lunes, 28 de noviembre de 2011

Cambio de signo


No cabe duda que el Concilio fue crucial para el desbarranque de buena parte de la juventud católica argentina hacia la izquierda y, luego, hacia las FAP o Montoneros. Pero resulta inverosímil pensar que el cambio se produjo mágicamente. Necesariamente, algo venía muy mal desde hacía décadas.
Veamos un caso testigo: el P. Miguel Mascialino. Hijo de inmigrantes italianos, católicos de siglos. Una hermana monja, un hermano cura y otro hermano dirigente nacionalista. Ingresó al seminario menor de Buenos Aires en 1940. Luego hizo la filosofía en Devoto, donde estaba Castellani de profesor, y la teología en la Gregoriana. Se quedó en Roma y completó sus estudios en el Biblicum. En 1955 vuelve ya cura a Buenos Aires y es teniente en San Nicolás y luego profesor en Devoto. Once años después, en 1966, estaba amancebado con una tal Lucía, era estrecho colaborador de García Elorrio, integraba los primeros comandos armados y realizaba operativos. Una última pizca de sentido común lo llevó a enemistarse con los líderes y, de ese modo, apartarse justo a tiempo de Montoneros.
¿Cómo fue posible tamaño vuelco en tan poco tiempo con la formación que tenía el P. Miguel? Ciertamente, después de leer La descomposición del catolicismo, sabemos que la formación no era tan buena, pero algo más pasó. En realidad, fueron varios los factores que estaban activos en esos momentos, aunque dispersos, y al Gordo no se le ocurrió mejor idea que juntarlos a todos en Roma convocando a un Concilio. Y la cosa explotó, y casi se lleva a la Iglesia puesta.
Yo quiero proponer una teoría, a ver qué les parece. La podría titular: Cambio de signo en la ideología.
Es cierto que podríamos remontarnos a Trento, la Contrarreforma y el barroquismo, como bien lo hace Disandro, pero me vengo bastante más acá, a la segunda mitad del siglo XIX y a Pío IX. Mastai Ferrati había sido colaboracionista con las tropas napoleónicas y, cuando se fueron, se encontró que no sabía qué hacer. Se metió entonces de cura, y fue lo suficientemente hábil para trepar con rapidez y pronto ser obispo y, para ser franco, obispo liberalón. Y así nomás, llegó a papa, bastante joven para el promedio lo que le aseguró un pontificado interminable (a quienes no les gusten estas apreciaciones sobre Pío IX, lean su biografía por Ives Chiron). Estando ya en el solio se le fueron los aires liberales y se encontró con un problema grave: la Iglesia, concebida hasta ese momento como indisolublemente unida a un importante Estado soberano y con fuertes prerrogativas en todo el mundo, iba a perder esos privilegios. Pío IX sabía que, a los sumo, podría atrasar algún tiempo la situación mientras lo protegieran los franceses pero que indefectiblemente en algún momento, todo se iba a caer. Debía tomar una decisión, adoptar una estrategia nueva, y lo hizo, y Dios nos libró a todos nosotros estar en su pellejo.
Para contrarrestar la pérdida de la soberanía política de la Iglesia y su influencia en la sociedad, debía afirmarse el poder espiritual y dogmático del Papa e instrumentar medios para que los católicos y el catolicismo ocuparan puestos de dirigencia y de acción. Y esta será la estrategia seguida por todos los pontífices hasta Pío XII. Y se vino entonces el Vaticano I y la innecesaria proclamación del dogma de la infalibilidad pontificia, como las también innecesarias proclamaciones dogmáticas de la Inmaculada Concepción y, casi un siglo después, de la Asunción. La cosa era mostrar poder. Si se había perdido poder político, se aumentaba el poder espiritual. Había que compensar.
En el ámbito social, apareció León XIII con la Rerum novarum y, décadas más tarde con Pío XI, la Acción Católica, un invento paralelo a la  Acción Francesa de Maurrás y a otras varias “acciones”. La cuestión era instaurar en la sociedad el Reinado Social de Cristo y, para coronar todo, se inventó la fiesta de Cristo Rey. De lo que se trataba era de poner a disposición de los obispos una organización perfectamente jerárquica que formara “cuadros” católicos dispuestos a la acción. Cualquiera que haya sido “aspirante” de la ACA, o se haya “oficializado”, recordará la machacona insistencia sobre la jerarquía, sobre la formación y sobre la acción. Y a imagen y semejanza de la ACA comenzarán a surgir otros movimientos, con mayor o menor prevalencia clerical o laical. ¿Quién no se acuerda del famoso lema que aparecía al pie de Verbo en los ’70: “Formación para la acción, en la acción”?
No quiero criticar con esto a la Acción Católica. Fue la mejor respuesta que pudieron encontrar para una época de desconcierto. El problema fueron las derivaciones de este nuevo modus operandi de la Iglesia. El nacionalismo y los movimientos nacionalistas católicos como Tacuara, por ejemplo. En el fondo, no era más que un “secularismo de derecha”, como bien lo define un viejo fraile dominico. La fe y el cristianismo eran una doctrina que debía ser expandida a la sociedad, con todos los medios que se tuvieran al alcance -y aquí entra la Compañía- y a ella se le adicionaba un patriotismo enardecido basado en los mitos formulados por los historiadores revisionistas. En el fondo, el cristianismo era sobre todo una ideología. Una ideología de derecha.
Y ahora ya es más fácil entender lo que pasó. Cuando los incendios se juntaron en Roma convocados por Juan XXIII, y apareció la Pacem in terris y, años después, la Populorum progressio, y después Medellín, ya estaba todo hecho. Le cambiaron el signo a la ideología. El proceso era bastante fácil. Con cuadros acostumbrados a la obediencia jerárquica, con estructuras armadas, con líderes reconocidos, con militantes de Acción Católica con formación elemental y orientados sobre todo a la acción, sólo era cuestión de presionar el switch. Es decir, cambiarle el signo a la ideología. Y así lo hicieron.
Los Tacuara se hicieron montoneros y los curas guerrilleros.

