrías en las ciudades terrenas; se trata de aspirar a la metra-polis, la ciudad matriz, que es el Reino dispuesto como una ciudad, llena con todo lo agradable, que es amor fraternal y la gran generosidad plena de los santos espíritus y los poderes fuertes que los gobiernan (politeúein), a los que el Logos produjo y estableció con poder. "Es hora de considerar de dónde éramos y a dónde hemos sido arrojados, hacia dónde nos apresuramos y de dónde hemos sido redimidos", dice Teodoto.

Lo que he dicho está dicho con el lenguaje propio de la literatura cristiana de los primeros siglos, pero las realidades que expreso pueden ser también dichas en el lenguaje evangélico, en lenguaje medieval y en el lenguaje contemporáneo (no creo que con el lenguaje del Vaticano II). Son realidades constantes, por esenciales, del cristianismo. No tenemos en este mundo morada permanente, y nuestro fin es alcanzar la estatura del hombre perfecto que es Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Fuimos arrojados, o caímos, de su reino o politeuma, y allí debemos retornar.

Amargarse por Kirchner y perder la paz por la polis terrena, por las reservas dilapidades, por el homomonio o por las retenciones, en el fondo, me parece que no es del todo cristiano.

30 comentarios:

aLEJANDRO dijo...

Estimado Wanderer,

Luego de la lectura de su último post (sobre el que comento) no puedo más de disentir, al menos parcialmente.

Si bien estoy totalmente de acuerdo con que el fin no es terreno, sino la aspiración a la metra-polis no puedo concebir permanecer en un estado contemplativo mientras los enemigos de Dios, la Patria, y la Familia avanzan pisoteando los valores cristianos. Por más insignificante que resulte uno debe seguir combatiendo contra las maquinaciones mundanas que hoy, lamentablemente, parecen llevar las de ganar.

No digo que en el afán de triunfar en lo terreno uno descuide la meta última, sino hacer de la lucha diaria en defensa de los valores un medio, un camino mediante el cual llegar al fin último buscado.

Saludos,

AMM

Benigno dijo...

Estimado Wanderer, no lo tome a mal, pero no coincido con usted en este punto.

Será la difencia de edad? (yo tengo 33 casi 34), no creo, nunca fui nacionalista y mas o menos entiendo a los paises como inventos de la masoneria modernista.

Con respecto al espectro politico, coincido con usted completamente, puede venir uno un poco menos malo que K, quizas Duhalde, no vamos a tener homonio, quizas se vuelva a respetar un poco mas a la iglesia y demas, pero en definitiva cada pais tiene los politicos que se merece, y el nuestro no es la excepcion, si no es ahora, en un futuro no muy lejano tendremos gaymonio, aborto, educacion laica, etc etc, y no por los politicos sino por la gente,esa misma gente que mira a Tinelli o a Mirtha Legrand, o que "lee" la revista Noticias, o que se maravilla con el circo del bicentenario.
En todo esto estamos de acuerdo.

En lo unico que disentimos, es en el hecho de que lo suyo, no lo tome a mal, suena a rendicion o retirada, suena a "como ya no puedo ganar y estoy cansado, mejor me retiro". Todo bien, no lo estoy juzgando, pero no deberiamos ser aquellos cristianos que tenemos que mostrar la luz de la verdad? no somos nosotros los que tenemos que transmitir la buena nueva?
Se que es imposible competir con todos los medios, y demas intereses creados, inclusive con la misma Iglesia que caya la verdad.

Pero hay formas de hacerlo, usted con el Blog por ejemplo, en charlas de amigos como hago yo, yendo a Misa (de ser posible tradicional que de a poco van apareciendo por todos lados), dando charlas en un grupo scout, en el trabajo etc, etc.
Es guerra de guerrillas, pero si ayudamos a salvar un alma (aunque sea la mia) vale la pena.

Es mi humilde opinion.

Teseo dijo...

Se empieza a poner bueno. Saltarán los capitanes de fragata y los tercios fantasmas al ataque.

Ud. sí que sabe poner el dedo en la llaga: El nacionalismo argentino tranquilamente corre tras un milenarismo carnal.

Pero es comprensible: no debe ser fácil para nadie saber que no hay ya esperanzas en este globo.

