domingo, 5 de enero de 2014

Fuera de combate

 Por complacer al que lo alistó, ninguno que milita como soldado 
se deja enredar en los negocios de la vida.
II Tim. 2:4

Si pudieran (y por complacer al que los alistó), muchos quitarían toda la "militaria" que sobreabunda en las Escrituras, borrarían todas las referencias al buen combate, a la militancia, a la victoria. Si pudieran, sacarían del Evangelio esto que ha dicho Cristo mismo, que no había venido a traer paz al mundo, sino la espada (Mt. X:34), y esas palabras que se hallan repetidamente en los escritos del Apóstol, por ejemplo cuando le aconseja a Timoteo (I:18), que "milite la buena milicia" .

Sí, bueno, pero no pueden.
En cambio, lo que sí pueden hacer (y eso hacen, por complacer al que los alistó), es negar que haya una guerra en curso, un combate por librar, una lucha a muerte entre las tinieblas y la luz, entre la Iglesia de Cristo y la pseudo-iglesia de las tinieblas, entre los ángeles buenos y los malos, entre el dragón y San Miguel Arcángel (Apoc. XII:7).
Y claro, así como el Apocalipsis los tiene sin cuidado, así como se olvidan de quiénes mataron a Jesucristo (por complacer a quien los alistó), así cómo entierran la cabeza en la arena para no ver a la cantidad de mártires cuya sangre se extiende por el mundo en los días que corren, estos también niegan a San Pablo para quien "la lucha no es contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los poderes mundanos de estas tinieblas, contra los espíritus de la maldad en el aire caliginoso" (Ef. VI: 12).
No hay ninguna guerra, qué va a haber, para estos profetas tan de moda en nuestros tiempos, para estos que no han "amurallado la casa de Israel para que se mantenga firme en el combate" estos que denuncia el mismísimo Yahvé, estos que "han extraviado a mi pueblo, diciendo «¡paz!» y no hay paz", estos que con mentiras han "afligido el corazón del justo que Yo no quería afligir", estos mismos que "han fortalecido los brazos del impío, para que no se convierta de su mal camino y viva" (Ex. XIII:5, 10, 22), para todos estos, no hay guerra ninguna.
 Tampoco pueden entrar en la liza los que combaten, a diario, por su propia supervivencia, la inmensa mayoría de nuestros contemporáneos, ya sea el vendedor de tren, el remisero de la esquina o el albañil que no encuentra trabajo.
Por eso no tienen culpa. Pero ¿el otro 5%? ¿Los que tienen algo de tiempo, que disponen de algo de ocio, que cuentan con techo, vestidos y comida?
Esos, tal vez, podrían entrar en combate.
Sólo que por razón de su presunción progre o por pura desesperación tradi (y ambos pecan contra la Esperanza), porque no creen que haya guerra alguna en curso, o porque no pueden o no quieren combatir, esos están fuera de combate.
Pero ¡ay con los de la presunción progre! Esos, los que siguen la voz de los falsos profetas, los progresistas, que se comportan, hablan y piensan como si no hubiese ninguna guerra y que por tanto, no combaten (o, por complacer a aquel que los alistó, nos combaten—y a fe mía, no lo hacen del todo mal), desconocen qué cosa es el buen combate, viven una religión buenista, la jesuanista que denunció Bulgakov,  que se parece al Evangelio tanto como un huevo a una castaña. Esos están fuera de combate.
Y así es que van quedando pocos, muy pocos, cristianos que no se han enredado en este o aquel otro negocio de la vida y, por eso, no pueden o no quieren, combatir.
Están los que se enredaron con doctrinas erróneas, ideas confusas, prácticas absurdas: esos están fuera de combate.
Están los enredados en los negocios simpliciter: "los que quieren ser ricos caen en la tentación y en el lazo del diablo… pues raíz de todos los males es el amor al dinero" (I Tim. VI:9,10).
Y no faltan algunos enredados en combates laterales, en diagonales bizantinas, en minucias de política partidaria o de estúpidas cruzadas contra el comunismo, cuando no de restaurar la cristiandad, ya te voy a dar a vos.   
Están los enredados en cuestiones morales, en problemas conyugales, familiares, problemas psíquicos, problemas afectivos, los que han perdido el señorío sobre sí mismos, sobre sus esposas, sobre sus hijos… y esos también, quedaron fuera de combate (por lo menos, hasta que arreglen sus enredos).
Hay otros que se enredaron con sus propias capillas, sus organizaciones centradas sobre sí mismas, que lo único que apuntan es a sumar más voluntades, captar más gente para su prelatura o instituto, para su congregación, para aumentar la doxa (si así puede llamarse) y el dinero de su propia organización. Los del "propter regnum regnere, perdere causas". Y estos también, están fuera de combate.
Pero también, hay otros, ¡ay de la desesperación tradi! Están los vencidos por la melancolía, por la akedia, (sedevacantistas o no, lo mismo da). Y esos también, están fuera de combate.
Están los defensores de los falsos profetas, los neocon que están siempre justificándolos, siempre tratando de arreglar las cosas, los defensores de Vaticano II, de Asís, del Novus Ordo, de todos los papas, de la comunión en la mano y de todos y cada uno de los bergoglemas de cada día, aunque también de toda la porquería que hemos visto durante los últimos cincuenta años. Y esos también están fuera de combate.
Gente que no cree que haya ninguna causa por la que combatir, gente que ha desmilitarizado a las Escrituras, a la vera religión, a su propia concepción de la vida (olvidando lo de Job, que milicia es la vida del hombre sobre la tierra—VII:1). Gente desconectada de la Iglesia Triunfante, gente amariconada, desvirilizada, gente desvitaminizada, con una religión blandengue, pastelera… gente de la Iglesia de Laodicea, abominablemente tibia, a la que el mismo Dios vomitará de su boca (Apoc. III:15).
Son los que han olvidado cómo y cuánto no hay que pelear contra los tres enemigos del alma (la carne, el mundo y el demonio), que no recuerda la secuencia del "Dies Irae", que se ha olvidado del Juicio Final, que cree que cuando Jesucristo se enoja no es más que "fingimiento", que olvida lo del siervo de la parábola, aquel que escondió su talento porque sabe perfectamente que "eres un hombre duro, que quieres cosechar allí donde no sembraste y recoger allí donde nada echaste" (Mt. XXV:24).
Es gente que se ha inventado una religión sin sacrificio, sin temor, sin tragedia.
Es gente que ha olvidado que "desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan" (Mt. XI:12).
Gente que no sabe que la castidad sólo se consigue peleando (y, como decía San Felipe Neri, "en este combate los valientes huyen"). Que el señorío sólo se obtiene con la cabeza fría y el corazón caliente. Que la mansedumbre se conquista a fuerza de palos. Que la misericordia exige hacerse violencia primero. Que el soldado con cara de pocos amigos, dispuesto a matar en defensa de sus amores, esconde la ternura que siente por los suyos, para pelear más y mejor.
Para este combate, espiritual, psicológico, cultural o político, hace falta valor, constancia, hypomoné y parrehesía, una liturgia decorosa y mucha, mucha oración.
Son la virtudes necesarias para el centinela, aquel al que se le pregunta qué ve en la noche (Is. IX:2).
Son los que rezan con Santa Teresa, recordando que "todo buen avilés / hábil es para la guerra; Y y si para la guerra, hábil no es, / no es un buen avilés".
Son pocos. Pocos los que se animan a sufrir con San Pablo "como buen soldado de Cristo Jesús" (2 Tim. II:3).
Pero él también nos anima: "Fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder" (Ef. VI:10).
Y no vaya a ser que en una de esas y por gracia de Dios, al final podamos decir, también nosotros, que hemos peleado el buen combate (2 Tim. IV:7).
No vaya a ser que en una de esas y por gracia de Dios, al final se nos diga, como al Rey Tirian:

Well done, last of the Kings of Narnia, who stood firm at the darkest hour!
Jack Tollers

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Oiga don Tollers. Dos errata corrige.
No regnere sino regnare ( si conté bien, párrafo 16).
En párrafo 20 sobre mundo demonio, carne: en positivo. Sobra un no. Resulta que no haya que luchar.
Cordialmente XXL sj.

Gregorio Veneficus Agri dijo...

Muy bueno realmente. Me recuerda el Combate Espiritual de Lorenzo Scupoli.
¡Viva Cristo Rey!

Anónimo dijo...

No pienso en restaurar la Patria.
Ni me meto en política.
Ni me importa más el Papa.
Ni soy sedevacantista.
Ni recibo sacramentos con el nuevo ritual, ni permito que los reciban los de mi casa.

Solo cuido de mi familia.

Estoy fuera de combate.
Mala suerte, lo otro no lo puedo cambiar.

Benign_o dijo...

Muy Bueno!

Es imposible leer esta entrada sin preguntarse donde se encuentra uno (creo que estoy cerca de ese que tiene problemas con su esposa por la forma elegida en como educar a los hijos (aunque los lleve a la Misa de siempre todos los domingos)).
Por otro lado también creo que gran cantidad de mi tiempo lo pierdo ocupado en cuestiones del mundo (relacionadas con el Trabajo que solamente ocupan la cabeza en cosas irrelevantes).

Mi pregunta es, Que es el buen combate?, Es pelear con la familia (raptada por Pancho I y sus bergogliadas)?, es perder cada vez mas amigos (de los pocos que uno siempre tuvo) por cuestiones morales inaceptables (como ser el homomonio, el aborto, la depenalizacion de la droga)??,

Es discutir hasta el hartazgo con mi esposa sobre el contenido de la educación de mis hijos?, tratando de explicarle que hay cuestiones en las que educarlos que no van a tener sentido para este mundo pero que son esenciales para poder entrar al otro? Es estar listo armas en mano (literalmente) para resistir a aquellos que vengan por la fuerza a quemar la Iglesia, llevarse nuestros hijos o vaya a saber que otra barbarie? Es enseñarle a rezar a mis hijos todas las noches antes de leer a Sandokan, en un intento por lograr que toda la mugre que hay en la televisión y el mundo no les pudran la cabeza antes de empezar a vivir como adultos?

Wanderer, Las enuncio lo mas claramente posible, no para alardear de nada, sino solamente para saber si es eso a lo que llamamos buen combate o si ni siquiera eso estoy haciendo bien. Últimamente me siento como esas ranas que cayeron en la leche y están pataleando, hace rato que mi compañera se dio por vencida.
Saludos, gracias y perdón por la terapia, es Lunes y su Blog es lo primero que abri.

