martes, 6 de octubre de 2015

Del lodazal a la ciénaga

Llama la atención que una institución como la Iglesia Católica que, aún desde un punto de vista meramente humano, ha pervivido en el tiempo como ninguna otra, superando innumerables avatares históricos debido a la pericia de su clase dirigente, se encuentre en el actual nivel de decadencia, incapaz de activar los anticuerpos acumulados durante tantos siglos a fin de deshacerse de los bandidos que la han invadido
¿Cómo se explica que Jorge Mario Bergoglio haya llegado a ocupar la Sede de Pedro? Se trata de un personaje limitado que, si hubiera permanecido en ocupaciones mundanas, jamás habría pasado de jefe de estación ferroviaria de pueblo. O bien, ¿cómo es posible que Mons. Krzysztof Charamsa haya permanecido durante años ocupando un puesto en la Congregación para la Doctrina de la Fe y, paralelamente, llevando una vida de pecado a través de conductas homosexuales,  conviviendo con otro hombre, en abierta oposición a la doctrina que debía defender y a los mismos mandatos del Señor? ¿Es que nadie se dio cuenta? ¿Es que a nadie le importó? ¿Es que nadie se animó a echarlo? ¿Qué cocido se cuece tras los muros vaticanos?
Las causas de este fenomenal desaguisado son múltiples. Y yo quiero insistir una vez más en una de ellas: el abandono por parte de la Iglesia de la inteligencia. Y el ejemplo más palpable de todos es que, al pontífice brillante intelectualmente que tuvimos hace pocos años, lo dejaron solo en la durísima tarea de gobernar, forzando su renuncia, y elevaron a su puesto a un vivillo incapaz de hablar con propiedad siquiera su lengua materna.
En el siglo XIII, los “cuadros” de la Iglesia se formaban en las universidades. Los estudiantes de París, Oxford y Bolonia eran todos clérigos, religiosos o seculares. No pretendían formar intelectuales; simplemente formar la inteligencia de la fe en quienes iban a predicarla. Luego, los jesuitas inventaron los seminarios, y algún tiempo después apareció Saint Sulpice. Hoy, los sacerdotes se forman en parvularios intelectuales. Y pongo un ejemplo. En el seminario de una diócesis de la periferia cuyana, un personaje menor y prescindible, enseña seis materias filosóficas. Me pregunto yo cómo se hace para poseer semejante sapiencia si a esa tarea se suman las funciones pastorales que desempeña y las tareas burocráticas que el obispo le encomienda en la curia. Pero esto no es todo. Este señor cura ha elaborado un documento para sus seminaristas en el que, partiendo de la infalibilidad del magisterio de la Iglesia y del poder magisterial de los obispos, que delegan en los profesores de los seminarios (?), concluye que los seminaristas no pueden discutir u objetar lo que sus profesores le enseñan. Replica, por cierto, lo que su Ordinario enseña: la obediencia está antes que la Verdad.
Vuelvo a la pregunta inicial resignificada por el caso relatado: ¿cómo es posible que la Iglesia haya seleccionado como responsables de una porción de su rebaño y de la formación de sus pastores a semejantes especímenes, capaces de sostener tales monstruosidades intelectuales?
La cosa viene de lejos y no comenzó con el Vaticano II. Rorate Coeli publicó recientemente un ensayo de Louis Bouyer escrito en 1978 y titulado “La Iglesia católica en crisis” (pueden leerlo aquí en inglés). Allí, el brillante y silenciado teólogo francés, trata el problema del lefebvrismo con su característica lucidez y valentía, poniendo cada cosa en su lugar. Cuenta -y esto es lo relevante para el tema de este post- que su predecesor en la cátedra de Historia de la Iglesia en el Institut Catholique de Paris, el P. Guy de Broglie, S.J., solía hacer, después del tercer vaso de vino, esta reflexión: “Pío X sacó ventaja de la inesperada oportunidad que le brindó la separación de la Iglesia y el Estado para reducir a los clérigos franceses a la pobreza, y de la oportunidad que le proveyó el Modernismo para condenarlos a la ignorancia, y de ambas para poner imbéciles que los gobernaran. Y todo esto porque temía, casi obsesivamente, que retornara el galicanismo. Algún día, para el que no falta tanto, veremos cuánto nos ha costado esta decisión, y Roma será la primera perjudicada por todo esto”.
Probablemente, San Pío X sea responsable de lo que le achaca de Broglie. Pero recordemos también que Newman, inmediatamente después de su conversión, cuando fue a Roma a estudiar, se escandalizaba del pobre estado de la filosofía y de la teología. No había estudios sobre Aristóteles o Santo Tomás. Unas cuantas preguntas que le hizo a sus profesores del colegio de Propaganda Fide los confundieron totalmente y no supieron qué responderle. Y esto ocurría en octubre de 1846 (The Letter and Diaries of John Henry Newman, vol. XI, Oxford, 1977, p. 280). Y una sensación similar le causó a R. H. Benson la formación sacerdotal en Roma en 1903 como ya discutimos en este blog.
Varias décadas más tarde, escribía el P. Castellani: “El régimen del seminario iba en mi tiempo [se refiere al seminario de Devoto en la década del ’30, regenteado por los jesuitas] -y estimo que no ha cambiado mucho- a contrapelo del sentido común y la honradez natural: no se cumplían los mandatos y avisos de la Santa Sede, mientras se hacían grandes homenajes al “Día del Pontífice”. No se aprendía con seriedad ni se enseñaba con competencia; y el rector de entonces profesaba públicamente porque así le convenía a él -contra lo declarado por S.S. Pío XI en su encíclica Studiorum duce- que el “sacerdote no necesitaba ciencia sino piedad” -y había que ver lo que entendía él por piedad-; de modo que en su juicio los estudios eran como una manera de pasar el tiempo, hasta que llegara la ansiada hora de meter barba en cáliz… y ejercer el “ministerio”: el ministerio de la impartición de la Verdad, reducida así por él a la venta intensiva de ceremonias mágicas a cargo de una manga de empleados servilmente sometidos a la llamada “Jerarquía”, es decir, a la Gerencia. Una prueba de esto es que los exámenes eran una verdadera farsa, y los alumnos que allí se aplazaban por ignorantes eran promovidos muchas veces después por él sin más control ni trámite que el capricho de sus preferencias y sin más méritos que ser “confidentes del Rector”, y así en lo demás” (Seis ensayos y tres cartas, Dictio, Buenos Aires, 1978, p. 194). 
¿Es que la situación cambió desde que Castellani escribiera esto en 1953? Claro que cambió. Para peor. A los rectores de los seminarios actuales, y a los obispos que son sus responsables, no les importa que los sacerdotes tengan ciencia y mucho menos que tengan piedad. Les importa que tengan “olor a oveja”. Les importa que sean pastores, y hay que ver lo que entiende esta gente por “pastor”. Peor aún: no se espera que el sacerdote salga a ejercer el ministerio de la Verdad y tampoco que celebre ceremonias más o menos mágicas (las ceremonias que celebran hoy son todo lo contrario); se espera que repartan misericordina y salgan a curar heridas, como si las heridas del alma -es decir, el pecado- pudiera curarse con sonrisas, cantos melosos, guitarritas y gestos amariconados. Lo único que cura es la Verdad: la verdad sobre Dios y la verdad sobre uno mismo. Y para conseguir ambas, hace falta estudio y piedad verdadera. 
Y esta situación de catástrofe no es privativa de Argentina. Es la situación universalmente aceptada, aún en las otrora famosas universidades romanas. Díganme quién le hace caso hoy en los ambientes eclesiásticos a los exámenes y qué significa, en la realidad, aprobar con Summa cum laude o con Rite probatus, si es que alguna vez algún profesor se anima a calificar de ese modo a un estudiante. Nada, absolutamente nada.