52 comentarios:

Anónimo dijo...

Wanderer, mire esta joyita actual, relacionado con esto:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/4-6984-2007-07-18.html

Skip Ultra

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
Dudar de las definiciones dogmaticas, o que se realizaron politicamente, podria llevarnos a pensar que el Credo Niceno-Constantinopolitano fue una "eleccion poltica" de la Iglesia en ese momento determinado. Debido a la crisis arriana.

Las demas cosas son discutibles y algunos parrafos me parecen asertados.

Tambien Disandro y los suyos se convirtieron a la ideologia, en este caso, peronista. O la CNU no era eso? Acaso no era un grupo formado para accion anti-zurda? Al "gran" Disandro le paso lo mismo que critico (de la mano de San Roberto Bellarmino, pos supuesto), formo una compañia de muchachos universitarios dispuestos a obedecer sin pensar, a matar sin dudar y a robar bancos si fuera necesario.

Como siempre, los post son para reflexionar. Lo felicito.

Wanderer dijo...

Quisiera saber yo dónde dudo de las definiciones dogmáticas.

Anónimo dijo...

Anónimo de 13:56:

No hay nada malo en lo que cuenta.
Es correcto salir a cazar zurdos y mucho más robar bancos.
Lo que aquí se critica es lo incorrecto: que de facho se pase a zurdo (nacionalista tacuarista - montonero).

Y demás está decir que si usted llamaba a un disandrista "nacionalista" y no "peronista" (muy de derecha, pero no es lo mismo), el tipo se sentía insultado (y realmente mal comprendido).

Sureño de Aquellos Años.

Anónimo dijo...

Aunque no me gusta mucho eso de adjetivar las declaraciones dogmáticas, Wanderer no negó en ningún lado nada. No se sulfure Anónimo.

Por otra parte, lo de Disandro. Es verdad que en los 60s hizo un viraje desde una derecha a la europea (derecha eh, no centro derecha) al peronismo (a la derecha peronista, claro está). Es verdad que lo hizo siguiendo el esquema político de que "Perón es el conductor estratégico y por tanto nos incorporamos siguiendo tal conducción", es verdad que CNU tenía el grupo "lindo" y el "feo", pero de ahí a decir las sandeces que dijo, mi amigo, hay un largo trecho. ¿Matar sin dudar?, ¿Obedecer sin pensar? ¿Robar bancos? El combo de Página 12 y Cabildo le está haciendo mal al estómago.

Pd: Si el peronismo es una ideología, yo soy Su Majestad la Reina de Inglaterra.

El Séptimo Rey Mago

Martin Ellingham dijo...

Con estos temas, a veces, terminamos dicotomizando realidades que debieran armonizarse. Sucede a menudo con realidades terrenas como el derecho y el estado. Para no ser abstracto: el derecho puede evitar que yo asesine a mi vecino, pero no puede impedir que tenga pensamientos homicidas. Un estado cristiano puede proteger legalmente el descanso dominical del trabajador, pero no puede ir a Misa por el trabajador.

¿El derecho fomenta una sociedad de fariseos? En cierto sentido sí, porque se limita a exigir conductas externas y objetivas y no requiere la intención virtuosa. De la intención virtuosa se ocupan la moral y la religión.

¿Entonces el derecho cristiano no sirve para nada? ¿La protección legal del descanso dominical es prescindible y una "mayor autenticidad cristiana" exige dejar de luchar para conservar esa institución? Claro que no.

El orden temporal puede darnos facilidades sociales y externas y en ello agota su razón de ser. Esas facilidades no suplen el ejercicio de las virtudes (tarea personal) ni son el último fin del hombre (acto personal de conocimiento y amor). Pero que un orden social cristiano sea un bien intermedio no quiere decir que sea prescindible y que resulte indiferente para el común de los cristianos vivir en una sociedad cristiana o en una pagana.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hay unas diferencias:

Un disandrista que vaya por los zurdos es una suerte de arcángel de flamígera espada que ve en el bolchevismo el fin de la cosmología de Homero y se exalta ante la posible restauración del hymein parmenideo.
Es además un peronista que entiende que la política es conforme a los hechos y ve en Perón el caudillo del siglo que surgió en Argentina, como nacieron casi naturalmente en Italia, Portugal y España.

Un nacionalista que sale de caza es un sujeto que mal o bien estudió moral, detectó cuáles eran los pecados graves, los gravísimos, los leves y los levísimos, luego los colocó en una grilla de casos a evitar llegando a la conclusión que el comunismo es evitable por ajustarse al casuístico caso.
Además se cree fascista cuando fascista hubiesen sido de haber adherido al peronismo. Los fascismos fueron po-pu-la-res. Jamás, de los jamases, gorilas.
Entonces reivindican a Rosas que no lo vieron ni por TV. Son idealistas. No están en las cosas, ¡y hablan de política!

el escipión barbado dijo...

