martes, 11 de mayo de 2010

Los padres de la patria


Como bien lo han expresado varios de los lectores del blog, la ceremonia laica que protagonizó la cúpula de la Iglesia, secundados por los representantes del laicado, el sábado pasado en el santuario nacional de Luján, no sólo es vergonzosa, sino que es escalofriante. Parece que estamos, como bien acotaban, presenciando las profecías literarias, o no tanto, que leímos muchas veces en Castellani o en Benson.

Como un remedo de consuelo, espero que alguien en la Congregación de Obispos de Roma, guarde en las carpetas correspondientes las actuaciones de nuestros prelados y sirva, si siguen los aires benedictinos, para frenar cualquier intento de ascenso en la carrera episcopal.

Pero, si bien los hechos causan vergüenza e, incluso, asco, no sorprenden. Nuestros obispos no son más que los dignos hijos de los “padres de la patria”. Hace algunos años tuvimos una discusión acerca de los protagonistas de la Revolución de Mayo, que no es necesario repetir aquí. Baste decir que los padres civiles que engendraron nuestro país fueron un grupo de contrabandistas y jacobinos sediciosos, que aprovecharon que su legítimo rey estaba encarcelado, para levantarse contra él a fin de imponer los ideales revolucionarios y mejorar sus negocios. Pero, ¿qué decir de nuestro padres religiosos? Lamentablemente, fueron peores.

En el año 2002, Emecé publicó un escalofriante libro titulado Los curas de la Revolución, en el que varios investigadores estudian las figuras de aquellos, nuestros padres. Veamos algunos ejemplos:

- Juan Ignacio de Gorriti. Diputado por Salta y Jujuy, defensor acérrimos de la revolución y enemigo de Güemes y lo que él denominaba la “Patria Vieja”, frente a la cual constituirá el grupo de próceres norteños denominados la “Patria Nueva”, es decir, revolucionaria. Escribe en su diario hablando de Rivadavia: “Soy uno de sus mayores apasionados y consideraría como una bendición del cielo que la República fuera presidida por sujetos tan dignos de gobernar, como el señor Rivadavia”.

- Diego Zavaleta, deán de la catedral de Buenos Aires. Líder del sector reformista del clero que aspiraba a acotar las prerrogativas papales. Tuvo oportunidad de ponerlo en práctica cuando, al fallecer el obispo Lué que se oponía a la utilización del púlpito para defender las ideas revolucionarias, es nombrado vicario capitular. Desde ese puesto, interpreta que, del mismo modo que la prisión del rey Fernando VII había devuelto el poder a las colonias, lo mismo había ocurrido con el poder del Romano Pontífice que, de hecho, desparecía, y toda la autoridad era asumida por los obispos locales. Sus ideas, acorde a un jansenismo tardío, se orientan a lograr una iglesia autónoma del poder de Roma y que colabora estrechamente con las nuevas autoridades políticas. Los obispos, en efecto, han delegado su poder en el Papa, pero pueden reasumirlo cuando quieran.

El 25 de mayo de 1819, celebra la misa protocolar y, junto con el cabildo eclesiástico de Buenos Aires, jura la Constitución. Será Zavaleta, además, el “embajador” del gobierno de Rivadavia en la aplicación de la inicua ley de Reforma General del Clero de 1822.

- Julián Agüero, cura de Buenos Aires, aquel que, luego de la revolución, se dirigía a sus feligreses en las homilías, ya no como hijos o hermanos, sino como “ciudadanos”. Perteneciente al círculo íntimo de Rivadavia y participante en numerosas ocasiones de su gobierno en altos puesto ministeriales, se preocupó en fundamentar la sedición de mayo, afirmando que España jamás tuvo derecho de conquista y gobierno en América en razón de las monarquías precolombinas que allí estaban establecidas.

José María Paz escribía lo siguiente sobre el padre Agüero: “… es sacerdote pero ni su traje ni sus modales lo indican, pues afecta los del gran mundo o, por lo menos, los de un secular tono; jamás lo vi tomar el breviario, ni ocuparse de lectura alguna durante la navegación; o conversaba con los oficiales sobre asuntos juveniles, … hablándoles frivolidades, sin excluir asuntos de amoríos o libertinaje…”.

Y así, podríamos seguir con el relato de la santidad de doctrina y costumbres de otros de nuestros padres de la patria.

No es necesario; es suficiente con ver a sus hijos.

56 comentarios:

Anónimo dijo...

"(Castellani) En la Argentina no hemos tenido pastores santos, si se exceptúa el bondadoso y un poco corto Mamerto Esquiú. Hemos tenido en cambio pastores malnacidos, pastores cobardes, pastores avarientos, pastores iletrados, pastores simoníacos, pastores embusteros, pastores calumniadores, pastores concubinarios; y lo peor de todo, pastores villanos, estúpidos o idiotas. Yo lo pongo en tiempo pasado; S.E. es muy posible que pueda conjugar el tiempo, si (como creo) no pertenece a ninguna de esas categorías. El diablo conoce muy bien aquello de “heriré al pastor y se dispersarán las ovejas”. En nuestro país ha hecho una obra fina; y a consecuencia de ella, la Iglesia Argentina es un montón de ruinas, donde se esconden no pocos bichos, algunos venenosos."

Cap X de la Catena Argentea de Jack Tollers.

Alejandro dijo...

Estimado Wanderer,

Me permito disentir con usted respecto al denominativo de sediciosos respecto a los padres civiles de la Patria. La de 1810 no fue una revolución contra Fernando VII sino, por el contrario, en apoyo a él. La razón fue, justamente, que se encontraba encarcelado luego de su ida a Bayona.
Saludos,

AMM

Wanderer dijo...

Estimado Alejandro: Ud. tiene razón, si atendemos a las razones jurídicas que invocaron los padres de mayo. Evidentemente, no era cuestión de declarar, sin más, una sedición. Pero la intención era bien otra. Y la prueba está que, cuando Fernando VII recuperó el trono en 1813, las provincias del Río de la Plata continuaron haciéndole la guerra.

Anónimo dijo...

Caro Alejandro: Vd. se ha digerido la "leyenda rosa" de los nacionalistas. Que la máscara de Fernando VII era una farsa desde el comienzo lo reconoce Saavedra en su Memoria Autógrafa. Como dice muy bien Don Guánderer, ¿por qué no se pacificaron en 1814? (no me venga con que Rivadavia y García fueron a presentarle "sus condiciones", ¿WTF?).

JL
(descendiente a mucha honra de realistas que no fueron pérjuros ni sacrílegos)

Alejandro dijo...

No quiero que Usted crea que me quiero quedar con la última palabra ni mucho menos. Usted tiene razón en decir que, una vez recuperado el trono por Fernando VII las Provincias Unidas continuaron con su lucha, pero mucha agua había pasado bajo el puente. Una cosa fueron los motivos de Mayo de 1810 y otra como mutaron éstos hasta la declaración de la independencia.
Saludos,

AMM

P.D. Le recomiendo un libro de El Ateneo, “Revolución Mayo 1810” que explica la tesis que hago mía. No le quiero hacer propaganda a un familiar pero vale la pena.

