jueves, 24 de septiembre de 2015

Vacaciones pontificias en Cuba y Estados Unidos

Al comenzar a escribir este artículo tengo delante de mí una entrañable foto de la visita del Papa Francisco a Fidel Castro, el anciano Máximo Líder de la Revolución Cubana. Gran foto. Los diversos comentaristas han subrayado la alegría que emana de ambos personajes. Y ante todo la mirada tierna y entregada del Pontífice. Jubilosa.
Algunos malévolos susurran que llegó a besar la mano ensangrentada de Castro. Pero eso es murmurar por murmurar. Aparte de que la mano de Castro raras veces estuvo ensangrentada. Él sólo ordenaba los crímenes. Unos quince mil, más o menos, muerto arriba o abajo. Detalles antiguos que el tiempo ya desdibuja.
Los viajes al Caribe tienen siempre un algo vacacional, relajante, distendido. Y uno se alegra de ver al Papa en sus días de ocio, para qué negarlo. Entre sus amigos, Castro, Obama,... posiblemente más Castro que Obama. Pero estas minucias tampoco importan.
Ni importan en exceso las detenciones de opositores por todos los lugares por donde iba pasando el Papa. Según dicen, para que no intentaran acercarse a él. No obstante, es de justicia reconocer que esta ha sido una medida tan antiestética como innecesaria. Pero sobre todo innecesaria, puesto que ya el pontífice mismo había dejado bien claro que no pensaba conceder audiencias a nadie. Porque una cosa es reunirse con los amigos, y otra muy distinta el tener que aguantar quejas de extraños sobre torturas, desapariciones, encarcelamientos sin garantías y en condiciones infrahumanas, etc. etc. Anécdotas que, sin duda, el Papa lamenta mucho, pero en fin, no podemos andar todo el tiempo dándole vueltas a eso.
En cualquier caso, y con los opositores entre rejas, que es su lugar natural en la bella isla de Cuba, Bergoglio y Castro pudieron entretenerse hablando de ecología, y de los problemas de la Tierra y del medio ambiente. En definitiva, charlando de los temas que se esperan de los labios de un Papa.
Entretanto, el romano pontífice ha dejado la isla, y prosigue su viaje pastoral en los EEUU. Le deseo lo mejor: sabrosas conversaciones de tú a tú con los poderosos del mundo, baños de sol y de multitudes, apoteosis de buenismo en las Naciones Unidas, cóctail ecuménico en Nueva York, algún gesto de humildad convenientemente fotografiado... En fin, todo lo que pueda agradar a Su Santidad, y le permita disfrutar de unas reconstituyentes vacaciones de verano.
¡Ay, si las vacaciones fueran interminables! Pero se acaban, por desgracia, y aunque no se quiera pensar en ello. Ya el imaginar el viaje de vuelta a Roma, el próximo domingo, da grima: Horas y horas encerrado en ese avión, durmiendo poco y hablando mucho con los periodistas. ¡Las famosas declaraciones aéreas del Papa! Si la Iglesia cotizara en bolsa, resultaría fácil identificar las fechas de los vuelos papales, con sólo consultar las turbulencias repentinas y extremas en el valor de sus acciones.
Y eso es sólo el principio. Apenas llegado a Santa Marta, le espera el sínodo. Nos espera el sínodo, sí. En donde se acaban las bromas, y entran en juego aspectos clave del depósito doctrinal de la Iglesia. Y el Papa ha de afrontarlo en plena resaca de su periplo caribeño. Con esa mezcla de euforia de los recuerdos y depresión de la vuelta a la horrible realidad curial, atronando en su cabeza.
Si no me falla la memoria, el viejo maestro Chaucer, por boca de su alguacil, profetizó ya un enjambre de veinte mil padres sinodales emergiendo de cierto oscuro lugar para zumbar libremente, antes de volver a hundirse en sus profundidades. Y esta escena, que bien podría desarrollarse en Roma, dentro de muy pocos días, tendrá entonces un responsable último, con las maletas aún a medio deshacer.
Por eso, como la realidad presente es dura, y la futura posiblemente más, y soñar en cambio sale completamente gratis, me gustaría concluir este artículo evocando un verdadero sueño: el sueño de unas interminables vacaciones caribeñas y estadounidenses para nuestro romano pontífice. Una estancia en la que pudiera charlar a placer con los Castro y los Obama, discursear sin fin ante las Naciones Unidas, esbozar excelentes planes para salvar el Planeta del calentamiento global, y recibir en portada el homenaje merecido del New York Times, y los otros medios católicos. Perdurablemente.
Y si para financiar semejante estancia, tan útil al mundo, y más aún a la Iglesia, fuera preciso recaudar una fuerte suma, o incluso instituir un fondo permanente de suscriptores, no faltaría mi nombre entre ellos. De muy buena gana, y sin entrar en cálculos acerca de las indulgencias que pudieran ganarse con dicha suscripción.
En fin: dulces ensoñaciones septembrinas, no más. Luego vendrá octubre, y el enjambre de padres sinodales, y Dios no permita que se tomen decisiones que hayan de lastrar y avergonzar a la Iglesia durante mucho tiempo.

