sábado, 18 de abril de 2015

El P. Bayle y lecturas de fin de semana

Discutíamos anoche con un entrañable grupo de amigos -esos de los que nos habló Chesterton, por ejemplo - acerca de un tema sobre el que nunca nos ponemos de acuerdo: el nacionalismo. Coincidíamos, en cambio, en el enorme mérito del testimonio, en el sentido más pleno del término, de los que dieron su vida en la guerra de Malvinas. Aquí dejo el testimonio de otro héroe desconocido, como para reconfortarnos el fin de semana:


El P. Thomas Bayle, párroco de la iglesia católica de Santa Elena, en Chipping Ongar, Essex (Inglaterra) viajaba a Nueva York en el Titanic a fin de oficiar el casamiento de su hermano. Los fieles de su parroquia habían organizado una colecta para pagar su pasaje. Los testigos afirman que el P. Bayles había celebrado la misa para los pasajeros de segunda clase la mañana del desastre.

Cuando la nave chocó con el iceberg y comenzó a hundirse, al P. Bayles se le ofreció un lugar en botes salvavidas en repetidas ocasiones pero él lo rechazó, permanencia en el la cubierta para ayudar a otros, escuchar confesiones y rezar con los que aún estaban a bordo. En los momentos finales del Titanic, el P. Bayle rezó con más de cien pasajeros atrapados en la popa. Protestantes, católicos y judíos estaban de rodillas en medio de las crecientes olas mientras él les daba la absolución. Su cuerpo nunca fue rescatado.
La familia del P. Bayles tuvo una audiencia con el Papa San Pío X que lo describió como un mártir. 
El P. Bayles era hijo de un sacerdote anglicano y se había convertido al catolicismo. Había sido ordenado sacerdote en agosto de 1902. 
Se ha iniciado su proceso de canonización.

Y aquí les dejo algunas lecturas:
1. El autor del recomendable blog “Que no te la cuenten” ha subido, en formato PDF, la colección completa de la revista Sol y Luna

“Concebida por Juan Carlos Goyeneche a partir de la huella que en él dejaran los Cursos de Cultura Católica, nació la idea de publicar una revista de alto nivel cultural  y de calidad tipográfica correspondiente, en la que, los más jóvenes, iniciasen su producción intelectual en torno a los maestros reconocidos. Desde el primer número congregó así al equipo de mayor gravitación cultural de nuestro país. Dirigida por Goyeneche, pasaron por allí personajes como Mario Amadeo, José María de Estrada y el inolvidable Ignacio Braulio Anzoátegui; colaboraron también asiduamente el P. Julio Meinvielle, César Pico, Leopoldo Marechal, el P. Juan Sepich, Nimio de Anquín, Santiago de Estrada, Marcelo Sánchez Sorondo, Máximo Etchecopar y muchos otros eximios autores argentinos. Entre los extranjeros, figuran personajes de la talla de Hilaire Belloc y Gilbert K. Chesterton. Las miras específicamente culturales de la publicación se manifestaron rápidamente al ver la amplitud que se tenía para admitir colaboraciones de todas las tendencias. Así en sus páginas puede leerse la traducción en verso del Lepanto de Chesterton, debida a Jorge Luis Borges y la de Manuel Mujica Láinez sobre El Huesped, de Charles Péguy. Decía Juan Carlos Goyeneche, en la presentación de la Revista: “Cuando el Sol y la Luna se miran frente a frente, se produce el claro prodigio de la armonía, y el orden humano, como reflejo del querer divino, tiene la dichosa facilidad de una mirada. Nuestra revista, con el simbolismo de su título quiere significar una ferviente aspiración a tal orden y a tal armonía por el amor del sol y la fidelidad de la luna”.

2) Un lector del blog me pasó la traducción de un excelente y extenso artículo de 
Robert Kempson titulado El sínodo sodomita, con un pormenorizado relato del lamentable encuentro episcopal del año pasado. Pueden bajarlo desde aquí

11 comentarios:

Beatrice Atherton dijo...

Gracias don W. por el recuerdo del padre Bayle. Me hizo recordar al padre Basil Maturin, capellán católico de Oxford, gran predicador, muerto en el Lusitania, hundido cuando fue torpedeado por los alemanes en la Primera Guerra, en 1915. También se negó a subirse a los botes salvavidas y se quedó dando la absolución en cubierta a cuantos acudieron a él. Saludos, Beatrice

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ernesto dijo...

Felicitaciones por la entrada. No se puede decir nada más. Gracias

Anónimo dijo...

Sobre el asunto del nacionalismo, siempre repito que para entenderlo es muy útil comenzar leyendo el libro de un ilustre mendocino, Enrique Zuleta Álvarez, recientemente fallecido.

Atentamente

El poeta dijo...

Querido wander, a propósito del amor a la Patria y de la revista Sol y Luna que el blog amigo acaba de subir, viene a cuento la carta de Marechal a Mallea luego de que éste escribiera "Historia de una pasión argentina". Está en la nº1 de 1938, en la sección bibliográfica del final. Creo que vale la pena leerla y descubrir un sentimiento patriótico que a muchos -como a mí- les roza la médula...