Yo, sin embargo, me tengo por un tipo lleno de Esperanza. Si no fuera por Ella, hace rato me hubiese tirado al Riachuelo.

Esperemos la transfiguración de esta patria, que no se perderá en la nada. Será asumida por la energeia del “finador” y hecha casa de gloria.

20 La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza 21 de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. 22 Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. 23 Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo. 24 Porque nuestra salvación es en esperanza; y una esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿cómo es posible esperar una cosa que se ve? 25 Pero esperar lo que no vemos, es aguardar con paciencia. (Rm, VIII)

Don Diego dijo...

Estimado Wanderer: coincido con Alejandro. Noto un cierto aire a quietismo en el post de hoy; si bien es verdad que nuestra morada está en otro mundo, también tenemos un mandato que cumplir en éste, aún en las cuestiones temporales.

Respecto a las opiniones que usted da sobre los candidatos actuales, coincido con casi todas sus apreciaciones; más aún, debería sumarle a Alfonsín su declaraciones de la semana pasada en las que ensalzó al socialismo y casi que invitó a Binner a hacer dupla con él... (¿se imagina lo que podrían llegar a hacer los socialistas en el gobierno? llevan más de cien años esperando ese día).

Le sumo un candidato que, quizás, resultaría el más potable, pero que por su traspié en 2003 es casi imposible que pueda aspirar a la presidencia: el ex gobernador de mi provincia, J.C. Romero. Si bien, es cierto, tiene un aire menemista, su política en cuestiones relacionadas con la moral sexual y familiar ha sido intachable, esto lo sé de primera mano. De hecho, allá por el año 2007, cuando se produjo uno de los primeros abortos autorizados por la justicia que tomó estado público, circuló una nota firmada por varios secretarios de Salud provinciales avalando tal práctica. El entonces Secretario de Salud de Salta se negó a firmarla, y lo hizo por ser un cristiano cabal; esto le valió la felicitación del gobernador, quien además le dijo que, de haberla firmado, le hubiese pedido la renuncia.

Wanderer dijo...

Estimados Alejandro, Benigno y Diego: Con mis amigos, muchas veces terminamos discutiendo lo mismo. Algunos de ellos también consideran que mi posición es de resignación o de quietismo, o de cansancio. Quizás lo sea, pero es lo que, en este momento histórico, me parece adecuado. No niego que, prudencialmente haya veces que es necesario hacer algo en el orden temporal, pero me parece que no puede ser tomado como principio. Ya no estamos a tiempo de gastar energías en corregir lo incorregible.

Benigno dijo...

Estimado Wanderer,
Al menos siga con el blog que esta muy bueno.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

El domingo en Misa pensaba un poco estas cosas sobre qué nos toca y que nos queda.
Cerca mío había varias familias de clase media, de padres jovenes e hijos chiquitos, bastante numerosas para vivir en capital, entre 4 o 5 hijos...
Los veía ahi y pensaba lo dificil que debe ser vivir en este mundo actual donde todo está armado de forma contraria a lo que necesita una familia para crecer sanamente.
Eran familias de clase media, de esas que viven en departamentos, aisladas, tratando de sobrevivir con trabajos volátiles, alquileres altos, cuotas de colegios impagables...
Ahi estaban, y pensaba yo para adentro que estas familias son nuestros pobres silenciosos, la clase media indigente católica, que está ahí en la sombra, esperando en Dios poder renovar el alquiler a fin de año o que papá no pierda el trabajo.
Llegué a la conclusión de que mientras mi inteligencia se extravía en utopías racionalistas que nunca pudieron ser ni debían serlo, los hijos de Dios, las pequeñas familias católicas se mueren de inanición porque a nadie le importa una m...

Tobias

Anónimo dijo...

Estamos viviendo el "orden apocalíptico", saliendo de la "Ciudad el Hombre" y recién entrando en la plenitud de la "Ciudad del Diablo".

Y ciertamente debemos ser algo quietistas, porque tenemos que orar mucho a Dios por la predilección que nos ha demostrado en habernos hecho nacer "católicos" integrados en el seno de la Tradición de la Santa Iglesia de Cristo.

Hacer eso bien, y reconocerse -con muchísima humilidad- ahí, estando a la altura es difícil y lleva toda la vida.

