lunes, 28 de mayo de 2012

La buena cuna

El tema no se entiende. Parece que estamos tan metidos en la miasma democrática que resulta casi imposible distinguir, y aún a tipos inteligentes.
Por ejemplo, el Ex-luterano arguye en contra de la nobleza diciendo que en la raíz de todas las familias nobles hay un plebeyo, por ejemplo, un extremeño analfabeto. Y tiene razón. Pero si así son las cosas, debemos decir que todos nosotros tenemos un fraticida en la familia porque, o somos nietos o sobrinos nietos de Caín.
O el Anónimo de las 14:03 que confunde nobleza con jet set, como si la nobleza fuera cuestión de salir en Hola o, peor aún, en Caras.
Y la cuestión es otro. Y creo que Jack Tollers la explica genialmente. Aquí va su comentario:



Me parece que Ludovicus está muy cerca de dar en el blanco, aunque no sé si me animo a decirlo, negro sobre blanco.
A ver si me sale: Cristo nació en un pesebre, pero era de buena cuna. Sus enemigos lo odiaban con característico espíritu de resentidos, Caifás, Judas y los fariseos en general. En la Iglesia que dejó, los cristianos más importantes siempre han sido espíritus distinguidos (como dice Chesterton: "distinguir es propio de espíritus distinguidos"). Insisto: "espíritus" distinguidos, no necesariamente aristócratas, con nobleza de sangre, o perteneciente a las clases acomodadas.
Aunque muchas veces coinciden ambas cosas y es lo mejor, como en el caso de San Luis Rey o, más cerca nuestro, de Fray María Rafael. 
Y luego, están los grasas, qué le vamo' a hacer. Un santo no puede ser grasa, por mucho que lo canonicen (je, y ahora hay más de uno). La santidad exige una distinción de espíritu incompatible con lo plebeyo, el mal gusto, lo rastrero o chiruso. El santo tiene (antes que nada o después de todo, eso no sé) buen gusto. 
¿Acaso no conocen una cantidad de tipejos que quieren canonizar (en vida, o después de muertos) y que son unos grasas sin remedio? A mí se me ocurren de a decenas...
Y luego, claro, los grasas siempre odian a los espíritus distinguidos, como que Cromwell lo odiaba a Tomás Moro, Talbot lo odiaba a Newman, Travi a Castellani, Sartre a Brasillach, Rufus Isaacs a Chesterton, Hans Kühn a Lefebvre, Juan XXIII a los "profetas de calamidades", Paulo VI al Padre Pío, Derisi al P. Ezcurra, Bergoglio a Sáenz, Buela a Baliña y Elizabetta Piqué a Benedicto XVI.
Y cuando llegó la hora de los enanos, la rebelión en la granja y la rebelión de las masas, los plebeyos se alzaron con los controles, y con característico mal gusto se pusieron a "simplificar" la liturgia y tratar de hacer de eso algo más "popular", democrático, plebeyo y... grasa.
Judas lo era y el demonio lo es.
Cristo es el arquetipo del espíritu distinguido, el espíritu de Dios, el Espíritu Santo. 
Que nació en un pesebre, pero que era de buena cuna.

73 comentarios:

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Así es. Las virtudes, tanto las intelectuales como las morales, ennoblecen, de modo que un santo plebeyo es un oximoron.
Y volviendo al post anterior, es obvio que la única calificación para ser jerarca es la nobleza en la vis gubernativa, esto es, la prudencia, que se adquiere normalmente desde la cuna, o con una buena formacion temprana. Virtud propia de nobles espíritus, virtud cuya propedéutica son la cortesía y los buenos modales, porque no se puede gobernar a patadas o con chocarrerías, sobre todo al pueblo de Dios.
Que el piadoso rece por todos, pero que el prudente nos gobierne, aún y sobre todo en la Iglesia.

Anónimo dijo...

Me parece que hay una confusión en uso de las palabras , nobleza y plebe ...

El que tiene que gobernar es el mas prudente , y hoy este se tiene que buscar , encontrar y eligir ...

El Profesor de Worms dijo...

De acuerdo. La nobleza no tiene que ver necesariamente con los títulos, las herencias ni (menos que menos) el dinero.
Creo haber leído por algún lado que noble no es sólo el que es capaz de comer en plato de oro como si fuera de barro, sino el que come en plato de barro como si fuera de oro.
Así se comporta con cada cosa y cada persona: concediendo a cada quién y a cada qué el valor y lugar que le corresponde.

EL Profesor de Worms

Anónimo dijo...

Lo que dice tollers ya lo profetizó, como la burra de balaam, sabina:

Un día los enanos se revolverán contra Gulliver
todos los hombres de corazón diminutos armados con palos y con hoces
asaltarán al único gigante con sus pequeños rencores
con su bilis, con su rabia, enanos afeitados y miopes.

Pobre de ti Gulliver, pobre de ti
el día que todos los enanos unan sus herramientas y su odio
sus costumbres, sus vicios, sus carteras, sus horarios
no podrán, no podrán, no podrán perdonarte que sea alto.

Para ellos la generosidad no es más que un lujo que no pueden pagarse
viven alimentados por la envidia que los habita en forma de costumbre
míralos revolverse recelosos tras sus gafas de cocha
te acusarán, te acusarán, te acusarán:

De ser el tuerto en el país de los ciegos
de ser quien habla en el país de los mudos
de ser el loco en el país de los cuerdos
de andar en el país de los cansados
de ser el sabio en el país de los necios
de ser el malo en el país de los buenos
de divertirte en el país de los serios
de estar libre en el país de los presos
de estar vivo en el país de los muertos
de ser gigante en el país de los enanos
de ser la voz que clama en el desierto
de ser la voz que clama en el desierto
de ser la voz que clama en el desierto.

Cesar Augustus dijo...

"Verdadero aristócrata es el que tiene vida interior. Cualquiera que sea su origen, su rango, o su fortuna"

Nicolás Gómez Dávila

Anónimo dijo...

Entonces la pregunta debería ser por qué dejó de ser la Iglesia atractiva para las mejores mentes/ espíritus más elevados/ almas más nobles.

Algo que fue un fenómeno anterior a Vaticano II si es verdad que la causa de Vaticano II fue la mersificación del clero.


*******

Cristo tenía en su linaje a las principales figuras del antiguo testamento, pero era hijo de carpintero, y lo menospreciaban al preguntarse si alguien salido de Nazaret podía ser bueno.

*******

No soy pro democrático, pero una nobleza a la europea no me parece le mejor clase dirigente posible.