Don Francisco José Soler Gil se preguntaba hace unos días en este mismo blog: “¿Podría convertirse hoy un Chesterton al discurso buenista de Bergoglio? ¿Cabe pensar en un Knox, en un Belloc, en un Geach, en una Edith Stein, en una Elizabeth Anscombe que abrazaran la Iglesia movidos por el discurso que ésta trata de subrayar ahora?”. No lo creo. A los polvos acumulados durante más de dos siglos, los convirtió Juan XXIII en un lodazal al convocar el concilio Vaticano II, y hoy, con Bergoglio en la sede petrina, son una ciénaga maloliente a la que difícilmente alguien se anime a adentrarse. 

60 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista a miles de kilometros de los hechos, se me ocurre que, en el caso de Charamsa, pudo haber un disimulo cuidadoso de la situación hasta la salida del closet. Digo esto porque, a partir del libro que publicó el año pasado y de las entrevistas que zenit.org le hizo en febrero de este año, a nadie se le ocurriría que la situación era la que era.

http://www.editricerogate.it/index.php?page=shop.product_details&flypage=flypage_books.tpl&product_id=556&category_id=21&option=com_virtuemart&Itemid=8&vmcchk=1&Itemid=8

http://www.zenit.org/it/articles/fede-speranza-e-carita-insieme-a-maria

http://www.zenit.org/it/articles/se-vogliamo-essere-cristiani-dobbiamo-essere-mariani

Anónimo dijo...

También Castellani en 1951 sobre la Crisis Actual escribía: "Cuando parece que los cimientos del mundo ceden y se descompagina totalmente la estructura íntegra -como pasó, por ejemplo, en el siglo XIV- entonces el sabio lee el Apokalypsis y dice: "Todo esto está previsto y mucho más. ¡Atentos! Pero después de esto viene la victoria definitiva. El mundo debe morir. Aunque de muchas enfermedades ha curado ya, una enfermedad será la última. Mas, el alma del mundo, como la del hombre, no es una cosa mortal". (...)
Perdido en las masas occidentales en gran parte el fermento de la verdad cristiana, y, peor aún, falsificado en parte y convertido en fermentum pharijeorum, el pensamiento moderno y el hombre de hoy han disociado e inver­tido los dos términos de la consigna cristiana; y dos posiciones heterodoxas y entre sí opuestas, una eufórica y otra agorera, dominan hoy vastamente el aire del tiempo:
1. Sabemos que el mundo no puede acabar.
2. Todo es inútil, no se puede hacer absolutamente nada.
Estas dos posiciones puede encontrarlas el lector en su vecindad y aun en su familia, y quizá incluso en sí mismo, alternándose en moto pendular en las horas agitadas o foscas. Ejemplificarlas en la actual literatura social o filosófica es fácil.
(...) El punto focal de su especulación no es otro que esa unificación triunfal del Universo, a la cual corren, según él, las naciones infaliblemente bajo la atracción formidable de un "Cristo Universal" que absorbe hacia sí al Universo inmanentemente, ya que está encarnado en él desde su creación y es su propio élan vital; del cual "Cristo Universal" el cristo histórico llamado Jesús de Nazareth ha sido un avatar, una manifestación, una fugaz epifanía visible. (...)
Todo lo que es internacional es de esencia religiosa. Por instinto el hombre odia o teme al extranjero y su razón no supera los límites de su "idioma" (de su clan, tribu, nación o raza) sino bajo la presión del sentimiento religioso: tesis que Bergson dejó establecida con toda precisión en Les Deux Sources.
Decir esto es decir que todo lo que hoy día es internacional, o es católico o es judaico. Son las dos únicas religiones universales. La masonería es una invención judaica, el islamismo es una herejía judaica.
La unión de las naciones en grandes grupos, primero, y, después, en un solo Imperio mundial, sueño potente y gran movimiento del mundo de hoy, no puede hacerse, por ende, sino por Cristo o contra Cristo. Lo que sólo puede hacer Dios -y que hará al final, según creemos, conforme está prometido- el mundo moderno febrilmente intenta construirlo sin Dios; apostatando de Cristo, abominando del antiguo boceto de unidad que se llamó la Cristiandad y oprimiendo férreamente incluso la naturaleza humana, con la supresión pretendida de la familia y de las patrias.
Mas, nosotros defenderemos hasta el final esos parcelamientos naturales de la humanidad, esos núcleos primigenios; con la consigna no de vencer sino de no ser vencidos.
Es decir, sabiendo que si somos vencidos en esta lucha, ése es el mayor triunfo; porque si el mundo se acaba, entonces Cristo dijo verdad. Y entonces el acabamiento es prenda de resurrección".
Parece que cuando todo se viene abajo: hay que aferrarse a la sabiduría eterna. Andrea

Anónimo dijo...

