jueves, 24 de noviembre de 2011

Eran nuestros III

Y otra del Coronel


Y algo que no hay que olvidar es la calentura por el otro sexo. Especialmente cuando hablamos de adolescentes y post-adolescentes (que fueron católicos practicantes en su adolescencia, no sé si me explico). Especialmente cuando estamos en plena época de aparición de la minifalda...
No me acuerdo quién, creo que Caparrós, lo dice claramente sobre Fernando Abal Medina: le calentaba la Arrostito, ella sí comunista de toda la vida y -por tanto- liberada sexualmente. 
También se sabe bien de la cohorte de "niñas bien" que seguían a los curas Mujica y Mayol (el de la guitarrita en misa... en tiempos de Pío XII, remember). 
Una señora conocida mía (hoy cercana a los 70), de familia tradicional y ultra-católica, colegio de monjas tradicional (que hoy ya no existe y donde hay una torre), que había sido de la Legión de María en la adolescencia y "misionera" en el Norte durante la universidad, me comentaba que, luego de una vida donde ser católica significaba juntar sellos los domingos después de misa y contar a las viejas legionarias a cuántos había convertido en la semana; aparecía de repente en una de las reuniones de su grupo misionero un Galimberti (u otro menos conocido), rubio y canchero, diciendo que ser católico era "dar la vida por los pobres". No hay que aclarar que, en determinado momento, JAEN tenía más chicas que muchachos, y -entre ellos- ex seminaristas, como Grosso de infeliz memoria, o ex tacuaras, compañeros de ruta del Tano. Ella y otras de sus amigas (en ese entonces los grupos misioneros juntaban cientos de jóvenes) se unieron a éste y otros grupos similares, donde se hablaba de nacionalismo, de liberación, de emancipación nacional, de "II República", etc. Se leía tanto a Jauretche como a los hermanos Irazusta, a Ortega Peña/Duhalde (E.L., el ministro K, no el ex presidente) como a Scalabrini Ortiz, en fin todo lo que editaban Peña Lillo, Patria Grande, etc.
Mientras tanto, en los grupos misioneros se visitaba al obispo Podestá ¡en el Luna Park lleno! Donde según el obispo de Avellaneda, Pablo VI aprobaba el socialismo. Y se leía a un cura franco-argentino que publicaba "Morir por el pueblo" (con foto del cura guerrillero Camilo) con imprimatur y todo. 
Todo en grupo de amigos, de chicas y chicos. Los mismos que hoy van a la puerta de la misa de 8 a "mirar"... y se quedan afuera o, peor, entran.
Los que han estudiado el caso explican por qué fracasó el grupo de García Elorrio (Comando Camilo Torres, cuya única acción fue sacarle el micrófono a Caggiano en plena misa por el Día del Trabajador y que se los lleven presos a todos), a pesar del éxito de su Cristianismo y Revolución. Y una de las causas que se dicen es que este ex-seminarista de San Isidro era profundamente misógino.
A diferencia de Mugica que, si bien dicen que nunca "concretó" nada, llegó a invitar a su casa (bah, la paqueta casa de sus padres) a numerosas de sus discípulas de Recoleta. O Mayol... que en este caso sí terminó tirando la toalla, digo la sotana.
En fin, ser "militante" era también una forma de conocer chicas / chicos para adolescentes formados en colegios religiosos aún tradicionales. Y los zurdos eran pintones, y las zurdas estaban buenas. Y no tenían tantos "prejuicios"... y si los tenían, siempre había un cura tercermundista que podía "bendecir" su relación... y sus relaciones. 

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora entiendo.
Me hubiese pasado a los zurdos de estar en ese momento por mis años mozos.

Anónimo dijo...

Coronel,

¿Donde firmo? coincido totalmente.

PD: Grosso, de infeliz memoria, también S.J boy...

El Séptimo Rey Mago

Anónimo dijo...

Felipe Celesia es un “suave” que escribió un libro sobre Firmenich.
En youtube hay un video donde hace una pequeña reseña de su libro, y resalta la deriva política de Firmenich: de la Acción Católica hasta Montoneros. No entiende de iglesia post o pre conciliar, pero acierta cuando remarca que, lo que nutrió la actuación política del Pepe fue su religión (cualquiera que sea).