La Iglesia no se manejaba en forma hereditaria incluso cuando los sacerdotes podían estar casados y tener hijos.
Había mobilidad social con la Iglesia, gente de origen humilde que llegaba a monje, sacerdote o posiciones más altas, aunque siempre predominan los hijos de las familias ya establecidas.
Incluso ahora, en este mismo país el 80% de los que se reciben en la UBA son hijos de padres con título universitario, sólo el 20% es gente que asciende socialmente.

El sistema en China también era bastante parecido. Los únicos nobles son la familia real, con poco énfasis en su sangre, (si se los derroca es que perdieron el Mandato del Cielo) y al que tomaba el poder se lo aceptaba como nuevo Emperador.

Después eran gobernados por funcionarios públicos que llegaban al gobierno a través de exámenes sobre los clásicos confucianos, en general los funcionarios públicos eran hijos de funcionarios públicos que los entrenaban desde chicos para pasar el examen. Pero muchos campesinos se presentaban, lograban pasar los exámenes y se convertían en elite.
El sistema confuciano meritocrático sigue bastante en vigencia en la región Asia Pacífico.

http://en.wikipedia.org/wiki/Imperial_examination

Saludos

Ex Luterano

Anónimo dijo...

Sobre hombres de buena cuna aqui un documental:
http://www.youtube.com/watch?v=B3zSrtgmlB0

Anónimo dijo...

La liturgia debe tener una relación directamente proporcional con la Majestad de Dios... con nuestras limitaciones siempre será poco..

Anónimo dijo...

Es una pena que se haya diluido el tema de los masones que me resultaba muy interesante. Todo el debate de la nobleza me ha recordado a un santo muy querido que es San Martín de Porres que era un "Mulato bastardo" y muestra a las claras que Dios se complace en sorprendernos. Supongo que San Martín disfrutaba de la virtud de la Prudencia y también creo que sería muy difícil que le llegaran a hacer Cardenal.
Salo

Miles Dei dijo...

Tengo muy claro que se identifica la buena cuna con la educación (y no educación entendida como refinamiento, sino como fomación integral de la persona). Es así de simple.

Y repito lo dicho: la función social justifica la nobleza, la herencia de la misma la destruye, porque del mismo modo que el buen gobierno se legitima en el acto de gobierno justo con independencia de como haya accedido al gobierno, el noble se legitima en la nobleza de sus actos y ahí cualquiera puede acceder y resultar noble. Y en esto cuenta la educación, que como en todo empieza y es más fácil desde niño pero no solamente es asequible a un niño, so pena de caer en el clasismo y en una aberración social.

La nobleza de sangre es una tradición humana ligada a la posesión de la tierra. Que pueda ser mejor o peor, nada quita a la función aristocrática necesaria en toda sociedad humana y que ha de promoverse.

El ejemplo de Cristo con los discípulos es esencial, porque no es mero ejemplo, sino el principio de acción que deberá regir toda sociedad: el de la gracia, capaz de sanar la naturaleza humana y potenciar sus cualidades en un proceso que no siempre será tan abrupto y definitivo (los apóstoles estaban confirmados en gracia según la setencia común)como un Pentecostés, pero que a la larga debería equiparar resultados similares.

Miles Dei dijo...

Luego me gustaría recordar algo de José Antonio que puede explicar el desastre final de regímenes como el de Franco (porque Franco salvaría a España, pero luego la dejó en manos de los que la han destruído bien pero bien)que dejó una inmensa clase media acomodada pero que en el curso de los 50 a los 70 sufrió un gran cambio interno de costumbres, aparte del generacional.

José Antonio, de familia aristócrata por méritos, como sabéis, dejó escrito algo sobre la aristocracia. Lo más interesante, aparte de la defensa de la necesidad de tener siempre una clase selecta (el preveía formarla sobre la aristocracia de la sangre para empezar y no destruir lo que venía dado en su tiempo) era su concepto de aristocratizar la clase media, que para nada tenía que ver con el concepto de formar una masa en la que todos fueran selectos como el mismo señala.

"Aristocratizar la clase media, extendiendo todo lo posible las maneras finas, el escrúpulo rural, el sentodo del honor, de la veracidad, del deber (Cosa distinta que el querer formar una msa en la que todos sean selectos, como se proponía Maura)"

Guy Crouchback dijo...

Bueno, mejor lo dijo Waugh.

The builders did not know the uses to which their work would descend; they made a new house with the stones of the old castle; year by year, generation after generation, they enriched and extended it; year by year the
great harvest of timber in the park grew to ripeness; until, in sudden frost, came the age of Hooper; the place was desolate and the work all brought to nothing; Quomodo sedet sola civitas. Vanity of vanities, all is vanity.

Wanderer dijo...

Miles Dei: excelente lo suyo: "El noble se legitima por la nobleza de sus actos". Pienso, por ejemplo, en la duquesa de Alba que respira nobleza por todos sus poros y, sin embargo, es una vieja decrépita y libidinosa. Esa, claramente, no es nobleza.

Anónimo dijo...

Ya saltaron los resentidos "de derecha" de siempre. Un carpintero era el escalón "técnico" más elevado en el antiguo Israel, y la mala fama de Nazareth, provenía de la secta nagazena o nazarena que existía allí (adoradores de la serpiente). Por otro lado, la Virgen María no era una mucama, ni una "dulce muchacha humilde de palestina". Era Princesa de Judá, casada con un Príncipe de la Estirpe de Judá, aunque en tiempos de usurpación. Lo mismo pasaba con los polacos y su "ejercito en el exilio".

En cuanto a San Martín de Porres, era hijo extramatrimonial del Gobernador, y siempre se sintió llamado a la dignidad paterna. Aunque sin duda su madre afroamericana debió haber sido una mujer de buen corazón.

Justamente los comentaristas fachos de este foro, son la mejor imagen de la "derecha" "católica" argentina. En el fondo odian a los masones porque se sienten excluidos por ellos, tienen cierto elitismo del que se saben rechazados, y ese es el verdadero odio que les tienen: unos siniestros y refinados hombres de traje gris que deciden los destinos del mundo. Para el mersa que se rasca, mientras come su fainá, es casi la imagen del demonio.

Entiendanló. El propio Lutero basó su "deforma" en eliminar los "estamentos" sacramentales, como las órdenes válidas, y el papado. No es casual, él era un tipo lleno de ambiciones y resentimientos contra una Iglesia que ni le respondía sus dudas. Le decía que las plantease a quien debía. Eso no era tolerable. ¿No les suena conocido?