Nos gustaba mucho más la idea de restaurar el decurso glorificante de las musas de la grande y sacra montaña del Helicón, que en torno al altar del poderoso Crónida danzan eternamente con sus pies delicados, pues nos permitían inteligir el saber del hombre antiguo que llega a nosotros luego de Cristo con el Pórtico San Juan Evangelista; y así evitar ser reducidos a vientres bolcheviques de los que las divinas musas, hijas verídicas del gran Zeus, rescataron como a Hesíodo para que cante los himnos de la estirpe de los dioses imperecederos.

Esto nos parecía mucho mejor que seguir a algún cura nacionalista, de poncho y misa nueva.

No nos cerraba el nacionalismo. ¡Pa' qué les viá mentir!

Wanderer dijo...

Séptimo Rey, la verdad que no lo sé, pero me interesaría saberlo.

Anónimo dijo...

Se abre la temporada de... "PÉGUELE AL NACIONALISTA"!!!

Primer premio, una colección de tapas de CABILDO de los 80s

Segundo Premio, una edición especial en cuero de "El Liberalismo es Pecado" de Sardá y Salvagny

Tercer Premio, un bigote postizo!

El Séptimo Rey Mago

Gelfand dijo...

En muchas cosas estoy de acuerdo, pero no creo que la fuente de la crisis sea una obediencia desmedida, ni tampoco creo que el catolicismo de fines del siglo XIX y principios del XX una ideología de derecha. Si pienso que el nacionalismo-católico, en tantos puntos heterodoxo era una ideología de derecha, que al final desembocó en tragedia. Es más, diría que buena parte del catolicismo de nuestro país sigue cegado por la ideología. Y que incluso la llamada tradición puede ser ideología. En ese proceso se puede pasar de izquierda a derecha o viceversa con facilidad. Creo que en el fondo de todos esos procesos hay un gran punto de acuerdo entre la derecha y la izquierda. El antiliberalismo y el odio a la democracia (en gran medida heredada de la cultura francesa). Pero en última instancia la crisis es siempre espiritual. Pareciera que en nuestro país el catolicismo genero una realidad cultural que no tenía nada que ver con la profundidad espiritual del católico medio.

Anónimo dijo...

La dialéctica, del tipo que sea, se rompe desde arriba. Marxismo-nacionalismo católico, progresismo-tradicionalismo, alma-cuerpo, acción-contemplación. Como los perros que se agarran del cuello, si metés la mano la vas a pasar muy mal. Vale más echar un baldazo de agua y retirarse un poco.
Los dos bandos, porque así se autoconciben, coinciden en un punto tangencial, les guste o no: la idolatría del sobrenombre. O sos zurdito, o sos nacionalista. De esto nos ilustró muy bien Bouyer: “Nada es más propio de la humanidad que la religión, pero nada es más propio de las religiones de los hombres que la idolatría. La observación sarcástica de Voltaire cuando decía que si Dios hizo al hombre a su imagen, el hombre se lo había pagado con creces, es demasiado verdadera. No hay ningún hombre, aun aquel que parece más religioso, que no adore a alguien o a algo. Pero hay pocos hombres, incluso entre los más religiosos, que no se busquen en mayor o menor grado en lo que ellos mismos adoran” (Humano o cristiano, p. 15)
Mi parecer es el siguiente: los “buenos” cooperaron a la intentona de los “malos” con una sobredosis de idolatría. O sea, idolatría bautizada, apta desde ahora para consumo de todo católico ortodoxo. Y así, si los curas tercermundistas firmaban un manifiesto, los curas trancas firmaban otro, pero “bueno”, claro (“Nosotros somos los buenos/nosotros, ni más ni menos/los otros son unos potros/comparados con nosotros”). Si los curas tercermundistas tenían sus seminarios, los curas conservadores debían tener el suyo, “fiel a Roma”, clarines. Si los subversivos tenían sus revistas, pues los otros también. (“Colección clásicos contrarrevolucionarios”, Seineldín plantando un árbol en Hobbeslandia, ¿les suena?) Lo cual, en la situación concreta de la época, con la formación a cuestas, el episcopado que les tocaba y todos los motivos que se les ocurran, fue un intento por “neutralizar”. D'accord .
Pero cayó el enemigo (cayó es una forma de decir. Mejor “calló”) y el sentido de la empresa restauradora católica con ellos. Anulose un extremo, y finiquitose el otro. ¿Y qué quedó en pié? Pues la propia imagen proyectada, un holograma perfecto de un alma colectiva dialéctica. Se cristalizó para siempre el tótem de los buenos.
Y ahora que los tenues aires de renovación soplan en los altares y no en las vituallas, que las personalidades fuertes que aun quedan o blasonan de discípulos dellos no cambian el discurso, que ya no llama la atención pintar paredes o repartir volantes infantiles, el holograma dialéctico se encuentra en una encrucijada decisiva: la muerte o la deconstrucción del tótem.


Sirius Black.

Anónimo dijo...

Bella vista y aledaños

http://www.youtube.com/watch?v=d66yZ9x3gHw

Anónimo dijo...

Me gustaría ganarme el bigotito, para ir él Día de la Bandera a la fiesta del jardín de infantes de mis hijos y poner cara seria cuando suene el himno. Tal vez luego arengue a los niños.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
Por lo menos la frase es poco feliz:"Y esta será la estrategia seguida por todos los pontífices hasta Pío XII. Y se vino entonces el Vaticano I y la innecesaria proclamación del dogma de la infalibilidad pontificia, como las también innecesarias proclamaciones dogmáticas de la Inmaculada Concepción y, casi un siglo después, de la Asunción".

¿Por que son innecesarias las declaraciones dogmaticas? ¿Acaso no aclaran cosas?