Aquí, el link:

http://www.youtube.com/watch?v=r_6OzXL61jQ&feature=related

Loco Arias

Anónimo dijo...

Con todo esto, me siento más a gusto y en casa con los zurdos montoneros del gobierno de turno que con los macristas de la cole. Uds no? Vamos, prefiero a todos los montoneros antes que al rabino bergman...

Ricardo

Gelfand dijo...

Hasta que punto el integrismo de ciertos sectores del nacionalismo no termina siendo el caldo de cultivo del extremismo de izquierda? El pedir el Reinado Social de Cristo termina siendo el pedir el Reinado Social a secas. El naturalismo imperante termina por creer que se puede alcanzar el paraiso sin la gracia. Por supuesto, el CVII, Medellín, el complejo de inferioridad de Occidente ante el comunismo, el romanticismo cubano, el sexo, todo eso ayudó. Pero el caldo, me parece estaba preparado desde antes.

sacapresos dijo...

Seguramente algo de esto hubo.

Si nos ponemos a pensar en nuestras propias vidas, repasando los detalles sin mayor importancia o con ella y que fueron causas de nuestras actuales situaciones nos sorprenderíamos.

Una simple casualidad me hizo conocer a la que luego fue mi esposa y madre de mis hijos; el gusto por las mujeres fáciles los hizo meterse en montoneros; un desconocido que no volvió a cruzarse le dijo algo que lo incentivó a pensar para finalmente meterse de cura...

Muchas cosas van de la mano de tradiciones grandes o pequeñas, del esfuerzo familiar, de la educación recibida. Pero eso no es todo. También están esos instantes de Dios o del diablo, que no siempre, pero a veces son una visagra.

Y otras veces, ni de Dios ni del diablo o un poco de cada cosa, también se forma este entramado interminable de causas y efectos, como las de la bella canción del simpático charrua, que aunque también zurdo, tiene algunas que se dejan tararear:

http://www.youtube.com/watch?v=QfhEKpFiepM

CCQ dijo...

Algunos testimonios interesantes:

“Con ellos [los curas tercermundistas] teníamos dos tipos de relaciones: las personales y las orgánicas. Yo conocía a varios de ellos y participé de reuniones en la diócesis de Reconquista con casi diez curas de la zona. Cuando andaba por esos lugares yo paraba en las parroquias y comía con los padres. Pero en lo orgánico hubo relaciones contradictorias: algunos eran más peronistas y otros no, algunos apoyaban la lucha armada y otros no. Nosotros teníamos una posición tomada: éramos peronistas que estábamos organizando una acción político militar, una definición clara y rotunda, y desde esa definición teníamos con el MSTM muchos puntos en común y muchas diferencias… Nosotros éramos más homogéneos, pero de cualquier manera eran muchos más los puntos en común que las disidencias y hacia afuera aparecía como un fenómeno más o menos coincidente. Ellos no colaboraban con nosotros como organización, en ese sentido sólo teníamos un acuerdo político que se hizo explícito en los documentos, pero sí había compromisos de tipo individual.” [Roberto Cirilo Perdía, integrante de la Conducción Nacional de Montoneros, desde 1972 hasta su disolución en 1983; Olga Wornart, Nuestra Santa Madre]

“Mugica era implacable en sus exigencias, durísimo. Estaba convencido de que la miseria de los hacheros podía revertirse y en ese momento, sólo veía la solución en la metralleta.” [Graciela Daleo, dirigente de Montoneros; O. Wornart op. cit.]

“Desde mediados de 1967 en adelante, se produjo un distanciamiento entre el que fuera nuestro asesor espiritual y nosotros, los que habíamos sido sus discípulos. Estas diferencias comenzaron después de aquella misión, que habíamos realizado en Tartagal. En aquella oportunidad, Carlos Mugica fue el primero en proclamar que la única solución estaba en la metralleta (fueron sus palabras textuales). Después de aquello, estuvimos casi un año realizando militancia política, a la par que habíamos formado un grupo integrado por varios compañeros, entre los que estábamos Carlos Mugica y nosotros tres (Firmenich, Abal Medina y Ramus), en el cual se debatía si la violencia política era moralmente lícita.” [Firmenich, en Noticias, O. Wornart o.c.]

[sigo]

CCQ dijo...

