martes, 5 de agosto de 2014

Buitres sobre el país elegido

Nuevamente un artero golpe al país de la carne y la soja yugula nuestras esencias nacionales. Es lógico: el Pueblo elegido y reprobado quiere el país elegido. Vienen por nuestras carnes y también por nuestra Vaca Muerta; vienen por nuestros viñedos y también por el Agua; vienen por nuestros niños, y por sus órganos objeto de vil comercio de gerontes europeos convertidos en Cronos.
Bastó la protervia de un juez para que nuestro país fuera puesto de rodillas ante la usura. Se pretende cobrar una deuda que los argentinos no queremos pagar, se pretende que la Argentina no tiene derecho a elegir como país soberano cuál de nuestros deudores cobra y cuánto cobra con prescindencia de perimidos contratos. Un juez que no ha sido elegido por un sólo argentino pretende valer más que un pueblo de cuarenta millones. La opinión de un mediador vale más que la de decenas de integrantes de nuestra clase política. Y una Corte Suprema foránea se atreve a desobedecer el pedido de su propio gobierno, violando las normas republicanas.
Lo que está en juego es muy valioso: si hay alguna regla por encima de nuestra voluntad soberana. Si podemos apartarnos, por motivos de interés nacional, de los compromisos que contraímos cuando pedimos el crédito. En esto se juega la existencia de una nación que no reconoce sobre sí a Nada ni a Nadie. Retemplemos el espíritu para luchar, definitivamente, contra todos nuestros enemigos y alcancemos finalmente el destino de grandeza que nos merecemos. Las deudas no significan nada para un pueblo altivo que las contrae sin gratitud ni servilismo y que no está dispuesto a pagarlas.
Ludovicus

29 comentarios:

Jack Tollers dijo...

"La Argentina es como el ombú. Es un yuyo que se cree árbol".

Castellani.

Martin Ellingham dijo...

Me gusta más esta versión 2.0

Anónimo dijo...




Jack


¿...Vos hablas para Ludo ..??

Anónimo dijo...

Entiendo la ironía y el reproche, pero no deja de haber un dejo de aceptación de las reglas de juego inicuas (y judías).
La misma ironía de que vendrían por los órganos de nuestros chicos, por exagerada quiere desdecir que los del pueblo elegido no vienen por todo lo demás. Cuando por los órganos no vienen, pero por el resto sí...
Ojo, no todo post en el Wanderer es una gran cosa.
Este no es un blog totalitario. Sepan separar la paja del trigo, que las teorías de las conspiraciones podrán hacer agua algunas veces, pero brujas haberlas haylas. Y los judíos no serán todos lo que nos enseñó Salvador Borrego, pero si en vez de todos son al menos diez, alcanza y sobra.

Griesa.

CP dijo...

Yo soy economista y convivo con estos temas todos los días. Es deprimente.

¿Pagar las deudas? sí, pero no las mías

¿Pagar los impuestos? sí, pero yo lo menos posible.

¿La EQUIDAD es un valor? sí, a condición de que no se metan con mis ingresos.

¡El escándalo del hambre! sí, pero no aumenten los impuestos

"Soy católico liberal", léase "soy un depredador económico que va a misa"

¡Este país está completamente desorganizado! sí, pero ¿Alguna vez se acercó al Estado para aportar algo?

Y así podría hablar horas. O si se prefiere hacer un "decálogo" de la infelicidad económica argentina.

Da para largo este tema.

Anónimo dijo...

No es tan así.
Si tengo una deuda y la pago no jodo a nadie. Y si no la pago, solo a un acreedor.
Si pago esto provoco muertes que se canalizan a través del hambre, de la inseguridad -habría menos dinero para pagarla-, etc.
Cuando hablamos de deudas de los Estados no es como con la lógica hogareña.

Anónimo dijo...

Muy buena ironía don Ludovicus. Pero se dice contrajimos, no contraímos.
Conozco un muchacho tipo argento: dale farra y viajes con la tarjeta de crédito. Ahora apostrofa porque el banco lo tiene embargado por falta de pagos.

Anónimo dijo...

