lunes, 6 de octubre de 2014

No es Francisco


Cuando me enteré el jueves de la semana pasada de la salida del libro de Antonio Socci “Non è  Francesco. La Chiesa nella grande tempesta ”, editado por Mondadori, no le di
demasiada importancia.
Alguien comentó: “Socci es un delirante” y, viendo los libros anteriores que había publicado, me pareció posible que, efectivamente, fuera un delirante. Sin embargo, un amigo, que es buen poeta y mejor bebedor del líquido amarillo escocés, dijo: “Yo leí su libro sobre el secreto de Fátima. Me pareció muy serio y documentado”. Y decidí hacerle caso a mi amigo, compré el libro de Socci, y lo leí de un tirón el sábado.
Sobre el autor, pueden ustedes buscar en Internet su perfil biográfico. Baste de mi parte acercar dos datos: es un periodista reconocido, de larga trayectoria y profesor universitarios, que se desempeñó durante varios años al frente de la revista “30 Giorni”. Este dato, sumado a las abundantes citas que realiza en su libro de don Luiggi Guisiani, me hacen suponer que es miembro de “Comunión y Liberación”. Por otro lado, son constantes sus alabanzas –exageradas para mi gusto- del Concilio Vaticano II, de Pablo VI y de Juan Pablo II. Todo este cóctel da un perfil muy claro: Socci es un neocon hecho y derecho. No es, ni de lejos, un tradicionalista.
Pero vayamos a su libro. Es inquietante. Y lo digo yo, que tengo muchos límites: reniego de cualquier recurso a conspiraciones judeo-masónicas para explicar lo que ocurre en el mundo y en la Iglesia, y soy desconfiado e incrédulo con respecto a las revelaciones privadas, Fátima incluida. Pero el libro de Socci me resultó inquietante, más allá de que en él solamente en un capítulo haga referencia revelaciones privadas, a las que, por otro lado, toma con pinzas. De hecho, es un libro fundamentalmente documental y deductivo.
Y si se aceptan las conclusiones a las que conduce, nos deja en un problema frente al cual, lo más fácil es mirar para otro lado.
 El libro tiene tres partes bien definidas, a las que se suman los últimos capítulos, de carácter misceláneo, sobre la situación actual de la Iglesia. Comienza con el bosquejo del  retrato bastante preciso de Jorge María Bergoglio a partir de sus dichos, hechos y biografía.  Sobre esto ya hemos hablado suficientemente en este blog, y lo seguiremos haciendo, pero no me voy a extender en este momento. Simplemente transcribo una de las frases de Socci: “ La elección de Jorge Mario Bergoglio como candidato para el papado es un misterio. … simplemente por aquello que el mundo llama ‘la selección de la clase dirigente’. El problema es su carencia de requisitos…” (p. 124).
Pero lo que constituye el meollo del libro son las dos partes siguientes: la que muestra que Benedicto XVI sigue siendo papa, y la que muestra que la elección de Bergoglio habría sido invalida e insanable.
A) Vayamos a la primera: Benedicto XVI es Papa. El autor basa su afirmación en dos fuentes documentales: simbólicas y jurídicas. Aquí, simplemente, enumeraré los detalles más importantes.
1) Todos sabemos que lo simbólico dentro de la Iglesia es fundamental, y mucho más lo es si esos símbolos provienen de una persona con la fineza e inteligencia de Ratzinger. Y lo símbolos de su renuncia y posterior permanencia en el Vaticano son muchos e inexplicables para canonistas e historiadores. Por su propia voluntad, conservó el nombre de Benedicto XVI, el tratamiento de Su Santidad y el título de Romano Pontífice. Siguió vistiendo la sotana blanca, no quiso cambiar su escudo heráldico eliminando las insignias pontificias que aparecen en él y sigue viviendo en los recintos del Vaticano. Socci analiza en su escrito cada uno de estos hechos y muestra la importancia que tales símbolos poseen. Solamente acoto lo siguiente: cuando se le pregunta en un reportaje a Mons. Gänswein el por qué de todo esto, responde: “Porque corresponde a la realidad”. Más claro, agua.
2) Para quienes somos más racionales, o racionalistas, el argumento jurídico puede ser de mayor peso. El autor se base en el estudio que realizó el canonista y teólogo Stefano Violi sobre el texto de la renuncia del papa Benedicto y de una de sus declaraciones posteriores. Luego de un análisis fino y detallado, recurriendo a cuestiones de derecho, de teología y de historia, concluye que “Benedicto XVI declara renunciar al ministerium. No al Papado, según la norma de Bonifacio VIII, no al munus según lo expresado en el canon 332-2, sino al ministerium o, como especificará en su última audiencia, al ‘ejercicio activo del ministerio’. (…) Objeto de la renuncia irrevocable es la executio muneris mediante la acción y la palabra y no el munus que le fue confiado de una vez para siempre” (p. 89).
A mi entender, los argumentos son conclusivos: Benedicto XVI sigue siendo el legítimo Romano Pontífice, aunque sin el ejercicio activo del ministerio petrino. Y esto conduce a una conclusión inmediata: la Iglesia tiene dos Papas.
Y aquí aparece el otro tema, mucho más preocupante.
 B) La elección de Francisco habría sido nula e inválida. Reconozco que cuando leí por primera vez esta hipótesis no me pareció más que un wishful thinking, o pensamiento ilusiorio de cazadores de confabulaciones. Pero no es el caso de Socci, para quien la nulidad vendría por un error o descuido en el procedimiento del conteo y escrutinio de los votos, lo cual que está perfectamente reglado, hasta el más mínimo detalle, por la constitución Universi Dominici Gregis.
Toda su argumentación se basa en un hecho de difícil o imposible comprobación pero muy verosímil. Aparece narrado en el libro de nuestra amiga Elizabetta Piqué la que, para Socci, es una vaticanista seria, bien informada y, sobre todo, muy cercana y amiga personal de Bergoglio, y para respaldar esta afirmación aporta pruebas concluyentes (p. 115 et passim). En ese libro, Francisco. Vida y Revolución, que fue presentada por el mismo L’Osservatore Romano como una suerte de biografía oficial del personaje, se lee lo siguiente: “Después de la votación [se refiere a la quinta de todo el cónclave y cuarta del día 13 de marzo) y antes de la lectura de las papeletas, el cardenal escrutador, que primero mezcla las papeletas depositadas en la urna, se da cuenta que hay una de más: son 116 en vez de 115, que era la cantidad correcta. Parece que, por error, un purpurado había depositado dos papeletas en la urna: una con el nombre de su candidato y otra en blanco, que había quedado pegada a la primera. Cosas que pasan. No había nada que hacer, y esta votación fue anulada inmediatamente, las papeletas fueron quemadas más tarde sin ser vistas, y se procedió a una nueva votación”.
¿Esto verdaderamente sucedió? Socci se detiene bastante en la cuestión. Aquí solamente menciono dos hechos: el único que podría haberle pasado a la Piqué semejante dato de un cónclave, sobre el que se promete secreto pontificio bajo pena de pecado mortal o excomunión, es el mismo Francisco quien, siendo papa, puede hacer lo que quiera. Por otra parte –y no es este un dato menor- la periodista acaba de ratificar este hecho el jueves 1 de octubre de 2014 en su columna de La Nación.
Y, en segundo lugar, el 9 de marzo de 2014, apareció en el Corriere della Sera un artículo de Gian Guido Vecchi quien afirma que algunos cardenales le relataron que en esa votación sucedió exactamente lo que fue relatado en el libro de la Piqué. Y jamás hubo desmentida alguna al respecto.
¿Cuál es el problema de todo esto? Que la Constitución que fija el funcionamiento del Cónclave, promulgada por Juan Pablo II, regula estas dos posibilidades. El artículo 68 manda que, si se encuentra una papeleta de más, el escrutinio debe ser anulado. Y el artículo 69 dice que, si se encuentran dos papeletas plegadas juntas de modo tal que hagan suponer que un cardenal introdujo por error dos en vez de una, si ambas tienen el mismo nombre, se debe contabilizar un solo voto; si tienen nombres distintos, se deben anular ambas, y si una de ellas está en blanco, se debe contabilizar el voto del candidato que aparece en la otra.
Todo hace suponer que este fue el caso, según el relato de Piqué y de los cardenales indiscretos que hablaron con el periodista del Corriere, pero la cuestión es que no se aplicó el artículo 69 sino el 68, anulando toda la votación.
Muchos dirán: es un detalle legal; apenas un codicilo que de ninguna manera puede poner en juego una elección pontificia. Y dice Socci: es exactamente al revés. Un codicilo puede no poner en juego la elección del presidente del consorcio de un edificio, pero sí la del Romano Pontífice, porque se trata del oficio más importante y delicado del mundo, y porque Dios confiere el poder prometido por Cristo a Pedro y sus sucesores solamente a quien sea válidamente elegido siguiendo las normas promulgadas por quien tiene el poder de las Llaves. Además, recordemos que por codicilos menores la cristiandad estuve en crisis durante siglos enteros, y traigo aquí el caso de la herejía arriana que se desató por una i. Ni siquiera era un codicilo, era una vocal, la que diferencia homoiousios de homoousios, es decir, “de sustancia similar al Padre” y “de la misma sustancia del Padres” la que dejó a la mayor parte de Europa bajo el arrianismo.
Por otra parte, si la situación fue la que se narra, se habrían producido otras dos graves irregularidades:
a)  La misma constitución Universi Dominici Gregis prohíbe taxativamente que se hagan más de cuatro votaciones en un mismo día. Pues bien, el 13 de marzo de 2013 se hicieron cinco votaciones, contraviniendo nuevamente las normas explícitas de una regulación pontificia promulgada por un Romano Pontífice en poder de las Llaves. ¿Qué habría cambiado se la votación se hacía el día siguiente? Nadie puede saberlo, pero los cardenales habrían tenido tiempo de compartir conversaciones, una comida juntos y una noche de descanso. Entre otras cosas, los cardenales que votaron por Bergoglio aconsejados o presionados por Kasper y su pandilla habrían tenido tiempo de conocer un poco más quién era este desconocido purpurado “del fin del mundo” y los peligros que implicaba dejar a la Iglesia en sus manos.
Por otro lado, la Universi Dominici Gregis también establece que las papeletas, en el momento del conteo de los votos, deben estar plegadas y el cardenal escrutador no debe mirar ni leer los nombres que aparecen en ellas. Esto sólo debe hacerse en el escrutinio. Pero, siempre según la Piqué, el cardenal descubrió la papeleta extra en el momento del conteo y allí mismo vio que una estaba blanco. Es decir, la desdobló y leyó lo que estaba escrito en ella.
Irregularidades mayores o menores pero que, en definitiva, indican que la elección se hizo de modo diverso a como estaba dispuesto. Y es el artículo 76 de la Constitución Universi Dominici Gregis el que dice: “Si la elección se hiciera de un modo diverso a como ha sido prescrito en la presente Constitución o un hubiesen sido observadas las condiciones establecidas, la elección es por eso mismo es nula e inválida, sin que intervenga alguna declaración en este sentido y, por tanto, no confiere ningún derecho a la persona elegida”.   