Anónimo dijo...

Solo uniendo la ignorancia al despecho presente, propio de pusilánimes, con un resentimiento apátrida indigno, ha podido Ud. escribir la injuria contra nuestros antepasados que deja asentada aquí, sin pruebas de ninguna clase y hasta contrariando la realidad histórica.
Como igualmente le debo la Caridad de la Verdad, le recuerdo que como dice el 4º Mandamiento de la ley de Dios, al que escupe al Cielo le cae en la cara.
De los obispos se ocupará Dios Nuestro Señor, no usted. Pero de la honra de nuestros Padres ...
Lo lamento por Usted(es).
No se ocupe en responderme: no volveré a entrar a su miserable buhardilla de gringuito llorón.
Y no ensuciaré mi nombre firmando.
¡Hasta nunca!

Psique y Eros dijo...

http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=6278

ese es el link de un artículo de George Weigel, un juanpablista consumado, autor del mamotreto biográfico del susodicho: "Testigo de esperanza". El artículo expone una receta en 6 puntos para "sanar" a la legión de Cristo. Les pego el que punto que más me gustó:
2.- El Delegado debería informar, al comienzo de su misión, a los miembros de la Legión de Cristo y del Regnum Christi de que, como ellos mismos se integraron en estas instituciones sin conocer las patologías de su fundador, quedan libres para abandonarlas sin pecado, culpa, vergüenza o remordimientos.
Tal afirmación es esencial para detener el chantaje moral que continúa en la actualidad (según informes fidedignos de familias de seminaristas de la Legión y de estudiantes en colegios del Regnum Christi): «la voluntad de Dios es, sin lugar a dudas, que estés aquí, y le daras la espalda a Dios y pecarás si te vas…»
Deben habilitarse procedimientos express de exclaustración de los miembros con votos de la Legión, y acelerar la concesión de permiso para los que deseen unirse a otra congregación religiosa o incardinarse en una diócesis como clero regular. Proceder así dejaría claro que lo que se ha rescatado de la debacle son vocaciones sacerdotales (muchas de ellas impresionantes y de gran valor para la Iglesia), y no necesariamente vocaciones a la Legión. Una reforma auténtica del Regnum Christi requiere procedimientos similares para ayudar a los miembros laicos a dejar el Regnum Christi sin ninguna presión o estigma.

Me interesa que Ludovicus le diese una mirada, y aunque no es más que una receta, nos diera una opinión..

Anónimo dijo...

El Clarín de hoy habla sobre los curas de la Revolución de Mayo:

http://www.valoresreligiosos.com.ar/nota.asp?Id=20614

Coronel Kurtz dijo...

A propósito de este interesante tema, quizá alguien quiera presentar un trabajo en las Jornadas de Historia y Archivos Eclesiásticos del Bicentenario, organizadas por la Junta de Historia Eclesiástica Argentina.

Sobre esto no es mucho lo que he leído más que algunos libros de Furlong y artículos de Tonda. El P. Guillermo Furlong S.J. tiene un punto de vista más "bienpensante", intentando un poco disculpar a la Iglesia por su desconfianza con Mayo frente a los historiadores liberales (cf. "La Revolución de Mayo: Los sucesos, los hombres, las ideas"). Por el contrario, el Cgo. Américo Tonda era más "duro" para juzgar este período y estos hombres (Zavaleta, Funes, Medrano, etc.). Una postura intermedia fue la de Rómulo Carbia, aunque (si cabe) más clericalista, y, por lo tanto, un poco infumable (un ejemplo de lo que digo es la biografía del obispo Aneiros).

A propósito de Tonda, tiene un libro sobre el Obispo Orellana de Córdoba del que sólo he leído unas partes y que está muy bueno (muy documentado, con citas originales como casi todo lo de Tonda). Orellana hasta el fin de su vida estaba convencido de que la Revolución de Mayo era el trasplante de la Revolución francesa a tierras americanas. Cuando éste se va de la Argentina, se terminan los obispos legítimos por casi 40 años.

La afirmación de Castellani que copia el anónimo puede parecer una boutade, pero se confirma apenas uno se pone a leer sobre la historia de la Iglesia Argentina. Excepto Esquiú (y recién al final de su vida cuando, habiendo rechazado el obispado de Bs. As., estaba ya marginado de la vida política argentina donde a nadie le importaba que evocase a "mi Chacho de los Llanos"), lo demás es de una medianía, de una mediocridad, que asombra.

Anónimo dijo...

Y tenía que suceder.

Tenía que aparecer, sooner or later, esta discusión. Tenían que volver los viejos slogans que nos repitieron en la facultad, allá por Historia Argentina I. La Mascara de Fernando VII de don Ricardo Levene, las respuestas historiográficas de Carbia y Sierra, el panfleto simpaticón de Wast.

Que pasó en esos cabildos abiertos (del 22 al 25) de mayo de hace doscientos años? es "algo más complejo". Por deformación profesional, sepan disculpar, hablo de historia "en serio" o "en joda". Quizás, si don Wanderer me lo postea, tiro unas líneas. Ahora, hablando "a la que te criaste" diría que...La guerra civil, que tuvo sus combates en las américas entre 1809 y 1824, y que en nuestros pagos tendría que extenderse hacia atras hasta 1806, tuvo por triunfadores a los que querían los morlacos de unos, las pilchas de otros, evitando para siempre las cejas de los que quedan.

M. le Professeur

Leonardo Kempis dijo...

About the issue, please reffer "Mayo Revisado", de Entique Díaz Araujo.

PS: tampoco es que le hago propaganda por ser mendocino, pero es una obra bastante buena!

L.K.

Benigno dijo...

Nada bueno viene de la palabra "revolución", sino nombrenme alguna que haya sido buena.
Nuestros padres Patrios no fueron otra cosa mas que masones, contrabadistas, anticatolicos, y anglofilos de la peor calaña.

Nuestra Madre Patria fue, para bien o para mal España.

Anónimo dijo...

Estimados, a juzgar por sus comentarios si fueran coherentes supongo que no deben honrar a la bandera ni el escudo nacional, ni entonar el himno, ni, en definitiva, sentirse identificados con la REPUBLICA Argentina, ni llegado el caso armarse para su defensa como manda la Constitución, ya que tal entidad política sería, a vuestro juicio, producto de una revolución sediciosa. No entiendo como hacen para vivir este país, si reniegan de su mismo origen.
Agradecería me develen el enigma.
Tribunus Plebis.

Anónimo dijo...

Tribunus, se acabó "el tiempo de las naciones". Wake up.

Anónimo dijo...

Estimado Benigno: ¿Anglofilos dijo?

