domingo, 13 de marzo de 2011

Las 24 tesis anti-filolefebvrianas, by Dr. Martin


Martin Ellingham, desde su retiro en las costas de Cornwall, ha elaborado con impecable lógica, las Veinticuatro tesis anti-filolefebvrianas que se desprenden del más que infortunado escrito del P. Iraburu.

1.- Cuando yo utilizo una palabra, significa lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos (Lewis Carroll).


2.- La definición no debe ser clara, ni más clara que lo definido, sino «circiterista»: es decir, debe emplear términos indistintos y confusos, como si fuesen algo sólido e incuestionable, y extraer o excluir de ellos, el elemento que interesa extraer o excluir (Romano Amerio). Además, si es alusiva, debe contener connotación despectiva.


3.- «Filo-lefebvriano es quien comparte en mayor o menor medida las posiciones de los lefebvrianos» (José M. Iraburu).


4.- El Cardenal Darío Castrillón Hoyos declaró sobre la figura de Marcel Lefebvre: «Era ungran hombre de Iglesia y negarlo sería un error, ciertamente anti-histórico, contra la verdad. (…) Lefebvre tenía un gran amor por la Iglesia Católica e hizo cosas buenas que se deben tener en cuenta. En esencia, digo, sin temor a ser desmentido, que Lefebvre era un buen católico, cuya vida debe ser estudiada en profundidad, y en algunas partes también nuevamente evaluada.». Por tanto, se trata de un cardenal filo-lefebvriano que ha de ser anatematizado por sus opiniones.


5.- El p. Gerald Murray, en su tesis aprobada en la Universidad Gregoriana afirmó:

«El examen de las circunstancias en las que Mons. Lefebvre procedió a consagrar obispos a la luz de los cánones 1321, 1323, 1324, provoca al menos una duda significativa, incluso una certeza razonable contra la validez de declaración de excomunión pronunciada…». Se trata de un canonista filo-lefebvriano que debe ser sancionado por sus opiniones.


6.- Desde la perspectiva del derecho canónico, es delito tanto el «cisma material» como el «cisma formal». Desde la perspectiva canónica, el delito de «cisma material» puede ser cometido tanto por personas como por instituciones. Por lo que se debe concluir que la FSSPX ha cometido el delito de «cisma material» colectivo y es canónicamente «cismática».


7.- El CIC de 1983 no ha modificado la definición del delito de cisma. No es verdad que mientras el CIC de 1917 empleó el término latino «recusat», el CIC de 1983 ha utilizado el término latino «detrectatio». Mienten, pues, los canonistas que afirman que ha habido mutación en la definición del delito de cisma.


8.- Luego de la sanción del CIC de 1983, no constituye un arcaísmo canónico hablar de suspensión «a divinis», y la censura de la suspensión «a divinis» puede aplicarse apersonas (laicos o clérigos) y a instituciones.


9.- Clérigo suspendido con censura «a divinis» es idéntico a «clérigo vago», i.e., que tiene prohibido ejercitar sus funciones sacerdotales porque no está propiamente incardinado.


10.- Asimismo, hay que identificar «clérigo vago» con «clérigo cismático».


11.- La definición moral del pecado de cisma no es intrínsecamente dependiente de su definición canónica. El Catecismo de la Iglesia Católica no define al cisma (n. 2089) copiando literalmente la definición del CIC de 1983 (c. 751), y durante la vigencia del CIC de 1917, los teólogos no tomaban la noción moral de cisma de la norma canónica (c. 1325,2).


12.- Desde la perspectiva de la moral cristiana toda desobediencia es «cisma material». Así, por ejemplo, los clérigos desobedientes, que no llevan traje eclesiástico, incurren en el pecado de «cisma material».


13.- Para la moral cristiana el pecado de «cisma material» no se especifica por su objeto: la separación. Por tanto, un acto no será de naturaleza cismática por su objeto específico, querido por la voluntad.


14.- Interno y externo son nociones idénticas. Por tanto, un «problema interno» de la Iglesia católica es idéntico a un «problema externo»; por ende reciben idéntico tratamiento eclesial, tanto los grupos que se encuentran en el «interior» de la Iglesia, como los que se encuentran en su «exterior».