Algunas observaciones:

1.- si Ratzinger es una gran testa... yo también.
O mejor: si quiere hablar de la situación de la Iglesia actual no arranque con una sentencia harto dudosa, que puede darle tono al resto del artículo y la gente podría llegar a ignorar lo medular y posterior del mismo.

2.- ¿Bouyer habló del "lefebvrismo" o esa es su (posiblemente válida) interpretación/traspolación?
¿Lo malo en Bouyer, fue más malo que lo malo del lefebvrismo? Porque moco de pavo no fue...
Se lo pregunto porque no habiendo otra cosa que lo que hay (esto ya no es la Alta Edad Media y quién soy yo para cambiarlo), la Iglesia siguió como siguió, dio los frutos malos o buenos o no y, si no quiere llamarlos buenos al menos llámelos "menos malos"; ¿pero qué mejor que el lefevbrismo ofrece hoy la Iglesia del lado Occidental?
¿Birritualistas?, ¿Motu Proprio con misas celebradas bien 1 vez cada 1000?, ¿Misa Nueva "bien celebrada"?, ¿formación en seminarios diocesanos o de alguna congregación?

Lo que digo, es que para los que conocen poco, escapar de la Misa Nueva para ir a parar con un sacerdote que la celebre mejor, o al Motu Proprio y si tienen suerte con un cura algo corrido a la derecha, estarán felices y creerán haber conocido a la solución de la Iglesia.
Pero no usted, Wanderer, me extraña.
Usted pude decir lo que dice, pero con la siguiente aclaración final: "Así y todo, ojo, si usted tiene la posibilidad de acercarse a la FSSPX, no sea tonto y hágalo. Está lejos del ideal, pero el resto será peor".

Wanderer dijo...

Amigo Anónimo de las 12:09: Lo que usted me pide que diga, lo he dicho en varias ocasiones en este blog. O, si prefiere, he recomendado asistir a las misas que celebran los sacerdotes de la FSSPX sin ningún tipo de cargo de conciencia o cuidados canónicos.
Otra cosa es acercarse la FSSPX. No lo recomiendo como no recomiendo tampoco acercarse a ninguna parroquia, grupo parroquial, movimiento de Iglesia o lo que fuera. No es necesario estar cerca de instituciones de ese tipo para ser un buen católico. En todo caso, acérquese a su familia y a un buen grupo de amigos. Y evite cuidadosamente a los curas y a las monjas, en tanto que tales, aunque pueda tenerlos como amigos. En otras palabras, no tenga "curas amigos" aunque pueda tener "amigos que son curas".
En cuanto a Bouyer y el lefebvrismo, le recomiendo que lea el artículo. Se sorprenderá. Como dije en el post, allí pone cada cosa en su lugar, ubicando a Mons. Lefebvre en el momento histórico en el que vivió y rescatando lo que hizo. Hay críticas, por cierto, pero las críticas más duras son a los "frutos del Concilio" que provocaron el lefebvrismo.

Anónimo dijo...

1) En buena medida, el problema puede ser de formación intelectual. Pero tengo también la sensación de que la crisis en la Iglesia se alimenta de muchos otros factores, empezando por la falta de fe. Sin ir más lejos, los grandes doctores de la exégesis histórico-critica fueron los que socavaron los cimientos. Lugo está el problema de la globalización y el secularismo de la vida. La cosa es muy compleja y no pasa solo por la formación en los seminarios, aunque esto es también importante. Hay también mucha inmadurez humana. La ordenación de varones probos, padres de familia, con estabilidad emocional, sería una buena medida en las actuales circunstancias (tema opinable, por supuesto)

2) No entiendo la entrada sobre el IVE....no hay texto ? qué pasó ?

3) Hace rato que pienso que el cristianismo se alimenta de sus propias contradicciones, de sus propias ambigüedades, y por eso hay tantas Iglesias. Al final está resultando un veneno para la buena gente o el pobre pueblo que necesita una esperanza. No veo ninguna providencia de Dios sobre su Iglesia. Y si leo este blog es porque antes yo era más creyente, y ahora no lo soy tanto. Cada vez menos, diría, a la luz de las inmundicias que se cocinan entre los pastores. Aunque hay gente rescatable también, debo admitirlo.

Anónimo dijo...

Sí, entiendo lo de "acercarse", de los "curas amigos" y lo de "los amigos que son curas".
Estoy totalmente de acuerdo, pero la vida luego nos pone frente a un inevitable ejercicio de prudencia. Si usted tiene ciertas elecciones para el domingo, el resto de la semana no pensará muy diferente y resultará ser que necesita de la congregación más de un día a la semana, que las balas no entran solo desde una mala misa.
Si no es tonto hará de su casa un bastión, la cercanía será antes que nada con su familia y nadie va a venir a obstruir eso (al menos por lo que conozco del lefebvrismo; no sé cómo es con otras congregaciones como la que parece que se pudrió, entre otras).
Estas necesidades de más de un día a uno lo ponen frente a la administración de aquella realidad, y lo administrará bien o mal. Hay que tratar de hacerlo bien.

Anónimo dijo...

Ánimo, que por lo más oscuro se amanece. Maranatá.

Anónimo dijo...

Hace algo más de cuarenta años, un Sacerdote hablaba con claridad sobre lo que se expone en la entrada de hoy. Parece que, no sólo tenía razón, sino que todo lo que dijo se llevó a cabo hasta el extremo.

"El mal viene, en general, de aquellos medios eclesiásticos que constituyen como una fortaleza de clérigos mundanizados. Son individuos que han perdido, con la fe, la esperanza: sacerdotes que apenas rezan, teólogos —así se denominan ellos, pero contradicen hasta las verdades más elementales de la revelación— descreídos y arrogantes, profesores de religión que explican porquerías, pastores mudos, agitadores de sacristías y de conventos, que contagian las conciencias con sus tendencias patológicas, escritores de catecismos heréticos, activistas políticos.

Hay, por desgracia, toda una fauna inquieta, que ha crecido en esta época a la sombra de la falta de autoridad y de la falta de convicciones, y al amparo de algunos gobernantes, que no se han atrevido a frenar públicamente a quienes causaban tantos destrozos en la viña del Señor.

