lunes, 14 de marzo de 2011

Castellani y el terremoto de Japón


Jack Tollers entrevistó al P. Castellani con preguntas acerca de del terremoto y tsunami japonés:


¿Qué le parece lo que está pasando en Japón―y en el mundo?

Ante los desastres y las amenazas de esta época castastrófica, es natural que todos queramos saber lo porvenir. El que no sabe adónde se dirige, no puede dar un paso. ¿Adónde va el mundo?, claman todos. A esta hambre actual de profecía se le propinan profecías falsas. Es menester dar la buena profecía, que para eso la tenemos. (Cristo ¿vuelve o no vuelve?, Bs. As., 1976, Dictio, p. 20).

Nosotros hemos sido criados en una cultura que celebra el progreso, sobre todo el progreso tecnológico, pero ahora… bueno, ahora estamos bastante asustados…

[No es todo más que consecuencia de...] la idolatría del Hombre: poco me importa que se concrete en la idolatría del Estado o Estatolatría, la idolatría de la Ciencia, o la idolatría del Progreso, o del Arte, o de la Belleza, o de la Fuerza, o de la Técnica. “Yo soy el Dios único. No adorarás la obra de tus manos” dice el segundo mandamiento. No crean es cosa nueva, pero ella cunde enormemente en el mundo actual, aquí también, en todas partes: ella es como el fondo común de todas la herejías. (6 Conferencias sobre la exégesis bíblica, Bs. As., 1963; Tercera Conferencia: La exégesis actual, inédito, pero se hallará en http://www.cuadernas.com.ar/miscelanea.php/castellani-6-charlas-sobre-la-exegesis).

Pero, no entiendo… ¿qué tiene que ver la idolatría con, digamos, la explosión de un reactor nuclear?

La destrucción material de árboles y yerbas, así como las siguientes destrucciones, son simples consecuencias y figuras de las destrucciones espirituales históricas que han acabado por traerlas; vistas como en transparencia. (El Apokalypsis, México, 1967, Jus, p. 350).

Eso sugiere que el demonio quiere destruir todo lo material… valiéndose de fuerzas ocultas en la materia…

[Si fuera eso nomás.] El poder del demonio será tremendo y se desatará en todas direcciones: en operaciones ocultas y nefandas de magia y espiritismo, en el poder mortífero e idolátrico de la “ciencia moderna”, que ya ahora puede arrojar fuego del cielo con la bomba atómica y hacer hablar a una imagen con la televisión combinada con la radio; en la tiranía implacable de la maquinaria política, en la crueldad de los hombres anarquizados y vueltos “fieras de la tierra”, en la seducción sutil de los falsos doctores, que usarán el mismo cristianismo contra la cruz de Cristo, una parte del cristianismo contra otra y a Jesús contra su Iglesia [...] y, en fin, terribles tormentos interiores, que, sobre los exteriores, sufrirán las almas fieles: sometidas a noches oscuras interminables que no se resolverán en esta vida, a conflictos de conciencia desgarradores. Porque la mística católica quedará reducida a su parte pasiva, habrá como una supresión provisoria de los favores divinos a las almas, mientras Satán suscitará falsas místicas y éxtasis nefandos. Habrá almas que lucharán sangrientamente toda la vida sin resultado aparente contra sus defectos o contra tentaciones supremas, sufriendo el bofetón de Satanás sin la gracia sensible; porque “el sol se oscurecerá, la luna se volverá sangre, y caerán las estrellas del cielo…” . (Los Papeles de Benjamín Benavídes, Bs. As., 1978, Dictio, p. 269-270).

Ud. no se anda con chiquitas, y da la impresión de que induce a una cierta desesperación…

Las palabras de Cristo―más duras aun en su limpidez de acero que las del discípulo―inducirían a pánico y desesperación, si no estuviesen equilibradas por las promesas más dulces. Así como la mayor tribulación en su brevedad encierra un terror desmesurado, así la condiciones si fuera posible encierra una promesa amorosísima. “Caerían, si fuera posible, los mismos escogidos”, dice Cristo. No es posible, pues, que caigan los escogidos. Un ángel les marca la frente y los cuenta. Dios ordena suspender las grandes plagas hasta que estén todos señalados. Dios abrevia la persecución por amor de ellos. El Anticristo reinará solamente media semana de años (42 meses, 1260 días). Todos los mártires serán vengados. Los impíos serán flagelados de innúmeras plagas. Dos grandes santos defenderán a Cristo y tendrán en sus manos poderes prodigiosos. Y cuando caigan, Cristo los llamará y revivirán. Después, nosotros, los que vivimos, seremos llamados y arrebatados con Cristo en el aire. (Cristo ¿vuelve o no vuelve?, Bs. As., 1976, Dictio, p. 26).