Por lo demas, los disandristas son hombres de una soberbia sin fin al igual que su maestro (porque verdaderamente Disandro era un hombre muy culto y superior).
Los caminos no conducen a Roma: sino al sedevacantismo o las viejos catolicos de Acton y Von Dollinger.

Igualmente Wanderer apoyo su lucha contra la casuistica, y cierto tipo de espiritualidad jesuitica. Esta ultima heredera del agustinismo y el franciscanismo.
No seamos monotematicos: no le endilguen todo a lso jesuitas y a la participacion en politica de los nacionalistas.

Septimo Rey Mago: ahora me voy a leer Cabildo. Y, pos supuesto, no estoy enojado ni sulfurado.

Disfruto mucho de algunos post del blog.

Un abrazo nacionalista, rosista y catolico.

EL NACIONALISTA

Wanderer dijo...

Estimado Nacionalista, ¿Es necesario que la Iglesia aclare todas las cosas? En un sistema cartesiano, lo sería, pero lo que es necesario que se aclare ya lo hicieron los Padres y elaboraron el símbolo de nuestra fe. En el siglo XIX nadie dudaba o cuestionaba la Inmaculada Concepción, y en el XX tampoco la Asunción de la Ssma. Virgen. ¿A qué proclamar dogma entonces?

Anónimo dijo...

Nacionalista,

Vaya, tienen artículos muy buenos... de vez en cuando. Le recomendaría, ya que estamos, algunas "Hostería Volante" (de la época de Disandro, claro está). Si encuentra algo dollingereano, se gana los tres premios.

He conocido gente loca en este palo, mucha (y quizás lo esté yo también). Del subgrupo que incluye filoveterocatólicos, filojansenistas, seudoortodoxos, etc, ninguno viene del "disandrismo", sino del nacionalismo, que quiere que le haga?

Si les caen mal, está fabuloso, a mí me cae mal muchísima, muchísima gente, pero tampoco hablemos alegremente, es poco serio.

PD: Ya lo dijo alguien antes, el problema acá es si en el 43 hubieramos estado en la Nunciatura, en una catedral o en algún edificio curial o, por otra parte, viendo que pasaba en el Gran Sasso.

El Séptimo Rey mago

Anónimo dijo...

Querido Wanderer:
Tal vez tenga usted razon. Y es verdad, lo que usted dice acerca de los Padres.

A veces, los catolicos esperamos que se nos diga todo, absolutamente todo. de alli la hipertrofia de decretos, cartas, declaraciones y enciclicas. Creo que hubo un post sobre el Magisterio que trataba el asunto.

Gracias a Dios la infalibilidad fue usada pocas veces, y el sensus fidei muchas.
Asi lo aclara el Papa en la catequesis sobre Duns Scoto. Tambien en el prologo del libro de Newman sobre los Fieles y la Tradicion traducido por P. Baliña.

Un abrazo grande Wanderer.

El Nacionalista

Anónimo dijo...

Wanderer:
"Es cierto que podríamos remontarnos a Trento, la Contrarreforma y el barroquismo, como bien lo hace Disandro, pero me vengo bastante más acá, a la segunda mitad del siglo XIX y a Pío IX."

¿Y no será justamente que Mastai Ferrati produjo todo eso porque fue vástago ejemplar de la Iglesia tridentina, contrarreformista y barroca, y por tanto Disandro tiene razón; y por tanto para tratar la cuestión necesariamente hay que remitirse a la Contrarreforma y la ratio studiorum?.

Javier dijo...

Perdón,

no sé si tienen este dato:

El Concilio de Quilmes

Parece relevante. Me llama la atención lo temprano que empezó todo.

Slds.,

Javier

Javier dijo...

Esto también puede ser relevante. El clima intelectual que se vivía en los seminarios europeos en el periodo de entreguerras:

Nouvelle théologie

Slds.,

Javier

Savonarola dijo...

Una duda, Wanaderer, bueno, de hecho son dos:
¿Que conclusión sacas tú de éste asunto de los nacionalistas devenidos en montoneros, a que crees que se deba su cambio de bando?
y ¿Dónde podría investigar con mayor profundidad sobre el tema? Esque és obvio que ésto va más allá del concilio. La misma situación es aplicable a ciertos entornos de la Guerra Civil española y del cauidillismo de la revolución mexicana, ambos fenómenos tan previos al concilio...

Anónimo dijo...

Don Martín Ellingham coincido con Ud. Muchas veces se pone el Reinado Social de Cristo como un fin, y sólo es un medio.

Don Wanderer: la fiesta de Cristo Rey ¿un invento? Según lo que yo conozco no es un invento y no es del siglo XX. Pío XI la oficializó como fiesta litúrgica, no más.

El sanjua

Anónimo dijo...

Ya que el Nacionalista citó a Newman (en realidad el prólogo de Baliña del cual me abstengo de decir que no me gusta), repite en sus cartas y en otros lados que antes, otrora, se planteaba algo, eso generaba una disputa, esa disputa, si continuaba, iba al obispo o a la universidad y de ahí, si la cosa seguía iba a Roma y Roma definía. Que ahora (siglo XIX) te denuncian directo a Propaganda.

Tiene razón aunque, para darle la derecha también a Ud. no era una época linda y la mayoría de los "hacedores de ruido" no eran Newman (pienso en Sangnier, en Lammanais, etc).

El Séptimo Rey Mago

PD: Los fieles hoy cuales son? estamos en la misma pero 100 veces peor. Si se le consulta a un ministro de la eucaristía de San Isidro vamos mal.

Anónimo dijo...

Ay W!