Anónimo dijo...

Escapismo ultraterreno, propio de la reaccion pendular que produce el haber sido infectado alguna vez por el virus nacionalista y su ideologizacion de la fe.
Ni uno ni otro.
No solo es un hecho que se nos ha privado de aquellas utopias nacionalistas, sino que tambien parece que estaremos privados de ese neocartesianismo descarnado y espiritualista que nos seduce a "contemplar dulce y pacificamente la Verdad" en medio de la maroma generalizada, no esperando, mas bien disparandose a la velocidad de la luz hacia la segunda venida. Para eso alistemonos en la cofradia de los deprefachos y avanti con el estribillo sodano (no el del cardenal):"despiertame, cuando pase el temblor".
De lo contrario a cerrar filas y a la brecha,confiando en la ayuda que ya llega; los orcos se nos estan viniendo encima y mas vale una carga junto al Rey que quedarse moqueando histericamente como el Senescal.
No afloje Wanderer: ultimamente lo han vapuleado de lo lindo y es logico que el prisma se nos vuelva opaco; pero usted solito se ha metido en este baile ...y en horabuena.
Aflojele a estas cartas desde Iwo Jima; de lo contrario vamos a terminar como los nipo-cionalistas: escondidos en las cuevas y usando la cabeza no para combatir, sino para activar granadas y volarnos los sesos; eso si: muy piadosa y honorablemente.

Carmelo el guelfo

Wanderer dijo...

Tobías: Hace algunos años tuve una experiencia exactamente igual a la suya en un oficio religioso: "vi" quiénes son los pobres de Dios, a los que les pertenece el Reino. Seguramente nos precederán.
Carmelo: Lejos de mí ser un "deprefacho". Todo lo contrario; liberarme de la ideología nacionalista fue, propiamente, una liberación, puesto que hace fijar los ojos en lo único importante: el Rey que viene y nos espera.

Coronel Kurtz dijo...

Estimado Wanderer: En general estoy de acuerdo con el planteo de la entrada. Pero no se me olvide de I-II, q. 4, a. 8. También está la salvedad de "los pequeños", a quienes no podemos dejar librados a su suerte sin culpa por nuestra parte.

En cualquier caso, recuerdo las palabras de S. Bernardo: "Si insurgant venti tentationum, si incurras scopulos tribulationum, respice stellam, voca Mariam. Si iactaris superbiae undis, si ambitionis, si detractionis, si aemulationis, respice stellam, voca Mariam. Si iracundia, aut avaritia, aut carnis illecebra naviculam concusserit mentis, respice ad Mariam.Si criminum immanitate turbatus, conscientiae foeditate confusus, iudicii horrore perterritus, baratro incipias absorberi tristitiae, desperationis abysso, cogita Mariam. In periculis, in angustiis, in rebus dubiis, Mariam cogita, Mariam invoca.Non recedat ab ore, non recedat a corde, et ut
impetres eius orationis suffragium, non deseras conversationis exemplum. Ipsam sequens non devias, ipsam rogans non desperas, ipsam cogitans non erras. Ipsa tenente non corruis, ipsa protegente non metuis, ipsa duce non fatigaris,
ipsa propitia pervenis, et sic in temetipso experiris quam merito dictum sit: Et nomen Virginis Maria." (In laudibus Virginis Matris, Hom. 2, 17)

Gelfand dijo...

Excelente analisis político. El analísis filosofico-teológico no me gustó tanto. Tiene un sabor neoplatonico un poco empalagoso(si ya sé a mi tambien me gusta Tolkien pero con moderación). Prefiero al Aquinate, que ponía en las cosas mayor equilibrio. Será lo que dice Carmelo el Guelfo y que yo siempre fui un enemigo del nacionalismo católico bizarro.
Soy de los pobres de la clase media argentina de los que habla Tobias. Creo que tenemos la desventaja de una formación mas pobre. Y la ventaja de vivir mas cerca de la realidad y por lo tanto no perderenos en sueños mitológicos.
Creo que esta batalla (contra el homomonio, aborto, etc.) hay que darla hasta el final. Es el martirio de este tiempo y de lo que el Señor nos va a pedir cuenta.

Gelfand (que no Gandalf)

Anónimo dijo...