Sí, bueno, puede que tenga razón, lo cual no quita que esté bastante asustao…

Yo no he venido para predicar la proximidad del fin del mundo como hizo San Vicente Ferrer en el s. XIV y se equivocó. Vengo solamente a traer a los males actuales la consolación del Hno. Bartfield, el cual en “El Salvador” pidió permiso para ir a la enfermería a visitar a un enfermo y le dijeron, “Sí, pero no lo aflija más, dígale palabras de consuelo”. “Osté deja eso por cuenta mía” dijo el alemán. Y en efecto, al llegar al moribundo le dijo: “No hay que desafligirse ni tomar poca pena porque todo lo que está pasando no pasará y cosas peores vendrán” (Risas). (Las profecías y el fin de los tiempos, 6 conferencias en la Parroquia del Socorro de Buenos Aires dictadas en 1969, que se hallarán en http://www.cuadernas.com.ar/miscelanea.php/las-profecias-y-el-fin-de-los-tiempos ).

(Entrevistó Jack Tollers)

23 comentarios:

CP dijo...

Y aquí la campana opuesta:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Estoy/refugio/improvisado/Sendai/elpepusoc/20110311elpepusoc_6/Tes


"... La tierra sigue -cinco horas después- enviando violentas réplicas que nos mantiene en vilo pero con la esperanza de salir de esta. Aunque a veces huela a azufre, no son diablos ni dioses quienes las envían, ni son ejercicios con bombas nucleares, ni es la tierra enfurecida con la humanidad. Esto se llama geología, es ciencia y es tecnología, y lo sabe un pueblo que quizás acaba de ganar una batalla histórica."

Anónimo dijo...

Tal vez sea por escéptica, pero lo cierto es que terremotos y flagelos naturales los ha habido siempre, sólo que antes no se enteraba todo el mundo, xq no existía la famosa globalización. Pero ya en el 1500 y pico un terremoto hizo estragos en Japón y qué sabemos cuántos más habrá habido, y seguramente causaron más víctimas en números absolutos y relativos que ahora. La naturaleza es un monstruo grande y pisa fuerte, y perdón por la alusión. A qué se deba, si al poder del pecado que la entregó a la dominación de los espíritus malignos, u otras causas, no sé. Anyway, cuando se dan tales catástrofes, la gente se muere toda junta y se producen desastres materiales terribles, pero lo cierto es que, antes o después, todos habrían (y habremos) de morir. Por enfermedad, asesinados, por una maceta que se nos caiga en la cabeza, en un accidente de auto o avión, de vejez, de susto, etc.
No sé, pero por un lado es terrible lo que pasa, sin embargo mientras no nos toca, nuestra vida continúa, nace y muere gente como todos los días, nos alegramos y nos entristecemos por cosas que lo merecen o no.
En fin, cada vez lo encuentro todo menos explicable y absurudo.

Lo único que puede aportar una cuota de "razonabilidad", es si uno creyera realmente, vivencialmente, o como quiera que se diga, que acá estamos sólo de paso, y que la vida de veras no es ésta. Que es así, no hay dudas. Que yo lo viva así, es otro cantar.

Y qué nos espera del otro lado, no sé si es un cantar o un llorar...

Escéptica

Anónimo dijo...

J.T. en la foto aparece bastante mejorado.

Anónimo dijo...

Tollers, la foto lo muestra tradi como siempre pero vestido a la moda. La campera de cuero y el pantalón chupin le hacen juego con el bigote y la pelada.

Mónica Delia Ortiz de Rozas

Anónimo dijo...

Me parece que no es jack tollers, creo que es bombita rodríguez.

Anónimo dijo...

Ya no usa los chupines ni la campera a lo Ubaldini, pero mantine incólumne la pelada y los tegobis de inglés y marinero conocedor de las tabernas de los puertos los Viejo Mundo. Los que mejor lo conocen no dudan en calificarlo como un viejo lobo de mar. Un discípulo de Belloc, un sobreviviente perdido que espera la segunda venida colmado de esperanza. Un Benjamín Benavídez, tal vez profeta, empeñado en discernir los signos de los tiempos.

Anónimo dijo...

Las conferencias del fin de los tiempos están disponibles en audio, aca: http://pagina-catolica.blogspot.com/2010/08/los-signos-de-los-tiempos.html

Imperdibles y actualísimas.

Anónimo dijo...

Un dato no menor, la traducción de Castellani de Mateo 24 añade "sediciones y revoluciones", que no está en la Straubinger, por ejemplo.

“se levantará gente contra gente y reino contra reino y habrá sediciones y revoluciones”.