Conclusión 1: Con respecto al primer punto,  no tengo duda alguna: Benedicto XVI es Papa. Con respecto al segundo punto, tengo dudas, como también las tiene Socci, pero es verosímil. No se trata de ninguna conspiración. En todo caso, sería la conspiración de los lelos, porque se habría tratado de un descuido en la observación de la Constitución, pero un descuido insanable. La única solución sería la realización de un nuevo cónclave.
Conclusión 2: Si aceptamos que la votación del 13 de mayo de 2013 fue nula y Bergoglio, consecuentemente, no es Papa, esto genera una situación que explica, al menos, dos hechos:
1. El desconcierto cada vez mayor de gran número de fieles de todo el orbe católico frente a lo que está sucediendo en la Iglesia en los últimos tiempos, y que se origina porque no se entiende que un papa pueda decir y hacer lo que dice y hace Bergoglio. Pues bien, el tal hace y dice esas barbaridades porque no es papa y, por tanto, no tiene la asistencia asegurada por Cristo al sucesor de Pedro.
2. Se entenderían de un modo bastante claro –o más bien, clarísimo- el Tercer Secreto de Fátima, en el que sor Lucía ve a un “obispo vestido de blanco” y, poco después, al Santo Padre que es perseguido y asesinado. Es decir, el obispo vestido de blanco no es el Santo Padre. Y las visiones de la beata Ana Catlina Emmerich que en numerosas ocasiones habla de la Iglesia con dos Papas.
Insisto en lo que dije más arriba. Es un libro inquietante, y por una sencilla razón: si se aceptan sus argumentos, nadie puede permanecer como está; debe tomar una decisión, y no es una decisión fácil.

Momentos de confusión para los fieles, dicen las profecías sobre los últimos tiempos.

El libro puede comprarse en versión electrónica en librerías italianas, por ejemplo Ibs.it o Hoepli.it.

89 comentarios:

simkin dijo...

Joya, no es papa.
No deja de ser un alivio.
El lío es con los cardenales que nombre, que tampoco serán tales.
Y la elección del próximo papa donde estos intervengan, que será necesariamente nula.
De donde se desprende que muerto Benedicto, habrá sede vacante de por vida.
Esto sí pega con las profesías de los dos papas y las utimidades.

Dick Winters dijo...

Estimado Wanderer, también se entendería perfectamente la profecía que dictó San Francisco de Asís en su lecho de muerte. Coincide al dedillo.

Anónimo dijo...

Wanderer: quiza sea hora de que dejaras de lado tu anticonspirativismo, tan de moda entre los intelectuales de hoy, que se jactan de ser tan racionales ellos.

Las profecìas fueron dichas para mayor entendimiento de quienes las viven y no para diversiòn.

Bien dice Federico Mihura Seeber en "El Anticristo": "No: el llamado “conspirativismo” no es una actitud de mentes calenturientas y fantasiosas. Es la actitud normal, es lo inteligente, cuando algo raro no puede ser explicado por causas patentes. O cuando las razones aducidas no resultan verosímiles".

Otra cosa es el conspirativismo furioso e irracional de algunos. Pero no hay que dejarse influenciar por ellos.

Otro si digo: respecto al mensaje de Fátima, creo que es muy curioso cuando habla del Obispo vestido de blanco "que creìmos fuera el Papa". Y quien si no?. Pues justamente, esto deja entrever que el Obispo vestido de blanco no serìa el Papa oficialmente reconocido...lo cual calza perfectamente con la situacion actual, no?

Gyundaiter dijo...

¿Recuerdan que el cardenal Burke dijo que él no consideraba magisterio la Evangelii Gaudium?

¿Los Obispos nombrados por Bergoglio no tendrían entonces potestad verdadera?

En caso de un nuevo cónclave, solo podrían participar los cardenales creados hasta Benedicto XVI ¿cierto?

