viernes, 11 de mayo de 2012

Disputatio

En los últimos posts hemos tenido oportunidad de discutir temas que dividen aguas entre los amigos lectores de este blog y que, por lo tanto, generan discusiones bastante ríspidas en algunos casos.
Lo curioso es que muchas veces se recurre al agravio o a los argumentos ad hominem que no resuelven nada y que, en definitiva, terminan demostrando debilidad en los propios argumentos e inmadurez y tozudez de carácter. Casi como niños que juegan a la pelota y, al que le hacen tres goles, dice: "No juego más", y se va.
Jack Tollers tradujo un breve texto de Pieper acerca del espíritu y el modo en el cual Santo Tomás se enfrentaba a las disputas.
Una buena lectura para el fin de semana. Lo bajan de este link.

22 comentarios:

Ad hominem dijo...

Wanderer:
El primero que no respetás estas reglas sos vos. Polemizás con un tipo, el tipo te responde y le decís:"estás hablando solo, chabón". Más aún: "no te publico tu respuesta porque es repetitiva". ¿Qué tal si juzgamos nosotros, los lectores, si el tipo se repite o no, y en todo caso, si valía la pena o no que se repitiera? Por lo demás, el texto del tío Ioseph, de primera. Tollers, va de onda:tenkiuforever.

Ad hominem

Wanderer dijo...

Ad hominem, El "chabón" que usted menciona -término que yo nunca utilicé-, me recriminaba porque publicaba comentarios de anti-nacionalistas que él no le gustaban, y por eso era un felón. Pero luego, me convertí en felón porque no publiqué su propio comentario.
Es decir, soy felón publique o no publique. Y el problema aquí es que Felón hay uno solo, y no soy yo.

Anónimo dijo...

Luego de chequearlo llego a la siguiente conclusión: la traducción de Tollers es sustancialmente igual en el sentido, pero mucho más agradable en el estilo, que la de Rialp (2005).

Cuántas obras, trducidas por Tollres, hubiese logrado leer hasta el final...

Anónimo dijo...

No se puede hacer "disputatio" por internet:
se requiere que el apego a la búsqueda de la Verdad sea de tal pureza y magnitud, que permita superar la impersonalidad de la web. Y creo que esto es imposible para el común de los mortales.
Lejos estamos de una disputatio medieval. A lo sumo estas discusiones podrían asemejarse a "Polémica en el bar", con el agravante de no contar con un Minguito o un Fidel Pintos, ni con fasos o whisky

Para disputar, al igual que para hacer la guerra, es indispensable verle la cara al contrincante.

CeG

Anónimo dijo...

(Disculpen que no corresponda a la entrada):
Carlista: en una entrada anterior usted dice que Disandro fue dañino; ¿podría mencionar el/los daños causados por el cordobés?.
Creo nos ayudaría a los que, lectores de Disandro, notamos que puede haber cizaña y trigo mezclados en su obra pero no alcanzamos a distinguirlos claramente.

Psique y Eros dijo...

Al final es todo problema de virtud, o, en un lenguaje menos 'clásico',
jugueteos yoicos...
Aquí una sátira sobre las patologías de blogueros y comentadores...

Anónimo dijo...

¿necesitamos acaso que otra persona juzgue por nosotros mismos la "supuesta" cizaña que estaría presente en la obra del Dr. Disandro?..... ¿o de cualquier otro?....
En este caso (lo digo en general, no por el Carlista) a lo sumo, y sin ofender a nadie, sólo tendremos un subjetivo posicionamiento de alguien que le incomodan o molesta ciertos planteamientos.....De ahí a algo más....

Anónimo dijo...

Coincido con el Anónimo de las 23:54

Otro ...anónimo

Anónimo dijo...

Resumiendo:

La filología es medio peligrosa, siempre es chamuyera. No puede ser de otro modo, cuando consiste en desentrañar el espíritu de textos y autores de tiempos muy remotos y de donde no hay demasiada información cierta. Es un poco de propia construcción. Así y todo, como me dijo una vez un destacado discípulo suyo: "todo lo que quieras, pero leer a Virgilio luego de Haecker y Disandro, es más lindo". Ok, lo concedo; pero téngase presente que dista mucho de ser una ciencia cierta. Es apenas verosímil.

Lo peor es el sedevacantismo que mete en obras dedicadas a esto (aquí es menos peligroso) y en otras de camunina (aquí es más peligroso), cuando no fue teólogo y pifia de lo lindo. Llegó a afirmar que el último Papa fue Pío XII, otra vez Juan XXIII... O ensalsar obispos loquitos yankis y un sínodo que armarían para designar un Papa, etc (esto en artículos dispersos). También tradujo mal, dicen que deliberadamente, la Bula de Paulo IV, de modo tal de sustentar esta tesis, lo que desenmascaró luego el Pato Sequeiro (notable discípulo suyo).

O cosas como: "Cristo no fue judío, pues el judaismo viene de la paternidad y El fue engendrado por el Espíritu Santo" (ver su "Humanismo", gran obra, pero...).

De lo más grave es su desprecio por la ratio. Aristóteles sería el padre del racionalismo... Con intellectus solo, sos un choto o un poeta.

Demasido esteticismo, como el del Escipión Barbado, que está medio loco.

Etc.

Sobre lo bueno muchísmas cosas, particularmente sus argumentos en defensa del acto cultual, del gregoriano, el sentido de la fiesta, etc; superando con creces los argumentos técnico-litírgicos que son importantes pero nos interesan a 3 gatos locos. También sus fustazos contra la devotio moderna, la que no solo es un mal per se, sino además estéticamente es deplorable, empalagosa, densa y madre de la criaura que hoy flajela a la Iglesia.

Anónimo dijo...