Wanderer, en esto debo darle la razón al viejo Dr. Plinio: el problema comienza con el rechazo a cualquier jerarquía, y el resentimiento ante el establecimiento de una aristocracia. En eso se ve claramente el germen de todas las revoluciones. Que finalmente se rebelan a Dios, como jerarca supremo.

Caronte

Anónimo dijo...

No seas duro con Cayetana Wanderer!
Será un poco floja de bombacha, pero es generosa... pensá en un medio pelo con la fortuna de los Alba y decime qué haría. La vieja Duquesa es muy generosa.

Guy Crouchback dijo...

Me parece que se están confundiendo algunas cosas.

Una cosa es la nobleza o aristocracia del espíritu, aquella que responde a la vieja máxima de que “se es noble por cómo se muere y no por cómo se nace”. Pero, en todo caso, esta nobleza lo es en sentido análogo. Está muy bien, pero creo que aquí estamos hablando de otra nobleza.

A diferencia de lo que dice Miles, la nobleza sí es herencia. El derecho consuetudinario cristiano afirmaba que se era verdaderamente noble luego de tres generaciones de haber sido reconocido tal. Y eso porque lo común es aquello de abuelo esforzado, padre gastador e hijo pordiosero. Por lo que el noble es aquel que ha aprendido, con esfuerzo familiar, a no malgastar, a no malvender, a no regalar y a conservar lo recibido.

Nobleza y tradición van íntimamente unidas. El noble es causa eficiente de esa transmisión. Bien responde Lord Grantham (“Downton Abbey”) a una de sus hijas que siente que la función del noble es aburrida, poco innovadora, sin posibilidad de improvisación, le dice que su misión no es innovar, sino conservar lo que ha heredado, donde incluye toda una serie de obligaciones hacia sus dependientes, su familia y su país (“noblesse oblige” — la causa final).

Y sí, como dice Miles, la nobleza o aristocracia se adquiere por una educación no-formal que sólo puede darse en una familia noble (la causa material), casi por ósmosis, para producir de ese muchacho, un verdadero noble del que se espera toda una serie de obligaciones (causa formal) anexas a los privilegios que su condición conlleva.

Claro que, gracias a Napoleón, su pérfido Código Civil y el Congreso de Viena (conservador de la revolución), la vieja nobleza o aristocracia cristiana fue fulminada y convertida en otra cosa, cuya corrupción progresiva (desde el “Gotha” hasta “Hola”, pasando por la “Guía Azul”) ha alcanzado un grado de patetismo que confirma una vez más aquello de “corruptio optimi pessima”.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

En forma complementaria, habría que hacer la etiología del plebeyo gobernando, tanto en el Estado como en la Iglesia.
Apunto un rasgo fundamental: la convicción de que el espectáculo comienza cuando él llega. De allí, los comienzos fundacionales. La idea de que él está en el centro de la historia. La manía de cambiar todo. El desprecio por los límites, los modales, las formas, las tradiciones, las leyes. La disposición a renegar del pasado. La constante "transgresión" como valor supremo. El nulo compromiso con la institución que representa. La exaltación de su persona, la autorreferencialidad, etcetera.

Anónimo dijo...

Dijo Ludovicus: "Por cierto, si coincide la formación nobiliaria y la inteligencia, estamos en el mejor de los mundos posibles".

Y Tollers: "Insisto: "espíritus" distinguidos, no necesariamente aristócratas, con nobleza de sangre, o perteneciente a las clases acomodadas.
Aunque muchas veces coinciden ambas cosas y es lo mejor, como en el caso de San Luis Rey o, más cerca nuestro, de Fray María Rafael".

Los dos tienen mucha razón, lo mejor para gobernantes o cardenales, lo mejor de lo mejor, es Nobleza + nobleza. Las dos a la vez.

Y si la de sangre falta, al menos que esté la otra. Pero ya no es "el mejor mundo posible" y habrá más necesidad de "prueba y error". Esa es la historia y la naturaleza y no lo vamos a cambiar nosotros.

Plebeyo.

Anónimo dijo...

No, Miles:

"la función social justifica la nobleza, la herencia de la misma la destruye".

Lo anterior es desconocer la historia y la naturaleza de las cosas. El bichito del resentimiento parece colarse en esa afirmación. La verdad es que la "herencia", lejos de destruir la sociedad, la hizo posible.
Pretender que quien ninguna eduacación hereda, tenga las mismas chances de ser un gran hombre que el que sí (aunque lo pueda lograr), es angelismo contra natura.
Y también, como lo demostró la histora, importa la herencia de "cosas-bienes-privilegios-etc.". La historia demostró que quienes no tenían que preocuparse por la subsistencia propia y de los suyos pudieron aspirar mejor a bienes espirituales que los aquejados con el día a día (salvo los santos, pero esos son excepciones) y que fueron los mejores al momento del gobierno.
Sonará injusto, pero es lo natural.

Si bien es verdad que "El noble se legitima por la nobleza de sus actos".

Plebeyo.

Anónimo dijo...

Hay algo de cierto en la distinguida prudencia heredada o cultivada desde la cuna,,, pero al abundar tantos contra-ejemplos, el concepto “noble” se ve obligado a estirar su habitudo analógica cual chicle para abarcar criterios de santidad cristiana, ajenos a la carne y la sangre.
Sobre todo en la Iglesia argentina actual, pensar que la solución ha de venir desde la clase alta, no parece muy atinado. San Isidro es la diócesis más progre del país. Si de Obispos se trata, los pocos paquetes que hay son impresentables; y la pica en Flandes del Rúben Aguer de Mataderos no es de un príncipe que digamos.- Los ejemplos son odiosos, pero bastaría notar qué frailes dominicos celebran el Modo Extraoridinario y cuáles no y repasar no sólo sus apellidos, sino incluso su educación inicial y media, su ambiente juvenil, su familia, y hasta su IQ. No dan las cuentas... En el ajedrez espiritual, un Fioschiatti mata a un Lenzi, un Rossi mata Aspiroz Costa; un Ratzinger a un Schönborn.-
Como me corrigió alguna vez con tino un buen amigo: decir de alguien que es grasa es, o bien de grasas o bien de tilingos snob.-

Anónimo dijo...

Como dicen los curitas progres "somos todos reyes y sacerdotes, por lo tanto, todos podemos hacer las veces de sacerdotes en la misa y de reyes en la democracia".