Muy bueno comentario de Tobías.
No será mejor dedicarnos a ayudar a las familias en sus necesidades básicas, en lugar de fagocitar a sus hijos dentro de estructuras neocon destructivas?
Antes estaba la parroquia como refugio de las pequeñas familias. Hoy no hay nada. Los colegios "católicos" no son más que servicios dentro de un mercado que busca el barniz religioso para mantener la conciencia muda...

Tito

Anónimo dijo...

W:
Yo soy de clase media tengo hijos y hago malabares para pagarles una educación cristiana, el colegio se la pasa pidiendo guita para los pobres (porque son muy cristianos) pero si te atrasas una cuota ya te cobran intereses y te retienen la matricula. La clase media cristiana sufre mucho, todo, absolutamente todo esta pensado para que no puedas profesar tu fe. Desde lo que lo te dicen tus amigos hasta las exigencias de los hijos. Todos mis amigos se estan divorciando y yo sigo tratando de agrandar mi familia, pese a lo que me cuesta mantenerla. Ni hablar del trabajo, ejercer mi profesión (o cualquier otra)sin pecar requiere una habilidad que muchas veces hasta yo me asombro de tener, eso si, si pecas aunque sea un poquito los haberes se multiplican y porque negarlo, la tentación es enorme. Ni hablar de las tentaciones de la carne....
En fin, penso W en los Rodriguez Saa?, A mi cada vez me caen mejor.

fiel Desdichado

Anónimo dijo...

Coincido con Wanderer. Alguien dijo por ahi que va a dar la lucha contra el putimonio hasta el martirio. Sí, claro, ¿pero cómo?. ¿Yendo a una marcha convocada por un evangélico en la que se levantan banderas cuasi políticamente correctas, como los argumentos de la CEA?
Paso, gracias. El kilombo lo voy a armar cuando en el colegio "católico" de mis chicos les traten de inculcar el putimonio como algo natural.
Creo que estamos en los últimos tiempos -y si le pifio, ningún mal me acarreará esa creencia, como dice Fray Rabieta que dice Newman-, y por tanto, ya no hay que instaurar la cristiandad. Se acabó. Empieza a regir el Evangelio Eterno, que es el Apocalipsis, y allí tenemos un mandato preciso: "conserva lo que tienes".
Educar a los hijos ya es una tarea que hoy día le exije a uno todas sus fuerzas.
Y dar testimonio cuando se está entre la espada y la pared, cómo no.
A gatas nos mantenemos a flote, ni hablar de "convertir" o "mostrarle la luz" al prójimo. No entienden el idioma, están formateados y con un software nuevo que no reconoce el formato de archivo que uno les quiere pasar. Como me pasa con la computadora vieja que tengo.

Monseñor Fusilado.

El gordo dijo...

Nico:
Ayer fui a la marcha de los "pastores electrónicos" contra el putimonio.
Estaban defendiendo la verdad.
Los argumentos, una mierda, efectivamente, igual no me arrepiento.
Ni nuestros pastores ni Wanderer se ocuparon del tema.
También creo que mi presencia allí no servirá para que la ciudad del Anticristo no se instaure; sin embargo creo que la pasividad absoluta conlleva la tentación de la ascedia (que por otra parte me tiene tomado desde hace rato).
Tampoco pienso que quien no va a la "marcha de mierda" esté haciendo mal, que sea un despreocupado de la lucha ni nada.
Que cada uno haga lo que pueda y que conserve lo que tiene.
Un abrazo.
El gordo.

Anónimo dijo...

Wanderer, el problema es que somos "pichis". Los grandes temas son para los grandes... ¿Porqué carajo Carlos Slim ó Perez Companc no se ponen a luchar contra el putilesbimonio? Ellos sí tienen herramientas en abundancia. Manga de chanchos obesos, por cagones nos dejan en manos del zurdaje, mientras viven en sus regnums ó comiendo heladito de munchis!

Vease la Iglesia de LaOdisea, se aplica perfectamente a nuestro tiempo: ni frios, ni calientes... tibios.

Paruso

Anónimo dijo...

Monseñor Fusilado, coincido plenamente con Ud.: "empieza a regir el Evangelio Eterno", "conserva lo que tienes"... con la gracia de Dios.