El Papa Francisco de charla con Castro... ¡Ojalá que hubiera durado para siempre!

Francisco José Soler Gil

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de falta de garantias, quizás faltaria apuntar en la lista el campo de concentración de Guantanamo. Enclave yanqui, con pinta de ilegal, donde se erige el unico Mc Donald.s en tierras cubanas, y donde los presos políticos (de los yanquis, claro) se hacinan durante años, sin juicio ni sentencia, y sin ver a sus familiares. Ay, ay, ay derechos humanos....

Gabriela

Anónimo dijo...

Qué es mejor, criticar a los nazis, que te obliguen a emigrar, y no poder hacer nada? o no criticarlos abiertamente y sin que se den cuenta salvar a 200 mil judíos de los campos de concentración?

Si Cuba y los Estados Unidos llegan a un arreglo, el simple influjo de turistas, inversiones y dólares va a hacer que el comunismo se derrumbe solo. En el peor de los casos va a ser una dictadura capitalista como China, pero los cubanos vivirán mejor.

La Cuba comunista siempre necesitó que alguien la subsidie, primero fueron los rusos, después Chávez. Ahora no les queda otra que volcarse a Estados Unidos.

El Papa no me gusta, me parece alguien más volcado a tratar de ganar un premio nobel de la Paz que a defender la verdad del evangelio, y algunas de las cosas que dice me suenan muy dudosas, como lo oposición a la pena de muerte, aplicada tanto por reinos cristianos como por la iglesia por siglos.
Y es innegable que el Papa deja la sensación de que le molesta mucho más el capitalismo que el comunismo, critica largo y tendido a Estados Unidos pero se calla con Maduro o Castro.

Anónimo dijo...

El Papa pide la abolición de la pena de muerte en Estados Unidos, pero... no en Cuba. En Cuba, besa las manos manchadas de sangre del dictador Fidel Castro, que aplica la pena de muerte extrajudicial contra los disidentes católicos: pero eso a Francisco le da igual. Sólo le preocupa el medio ambiente y el cambio climático. Pronto veremos a Fidel Castro en los altares, San Fidel.
Luis Bcn.

Anónimo dijo...

Esto es un signo clarísimo de para dónde va la "iglesia" de Francisco http://www.infobae.com/2015/09/25/1757972-video-shakira-canto-imagine-la-asamblea-la-onu-el-discurso-del-papa-francisco

Mis valijas ya están hechas.

Anónimo dijo...