Dogmas: concuerdo con que la frase es poco feliz: "Y esta será la estrategia seguida por todos los pontífices hasta Pío XII. Y se vino entonces el Vaticano I y la innecesaria proclamación del dogma de la infalibilidad pontificia, como las también innecesarias proclamaciones dogmáticas …". ¿Amigo gibelino, tiene acaso un necesariómetro del cual no nos ha hablado hasta ahora? Es claro que toda sociedad a medida que va creciendo va aumentando en complejidad, fenómeno que Weber dio a llamar la “burocratización”, le guste o no, concuerdo que hay q evitar las hipertrofias, pero sabiendo que es natural un ensanchamiento en todo organismo (vivo y social as well).

Tacuara: probablemente lo sepa, a mi me lo contó el "agente de prensa" de Tacuara en la época de Ezcurra: "Fuimos infiltrados por la izquierda...Nos terminamos separando de nuestro propio movimiento"

Los Nacionalistas no tenemos la culpa de todo lo malo que ha sucedido; si estoy más que de acuerdo en la falta de formación por parte nuestra (madre de todos estos males, la falta de metafísica antes de la acción), algo que no me canso de reclamar a los "intelectuales", pero lamentablemente están muy ocupados hablando del concepto de "ens" en Duns Scotto, y a nosotros no nos queda otra que acudir motu proprio, con nuestros tristísimos recursos, a una autoformación, guiados por el que más "atina" del grupo, herido en su corazón y mente alguna vez por la metafísica de Aristóteles o por la Teología de Santo Tomás que atisbó a ver en el colegio secundario.

Estimadísimo Wanderer: con ésto quiero decirle que cuando usted ataca a diestra y siniestra, sin matices, a nosotros los nacionalistas, en realidad se ataca a usted mismo; una fuerte autocrítica por parte de los intelectuales es necesaria. Somos empresarios, comerciantes, ingenieros, abogados que no podemos dedicar nuestra vida al estudio de Pedro Lombardo, no nos da la cabeza ni el tiempo, cuestiones vocacionales les llaman. Necesitamos que nos formen, lo reclamamos, es deber de los intelectuales hacerlo. Sino empiezan a ocurrir estas incongruencias doctrinales como la de una “referente laico” que se alista como candidato a la gobernación por el PJ junto con Kris, consecuencia obligada de una heteropráxis añosa no detectada a tiempo por quienes tenían las herramientas de diagnóstico en sus manos (con esto no exonero de culpa estos errores de los “nacionalistas”).

(7mo Rey Mago: le recomiendo que lea el trabajito publicado por el Dr. Lasa sobre la ideología del peronismo en ocasión del famoso congreso de filosofía del 49 (¿?). No vaya a ser que empiece a llamarle a usía: S.M.B.)

Como mendocino me parece indignante que el último maestro que hayamos tenido sea Calderón Bouchet, el resto ninguno hizo escuela ni nada, ombliguismo intelectual (y no se ofusque amigo, con profundo dolor y respeto lo digo).

Respecto al “obedecer sin pensar”, soy neocon (trataré de dejar de serlo probablemente el resto de mi vida, sin renegar de mi formación), y, salvo cuando tenía 12-13 años, la consigna era bastante otra, gracias a Dios.
Sigue...

Anónimo dijo...

Cabildo: Soy amigo de Antonio (creo tener ese honor, aunque soy joven), y él es el único que ha respondido a nuestros pedidos de formación; nobleza obliga, los que vituperan su obra y nombre, no son más que asnos (El P. Castellani decía que al necio no se le responde, se le insulta). Antonio ve mucho más de lo que ustedes creen (incluso usted amigo W), el ve preclaramente el tema Devotio Moderna – Devotio Tradicional, que es el punto neurálgico de toda nuestra realidad actual, con una ventaja, nos guste o no, el signa con Nombre y Apellido todo lo que dice, sin pelos en la lengua, con dureza en sus escritos políticos y belleza en sus escritos literarios e inclusive filosóficos (le recomiendo “Poesía e Historia”, le va a gustar W, en especial el último capítulo).

Termino con las SE, puesto que es más clara y divertida de leer que a mí mismo, a modo de Lectio Divina para todos nosotros (nada de moralejas por favor):
“Aprendí la sabiduría sin malicia, reparto sin envidia, y no me guardo sus riquezas. Porque es un tesoro inagotable para los hombres: los que lo adquieren se atraen la amistad de Dios, porque el don de su enseñanza los recomienda” Sb 7, 13-14.

Dummy, “anarco-tradi-nacionalista”

Anónimo dijo...

PS:

el "Reinado social de Cristo" es un fin en sí mismo, ya que principalmente consiste en que Cristo reine en los corazones, y no lo digo yo...

Dummy.

Anónimo dijo...

Che, que vocabulario más cabildezco Joven, Ud. aprende a pasos agigantados!

El Séptimo Rey Mago

Anónimo dijo...

Dummy, si es mendocino y calderoniano no puede ser neocón. Ya no más.
Tiene a la Fraternidad en la ciudad. 11:00 hs los domingos.
Y de paso lo saluda a don Rubén, de nuestra parte, ya que estamos lejos.

Anónimo dijo...

Dummy: definite, viejo. no podés jugar a tantas puntas. estás con Calderón, con los mejicanos, con Caponeto, con Ave, con Wanderer, con el Athos, con Kasanzew... ¿no es demasiada ensalada?

Anónimo dijo...

Anónimo de las 17.19:
Respecto a los nacionalistas, como en los hippies...
había falsos nacionalistas, nacionalistas de fin de semana y nacionalistas de verdadera dotrina.
Ud. pareciera que conoció sólo a los primeros tipos.