Sobre esto último, en el único consistorio de Francisco-Bergoglio hasta la fecha, Benedicto XVI SÍ se hizo presente, algunos dicen que para validar la creación de esos cardenales.

¿Las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII serían inválidas?

Bergoglio quería lío, mirá el lío que armó...

Andrés dijo...

Me muero. Y ahora qué hacemos?

Anónimo dijo...

Tengo dos Papas en tapa
De los medios y pregunto
Cual de los dos Papas juntos
Es el Papa de los Papas,
Los dos van con blanca capa
Y se embarulla el asunto

Porque uno dice que es Papa
Pero emérito y renuncia,
Otro Papa nos anuncia
Que es obispo y nunca Papa,
¿Quien es Papa? se me escapa
y nadie nos lo denuncia.

Con dos Papas, una papa
Saber cuál Papa sería,
El que diga “esta es la mía”
Y ocupe el trono papal,
Ese es el Papa, chaval,
Pero ni trono hay hoy día.

Fijesé quien la muceta
Calza, es Papa, creamé
Pero en nadie se la ve,
Se la quitaron, ahijuna,
Y ya no queda ninguna
Diferencia, mire Usté.

Venga, es fácil, el anillo
Del Pescador es del Papa,
Si en algún dedo lo atrapa
Ese es el papa seguro
Pero ninguno, lo juro,
En su mano se lo engrapa.

El palacio pontificio,
Toque la puerta y quién abra,
Es el Papa, mi palabra
Por el Papa se la fío,
Pero pucha, está vacío,
Y esta incógnita es macabra.

Entre Papas no hay cornadas,
Ni la mitra se disputan,
Los dos Papas se reputan
Medio Papa cada uno
Y entre los dos de consuno
Ni acuerdan ni se refutan.

Papado de dos cabezas
Me hace tener pesadillas,
Todos hablan maravillas
Y de elogios los empapan
A los Papas que se escapan
Y el papado trastabilla.




Benign_o dijo...

Solamente esta disponible en Italiano?

Español o Ingles No?

Anónimo dijo...

En su libro "El Secreto del Padre Pío" Socci hace referencia a su paso por Teología y Liberación, pero se despega claramente del movimiento, al que perteneció en el inicio de su vida religiosa. A partir de allí inició un proceso de conversión a la ortodoxia, no exento de taras, pero con auténtica y genuina disposición.
Yo creo que BXVI "le rompió la cabeza".

Anónimo dijo...

Ya bajé el libro. Mi mayor temor es que va en línea con mis intuiciones. Gracias por el post que hace que uno se sienta menos solo, o menos loco, o loco...pero acompañado.

CP dijo...

El obispo vestido de blanco... 'hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre' es verdad que ahora parece más clara esta expresión.

Maite C dijo...

Lo has explicado y resumido tan requetebien que me he hecho perfectamente a la ídea del libro en cuestión.

Al decir que Benedicto XVI seguía siendo Papa, creí que aportaría datos parecidos a lo que yo pensaba, apoyado en fuentes fidedignas, pero no ha sido así.

Mis supuestas alternativas quizás son más maquiavélicas.

Anónimo dijo...

Disculpe la crudeza, pero comparar este caso con el arrianismo simplemente no va.

Que la diferencia entre las palabras griegas que significan “de sustancia similar al Padre” y “de la misma sustancia del Padre” sea tan sólo una "i" es totalmente irrelevante. Lo que cuenta es que la diferencia entre los conceptos significados es infinita. Porque así es la diferencia entre Ser Subsistente y ser contingente, cualquiera sea éste, entre Creador y creatura, cualquiera sea ésta.

De paso, recordemos que el autor de la observación - irónica - de que la controversia arriana se debía a una iota fue Edward Gibbon, que reflejó en ella su desprecio por el cristianismo y sus cuestiones doctrinales.

Martin Ellingham dijo...

Tomaría el libro de Socci como una conjetura. En mi opinión, que creo fundada en la tradición jurídica de la Iglesia, mientras no exista siquiera un cardenal elector que plantee públicamente la nulidad de la elección, hay que considerarla válida, hasta que se demuestre lo contrario. No creo en las “nulidades de conciencia” de los matrimonios y mucho menos de las elecciones pontificias.

Saludos.

J dijo...

Todo esto es muy jodido. Mi decisión es hacerle caso en todo lo que esté conforme con la doctrina, no hacerle caso en lo demás, y dejar los actos jurídicos (destitución, declaración de nulidad, declaración de herejía) a los que tengan competencia.

Anónimo dijo...

¿Y qué venimos clamando en el desierto algunos, ya desde el "13-M" (o 13 de m...)?
Pero Wanderer, ud. acaba de afirmarlo: "...no tengo duda alguna: Benedicto XVI es Papa.” Y como todo católico debería saber, NO PUEDE HABER DOS PAPAS. Eso iría en contra del dogma del Papado. Hay UN Papa: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré Mi Iglesia”. NO dijo “Ustedes (Pedro y no se quién) son las piedras sobre las que edificaré Mi Iglesia”.

Anónimo dijo...

Socci pertenece a Communione e LIberazione.
Apenas elegido Francisco, este grupo lanzó la versión de la votación frustrada y que el elegido era el card. Scola. Quien habráia sido obligado a renunciar. Por tanto la legitimidad de Francisco era moralmente cuestionable; aunque no canónicamente. Es decir, se tragaban el sapo.
Ahora, vistos los actos de Francisco le dan una vuelta de tuerca. Callan el asunto Scola. Pues da vergüenza lo que hizo su Movimiento al lanzar a vuelo las campana de Milán y dar por TV un comunicado de la Conferencia Episcopal Italiana saludando al nuevo papa Scola, cuando había fumata bianca pero no había salido al balcón: se tiraron a la pileta sin agua. Ahora añaden lo de las visiones y el arg7umento de que Benedicto sigue siendo papa.
Si el que salió el balcón y ocupara ahora el Palazzo Apostolico fuese Scola, no dirían que Benedicto continúa siendo papa. Más aún, previo al cónclave (y en plena euforia de tener por seguro que sería Scola) los referentes de Communione e Liberazione decían con todas las letras que no habría dos papas, sino un solo: que Benedicto renunció y es emérito. En las diócesis donde hay eméritos no hay dos obispos; como en las universidades: el profesor emérito no es el de la cátedra: FUE. lamentablemente por el buen y ejemplar Benedicto
Resumiendo: lo de Socci es todo un artificio ingenioso construido ex post facto, buscando cómo encontrar coherencia canónico-teológica a los criticables actos de Francisco. Pero va por la peor vía. Suma desconcierto. Propone un vacío de papado legítimo. Lo de hipotizar que Benedicto es el verdadero papa y que entonces en algún momento se calza la tiara y sale a pone las cosas en orden es como soñar en que venga Superman o el Zorro. Cosa de chicos y gentes pías.
Lo real es que Francisco es el papa que tenemos, malo pero es el papa.
Me hace acordar a los que ante los desgobiernos de los KK (y siempre respecto a los inquilinos de la Casa Rosada) anhelan y especulan que aparecerá el General providencial que nos salvará y hará la Argentina Católica y Modelo del mundo. No existe el Zorro, ni Superman ni el General patriota, católico, honesto y sabio que nos llevará al destino glorioso que nos tiene reservado el libro Upa. Ni ratzinger tiene más ningún poder como papa, ni actual ni potencial ni nada. Es un monje admirable y debe sufrir al ver lo que ocurre. Pero no puede mandar, rompió el anillo (si quieren símbolos).
A remar muchachos, por Dios, la Iglesia y la patria. Con lo que hay (que es la verdad fáctica).