Dejese de joder hombre. Lea,que los libros no muerden. Pero no lea a los autores, lea a los protagonista, a sus cartas, a sus mensajes y podrá entender muchas cosas.
Que les gustaba la guita, puede ser, que eran masones, algunos, esta bien concedo, pero anglófilos dejese de hinchar.
Dos veces se repelieron a los ingleses, mas en defensa de la fe que de su rey Fernando y no lo hzo españa sino el pueblo criollo. 50 vidas costo la reconquista de Buenos Aires al mando de Liniers y 25 de esos hombres, la mitad de las bajas, era gente del pueblo, no era tropa regular, 15 de la compañía de voluntarios de Patriotas de Infantería y 10 del vulgo que se agregó al ataque para tirar de la artillería y cargar las municiones (ver documentos historicos y el libro reconquista de Buenos aires de Beverina editado por editorial 1884 del Circulo Militar pag. 59).
Entonces no me diga que no era un pueblo que no tenía fe. Y Ud. Wanderer tampoco, no se haga el gil, que los curas y los personajes importantes eran unos mierdas, puede ser, pero nuestros antepasados, o por los menos los mios no vienen de apellidos ilustres sino del pueblo criollo que habitaba estas tierras que era profundamente católico y de buena linea.
el Criollo Balmaceda

Anónimo dijo...

Estimado Tribuno:

El escudo argentino es totalmente revolucionario, con su gorro frigio y sus manos entrelazadas; el sol de la bandera con sus 33 rayos; el himno, ni le cuento, con su "noble igualdad" (vaya contradicción en los términos), las rotas cadenas y los libres del mundo; si esto no suena a "Liberté, Égalité, Fraternité"...
La Constitución del 53, liberal, en parte inspirada en la norteamericana; deísta, con su Dios, fuente de toda razón y justicia. Y algunas concesiones a lo "católico", por exigencias de la época; muchas de las cuales fueron eliminadas en la que se "ofrendó" a la Virgen de Luján el 8/05/10, reformada en el 94 (unas cuantas, por sugerencia eclesial). Y lo digo aunque el presidente de la Constituyente, al momento de jurarse en 1853, haya sido mi antepasado directo. ¿Usted piensa que uno tiene que aceptar en bloque lo que hicieron nuestros ancestros, y su legado? ¿Sólo por el hecho de ser "antiguo" es intachable? En toda familia hay antepasados mejores, regulares, malos y pésimos. Salvando las distancias infinitas, fíjese que incluso entre los ascendientes de Nuestro Señor hubo una prostituta, y un rey criminal, pero arrepentido, cuyos salmos seguimos cantando hasta hoy. En fin, hay que saber discriminar lo positivo de lo negativo en la herencia recibida. Y si predomina lo negativo, ay, ay, ¡qué mal nos vemos! Difícil remontarla.
También la historia de los pueblos está plagada de crímenes y actos heroicos, pues es fruto del obrar humano. El pasado no resulta determinante, pero puede ser condicionante.
Eso no quita que uno ame la tierra donde nacieron sus padres o que eligió para vivir, pero sin dejar de ver sus defectos, y en la medida de lo posible, tratar de curarlos, o al menos, no dejar de verlos, que sin diagnóstico, difícil remediarlos. ¿Y cómo vamos a diagnosticar, si no indagamos su origen?
Uno quiere a sus padres, pero pasada la primera infancia, no deja de ver que no son los seres perfectos como uno creía. Y eso no significa que los amemos menos, ni reconozcamos todas las cosas buenas que nos dieron, empezando por la vida. Pero si los progenitores hicieron su fortuna robando, los hijos no están justificados si se quedan con el producto del robo. En fin, mejor no doy ejemplos, que oscurece.
Seguro que otros participantes podrán aportar mejores y más oportunas y consistentes reflexiones.

Lo saluda, sin ánimo de festejo alguno por el bicentenario de la revolución de mayo.

La Negra

PS: Benigno, la única revolución con la que simpatizo es la libertadora, aunque no comparta plenamente lo que le siguió.

Anónimo dijo...

Anónimo de 4:29.
No te calentés, no seás chambón.
Es que aquí no somos jacobinos.
Sólo eso...

EL COJONUDO PINCHEIRA.

Captain Lopé de Aguirré dijo...

Estamos esperando desde el Amazonas el post de Fátima Wanderer dejemos a los padres de la patria MASONES.Volvamos a Belgrano,Rosas,Saavedra,Alzaga;Quiroga y a la corona Española de la que nunca debimos habernos despegado justificando la traición por la ocupación Napoleónica y por la insensatez de los Borbones.

Pd:Carlota nos hubiera venido bien para comenzar con una Monarquía.

M. le Professeur dijo...

Tribuno,

Como hacemos? pues muy sencillo mi amigo, como hizo su alter ego cuando decidió "lotear" el cartago maldito y cubierto de sal. Como hizo Virgilio en su Eneida en los albores del Imperio, quizás un poquito, como hizo mitre al inventarnos próceres, como Joaquín V. González y sus planes educativos que "hicieron un nacionalismo a los hachazos". Haciendo de nuestra patria un imago de LA PATRIA. No hay otra. No queda otra. Sino seríamos carlistas, y Dios me libre y me guarde!!!!

En fin, como repetía el cura Castellani:

"La inteligencia argentina tiene hoy una tarea y un deber sacros, pensar la Patria".

Si pretendemos inteligir la cuestión de nuestro origen histórico-político, pensemos. El mandato imperativo del cura tuerto es categórico.

M. le Professeur

Anónimo dijo...

Tiene razón Benigno. España fue nuestra Madre Patria. Obviamente para mal.
Federico

Anónimo dijo...

Tribunus Plebis.

No seas gil de lechería.
No aceptes sin ton ni son, ni a tontas y locas (aunque las locas nos encanten y las tontas a veces sean las mejores) el status quo actual sin preguntarte si en su génesis esta "nación" fue bien o mal parida.

EL COJONUDO PINCHEIRA.

Anónimo dijo...

¡No se ortibe Professeur!, que guste o no guste, hoy tanto el carlismo como el nacionalismo, en el terreno práctico, no son más que excusas para empinar el codo con gomías, pero cuando las papas quemen estarán del mismo lado, como en el 36, los que tengan los cojones del proto-carlismo pincheriano.

Importante es que nadie afirme: “yo por la Patria daré mi vida llegado el caso”, pues eso es gilada parecida a la otra: “yo hubiera sido también mártir en el lugar de Esteban”. Ambos son cuentos, pero igual no importa, pues ni usted ni yo lo vamos a ver en vida. Créame que antes vuelve Cristo.

-¿Y mientras tanto?
-Aleje a sus hijos de la democracia, que es pecado no hacerlo, y siga escabiando en familia y con amigos, como quienes velan las armas esperando el momento; que como ya nos lo dijo Gabriel Marcel reflexionando sobre el misterio, la presencia de todos frente a una mesa, o cerca de la chimenea que alumbra entrañablemente, potencia las facultades de cada uno de los reunidos y facilita su intimidad consigo mismo y entre ellos.

Esta es la única salida a estos desencuentros que en el plano histórico-filosófico permanecerán por siempre y que me acercaron hoy a tantas amistades nacionalistas.

Saludos,

El Carlista.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Wanderer, también me sumo a la pregunta-pedido del "Capitain Lopé de Aguirré":

¿Para cuándo el post sobre Fátima?