Asoc. de Hijos de Padres Nacionalistas de Verdadera Doctrina (en liquidación).

Anónimo dijo...

Y Abelardo Pithod no hizo escuela?
Ese fue otro mendocino notable.
Tiene unos 20 libros. Uno de ellos "disandrista": sobre lo santo, lo numinoso, la actual despoetización de la existencia, etc. Se llama La Experiencia Religiosa.
Lo que no sé es si era o no "nacionalista".

Anónimo dijo...

Los caminos no conducen a Roma: sino al sedevacantismo o las viejos catolicos de Acton y Von Dollinger.


Suerte en Roma...

En ninguna parte del Credo figura, y si Roma apostato no es culpa de Disandro, de Perón o Mongo Aurelio.
Si dice que Roma no apostato, es ciego o pelotudo.

Lefebvriano

Anónimo dijo...

Para Dummy

Quisiera saber si León Degrelle , Heydrich ( elogiadods por Cabildo ), trabajaban para " El Reino Social de Cristo "

CCQ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PERPLEJO dijo...

Me resultó muy interesante el post de Wanderer, así como todos los comentarios. Como no pertenezco a la misma generación de los participantes ni creo poseer su erudición,poco es lo que puedo aportar al debate. Durante buena parte de mi vida respeté y me interesé por el Nacionalismo, pero nunca me uní a sus filas porque encontraba aspectos que "no me cerraban" como se dice ahora. Fundamentalmente no compartí ni comparto el elitismo. Si el sistema democrático es execrable, ¿cuál forma de orden político proponen?, nunca tuve clara respuesta. Observé también que durante el siglo XX el Nacionalismo siempre terminó como socio y luego furgón de cola del Liberalismo (Revolución Libertadora, Onganiato, Proceso de Reorganización Nacional; tantos ideales, tanta doctrina, tanta línea aristotélico-tomista para entregar el Ministerio de Economía a los Alsogaray, los Krieger Vasena, los Martínez de Hoz...¿Y el nacionalismo?. Se dijo y se escribió que a los Montoneros los inventó un sector del Ejército allá por la década del 70. ¿Cuál puede ser el común denominador entre el Almirante Isaac Rojas, el Nacionalismo Católico, Mario Firmenich, Mariano Grondona, Beatriz Sarlo...; respuesta: el antiperonismo. Tal vez el peronismo ha sido el "signo de contradicción" en el siglo XX. Creo que pensar y re pensar la historia de mi país me está volviendo loco. Para colmo, no quiero ser modernista ni luterano y sí continuar siendo Católico...y no me dejan. Estoy en un dilema. Perdonen amigos, no aporté mucho, sólo mis propios dilemas. Abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Dummy,

No se trata de una primacía de la contemplación sobre la acción en sus camaradas que lograría sacar adelante al nacionalismo, pues, es tan sencillo como que éste, siendo tributario de ciertos errores ius filosóficos y de filosofía política, cuanto más se lo contemple, más tira uno a alejarese de él.

Vea el caso de un hombre notable, como ser don Carlos Ibarguren. Si usted lee sus "Historias del tiempo clásico" cae en la cuenta que fue un hombre de una cultura completa. Pero cuando pasa a "La inquietud de esta hora", aunque diga muchas cosas ciertas, ve que no es más que una justificación del nacionalismo que dista del saber tradicional.

Y el problema está en que el nacionalismo, en tanto que no llegará a ser gobierno, es solo una postura política hoy día a contemplar, como también pasó a serlo el carlismo. Lo que no se entiende es cómo, si les apasionaba y apasiona una política que no podía ni puede ser trasladada a los hechos, la han aceptado de pe a pa a pesar de sus errores.

Es correcto contemplar lo irrealizable para uno (vgr. la filosofía del arte). También que nos apasionen políticas ya impracticables u otras nunca practicadas). Pero al menos, si no estamos en el órbita de lo realizable, no cedamos nada ni permitamos el error doctrinal, que es más propio de la prudencia al momento que se ejecuta la política. Si el nacionalismo no es más que cuestión de principios irrealizables, ningún sentido tiene que se acepten los errados. Otra cosa es el político que solo los pondrá en práctica si puede y allí tendrá que ver cuáles podrá cumplir y cuáles no.

Anónimo dijo...

Che, no le peguen màs a Dummy que ya tiene demasiado con el apodo.
Amèn de lo dicho, le pego yo un poco:

Querido Tontito (o asì se llama Ud a si mismo): Nadie, pero nadie, le pego aqui a Antonio Caponnetto (porque ese "su Antonio", que no el de "El Mercader de Venecia").
Entiendo su bronca, le tocamos una fibra intima que, quizas otrora, me hubiera generado a mì tambien una reacccion similar. Un viejo maestro nos decia que si Nietzche no te impacta a los quince años, no tenes sangre, y que si lo hace despues de los 20, sos un pelotudo, who`s the cap fits...

No se sulfure mi amigo. Nosotros, los nacionalistas de paladar rosa los queremos mucho a Uds, nuestros primos de paladar negro. Lo unico; no use remeras dentro del pantalón, es un vicio muy feo del nacionalismo y queda mal, igual que el Lord Cheseline que da olor feo y caspa.

El Septimo Rey Mago y un amigo.

Gelfand dijo...