Martin Ellingham dijo...

Los argumentos, aquí:
http://info-caotica.blogspot.com.ar/2013/12/ultima-entrada-papa-dudoso-y.html

Wanderer dijo...

Recomiendo la lectura del blog de Infocaótica que recomienda el Dr. Ellingham sobre la sede vacante. Y le hago una pregunta al mismo juristas: si quienes deben declarar la "duda" sobre la legitimidad de un papa es el Colegio Cardenalicio que participó del Cónclave, ¿cómo pueden hacerlo sin caer en pecado mortal?
Por ejemplo, ¿cómo haría el cardenal Burke para objetasr la elección de Bergoglio sin revelar el secreto que prometió guardar? ¿No es un callejón sin salida?
Pregunta de ignorante, nomás.

Chestertoniano español dijo...

Le veo dos problemas a las tesis:
1. No hay antecedente. En las anteriores renuncias, se renunció a todo. Cuando un obispo pasa a emérito, deja de ocupar la sede totalmente. Lo único que podría ser es que no hubiera renunciado en absoluto, sólo apartarse y dejar que otro ocupe invalidamente la sede.
2. Ha pasado año y medio y ningún cardenal ha dicho nada. Y si alguno que no fuese el mismo Francisco saliese a decirlo quedaría excomulgado. Y si fuese invalida Francisco también quedaría exxcomulgado si dijese algo...entonces como se declara invalida una elección?
Creo que no nos queda más remedio que comernos a Francisco.

Chestertoniano español dijo...

Acabo de plantear la misma duda que el Wanderer...

Ignoramus dijo...

Respuesta de ignorante: entiendo que el sigilo que los cardenales juraron guardar sobre el conclave no tiene el mismo carácter que el sigilo de la confesión sacramental.

Mientras el segundo es absoluto, el primero, como cualquier juramento, podria ser quebrantado si es necesario por una razon grave, derivada de la voluntad general de Dios. En otras palabras, si un mandamiento general de Dios implica que en una circunstancia yo haga algo, y un juramento previo mío me impediria hacerlo, el mandamiento gana al juramento. Para mí, este criterio surge claramente de Mc 7, 9-13.


Anónimo dijo...

Yo a los de mi familia les prohibí, desde la elección de Bergoglio, rezar en el rosario por "el papa Francisco I" y comenzamos a utilizar la fórmula "por el Sumo Pontífice".
No solo porque lo de renunciar, aunque el CIC lo permita, me chirria. Además porque sería al pedo: Bergoglio es inmune a la gracia.

El Carlista.

canario dijo...

Si los hechos no son como dice el autor podría ser papa.
Pero si fue el que batió acerca de los sucesos al momento de su elección, de todos modos estaría excomulgado...
Con confirmar uno de los dos hechos, decí alpiste.

Anónimo dijo...

No hay callejón. Si un cardenal batiese el parche lo haría desde el posible pecado, con recta intención; y desde el derecho, en estado de necesidad.
No habría pecado no violación a la ley.

Leguleyo Tramposo

Martin Ellingham dijo...

Se me ocurren dos caminos de respuesta:
1. Que el Colegio sesione en secreto.
2. Que algunos electores manifiesten dudas públicamente ya que no se trata de secreto de confesión (único que por derecho divino no admite justa causa de revelación, salvo consentimiento del penitente) y puede revelarse sin pecar cuando el bien común eclesial lo exige.
Saludos.

Dick Winters dijo...

No nos alejemos de lo importante: podemos tener una cierta certeza de que hubo una sexta votación, en donde fue elegido Bergoglio. Esto lo sabemos porque lo revela Elisabetta Piqué, en un libro semioficial que fue presentado al propio Bergoglio en persona. Y cuando le preguntaron a Baldiserri, secretario del Cónclave -y curiosamente nombrado Cardenal de manera fulminante-, no lo negó ni desmintió.
Bien, quiero escuchar a canonistas expertos: si Bergoglio hubiera sido electo en una sexta votación del segundo día, ¿es o no es su elección válida y legítima?

Anónimo dijo...

¿Y si el texto es un aviso a navegantes? Es decir, "aquí están los argumentos para deponerlo: no haga que tengamos que usarlos".
Sería un argumentario en caso de que el Sínodo aprobase las tesis kasperitas con la anuencia de Francisco.

Anónimo dijo...

Me resulta inverosímil que toda la Iglesia (salvo el autor del libro y algunos más), los obispos todos, cardenales incluidos, los laicos, los religiosos y el propio (supuestamente legítimo) Papa BXVI reconozcan como Papa a uno que no lo es en realidad. Y que un Papa haga una renuncia pública, ratifique que renuncia, reconozca públicamente al nuevo "Papa" (recordar la reverencia en aquélla reunión para la oración, en la que lamentablemente Francisco privó a la Iglesia de mostrar que era la Cabeza del Colegio haciendo caso a BXVI y colocándose delante de él), pero que en realidad no haya nuevo Papa sino que es el mismo. Si es así, si Benedicto no renunció a la Sede, entonces nos está tomando para la joda a todos mucho más que Francisco, que no sería el perejil de la fiesta. No me resulta el argumento de la papeleta pegada... una pequeña norma (incomparable con lo del arrianismo, por favor...) no puede privar a la Iglesia de tener un Papa, y mucho menos sumirnos en una eterna Vacancia como sugiere otro comentador.

Por otro lado, Wanderer, si está seguro que BXVI es Papa, lo otro no puede ser nada más que conjetura: no podría de ningún modo ser Francisco el Papa.

Saludos, Dante Alighieri.

Anónimo dijo...

La verdad, a Francisco lo veía por sus actos exteriores (sobre su interioridad no me atrevo a juzgar), como un mal político y sin fe. O sea, alguien que hace lo que sea por tener/mantener/aumentar su poder, sin importarle la Verdad, ni la Doctrina, ni la Gloria de Dios, ni la salvación de las almas.

Me costaba verlo como el Falso Profeta que me decían algunos que era. Y eso por la simple razón de que, a mi corto entender, sea quien fuere la Bestia de la Tierra, iba a ser alguien demoníaco y no maquiavélico.

Pero después de ver la nueva férula en Infovaticana (http://infovaticana.com/blog/cristo-era-sabio/la-ferula-del-papa-sin-cruz/) me agarran unas dudas terribles.

Y por gusto de gastar pólvora, escopeteo una vez más, tratando de entender que simboliza la nueva férula:

El mundo (eso es claro), pero esta vez no tiene clavada una Cruz, sino que de su interior (como del infierno?) sale una serpiente (el demonio?). Y del vientre de la víbora sale un ramo de olivo (símbolo del pueblo judío?) como si diera a luz a su hijo (el anticristo?).

Si es así, asusta. Y mucho.

Tirosa Laire

Javier dijo...

Que resulte que Bergoglio no es Papa, y que esto surja del testimonio público por escrito de Elisabetta Piqué, es demasiado bueno para ser verdad.

Javier dijo...

Wanderer,
su consulta es muy interesante desde la lógica (no soy jurista). En un caso de elección inválida -que implicaría un serio riesgo para la salud de la Iglesia- el Cardenal que hablare pecaría por romper su juramento de secreto. Y el que no hablase, pecaría por no alertar del grave peligro para la Iglesia. Hiciera lo que hiciere, el Cardenal incurre en Pecado Mortal.

Anónimo dijo...

¿Dónde dice Ana Catalina Emmerich lo de "dos Papas"?