[continuación]


“Estoy con Montoneros porque para mí ellos son la síntesis de las últimas décadas de la historia de la lucha del pueblo argentino por la justicia y por la liberación de mi patria. Estoy con Montoneros desde que se fundó la organización. Mi compromiso ha tenido distintos niveles, desde el comienzo, en 1969. Mi compromiso es ideológico, político, pero nace de la fe y toda mi militancia revolucionaria no es incompatible con la fe. Necesariamente la fe exige. Supongo que la misma pregunta que me haces se la habrán hecho a los sacerdotes, religiosos y obispos que estaban comprometidos con la defensa de los indios en América, cuando los conquistadores llevaron a cabo este terrible genocidio contra esos pueblos indígenas… También le habrán planteado la misma cuestión a los curas que se opusieron a la dominación española en el siglo XIX, cuando las luchas de independencia en América… Actualmente somos muchos los sacerdotes y religiosos en América Latina que estamos comprometidos con las luchas de nuestros pueblos y con las organizaciones revolucionarias, que interpretan los más nobles sentimientos populares.” [Jorge Adur, sacerdote asuncionista, en declaraciones a la revista brasileña Denuncia en vii/80 en Porto Alegre. O. Wornart o.c.]

“Nosotros creamos en 1978 la figura de la Capellanía en el Ejército Montoneros con una finalidad política. La idea principal tenía que ver con una gestión que estábamos haciendo para lograr el reconocimiento como fuerza beligerante por parte de Naciones Unidas. … Tener un capellán era, de alguna manera, darle entidad de ejército popular a la guerrilla. Él se incorporó como capellán con el permiso y consentimiento de su orden, que era la Congregación de los Padres de la Asunción. Él no se clandestinizó, el superior de su orden lo autorizó formalmente. El celebró misas con grupos de compañeros.” [Roberto Cirilo Perdía, miembro de la Conducción Nacional de Montoneros, O. Wornart o.c.]

“Hacíamos firmar actas de convenios colectivos arma en mano y al otro día íbamos con abogados y escribanos a que se ejecutara lo firmado. Estas cosas yo las hablaba con Mateo [Perdía, sacerdote pasionista y párroco de Santa Cruz] y él tenía una idea parecida a la que tenía [el padre Arturo] Paoli. No era alguien que estimulara la violencia, pero tampoco la reprimía. Después, cuando decidimos organizar una corriente específica armada, lo conversé con él y no le extrañó. Ni me desalentó con un ‘no’ absoluto, ni me alentó especialmente. Muchas cosas que hice las aprendí de Paoli, lo cual no me exime de mi responsabilidad, como tampoco la tuvo él de muchas macanas que me mandé.” [R. C. Perdía, O. Wornart o.c.]

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo. Entre tantas causas y efectos, si consideramos la edad de muchos de estos muchachos, también vemos que pudo influir cierta mística seductora propia de la clandestinidad, de tener que esconderse, de hacer en el mundo lo que hasta el momento se había visto solo en películas de pistoleros. Y al llegar a la guarida estaba ella, apetitosa. Qué más podían pedir estos chicos.

Anónimo dijo...

Ricardo: yo también prefiero a los montos antes que al rabino bergman.

El tema es que acá no gobiernan los montos. Hay en el gobierno sólo un puñadito, y en posiciones de segunda y tercera línea.

Un cuadro importantísimo como Eduardo Luis Duhalde está a cargo de la Secretaría de DD.HH., desde donde puede hacer daño, sí, pero en términos de política real no puede influir.

Mucho más poder real tiene el des-ideologizado Anibal Fernández.

Los mejores montos murieron combatiendo. Los que tenemos son los que no se atrevieron a pelear, y ahora quieren ser más papistas que el papa. Si Firmenich gobernara, no iría 2 veces al año al CMN a decirles a los milicos que son una mierda y habría amnistía.

Pepe mugica sí combatió. Por eso puede hacer amnistías y dar indultos.

Anónimo dijo...

En tiempos Apostólicos el número de Cristianos crecía sin cesar, hasta que un día se comenzó a reflexionar qué era ser Cristiano, y muchos se dieron cuenta de que en realidad eran o querían otra cosa.