Suyo,
el poeta.-
______
Aquí un pequeño extracto:
"En ese terreno, el de la pasión compartida, estoy a tu
lado, y lo estarán seguramente todos aquellos lectores (no sé si abundan)
que sufren actualmente lo que podríamos llamar "la pena metafísica
de ser argentinos". Y recuerdo ahora dos versos míos, pertenecientes
a una de mis Odas, los cuales tienen el valor de una correspondencia:
"La patria es un dolor que aún no tiene bautismo:
Sobre tu carne pesa como un recién nacido".

Una pasión argentina. Ese vocablo "pasión" usa en tu obra su sentido
literal de "padecimiento". Padecer la Argentina de hoy, llevarla
como una herida en el costado, tal es tu historia y quizás la de muchos
argentinos. Porque sé, como tú, que hay actualmente dos clases de argentinos: los que asisten al país, desde afuera, como quien asiste a un
banquete monstruo, y los que lo sufren en sí mismo, con dolores de
parto; aquellos que todo lo exigen del país, y aquellos que todo lo dan,
sin recompensa. ¿Sin recompensa? No. Cada una de estas dos clases
sirve en el país a un señor distinto y obtiene el salario propio de su
servicio y de su señor; y si nuestro salario es la soledad, el suspiro del
alma y la congoja, es porque servimos a un señor que gusta manifestarse
entre las lágrimas de sus servidores.
Durante la lectura de tu libro he realizado una observación muy
significativa: el tema de la pasión se desdobla en ti frecuentemente, de
modo tal que se nos ofrece, ya como tu pasión a causa del país, ya como
tu pasión a causa de ti mismo. Digo que se desdobla (y aquí está lo
arriesgado de la observación) porque en el fondo ambas pasiones concurren
en una sola pasión indivisible, en una pasión de dos caras, tal
como si la Argentina cuyo nacimiento soñamos estuviera gestándose en
el interior de los que la padecemos, y tal como si el desenlace de su
"agonía" (en el sentido de lucha interior) dependiera del resultado de
nuestra propia agonía. Y ahora me parece claro lo que dije recién, al
hablar de los que llevan el país en sí con dolores de parto.
Tu historia es la historia de un alma, y por lo tanto es la historia
de un despertar, como la mía; como la de todos los despiertos (...)
Querido Eduardo, no quiero aclarar estas palabras necesariamente obscuras: tú las entenderás, y eso me basta. Lo que podemos afirmar en lenguaje directo es que nuestra Argentina irá levantándose a medida que crezca el número de los despiertos, entre los dormidos; y el de los "sobrios", entre los "ebrios".
¿Haremos un país a nuestra imagen y semejanza? Entonces, a esta
Argentina que nos rodea, le exigiremos lo que nos hemos exigido a
nosotros mismos: nos hemos despojado lo bastante como para entrever
el color de nuestras almas, y es necesario que el país se desnude mucho para encontrar el de la suya...
(continúa)
LEOPOLDO MARECHAL.-

Anónimo dijo...

se ha iniciado la causa de la canonización? El padre Bayle ya es beato?

Anónimo dijo...

uf la revista criterio.....

Anónimo dijo...

bueno bueno bueeeeeeno...anónimo, si estos son los que elogian el artículo que ud aconseja !!!





JOSE ANTONIO CEBALLOS dice:
Domingo 4 de Abril de 2010 a las 1:04 PM
YO ,JOSE ANTONIO CEBALLOS, PASTOR DE LA PRIMERA IGLESIA BAUTISTA DE SAN DIEGO,
CARABOBO, VENEZUELA, FELICITO AL PADRE :ARIEL ALVAREZ VALDEZ, POR SU ANALISIS
DE HERMENEUTICA CRISTIANA. DIOS SIGA INSPIRANDO EN FUTUROS ARTICULOS DE RE-
FLEXION TEOLOGICA. SALUDOS.
DR. JOSE ANTONIO CEBALLOS
PORFESOR UNIVERSITARIO DE FILOSOFIA DEL DERECHO.


realmente don Wanderer no deje que envenenen su blog con estos que saben muy bien como hacer su trabajito dejando esos links con aspecto de inofensivos...

Wanderer dijo...

Ya están eliminados los enlaces piratas.

Juancho dijo...

Yo leí el enlace con la reflexión del P. Alvarez sobre la higuera.

Me hace gracia como la exegesis actual siempre concluye que lo que Nuestro Señor nos quiere enseñar es a "abandonar los ritos, instituciones, leyes, etc... antiguos".

Llegan a esa conclusión desde todo, tanto desde la parábola del buen samaritano como ahora la maldición de la higuera estéril!

En vez de leer el Evangelio para aprender, pareciera que lo leen para confirmarse en lo que ellos mismos ya piensan.

Juancho.