En cuanto a la posibilidad de "pensar la Patria", ya pasó el momento. A otra cosa, mariposa.
Como dice El Carlista, antes vuelve Cristo...
... A menos que se quiera dejar alguna semilla para el Milenio...

-M.Martin -

Anónimo dijo...

FRAY RABIETA SOBRE FATIMA

http://frayrabieta.wordpress.com/

SALUDOS.

NICO.

Anónimo dijo...

Sobre Fátima ya lo dijo todo Fray Rabieta.

Anónimo dijo...

¿porque fray rabieta dice la verdad y bertone se equivoca ? expliqueme por favor

cual fue el interes de JPII a engrupir a mil milliones de catolicos . no veo

jose dijo...

Estimado Wanderer:
Llego un poco tarde a las discusiones y comentarios de esta nota. Los he leído muy por encima, a excepción de su respuesta a Alejandro en el comentario n°3. La verdad es que, de vez en cuando, me entretengo y aprendo con sus juicios esclarecedores, su fina interpretación y sus conocimientos de historia eclesiástica moderna. Pero esta vez, caro Wanderer, le ha escapado feo.
Sus palabras dejan entrever una falta de conocimiento histórico acerca de los sucesos ocurridos en España y en América entre 1810 y 1813; una falta de conocimiento de archivos y documentos de la época; y, finalmente, un desconocimiento no menor de los autores referentes a nivel nacional que se han expedido sobre el tema en cuestión.
Sería muy largo explicar y argumentar sobre su falencia histórica. Es mejor remitirse a los documentos...y después a Marfany, a Comadrán Ruiz a Díaz Araujo a Ibarguren, etc. Sólo entonces, podrán discutirse los pormenores e interpretaciones de este singular suceso de "restauración autonómica".
Con amor de caridad. Suyo,
Jacinto.-

Wanderer dijo...

Estimado Jacinto: Es posible que le haya escapado fiero. No soy historiador y, mucho menos, infalible.
Sin embargo, no me parece que la oposición a mis afirmaciones tengan que venir de la zaga de autores que Ud. menciona. Con todo el respecto, y aún el afecto que me merecen, creo que ellos son los constructores de una leyenda rosa nacionalista que puede ser útil para inspirar el amor a la patria y el heroísmo a los jóvenes, pero que, los adultos, deberíamos ser capaces de reconocer que son nada más que ficciones, aunque la realidad no nos agrade.

M. le Professeur dijo...

Comparto con el amigo wanderer. A Marfany lo salvaría un poco eh!

Despues... Versiones más prolijas de AÑO X... pobre Wast, se sacaron el nombre los zurdos.

Le professeur

Héctor Emilianus dijo...

Estimado administrador,

1. yo no creo que leer a los revisionistas sea "leyenda rosa": ¿De verdad los han leído? Las denuncias a la intentona liberal en nuestra Patria no tienen nada de "rosa", es amargante. ¿Han leído, p. ej. "Mayo en Ascuas" de Federico Ibarguren? ¿Qué tiene de "rosa", eso? La misma historia argentina de José María Rosa ¿tiene algo de inocente o de piadosas moralinas?

2. Por más que nieguen el valor de la interpretación del revisionismo nacionalista, no puede generalizar al punto de negar la misma historia: los hechos históricos son macizos y permanecen imperturbables. ¿No le parece un signo de incultura negar la posibilidad de la investigación misma?

3. También demuestra ignorancia cuando dice en el post: "Y así, podríamos seguir con el relato de la santidad de doctrina y costumbres de otros de nuestros padres de la patria"

¿Cuántas biografías podría citar?

¿No hubo ningún cura patriota de doctrina recta en el Virreinato del Río de la Plata durante el periodo de las guerras de la Independencia?

¿Sólo heterodoxos?

4. No soy amigo de la versión liberal de la historia ni de los liberales y heterodoxos que protagonizaron la historia. Hoy mismo estoy estudiando a dos santos varones criollos que en San Juan se opusieron a la Revolución de Mayo y a los gobiernos posteriores, incluído San Martín (es un trabajo para las Jornadas que menciona el comentarista "Coronel Kurtz", ¿lo aceptarán?). Me parece que su acción es sumamente importante para entender nuestra historia política. Pero no por eso debo decir que no hubieron santos curas patriotas. Al menos debo dejar lugar a la investigación, y luego emitir un juicio.


5. Los felicito por abordar un tema tan interesante, pero por favor no caigan en un facilismo histórico, delator de ignorancia.

En Cristo y en la Patria,

Anónimo dijo...

No sé si antes de una restauración vuelve Cristo...
Preferiría no perder la esperanza.
Bruno.

Coronel Kurtz dijo...

Estimado Bruno: Es que justo allí (en el regreso de Cristo en gloria y majestad) debe estar fijada nuestra esperanza. ¿O cómo reza el Padrenuestro?

Anónimo dijo...

Estimado Héctor: No creo que Wanderer diga que leer a los revisionistas es hacer leyenda rosa, sino a la existencia de una leyenda rosa nacionalista que es más que evidente. Aún con todo el afecto que tenemos por Peco Ibarguren o Díaz Araujo, cualquiera que haya leído directamente los escritos de Saavedra, Belgrano, el deán Funes, San Martín, etc. no puede dejar de reconocer que los historiadores nacionalistas se dejan muchos datos en el tintero para no ensuciar a sus héroes.

Como dice Wanderer, esta leyenda rosa puede estar bien para inspirar amor a la patria en los niños, pero entre gente grande seguir sosteniendo estas cosas...

JL

Anónimo dijo...

Bruno,

Me hizo recordar un bello texto de la revista Bueyes Perdidos (revista en la que colaboran algunos buenos tipos y otros a los que los busca la cana), donde en el N° 3, según acabo de chequear, trata este tema don Federico Mihura Seeber, en un artículo que lleva por nombre "Las necesidades de la hora".

Allí se dice que "no hay ni puede haber ya más Ciudad Católica en esta tierra, ni siquiera en esbozo".

- ¿Qué es un texto sin esperanza?
- No, exactamente lo contrario.

Es hora que nos dejemos de arengas y utopías (que en criollo llamamos pendejadas), o que al menos al optimismo lo llamemos optimismo, y a la esperanza, esperanza.

También puede servirle El Realismo Métódico, de Esteban Gilson.

Un abrazo,

El Carlista.

Lucho Paredes dijo...

EStimado Wanderer:

La verdad que lamentablemente o la historia se repite o se recicla utilizando materiales cada vez peores.
Yo creo que la actuación de los sacerdotes patriotas fue bastante lamentable aunque entendible quizás en el contexto de la emancipación nacional.
Lo que me parece inadmisible en estas relaciones con el Estado o con la política es que hemos tenido un "remake" cercano al menos históricamente: la dictadura militar y el rol de muchos sacerdotes y obispos.
Sin ir más lejos observo un detalle: creo que alguna vez Santos Martínez, el padre de Mons. Pedro Martínez, deberá dar cuentas ante alguien de su actuación en la dictadura (durante la misma Santos Martínez era profesor en la U.N.C. y un ferviente católico relacionado con la juventud) o al menos su mitrado hijo.
Pero bueno, cualquiera que alguna vez haya escuchado a Pedro Martínez se dará cuenta que esto no va a pasar...
Por eso como conclusión la historia no se repite... sino que apenas se recicla con la basura que queda suelta por ahí.