Así también, nuestra cultura durmió bajo un sopor en que los conflictos no se discutían ni solucionaban. Un día, cuando la Iglesia se enfrentó a convulsiones internas y la nave comenzó a naufragar, todas esas piolas sueltas se debieron anudar.

Ahora, en cierta forma, es más fácil que entonces. Dios permitió el terremoto eclesial del CVII, creo yo, para que comienze el baño de su Esposa para ser digna de encontrarse con Su Hijo al final de los tiempos.

Crux Australis

Anónimo dijo...

No se si Olga Wornat es confiable y lo que dice digno de fe .
Al contrario , confio en la investigación de Daniel Gutman .

Anónimo dijo...

No recuerdo si en el libro de Gutman, en el de Giussani o en alguno de los del perro Verbitsky (o en todos) sale en detalle (Gillespie no creo que lo ponga porque es muy yankee para darle bola a esto) el "dilema" de los muchachos respecto las relaciones prematrimoniales consiguiendo que sus capellanes pacifiquen sus atribuladas conciencias (y braguetas) con autorización bizarras en base a alguna casuística de dudosa coherencia. Jesuits after all!

Pensemos que los tipos terminan el comunicado de la muerte de Aramburu con "Que Dios Nuestro Señor se apiade de su alma". Precisamente... poco marxista.

El Séptimo Rey Mago

PD: En otro orden de cosas, ¿Cuantos obispos pedirían tal cosa hoy en día?

Anónimo dijo...

Chicos, chicos... se van a sacar un ojo si siguen jugando así.
¿Hay alguno entre Uds. que pase, digamos, de los 60 años para arriba...? ¿Que haya sido universitario en aquellos años...? ¿Que recuerde las enormes gansadas que se enseñaban en el Seminario de Buenos Aires, y en otros del interior...? ¿Que comprenda la inmensa tragedia vivida por la Iglesia en la Argentina (y en casi todo el mundo) esos años posteriores (sí Coronel, posteriores) a Pío XII...? ¿Que sepa que esa tragedia fue un tremendo abandono de la fe tradicional propiciada desde los más altos niveles de la jerarquía ...? ¿Que recuerde los "compromisos" que exigían los clérigos con cosas mundanas, con apariencia de buenas, pero mundanas al fin, como sucedáneo de la religión verdadera..? ¿Que entienda, por haberlo visto, cómo militó en esta profunda modificación de la fe de siempre la Misa Nueva...? ¿Sí, hay alguien por ahí...?
La posguerra (es un decir: la guerra mundial segunda terminó militarmente en 1990, cuando los rusos abandonaron la Europa ocupada) fue un triunfo satánico asombroso, y no que lo anterior fuera un Cielo, precisamente.
Uno podría decir: sí, eran "nuestros", por que la enemistad tiene algo de propio, de sentido propietario, pues los enemigos son "nuestros" enemigos. Así, sí.
Pero creer que existe una relación de causa y efecto entre el nacionalismo católico y la guerrilla, o que Venus inspiró a los más enconados luchadores, es haber estado de visita en la Luna durante muchos años. Y sobre todo, "aquellos" años.
Les dejo la inquietú.

Miles Dei dijo...

Sin Concilio y sin Compañía esto no se entiende.

Sincera verdad, pero el Concilio no se entiende sin Segunda Guerra Mundial y la Compañía no se entiende sin su teología peculiar de la gracia.

Como ha dicho Gelfand todo estaba cocinándose desde mucho antes.

Anónimo dijo...

Que esté usted grande no le da derecho a entender lo que quiera.

Solo se ha dicho que una de las tantas causas -y no la principal- fue la de la bragueta.

Cornelius Lucius Scipio Barbatus dijo...

Si hablamos de causas y efectos no podemos incluir entre ellas al nacionalismo, quien no tuvo más causas que escritores de libros y efecto que lectores; pero jamás ninguna, en absoluto, en el plano práctico político. Fuimos nosotros los primeros romanos y los últimos no llegaron a estas tierras más que a la Conquista ("fundar ciudades y conservar las ya fundadas").


Firma: Cornelio Lucio Escipión Barbado, nacido de su padre Gneo Escipión, varón fuerte y sabio cuya forma fue muy semejante a su valor, cónsul, censor, edil fue entre vosostros, tomó la Taurasia y la Cisauna, o sea Samnium, sometió a toda la Lucania y trajo de allí rehenes.