Me parece que exageramos al cargar tanto el peso sobre el jesuitismo barroco. En Argentina, al final, me parece que nunca tuvo tanto peso ni por la Compañia ni por la Iglesia Institucional. Hay otros países donde el jesuitismo tuvo una influencia mucho más real y la cosa no terminó como aca.
Es verdad que gran parte del problema fue la prioridad de la acción sobre la contemplación. Pero eso no tiene como único origen el jesuitismo.
En conclusión, es tan culpable el jesuitismo como Adán (no, en realidad Adán es más culpable) o Pio IX.
Me parece que hay fuentes más próximas, internas y externas a la iglesia, y que han tenido una influencia más directa en el cambio.
P.D.: ahora bien, aquellos que reclaman una mayor formación filosófica o teológica a los intelectuales católicos argentinos como única solución, es como si dijeran que quieren una doble ración de la medicina que no ha funcionado.
Me parece más lógico que la formación intelectual tiene que ser una consecuencia (no en el tiempo, por supuesto) de la profunda vida cristiana.

Anónimo dijo...

Querido Dummy:
totalmente de acuerdo con usted. Caponnetto dice muchas cosas que ni pocos se animan a decir.

Seguramente nos conocemos...

Le digo al Septimo Rey Mago, disandrista de paladar negro (con feo aliento seguramente) que el peronismo es la ideologia de mantenerse en el poder a cualquier costo.

En politica a dado bichos feos (en el sentido literal de la palabra): Menem y Kirchner.

En religion tambien: Buela y Fosbery.

Amen de ese impresentable muchacho montonero-gnostico-de la nueva derecha de la Abuela Berto como le dicen ustedes. No?

Septimo Rey Mago: guardeme un lugar para cantar gregoriano (y no ir a Misa) o para estudiar los presocraticos.

Un abrazo

El NACIONALISTA

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Wanderer dijo...

Estimados, aunque estoy de acuerdo en la mayoría de los casos, no es este el lugar para pegarle al nacionalismo y a los nacionalistas. No es la idea del post, y mucho menos cuando aparecen nombres propios para ser agraviados.

Anónimo dijo...

El ayuda de cámara

Hace mucho que vengo conversando con otros locos sobre la tarea generacional pendiente, que es repensar la historia pasada, para entender lo que pasó en la Iglesia, en el mundo, y en la patria. Con más perspectiva, que tenemos por el solo mérito del tiempo transcurrido. No para hacer un nuevo esquema, reductivo y frío, sino para tratar de entender, para lo cual hay que distinguir matices y evitar las simplificaciones baratas. Y creo que Wanderer provoca precisamente esa actitud de replanteo, a fondo y sin beaterías.
Ahora bien: me parece que corremos el riesgo de más de lo mismo. Un nuevo esquema, o varios contrapuestos, con bocanadas de bilis y resentimiento fácil. No se me ocurriría hacer sin más una epopeya del nacionalismo a tranquera cerrada. Al contrario, creo que hay que mirar lo que pasó. Pero es de bien nacido agradecer. Y digamos que más allá de todo, del nacionalismo y de nacionalistas concretos muchos de nosotros recibimos lo mejor que tenemos, incluso aquello que nos permite ahora una mirada libre. Una deuda insaldable, frente a lo cual corresponde la virtud de la pietas. Quejarnos de que no fueron exitosos, ni tan sabios, ni tan santos, deja suponer que nosotros sí lo somos. Cosa que no me lo parece. Si contamos apostasías, debemos empezar por Judas, y no paramos más. Releamos la parábola de la cizaña. Hubo cizaña en el nacionalismo, en la iglesia romana, en la iglesia de Oriente, en la Edad Media, en los dominicos (Las Casas), en los agustinos (Lutero), y dónde no. A ver si inventamos una Segunda Redención (uno de los textos más luminosos de Wanderer).
Es de grasas espirituales no se agradecidos, y practicar el deporte en el que los argentinos somos de veras imbatibles: patear al caído. Braulio Anzoátegui, al que alguna vestal estreñida encontrará fácilmente reparos, comenta en alguna parte aquello de que nadie es grande para su ayuda de cámara. Es verdad eso, dice Braulio: pero para eso hay que tener alma de ayuda de cámara. Y ser ingrato

El anónimo normando

Anónimo dijo...

Nacionalista,

Tiene razón Wanderer (que además es el dueño de casa otorgándole tal condición la potestad de decir basta).

Una sola cosa: conozco a un par de disandristas (de paladares varios) y no me cuento entre sus listas. Just for the record.

Amén de que soy medio chupasirios (y me pongo mal cuando falto a Misa de domingo o fiestas de guardar), tengo un profundo amor por el Canto Gregoriano, Monodia Romana o como quiera decirle. Si a Ud. no le gusta, le molesta, o va contra su sentido estético-religioso, es su problema.

Respecto los presocráticos, más allá de algún tomito suelto por ahí, los dos de Kirk que sacó Gredos y !oh, pecado! Disandro (en libro, obviously), no tengo ni idea. La filosofía no es mi fuerte y menos la helénica, que quiere que le diga.

Le recomiendo que para pelearse con un disandrista se consiga uno de verdad. El problema es que seguramente no le dará ni cinco de bola. Yo con ellos no me peleo, sino que les "aprehendo" bastante. No soy tan grosso como Ud.

Termino con lo de "El Peronismo: ideología o no". No se, como no soy peronista no me pongo triste por sus ataques a Alberto Buela, a su hermano del IVE, al falanjo-criollo de Fosbery o a quien quiera pegarle. Le pifió de nuevo mi amigo.

PD: Uso Listerine para el aliento aunque sea cipayo. Ya me han acusado tantas veces de anglófilo (molesta a little bit), de facho (no molesta), de peronista (¡!), de nazi (disfruto escandalizar), de lefebvista, de sedevacandista y aún hasta del Opus que, mi amigo, el que se fije en mi aliento me da una risa con accesos de carcajadas que ni le digo!