Anónimo dijo...

Caro Wanderer:
Si los documentos de la historia y los historiadores serios de reconocida honestidad dicen ficciones ¿Qué nos queda entonces?
M. le Professeur: ¿Porqué salvaría solamente a Marfany? ¿No ha leído "Mayo revisado" de Díaz Araujo? ¿Qué tiene eso de leyenda rosa?
Jacinto.-

Anónimo dijo...

Santos Martínez (+) dará cuentas a N.S. Respecto del hijo, tendrá que dar cuenta de sus propios actos, pero no de los paternos.

Le Professeur dijo...

Hector Emilianus,

Sinceramente no puedo pensar en ningún "cura patriota de buena línea". No le voy a nombrar a Agüero porque es caso conocido pero, AGÜERO.

Pepe Rosa me "despertó" la vocación. El combo que hice en mis años de secundario entre Rosa, Gálvez, Ibarguren e Irazusta me hizo revisionista y me llevó a la historia como profesión. Ahora, y sin entrar en el oficio, el revisionismo histórico no fue jamás una escuela historiográfica, sino una respuesta política a historiadores liberales que hacían política.
Hablamos antes de la Mascara de F VII: tesis adscripta al pensamiento de Levene: alguien puede acaso considerarla disparatada? en lo más minimo supongo.
Ademas, no se si han notado pero hablan de Rosa, Ibarguren, etc. Del "converso" Saldías, te los malvados Levene padre y Ramos Mexía. El tiempo pasa, Filo produce historiadores todos los días y la parva de papeles que tenemos que fumarnos no se reducen a cosas que editó en un pasado brumoso ed Oriente por un lado (o quizás dictio y el turquito de theoría) ni por el otro los textos de la academia (que no existe más en términos científicos) o del círculo militar. El problema del "nacionalismo que lee a los revisionistas" es justamente ese: lee a los revisionistas (que murieron todos y que eran nacionalistas, es decir, hacían política de SU época en SU tesitura en SU contexto).

Volviendo a lo de los curas... un cambio político no creo que se defina por el porcentual de "curas buenos" que abrazan su causa. De eso, la historia enseña claramente.

M. le Professeur

Lucho Paredes dijo...

Estimado anónimo

Más allá de quién rinda cuentas a quién la "manzanita no cae lejos del arbolito...".
Quién tenga seso para entender, que entienda.

Benigno dijo...

Estimado Criollo Balmaceda,

Yo no digo que la gente del vulgo fuera anglofila, solamente digo que los "patriotas de mayo" en su mayoria eran Masones y amigos de los ingleses por simples razones de vil metal.
Que el pueblo que sangro haya sido realmente patriota, no lo dudo en lo absoluto y esa sangre es la que le da razon de ser a nuestra nacion como tal, pero repito, los ideologos de la revolucion eran una porqueria anticristiana.

Repito, no conozco ninguna revolucion que haya traido algo bueno.

Saludos Benigno

M. le Professeur dijo...

Jacinto,

No voy a negarte que ciertas "posiciones políticas" del grande y extinto Marfany, lo salvo por varios motivos... le doy dos. Don Roberto bien expuso acerca de la plaza de mayo, muy lejana de la inventada por billiken y anteojito y aún más lejana de la canonizada por Hugo Wast y continuadores (en algunas cosas, el propio Marfany). Si seguimos a marfany podemos hablar de las escarapelas de 25 de mayo, que llevaban la imagen de Fernando VII (La Máscara de Fernando Séptimo! el cuco de levene!!! uhhh dirán algunos)
Otra: La rebelión de las trenzas. Su tésis es resumible en una sentencia: "Saavedra tenian los chumbos y como tenía los chumbos se impuso". Un poco de realismo histórico en el mar de "nuestro palo" que navega por supuestos tradicionalismos capitaneados por el altoperuano ilustre.

He leido y tengo mayo revisado. Los gordos me los vendieron cuando salieron. Respeto muchísimo, admiro quizás algunas cosas de Diaz Araujo pero...a esta altura del partido... no más que leyenda rosa. Coincido con Wanderer: Leyenda Rosa.

El revisionismo revisó lo que quiso revisar y se olvidó de Mitre, del mitre historiador, del mitre político del GENIAL mitre que fabricó nuestros próceres. No fueron contra la biografía de nadie intervinientes antes de diciembre de 1829 (obviando al mulato rivadavia), no fueron contra el cánon mitrista, fueron contra sus hijos, los primos fachos reaccionaron contra los primos liberalones. A Don Bartolo no lo tocó nadie desde el Instituto Rosas u otras usinas nacionalistas. Que quiere que le diga, mis bríos revisionistas fueron aplacados con muchas dósis de conservadorismo político, maestros "revisionistas" que más que revisionistas eran historiadores (casi todos, y aún en poco tiempo, ya fallecidos) y programas horribles de la facultad.

ENVÍO

Sería interesante,
gritaba un petizo con pinta profesoril,
que por un rato olvidemos la independencia,
y hablemos de la Guerra Civil.


PD: Dije que mitre fue genial. Lamentablemente podría decir quizás... pero genial el muy cornudo.

Héctor Emilianus dijo...

Estimado M. le Professeur,

1. Acepto su última palabra sobre los "curas buenos".

2. Yo, lo único que quiero hacer notar es que, si bien estoy de acuerdo con que la Revolución de Mayo (aceptando a priori el término "Revolución) produjo un marasmo en el ámbito de la Iglesia, y muchos curas se descarrilaron hacia cualquier lado, no por eso la totalidad del clero defeccionó. De ninguna manera. Creo que el caso del padre Castañeda es un buen ejemplo (pese a lo que opina R. Carbia) de fidelidad a la doctrina.

3. Que no se puede acorralar el problema de los curas a sólo Bs. As. ¿Y en el resto del Virreinato? Mire, hay dos casos que me resultan interesantes.

El primero es el padre Castro Barros. Su actuación política es un poco desconcertante, especialmente en su relación con el gobierno unitario del Gral. Paz, raro, todo muy raro, pero... ¿en cuánto al sacerdote? Impecable. Yo no me caso con el cura. Apunto el problema. No es lo mismo el apóstata Agüero que el cura Castro Barros, evidentemente. No siempre es obligatorio que un cura metido a político acierte, de hecho, creo que es lo aceptable.