Anónimo dijo...

Yo pensaba que los nacionalistas habían dejado de fabricar mitos. Ahora resulta que los montoneros no tienen nada que ver con el nacionalismo católico de los ´60. No puede llegar a tanto su mitomanía... Y se dicen realistas...

Anónimo dijo...

El general Videla tuvo un hijo discapacitado , ese hijo estuvo internado en un hogar ( donde falleció ) atendido pos “ las monjas francesas “ , secuestradas por Astiz y tirada en el mar .
¿Por qué Videla no hizo nada para salvarlas …..????
Alguien me puede explicar

Anónimo dijo...

No le diga nunca en la cara a un nacionalista que solo están para escribir libros y leerlos, que es una verdad que no le van a perdonar con facilidad. Escriben de política que nunca llegaron a la práctica justamente cuando la política es cosa práctica...

Ni que no son herederos de los romanos (que no lo son aunque les guste Mussolini), con todo el esfuerzo que hacen por impostar la voz, poner cara de malos, dejarse el bigote y cantar Cara al Sol.

Y mucho menos le diga que lo único que hacen lo hacen mal, ya que dedicarse a escribir libros y a leerlos para estar plagado de errores doctrinales conforme al saber tradicional es un poco frustrante. Si lo que les gustaba era la filosofía política en tiempos de imposible realización práctica, de acuerdo. No hay en ella nada de malo ni es lo propio del hombre contemplar solo lo realizable, pero le hubieran metido más ganas...

Miento, hay algo que hacen a veces bien: denunciar a los ladrones. El problema está en que denuncian a los que ya sabemos todos que son ladrones. No nos enteramos de nada nuevo.

Anónimo dijo...

Algunos comentaristas descubren la pólvora. Otros, acusan a quienes NO dicen haberla descubierto, de hacerlo.

Hace como tres o cuatro posteos y como 50 comentarios que decimos que JUSTAMENTE vienen del nacionalismo los montos. Hace como cuatromil años que decimos que el nacionalismo no produjo demasiado, sino nada en términos de política real.

El Séptimo Rey Mago

PD: Exactamente Miles Dei (que nombre más jesuita el suyo), nadie dijo lo contrario, sino que, por brevedad, no aclaré lo que Ud. si. Coincidimos.

Anónimo dijo...

Astiz no secuestró a nadie, las habrá detenido, si es que fue él quien lo hizo.

Según la fuete que Ud cita (olga wornart) una de esas "monjas" había dejado de ser monja, así que seamos precisos.

Además fueron detenidas por ser apoyo de guerrilleras, no por ser monjas, menos aún si una ya no lo era.

Anónimo dijo...

Don W. la cosa estaba podrida desde un tiempo antes, el padre de mi prof. de rel. del D. Jaime contaba que en Lujan en el año 45 al 47 el tenia un muchachito que enseñaba teología que cuando entraba al aula, se paraba la mitad de la clase y se retiraba por que enseñaba comunismo doctrinal, ese prof. era Emilio Mignone, el cual dividió también al grupo de la Alianza libertadora nacionalista local. El mismo nos contaba que había también cierto clero no muy formado y libertino que hizo mucho daño en la feligresía.Hablo muy bien del padre Moledo el cual después rengueó con la A.C.A., pero en el 34 fue el que organizaba la misa de hombres y sus arengas eran muy edificante. Lo que evidencio en el relato es que el quilombo ya era grande desde antes del concilio y que concuerda con los problemas que tenia el padre Castellani en la compañía.Este caldo se empezó a cocinar en la gran prostitución Francesa. Saludos INDEC desde el exilio en tierras Africanas

Anónimo dijo...

Perdón W. me olvide, que el mismo E. Mignone fue el que traiciono a Juan C. Montiel. Saludos INDEC

Anónimo dijo...

para anónimo de las 22:56

- acepto las precisiones .
- yo no cito fuente .
- Ud no contesta a la pregunta.

Anónimo dijo...

La fuente no la citás, pero te digo cuál es: Olga Wornart. No sé si es fidedigna.
En las precisiones está la respuesta. No se pone la cuestión de si hicieron algo por el hijo de alguien o no; sino que eran la organización de superficie de Montoneros.