Saludos, Benigno.

Anónimo dijo...

Los que combaten por inercia, sin saber ya muy bien para que combaten, ya están vencidos.



Descendencia de Ioreth dijo...

Es exactamente lo que me inspiró el amigo Michael Boris en este video

https://www.youtube.com/watch?v=Qjxc449t1-k

Descendencia de Ioreth dijo...

Combatir hay que combatir, incluso para que nuestros hijos disfruten de un atardecer, haciéndonos violencia para que no se prendan a cualquier pantalla, para que nuestras mujeres no se rindan, para que nuestros amigos no se dejen ganar por la tristeza, para que nuestros padres sean honrados, y para que Cristo no sea reducido a un niñito tierno que solo produzca ternura.
Viene a cuento este video de Vortex. https://www.youtube.com/watch?v=Qjxc449t1-k

RICHARD dijo...

Excelente entrada, al autor muchas gracias doy de corazón!!. Pero considero difícil para cualquier soldado afrontar el Buen Combate cuando no tiene conducción. Ya se, está Cristo Jesús. Pero hace rato no tenemos quien predique el Buen Combate, la Cruzada. Al contrario, la mayoría de nuestros pastores predican una religión dulzona y amariconada que esconde la cabeza bajo tierra para no ver y no hablar de la persecución que padece el Catolicismo en todo el mundo, que hasta mártires está dando día a día. El Enemigo, ese sí que está en combate. Y si en esta guerra la primera batalla que el Enemigo gana está en nuestro entendimiento y en nuestro corazón, estaremos perdidos...Ven Señor, no tardes !!.

Agustín Leyrós dijo...

Excelente post! Hablen más de esto que la tropa esta desmoralizada!
A no bajar los brazos!
Viva Cristo Rey!

Embajador en el Infierno dijo...

Excelente entrada. Al hilo de lo que dice el anónimo de las 8:36 y sin estar en todo de acuerdo con él pero si probablemente en el fondo muy fondo, me vienen a la cabeza unas palabras leídas recientemente en el sorprendente libro "El despertar de la señorita Prim": "Utopía sería pensar que el mundo puede dar marcha atrás y reorganizarse de nuevo en su totalidad. Pero no hay nada de utopía en este pequeño pueblo." Cambién el "pueblo" final por "mi famila". Por ahí empieza, creo yo, la restauración de la Patria.

Martin Ellingham dijo...

Excelente entrada.

No hay que dejarse entrampar por la dialéctica binaria y paralizante: como no puedo hacer grandes cosas dejo de hacer incluso las pequeñas.

El combate para cada uno pasa siempre por el bien posible en las circunstancias en que se encuentra. No por el bien imposible en nuestras circunstancias, por el que no se nos pedirá cuenta, sino por el bien que podemos hacer y omitimos realizar.

Saludos.

Anónimo dijo...

Embajador en el Infierno,
Ud. no llega a estar del todo de acuerdo conmigo porque como español que es le interesa lo que diga el Papa. A los españoles siempre les interesa lo que diga el Papa.

Pensándolo mejor, doy el mejor de los combates. El no meterme en política es precisamente un peldaño más en orden a darlo.
Creo que es Sto. Tomás el que dice que la prudencia, lo prudencial, va precedido de mirar crudamente el ser, sin ismos de ningún tipo. Y bien mirada la actualidad y el pasado argentino no hay que entrar.
Entar es haber visto mal antes creyendo que hay algo que se pueda cambiar o evitar. Y no lo hay, salvo la seguridad. Y en seguridad lo que se logre lo podrían lograr otros. Mejor no entro. Además no tengo cuña.
Y si no, ¿cuál es el destino del 95 % de las ánimas que no se metieron en política ni cobraron un sueldo del Estado nunca en su vida?
¿Sólo por eso no dieron el buen combate? ¿Con eso solo se condenaron?
Seguro que no, y no es seguro lo contrario.
Mejor me quedo donde estoy, viendo crecer cada tanto el vientre de mi mujer. Qué Patria ni Patria, váyanse a la mierda.

Anónimo de 8:36hs.

Ps. tampoco pago impuestos. ¡Ups!

Benign_o dijo...

Adhiero en todo al anonimo de las 8:36
Mi patria es mi jardin y mi familia son mis ciudadanos y el resto que se vayan al diablo.
La patria no existe es un invento del modernismo.

Anónimo dijo...

Quizas Argentina esta como esta por el quietismo de los buenos.

Anónimo dijo...

Sobre la importancia de combatir, de uno que pelea lindo:

"Francis will always be popular, because populism always makes one popular among the stupid, the lazy and the cowards, whose numbers are frightful. But there will be no triumphal march. There will be a divisive Papacy instead, with open dissent from the many voices speaking for orthodoxy; and these voices will become more and more vocal – whilst still, alas, remaining a clear minority – as Francis appoints his Bergoglini as Bishops and Cardinals, and continues to ravage the Church."

Check him out:

mundabor.wordpress.com

Anónimo dijo...

El Catecismo manda pagar los impuestos y votar para elegir a las autoridades. Y esto en el Catecismo pre conciliar.