Segundo caso, el fraile Santa María de Oro. El fraile COMPLETO, no el que se estudia por comodidad relacionado con el Congreso de Tucumán y el problema "Republicanismo Vs. Monarquismo". El fraile Oro que comienza con su vida de religioso observante en Chile, sige con San Martín y el Congreso de Tucumán, continúa enredado entre la política sanjuanina y la fundación de conventos de observancia, se cruza con Freire en Chile por la arremetida antirreligiosa, y termina Obispo en Cuyo restaurando las comunicaciones con Roma. ¿Era un liberal? Parece que si, al menos con una mezcla rara, pero liberal. Eso sí, pidió misas por Facundo Quiroga. ¿Pero defeccionó? ¿Apostató? ¿Colgó los hábitos? Insisto, era un fraile, ¿qué se puede esperar cuando un fraile se mete a político?

4. Hay un hecho que creo es justicia, no se puede pasar desapercibido. Si a alguno no le gustan los historiadores y su interpretación, debe agarrar los 5000000 tomos de la Biblioteca de Mayo y ponérse a leer. Pero existe una voluntad muy meritoria, de conservar la Fe en nuestro territorio, principalmente por los personajes que hicieron la guerra de la Independencia desde el Interior, o sea, San Martín, Belgrano, Artigas, Güemes, y así, en filita siguiendo por los caudillos.

¿Rivadavia gobernaba? Efectivamente, pero no gobernaba en todos lados.

¿Sabe lo que se hacía aquí en San Juan con las reformas liberales de Rivadavia y su riñón podrido Salvador Ma. Del Carril? SE LES PONÍA FUEGO.

Y eso no es rosa, eso es historia.

Anónimo dijo...

Hablando de "padres de la patria", parece que mientras que sus seudo-homónimos locales siguen atrás de sendas “hipótesis” que cada vez más se alejan de la “tesis” y se dedican a escribir constituciones municipales y asesorar a diputadas putinómicas, los del Institut Civitas de Francia han logrado lo que hasta hace poco parecía imposible: la manifestación de una multitud portando las armas llanas de Francia (“el lirio está muerto, por eso puedo firmar la descentralización”, dijo hace más de 20 años Mitterrand, ¡tomá!) en homenaje a Santa Juana de Arco. Se puede ver un hermoso video aquí: http://fr.gloria.tv/?media=74672. (Agradezco al Coronel por el link con las fotos.)

M. le Professeur dijo...

Hector,

Ud. es del gremio parece. Si es así enhorabuena! la superabundancia de abogados me sofoca. Si acaso es boga, lo felicito, un "letrado" que es letrado en historia. Si no es ni uno ni otro, me alegro aún más.

Sin duda sus precisiones acerca de Fray Justo Santa María de Oro son más que claras pero insisto, no creo que un proceso político de sustitución de la autoridad legal (en este caso: "revolución de mayo") no se puede medir por la cantidad de curas que lo integran y aún más: si esos curas (si los hubiera) eran buenos o malos curas. En general los curas que se meten en política la pudren. Las fabulosas excepciones confirman esta constante (curas o frailes o lo que fuera).
Bien estuvo con lo de "la revolución de buenos aires": en mayo de 1810 el cabildo santiagueño se debatía por la cantidad de armas a juntar para enviar a españa para combatir a Napoleón y restaurar a Fernando VII. En Córdoba los "realistas" se apiñaban para encontrarse con Liniers, en Asunción del Paraguay se venían venir el chasco de la llegada de Belgrano con sus tropas a "solicitar que participen" de la Junta Grande (otro con chumbos). La lista seguiría sin duda alguna.

Vuelvo a Fray Justo para cerrar: el fraile, primo de Sarmiento y eminentísimo político al independizar su provincia de la Orden, siguiendo según sus propias palabras la independencia civil de éstas tierras dijo en ese entonces:

"Fray Justo de Santa María de Oro, dicen, Profesor de Sagrada Teología y humilde Prior y Provincial de la misma Provincia: Venerables padres y hermanos carísimos: conforme a los principios inmutables de la razón y justicia natural, declaró Chile su libertad dada por el Creador del Universo, decretada por el orden de los sucesos humanos, y confirmada por la gracia del Evangelio. A despecho de la ambición y del fanatismo del antiguo trono español, despedazó las cadenas de su esclavitud, rompió todos los vínculos que lo ligaban a la triste condición de una colonia, y declaró ser, según los designios de la Providencia, un Estado soberano, independiente de toda dominación extranjera. Reivindicando su libertad y en ejercicio de ella misma, constituyó los altos poderes que han de regular y dirigir la nación a su felicidad".

La cita, tomada de Recuerdos de Provincia del parlanchín Sarmiento, imbecil con problemas de personalidad, intenta salvar in totum al fraile que era de infinita mejor línea que él. Lo quiere hacer más liberal de lo que fue. Lo muestra enemigo de Facundo (por una controversia menor sobre la fundación de un colegio o algo asi). Sin duda era un liberal, sin duda hablaba de "pueblo", "dominación" y otras cosas que grita hoy la JP Evita, pero era potable el cura. Como Ud. bien dice.
El problema no es Fray Justo (problema en términos historiográficos, problema en sentido de Marrou), el problema es otro sobre el que insisto:

Hubo "acá" una independencia?

Yo creo, grito, pontifico solemnemente que NO.

M. Le Professeur

PD: Son 19 mas uno los tomos de la Biblioteca de Mayo.

Héctor Emilianus dijo...

Estimado M. Le Professeur,

yo, casi, estoy tentado a opinar de forma parecida.

Pero eso es amargante y podemos diferirlo para alguno de los próximos años del Bicentenario No Oficial 1810-1816:

Bicentenario de la Misión Sarratea a Londres.

Bicentenario de la Misión Belgrano-Rivadavia ante Carlos IV.

Bicentenario del intento de Coronación del Duque de Luca..., etc.

Bicentenario del coqueteo de Pueyrredón con los franceses.

Ahora no por favor...

Igual gracias, ¡vaya que ha sido agradable conversar con usted!

Por lo pronto, este 25 de mayo, sin participar de los actos del gobierno cabrón, voy a rezar un rosario por la Patria difícil, la qué sale y se aleja, evidentemente, de los libros de historia, pero que existe y tuvo sus momentos de gloria... Y después me comeré un asado (mal que le duela al bolsillo)...

Un abrazo en Cristo y en la Patria,

"Oda al General San Martín"

Por Ignacio B. Anzoátegui

¡Presentes, General,
Con la patria ganada y el acento inmortal!

Con usted los que fuimos tres o cuatro patriotas,
con usted los que somos varios cientos de miles,

Los de la patria pura, los que en la sangre viven
una patria sin dividendos de ferrocarriles,

Los que tuvimos la fortuna
De jugar en la mesa de la historia nuestra moneda inoportuna,

Los que tuvimos la limpieza –la limpieza de sangre y de intenciones-
De jugarnos el todo por el todo, cargados de pobreza y de razones,

Los que afirmamos la teoría
De que la patria no era ni sería una dependencia de la Masonería.

Los que sabemos que los pueblos tienen, como los hombres
su rendición de cuentas y su Juicio Final,

Los de la patria limpia, ¡con usted General!