Queriendo ser irónico, me parece que en la parte que escribe:"Es lógico: el Pueblo elegido y reprobado quiere el país elegido. Vienen por nuestras carnes y también por nuestra Vaca Muerta; vienen por nuestros viñedos y también por el Agua; vienen por nuestros niños, y por sus órganos objeto de vil comercio de gerontes europeos convertidos en Cronos.", la ironía no tiene lugar, es muy cercano a la realidad.....

Ireneo

Anónimo dijo...

Los argentinos somos chantas, lo que no quita que esta deuda es conforme al derecho positivo y a los usos (aplicación aun más acotada del derecho positivo) de las finanzas internacionales, pero contrario al derecho natural.
Y esto aun considerando la posibilidad que no haya usura (creo que la hay) por el tema del sistema monetario actual, etc, etc.

Anónimo dijo...

Ahí está su problema, CP.
Es economista, trabaja en el tema, es experto. Lo ve según el sistema, descarnadamente.
Pero hay más que las pocas ganas de pagar toda deuda.
Todo experto pierde la visión más amplia de su tema, la de totalidad, pero en economía es peor. Se puede ser muy despiadado al respetar cierto juego.

Imagínese que con el mismo criterio un abogado le diga que se dedica a ejecutar deudores morosos de un banco o a echar con desalojos a inquilinos que deben el alquiler... Cuidado, que hay que ver "todo", entre otras cosas, la necesidad del desalojo de un posible propietario rico y un inquilino que esté pasando por un momento de desgracias, diga lo que diga el contrato y la ley. Y muchos ribetes más, como por qué uno llegó a rico y el otro no. No proclamo el comunismo, digo que no todo patimonio es trigo limpio.

Ve las ópticas? El experto "hace cumplir la ley", pero Dios ve todo. No es un experto y tiene claritos ambos panoramas.

TC

Martin Ellingham dijo...

Cristina chocó la calesita. Por el 1% de la recaudación. Pero parece que malvinizar el tema le aumenta la popularidad.
Saludos.

Anónimo dijo...





Vienen por nuestros curas y monjas ............

Anónimo dijo...

Anónimo de las 5:46: ¿Dé dónde saca que la deuda es conforme a derecho positivo? Es una afirmación cuanto menos osada cunado ese punto sea tal vez uno de los aspectos más controvertidos, ya que la inmensa mayoría de las deudas contraídas por el Estado Argentino (y por las provincias) se aprueban por simples acuerdos ejecutivos de dudosa validez (interna e internacional).

Anónimo dijo...

TC tiene mucha razón, el especialista tiene las chances de desmenuzar y caer bien parado, pero la verdad está siempre en lo grueso.

A mí me ha pasado muchas veces. Cada vez que delante mío criticaron las sociedades off shore que conforman buena parte de mis actividades, he dicho que son instrumentos jurídicos que no necesariamente se usan para canalizar lavado.
Eso es verdad, pero mucho más es que, aun desde las reformas reglamentarias del 2003, se usan sin problema estas sociedades extranjeras para integrar como accionistas sociedades locales (y si te he visto no me acuerdo, y si quiebra menos), no tienen gravada la renta pasiva internacional, canalizan giros del exterior que no necesariamente es plata negra ("aumentos de capital", prestamos", la vuelta de los Boden que se van por el "contado con liqui", etc.), pero si es negra acá no lo sabés nunca, ni a tu cliente le interesa comentártelo, ni a vos preguntar y mil etcéteras más.

Tal vez haya algo inconsciente/inconviente: es mi negocio, lo necesito y no me jodan. Con todo lo demás sí, con esto no. Y por supuesto que no es asunto argentino, pasa en todo el mundo.

A CP le pasa igual, que hay que levantar la olla.

¡Y a los políticos honestos mucho más!

Ladrón sin Destino.

CP dijo...

Estimado TC,
Gracias infinitamente por su comentario. En 20 años de profesión, nunca pase siquiera 5 minutos en pensar en lo que usted señala. Eso prueba que los economistas somos unos « cabeza de termo » como se estila decir hoy.
Pero gracias a Ud. vi la luz. Como el apóstol de la gentilidad yendo a Damasco.
Hoy es un gran día. ! Fuera los buitre y la deuda ilegitima !