¡Dejate peronizar!
¡Queremos mandatarios con olor a urna!

Otra cosa:
"Quizas Argentina esta como esta por el quietismo de los buenos".
... en terminos de "quizás" se puede decir cualquier cosa, que quizás sí, quizás no. Pero no es verdad que Argentina esté como está por tal quietismo.
Ni se ha recomendado aquí un quitismo. ¿O solo se "mueve" la gente de los comités, ministerios, bancos públicos y AFIP?

Anónimo dijo...

Me santifico en la vida ordinaria,entre los pucheros anda el Señor decía Santa Teresa...
LO SIENTO, TAMBIÉN ESTOY " FUERA DE COMBATE"...

J dijo...

"Creo que falta coraje moral entre nosotros; digo entre los «buenos». Es decir, la virtud de la Fortaleza, sin la cual las otras no son virtudes «adultas», si es que existen; pues actualmente no puede haber ni Prudencia ni Justicia sin Fortaleza. Nos falta la reciedumbre española. La reciedumbre española cuando se enrancia en cerrazón, rusticidad y chucarez es fea, de acuerdo; pero la reciedumbre en sí es buena. Aquí no hay corridas de toros porque no hay toros; zoológicamente hablando, somos el país que produce más novillos, incluso en la raza humana: novillitos y papagayos, como esos que ahora acaparan las radios. La radio es un gran invento, porque se puede cortar"

Castellani, carta a Ibarguren

aquí: http://fraternidadvidanueva.blogspot.com.ar/2014/01/pesimismo-y-realidad-leonardo-castellani.html

Walter E. Kurtz dijo...

Ojo con el argumento "demográfico" (los progres no tienen hijos y nosotros tenemos muchos) porque es muy débil. Ellos no tendrán hijos pero sostienen la sartén por el mango. No les importa qué gallina puso los huevos porque ellos los rompen y los cuecen como se les ocurre.

Se me ocurre que Dios castigará al quietista con nietos maricones y nietas trolas.

Los otros días me enteraba de una nueva baja entre nuestras filas; en este caso de un descendiente del gran mártir y patriota Liniers y tataranieto del gran tribuno católico de los 1890. Nadie está exento. Y sino peleamos por la cosa pública, si no peleamos por el contexto en el que desenvolverán su vida nuestros hijos y nietos, luego no nos quejemos cuando 'otros' capturen sus corazones & mentes.

No es esto tampoco un llamado al activismo por el activismo mismo. En este sentido recomiendo de Jack Tollers su "A vueltas con la Acción Francesa".

Walter E. Kurtz dijo...

Ojo con el argumento "demográfico" (los progres no tienen hijos y nosotros tenemos muchos) porque es muy débil. Ellos no tendrán hijos pero sostienen la sartén por el mango. No les importa qué gallina puso los huevos porque ellos los rompen y los cuecen como se les ocurre.

Se me ocurre que Dios castigará al quietista con nietos maricones y nietas trolas.

Los otros días me enteraba de una nueva baja entre nuestras filas; en este caso de un descendiente del gran mártir y patriota Liniers y tataranieto del gran tribuno católico de los 1890. Nadie está exento. Y sino peleamos por la cosa pública, si no peleamos por el contexto en el que desenvolverán su vida nuestros hijos y nietos, luego no nos quejemos cuando 'otros' capturen sus corazones & mentes.

No es esto tampoco un llamado al activismo por el activismo mismo. En este sentido recomiendo de Jack Tollers su "A vueltas con la Acción Francesa".

Anónimo dijo...

Vamos tropa... a no desanimarse, ahora es el tiempo del esfuerzo que luego viene el eterno descanso. Tiempo este del esfuerzo liberado de voluntarismo y quejas que asi no es agradable la ofrenda al Señor. Peregrinen a los lugares de descanso del general San Martín, del General Belgrano, del presidente Roca o de don Juan Manuel de Rozas, por poner algunos ejemplos, vayan a cobrar ánimo a esos lugares y sobre todo vayan al Sagrario.

Ludovicus dijo...

Así es Kurtz. Con decirle que la tatarienata de Aparicio Saravia es una modelito uruguaya en Buenos Aires, está todo dicho.

Anónimo dijo...

Sr. Kurtz.
No dudo de su buena intención, pero es que usted no observa la realidad con crudeza. No existe grupo humano con verdaderas chances de éxito político que puede parar la marea rosa. Esto no es la Rusia de Putin.
Siga el consejo de Soaje: pegue duro en el ser.
Y si alguien cree que lo nuestro es quietismo, es que no sospecha el esfuerzo diario que supone tener muchos hijos. No solo en dinero: que un buen colegio no queda cerca, que llegar muerto y rezar el rosario en familia, que hay que aun cansados hablarles en la mesa, ocuparme de mis padres, etc.
No entro, me quedo en el llano, bajo los luceros joseantoneanos.
Y si quisiese, debería quitarle horas a mi familia, y es ese el primer error de entrar.
No se trata de tener mucha cría de puro 'amontonador'. Es recurrente, pero no mi caso.

Atte.

Anónimo de 8:36.

Anónimo dijo...