Hemos tenido que soportar —y cómo me duele el alma al recoger esto— toda una lamentable cabalgata de tipos que, bajo la máscara de profetas de tiempos nuevos, procuraban ocultar, aunque no lo consiguieran del todo, el rostro del hereje, del fanático, del hombre carnal o del resentido orgulloso…

El cinismo intenta con desfachatez justificar —e incluso alabar— como manifestación de autenticidad, la apostasía y las defecciones. No ha sido raro, además, que después de clamorosos abandonos, tales desaprensivos desleales continuaran con encargos de enseñanza de religión en centros católicos o pontificando desde organismos para-eclesiásticos, que tanto han proliferado recientemente."



Anónimo dijo...


El cura polaco armó todo justo antes del Sínodo.....de hecho, en este video expone sus exigencias sobre la reforma

https://www.youtube.com/watch?v=BwMDd__-PtY

Anónimo dijo...

El periódico español "El Mundo" con fecha de hoy publica una fotografía del Papa con un transexual (nació mujer y se operó y hormonó para tener apariencia de hombre) al que recibió en audiencia hace unos meses, junto a su pareja (una mujer con apariencia de mujer).
·
http://www.elmundo.es/sociedad/2015/10/06/56140419ca4741bf7d8b45f4.html
·
Lo malo de estos "signos" no es la disponibilidad del Papa hacia cualquier persona, pues eso está muy bien, sino "la imagen" que llega a la mayoría de la gente a través de los medios de comunicación. Todo el mundo lo ve como aprobación del Papa hacia estas situaciones, porque para nada se ve la exhortación a la conversión.
·
¿Cómo puede ser que el Papa y su entorno no se den cuenta de esto y de los males que conlleva.
·
A diferencia de todos los que se preocupan por los "fallos doctrinales" de este pontificado, a mí lo que de verdad me preocupa son los "fallos pastorales" del mismo. Al final va a resultar verdad que "la Doctrina no se toca", pero pastoralmente estamos conduciendo a las ovejas hacia el precipicio.

Anónimo dijo...



COMO HAY QUE INTERPRETAR LA VIRTUD DE LA CASTIDAD A LA LUZ DE TODO LO QUE OCURRE ?

Anónimo dijo...


LA IGLESIA MAS "COOL" DEL MUNDO...
" Pasa y tomate un café mientras te conectas via Wi-Fi con Dios"... por favor !

http://www.lacapital.com.ar/informacion-gral/La-iglesia-mas-cool-del-mundo-esta-en-Madrid-y-esta-inspirada-en-el-Papa-Francisco-20151006-0029.html

CREO QUE ME HARE MUSULMAN

Anónimo dijo...

Sin duda que la Iglesia actual ha abondanado la "inteligencia". Pero parece un salto muy largo para explicar la hijadeputez de este "cura". De hecho, no hay practicamente curas bien formados actualmente y sin embargo no todos se aparean con otro pibe...no se, me parece un poco reduccionista su tesis.

Wanderer dijo...

Anónimo de las 15:06: Claro que es reduccionista si usted lee mal. En el post yo afirmo: "Las causas de este fenomenal desaguisado son múltiples. Y yo quiero insistir una vez más en una de ellas:...". Es una de ellas; son muchas más.

Anónimo dijo...



Mas simple de lo que dice el
Anónimo del

6 de octubre de 2015, 14:49 IMPOSIBLE




El cura polaco armó todo justo antes del Sínodo.....de hecho, en este video expone sus exigencias sobre la reforma

Francisco y otros , no tienen nada que ver ......




Anónimo dijo...

GASTÓN pregunta a Anónimo de las 12,32: La cita que Vd. trae ¿no será tomada del Marqués de Peralta?

Francisco Soler dijo...

Estimado Wanderer:
Gracias por retomar el asunto del problema de la Iglesia actual con la inteligencia, y ampliarlo y profundizarlo mucho más allá del breve apunte de mi artículo.

Efectivamente, una de las causas de la situación que estamos viviendo es el descuido del estudio serio de las ciencias y la filosofía por parte del estamento clerical, y en general de las instituciones de la Iglesia. Y este descuido no debería entenderse como un mero un detalle lamentable. No es simplemente una pena que el nivel filosófico de los seminarios sea, por lo común, de parvulario.

No es un detalle, porque ese descuido de los estudios se encuentra esencialmente ligado a una minusvaloración de la Verdad. Proviene de dicha minusvaloración, y luego contribuye a aumentarla. Y esa minusvaloración, o desprecio, de la Verdad, es la que luego lleva, entre otras cosas, a preterirla a la misericordia. Como si la Verdad fuera algo inmisericorde (... eso es lo que piensan los malos estudiantes, que apenas soportan la atmósfera del aula...), o como si fuera posible una misericordia desligada de la Verdad.

No sé cuándo ocurrió este desplome del amor a los estudios, y en definitiva, a la Verdad, en la Iglesia. Sospecho que algo tuvo que ver con la crisis y los traumas de las guerras de religión que siguieron a la Reforma, y que provocaron tanto miedo a las desviaciones, como sospecha hacia la teología y aborrecimiento de las disputas académicas. Y en este ambiente, llegó la Ilustración, y el siglo XIX, y la Iglesia carecía ya de una inteligencia afilada, para oponerse al proyecto de mundo sin Dios.

Todavía estamos pagando estas cosas. Y a sabe cuánto tiempo aún tendremos que pagarlas.

Benign_o dijo...

Yo deje de sorprenderme de todas estas cosas cuando entendí que todo esto ya esta escrito.
Estamos caminando por el principio del final de los tiempos.
Racionalmente sucede eso, no hay mucho mas.

El desafio es actuar en consecuencia, entender que quizás en el transcurso de nuestra vida quizás (no se sabe) pero no mas alla de la de nuestros hijos, se acaba la fiesta y obrar en consecuencia.

Lo difícil es que el corazón acepte lo que la cabeza ya sabe.
Es como cuando me dejo mi primera novia, la cabeza lo entendio pero me llevo un año aceptarlo.