Para la patria el aire de los siglos y la corazonada de la gloria
Y el silencio del águila bicéfala que vigila los pormenores de la historia;

Para la patria mía, que es bandada y bandera,
Para la antigua patria, que es pira y primavera,

La bandera en el cielo y en la luz el laurel,
Primavera de pólvora, paloma de cuartel.

Para la patria el alto sentido de la vida que se encierra
En la paz merecida y en la dignidad de la guerra

(De la guerra que haremos –si nos faltan aviones la haremos con soldados
Cuando estemos verdaderamente enojados).

Para la patria el claro sentido de la muerte, para la patria clara
Que es capaz de jugarse contra el miedo, a tiros y a sablazos, cara a cara,

Su honor y su alegría contra sus intereses
(Y si no que lo digan con banderas de luto los ingleses).

Para la patria todo lo que la patria pide:
Que la alegría no entra en componendas y el honor no se mide.

Para ella la nieve arrebatada y el aura del jardín
Y la herida y el canto y el clavel y el clarín.

Los que vivimos la alegría
De pedir cada día honradamente nuestro poco de pan
y nuestro poco de poesía,

Los que tenemos el consuelo
De saber que la patria es un ensayo de esperanza y de cielo,

Los de la patria antigua y el acento inmortal,
Los de la sangre limpia, ¡con usted, General!

Anónimo dijo...

M. Le Professeur: Muy interesantes sus apreciaciones. ¿Sería mucho pedirle que precisara en unos pocos conceptos lo central de su tesis sobre los sucesos del año 10? Alguna bibliografía quizás como para introducirse en esa perspectiva? Gracias

M.M.

Anónimo dijo...

En realidad la palabra Revolución es un eufemismo que sirve ( acá y en todo lado ) para justificar las atrocidades de una guerra civil .

M. le Professeur dijo...

CONSERVADORES VS REVOLUCIONARIOS (en todos sus matices ambos)

BONUS: España tiene su propia historia: guerras carlistas, los fueros se piden a los gritos en las vascongadas (germen del separatismo vasco mal que le pese al Carlista, si acaso le pesa), etc, etc.

España y su imperio, pobre, sin rutas comerciales sustentables, sin un gobierno orgánico, sin una unicidad de doctrina política explotó en varios pedazos, en todos ellos los hubo "fachos y zurdos", en todos terminaron, tarde o temprano, ganando los zurdos. La Revolución bah!

Bibliografía: mmm La Era de la Revolución (Eric Hobsbawm, zurdo trosko inglés interesante al respecto). Los tomos de Hernández Sánchez Barba de historia hispanoamericana (fabulosos) y los de Céspedes del Castillo. Contrabando en el Río de la Plata (Moutoukias), mineros y comerciantes (brading), etc. Cito muchos muchos muchos zurdos a propósito!

Sino con "El Nomos de la Tierra - Schmitt". No habla de acá, pero dice todo lo que interesa para hablar de "acá".

M. Le professeur.

PD: Perdón por el caos en la redacción, las citas feas y lo extenso. Wanderer, sepa disculpar. Acá Culmino mis fárragos seudohistoriográficos!CONSERVADORES VS REVOLUCIONARIOS (en todos sus matices ambos)

BONUS: España tiene su propia historia: guerras carlistas, los fueros se piden a los gritos en las vascongadas (germen del separatismo vasco mal que le pese al Carlista, si acaso le pesa), etc, etc.

España y su imperio, pobre, sin rutas comerciales sustentables, sin un gobierno orgánico, sin una unicidad de doctrina política explotó en varios pedazos, en todos ellos los hubo "fachos y zurdos", en todos terminaron, tarde o temprano, ganando los zurdos. La Revolución bah!

Bibliografía: mmm La Era de la Revolución (Eric Hobsbawm, zurdo trosko inglés interesante al respecto). Los tomos de Hernández Sánchez Barba de historia hispanoamericana (fabulosos) y los de Céspedes del Castillo. Contrabando en el Río de la Plata (Moutoukias), mineros y comerciantes (brading), etc. Cito muchos muchos muchos zurdos a propósito!

Sino con "El Nomos de la Tierra - Schmitt". No habla de acá, pero dice todo lo que interesa para hablar de "acá".

M. Le professeur.

PD: Perdón por el caos en la redacción, las citas feas y lo extenso. Wanderer, sepa disculpar. Acá Culmino mis fárragos seudohistoriográficos!

M. le Professeur dijo...

Hector,

Sin duda alguna! y le digo más, a Dios gracias que somos cristianos y podemos, gracias al misterio de la Comunión de los Santos, rezar juntos, a la distancia un Rosario por nuestra Patria. Lamentablemente no se podrá hacer lo propio con el asadito, hubiera sido fabuloso.

M.M:

En pocas palabras: a ver si me sale:

Divido en tres cuestiones principales para ser más corto y claro: Cuestión Mundial, Cuestion Hispánica y Cuestión Sudamericana.

1). Cuestión Mundial: El Siglo XIX se inicia con un EE.UU independiente (1776) con sus "dos guerras de la independencia" (la segunda fue principal!) Con un presidente (primer estado con presidente de la historia), con una francia que tuvo su 1789, con una Inglaterra que domina incuestionablemente las rutas comerciales, con un mercantilismo que ya capitaliza metálico, con un sistema de talleres capitalistas arraigado en inglaterra e incipiente en alemania, con un James Watt que inventó la máquina de vapor y principalmente, con la aceptación universal en europa de que la soberanía está vacante de jure y endeble de facto (cambio de nomos diría Carl Schmitt, el Jus Publicum Europaeum perimido). Triunfa la "Revolución dual" al decir de Eric Hobsbawn.

Cuestión Hispánica: Borbones hace 70 años. Contradicciones jurídico-políticas (especialmente en lo que respecta a la nueva legislación en relación con "la realidad" y con lo consuetudinario). Fracaso del plan de Carlos IV para reorganizar el Imperio (expulsión de la S.I, creación de nuevos virreinatos y cap. generales, centralización municipal-provincial). Agotamiento casi total del Potosí y de las minas de Méjico (tema largo pues el metálico nunca se quedó en españa pues se fugaba hacia los costes de la política europea de los Habsburgo).

Cuestión Sudamericana/americana: Criollismos (intentonas de acceder a cargos públicos relevantes). Acumulación de riquezas fabulosas en Lima, Buenos Aires, Bogotá. Universidades abarrotadas de exjesuitas y sus discípulos (particularmente Chuquisaca). Final de facto de los bloqueos para el comercio anglo-sudamericano. Inflación!!!!!

Si mezclamos todo eso, ponemos algo de Suárez (si, el Suárez que todos los del "palo" intentan salvar), con Rousseau (Moreno) y particularmente con Hamilton Jefferson y Jay en estos pagos (Dorrego), todo junto a la tan mentada "ilustración española" (versión barroca del iluminismo en la que se encuadran desde San Martín, O Higgins, Bolivar, Miranda y tutti quanti en mayor o menor grado), nos sale lo que nos salió.

Resolución: Imperio Napoleónico. Estados Unidos iniciando su avance al pacífico (lento por ahora), hispanoamérica implosionando.