Trabajo para el Estado y hace algunos años que comencé a pensar que mientras la Iglesia no se restaure, no hay Patria restaurable.
Es antes la restauración de la Iglesia.
Hemos hecho todo para sacar a la gente de mi lugar de la vida que llevan, sin lograr modificarlos en un ápice.
Son los mismos luego de años de una política que creo que es lo más cristiana que hoy es posible llevar adelante (lo que implica aceptar reglas del juego no cristianas).
Si decimos que repartimos chorizos se nos llena la convocatoria, pero si pretendemos luego de una Fiesta Patronal que uno solo de los vecinos regularice su situación con la manceba, vaya a misa una vez al año o abandone la promiscuidad no logramos cambiar a uno solo.
No me culpo, que es trabajo de la Iglesia y la gracia modificar los corazones y las conductas. Lo que digo, simplemente, es que sin esto antes no se puede hacer mucho más que por no robar haber asfaltado dos o tres cuadras más al final del mandato, regularizar el tránsito automotor, que la bromatología inspeccione mejor a los restaurants y cosas así. Esa es la verdad.
Y como a la Iglesia no la restaurada nadie, ni quieren...

Tom Bombadil dijo...

Como siempre Tollers, con una entrada magnifica. Me da la impresión, que tal como están las cosas el único combate posible es en la región de lo invisible, en la región de la oración y de la palabra, por un lado la palabra, que al decir del Padre Castellani “ … es una cosa débil, un soplo, un vientito, unas patas de mosca sobre un papel; … Mas cuando ese vientito se conecta con el viento de Pentecostés, cuando sale de la boca de un hombre que se ha vaciado de si mismo, para ser un simple resonador de la Verdad; de un hombre que cuando tiene que ir al encuentro de los enemigos de su Dios, no piensa largamente ni concierta en orden sus dichos, y respuestas, porque se siente anonadado pequeño y nulo; pero sabe que llegado el trance, el Espíritu le pondrá en su boca la Palabra que Él quiere … entonces el medio pobre de la palabra es fuego y es luz, es estoque y daga, es alimento y es arma. Y no tiene otra arma la Santa Iglesia, pues todas las otras, son para servir a esta. ¡Y ay de nosotros cuando las otras pretenden suplantarlas! Y por otro la oración que no es más que la palabra, del Señor actuando en nosotros. Como dice André Louf, en un libro que recomiendo “A merced de su gracia”, cuando nos encontramos en ese callejón sin salida ( y me hago eco de los planteos de Benigno), en el cual experimentamos, incertidumbre, angustia e incluso desesperación. Espontáneamente surge la llamada de socorro y es paradójicamente cuando mejor dispuestos estamos a orar, es en ese trance último en el que debemos dejar que nuestro Señor, vaya a nuestro encuentro en lo más profundo de nuestro ser, para que nos renueve desde nuestra interioridad, para que seamos capaces de experimentar nuestra propia conversión, digo esto en el sentido de conmoción interior, que nos hace volver sobre nuestros pasos, para comprometernos en forma decidida en una nueva dirección, que nos enfoque hacia Él. Si somos fieles a estos medios, todo lo demás se nos dará por añadidura.-

Anónimo dijo...

Anónimo Estadual,
Bienvenido al proceso de desperonización y, con éste, al de la sabiduría de esta Civilización que va terminando.
Su próximo paso será comprender la supletoriedad del Estado, tan limitada como por naturaleza le cuadra; donde comprenderá que lo que no surje de la familia, no surge; salvo excepciones, claro.
Luego, no le preocupará tanto la posibilidad de nietos maricas. Y puede fallar, aunque poco, pues existe el libre albedrío y la pasta de cada uno, siempre inmatables, como dijo Tu Sam.
Lo mismo desde que el mundo es mundo.

Pero puede tener usted un problema extra dependiendo de su estado y edad: si no está para pagar nuevos derechos de piso, seguirá en la política. Es así. Y cada vez más y más "aceptando reglas de juego no cristianas". Más fácil es entrar que salir. Buena suerte.

Anónimo de 8:36.

marcos dijo...

Adhiero sin vueltas a lo dicho por el Anonimo de las 8:36.Tambien suscribo a la frase de Martin Ellingham que dice "el combate para cada uno pasa siempre por el bien posible en las circunstancias en las que se encuentra ".
Llevar adelante una familia es una tarea de gigantes,los chicos por que son chicos y la bruja porque es bruja y no entiende un pomo de nada...
Estoy un poco harto de tradis que te dicen como hacer un edificio y despues te enteras que se les llueve el rancho por todas partes.
Agarrarse fuerte del Rosario y darle para adelante hasta que Dios diga basta....

criollo y andaluz

marcos dijo...

Adhiero sin vueltas a lo dicho por el Anonimo de las 8:36.Tambien suscribo a la frase de Martin Ellingham que dice "el combate para cada uno pasa siempre por el bien posible en las circunstancias en las que se encuentra ".
Llevar adelante una familia es una tarea de gigantes,los chicos por que son chicos y la bruja porque es bruja y no entiende un pomo de nada...
Estoy un poco harto de tradis que te dicen como hacer un edificio y despues te enteras que se les llueve el rancho por todas partes.
Agarrarse fuerte del Rosario y darle para adelante hasta que Dios diga basta....

criollo y andaluz

Anónimo dijo...