Eso está en el fondo de las críticas aciagadas contra el estamento nobiliario. Nuestros queridos comentaristas fachos, son zurdos que se coparon con la estética y algunas opiniones tradicionales. Pero siguen siendo resentidos.

Caronte

Anónimo dijo...

Por ahí sirve esto de Lewis en "Sorprendido por la Alegría":

Además de unos buenos padres, buena comida y un jardín (que entonces me parecía grande) en el que jugar, mi vida empezó con otras dos bendiciones. Una era nuestra niñera, Lizzie Endicott, en la que ni siquiera el preciso recuerdo de la infancia puede descubrir un solo defecto, sólo amabilidad, alegría y sensatez. En aquellos días no se decían tonterías sobre las “niñeras”. A través de Lizzie nos sumergimos en el ambiente campesino de County Down. Así, nos desenvolvíamos con soltura en dos mundos sociales totalmente distintos. A esto debo el haberme inmunizado para siempre contra la falsa identificación entre refinamiento y virtud que algunos hacen. Desde antes de lo que puedo recordar, ya había comprendido que ciertos chistes se podían compartir con Lizzie, pero no se podían contar en el salón; y también que Lizzie era simplemente buena, todo lo buena que puede ser una persona.

Castellaniana dijo...

Algo escribió Castellani en "Jauja" al respecto.

"Clase dirigente"

Quizá pueda ayudar a reflexionar.

Miles Dei dijo...

La función social justifica la nobleza, la herencia la destruye (a la nobleza, no a la sociedad)

Miles Dei dijo...

No puedo estar más en desacuerdo con eso de la "virtud heredada". La virtud es un habito, no se hereda, sino que se crea a base de repetición de actos buenos. Como el alma es como una tabula rasa al nacer no se puede hablar de disposición anímica heredada alguna. La filosofía perenne contradice esta noción que peligrosamente supone que alguien por el mero hecho de venir de tal o cual es y debe ser tal o cual moralmente hablado. Lo que es obvio al mirar cuanto canalla hay de buena familia. Es un concepto que se asemeja mucho al judaico de la culpa y la deuda heredada de padres a hijos, sólo que ahora es en una especie de débito de reconocimiento social.

Que con ello se quiera decir que hay unas disposiciones corporales, que sí se heredan, es otra cosa. Pero incluso con las mejores disposiciones corporales nada acontece sin la adecuada educación para ser libres, o sea para hacer el bien y rechazar el mal.

Y esta educación que empieza en el seno materno, como cualquier padre avispado habrá podido comprobar en múltiples detalles, es lo que se confunde con casta. En los animales irracionales, al no ser libres, sino meramente instintivos, los instintos y disposiciones materiales heredadas tienen su importancia específica. No es así en la persona humana, por eso no es posible una selección in vitro de las personas.

En un mundo donde la complexión física y la aptitud memorística y perceptiva era todo, sí pesaba mucho el tema de la disposición corporal. En nuestro mundo donde la tecnología y el conocimiento del mundo físico suple en gran medida los aspectos materiales deficientes, la mente educada, aunque con menores aptitudes corporales, puede llegar a niveles similares a los del más apto a poco que ponga de su parte, mostrando la verdadera nobleza.

Ahora que si lo reducimos todo lo distintivo a lo corporal que no se puede suplir, como la belleza física: la sangre azul, en el sentido originario del término y otras cosas como el poder adquisitivo, pues mal vamos encaminados. Es lógico que aparezcan revoluciones de manos de los desheredados en cuanto se alíen con avispados mercaderes prestos al negocio de revolver una sociedad.

Anónimo dijo...

Gracias Castellaniana.

Es que Castellani no fue un chichipío. Sabía de la importancia de la "herencia" y del afincamiento en la tierra (lo que supone dinero, bienes, privilegios, un ambiente, etc).
El resto son angelismos fachos.

¿Los fachos son a la política lo que los neocones a la Iglesia?

Plebeyo.

Anónimo dijo...

Qué diran los nacinalistas, tan republicanos ellos, del textito ese de Castellani...

Fachito.

Anónimo dijo...

José Antonio fue un gran poeta. Tenía buen decir y es un placer leerlo, pero aunque muchas veces haya acertado, tratar de sacar de sus textos ideas válidas para la política, la moral, etc., es propio de quien no estudió esos mismo temas con rigor teorético.
La cita joseantoniana es muy común entre argentinos, sin percatarse de la limitada autoridad que tiene. Aunque lo haya refrendado con sagre. Hablamos del pensador, no del guerrero bien nacido que fue.

Plebeyo.

Anónimo dijo...

¿Lo herencia destruye la nobleza?

Joder, lo que hay que leer...

Anónimo dijo...

En relación a la necesidad de heredar también bienes materiales, el realismo del Quijote: "Habiéndose criado algunos en la estrechez de algún pupilaje, sin haber visto más mundo que el que pueda conocerse en veinte o treinta leguas de distrito, pretende meterse de rondón a dar lecciones a la caballería y a juzgar de los caballeros andantes".

Felicito al Carlista por la claridad que por primera vez noté para explicar estos temas tan urticantes: http://www.argentinidad.org.ar/para-arbitraje-de-la-polemica-calderon-vs-gaddafi-adeodato-y-patriotazo

Anónimo dijo...

Con respecto a la "clase dirigente" argentina, en esto yo coincido con un comentario que leí acá hace varios meses. En este país hubo una clase dirigente, y en unas pocas provincias la sigue habiendo. Pero la clase dirigente de Buenos Aires se dedicó a darse la gran vida en los 80 y 90 del siglo XIX, y desde entonces no volvieron a hacer nada más.
Los hijos de esa clase dirigente que tienen 15-25 años, no heredan ninguna virtud. No son los hijos de "alguien", a lo sumo son los tataranietos. Y van a seguir con la que es hoy tradición familiar de no dedicarse a la política.
La clase dirigente porteña está llena de cobardes que claudicaron de su responsabilidad. Políticos porteños/bonaerenses de abolengo, debe haber 5 como mucho. Se rindieron. Le abrieron de par en par las puertas... ¡a cualquiera!

Y ahora estamos llegando a lo peor. Una elite ya está muerta, pero hay otra elite que está surgiendo y que es su antítesis. Los montoneros se casaron entre ellos, se armaron sus propios clubes, sus propios diarios, su propia jerga y ahora tienen su propio espacio político. Cuando una minoría cae, es cuestión de tiempo para que sea suplantada por otra. Y hay mucha culpa en quien se deja caer.