Anónimo dijo...

El planteo parece sólido.

Sin embargo, y aclaro que ignoro sobre derecho canónico, me parece que peca de un excesivo positivismo.

Me refiero a que es cierto que existe una Constitución dictada por un Papa que establece esto y aquello respecto de la elección de sus sucesores, so pena de nulidad, invalidez, etc.

Sin embargo, muerto el Papa el hecho es que hay una sede vacante y que, independientemente de las regulaciones legales, hay una especie de poder o "misión" específica de los cardenales romanos, que viene de la tradición de la iglesia romana y no de una constitución apostólica X, de elegir al Papa.

Digo, el colegio de cardenales tiene un cometido que debe cumplir y que no depende, en su naturaleza sustancial, de una determinada legislación. Digo lo relevante el cuerpo elector, su voluntad, el sujeto que se acepta la elección. Eso no depende en su validez de lo que un Papa concreto haya regulado, si antes tuvimos Papas que no siguieron tales regulaciones -y violaron sin cortapisas las vigentes en el momento de su elección-.

Parece que elegido el Papa por el cuerpo llamado a hacerlo, es el Papa quién tiene que convalidar lo actuado. Me parece que la historia muestra que los Papas se han elegido en elecciones tormentosísimas, donde se violaban todas las normas habidas y por haber, y no por eso dejaban de ser legítimos papas.

No nos hagamos tanta historia, tenemos un Papa de mierda y listo, como tantos que hubo. A darle bola en lo que corresponda, y el resto, como hago yo, pasárselo por ..., como hago yo.

Y sí, tenemos otro, un Señor Papa que no ejerce el ministerio, como "todo el mundo" quería.

Slds.

Wanderer dijo...

Estimados, muchas de ustedes plantean dudas y objeciones a los argumentos que aparecen en el blog, y en la mayor parte de los casos, son de lo más pertinentes y atinadas.
Pero todas ellas, hasta el momento al menos, están resueltas en el libro.
Entiendan que yo no puedo traducir y copiar el libro en un blog. Apenas si he sintetizado lo central del mismo.
Por eso, para despejar esas dudas y objeciones legítimas, tendrán que leer el libro... si tienen ganas.

Candius dijo...

Billot y todos (o al menos muchos canonistas) son contestes en que una elección írrita aceptaba universal y pacíficamente por la Iglesia, convalidaría una elección ilegítima. Xavier da Silveira lo explicó con pelos y señales en 1970 en su magnífico "Considerações sobre o "Ordo Missae" de Paulo V".

Coincido con el comentarista que firma Dante: Papa pésimo, pero legítimo.

Saludos!

Candidus dijo...

“En nada importa que en los siglos pasados algún Pontífice haya sido ilegítimamente elegido o se haya apoderado fraudulentamente del Pontificado; basta que después haya sido aceptado por la Iglesia como Papa, una vez que por tal aceptación él se habría tornado verdadero Pontífice” San Alfonso María de Ligorio, Verità della Fede, en Opere Vol. VIII, p. 720 nº 9.

Sería como una especie de sanatio in radice del pontificado. La aceptación vendría a quitar el óbice – en el caso, la elección inválida – que impedía la asunción legítima del Pontificado.

Las razones teológicas las explica Billot en su De Ecclesia Christi, T. I, pp. 620-621

Saludos

Anónimo dijo...

Para mí que fue Ranjith el que metió las dos papeletas dobladas. Y dijo: A este lo cago.

Ludovicus dijo...

No termino de entender por qué Elisabeta Piqué habla de seis votaciones en su libro. Es más, menciona a tres votaciones en la mañana, más la cuarta en la tarde, la quinta (la del voto pegado) y finalmente la sexta.

Esto sí es más grave que el supuesto de la papeleta, que en definitiva es interpretativo (si se anula la elección o se anula el voto, depende de la percepción del supuesto de voto pegado o voto añadido de los cardenales y aquí la Constitución habilita la decisión del Colegio).

Si hubo 5 votaciones, todo bien, porque la Constitución dice que a continuación de la anulación debe procederse inmediatamente al voto. Unica excepción que se permite.

Pero si hubo 6 votaciones estamos ante una anomalía mayúscula. Brevemente: una votación no habilitada no existe, no hay capacidad para constituirla y los cardenales no tienen potestas para realizarla. Cada día se agota su potestad en las cuatro votaciones. Es como una asamblea que se realiza sin convocatoria y sin quorum. No existe.

En el libro Piqué insiste varias veces. Es lo más curioso.

En cualquier caso, no veo la nulidad. Depende de la palabra y del poco seso de Piqué. Y el consentimiento universal de la Iglesia, recibiendo la elección sin impugnaciones, parece suficiente.

Anónimo dijo...

wanderer comparta el libro con la plebe.

wooster.

Wanderer dijo...

Cándidus, Socci trata su objeción en el libro. Y Ludovicus la repite: una cosa es una elección ilegítima o írrita, y otra cosa es la "no elección".
Socci es clarísimo: no se puede sanar lo que nunca existió. Para este caso, no habría sanatio in radice que valga.

Walter E. Kurtz dijo...

¿Ecclesia suplet?

Si lo aceptamos en la performación de sacramentos cuando no hay elementos esenciales implicados, ¿por qué no lo vamos a hacer ahora?

En la historia de la Iglesia ha habido muchos casos de Papas electos de forma irregular y hasta ejerciendo violencia. Y los aceptamos como tales.

Me gustaría que lo de Socci fuese así, pero no me cierra. Lamentablemente.

Anónimo dijo...

Tiene razón Mundabor, se vienen los trolos....

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/sinodo-famiglia-36763/

Wanderer dijo...

Coronel, si ser canonista ni jurista, lo que me queda claro es que no se puede sanar lo que no existió. Sí se puede sanar lo que existió ilegítimamente o inválidamente, como el caso de los matrimonios. Pero si la cosa fuera como relata la Piqué, la elección den la que fue elegido Bergoglio, desde el punto de vista jurídico, no existió nunca.

Anónimo dijo...

¿Qué quiere decir Coronel? Perdone que esté lento hoy.

Javier dijo...

Ludovicus,
no he leído el libro de Piqué, pero ensayaré una hipótesis para explicar la insistencia que usted refiere. Podría tratarse de lo siguiente: asumo que Piqué es la vocera cuasi-oficial de Francisco, y no mueve la boca sin consultarlo. Mucho menos va a publicar un libro sin someterlo a su censura previa. Asumo también que Piqué, del detalle de esta Constitución sobre los votos, conoce poco y le importa menos. Por tanto, la única explicación que se me ocurre es que Francisco haya querido dejar bien en claro para la posteridad, para su conciencia, y para quien lo pueda entender, que él no es Papa.
Cuál pueda haber sido la motivación de Francisco para hacer esta revelación: no tengo la más peregrina idea.

Ludovicus dijo...

Más allá del tema de la legitimidad de nuestro Pontífice, parece interesante pensar qué pasó. El caso es que es imposible que agregar una votación más haya sido pasado por alto en el Cónclave, como un error menor.

O se trata de una gaffe monumental de Piqué que no ha sido advertida por sus augustas fuentes y correctores, o hay otra cosa: efectivamente se coló una votación más.

¿Qué puede forzar una votación adicional, qué premura puede haber para arriesgar una violación flagrante de la Constitución pontificia? That's the question...

Anónimo dijo...

Ya está el excrementum laboris:
http://www.infovaticana.com/2014/10/06/los-divorciados-vueltos-casar-civilmente-pertenecen-la-iglesia-necesitan-ser-acompanados-por-sus-pastores-y-tienen-derecho-ello/

Anónimo dijo...