"Ojo con el argumento "demográfico" (los progres no tienen hijos y nosotros tenemos muchos) porque es muy débil. Ellos no tendrán hijos pero sostienen la sartén por el mango"
-----
El adoctrinamiento de la ideologia de genero es el futuro de nuestros hijos y nietos. La legalizacion del "matrimonio" gay es tan solo el inicio. Lo peor vendra despues porque al legalizar el "matrimonio" entre homosexuales, es completamente legal que se enseñe a los niños en los colegios.

En youtube pueden encontrar varios videos para el adoctrinamiento de los niños en las escuelas.

http://www.youtube.com/watch?v=doy4u219Y5Q

La lógica reacción de padres cristianos sería sacar a sus hijos del colegio para que no los adoctrinen y darles educación en casa. Pero si el curso de "igualdad y tolerancia" es obligatorio y el estado no les permite aprobar el año escolar mientras no lo aprueben? Entonces voy y exijo que exoneren a mis hijos de ese curso. Y si llaman a la policía y terminas en la carcel? Eso le ocurrio a un padre de familia en
Masachussets.

Ayer le explique a mi hija la ideologia de genero: Atenta contra la heterosexualidad. Si de niña jugabas con muñecas es porque yo te obligue, te "condicione", comprandote las muñecas. Si a tu hermano le encanta el futbol es porque tu papa le metio el futbol por las orejas, jugo con el, lo llevo al estadio, lo "condicionó". Si a ti te gustan los muchachos y a tu hermano las muchachas es porque nosotros los hemos "condicionado"- Uno es libre de elegir si quiere ser mujer u hombre. No interesa si naciste con pene o vagina. Las diferencias biologicas son irrelevantes. Puedes ser hombre con vagina y mujer con pene. Es una tiranía que recien está empezando.

La respuesta de mi hija fue: "que miedo. no quiero tener hijos". A mi tambien me daria miedo tenerlos.

No tengo ningun carisma, ningun plan, ni pertenezco a un grupo o asociacion, pero no pienso callar ante semejante aberracion, y no me importa terminar en la carcel.

Anónimo dijo...

Señor soy pequeño para lo grande pero hazme grande para lo pequeño.

O sea, la santidad de las pequeñas cosas, y es que Dios interviene hasta en nuestros respiros y podemos llegar a extasiarnos con la acción de Dios en uno solo de nuestros pestañeos, y así transformarnos y transformar el mundo.

Salo

Anónimo dijo...

El siguiente video es del padre de familia de Massachusetts, David Parker, y si no es el unico, es uno de los pocos que esta visible porque esta colgado en un canal catolico: Gloria TV. Los otros videos colgados en youtube han sido censurados, en especial los videos donde Parker llora porque termino preso acusado de "desobediencia civil" por exigir que a sus hijos no los adoctrinen con esa ideologia.

http://gloria.tv/?media=93329


Esta familia Parker se fue a los tribunales y el juez fallo a favor de la agenda gay porque considera que los niños necesitan ese adoctrinamiento para que se conviertan en "ciudadanos comprometidos y productivos"

http://www.wnd.com/2007/02/40339/

Benign_o dijo...

Al anónimo de las 23:47

La historia es la misma que usa Michael O´Brien en su libro "The Plague Journal" y su secuela.

La historia termina metafísicamente bien.

Yo en mi caso en particular, estoy desde muy chicos enseñándoles a mis hijos que la escuela no necesariamente enseña cosas intrínsecamente buenas y que definitivamente enseña cosas muy malas a las cuales no hay que prestarle atención.

La ideología de genero puede ser cada vez mas fuerte, pero no nos olvidemos que nosotros con un minimo cuidado tenemos el control de lo que pasa en casa (que se ve o no en la tele, que se ve o no en internet, que se lee y mas importante si se reza o no). Yo creo que todavía le podemos ganar.

Finalmente, no creo que la ideología de genero pegue tan fuerte aca (en la Argentina) tan rápido, la gente promedio es estúpida pero todavía tiene limites (quizás alguna repulsión de origen natural). Las viejas estúpidas que escuchan a Slotoviazda por la radio y defienden que los maricas se "casen" si total no le hacen mal a nadie, tienen como limite (por ahora) el hecho de que los maricas adopten chicos. Es como que existe un limite, que indiscutiblemente va a desaparecer en el futuro pero que por ahora se mantiene.

Algo parecido pasa con el Aborto, Por mas que los medios y todos los progres machacan con eso, el aborto todavía no es algo aceptado por la sociedad (a Dios gracias) y no creo que suceda tan pronto.

Ya lo dije antes, mi Patria es mi Jardín, nosotros, todavía somos reyes ahí, rezando todos los días y teniendo sentido común y mucho esfuerzo, todavía podemos hacerlo, no cambiar el mundo pero al menos no dejar que el mundo llegue a casa.

Aclaro no soy Tradi y solamente tengo tres hijos.

Saludos

Anónimo dijo...

"Estoy un poco harto de tradis que te dicen como hacer un edificio y despues te enteras que se les llueve el rancho por todas partes".
Excelente comentario de criollo y andaluz, muchas gracias. Yo conozco a varios de los que usted menciona. Lo peor es que insisten en las grandes causas descuidando lo esencial.

Anónimo dijo...