Anónimo dijo...

Instituciones totalmente adversas a cualquier sentido aristocrático de la vida y de las cosas:
a) La Policía.
b) Los partidos políticos; en especial, el peronista.
c) La partidocracia en todas sus formas, en particular, la forma democrática.
d) El fútbol
Gracias.
Demóstenes

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Insisto con la falsación de la tesis. Jamás, en toda mi vida, he visto que una persona de oscuros orígenes y mala educación en la infancia lograra evitar que éstos se hicieran sentir cuando llegó a las alturas. Jamás, en el Estado o en la Iglesia.

Anónimo dijo...

Lo que indica Castellani hoy se encarna en una familia y en un lugar: los García Llorente - Gallardo en Pichi Mahuida.

¡Honor a ellos!

Miles Dei dijo...

¿Tras los ad hominem hay algún razonamiento que se pueda oponer a lo dicho sobre la virtud heredada?

¿Tiene el alma especies innatas o disposiciones que permita hablar de virtudes heredadas?

Obviamente en la sana filosofía y el dogma cristiano, que deja fuera la transmigración de las almas, esto no puede ser. Lo único con lo que una persona humana nace heredado en lo espiritual es con el pecado original originado. De ahí que incluso una buena disposición natural sea rápidamente llevada al mal abandonada de la gracia.

No estuvo ahí afortunado Castellani, creo. Que quizás quiso decir que el sistema educativo basado sobre la crianza del noble era mejor para una clase dirigente que el de sacarla de entre la masa del pueblo, pues eso es otra cuestión. Pero no me deja de chocar en boca de Castellani ese concepto aberrante "virtud heredada".

Miles Dei dijo...

La herencia de la función social destruye a la clase dirigente que lo es por herencia de sus méritos. (para los que todavía no entienden el texto)

No se si lo he dicho antes.

Miles Dei dijo...

Aquí tienen una conferencia obra de un noble que es necesario leer para complementar a Castellani.

http://institucional.us.es/revistas/rasbl/31/art_4.pdf

Su vision del mayorazgo es interesante porque ajusta la de Castellani: una institución para mantener a la dinastía en la esperanza de salir de la medianía propia del curso de la vida mediante algún ilustre heredero. Y es que como bien dice el autor la decadencia es la norma de lo dinástico.

El Archiduque de Aldo Bonzi dijo...

Anónimo del 29 de mayo de 2012 20:10:

Ud. es un olfa de una inexistente nobleza de un inexistente rey de una inexistente dinastía de una inexistente monarquía.

Y hablando en serio (lo digo por lo suyo, no por lo mío), ¿heredaron qué?. No crea que tengo un problema con los Marqueses de Río Negro pero...¿nobles? ¡por favor! Es tan pedorro este país que el monarquismo local es, como el país, así de pedorro.

Yo,

El Archiduque de Aldo Bonzi

Anónimo dijo...

Estimado anónimo del "29 de mayo de 2012 17:45", por favor recuerde completo el pasado. La "clase dirigente" revolucionaria, fueron análogos a los montoneros actuales, pero dentro de lo que se podía ser entonces. Lea un poco el comportamiento cobarde y cruel con Liniers o con la Iglesia Católica, que justamente aquella "dirigencia" tuvo, aunque más tarde se horrorizó.

Y esto último, me parece lo más importante... ¿Qué ocurrió para que sus hijos se horrorizaran? Había una Iglesia Católica que todavía resistía el bonapartismo. Las hermanas del Sacre-Coeur, de la Asunción, los Hermanos Maristas y los Padres de Don Bosco. Todos, apuntando a distintas clases sociales, luchaban a brazo partido contra la sociedad "civil" y "laica" que proponía la masonería.

Pero con los años, ese combate se fue entibiando -concordatos mediante en Europa-, y el asunto se simplificó a "obedecer a las autoridades". Y así, cuando las autoridades recibieron nuevas instrucciones, se obedecieron sin chistar. Es más, los viejos mecanismos represivos frente a la disidencia, se aplicaron sin ningún escrúpulo. En cierta época, participar de "una misa en latín" -sin importar el Ordo-, era sinónimo de ser un muerto eclesial. Todas las puertas estaban cerradas, y aún las de la típica gente "buena" católica, que temía terminar en la misma situación.

Sumele a la cobardía institucional Católico-Argentina, la triste memoria de los 100 años de guerra civil, y el esnobismo estúpido -malcopiando los restos del "ancien regime" francés y su rechazo a participar de la vida política francesa postrevolucionaria-, que llevó a temer la política como la muerte. También, en el ámbito social, ser politico era muerte cívica y generar mil sospechas nefastas alrededor.

Es decir, la actual situación es solo la continuación de la dinámica revolucionaria. Ya llegará la hora en que los K y los montos salgan horrorizados ante una "dirigencia" aún más revolucionaria. Es cuestión de tiempo. Sobre todo, con la Iglesia en el estado que está en general, y particularmente en Argentina.

En ese sentido, hacen más por la Patria los hermanos Saenz y los buenos curas ignorados, que muchos "nacionalistas" con marchas y convocatorias.

Caronte

Anónimo dijo...

PD: ¿Los García Llorente ahora son "dirigencia"? Le aconsejo a quien lo afirma, que juegue un poco con el buscador de Facebook y mire. Son una familia española, con algunas ramas conservadoras interessantes, que mantienen algún brillo tradicional.

Nadie les quita el heroísmo de los tres hermanos. Pero al día de hoy, son serenísimas eminencias. No caudillos combativos.

Caronte

Anónimo dijo...

El Archiduque de Aldo Bonzi más que a un personaje del Gato con Botas hubiese elegido a otro héroe clásico de Perrault, Vulgarcito, que le cuadraría mucho mejor.

Anónimo dijo...