Hagamos las valijas, preparemos las cosas, pongámonos en contacto con los que queden del palo y empecemos a ver como, primero que nada, elegimos un nuevo Papa porque en cosa de un par de meses el que tenemos termina en Hereje.

Saludos.

Anónimo dijo...


Algunos se preguntan en este blog si el discurso buenista de Francisco podría convencer o convertir a un Newman, a un Chesterton, a un Belloc, etc

Pero yo me pregunto qué sentido tiene esa pregunta, o si el discurso de un Papa necesariamente tiene que buscar deslumbrar a los más lúcidos, o cuándo en la historia se vio algo así.

No necesariamente un Papa tiene que ser un orador descollante ni poseer una mente brillante. Nos bastaría con que se ocupe de mantenernos en la fe, en lugar de andar sembrando tantas dudas.

Pero los problemas actuales ni siquiera dependen todos de él, pues son tan graves, tan profundos y tan variados.... y de tan larga data.... que Francisco es apenas la emergente punta del iceberg, incapaz de solucionar este conflicto.

El Sínodo no hará más que agudizar la crisis, eso es seguro. Introducirá novedades apelando a prácticas ancestrales, pero aumentará el descontento. Porque las cuatro o cinco cosas que se discuten, representan una ínfima parte del total de cuestiones disputadas en la Iglesia de la posmodernidad.

Yo diría que la crisis no es de la inteligencia, sino de algo más profundo como el alma toda. Lo que sobran son doctores. Lo que faltan son santos.

Anónimo dijo...


Puede que falten estudios e inteligencia, pero en este blog se rechaza el progresismo pero se critica a Fasta, al Opus, al IVE, a la FSSPX, a los Kikos, a los kukus, a los neocones.... al final no hay misericordina para nadie.

Anónimo dijo...

Me dan mucha pena todos los buenos sacerdotes y monjas de buena fe que están en el ive. También por las familias que se han acercado a ellos. Cuánto hay que rezar !

Anónimo dijo...

¿Será así? ¿No será la tan pretendida "ciencia" parte del problema?

Cuando la escolástica medieval puso de Dios como un objeto más (es decir, algo fuera de mí, opuesto a mí) y se hirió de muerte al misterio. A partir de ahí, una de dos: o se terminaba en un racionalismo, o para evitar eso justamente, en una piadosería intimista (la tan famosa devotio moderna que justamente nace como reacción a la Edad Media)

Digo, porque antes de las universidades la cosa marchó bastante bien por mil años.

Jorge Rodríguez dijo...

Yo creo que era inevitable, con o sin Pio X, que las mejores mentes dejaran el ámbito de lo espiritual y se fueran a trabajar al ámbito de lo material.
La Iglesia, por definición está dedicada a la transmisión del conocimiento recibido por la revelación, un conjunto de verdades inmutables. Para fines de la edad media todo lo que se podía pensar de Dios ya se había pensado. A partir de ahí, la única alternativa para no desviarse de la fe hubiera sido congelar la historia y el pensamiento. Pero el ser humano tiende a especular y experimentar con todas las posibilidades disponibles, eso incluye las verdades, y los errores y las herejías.
Además, el ámbito del conocimiento del mundo material empezó a dar muchas satisfacciones a las mentes mas creativas. Las mejores mentes se fueron a las ciencias naturales y humanas, y en la Iglesia quedaron algunos pocos espirituales verdaderos, muchos sentimentales, y muchos mediocres en busca de casa, comida y muchas veces una cuota de poder para satisfacer sus altos y bajos instintos (como diría el finado Rabinovich).

Anónimo dijo...

Agregaba también ése Sacerdote Santo hace cuarenta años:

"Por desgracia, se observan también en la Iglesia sitios —cátedras de teología, catequesis, predicación— que deberían alumbrar como focos de luz, y se aprovechan —en cambio— para despachar una visión de la Iglesia y de sus fines totalmente adulterados. Hijos míos, es un grave pecado contra el Espíritu Santo, porque precisamente el Paráclito vivifica con su gracia y sus dones a la Iglesia (Catecismo Mayor de San Pío X, n. 143), establece allí el reinado de la verdad y del amor, y la asiste para que lleve con seguridad a sus hijos por el camino del cielo (ibid.).

Confundir a la Iglesia con una asamblea de fines más o menos humanitarios, ¿no significa ir contra el Espíritu Santo? Ir contra el Espíritu Santo es hacer circular, o permitir que circulen sin denunciar sus falsedades, catecismos heréticos o textos de religión que corrompen las conciencias de los niños, con enseñanzas dañosas y graves omisiones…

Errores y desviaciones, debilidades y dejaciones he dicho ya: y ahora —como siempre— el mal se envuelve diabólicamente en paños de virtud y de autoridad: y así resulta más fácil que se fortalezca y que produzca más daño. Porque aparecen gentes con una falsa religiosidad, saturada de fanatismo, que se oponen desde dentro a la Iglesia de Jesucristo, dogmática y jurídica, haciendo resaltar —con increíble desorden, cambiando por los del Estado los fines de la Iglesia— lo político antes que lo religioso.

Todo coopera al desprestigio general de la autoridad eclesiástica y a que no se corrijan con oportunidad y energía los desórdenes: los desatinos heréticos, la inestabilidad, la confusión, la anarquía en asuntos de fe y de moral, de liturgia y de disciplina. A esta situación la llaman algunos —defendiéndola— aggiornamento, cuando es relajación y menoscabo del espíritu cristiano, que trae como consecuencia inmediata —entre otros efectos— la desaparición de la piedad, la carencia de vocaciones sacerdotales o religiosas, el apartar a los fieles en general — ya lo dije— de las prácticas espirituales. Y, por tanto, menos trabajo en servicio de las almas, al paso que los eclesiásticos —al verse ineficaces— se muestran desgraciados y abandonan el proselitismo, porque piensan que procurarán también la infelicidad a otros…"

Anónimo dijo...


No crea que en esencia haya diferencia con tiempos pasado. Lo que ahora diferencial son los mass-media. Como dijo Marshall McLuhan, devoto de la misma tradicional, el medio es el mensaje.

Anónimo dijo...