Es el asunto de la añadidura. Sin restauración de la Iglesia, no hay restauración de la Patria, hay maquillajes menores.
Europa, los bárbaros que la hicieron, fueron primero cristianizados por una Iglesia nada tibia.
La inflexión comienza en la Baja Edad Media con un Felipe el Hermoso que ya no temía a las excomuniones (Calderon Bouchet) y se le impuso a Bonifacio VIII.
También Castellani: a la Argentina solo la sava Jesucristo.
Usted, Anónimo Estadual, redescubre desde la experiencia y el buen sentido, una verdad tan antigua como la Civilización. Antes del Cristianismo ya caían Grecia o Roma por procesos de dezacralización similares.
El hombre es el mismo hoy con tecnología, Pancho y aviones que vuelan que cuando inventaba la rueda.

Bombón Asesino.

Dummy dijo...

JT: excelente post, muchas gracias!
Me parece que "para llegar hay que naufragar primero", para triunfar hay que ser vencido.

Dummy.

ORACIÓN POR NOSOTROS LOS VENCIDOS,

Dios, que recibes hasta la derrota,
cuando ha luchado tanto el derrotado
que de su sangre la postrera gota
quedó sobre el costado traspasado.

Dios, que no despreciaste ni el desastre
cuando ha luchado un poco el desastrado
pero la ola, el viento, el rumbo, el lastre
y los astros no estaban de su lado.

Dios, a quien no lo aterra ni el derrumbe
cuando el escombro de lo derrumbado
dejó un pabilo, un hálito, una lumbre
con que encender el incendio iluminado.

Dios, que eres capaz de alzar la ruina
cuando no amó su ruina el arruinado,
cuando gime sobre ella y adivina
la huella en ella del primer pecado.

Que con dejar lo caedizo
no quedarías bien acreditado,
harías como todos, como hizo
siempre el vulgo desaconsejado.

Señor, que siempre sanaste lo vencido
más que al triunfante desapoderado
porque incluso de lo ya fenecido
surge, si quieres, lo resucitado.

Rey, cuyo corazón se va al herido
más bien que al corazón acorazado,
que más por el enfermo habrás venido
a nuestra tierra que por el sanado.

Rey a quien no interesa la victoria
sino que sea el juego bien jugado
y más que los laureles de la historia
que salga alguno, y sea buen soldado.

Que sobre la política contienda
no estás ni con uno ni con otro lado
y estás encima dando siempre rienda
al que se mata por un sueño honrado.

Mírame, oh Rey, mi vida dimediada
la flor de mi vivir ya dimediado,
con este gran dolor en el costado
de no haber hecho nada, nada, nada.

De no haber hecho nada consecuente
a todo lo soñado y deseado,
de no haber hecho nada equivalente
al gran honor del estandarte alzado.

Mírame, oh Rey, el hontanar vacío
el gran terreno yermo abandonado
y ven Tú mismo un día como un río
en mi vacío nunca resignado.

Ven Tú mismo, Señor, a mi hondo abismo
y no lo cures por apoderado,
pues creaste el mundo por Tí mismo
y portmismamente lo has salvado.

Porque si llego al ataúd sombrío
sin una flor en el peñón pelado
no eres injusto porque nada es mío,
pero no fueras tan santificado.

Pues fuera todo desaprovechado
y un lance y un albur tan mal perdido
de hacer un gran milagro insospechado
diferente de todos los que han sido.

El más milagro y milagrez más pura,
el más sencillo y simplemente dado
inmerecidamente regalado
a su creatura de la nuca dura
por el Creador de todo lo creado.

P. Leonardo Castellani SJ

Anónimo dijo...

Acaba de dar la respuesta el Santo Padre:

http://www.lanacion.com.ar/1654505-francisco-la-iglesia-esta-llena-de-cristianos-derrotados

Anónimo dijo...

Muy sabias reflexiones atestiguadas por la Historia, pero permítaseme una aclaración:

No es posible la restauración de la Patria sin la previa restauración de la religión y de su impregnación en todas las instituciones y estratos.
No de la Iglesia, de la religión.
Otra cuestión será, para nuestro caso particular, que para ello sea necesario restaurar la Iglesia.

Y una cosa más: nunca las religiones son restauradas. La religiosidad decrece hasta extinguirse y con ellos una determinada Civilización.
Lo que sucede es que puede prestarse a falsos entusismos el hecho que ese cuerpo viviente que es una civilización dada tarde en morir mucho más que un hombre. Una civilización puede estar en agonía por muchas centurias. La Cristiana ya lleva unos 500 años.

Y si quieren táchenme de quitista. Yo los tacho de burros.

Y un consejo: cuiden lo que tienen. Velar, guardar y transmitir.

Jack Tollers dijo...

El Papa dice que "¿La Iglesia llena de cristianos derrotados?"

Sí, bueno, pero ahí está todavía Palmaro.

http://rorate-caeli.blogspot.com/2014/01/the-advance-of-abortion-homosexual.html

Walter E. Kurtz dijo...

Sí, tiene razón Francisco. La Iglesia está llena de católicos vencidos... empezando por los mártires. Es que sólo así, tras la derrota, se obtiene la corona de la victoria.