Apreciado Miles Dei:
Su pregunta es recia; la respuesta Ud. ya la conoce.
Aún así, es una pregunta incompleta, porque es el hombre un compuesto y no solamente un alma, aunque ésta sea la forma substancial del hombre.
Hay pues, innegablemente factores hereditarios en cada linaje, que por esa misma razón la humanidad se ha cuidado tanto de preservar; por lo menos, hasta hace dos siglos. Después, menos o nada; y así nos va.
Dios mismo eligió, por un motivo que Él conoce, una determinada estirpe humana para el nacimiento del Mesías, Su Hijo. Inclusive, con prohibiciones expresas de salirse della.
Si el pecado original se transmite de generación en generación por "vía seminal", que dice Santo Tomás, ¿no será dicha vía apta a la transmisión de otras cosas, que sean bienes, como las inclinaciones del alma, cierta nobleza de carácter, como se decía antes? Si el pecado original hiere también el alma, no obstante transmitirse por vía física, precisamente por causa de la unidad del supuesto humano ¿no será ese mismo medio apropiado para la transmisión de algunas cosas que inclinan el alma, sin modificarla...?
Cierto es que no se puede hablar, con verdad, de "virtudes" heredadas, porque la virtud, en tanto práctica habitual de lo bueno y siendo aquello que hace buena la obra y bondadoso al operador, no se hereda sino que es personal e intransferible. Pero cierta inclinación hacia ella, cierto hábito social de practicar lo bueno y desechar lo malo ¿no es en cierto modo herencia?
Las citas de los Santos Pío (el Papa y el capuchino santos, tan íntimamente vinculados uno al otro) o Don Bosco, me parecen equivocadas por que hay naciones enteras donde la nobleza es el rasgo preponderante. Así, es posible distinguir las virtudes romanas como poseídas por toda una nación o un pueblo, que aún en sus peores momentos fue capaz de dar grandes hombres. La decadencia romana no dejó de contar con un general Aecio, que batió al fiero mongol en la puerta de Francia.
No se trata, amigo mío, de sacar a relucir blasones, sino de lucir los bien ganados y sobre todo, respetar los que se han logrado a base de virtud, o sabiduría o heroísmo, o todo eso junto.
Entre nos, existe la institución, siempre mal entendida, de la "hidalguía", que es una nobleza sin doblones pero con justos blasones.
Cervantes era "hijodalgo" aún siendo, como era, un mísero empleado municipal que no daba en vida, para marqués o grande de España. Pero que nadie discute que fue de lo más grande que tuvo España. Esa es la nobleza que, me parece a mí, se elogia en esta página y la que ensalza Castellani.
Hoy es difícil distinguirla, lo sabemos, por la gran confusión existente y por aquello de la máxima que indica que todo vicio quiere parecerse a la virtud, pero que lo obtiene solamente en lo exterior. Nobleza hoy por hoy, refiérese más a la exterioridad que a la grandeza de ánimo.
Y en eso, puedo concordar con Ud.; pero a condición de no olvidar el principio verdadero.
Uno venido a menos

Anónimo dijo...

El Archiduque de Aldo Bonzi no sabe nada.
Serían Marqueses de La Pampa, en todo caso o; si es por el nombre del río que baña la estancia, Marqueses del Río Colorado, mas no de Río Negro.

Cuando leí el comentario bien intencionado del Anónimo de 20:10 lo lamenté. No tardaría de caer un Archiduque para opinar con tanta información como la de Díaz Araujo...

Hay una cantidad de suposiciones y comentarios sobre aquello que realmente deja pasmado a los que lo conocemos, por ejemplo: que allí son todos carlistas (mentira galopante), que las reuniones son políticas (ni someramente, son de amigos), etc.

No son más que gente tan sacrificada en el día día como generosa para recibir amigos y desconocidos de dentro y fuera de la FSSPX (cada vez más), a chicos que empiezan a hacerse hombrecitos saliendo del Atari para pisar bosta de caballo, sentir el frío, mirar el río, vivir el desierto, el cansancio y la Misa de Campaña; donde más de un cura por estar allí de casualidad (ninguno carlista) aprendió la Misa Tradicional (alguno muy muy conocido y del re palo), porque allí llega el domingo y no se reza de cualquier manera, porque esa familia tiene algo de noble. Gente amable y buena amiga.

El ataque continuo es injusto y llamativo, ya que generalmente viene de nacionalistas (no de "él nacionalista" que estuvo allí hace unos años y no lo engrupen sus pares) que ven la utopía de la monarquía sin rey, pero no la de una soñada política a la que adhieren y que no tuvo, ni tiene, ni tendrá chances en este país. Esos nacionalistas que saben que no se puede tener valores cristianos y sumarse a la política de turno conformándose con sus doctrinas, pero que no les permiten a otros que hagan exactamente lo mismo cuando la doctrina en algo cambia y cuando "algo" hacen. Algo más, por lo menos.

Marqués del Gran Buenos Aires, de rodillas y a la sombra del Árbol de Guernica.

Anónimo dijo...

Caronte: si su fuente Q es Facebook, le doy su denario y váyase con la música a otra parte.

Anónimo dijo...

Tiene razón W. . La pobre Duquesa de Alba es la persona la mas titulada de la tierra ...y....

Pera tengamos respeto y piedad por su edad....No sabemos lo que seremos
nosotros dentro de 30 años o mas ...

Anónimo dijo...

Estimado Anónimo del "30 de mayo de 2012 09:01": no entiendo su crítica a Facebook, sobre todo, cuando es claro que quien se publica es quien dice ser. Mas bien, deberían sentir vergüenza quienes tienen una vida contraria a todo lo que sus ancestros supieron defender con la vida, y la exhiben indecentemente en la vitrina virtual.

No quiero entrar en detalles, por lo que lo invito a que investigue personalmente. Por otro lado, le recuerdo que en Argentina ni los G.L., ni los Beccar Varela, ni los Alvear hoy tienen peso como poder. Son solo gente que tiene nombres prestigiosos, pero tan aburrida y carente de interés como cualquier otro burgués de poco vuelo.

Clase dirigente, son familias como los Errázuriz ó los Irarrazabal en Chile. También podríamos hablar de los parientes del Dr. Plinio en Brasil, o los Thyssen-Krupp en Alemania. Son gente temible, respetada y que juega la pulseada con los grandes poderes del mundo.

Acá, la otra es ser como esos que envian discretamente una "actualización de datos" (aunque núnca estuvieron ellos ni sus familiares) a la "guía social", o la remozada "guía azul".

No se confunda, rey es quien merece la Corona, pero también quien muere defendiendo y haciendo valer su derecho. Los otros, son nobles de whisky.

Caronte

Anónimo dijo...

Soy el "anónimo" que asimiló el concepto de "nobleza" en parte zarandeada aquí con el "jet set". No soy tan elemental como para tener esa idea como convicción, fue un ejemplo para resaltar que en este hilo se han dicho tantas cosas que resulta un poco confuso qué es nobleza y qué no lo es. Sí sostengo que descreo de la nobleza de sangre y de la transmisión genética de la virtud. La única nobleza que reconozco es la del espíritu y se acredita en la cotidiana vida virtuosa. Argentina no tuvo ni tiene aristocracia; a lo sumo en cierta lejana época tuvo una alta burguesía rica y refinada. Pero que de allí surgieran necesariamente grandes dirigentes, ya me parece una exageración. La República necesita de dirigentes prudentes y decentes y la Iglesia de hombres santos, tengan o no prosapia.