Según el genetista John Sanford, en su teoría de la Genetic Entropy, el genoma humano va acumulando mutaciones negativas que la selección natural no es capaz de filtrar. Por lo cual nos estaríamos degenerando genéticamente a gran velocidad, e iríamos hacia un Apocalípsis genético dentro de muy pocos milenios, cuando los humanos serán una raza de degenerados incapaces.
Viendo a cierto clero católico, uno se ve muy tentado de darle la razón.

Anónimo dijo...

Coincido con el anónimo 12:21, es falta de fe. Me parece que usted no ha conversado o debatido con un progre, pueden caminar por la cuerda floja sin caerse, pueden decir cosas que rozan en la herejía sin serlo, es muy difícil acusarlos de herejes, y para eso se necesita inteligencia y conocimientos y han encontrado la fórmula perfecta: el pastoralismo, como dice Madariaga: más pastoral y menos doctrina. "No se preocupen, la doctrina no cambia". Me pregunto si no estamos frente a una herejía aún no rechazada por la Iglesia. Cada día que pasa veo más similitudes con la época del arrianismo. En lugar de obispos arrianos son obispos pastoralistas. Y la crisis será tan grande que será necesario un concilio o un Papa valiente que lo rechace.

Emilio Montt Marchant dijo...

Ahora entiendo el abismo que "sentía" entre la belleza sin igual de la Iglesia verdadera y el actuar gris y desgarbado de los curas contemporáneos. Algo no calzaba y gracias a este texto me doy cuenta del porqué. Gracias.

Anónimo dijo...


En este blog casi no se han posteado temas de EXÉGESIS BIBLICA,
y a mí me parece que gran parte de la turbulencia eclesial actual
tiene que ver con ella. Y me refiero concretamente a la NUEVA LECTURA
que se ha hecho del "kerygma" a partir de la exégesis "crítica".
Para decirlo abiertamente: muchos han perdido la fe o ya no saben
en qué hay que creer por culpa de esta hermenéutica "científica",
cuyos planteamientos NO son irrelevantes y hay que analizarlos con sumo cuidado.

Si en este blog no se ha tratado el tema, quizá sea porque es algo que nos supera, algo demasiado arduo con que lidiar. Es en los mismos seminarios donde le plantan a uno la semilla de la duda, y el alma cándida que creía a pie juntillas en la letra del Evangelio termina cuestionándose todo al modo del ex-sacerdote Ariel Alvarez Valdes, cuyos videos pueden ver en YouTube previa invocación al Espíritu Santo.

Es muy complicado el tema. Porque aquí se ha dicho que falta formación, que faltan grandes intelectos, etc. A mí me encanta el estudio, y para agradar al Dr Soler le diré que no le temo al hilemórfico Aristóteles ni al quántico de Planck. Pero en temas eclesiales me parece que sobran doctores y falta la fe de los primeros discípulos. Quizá podamos encontrar esta fe entre los mártires actuales de Medio Oriente, pero casi nada en Europa y América, donde estamos discutiendo si el Jesús de la historia y el Cristo de la fe son la misma persona. Y tantas cosas más....

He querido expresar apenas una faceta de un problema mucho más complejo.
Si faltan doctores, acaso sea porque sobran exégetas críticos.
Tenemos, pues, un selecto grupo de Cardenales agnósticos,
y un gran pueblo lleno de supersticiones. Hablo en términos generales, por supuesto.



Anónimo dijo...

Y aquél Sacerdote Santo concluía hace cuarenta años con expresiones que perecen haber sido escritas hoy, en este preciso instante:

"Tiempo de dura prueba es el que atravesamos nosotros ahora, cuando la Iglesia misma parece como si estuviese influida por las cosas malas del mundo, por ese deslizamiento que todo lo subvierte, que todo lo cuartea, sofocando el sentido sobrenatural de la vida cristiana.
Llevo años advirtiéndoos de los síntomas y de las causas de esta fiebre contagiosa que se ha introducido en la Iglesia, y que está poniendo en peligro la salvación de tantas almas…

Convenceos, y suscitad en los demás el convencimiento, de que los cristianos hemos de navegar contra corriente. No os dejéis llevar por falsas ilusiones. Pensadlo bien: contra corriente anduvo Jesús, contra corriente fueron Pedro y los otros primeros, y cuantos —a lo largo de los siglos— han querido ser constantes discípulos del Maestro. Tened, pues, la firme persuasión de que no es la doctrina de Jesús la que se debe adaptar a los tiempos, sino que son los tiempos los que han de abrirse a la luz del Salvador. Hoy, en la Iglesia, parece imperar el criterio contrario: y son fácilmente verificables los frutos ácidos de ese deslizamiento. Desde dentro y desde arriba se permite el acceso del diablo a la viña del Señor, por las, puertas que le abren, con increíble ligereza, quienes deberían ser los custodios celosos…

Es hora, pues, de rezar mucho y con amor, y de pedir al Señor que quiera poner fin al tiempo de la prueba."

Anónimo dijo...

Anónimo de las 2228: Nada nuevo bajo el sol. Aunque está bien que haga catarsis.
Quevachacher. Aunque sí, un poquito de Apokalipsi no vendría mal.
De tratarlo y retratarlo públicamente y a los cuatro vientos hace cuatro años, parece que hoy citarlo fuera .... inconveniente? poco apropiado? de conspiranoico?
A la final, pasamos del apokalypsis al comentarismo cholulesco a lo Jorge Rial.
Yo creo que algo tiene que ver eso de que si los tiempos no se acortaran hasta los elegidos se perderían.
Eso está.


Anónimo dijo...

Anónimo de las 17:39, exacto ; crisis de santos.De santos de verdad, de los que son capaces de transformar el mundo y anonadarse delante del Santísimo. Esos curitas de pocos años que doblan la rodilla con toda la reverencia debida al Rey del mundo. Esas monjitas mayores que siguen llevando el hábito y que conservan un corazón de quinceañera . Ni hermenéuticas, ni escuelas filosóficas , ni Sínodos , ni discusiones sobre cuántos angeles caben el la cabeza de un alfiler ; santos.
Donde están los Franciscos de Asís y los Juanes de la Cruz de nuestra época . Donde las santas Teresa y Clara.
¿ O es que ha empezado la media hora de silencio ?
Cristianos que en esta hora, en vez de mirar hacia una reunión de " herejibles" vuelvan la vista al que crucificaron.