Desde cuando le damos bolas a la Piquetta ......???


javcus dijo...

Como veo que no se ha publicado, vuelvo a preguntar si Socci trata el asunto que se ventiló hace ya más de un año sobre la nulidad de la renuncia de Benedicto XVI debido a un grave defecto de forma, por falta de latinidad, sobre todo en el núcleo de la renuncia.

Anónimo dijo...



Gyundaiter

del
6 de octubre de 2014, 11:12..

contesto...

No seria suficiente la Eternidad para resolver el problema que planteas ...

Candidus dijo...

Wanderer: me parece que la no existencia de la elección es una fantasía de Socci.

Independientemente de la gravedad de la violación a las normas de la UDG, la elección sería inválida, pero no puede alegarse como no hecha.

El derecho canónico a veces habla en un lenguaje que parecería admitir la no existencia de actos jurídicos realizados en ciertas condiciones (por ejemplo, el canon 1406 con su cláusula "pro infectis habentur" relativa a la violación del principio "Prima Sedes a nemine iudicatur").

Pero la Universi Dominici Gregis no utiliza esa cláusula para la violación de sus normas, sino la ordinaria de "ipso est nulla et invalida", agregando "absque ulla declaratione", cosa que no cambia mucho la cuestión porque caemos en el temita de quién tiene potestad para declarar la invalidez de lo realizado y consentido por todos los electores válidos del Sacro Colegio.

Creo que la elección del 13/03/2013 no puede ser considerada como no hecha.

Saludos!

Anónimo dijo...

http://youtu.be/ja_56AtxDSA

Wanderer dijo...

Javcus, esa cuestión ya fue resuelta hace mucho. Búsquela en Internet.

Martin Ellingham dijo...

Por lo que he leído (Billot, San Alfonso, Juan de Santo Tomás), la aceptación pacífica de la Iglesia universal tendría un poder sanante de derecho divino, que podría remediar vicios de forma canónica como el supuesto planteado por Socci.
Saludos.

Anónimo dijo...


Estimados: ecclesia suplet.

Por otro lado, si los cardenales electores nada dicen, ha confirmado ex post facto la elección.

Lhd dijo...

Exacto el ultimo comentario de Martin E.

A raiz de las polémicas "canonizaciones" de JpII y J XXIII me he planteado lo mismo, esto es si BXVI no seguía siendo Papa.

Luego arribé a la conclusión de que lo más probable era - en ese momento lo referí a una posible herejía latae sententiae pero es extensible al caso de una elección nula- del ERROR COMUN que es fuente de derecho (La Iglesia suple en este caso no una elección inexistente sino la falta de jurisdicción de ese Papa elegido no regularmente, para evitar el caos de inexistencia de gobierno en la Iglesia).

Pero he aquí lo importante: la Iglesia sólo suple para actos buenos y por eso no alcanzaría las "canonizaciones" recientes y por caso, toda modificación a la doctrina de siempre...

Claro que la confusión que esa suplencia trata de evitar en el gobierno (munus regendi) se traslada a lo doctrinal (munus docendi) por lo que podría haber una suerte de "suplencia negativa" que impida tales actos...

Anónimo dijo...

No niego que todo lo que se dice aquí pueda verdad. Aunque me resulta muy difícil de creer. De hecho suena a la típica conspiranoia en la que nos movemos asiduamente en estos días.

Dando por real toda esta información aportada la cuestión que debemos hacernos es:

¿Por qué Benedicto no sólo no ha denunciado nada sino que además ha aparecido públicamente haciendo un teatrillo ante todos reconociendo a Francisco su autoridad papal?

Si el Papa emérito Benedicto está inspirado por el Espíritu Santo y Francisco es un usurpador o un farsante ¿por qué colabora Benedicto con todo este atrezzo?

No me lo trago. A menos que se demuestre que el tal Benedicto que aparece en los videos junto a Francisco no es la persona de Ratzinger sino un actor contratado por la masonería internacial y que usurpa su imagen para crear desconcierto entre los católicos

Javier dijo...

Anónimo de las 19:27,
Benedicto no estuvo dentro del Cónclave. Por tanto a él no le consta de manera personal que haya habido irregularidades (si es que las hubo). Y por tanto, él se atiene a lo que sabe, es decir, que Francisco es Papa.
Por otra parte, sobre por qué sigue vestido de blanco y demás, eso puede tener que ver con otra cosa. Puede tener que ver con lo que haya sido que provocó su renuncia (no sé, a modo de hipótesis: 'renuncie o lanzamos un ataque nuclear contra civiles', por decir algo). Puede ser que haya querido cumplir, sin por otro lado renunciar a su dignidad de Papa, a la cual puede considerarse atado por el deber ante Dios.

Andrés Flake dijo...

Me temo que están empezando a ponerse un poco demasiado nerviosos con el "obispo de Roma".

Si me lo permiten, les recomendaría no dedicar mucho tiempo a husmear conspiraciones, ni a debatir sobre tales o cuales irregularidades, que alejarían al personaje de la silla que tan grande le queda.

Un poco de sosiego, por favor. Y también un poco de confianza. Que la Iglesia ya ha salido de otras.

Anónimo dijo...

http://www.mercaba.org/MAGISTERIO/cum_ex_apostolatus_officio.htm

6. Nulidad de todas las promociones o elevaciones de desviados en la Fe.
Agregamos que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía. o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto; y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos. Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes, y no será posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad de administrar en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circustancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, o a los que han asumido la función de Cardenales, o de Pontífice Romano, sino que por el contrario todos y cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.

Anónimo dijo...


Bien, Benedicto no estuvo dentro del Cónclave, pero eso no demuestra nada. Que sepamos ni uno sólo de los cardenales que sí estuvieron dentro del Cónclave ha denunciado nada públicamente. Ni uno sólo. Una situación de tal gravedad sin duda habría sido denunciada aunque quien lo denunciara le pudiera significar la excomunión. Si no lo ha sido o bien ningún cardenal ha visto nada ilegal o si se ha podido tener alguna duda ésta no lleva a la convicción plena de que lo que plantea tal duda suponga invalidez en la elección.

Igual que los autores de este libro parecen informados de algo que ha pasado desapercibido para todos los cardenales que participaron en el conclave, supongo que de ser cierta esta información le habría llegado con más razón al Papa emérito. No encuentro una sóla razón para pensar que cardenales a ocultas hagan revelaciones de una posible infracción en la elección del Papa y que ninguno de ellos haya informado de las mismas al propio Benedicto XVI y si en cambio a periodistas que se dedican a vender libros con rumores (aunque fueran fundados).

Sigo sin tragarmelo. No digo que no sea posible, simplemente espero que alguien me dé razones de mayor peso que lo expuesto aquí.

Anónimo dijo...

Lo que Antonio Soccci está haciendo es obedecer el evangelio y la voz de nuestra Iglesia que a través de la Bula Papal decretó que la elevación al pontificado de un hereje no es válida y la iglesia también nos enseña que no es un papa valido el que cae en herejía y se desvía del verdadero Evangelio.