El Papa Francisco no es más que el CEO de una institución a nivel mundial que se llama Iglesia Católica. No le importa ni la fe (que no comparte), ni la Verdad (que es una mas entre muchas) ni la unión entre Cristo y la Iglesia (porque no cree en la doctrina sobre el cuerpo místico ni la gracia ni los sacramentos). Donde va predica sobre los valores, los derechos humanos, la política, ahora el cambio climático... todas cuestiones que no molestan a nadie. No es capaz de ir a Cuba o a EEUU y proclamar que la salvación y la Verdad es Cristo. Usa (y esto es lo grave) a la Iglesia como el trampolín para convertirse en un lider populista, que condena al capitalismo y promueve el socialismo más combatiente, como lo viene haciendo con sus arengas setentistas a los movimientos populares, desde Bolivia, sin ir más lejos.
A los mismos fieles católicos los viene criticando y juzgando sin ninguna misericordia desde que fue elegido Papa. La fe catolica la viene reduciendo a cualquier otra manifestación religiosa, equivalente a las otras religiones. No le importa criticar (sin habladurías! pero tampoco sin derecho a defenderse) a sus colaboradores de la Curia Romana (recuerden las 15 enfermedades).
Pero usa todo el poder y la jerarquía de su investidura papal para gobernar a la Iglesia como él quiere. Ya lo hizo con el Sinodo pasado y lo siguió haciendo con el motu proprio sobre nulidad matrimonial. Todo envuelto en un halo de humildad, pobreza, frugalidad, donde siempre que hace uno de sus gestos hay 300 fotografos para captar el momento.
Y donde viene desde hace casi tres años inoculando (nunca mejor dicho) una brecha entre él y la Iglesia: el cambio, la revolución, la apertura al mundo, todo depende de su presencia (y de actuar de rodillas ante el mundo). Si la Iglesia no cambia y se hunde sola, será culpa de que no ha seguido el camino trazado por Francisco. Si después de él la Iglesia no se moderniza, no habrá sido porque él no hizo nada, o no lo dejaron, sino porque la Iglesia no estuvo a la altura de un Papa como Francisco.
Y todo se reduce a la pregunta que muchos nos hicimos el mismo día que salió elegido al balcón para dar la primera bendición, de humilde sotana, en silencio para recibir la bendición de los presentes, y con su (genial y marketinera creación) "recen por mi": ¿ERA NECESARIO???
Icaro

Anónimo dijo...

Este post no aporta nada y no está a la altura de su respetable autor. Sólo augura unas vacaciones interminables para Francisco y sus discursos ecologistas. No alcanza a ver ningún bien para la Iglesia en la gira del Papa. Pura negatividad de la cual ya estoy medio harto.

Anónimo dijo...

Como si Cristo hubiera comido con Herodes, el César y poncio Pilato romano día por medio

Anónimo dijo...



Reitero que a mi gusto el mejor post del año es el del

" el Eremita Rumano , "

Anónimo dijo...

Anónimo de las 13:55:

Con todo respeto me atrevo a señalarle que la negatividad no es del artículo, sino del personaje, en este caso el papa electo y en ejercicio.

El encuadre del post se atiene a la historia, a la tradición y al sentido común, alimentado en este caso con un poco de información. Eso es todo.

Atentamente

Anónimo dijo...

Sostengo la misma opinión que el anónimo de las 13:55. Presentía yo antes de leer el post que venían palos para el Papa. Que si hace esto, que si hace aquello, que si no hace, ya lo sabemos: para ustedes TODO ESTÁ MAL.
Esta actitud no es buena, no es sana. Se juzga al Papa en absolutamente todo y por supuesto como dije arriba, todo va a estar mal o al menos será insuficiente u otro Papa lo hizo mejor...
Una vez un sacerdote nos dijo: "-yo creo que muchas veces no entendemos la Iglesia de Cristo... Queremos ver la batalla ganada aquí en la Tierra, queremos ver un Papa perfecto y lamentablemente no será así... Cristo se lo dijo a Pilato: "Mi Reino no es de este mundo".
Qué sé yo, a todos nos preocupa la crisis de la Iglesia... pero guarda con esperar la victoria terrenal. No sé si me explico.

Anónimo dijo...



Discurso de G.Martinez Zuviera - Hugo Wast- . a la inauguración del Congreso Eucaristico , Buenos aaaaaaaAires 1934 ...

http://www.lagazeta.com.ar/dia_de_la_raza.htm

Anónimo dijo...



http://www.lanacion.com.ar/1831126-renuncio-el-presidente-de-la-camara-de-representantes-de-eeuu-el-republicano-john-boehner

Anónimo dijo...

Excelente Post.

Anónimo dijo...

anónimo del 25 de septiembre de 2015, 18:21

no sé a qué se refiere por "victoria terrenal" pero la victoria SERA terrenal tarde o temprano, y eso será el día de la venida de nuestro Señor Jesucristo. La victoria se hará aquí en la tierra.

Lo que no sabemos es si nosotros llegaremos a verla y si seremos elegidos para disfrutar de la misma.

Anónimo dijo...

GASTON: El anónimo de las 18,21 dice: "No sé si me explico" No, no se explica Vd. Aquí nadie es tan idiota como para pretender un Papa "perfecto". El problema es que Bergoglio no es simplemente imperfecto, es un profesional del escándalo.