Anónimo dijo...

Me parece excelente que se propongan modelos de carne y hueso. Gente que podemos ver, tratar y aprender de ellos (los ejemplos vivos de Tollers o los García Gallardo).

Leí el artículo de Jauja del Padre Castellani y me parece que nos es en absoluto disparatado aplicarlo, en muchos aspectos, a los amigos del Sur.

Lo que llego a comprender son las razones del fastidio de algunas personas.

Luis María De Ruschi

Tonton Macoute dijo...

Caronte: dejate de hacer gárgaras con apellidos y antes masticá un poco las taradeces que escribís.

Los parientes de Plinio!!!!! Quien? Adolpho Lindenberg? Un constructor millonario que fundió su empresa por hacerse el vivilo con la guita de otros tipos de la TFP???.

Los descendientes del sodomita constructor de cañones Krupp, cuya última cabeza de cierta notoriedad se amancebó con una mujer española de segunda categoría??? O acaso la colocada *archiduquesa* nuera del democrata cristiano Otto de Habsburgo???

Esto es fariseismo social. Creemos que mencionando o tratando gente que es o que imaginamos ser aristocrática nos colocamos dentro de los de su clase.

Y mientras tanto damos gracias al Señor por no ser como la mersa, la canaille, bah, como los otros!

Guy Crouchback dijo...

No estoy seguro que podamos aplicar el concepto de noble a la "oligarquía vacuna" porteña (los más apenas tenían 3 generaciones en el país y sus antepasados no tan lejanos eran comerciantes o habían practicado alguna otra ocupación considerada "vil" -por la que en Europa hubiese perdida la condición noble, en caso de tenerla, y en caso de que la hidalguía pudiese ser incluida).

Pero aún así, esos tipos se comportaron como nobles. Buscaron afincarse en la tierra, fundaron pueblos, donaron iglesias, mandaron a sus hijos a estudiar profesiones "nobles", y no temieron jugarse la vida (o la de sus familiares) en terribles guerras como la del Paraguay pudiendo haber "comprado" un enganchado (como hicieron tantos otros)... ahí tenemos esas fotos y cuadros donde está la flor y nata de esa oligarquía, muchos de los cuales caerán en Curupaity y otras batallas donde la Argentina puso la carne de cañón.

¿Se imaginan a los Kirchner, Alfonsín, Menem, De la Rúa... incluso Perón haciendo lo mismo? (El último gobernante de que tengo memoria fue el Alte. Anaya que mandó al hijo a Malvinas.)

En fin, como dijo alguien, nos han cambiado la Argentina... también entre sus clases dirigentes.

Anónimo dijo...

Lo dicho: pretender una "disputatio" entre sudacas cabreados , y encima por internet, es como pretender reunirse en Buckingham palace para una merienda de negros.

El Duce de Villa Matheu

El Archiduque de Aldo Bonzi dijo...

Marqués de Buenos Aires,

Más allá de que el tema no reviste interés alguno, lo corrijo: Río Negro (la provincia, no el río)es el lugar donde se ubica la estancia de la Familia G.G. La Pampa, que es una provincia argentina además de una referencia geográfica, limita (en el Río Colorado) con ella. Del otro lado del colorado, es decir, del lado rionegrino, queda San Genaro, del lado pampeano está el pueblo de Pichi Mahuida.

Habla Ud. al pedo.

Ahora bien, ya que me han acusado de grasa y vulgar (es muy grasa acusar a alguien de grasa), paso a aclarar lo dicho porque, releyéndome, permite interpretaciones como las que hicieron.

La familia en cuestión, que no merece ser motivo de discusión de terceros en un blog anónimo (como ninguna otra), no merece insulto alguno de mi parte y hasta me caen simpáticos (por buena gente y por su catolicismo), me hace juego el carlismo tercermundista al que pertenecen.

Respecto Diaz Araujo, tendré que decirle que coincido con el anónimo que me insultó lindo, porque su famosa carta en Gladius, además de mala leche, tergiversa. El nacionalismo católico tiene algunos enemigos internos que misteriosamente electos, sufren constantes embates gratuitos casi como si los curas que digitan acciones de algunos "intelectuales" no pudieran firmar ellos sus ataques aprovechando, entonces, la pluma y el nombre de sus acólitos.

Vivimos en una república nacida como tal, revolucionaria, liberal y moderna. A joderse, yo todavía no lo trago del todo, pero es así.

Los "ismos" locales de corte monárquico, además, tienden a adherir a misteriosos linajes de legitimidad discutida y defendida por cuatro o cinco (sean los Braganza, sean los Borbón-Parma, sean los que sean). Yo, que soy un monárquico sin rey ni reino donde vivir, entiendo - a medias - a esta gente, pero no justifico sus delirios boyscout-tradie-carlo-tefepiano-marginales.

Nobleza aquí nunca hubo desde que fusiló, la revolución, a Santiago de Liniers, ajo y agua. Tan truchos en esta materia somos que ni siquiera respondemos a lineas dinásticas serias.

El Conde-Duque de Aldo Bonzi (se murió un tío, Señor de Las Catonas-Moreno y reclamé su título).

Dummy dijo...

Es tan noble Mr. Bates en su servicio al conde, como el conde de Grantham en su servicio a la tradición (y por qué no, a sus criados?).
Es tan ruin el Bates alcoholico como el conde besi fácil en sus affairs.

Dummy el novelero.

Wanderer dijo...

Como bien alguien acotó, no es un blog un medio propicio para hablar de una familia, como es el caso de los hidalgos habitantes de Pichi Mahuida. No se ha hablado mal de ellos; todo lo contrario, pero no me parece adecuado.

Anónimo dijo...

Las virtudes necesarias para la Nobleza es la Magnanimidad y si hay riquezas de por medio , la Magnificencia ….
A ver quien se parece a eso ….

Anónimo dijo...

Aclaro que no quise "hablar mal" de nadie. Simplemente quise hacer justicia, porque si nuestra vieja "oligarquía" era liberal y revolucionaria, tampoco los "tradicionalistas" han sido tan gran cosa. Por algo solo viven recordando a Liniers. Es como los zurdos con el "Che" Guevara. Era el último que se la creía en serio.

