jueves, 7 de agosto de 2014

Dies nefastus



Se cumplen hoy doscientos años de una de las decisiones más graves y desafortunadas, con inimaginables consecuencias para la Iglesia y la humanidad entera, que haya tomado un Romano Pontífice: la restauración de la Compañía de Jesús, que había sido convenientemente suprimida por el gran papa franciscano Clemente XIV. 
Entre otras cosas, sin Compañía, no tendríamos hay a quien tenemos en el solio de Pedro.

20 comentarios:

Benign_o dijo...

Fuera de joda, y sabiendo los blogueros perdonar mi ignorancia.

Puede alguien explicarme por que es tan nefasta la Compañía de Jesús (no vale decir solamente que son los formadores de JB).
Algo de historia se, y no veo que hayan tenido actitudes tan graves, al contrario los veo como un buen ejemplo de contra reforma asi como buenos evangelizadores (tanto en America como en Asia).

Saludos

Anónimo dijo...

La Compañía de Jesús, expulsados casi tantas veces de los países cristianos como "los hermanos mayores".

Jorge dijo...

Sr.Wanderer:

Yo no tengo mucha formacion en cuestiones doctrinales.

Varias veces he escuchado decir que incluso San Ignacio era algo malo para la Iglesia.

La verdad es que nadie me ha dado una respuesta fundada.

Le agradeceria si puede extenderse un poco mas en la entrada del blog. Porque es como tirar una bomba y salir a esconderse.

Seguramente al resto de sus lectores les alcanza con las pocas lineas que escribió. Pero a mi ( y quizas a varios mas) me deja algo desorientado.

Lo felicito por su blog.

Gracias

Jorge Pereira

Wanderer dijo...

Los que piden mayores precisiones acerca de la malicia de los S.J., es un tema muy largo, pero no tengo dudas de que EL CARLISTA podría explicarlo muy bien.
¿Se animará?

Jorge dijo...

Sr.Wanderer:

Olvide en el comentario anterior mencionar que una de las cosas que no hubieran sucedido si se mantenía la condena de La Compañía de Jesús era que hoy tuvieramos lo que tenemos en Roma ocupando la sede. En eso estoy de acuerdo con usted.

Pero lo mismo se podria decir de quien fundo la orden a la que pertenece Anselm Grun, etc etc.
Es más como caso extremo si Nuestro Señor Jesucristo no hubiera llamado a los apóstoles no recordaríamos a Judas el Traidor.

Quizas fue su temperamento que le jugó una mala pasada.

Saludos

Jorge Pereira

Anónimo dijo...

NO estaría Bergoglio, pero estaría otro. La que está hecha bosta es la Iglesia.

El InClemente.

Benign_o dijo...

Dele Carlista Dele dele cuéntenos por favor!!!
que tal como lo dije arriba coincido con el planteo de Jorge Pereira

Anónimo dijo...

Si Bergoglio es el papa que Dios quiere, aunque no hubiera Compañía de Jesús, igual la Providencia se encargaría de que llegue al solio de San Pedro.

P.B.

Anónimo dijo...

Tampoco hubiéramos tenido a Castellani...
Javier del Río

Anónimo dijo...

Me aburrió bergoglio, los post que critican a bergoglio y los comentarios contra bergoglio...aunque el tipito los tenga bien merecido.

Anónimo dijo...



POR FAVOR

URGENTE

Alguien para traducir el post

Anónimo dijo...



SI o SI

El que escribio el post es un JESUITA ....


Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Disandro tiene un opusculo sobre el tema: Clemente XIV - Breve "DOMINUS AC REDEMPTOR" 1773 (Que abolió a la Compañía de Jesús) Texto latino - Traducción e Introducción de Carlos A. Disandro (Colección Veterum Sapientia La Plata 1966)

Anónimo dijo...

Esto es lo contrario de la Compañía de Jesús y lo que no ha hecho (tomado de Ex Orbe, post de hoy):

"Cuando la Iglesia ha degenerado o decaído, una de las soluciones regeneradoras ha sido siempre - Deo adiuvante - la vuelta a los orígenes, el retorno a las raíces. Ayer mismo, en la oración de la Misa, se recordaba que San Cayetano tuvo la gracia de vivir como los Apóstoles; la imitación de las virtudes apostólicas ha inspirado tantas fundaciones y obras religiosas, como un manantial perenne donde beber y purificarse, así desde los mismos tiempos apostólicos, siendo los Apóstoles los primeros imitadores del Señor, la Vita Christi, cuyos testigos fueron, verbis operibusque. El recurso vale también para las órdenes, congregaciones e institutos religiosos, que vuelven una y otra vez a sus raíces fundacionales para nutrirse con la vida y obra de sus fundadores, modelos perpetuos para quienes después seguirían sus reglas para regirse mejor y ser fieles a la vocación y la misión cristiana, en vida recogida o activa. Volver a las fuentes es el buen camino para avanzar en santidad, una solución acertada cuantas veces se ha resuelto tomar".

Anónimo dijo...

Hay que recordar la "bromita" con la que Bergoglio inició este desastrozo "pontificado" cuando hizo memoria de como un Cardenal brasileño le promovía para ser elegido papa y le proponía llamarse como "venganza" Clemente.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
No es la primera vez que me asalta la duda acerca de lo que un amigo llama "las obsesiones del blog".
Vale decir..., el tema de Bergoglio..., en este caso...
Se me ocurre que, más allá de que muchas veces resulte difícil, sería interesante probar -y probarnos- olvidarnos un poco del jesuita Jorge...
Estoy seguro -y no es ironía- que usted y los colaboradores del blog tienen temas mucho más interesantes, edificantes y docentes para ofrecernos...
Disculpe, me olvidaba... Tampoco me cierra la costumbre de hacer "futurología" con lo que pudiera llegar a hacer, a proponer,etc., el padre Jorge...
Algunos críticos del blog ven esa actitud como un acto de soberbia...,etc., y quizás tengamos que prestarle alguna atención a esa observación.
Atte.
Gigaset

Jerónimo dijo...

Sin Compañía, ni san Francisco de Borja, ni san Roberto Belarmino,ni Juan de Mariana y tantos otros.
Por acá, ni Castellani, ni Sáenz, ni Bojorge ni muchos otros.
Los SJ no me caen demasiado, pero tampoco la pavada.
Saluti

Ludovicus dijo...

Jerónimo, siempre lo mismo. Usar a los miembros de rehenes de la estructura, para defender la estructura, como si ésta generara a los miembros y los santificara, cuando la santificación se da a pesar de las deficiencias de la estructura.

Es la estructura,...