No escribo más porque, como dije al comienzo, tiene razón Wanderer y, además, le pese a Ud. o a mí o a quien fuera, somos todos nacionalistas y pecamos de ese mal que compartimos con los troskos (metes dos troscos en un cuarto y salen tres agrupaciones).

El Séptimo Rey Mago conciliador

Anónimo dijo...

Viene a cuento el tema de aquí mismo de tiempo atrás: los del palo que se alegran de los K. Pues ahora tendrán aun más motivos para confundirse. Se vino el Instituto de Revisionismo Histórico con Pacho O' Donell, Scalabrini, Marechal, Perón y Cristina.
Se hace una mezcla que ya ni Pacho discierne...

Anónimo dijo...

No entiendo la objeción a la proclamación de los dogmas mencionados. De suyo son verdades de Fe contenidas en la Revelación, precisamente es el Espíritu Santo quien actúa en el momento oportuno para su reconocimiento. La Proclamación de un dogma tiene mucho que ver con la oprtunidad de su proclamación, me parece una variante complicada verlo de otra manera-
Rubleb Mayer

Anónimo dijo...

Anónimo Normando,

Pienso igual que Ud. En todo.
En lo personal, el nacionalismo fue, o es aún, la matriz de la cual recibí tantísimo. Creo que nadie de los que escribe o escribió aquí piense lo contrario si se le pregunta y se le pide que responda con sinceridad.

Acá somos todos diferentes... y muy parecidos.

Una bocanada de aire fresco su comentario. Muchas gracias.

El Séptimo Rey Mago

PD: Se que en Anzoátegui hay para citar y citar sin tener miedo pero igualmente se lo digo: ¡mejor no podría haber elegido!

Anónimo dijo...

Perdone W por lo que voy a hacer…
Una defensa propia es algo moderno, por más innecesario. But...
en honor a la verdad:
1. Anónimo de las 14:42 : De Calderón podemos tomar su amor por la Tradición, erudición y que es un maestro, de los que ya no quedan; uno de los mejicanotes previno de muchas taras heteroprácticas (me enseñó un sensus sobre todas estas cosas que hablamos que probablemente ya vivía casi inconcientemente); Antonio por su exaltación de la Verdad por medio de la Belleza y su testimonio (martirio); AVE constituye eso de Castellani: “la Caridad ardiente en amistad hasta la muerte, sostendrá en el mundo los islotes de la Fe”; Wanderer confirmó el “sensus” respecto a prácticas e institutos religiosos (así como taras formativas que han dado tranquilidad a mi conciencia, después de todo no estaba tan loco en lo que percibía sin mucha argumentación); el Athos me enseñó a rezar, y aquí callo; Kasansew da ejemplos reales sobre una virtud como la Fortaleza en el conflicto de Malvinas; e via dicendo… Todo esto que le pongo es para que vea que no es ensalada, lo que pasa es que a los tontitos sólo nos quedan nuestras experiencias.
2. Abelardo Pithod: respeto los designios de W sobre el secreto de blogfesión.
3. Anónimo de las 16:31: no tengo la más pálida idea de quienes sean León Degrelle , Heydrich (es una petición de principio, lo sé). Pero puedo decir que teniendo usted razón: ¿Quién es intachable en todo?
4. Anónimo de las 17:50 : no estoy de acuerdo, la metafísica incipiente que tuve me ha salvado de mucho, lo que no es mucho decir.
5. 7mo rey: gracias por su amistad.
Insisto en una idea: los tontitos, frente a la falta de formadores, debemos de acudir a todo lo católico que haya en todos estos personajes, y de ahí tratar de extraer una apretada síntesis (que se cuelan pifios, seguramente, es más de lo mismo).

Dummy.

PS: related, acabo de llegar de escuchar a Finnis, cuasi interesante, en definitiva una disertación que podría haber dado Pater Fons.

Anónimo dijo...

Estimado Septimo:
Le pido disculpas. Fue un chiste inoportuno.

Tiene razon Wanderer, no debemos atacarnos, aunque pareciera que cada nacionalista es divisible por si mismo.

Cuatro personas y cinco jefes.

Un abrazo grande a todos los camaradas.

El Nacionalista

Anónimo dijo...

Dummy,

Degrelle es un señor belga que es muy querido por su maestro... y por mí (ya que estamos se lo cuento).

Nacionalista,

Me olvidaba! a Buela le dicen "La Abuela Berto" en El Pampero Americano. Ud. es más disandrista que yo parece mi amigo! conoce el paño!

El peronismo no es una ideología porque no es un sistema. De hecho creo que no es CASI nada.

El Septimo Rey Mago

PD: Wanderer, no me publique más comentarios que me agarró la verborragia y soy medio incontinente.

Anónimo dijo...

Cultura barroca

http://www.slideshare.net/Judy1028/painted-houses-in-bavaria

Anónimo dijo...

Llego tarde a esta discusion, pero pareciera que "los nuestros" solo sirven para precursores:

En la Argentina:

- los nacionalistas que hacen revoluciones para ser aprovechadas por los liberales
- los nacionalistas como origen de los montoneros (tanto en el sentido en que se viene discutiendo aquí como en la presunta participacion directa nunca esclarecida de Guevara en la creacion del grupo)

En el mundo:

- España: la ETA heredera del carlismo.
- Cuba: Castro, proveniente del catolicismo, reconvertido en comunista cuando el primer conflicto con los Estados Unidos.
- Venezuela: Chavez, de coronel golpista "carapintada" a socialista procubano.