El Papa Pablo IV emitió una bula papal declarando solemnemente que la elección de un hereje como Papa es nulo y sin efecto

Gálatas 1

Extrañeza de Pablo
6 Estoy muy sorprendido de que ustedes se hayan alejado tan pronto de Dios, que los llamó mostrando en Cristo su bondad, y se hayan pasado a otro evangelio. 7 En realidad no es que haya otro evangelio. Lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes, y que quieren trastornar el evangelio de Cristo. 8 Pero si alguien les anuncia un evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, que caiga sobre él la maldición de Dios, no importa si se trata de mí mismo o de un ángel venido del cielo. 9 Lo he dicho antes y ahora lo repito: Si alguien les anuncia un evangelio diferente del que ya recibieron, que caiga sobre él la maldición de Dios.

2 Juan 1

8 Estad en guardia, para que usted no pierda lo que [b] hemos trabajado, pero puede recibir una recompensa completa. 9 Todo aquel que no persevera en la doctrina de Cristo, sino que va más allá de ella, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. 10 no lo reciban en la casa ni le den la bienvenida a cualquiera que viene a vosotros y no trae esta doctrina; 11 porque el que le da la bienvenida participa en las malas acciones de una persona así.

Anónimo dijo...

Como dijo el Padre Santiago Martin al Papa Benedicto lo han crucificado y el se deja llevar como oveja al matadero demostrando obediencia a la voluntad de Dios porque el misterio de iniquidad tiene que suceder con la Gran Apostasía de la Jerarquía antes de la segunda venida de Jesucristo aqui algunos parece que se les ha olvidado 2 Tes 2 que nos muestra que el hombre de pecado se sienta en el Templo de Dios mismo aqui vemos la sede usurpada que tan difícil es entender esto?????
En Benedicto se cumple la profecía de Jesucristo al ser el ultimo Papa legitimo: En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo extenderás las manos y otro te vestirá, y te llevará adonde no quieras.

Lhd dijo...

Una precisión a lo dicho antes: lo que apunta Martin E es "sanatio in radice". Lo que propongo yo es sanatio pero por via de "Ecclesia supplet". El error común es en todos los fieles que lo consideran Papa a Francisco (de hecho) o por la aceptación universal que induce en error (de derecho)Las características de la jurisdicción papal son el ser "verdadera" y "propia" según el Concilio Vaticano I. Luego, la jurisdicción de Francisco es verdadera (que sea suplida no quiere decir que sea falsa) y propia (ejercida por él). Y la de Benedicto? (si fuera cierto lo de la invalidez de la elección)? se podría hablar de jurisdicción "suspendida" o es una herejía?

Anónimo dijo...

Respecto de la pregunta de Ludovicus, me pregunto si no tendrá algo que ver el telegrama de felicitación a Scola de parte de la Conferencia Episcopal Italiana.

Anónimo dijo...

Muchachos, le están buscando la quinta pata al gato. La primera votación fue el 12 de marzo a la tarde. El 13 hubo cinco votaciones contando la anulada, o sea cuatro válidas. Está todo en regla.

Anónimo dijo...

Lo siento Wanderer, un Papa argentino flojo de papeles es creíble y en este caso deseable, pero aquí http://www.lanuovabq.it/it/articoli--francescoparola-di-canonista-10544.htm
creo que nos destrozan la ilusión.

Blas

Dick Winters dijo...

Y no es sospechoso que Bergoglio haya elevado al cardenalato fulminantemente al secretario del Cónclave, Mons. Baldiserri, ni siquiera haber salido al balcón?. Se nos explicó que el papa estaba recuperando una antigua tradición, por la cual era común que el nuevo pontífice hiciera cardenal al secretario del Cónclave. Pero..desde cuando Bergoglio recupera viejas tradiciones? Estaría comprando algún silencio?

Anónimo dijo...

Yo creo que Francisco es el Papa verdadero por 2 razones:

1) Benedicto no pudo haber renunciado bajo amenaza porque a un hombre religioso, de edad tan avanzada como Benedicto, no le debería importar mucho que lo amenacen de muerte.
Si renunció por una amenaza, tuvo que haber sido otro tipo de amenaza, como que haya cometido algún actor vergonzoso o indigno y amenacen con mostrar una filmación, o algo sobre su pasado en la juventud nazi, pero no creo que esconda nada tan sucio Ratzinger.

2) Si no fue amenazado y Bergoglio no es el Papa real, entonces, sí o sí, Benedicto es colaboracionista, parte de este fraude, parte del engaño, y el Papa real es tan malo como el falso Papa.

Javier dijo...

Anónimo de las 19:59,
nadie ha sugerido que haya Cardenales haciendo revelaciones. El mismo Socci -si entiendo bien- dice que su fuente es un libro de la periodista Elisabeta Piqué. Y cualquier argentino medianamente informado sabe que Elisabeta Piqué es la vocera no-oficial del Papa Francisco. Con lo cual, habrá que concluir que la fuente no es algún Cardenal, sino el mismo Francisco. ¿Por qué lo hace?. Yo no lo sé.

Anónimo dijo...

Al anónimo que cita la cum ex apostolatus officio:
http://info-caotica.blogspot.com.ar/2013/11/naturaleza-de-la-bula-cum-ex.html

Javier dijo...

Anónimo de las 22:22,
no es taaaan difícil lo de Benedicto. Mire por ejemplo esta amenaza: "Si no renuncia, detonamos un artefacto nuclear -que se atribuirá a terroristas islámicos- en el sur de California, y matamos diez millones de personas". En ese supuesto caso, ¿qué debía hacer Benedicto?. ¿Usted dice que la vida de diez millones de personas no debería importarle?.

Anónimo dijo...

Javier, es recontradescabellado eso.

Es mucho más creíble que Benedicto haya renunciado por debilidad, porque le hacían la vida imposible, por situaciones como las del mayordomo traidor e internas de cardenales.

Si Benedicto sigue siendo Papa, y Bergoglio es una especia de gran vizir o primer ministro, que los demás creemos que es Papa, entonces Benedicto también nos está engañando.

Javier dijo...

Blas,
el artículo que usted trae es claro, interesante, y contundente. Y parecería liquidar de un solo golpe todo el affaire Socci.

Anónimo dijo...

Este Javier hace comentarios que son cada vez más sonsos..

Anónimo dijo...

A ver. Si para Socci la Piké es una vaticanista seria, la cosa non va.

Si se piensa que la cercanía de la Piké a JB es una garantía de objetividad por transmitir lo que JB piensa, considere lo que significa la objetividad de JB.

La explicación Socci de la renuncia de Benedicto... vamos W... tal vez las cosas son más simples, ¿no le parece?

¿La nulidad de la elección? Bueno, ya medio mundo respondió en este blog, y Ud. mismo dice que esa posibilidad es "de difícil o imposible comprobación".

Estimado W:
Habitualmente Ud. es bastante sensato en sus apreciaciones. En este post no lo es. Es bueno reconocerlo. Piense un poco más, no hace falta escribir cada dos días...

house.

Anónimo dijo...



...creo en la Santa Iglesia Católica ...

Anónimo dijo...

La misma excusa que pone Javier la dan algunos para justificar los desvaríos de JP II. Ellos tienen la máxima autoridad dada por Dios, no pueden apearse ante amenazas. Ellos saben que todo está en manos de Dios.

Anónimo dijo...



Me alegro de leer en el penúltimo párrafo del post : " Es un libro inquietante, y por una sencilla razón: si se aceptan sus argumentos, nadie puede permanecer como está; debe tomar una decisión, y no es una decisión fácil. "

Pues , Wanderer nos da la posibilidad de "aceptar o no aceptar " los argumentos de Socci.

No los acepto......y me quedo mas tranquilo ..

Anónimo dijo...

Personalidades autóctonas que han adquirido dimensión e influencia mundial. Por ejemplo, Maradona, el ché Guevara, Bergoglio, don Juan Domingo. ¿No será que los argentinos tenemos algún designio perverso?