Ludovicus dijo...

Efectivamente los buitres ejercen la usura.
Pero no contra la República, a la que le cobran la tasa convenida en las condiciones del bono, sino a aquél a quién le compran el título defaulteado a valores muy bajos. Lesión enorme, que lo llamaba Justiniano.

Francamente, todavía no escuché alguna propuesta de nuestra Liberadora, usufructuaría del dolor ajeno siempre, proponiendo un fondo de reparación de los suscriptores originales de los títulos, las verdaderas víctimas.

Anónimo dijo...


El tema no es nuevo. Ya desde los Romanos: frente a la insolvencia del deudor, pars conditio creditorum. La mayoría de los acreedores obliga a la minoría. . Quiebra, que le dicen, o más "polite": falencia.
No es creerse ombú ni nada, se trata de un principio general del derecho aceptado por las naciones civilizadas.
TRIBUNUS PLEBIS (en ejercicio de su función).

CP dijo...

Ludovicus,

El que quebró al tenedor original del bono es la Argentina al no pagar. Porque el país al no pagar puso al ahorrista en el aprieto de perder 66% de su acreencia en un canje (2005 o 2010), malvender a un fondo de riesgo (buitre) o gastar en abogados.

El buitre / fondo de riesgo compra a precio del mercado de bonos defaulteados (que existe) pagando el precio de equilibrio de este mercado (nadie regala esos bonos).

Este precio a su vez es el resultado del cálculo financiero del valor presente de un flujo de fondos que incluye: costos de litigio, cobro eventual, tiempo de lograr ese cobro, tasa de interés y probabilidad del cobro (ciertos países terminan no pagando nunca).

¿Donde está el negocio de los fondos buitres? En la escala: reducen los costos de litigio comprando muchos bonos en default. Algunas veces ganan, otras no. Es un negocio para ellos.

Saludos tecnocráticos

Al Mundy dijo...

¿Ven lo de CP?
Ahora los buitres serían unos tipos encantadores.
Insisto, ojo con todo especialista.

Ladrón sin Destino.

Martin Ellingham dijo...

Lo que le pasa a CP nos ocurre a todos los seres humanos: no poseemos Ciencia Divina. Nuestra ciencia es humana. A veces podemos tener una visión unilateral, propia de la especialización. Pero eso se remedia con un enfoque multidisciplinario, no con teologizaciones que no vienen el caso.
Para hacer eficaz la “pars conditio creditorum” debería existir un procedimiento de quiebra soberana. Pero tal cosa no existe en el derecho internacional. Lo propuso Anne Krueger, a quien en otro tiempo los medios de comunicación de la Argentina ridiculizaban con patrioterismo futbolero, sin darse cuenta de que si se hubiera instrumentado esa propuesta hoy la Argentina no tendría que lidiar con buitres y holdouts.
Claro que un efecto de la propuesta Krueger podría ser el encarecimiento del crédito internacional por incremento de la tasa de interés.
En fin, es obvio decirlo pero “no hay buitres sin deuda, no hay deuda sin déficit, no hay déficit sin exceso de gasto y no hay exceso de gasto sin políticos gasto-maníacos”.
Saludos.

Ludovicus dijo...

CP,
efectivamente, la que generó el perjuicio es la República. Por eso es de extrañar que CFK no haya buscado reparar a quienes vendieron los bonos, apurados por malvender al fondo de riesgo. Tanta indignación moral frente a los buitres es sospechosa.

Ludovicus dijo...

Yo me imagino sólo un momento a la Argentina sometida a un proceso concursal con síndico, desapoderamiento de activos, verificación de créditos, etc.
O aunque más no sea con el artículo 11 que se aplica a los municipios norteamericanos.

Por favor, sigamos con los buitres.

CP dijo...

Martin,
Ud. tiene toda la razón sobre el tema pluridisciplinario. Mi visión tiene unilateralidad, soy consciente de esta limitación, pero eso no la vuelve per se despreciable como parecen sugerir algunos comentadores.