Chestertoniano español dijo...

La caída del nivel intelectual es increíble. Si ya se nota una deficiencia en los sacerdotes viejos (formados antes del Concilio), su nivel comparado con los que salen ahora del seminario es abismal. En cualquier cosa. En latin, en filosofía, en teología de la buena, en cultura general, en derecho canónico, en historia de la Iglesia etc, etc.
La abolición a todos los efectos prácticos del latín como idioma eclesiástico ha tenido entre otros muchos efectos romper la continuidad con la Iglesia antigua y medieval. Hoy es necesario que un teólogo haya escrito en italiano, inglés o en tu propio idioma para "sentirlo" como relevante. Los que escribieron en latín o en griego son a lo sumo "fuentes" o quizás se les pueda estudiar en un doctorado, pero no se percibe que sean relevantes para estudiar teología básica.
Lo que apunta el anónimo de las 22:28 es muy relevante. La exégesis biblica ha destruido la fé de muchos. En la reciente biblia d ela conferencia episcopal española, que para el ambiente eclesiástico actual es mas o menos neocon y se aparta de los discursos mas progres, se apunta a que las posesiones que Jesús curaba eran probablemente enfermedades mentales o que tal o cual discurso de Jesús esta escrito así porque la comunidad del evangelista que lo escribió tenía tal o cual necesidad.
Claro, si la misma Iglesia te indica que debes tener dudas acerca de que las palabras de los evangelios sean las de Jesús y que debes pensar que sabemos ahora mas que Jesucristo entonces acerca de lo que le pasaba a las personas que curaba pues es difícil mantener la fé...

Anónimo dijo...

Ahí va la primera

http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2015/10/07/01016-20151007ARTFIG00097-synode-l-intervention-inhabituelle-du-pape.php

Se viene la segunda nomás!

A empezar a mover las piernas que el baile ya empezó!

Monseñor Randazzo dijo...

Wanderer: lo que no puedo permitirle es que usted se las agarre con los jefes pueblerinos de estaciónes ferroviarias. Esto es demasiado.
Monseñor Randazzo

The International Péronist dijo...

Coincido con el punto de vista del Post, que dirige la pregunta hacia los verdaderos protagonistas de estos sucesos. Los argentinos, al conocer a Bergoglio desde hace varios años más, tenemos claro que él es incapaz de tener iniciativas como las que se vienen preanuncianco en torno al sínodo. Menos la que quieren imponerle con la difusión de la tierna foto de los dos machos acaramelados.

Bergoglio es peronista: nunca alteraría al avispero, salvo para defender su posesión del poder. La foto de los dos tórtolos y, sobre todo, la difusión al unísono de los medios de comunicación, quizás sirva para que quede en evidencia lo que todos sabemos pero nunca incorporamos del todo en nuestros razonamientos: el ocultamiento de los que ejercen el poder en la Iglesia, la contradicción de ser una institución fuertemente asociada a un mando visible y central, el papa, pero en la que el gobierno es anónimo.

La publicación de la foto es consecuencia de esta situación: el primero que entendió el mensaje fue el mafioso peronista blanqueado. No me cabe duda: él mismo a poco de inciada su beca pontifica nos avisó. "No me armen un lobby". Hasta en algún punto como compatriota quiero solidarizarme. Pancho, no te quieren porque sos latinoamericano. Báh...sos un tano.

La foto es un artefacto semiológico perfecto para Féisbuc, instagram, para que en la oficina pongan las caras de tus compañeros. Es re-jodida: hay un cuestionamiento doble, a la heterosexualidad y, nadie ha notado la paradoja, al sacerdocio. Super innovador, parece en joda, y así armada nos impiden tomarla en serio. ¿Qué significa que el racu vista clergy junto a su novio? Acá hubo guita. Al cura le gustan las mujeres, pero necesitaban que alguien con uniforme sa saque la foto, y cualquier cura que decida hacerse gay, en primer lugar se saca el unforme de cura. O el otro se busca un macho que no sea cura.

No le veo mucho futuro a la pareja, y al flaco que está de civil le hubiera dicho lo mismo que el Guánder: no conviene tener curas amigos, y menos curas novios.

PD: Guánder, largue lo del IVE, que nos tiene en ascuas desde el lunes.¿Viene con fotos? Púh....

Anónimo dijo...

Podrán ser tan bo.... los de INFOVATICANA que ponen la última intervención de Pancho en el Sínodo como buena noticia?
Mirá que hay que ponerle buena "b"oluntad!

Anónimo dijo...

anónimo del 6 de octubre de 2015, 21:32

coincido con ud. es ese pastoralismo el que representa la herejía. Como el monseñorito gay que dijo estar haciendo "investigación teológica" (investigando si el dogma cambia con el cambio pastoral...es decir, ver si acostándose con otro tipo pierde el estado de gracia o no, conozco otros que estudian si tener una amante o dos a la vez también altera el poder de su unción. Pero según el sacerdote de mi parroquia, no importa los desastres que haga si sigue bajo el influjo del Espíritu Santo).

Ven Señor Jesús.

Anónimo dijo...

La exégesis histórico-crítica tiene su lugar propio: es la sirvienta de la exégesis teológica, de la exégesis que parte de la fe.

Pero si no partimos de que los apóstoles y evangelistas escribieron de lo que vieron y oyeron, o del testimonio que recibieron directamente de aquellos que vieron y oyeron (por ej. Marcos y Lucas), la fe pierde su fundamento.

Anónimo dijo...

Francisco y todos sus secuaces olvidan la gran lección de la historia, enriquecida desde la revolución helénica y desde la gracia del cristianismo: todo lo humano llega a su fin, la vanidad del actual "papa", su falta de cordura, sus malos modales y hábitos discursivos lo están llevando al infierno. Su infierno, lastimosamente, es el infierno de la decadencia en vastos sectores de la iglesia romana, que ya no tiene nada de universal ni de católica. La raíz del mal es de vieja data...uno de los brotes se llama jesuitismo.

Anónimo dijo...