Con el agregado -que no es tal en realidad sino traducción fiel- la mente vuela a los países árabes y a los del cuerno de Africa.

Los terremotos y demás catástrofes materiales son la pirotecnia del fin de los tiempos, según Castellani en el epílogo del Señor del Mundo. Y encuentran similares eventos en la vida social y espiritual.
New Zealand, Christchurch, Japón (leí por ahí de un geólogo gringo serio que usualmente se da un sismo de 8 o más grados por año, pero esto, en 2010 y 2011 fue rebasado, encontrándose "well over the average", y no saben por qué.

Y la gente perpleja y temerosa por el rugido del mar? Guau.

Los millones de peces muertos en California hace una semana por efecto de una tal llamada "marea roja" (provocada por una clase de algas)? Similares muertes masivas se verificaron durante el año pasado en America del Sur (Argentina, Amazonas, ect). Guau.

En una artículo de la nacion de ayer, titulado "las fotos más apocalípticas" uno de los primeros comentaristas habló de la segunda venida. Le siguieron centenares de respuestas burlonas, furiosas, incrédulas y hasta cómicas, como uno que dijo "juaaaaaaaaaas, la segunda venidaaaaa! por diosss de que hablas locoooo!".
Y cuando yo vuelva, creeréis que hallaré fe sobre la tiera? Guau.

Vuela el precio del petróleo, vuelan los commodities y los alimentos, lo que se traduce en más hambrientos. Guau.


No se si está cerca. No se si lo veremos. Más los signos se multiplican, y hay más, muchos más. Y el hecho de que la prensa ponga el acento en que se trata de la naturaleza, la geología, el triunfo del hombre y no de dioses ni demonios, pues bueno, me recuerda al decreto de intangibilidad de los depósitos que sacaron un mes antes del corralito.


Maranatah.

Atilio.

Anónimo dijo...

Una pregunta...
La abstinencia de carne, debe hacerse todos los viernes del año o solo los viernes de cuaresma?
Gracias,

Carlos

Anónimo dijo...

Es difícil seguirle el rastro con exactitud. De él se han contado leyendas inmemoriales y le han cantado los poetas, como a dioses lares, de distintas maneras.

Alguna vez en el desierto neuquino, entre fogones y guitarras bordoneantes, una samba sureña lo quiso estanciero emigrado y pastor de ovejas, mientras otras sambitas aseguraban con su dulce tonada que fue su vihuela la que pudo con el mismísimo Juan sin Ropa. En otras ocasiones, bucanero en las aguas borrascosas de un mundo a contramano.

En la Sierra de Aconquija, linde silencioso entre el Tucumán y Catamarca, aseguran los lugareños que algunas noches se lo puede ver en el comulgatorio de aquellas humildes y solitarias capillas de tiempos de la Conquista, arrodillado, mirando al rostro del Crucificado.

De ambos lados del Canal de la Mancha suena su nombre en las voces de las canciones de gesta. Los lugareños de la Normandía, lo pintan cual arcángel que entra en liza con los demonios siempre dispuestos a querer para ellos las almas que van partiendo; en las islas, por el contrario, las coplas lo cantan señor de su raza, reaccionario y caritativo.

Quizás sea todo ello.

Anónimo dijo...

Una joyita:
http://goo.gl/8B3YI

Lopez Rega

Anónimo dijo...

15-03-11 | Sociedad
La OIEA admite daños en el núcleo del reactor y la UE habla de "apocalipsis"

INFOBAE

Wanderer dijo...

Carlos, La Iglesia manda abstinencia de carne todos los viernes del año.

Anónimo dijo...

Ah, Jack Tollers, me sumo a su panegírico. Quijote redivivo cargando contra molinos de viento de calumniosas aspas, que esparcen al viento los retazos de su honra. Más no se arredra. Lo protege el yelmo de la inteligencia y cubre su torso la armadura del buen amor. Verdad en ristre acomete a troche y moche, no sin recibir furibundas respuestas que lo devuelven a veces maltrecho, cual caballero de la triste figura, a sus libros de caballería con los que se alimenta. Y resurge de sus despojos para grabar en su foja de servicios nuevas epopeyas. Siempre anhelando la protección de la Dulcinea más inmaculada cuyo aliento le hierve la sangre y la hace bullir en sus venas. Mil veces injuriado, apaleado y objeto de sorna, sonríe calmamente con la clarividente certeza de saber que al final, el triunfo será de su General, y la gloria de su Doncella.

Anónimo dijo...

Me aterran más los vaivenes y la desolación del alma que los terremotos y tsunamis.

Para Carlos dijo...

Del Código de Derecho Canónico

Canon 1249.

Todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia, a tenor de los cánones que siguen.

Canon 1250.

En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de cuaresma.

Canon 1251.

Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Canon 1252.

La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia.

Canon 1253.

La Conferencia Episcopal puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad.

* * *

La adaptación de la CEA:

Aprobado 48a - 49a AP (1984)
Reconocido 13 de diciembre de 1985
Promulgado 19 marzo 1986

Can. 1253
Observancia del ayuno y de la abstinencia, o sustitución por otras prácticas

A tenor del canon 1253, se retiene la práctica penitencial tradicional de los viernes del año consistente en la abstinencia de carnes; pero puede ser sustituida, según la libre voluntad de los fieles por cualquiera de las siguientes prácticas: abstinencia de bebidas alcohólicas, o una obra de piedad, o una obra de misericordia.

* * *

Anónimo dijo...

Si uno no come casi nunca carne roja, sirve hacer un sacrificio como tomar coca cola solo una vez cada dos semanas durante cuaresma?

Sacrificio para los que tomamos coca cola todos los dias digo

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

''Dos grandes santos defenderán a Cristo y tendrán en sus manos poderes prodigiosos. Y cuando caigan, Cristo los llamará y revivirán. Después, nosotros, los que vivimos, seremos llamados y arrebatados con Cristo en el aire. (Cristo ¿vuelve o no vuelve?, Bs. As., 1976, Dictio, p. 26).''

¿Cuándo se entiende que será ese arrebatamiento? ¿En la misma Parusía?

Anónimo dijo...

Uff empezó la casuística!

La razón en virtud de la cual se permite sustituir en la Argentina la abstinencia de carne por otras es para evitar que la letra mate el espíritu: si me como un pacú con un litro de buen vino "cumplo", si me como un bife con ensalada "no cumplo".

Pregunten a los confesores que están para eso.

Pie izquierdo.

Anónimo dijo...

"Uff empezó la casuística!"
Pie Izquierdo, no sea estúpido. La gente pregunta porque no sabe y quiere hacer las cosas como al Iglesia manda.

Degrelle

Anónimo dijo...

Pensar que TODO es casuística es propio de progre.

Elton

Anónimo dijo...

Interesante la predicción de Castellani sobre la bomba atómica, aunque le haya pifiado en el agente causal que indica -la bomba-, siendo que lo que está lanzando radiación a los cielos, causando pánico en la población mundial, es una central nuclear de uso "pacífico".

Un detalle sin importancia nomás, porque en el fondo es lo mismo.

Esto dice el Cura Loco en sus conferencias:

"El mar en la Escritura significa el mundo, sus olas las tempestades del mundo, la tierra firme significa la Religión. “Por la turbación del ruido del mar y sus olas, secándose los hombres por el temor y la expectación que caerá sobre el mundo universo porque se agitarán las virtudes del cielo”. O sea, en el texto, griego: se desintegrarán las fuerzas uránicas. Es curioso, yo no sé si Cristo quiso predecir el tiempo el que van a desintegrar el uranio y lo van a convertir en bombas mortíferas que tienen a los hombres secos de angustia, pero la verdad es que en griego, en el idioma en que fueron escritos los Evangelios, dice “uránicas”, “las fuerzas uránicas”. No dice “las virtudes del cielo”, al cielo lo llamaban “uranio” los griegos. No dice “las virtudes” en el sentido de fuerzas, de manera que algunos traducen al español “las fuerzas cósmicas”. De todas maneras, eso es más o menos lo que está pasando ahora. “Y entonces verán al Hijo del Hombre venir sobre una nube, con grande potestad y majestad, pero cuando todo esto comienza a hacerse, mirad, levantad vuestras cabezas, porque se acerca vuestra liberación”

Cualquier parecido con la realidad puede o no ser pura coincidencia.

Para los que centran su atención en tsunamis y terremotos espirituales, creo que nada impide que también se configure literal, porque tal como el mismo cura lo dice en la entrevista, estas catástrofes naturales y "destrucciones, son simples consecuencias y figuras de las destrucciones espirituales históricas que han acabado por traerlas; vistas como en transparencia."

Atilio.

Wanderer dijo...

Con respecto a la abstinencia de carne, a mí me parece importante conservar el espíritu de penitencia que, en muchos casos, se podría olvidar cumpliendo a pie juntillas la letra.
Sin embargo, creo que con la carne hay algo más que la pura penitencia. Los orientales, por ejemplo, no comen ningún alimento de origen animal durante los periodos penitenciales. Podría ser una cuestión de purificación orgánica, pero creo que hay algo más profundo y escondido que se me escapa con respecto al "no comer carne".