15.- Para la Eclesiología del Vaticano II, toda lesión a la plena comunión eclesial, y toda desobediencia al Romano Pontífice, constituye un «cisma material», y no existen actos de desobediencia de naturaleza infra-cismática.


16.- A la luz del Vaticano II, se ha de tratar de idéntica manera a todos los «hermanos separados», sea que se encuentren en el «interior» o en el «exterior» de la Iglesia.


17.- El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Pontificia Comisión Ecclesia Dei son órganos idénticos de la Curia Romana, que tienen las mismas funciones, y se ordenan a tratar con personas en idéntica situación respecto de la plena comunión eclesial.


18.- La denominada communicatio in sacris activa, por la que un fiel católico pide sacramentos válidos a un ministro no católico, se rige por el c. 844, tanto en el caso de las iglesias y comunidades eclesiales «separadas», que son objeto de Ecumenismo, como en el caso de la FSSPX, que también es objeto de Ecumenismo. La Pontificia Comisión Ecclesia Dei ha cometido un grave error en materia de Eclesiología, Moral y Disciplina de los sacramentos, al aplicar para la communicatio in sacris activa con los ministros de la FSSPX normas y criterios distintos, y menos rigurosos, que los del ya citado canon 844.


19.- Potencia y acto son nociones idénticas. El peligro, que es potencial, se identifica con la realización de un suceso contingente, que es actual. Es así que nadar en el mar y ahogarse son realidades idénticas.


20.- «Cisma en potencia» y «cisma en acto» son nociones idénticas. Por tanto, la expresión «peligro de un cisma» es de idéntico significado a «cisma» consumado.


21.- Dice Benedicto XVI que «una ordenación episcopal sin el mandato pontificio significa el peligro de un cisma» (10-III-2009). Por tanto, «peligro de cisma» es lo mismo que «cisma consumado», así como peligro de incendio e incendio consumado son una mismacosa.


22.- En la Iglesia católica no existen actuaciones consistentes en decisiones disciplinares o prudenciales, en las que junto a principios seguros concurren otros elementos circunstanciales. Las expresiones de Juan Pablo II en el MP Ecclesia Dei (n. 3), al calificar de «acto cismático» la ordenación episcopal sin mandato pontificio realizada por el Arzobispo Lefebvre en 1988, constituyen una sentencia definitiva, y no un juicioprudencial.


23.- Por tanto, cuando Benedicto XVI dice que «una ordenación episcopal sin el mandato pontificio significa el peligro de un cisma» no está modificando la sentencia definitiva de Juan Pablo II, que es irreformable en sí misma; ni está atenuando el juicio moral prudencial de su predecesor, al cambiar la expresión «acto cismático» por «peligro de cisma», pues calificar a un mismo hecho de «acto cismático» o de desobediencia grave, que implica «peligro de cisma», significa, objetivamente, lo mismo. No es lícito aplicar a la proposición del Papa el «dictum de omni» de la lógica aristotélica: lo que se dice del género, o de la especie, no se puede predicar de los individuos. Tampoco es dable interpretar la frase del Papa en relación con su contexto inmediato, pues ni el párrafo en el que se inserta alude expresamente a la ordenación episcopal sin mandato pontificio realizada por el Arzobispo Lefebvre, ni el título del documento menciona la remisión de la excomunión a los cuatro obispos consagrados sin mandato por Lefebvre en 1988.


24.- Benedicto XVI dice en su libro Luz del mundo que los cuatro obispos consagrados por Lefebvre en 1988 «habían sido excomulgados por la sola razón de que habían sido ordenados sin mandato papal». No es posible interpretar que la expresión «por la sola razón» da una pauta hermenéutica sobre la mente del Papa en lo referido a la valoración actual de los sucesos de 1988.

13 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Estimado:

No esperaba que mi borrador llegara a su blog. Luego de suscribir las veinticuatro tesis estoy usando sambenito por ser “gheradiniano”

http://www.imaxenes.com/imagen/sambenito1gi14kq.jpg.html

Bromas aparte, las tesis son popperianas. No les doy más valor que el de conjeturas sujetas a refutación. Agradezco críticas, objeciones, sugerencias; las leeré con atención. Pero me espera una semana complicada. Imposible debatir sobre las tesis.