Anónimo dijo...

La aceptación en este caso, Martín, es por la apostasía de la gente y no como poder sanante....no se aplica a este caso lo que usted dice, eso era para la época donde la gente aún conservaba un mínimo de sensus fidei que no se dá en la actualidad.

Alberto dijo...

Desde hace año y medio que soy asiduo lector de este blog, este es uno de los post mas iluminadores que he leido, buena discusión y argumentos, sigan así...

Martin Ellingham dijo...

Anónimo 8:12 su comentario no es compatible con el dogma de la indefectibilidad de la Iglesia.
Saludos.

Juan dijo...

Buenas tardes,

sobre lo de Bergoglio y la invalidez de su elección no opino, no tengo demasiados conocimientos en derecho canónico. Aunque pienso (personalmente) que las razones que aduce Socci no son válidas. Hay ya canonistas que han dicho que aunque lo que ha dicho Elisabetta Piqué sea cierto, eso no anularía la validez de la elección. Pero no lo sé. Echo bastante de menos a Benedicto XVI, eso es cierto, pero amo a la Iglesia.

Quería comentar por otra cosa. Pertenezco a Comunión y Liberación (no a Teología y Liberación, como decía un anónimo por ahí confundiendo la velocidad con el tocino) y nada tiene que ver el movimiento al que pertenezco (constituido en asociación de fieles y aprobado por la Santa Sede) con la Teología de la Liberación, que tanto daño hace y ha hecho.

He vivido un año en Italia, y al que comenta lo de Scola y los mensajes de TV, he de decirle que no lo he visto por ninguna parte. Y que (siendo responsable de una comunidad) no he visto por ninguna parte una conspiración contra Francisco de ningún tipo. Le recomendaría encarecidamente que lea las muestras de adhesión de Julián Carrón, actual presidente de la Fraternidad de CL, al Papa Francisco, que han sido continuas desde el primer minuto.

¿Socci es de CL? Es sabido que al inicio de su vida estuvo muy ligado al movimiento, que además tenía muy buena relación con la revista 30Giorni, con Giulio Andreotti, y donde don Giussani siempre publicaba. Desconozco si Socci pertenece y participa de la vida de CL actualmente. De todos modos, me parece que relacionar la aparición del libro de este señor con una conspiración de CL porque quería colocar a Scola es de una ignorancia supina. Sin acritud. Habrá que leer lo que el mismo Scola dice del Papa.

Pero pueden simplemente acudir a la página web de CL o a la revista "Tracce" ("Huellas" en castellano), la publicación oficial de CL, para comprobar cómo no existe ningún tipo de conspiración contra el papado. Muchas portadas, reproducción de sus mensajes, etc.

Algunos deberían dejar de decir cosas de las que no tienen ni puñetera idea, dañan la imagen de un movimiento de la Iglesia Católica, e incurren en graves calumnias.

Un saludo.

Hermenegildo dijo...

Wanderer: me voy a centrar en los elementos simbólicos que le llevan a Socci y a Vd. a considerar que Benedicto XVI sigue siendo el Papa.
Tradicionalmente se ha considerado que el primado del Papa no tiene carácter sacramental, sino jurídico, y, por tanto, es renunciable.

Cuando Pío XII preparó la carta de dimisión que tendría que ser efectiva si los alemanes le arrestaban, decía a sus más estrechos colaboradores: "Cuando los alemanes crucen esa línea, ya no encontrarán al Papa sino al cardenal Pacelli".

Considerar que el Papa renunciante conserva el "munus" del papado es una opinión teológica moderna, no tradicional.

"El Papa cesa ordinariamente de su cargo con la muerte, pero su poder de jurisdicción no es indeleble e irrenunciable".

En la siguiente entrada, Roberto de Mattei, citado por Sandro Magister, explica muy bien la cuestión:

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350868?sp=y

Hermenegildo dijo...

Aquí dos canonistas replican la tesis de Antonio Socci sobre la supuesta nulidad de la elección de Francisco:

http://www.infovaticana.com/2014/10/07/es-nula-la-eleccion-del-papa-francisco/

Anónimo dijo...

Después de un tiempo leyéndoles me atrevo a lanzar una idea impulsado por la gravedad de lo que se discute aquí.

Siempre he tenido en gran estima a Benedicto XVI y creo firmemente en su capacidad intelectual, por eso pienso, como muchos de ustedes, que su inédita renuncia estuvo muy medida y que la hizo de modo que dejase una puerta abierta para seguir siendo Papa legítimo de la Iglesia de modo "oculto". Se han dado varias razones para ello, pero yo me acojo al conocimiento que tienen los Papas de las revelaciones privadas sobre el final de los tiempos y a las amenazas de las que, al parecer, era objeto.

En este caso, el segundo paso creo que no podría ser otro que asegurarse de que la elección del nuevo Papa fuese inválida.

¿Podría Ratzinger haber confiado en algún cardenal que sistemáticamente añadiese una papeleta extra en cada votación del Cónclave? A mí me parece que eso explicaría que en un día se llegasen a efectuar seis votaciones cuando el máximo permitido eran cuatro. También explicaría que Bergoglio crease cardenal al secretario del Cónclave, Mons. Baldiserri, como bien apuntaba alguien.

Saludos.

Sacrum Diaconatus Ordinem

Anónimo dijo...

¿ Ya está en venta en castellano este libro de Socci ?, ¿ donde lo compró Wanderer ?

Sergio

Anónimo dijo...

http://www.masternews.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=23171%3aicuantos-votos-obtuvo-francisco&catid=23%3ainternacionales&Itemid=71
Domingo, 17 de Marzo de 2013 02:10
¿Cuántos votos obtuvo Francisco?

''En una nota publicada este viernes, el diario Corriere della Sera revela Francisco fue elegido por una amplísima mayoría en el cónclave de sucesión celebrado entre martes y miércoles en el Vaticano.
El medio italiano cita además declaraciones del cardenal irlandés Sean Brady, quien se mostró “sorprendido” porque “el consenso entre los cardenales se alcanzó muy rápido”. La necesidad de llegar a dos tercios de los 115 religiosos con derecho a voto hacía prever que las reuniones podían extenderse por más días. Pero no fue así.
Desde el primer momento, Bergoglio obtuvo la mayoría de las adhesiones y según Corriere fue consagrado con más de 90 votos, un número amplísimo que le otorga un apoyo notable para encarar las reformas que decida impulsar.
Teniendo en cuenta que su nombre no aparecía entre los favoritos previos, ¿cómo se logró semejante consenso en apenas cinco votaciones? La periodista del Corriere María Antonietta Calabró sostiene que los líderes que impulsaron a Bergoglio fueron: el cardenal no elector Angelo Sodano, el cardenal Giovanni Re, la curia liderada por el actual secretario de Estado Tarcisio Bertone y los cardenales de los Estados Unidos.
....
Aunque todas estas elucubraciones parecen ir contra el precepto que sostiene que es el Espíritu Santo el que decide quién debe ser elegido papa, Calabró cita al mismo Joseph Ratzinger para explicar la “elasticidad” de esta creencia: “Probablemente la única seguridad que ofrece es que la cosa no pueda ser arruinada totalmente”, declaró con cierta ironía cuando aun se desempeñaba como prefecto. En el mismo tono irónico, cierra Corriere, Jorge Mario Bergoglio agradeció a sus colegas cardenales el haberlo elegido. La frase que cerró el cónclave fue: “Queridos hermanos, que Dios los perdone”.