Ya no es tiempo de otras cosas.

Y el "conserva lo que tienes", ya es mucho.

A lo sumo, la palabra oportuna a quien el Señor nos pone en el camino o que tenemos obligación de ir a buscar, pero sin enredarse en obras de mucho despliegue.

Dios lo bendiga.

el Athonita dijo...

A pesar de nuestros disensos cuando de puntillas y roquetes se trata, en estos temas más rocosos, le confieso mi plena y profunda coincidencia.

Está presupuesto que se trata de un secundum quid, pero ¿cuándo no? Y es bueno —como ante toda paradoja cristiana— no andarla balanceando permanentemente: están justamente previstas en la didáctica divina para elongar y espaciar la Verdad completa. Cristo, de hecho, echaba a rodar una punta del Misterio sin avisar que dejaba cabos sueltos... Todo está —diría Teodoto— en qué hora sea...

Y esta franja horaria del Misterio, suele tener poco rating,,, tanto para los unos como los otros. Progresismos e integrismos son ambos milenarismos mundanos. Las dos caras de una misma moneda: la del César.

Quien osare negar que esto no es más que una mala noche en una mala posada, como dijera la Santa, no sé si anatema, pero al menos amargado sea.
Pues estas verdades ciertamente no producen depre,,, si no al contrario! Oxigenan y perspectivan.

Justo leo un texto/reportaje a Lewis, del 44, que aborda esto mismo. Copio sin traducir, que cuando lo hago, Tollers me pega, me reta y corrige.

“Imagine a set of people all living in the same building. Half of them think it is a hotel; the other half think it is a prison. Those who think it a hotel might regard it as quite intolerable, and those who thought it was a prison might dicide that it was really surprisingly comfortable. So that what seems the ugly doctrine is one that comforts and strengthens you in the end. The people who try to hold an optimistic view of this world would become pessimists: the people who hold a pretty stern view of it become optimistic.”

Feliz de ti, Wanderer, pues has alcanzado (better: has sido alcanzado) por el optimismo cristiano.

Hay un solo e inequívoco “game over” que resuena desde la cumbre del Gólgota sobre todo tiempo y rincón del orbe. The rest is foam; the rest are bubbles. Buela included.

In Domino,

ath.

Anónimo dijo...

Muy bueno el blog. Siga adelante.

Esteban

Black Henry dijo...

Este post tiene un tufo demasiado fuerta a "apres moi le deluge". Parece escrito por un sesentón que ya está de vuelta y piensa que Cristo viene la semana que viene.
Hace unos dias se armó una discusión similar en lo de Fray Rabieta en el post El Embudo.
No se trata de intentar recrear (inutlimente) la estupidez judaizante-protestante "the shining city upon the hill" en este mundo ya que es imposible e indeseable, sino mas bien en pensar y actuar para el futuro (al menos inmediato) de nuestros hijos.

Anónimo dijo...

Anónimo,

Cuando se está entre la espada y la pared existen dos posibilidades:

1- quedarse junto a la pared y morir atravesado por la espada,

2- dar un paso al frente y morir atravesado por la espada.

Los cristianos tenemos la obligación de dar ese pequeño paso. Que parece que no cambia nada, pero que en resumidas cuentas, lo cambia todo.

Saludos,

Otro anónimo

Pablo dijo...

"For us there is the trying, the rest is not our business".(T. S. Eliot)

Anónimo dijo...

Anonimo de las 15.37 le queda una vía y es correrse para el costado y pegarle una piña al mentón.En estos tiempos Cristo nos pide que seamos mas sagaces que los hijos de la serpiente, hay que presentar batalla desde donde sea, y como sea si hay que morir que sea de pie, y no arrodillado,W. NO SE ARRODILLE ante el enemigo.Solo ante CRISTO y al coludo lo peleamos asidos al rosario.A los que esperan en los políticos no aprendieron que la dedocracia es caer en el juego del liberalismo, es ese el problema del nacionalismo nacional siempre en el juego de los partidos y movimientos , Error la monarquía es católica . VIVA CRISTO REY no suena Cristo presidente . AVE . EL MONARCA

Anónimo dijo...

Muy lindo el deber del cristiano y el ejemplo de la espada. Sobretodo si uno es el que sostiene la espada. Cuanta nobleza!!!!. Yakuza

Coronel Kurtz dijo...