Las tesis son áridas, para penitencia cuaresmal o insomnio. El artículo del p. Iraburu recibió mejores réplicas en varios blogs. El p. Rubio y p. Terzio, entre otros.

Saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Quizás nadie ha reflejado con mayor fidelidad y crudeza el "core" de la espiritualidad barroca hispánica que el Marqués de Peralta, cuando recomendaba a sus seguidores, ante la inquisición de terceros, responder que una decisión se tomaba "por el más sobrenatural de los motivos: porque se me da la gana".

Iraburu es fiel representante de esa progenie.

Anónimo dijo...

Me sorprende que aun los (mal) llamados filo-lefrebvristas no discutan el concepto de "imperfecta comunión", siendo que no es más que una entelequia, pues se está o no en comunión y esto es según la fe. La "comunión" es en la fe católica y no en los pelpas.

¿O no estaban en "comunión perfecta" San Francisco y los suyos hasta que el Papa les dio los papeles de su orden? ¿Y qué otra cosa le resta a la FSSPX que ya ni excomulgados tiene y cuando los tenía NO ERAN MÁS que 4? (no entro ahora en la validez o no de estas excomuniones)

¿Cómo es que no se comen ciertos cuentos y sí este juanpablismo de la "comunión imperfecta"?

Excomulgado está el cismático, entonces, ¿soy un "imperfecto excomulgado"?

Debo decir que la mayoría de los curas respetables ajenos a la FSSPX que tiene este país me saben lefe y jamás me negaron la Comunión, a pesar de ser un "imperfecto excomulgado", pero excomulgado al fin ... aunque imperfecto...

¡Qué boludez!

El Carlista.

Ps. me consuela saber que Castellani también fue un "imperfecto excomulgado". Antes de Uraburu, Iraburu, Uriburu o como se llame este buen señor, me quedo con nuestro cura, que, además, es santo de mi devoción.

SP5, no rinde al 100% dijo...

Quien está en "imperfecta comunión" estaría en una "semi comunión", porque lo imperfecto es "algo". No el ideal, pero "algo hay". ¿Entonces este señor sería un "semi cismático" y un "semi excomulgado"? No del todo, pero semi.

¿Cuánto de cada cosa? ¿50-50 o al 30-70?

Porque no es lo mismo ser 50 % cismático que al 25, que es mucho menos. ¿O no?

¿Cómo sería? ¿Como el camión con acoplado o semi remolque?

Anónimo dijo...

Me parece que el meollo de la cuestión, que se soslaya bastante según convenga a la parte interesada de uno u otro lado, se podría plantear así:
Par a ordenar obispos hace falta el mandato papal. Mons. Lefebvre no tenía el mandato papal (o lo tenía para una fecha posterior). Mons. Lefebvre ordenó obispos sin el mandato papal, por lo tanto cometió un acto de desobediencia.
Los de un lado, llamemoslo “juanpablista” o si se quiere más amplio “progresista”, insisten en que esta desobediencia constituye un cisma y que todos los lefes están fuera de la Iglesia, si fuera posible, ellos los querrían fuera del planeta.
Los del otro lado, los lefes, dicen que no sólo no hubo cisma sino que la desobediencia no fue desobediencia, sino que hay estado de necesidad, que sin los lefes se muere la “TRADICIÓN” y por lo tanto se muere la Iglesia, y si Mons. Lefebvre no ordenaba obispos nunca más en la vida iban a ser ordenados sacerdotes tradicionales, y que Roma (¡ojo! nunca un lefe debe decir la Iglesia solamente o bien dirá la Roma modernista o “los romanos” o cualquier otra expresión por el estilo con algo de despectivo, que deje claro que no son la Iglesia verdadera fiel a la Tradición), decía, que Roma ha caído en la apostasía. Por supuesto, que oficialmente la FSSPX no dirá necesariamente esto, pero está llena de “criptosedevacantistas” y otras hierbas más o menos moderadas, más o menos extremistas.
De los progres no hablo, no vale pena.
Ahora los lefes jamás van a aceptar que hubo una desobediencia, lisa y llana. Siempre van a justificar el hecho con mil cuestiones doctrinales, canónicas y prudenciales.
No dudo de la buena conciencia de Mons. Lefebvre. Ahora bien, desobediencia hubo. Lo demás es buscarle la cuadratura al círculo.