En cuanto a la pars conditio creditorum, ya se están imponiendo mecanismos que la garanticen en los contratos de emisión de deuda soberana. Son las llamadas cláusulas de acción colectiva que obligan a las minorías a entrar en el canje si un X porcentaje acepta la oferta.

Esta evolución de las reglas es, en parte, una enseñanza obtenida del caso argentino.

Tales mecanismos ya existen en la ley de quiebras de todos los países para el sector privado y se aplica el criterio en algunos casos donde está involucrado el sector público, como en las quiebras de Detroit y Stockton en EEUU, donde fueron avalados acuerdos de este tipo.

El problema es que todavía hay muchos bonos en el mercado sin cláusulas de acción colectiva (bonos largos emitidos hace tiempo), lo cual augura un tiempo más de estos conflictos.

Lo que Ud. apunta sobre Krueger y sobre el encarecimiento del crédito es exacto desde mi punto de vista (parcial, unilateral y especializado ¡).

Un saludo,

CP dijo...

Ludovicus,

Todo en Cristina es sospechoso.

Creo que por la compra venta de terrenos fiscales en Calafate se pueden dar la mano con Singer en cuanto a rentabilidad.

Pero como bien expreso el filósofo abrahámico: el argento medio "prefiere la épica porque no se banca la realidad".

Y Cristina eso lo sabe bien.

Saludos

Anónimo dijo...

Anonimo "pars conditio creditorum" no significa "conditio debitorum".

Blas

Benign_o dijo...

Lamentablemente con CP compartimos la misma rama profesional.

A ojos vista del sacrosanto mercado la deuda que la Republica tiene con los bonistas es legal.
El fallo que dio Griesa es Legal y valido.
Yo profesionalmente sobre esto estoy totalmente de acuerdo tanto con lo que piden y reclaman los fondos buitres asi como con lo que fallo Griesa, esas son las reglas de juego en el mercado moderno, no reconocerlas es no entender como funciona el mercado.

Ahora en lo moral todo eso es malo y reprobable, como casi todo el capitalismo en esencia.
Sin embargo y dejando por un minuto la cuestión de nuestros valores católicos de lado (asumiendo que esto pudiera hacerse), pensemos un poco que la deuda fue contraída por nuestra querida Republiqueta (invento miserable posrevolucionario francés cuyo génesis y esencia muy bien describe Jack Tollers en la entrevista que le hace Wanderer) ya sea en época de gobierno ilegitimo militar de facto asi como en gobierno "legitimo" de derecho, ya sean los perukas, los radichetas o los K, todos se endeudaron, y en todos los casos, a mi nunca me preguntaron si lo aprobaba o no.
Lo que menos me importa a mi es la deuda en default (es la consecuencia matemática lógica del "modelo" tan seguro estoy de eso como que 2 + 2 son 4) todos los días el estado toma decisiones amparado por su derecho de republiqueta que carcomen mis libertades individuales (homomomio, aborto terapéutico, restricciones a las armas legales, persecución religiosa a través del INADI y un largo etc).

Ahora es tarde, lo de la deuda ya esta, guste o no guste, asi como esta el homomonio, no podemos hacer nada, y todo esto va a seguir pasando mientras nosotros dejemos que pase, miremos por un minuto como estaban Australia y Canada a principios del siglo XX y como están ahora, y comparemos con lo que nos paso a nosotros.

Ya lo dijo mas o menos asi, Rosas, "el que gobierne este país, siempre podrá contar con la cobardía del pueblo Argentino". Y mientras eso no cambie, este país va a seguir igual.

Anónimo dijo...

anónimo 6 de agosto de 2014, 5:46
los argentinos no somos chantas, somos ovejas sin pastor, por lo que se ve desde hace mas de cincuenta años por cierto....

Anónimo dijo...

En el escritorio de mi abuelo había un montón de papelitos al estilo bonos que terminaron todos en la basura... jajaj Argentina....ovejas sin pastor, ya desde esa época parece.

Anónimo dijo...

gastomaníacos un eufemismo de corruptela....