En cambio, los católicos exitosos, desde el Santo Padre hasta un servidor, deben cuidarse de que estas victorias de aquí abajo, no amenacen la victoria postrera.

Anónimo dijo...

El que uno conozca algunos casos de la tradición que no dan buenos frutos, no quiere decir que haya otras familias que sí den buenos frutos en Argentina, Francia o donde sea. Ya se sabe que la tradición por sí misma no salva; sin embargo el seguir al Señor implica necesariamente profesar una fe íntegra.

Por otra parte, llama la atención que algunos se coloquen en la línea de los "fuera de combate".

Si lo que persiguen es glorificar al Señor con sus vidas abandonándose confiadamente a Su voluntad, entonces no están tan fuera de combate, todo lo contrario.

En la época de la guerra civil española muchos murieron mártires al no abandonar su fe católica, mientras el hermano Rafael Arnaiz Barón falleció a los 27 años en el 38 luego de una larga enfermedad en la Trapa.

Para quienes estaban luchando en el frente, quizás pudieron tildar al Hermano como "fuera de combate".

Por su enfermedad, fue declarado inútil para la lucha, y volvió a su querido monasterio.

Y sin embargo... hoy es "San Rafael Arnaiz Barón".

Alcanzó la santidad, cómo lo hicieron los más de mil beatos mártires de la fe españoles con que cuenta nuestra Iglesia, sólo que por un camino distinto al de ellos, por el camino que Dios desde toda la eternidad pensó para él y que él acepto seguir.

Anónimo dijo...

Evidentemente, J. T le da letra a Francisco para sus homilías o están misteriosa e íntimamente conectados en una misma sintonía !

Urbano Bandieranera dijo...

Este católico no está fuera de combate, no es un católico triste, ni desea misericordiar a nadie, solo defiende la verdad:
La Asociación Pensamiento Penal (APP) y la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) se encuentran abocadas a una campaña nacional destinada al retiro de los símbolos religiosos de las salas de audiencias de los tribunales, invocando la neutralidad religiosa del Estado.

El juez Luis María Rizzi, integrante del Tribunal Oral Correccional 30 de la Capital Federal se negó a retirar la Cruz.



Doctor Mario Juliano.

Presidente de Pensamiento Penal

Acuso recibo de su nota y de la del doctor Onaindia.

Mi respuesta a vuestra pretensión es la siguiente: no voy a descolgar ninguna Cruz. Tampoco voy a disponer que otro lo haga. Porque creo en Dios y porque soy católico. Porque tengo reverencia por la Cruz de Cristo, el inocente crucificado por los hombres y el más inocente de los condenados, que representa además, la fe mayoritaria y la identidad de nuestro pueblo.

Porque la Cruz no ofende a nadie, sea o no creyente, ni nadie puede sentirse agredido, inquieto, molesto y menos discriminado por su presencia. Porque contrariamente a lo que Uds. suponen o creen, la presencia de la Cruz es símbolo de piedad, de consuelo, y de misericordia; es símbolo de que quienes se desempeñan frente a ella, tienen temor de Dios, y por ello mismo, inspiran más confianza en que actuarán de acuerdo a la justicia y a la verdad, con buena voluntad y con la máxima imparcialidad. Porque finalmente, la libertad religiosa que Uds. dicen pregonar y defender, es precisamente para que quienes quieran hacerlo,cuelguen, lleven o exhiban la Cruz, y no para que nos obliguen a quitarla,ocultarla o disimularla.

Soy consciente no obstante, de que Uds. están embarcados en una triste misión en la que muy probablemente lograrán los fines que los desvelan. Tal vez porque la Cruz es incompatible con este mundo en el que se confunde el bien con el mal, en el que se privilegian supuestos derechos de la mujer a costa del derecho a la vida de los niños; en el que impera la deslealtad, la mentira, la corrupción; en el que ya no interesa la protección de la familia y de la infancia, y se las supone independientes de la protección del matrimonio. En fin, la Cruz parece no tener más lugar en una nación desolada, ciega y sorda a las leyes eternas que no son de hoy ni de ayer, que huye de la Verdad y de la Belleza, y que se empeña en ignorar y abandonar a Cristo.

Pero Cristo no nos abandonará, aún cuando repudien y quiten su Cruz.

Pueden hacer pública esta respuesta, cuando quieran y ante quien quieran.

Saludo a Uds. muy atentamente.

Luis María Rizzi

Embajador en el Infierno dijo...

Al anónimo de las 8.36

Aventuro que a usted no le importa más el Papa porque posiblemente sea usted argentino. Y en eso tiene usted mucho de español. Porque si el Papa fuera español, a ningún español le importaría más el Papa. Se lo garantizo.

Anónimo dijo...

Benigno, la moral está sufriendo grandes cambios cada década y el cine y la televisión contribuyen a estos cambios. Vea la película de Disney para niños "Shrek 3", uno de los personajes es un travesti. Benedicto atribuye esta crisis de la civilización humana a un oscurecimiento de la ley natural en la conciencia colectiva.

Anónimo dijo...

Diputados polacos crean grupo "Paremos la ideología de género". Al menos así se preguntarán qué ideología es esa...

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=19725

Anónimo dijo...

Argentina y los cuentos para niños sobre familias gay

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/01/140116_argentina_cuentos_gays_vs.shtml