El descreído

Anónimo dijo...

¿Nunca es lícito consagrar obispos sin el mandato o permiso del Papa?

Anónimo dijo...

"¿Nunca es lícito consagrar obispos sin el mandato o permiso del Papa?"

Creo que sí.

Monseñor Slypji

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

el problema con los neocones es que ponen la voluntad para tirar del carro de la inteligencia, como a los burros.

Hoy titulan con bombos y platillos "El Presidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador niega que los Heraldos sean una secta fundamentalista", en relación con la polémica que ha surgido con el Presidente Correa (no de Oliveira) y la neoderiva fundada por el discípulo dilecto del otro Correa (de Oliveira).

Mientras, Iraburu ataca a los filolefebristas.

Contradicción: ninguna, lo que cuenta es que los Heraldos son una organización legitimada formalmente por la autoridad.

La verdad es lo de menos, lo que cuenta es estar férreamente unidos, por la voluntad, con la autoridad. Un triunfo de la voluntad que no soñó ni Leni.

Anónimo dijo...

Malachi Martin pregunta:

En una respuesta al segundo y triste post del P. Iraburu, se dice que JPII no hizo el Juramento Papal que data del siglo VII y que compromete a defender la Tradición eclesial y a no inmiscuirse ni introducir o alterar absolutamente nada... (cito de memoria)

Pregunto: ¿todos los Papas han hecho siempre ese juramento, o ya estaba en ''desuso''?

Si sigue vigente, ¿Ratzinger lo hizo?

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

Rectifiqué una de las tesis:

http://es.scribd.com/doc/51128665/Rectificacion

Saludos.

info@DerechosDeDios.info dijo...

Bueh... ES LICITO ordenar sacerdotes, obispos, casar cristianos, bautizar niños, etc. etc. etc. SIN EL MANDATO PAPAL (o parroquial u obispal) siempre y cuando exista (o parezca existir) un 'estado de urgencia o necesidad'. esto ha sido siempre una 'politica vaticana' reconocida en el Derecho Canonico... La cuestion, en todo caso es: Estaba (o esta!) la Iglesia Catolica en un 'estado de necesidad'?

Y el JURAMENTO DE TOMA DE CARGO PAPAL, asi como la Coronacion (porque el Papa ES Rey!)... fueron abrogadas por JXXIII, y PVI (si mal no recuerdo)

Longinus dijo...

Monseñor Lefebvre fué siendo acorralado por muchos años, por un lado, por Roma y por el otro, por la prensa en general. Econe se levantó como por milagro, en un local que iba a ser convertido en un gigantesco casino, tipo Vegas, o sea, un lupanar.
En lugar de éso se convirtió en un oasis de la Tradición. Y fueron muchas las circunstancias fortuitas que coincidieron para que esa gran obra.
Respecto a la cacareada "plena comunión", no son todos los que están, ni están todos los que son. Cuando leo por accidente Religión Digital, pienso en mí: "Pero que maldita panda de cismáticos y contestarios! " Pero todos ellos están en "perfecta comunión" con la Iglesia, aunque nieguen uno o todos los dogmas de la fé de la Iglesia. En cuanto al p. Uruburu o comoquiera que se llame, siento que ve sus últimos años pasar, comenzando su sacerdocio en plena revolución iconoclástica, lo pilló descuidado y no se atrevió a oponerse. Sus congéneres lo ignoran olímpicamente y los progresaurios lo consideran "carca" e integrista, por lo que se ha quedado solo con su soledad. Muy redondo para huevo y muy largo para aguacate. Y eso le ha de doler. Y va a morir matando. Y con el sambenito de fobo-lefebvriano.
Yo no sé porque SS B 16 no excomulga a los dirigentes de China, que se atreven a ordenar obispos de la "Iglesia patriótica", sin permiso del papa.

Anónimo dijo...

De acuerdo con Longinus. "Yo no sé porque SS B 16 no excomulga a los dirigentes de China, que se atreven a ordenar obispos de la "Iglesia patriótica", sin permiso del papa.". Que alguno le pase el dato a Iraburru, a ver lo que contesta. Patton.