Lo que dice Pablo me hizo acordar a: "Do your best, and leave the rest to the One above." (J.R.R. Tolkien, LOTR). O, siguiendo con Tolkien, "In destinies, sad or merry, true men can but try" (Sir Gawain and the Green Knight).

Anónimo dijo...

No me parece que hay nobleza a suicidarse

M. le Professeur dijo...

Wanderer, otros,

Que decir acerca de su post? Que quizás comparto el todo de su entrada, que quizás no comparto nada, o que, muy probablemente, tenga miedo, terrible miedo, horripilante sin duda, de que sea vero.

Me curé jovencito, a los codazos y a Dios gracias, del nacionalismo febril al cual le agradezco infinitamente. Como una vacuna, me otorgó anticuerpos poderosos, valiosísimos. Agradezco a Dios que me haya hecho nacionalista, que me haya hecho leer los discursos de José Antonio, al coronel Chateau-Jaubert, a Antonio Caponnetto, AL CURA CASTELLANI, a tantos y tantos, a tantas cosas. A ser un facho. Agradezco aún más que me haya sacado del anarquismo nacionalista, del nacionalismo que ignora y aún rechaza lo propio de lo político (Cicerón diría fundar ciudades y conservar las ya fundadas en las Tusculanae Disputationes), del nacionalismo furioso que llora al coronel que no tuvo (o que quizás tuvo, no se). A Dios gracias no soy peronista (y lo he sido también, o eso dije un buen tiempo). Sin ello, hoy sería nacionalista, o del opus dei, DIOS ME LIBRE. Sin peronismo no hubiera Disandro en mi biblioteca (o quizás no habría Perón sin Disandro) y tampoco Cicerón y sin él, no habría Carl Schmitt ni Leo Strauss, ni Eric Voegelin ni Jünger, ni nada. Los alemanes serían para mi una especie de malón SS y los judíos señores con nariz ganchuda que nos roban nuestros bienes (Me olvido de los importantes: Meinvielle (solo en ese tema), Belloc, Chesterton, Waugh, Tolkien, Lewis, el otro Chesterton (Cecil), Dawson, y tantísimos otros que dió esa Inglaterra sin patas. Reapareció Irazusta con todo su sentido. Volví a leerlo y lo entendí.

Hoy diría que soy de derecha, conservador, reaccionario. Eso si, derecha en términos Schmiteanos (o quizas Hobbesianos, lo acepto, lo admito, my bad), conservador en el sentido de de Maistre y conservador en el sentido de Jünger (incluyendo sus ÚLTIMOS textos eh!).

Quizás el amigo Hakim Bey, anarco-guenoniano yankee, loco total y absoluto, tenga algo de razón. Será este blog, amigo Wanderer, una Zona Temporalmente Autónoma?

Diga Ud, digan Uds. compañeros comentadores, si lo es, es una utopía cristiana en sentido de Bey y no de Moro/Campanella/Bacon, sería de verdad.

En ese caso mi amigo, que espero sea cierto sin duda, tenga Usted por seguro que comparto lo suyo y, junto a Ud, coincido con las viejitas que dejaron ya de cantar pero que, cuando lo hacían, tenían tanta razón,

¡Oh! María Madre mía, o consuelo del mortal, amparadme y guiadme a la Patria Celestial.

M. le Profeseur

Juancho dijo...

Perdón que interrumpo: vieron lo del crater de Guatemala?

http://www.lanacion.com.ar/fotos/itemgaleria.asp?galeria_id=3151

A poner las barbas en remojo.

Juancho.

Anónimo dijo...

Mi preocupación hoy en día no es por los gobernantes que podríamos tener, ya que seguramente tendremos los que merecemos por nuestra cultura. Mi gran preocupación es la de mi Iglesia, que hoy en día se encuentra como nuestra sociedad, vacia y sin ganas.
Hoy en día ni siquiera en los colegios religiosos se enseña catequesis con esmero y dedicación, cualquiera se pone en frente del aula y dice 2 cosas locas.
En las parroquias, cualquiera se pone el cartel de catequista y dice 2 palabras locas.
Qué pasará dentro de unos años, habra alguien que sepa algo??
J.A