De hecho, puse a los G.L. a la altura de familias que son públicamente consideradas "de primera", dentro de lo que nuestra pequeña burguesía conservadora pudo dar. Además, les reconocí los tres gallegos, que son próceres... pero de otro país.

Ecuanimidad. Eso es todo lo que pido. Si vamos a pegarle a todos los "próceres" de la República Argentina, tampoco canonicemos a "nuestros" próceres. Eso se está haciendo con polonio, y va a terminar mal.

Por último, quizá Krupp era bisexual, pero sus hijos estuvieron en el frente de batalla durante las guerras alemanas. Mientras los románticos Habsburgo descanzaban en el exilio.

Wanderer, perdone esta aclaración al toque de queda. Creo que es una réplica necesaria al Tonton Macoute.

E insisto... el whisky corona a más de un snob (sine nobilitate).

Caronte

Anónimo dijo...

Es cierto, no sabe nada.
San Genaro está del otro lado del Río, del lado pampeano.
Otra cosa es que el camino de cien kilómetros de ripio hasta la estación de tren mencionada se haga del lado rionegrino, pero llegado a la estación se "cruza" un puente y he allí La Pampa.

Filcar.

Anónimo dijo...

Estimados, la nobleza es susceptible de muchas cosas, menos de una.
Se la hereda, se la pierde, se la forja, se la recupera, se la recibe, se la apropia, se la desperdicia, se la vive, se la siente, se la pasa por la existencia, se la funde con uno mismo, se la digiere, se la madura, se la echa a perder, etc.
Pero no se la "dice", porque se echa a perder, como la humildad. Salvo Cristo, claro está. "Yo soy humilde de corazón..."

Anónimo dijo...

Demóstenes: ¿la policía por qué?.

Anónimo dijo...

No tengo nada de nada, sólo una mínima educación, estoy mas cerca del linyerato que de la nobleza, respeto más a los liyeras que a los snobs que se creen nobles, en la zona hay varios...no jodamos.

Anónimo dijo...

Es cierto lo de San Martin de Porres al parecer tuvo una muy esmerada educación. Será cierta la tesis.
Salo

Anónimo dijo...

Muchos Marqueses , Condes , Duques ....y poco nobles ...pues creo que la misericordia es también una virtud de la verdadera nobleza ...

Anónimo dijo...

El que dice que Derisi era grasa es porque no lo conoció a Derisi... más allá de lo que se le pueda criticar. Hombre distinguido como pocos ha tenido la Iglesia argentina.

Acá califican como genial cada cosa muchachos...

Anónimo dijo...

Che, hablando de grasadas, ahora parece que Ecclesia Dei dice que yendo a misa a la FSSPX, un católico no cumple su deber dominical.

Anónimo dijo...

Estuve en estos días cerca de enviar un comentario un par de veces pero los terminé borrando porque la discusión me parece poco clara, no entiendo bien si se refieren a una clase dirigente formada por familias poderosas, algo que existe hasta en China comunista, a las personas que heredan títulos nobiliarios, o a la nobleza de caracter.

Nobles nobles nunca hemos tenido en Argentina, si recuerdo bien al fundador de Orán en Salta le otorgo la corona el título de vizconde, pero era algo excepcional.

Si Argentina no es gobernada por familias tradicionales que descienden de españoles del período colonial, como sucede o sucedía en gran parte de iberoamérica, es por la inmigración europea de fines del XIX, principios del XX.

Saludos

Ex Luterano

Anónimo dijo...

El Luterano, si sos de leer, te recomiendo las primeras 50 páginas de "La rebelión de las masas" y el penúltimo capítulo de "España invertebrada".

Anónimo dijo...

Tiene razón el Ex Luterano. Este ispa sería otro sin la tanada, el tuco y el cocoliche inmigratorio.

Españolísimo.

Cesar Augustus dijo...

Anónimo de las 20:19.

Ya hay una clarificación en la noticia:

Clarification (2100 GMT): Following our request for a clarification, we have been informed by the US District of the Society of Saint Pius X (SSPX) that the chapel mentioned in the letter below is not a chapel of the Society and that, while its specific name was expressly mentioned by the sender in the deleted data, it is NOT included in the public list of chapels, including those other chapels identified by the Society publicly as 'Friends of the Society of St. Pius X'. It is very possible that this information, easily researched online on the website of the U. S. District, might have led someone in the Commission to believe that this specific chapel, which is not listed by them and not one of the "Friends of the Society of Saint Pius X" or "other traditional (non-SSPX) venues", is a venue with no affiliation whatsoever with the SSPX and led to this different appraisal by the Commission.

Se trata de una Capilla que no es de la Fraternidad.

¡Bendiciones!

Anónimo dijo...

Anónimo, sin ninguna justificación Ecclesia Dei cambió de opinión a este respecto. Es más, sin tener ya excomulgados dentre de la FSSPX.

La anterior manifestación de Ecclesia Dei dejaba tranquilos a los fieles en conciencia, con lo cual se cumplía el precepto dominical y no podía haber pecado asistiendo a las misas de la FSSPX.

Ahora, en todo caso, la misma Ecclesia Dei se contradice, sembrando la "duda", y ante la duda hay libertad, según San Agustín.

Luego, sigue sin pecar asistiendo a las misas de la FSSPX luego de la última carta de Ecclesia Dei.

Dicho sea de paso, faltar al precepto dominical es pecado "grave", y ese tipo de pecados necesita para acaecer la intención deliberada, conciencia de lo malo que se hace. Nada lo aleja más, en todo caso, que la duda.

Por otro lado, yo no tengo dudas: razón tenía Ecclesia Dei antes, no ahora.

Españolísimo... ¡joder!

Anónimo dijo...

Gracias a César Augusto por la aclaraciones....

Anónimo dijo...

El discurso de Esteban Hch. Cap. 7 da un alto contraste también.
Saludos

Anónimo dijo...

Españolísimo.Está en lo cierto. De no haber sido por la inmigración este hiera sido un país acorde con sus orígenes hispánicos. Es decir, de mendigos, analfabetos, promiscuos y supersticiosos como todos los que deben el ser a tal madre patria. Sencillamente un país africano porque, como bien dicen los franceses, África comienza en Los Pirineos.
Bisnieto de inmigrantes belgas.

Anónimo dijo...

Y en Venezuela 1320 había un "noble" morto de famme que miraba al resto de la humanidad por encima del hombro,
The common (just mister como decía el Señor Steed)