En Méjico se independizan de Madrid ofreciendo el trono absoluto a Fernando VII, en Paraguay el Dr. Francia crea una dictadura que se sostendría hasta el crimen de la Guerra del paraguay, Argentina chapucea entre diversas opciones administrativas pero no discute la soberanía. Colombia se baña en sangre, Bolivar termina arrepentido de la Carta de Jamaica, San Martín autoexiliado en Francia, Agustín de Iturbide es asesinado, etc.

Coronel Kurtz dijo...

M. Le professeur,

se olvidó de Cromwell, verdadero primer presidente, aunque hubiese usado el título de Lord Protector [en los EE.UU., el tema del "título" generó bastante polémica en su tiempo; Washington, que se creía la reencarnación de Cincinnato, prefería "dictator"]. Pero no sólo por eso, sino por todo lo que ello conllevó que daría para largo y en parte ya traté en mi bitácora. [A' propos, al que le interese el tema, le recomiendo el libro de Charles Coulombe, "Puritan's Empire".]

Anónimo dijo...

¡Pero Professeur, se sigue ortibando! y de hecho no, créame que no me pesa nada.

Más que probado está que el separatismo (por ejemplo el vasco) no es, o es una erronea, interpretación del foralismo hispano.

Del vamos la tan mentada "unidad en la diversidad" carlista no era otra cosa que el respeto a la divesidad local (pequeña patria o pago) en UNIDAD política con el rey y religiosa con la Iglesia.

No puedo recomendarle un autor carlista porque está en todos... Elija el que usted prefiera. Ahora, si quiere un consejo y porque es el más fácil de conseguir (creo que están sus discursos en Diputados, Oviedo, la Real Academia de Jurisprudencia, etc. en la web) empiece por Juan Vázquez de Mella.

Y si no pregunte, que preguntando se llega al carlismo.

Y por mí: sin discusiones; que "haya paz", dijo Tu Sam.

Suyo, ya que estamos.

El Carlista.

Anónimo dijo...

Le Proffeseur:

Nadie ha criticado ni critica más a la ETA que los carlistas.
Infórmese.

Tampoco es cierto que de su doctrina surja esta otra.
También infórmese.

Julio.

Anónimo dijo...

El fuerte localismo de los fueros pudo ser germen del actual separatismo.
Lito.

M. le Professeur dijo...

Julio,

Nadie dijo que los carlistas defiendan a la eta. Aprenda a leer.

¿Está seguro de su segunda afirmación? justifíquese.

¿Existe la chance de que no escriba telegramas tensos? alcalinísese.

M. le Professeur.

PD: Ahora que lo pienso, los carlistas que siguen al hermanito mayor de don Sixto quizás, alguno de ellos, bien bolches, si defiendan a ETA. (estoy tentado de decir JÓDASE).

M. le Professeur. dijo...

Carlista,

No me ortibo si además los carlistas me caen bien! de hecho, me caen muy bien, ya se lo dije antes. Primo de Rivera decía que si Isabel y Fernando reinaran en España, él sería monárquico, bueno, si Carlos V hiciera lo propio, sería carlista.

Disculpeme amigo pero he conocido algunos rojillos (gallegos algunos, vascos otros) de origen familiar carlista (una rama de la mía, por ejemplo, aunque no eran rojitos) que mutó al separatismo en los sesentas. Los métodos del Generalísimo quizás no fueron los mejores al respecto... además de cotilleos de viejas (que es lo que estoy citando), tenemos algun ejemplo más, no me haga citar que Ud. la tiene más clara que yo al respecto...

Acerca de Don Juan Vázquez de Mella Fanjul dice Ud que lea. Bien entonces, me toca fibras íntimas, yo, que soy bastante reacio a leer a Españoles y aún menos sus discursos (Donoso me significó un esfuerzo terrible, lo reconozco!), de Mella todo lo contrario. Enemigo absoluto de los separatismos, absolutamente, no más recordar su negativa a colaborar con los catalanes al respecto lo dice todo.

Ahora, y aprovechándo para agregar al otro post en respuesta a "Julio", el PNV (EAJ-PNV partido nacionalista vasco), está sindicado (y muy sindicado) como reducto de antiguos carlistas "pasados de rosca", eso no me lo niegue le pido mi amigo, lo mismo, pero al revés pasa con el Partido Carlista de Euskalherría, que fue investigado hace unos años por posibles conexiones con eta. Ahora, decir que Zumalacárreguy era un prototerrorista, además de falso, sería infame. La cuestión pasa a veces por fibras mas bien "pasionales", vuelvo al cotilleo de las viejas. Dios, Patria, Fueros y Rey gritó mi bisabuela varias veces, pero, entre nosotros... "si los reyes de españa supieran la paliza que le iban a dar..." también cantó. Pensando en el aire y salvando distancias geográficas, políticas y coyunturales... es como negar toda relación entre la Liga Patriótica y Montoneros (L.P--- alianza --- tacuara --- MNR Tacuara --- montoneros/erp).

No me ortibo, es más, tendríamos que vaciarnos unos tubos mi amigo, conocernos la jeta (que quizás, quien sabe, ya nos hemos visto) y charlar acerca de lo que Ud quiera, eso si, lo único vasco que aceptaría seria un Vasco Viejo.

M. le Professeur.

Anónimo dijo...

¡Lito, no sea tarambana!

A pesar de mi carcaterística propensión a faltar a la caridad, le hago una gauchada si le digo que empiece con el Discurso de Oviedo del 30 de abril de 1916. Allí encontrará algo sobre la UNIDAD en Mella y entiendo que también le servirá para distinguir entre la doctrina del Tradicionalismo Político Español y sus deformaciones, que siempre las puede haber y de hecho las hay, como bien explica el Professeur.

Si sigue emperrado, comience por tratar de comprender cuestiones que por más cercanas no son menos importantes. A tales efectos y con perdón de Crux Australis, vaya este luminoso texto de Dolina:

"Al sur de Flores existen dos ligustros.
Uno es propiedad del Ángel Gris. Si una pareja de enamorados se recuesta en él para afilar, las hojas ejercen una acción benefactora y exitante.
Todas las luces del barrio se apagan y un vals sentimental llega desde las ramas de los árboles.
El otro ligustro es contiguo y pertenece a los Brujos de Chiclana. Si alguien realiza maniobras de amor en su follaje, padece las peores calamidades. Las damas son raptadas por los brujos y los caballeros molidos a palos.
No se sabe cuál es la exacta ubicación de estos ligustros y es por eso que las parejas de Flores prefieren los umbrales, los paredones y los yuyales".

Sabemos que la filosofía personal de Castellani se compuso de una mixtura volcada luego en su De Kirkegor a Tomás de Aquino. La mía, en cambio, en una rigurosa exégesis de los textos de Dolina, del exceso de chupi en los asados y de encontrarme siempre pronto para el arribo a los copetines del ramal Sarmiento. De allí puede ser que usted lleve la razón al diferir de mis juicios.
No obstante ello, ahora, sobrio, no me engrupe.

Suyo, también.

El Carlista.