Estimado Anónimo de las 18:35 (CeG):
No estoy de acuerdo con Usted. Yo creo que sí se puede hacer Disputatio, de hecho la ha habido y de las buenas en este blog. A pesar de que me considero una persona que ha recibido una buena formación intelectual, de las discusiones que aquí se plantean y de la lucidez de muchos de los comentadores he logrado, según mi parecer, ahondar en la verdad de muchas cuestiones fundamentales que yo daba por casi cerradas o inabordables.
Creo que tales discusiones han sido posible porque, como dice Pieper, compartimos un lenguaje y una cosmovisión filosófica y teológica. Cosa que en otros ámbitos es imposible o por lo menos muy difícil, salvo algunas excepciones.
Aquí en general se discute desde los principios, con argumentos vigorosos. Desde la filosofía, la teología, la historia, etc. Por supuesto, no es la Disputatio Medieval, como Usted menciona, que aún en algunas universidades y con ciertos matices sigue viva. Pero es de lo mejor que puede haber en la web, hay que aprovecharlo. Por lo menos yo, que soy joven, pretendo hacerlo y aprender de la gente que tiene más sesera, lectura y experiencia que uno

Anónimo dijo...

N.S.J.C. no fue judío, sino medio judío, por parte de madre.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 10.52 (que supongo es El carlista): muy buena su síntesis.
Dos comentarios: 1) respecto del judaísmo de Cristo, Arnaldo Rossi, discípulo de Disandro, dice si lo entendí bien (en la que creo es su última obra editada) que siendo la división de los hombres en naciones, razas, etnias, etc. fruto del pecado original, y no teniendo Cristo ni María tal herida, no tienen nacionalidad ni etnia (ergo no son judíos). No sé si se fundamenta en algún teólogo pero suena razonable.

2) si lo conoce, ¿qué opina del trabajo sobre Disandro del P. Dominique de la FSSPX?.

Anónimo dijo...

Algunas cosas dichas sobre Disandro por el anónimo de las 10: 52, en una simplificación y falsificación brutal, realmente hacen palidecer de espanto.

Anónimo dijo...

El nivel del anonimo antidisandrista es propio de un conventillo.Iba a decir alguna cosa pero, la verdad, sería gastar tinta.

El Séptimo Rey Mago

PD: El artículo del P. Dominique es aún más berreta.

Anónimo dijo...

Peronacho says,

ahora, ¿La esperanza manca?

Anónimo dijo...

1) Lo del P. Dominique me parece bien desde lo pastoral, que es a lo que está llamado hacer. No rescata de D. lo bueno. Lo corta de raiz, por si acaso. No aprovecha lo bueno. Ok, es menos peligroso.

2) Rossi, estimo, se apoya en Rossi.

3) Lo de simplificación lo comparto. Fue la idea, ¿o cree que me sobra tiempo?
Lo de falsificación no. Dígame dónde y lo disputatiamos.

Anónimo dijo...

Desde el primer catecismo me enseñaron que Cristo lloró a las puertas de Jerusalén, su patria.

Nada me cambia entonces, ni Rossi, ni un ángel bajado del cielo.

Puedo no estar de acuerdo con Nostra Aetate, pero no al punto que un antijudaismo furioso argumente de ese modo. Y ningún problema hay con que Cristo haya sido Dios y como Hombre, hombre judío, aunque luego de su llegada, está claro, se separaron las aguas definitivamente y ya no da lo mismo seguir siendo judío o cristiano.

Anónimo dijo...

He leído que Galilea había una colonia de galos, ergo Cristo era ario.

Pero realmente fue un judío de vientre judío, circunciso, lector en las sinagogas... tan judío que fue hasta el Rey de los judíos. Porque la salvación viene de los judíos, y DiosSalva era un judío.

Anónimo dijo...

Hasta donde veo, el texto de Pieper no es una invitación a que disputemos de la misma manera, sino algo que se propone a la meditación como para evitar “los argumentos ad hominem que no resuelven nada”.
Lastima lo de Kant, parece un poco trágica la idea de no ser entendido, tan trágica como la historia de la filosofía moderna.
En una clase de Problemática del Conocimiento, el profesor se puso a hablar del entendimiento en Kant y un joven comentó: claro, es que para conocer algo se requiere de cierto entendimiento con la cosa. La situación es graciosa: Kant no definió qué es el entendimiento y, además, la intervención del alumno es correcta (sumamente correcta aun desde el lenguaje ordinario). ¿Y ahora? Sócrates se hubiera enamorado de ese alumno.
Como decía Chesterton, (cito la idea) el medieval se metía en enredos, pero sabia resolverlos…
No quiero hablar, sinceramente, no quiero largarme a hablar jajajaja Los dioses no sólo no filosofan, sino que se ríen de la seriedad filosófica. ajajajaja Kant era un hombre muy serio jajajajajaja
Saludos

Anónimo dijo...

No llego a notar las falsificaciones mencionadas. lo que sí, una síntesis diría que telegráfica, que tal vez por eso mismo sea un poco deformante.
Sobre lo de ser choto o poeta, no le cabería a Disandro el primer mote, ni se le ha endilgado. Toda su obra es mayormente prosa poética menos una en versos. Un libro de hermosos sonetos pindárico-áureos (Sonetos a la gloria del fuego).

el escipión barbado dijo...

A veces pienso en don Carlos. Lo imagino de vacaciones, por los caminos de sus queridas sierras cordobesas, rumiando versos de Homero, incomprendido y mal llevado.
Entre rocas vírgenes y tierra infecunda. Hacia las cumbres desiertas y del cóndor. Maestro en el estilo de las cimas.

Anónimo dijo...

sabia decisión séptimo rey mago, creo que haré lo mismo.