Blas dijo...

anónimo del 25 de septiembre de 2015, 18:21

Justamente ¿cuando habló Beroglio en el viaje del Reino?

Anónimo dijo...



Blas ..


En varias oportunidades de su viaje , el Papa rezo el .." Padre Nuestro ..."

Anónimo dijo...


Todos sabemos de la Prudencia
del Papa Pio XII con los Nazis , para no empeorar la situación de los Cristianos y Judíos ...

Para Flavio Labrador , es facil criticar desde a fuera de Cuba ....

Anónimo dijo...


qué bien escribe Fray Gerundio !

https://fraygerundiodetormes.wordpress.com/2015/09/22/de-fidel-a-obama-de-oca-a-oca-y-tiro-porque-me-toca/

Blas dijo...

Anónimo anónimo del 25 de septiembre de 2015, 18:21

¿En las casa banca? ¿En el capitolio? ¿En la ONU?

Anónimo dijo...

LOS ATRONADORES SILENCIOS DE FRANCISCO EN YANKILANDIA

Ni una mención a Nuestro Señor en el discurso de la ONU (en esto, reconozcamos, solo hizo lo mismo que el “beato” Paulo VI quien tampoco mencionó a Jesucristo en su discurso en la ONU del 4 de octubre de 1965).

Ni una sola mención de la palabra “aborto” ni la palabra “homosexualidad” en el país del aborto industrial, del comercio de embriones (por correo privado) y el putimonio generalizado (ahora con obligatoria aceptación por acordada de Corte Suprema de EE.UU para todos los estados de la Unión).

Ni una sola palabra de aliento para los provida y los que intentan atajar la ola homosexualista.

Ni una sola definición clara de lo que es la familia, habiendo tenido varias oportunidades en la Fiesta de la Familia.

Eso sí, habló varias veces de los abusos sexuales refiriéndose a “"la vergüenza provocada por tantos hermanos que han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos".

¿No es que eran solo “algunos”?

En el mismo discurso apoyó a las monjas rebeldes a la doctrina.

Mientras tanto nos empalagó con discursos humanitaristas llenos de lugares comunes, su insoportable “teología” tanguera y berreta, sus gestos de humildad estudiada, sus chupadasdemedias a los judíos y masones, sus acostumbrados errores doctrinales, sus comparancias “castellinianas” fallidas, sus risotadas desmesuradas, y hasta nos dio pena al verlo tratar de subir la escalerilla del avión, tropezándose varias veces ante la mirada entre impávida y sorprendida de quienes lo esperaban arriba del avión y que no hicieron nada para intentar ayudarlo. Y con su infaltable maletín negro en su mano izquierda más propio de un vendedor de peines que del Vicario de Cristo, lo que impidió que pudiera apoyarse más cómodamente con las dos manos y evitar ese penoso espectáculo.

Todo muy lamentable.

El mundo anticristiano lo aplaude a rabiar. Por algo será…

Augusto del Río

Anónimo dijo...

Todo es circo. Copio el comentario de alguien que estaba en Filadelfia en estos días:

The Philly area survived the Popeageddon. After several months of media hype that the Pope visit was going to be the biggest event ever for the city, we are left with a fizzle this Monday. The Secret Service imposed (according to Mayor Michael Nutter they were in charge of security) what looked more or less like martial law and everything went off without a hitch. The only thing missing were the million and half people who were supposed to attend the event. Every major highway and the Ben Franklin bridge were completely closed to cars and the ridership on the SEPTA trains was a measly 40,000 people.

In the photos it looks packed but I wouldn't believe them. People were at most 5 or 6 deep along the Popemobile route in the close ups. The other thing to notice about the photos and video of the event was the complete lack of African Americans. I had the coverage streaming most of Saturday and Sunday while I sewed insulated roman window shades for winter (hey, gotta get ready for the cold!) and all I saw was white people, except for many of the nuns who were many different races. Media said there were many travelers from South America but they really weren't shown on TV. I need to note that Philly is 1.4 million people and 44% African American so anyone reading this can see how weird the coverage looked. I've seen more diversity at an Eagles game.

The whole event gave me the creepy crawlies. Everything "looked good" in the media's eyes and they called it "good", so therefore it is good! Pay no attention to the missing people and tens of thousands of security police. national guard, secret service, TSA!