Un comentarista halla motivos de esparanza en «esos curitas de pocos años que doblan la rodilla con toda la reverencia debida al Rey del mundo». Pues lamento decirle que a ese perfil de curitas (¡ojo al diminutivo!) pertenecía precisamente la joyita de monsignorino polaco cuyas hazañas estamos celebrando estos días. A la clase de los curitas niñoides juampablistas modositos, conservadores y siempre con su tirilla al cuello (la «blanca doble», para decirlo en cigoña). Que dicen la misa Novus Ordo «bien celebrada», haciendo geneflexiones después de consagrar, no como Bergoglio. Esos curitas acaramelados, cuidadosos de su aspecto y de modales siempre adolescentes, de discursito siempre buenista, optimista y emotivo; que aunque tengan más de cuarenta añazos nos siguen pareciendo un poco niños. Que predican melosa y piadosísimamente acerca de los misterios marianos y eucarísticos. ¿Han seguido ustedes los enlaces del primer comentario? ¿Han leído esta meditación sobre la virginidad de la Santísima Virgen y su matrimonio casto con San José? Quizá les repugne oír estas cosas en boca de un tipo que, ahora lo sabemos, andaba entregado a las torpezas más abyectas, pero resulta sincero y piadoso. Aunque sea polaco y se llame Julandrowski podría ser madrileño, llamarse Maricónez y ser un producto modélico de la factoría San Dámaso. Parece exactamente uno de los coadjutores de la mejor parroquia de España, que ya saben todos que es la de Cigoña: Santa María de Caná.

Anónimo dijo...

Qué relajo el de estos monseñores y dizque profesores de teología. Están rajados todos ellos. El tema da para toda una disertación. De manera sintética yo lo entiendo como expresión del alejamiento de la verdad eclesial, cuyo tono tiene que ver con la experiencia de Dios en la vida del creyente. La raíz del mal es profunda y sus orígenes tienen que trazarse en la progresiva intelectualización de las verdades de la fe (facultas rationes). Los padres de la Iglesia y sus doctores le recordarían a tanto papa, cardenal, obispo y sacerdote confundido, que las verdades de fe no son simplemente de orden intelectual. Los dones del Espíritu santo y su gracia no se irradian como expresión de la posesión de un conocimiento intelectual. La vida espiritual es más que intelecto (cogito) tiene que ver más con la realidad de la existencia (ese). Yo por mi parte, releo a Corintios 13. Tenemos que ser caritativos hasta con el peor de los criminales; sin embargo, la justicia tiene que aplicarse, de lo contrario estamos en manos de la subjetividad extremista del mundo moderno y sus novelerías. Tiempos bellos y tormentosos los que vivimos. La Iglesia se sacude y todas estas pruebas nos servirán para depurarnos de tanta palabrería vana.

Anónimo dijo...

Estos curas maricones olvidaron la primera lección de la religión más primitiva, no hablemos de las verdades del cristianismo- y es que existen espacios y tiempos sagrados que se respetan y no se tocan. Sus aberraciones morales y sexuales las pagarán caro en el tribunal del Dios de la historia. A nosotros los mortales, heridos por nuestras propias debilidades, tendremos que enseñar que lo sagrado, tiene que ver precisamente con poner límites a los apetitos humanos más desviados y depravados. El espacio sagrado de la Iglesia romana se encuentra contaminado, sus ministros lo dejarán invadir de todo tipo de innovaciones que rompieron con el orden sacro. Si en algo tiene razón y fundamento el movimiento tradicional católico, es en el desvanecimiento total de la liturgia que hoy se celebra en los templos e iglesias. Vivimos una catástrofe metafísica. El enigma del mal es que a pesar de los ilustres diagnósticos que se han formulado en los últimos 50 años, la jerarquía de la iglesia no obra con destreza y veracidad. Lo cierto es que esa misma jerarquía ha sido la encargada de destruir las verdades de la fe católica. Su máximo exponente el papa Francisco. Su función demoledora es de orden satánica.

Anónimo dijo...

La crítica textual hecha con honestidad intelectual sirve a la fe. Tomemos como ejemplo el versículo Jn 3,13.

Mi biblia Nácar-Colunga edición 1970, aunque sus notas dejen que desear como detalla esta recensión, tiene:

"Nadie sube al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo."

En contraste, dos biblias recientes, en principio más confiables para quien busca una traducción fiel y comentarios doctrinalmente ortodoxos, como son las de la Univ. de Navarra 2004 y las de la CEE 2010, tienen:

"Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre."

¿Por qué desapareció la frase "que está en el cielo", tan útil para rebatir "cristologías" apóstatas como la de Pagola ,que no llegan siquiera a arrianismo sino que están a un nivel de adopcionismo o socinianismo? La respuesta es "porque está ausente en los mejores manuscritos". ¡Pero esa respuesta es inválida porque el pasaje de la adúltera (Jn 7,53-8-11), que universalmente ha sido siempre considerado como canónico, está ausente en exactamente los mismos manuscritos antiguos que la frase "está en el cielo" y en un par más!

Van los datos técnicos para los interesados.

Jn 3:13 "que está en el cielo"

- presente en: 02 A Alexandrinus, Byzantine majority text, Old Latin, Vulgate, Church Fathers, starting with Tatian's "Diatessaron" (c. 160-175) and Hippolytus' (170–235) "Against Noetus".

- ausente en: P66, P75, 01 Aleph Sinaiticus, 03 B Vaticanus, 032 W Washingtonianus

Jn 7:53-8:11, Pericope Adulterae

- presente en: 05 D Bezae Cantabrigens., Byzantine majority text, Old Latin, Vulgate Codex Fuldensis, Church Fathers

- ausente en: P66, P75, 01 Aleph Sinaiticus, 03 B Vaticanus, 02 A Alexandrinus, 04 C Ephraemi Rescriptus, 032 W Washingtonianus

Anónimo dijo...

¿Que si un discurso de Francisco podría convertir a un Newman? Bueno a Newman no le convirtieron los discursos y encíclicas de los papas de su tiempo. En realidad, durante su proceso de conversión no se interesó gran cosa por lo que dejeran los Papas posteriores a San Cornelio. Si puede decirse que alguna lectura le convirtió fue la de San Ignacio, pero no el de Loyola: el de Antioquía.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 11:12..

Cada blog elige las partes del discurso afin a sus gustos..Los de "eligiondigital", usan el mismo discurso con otra interpretación, pero llevando agua a su molino..
El tema es cuando del discurso del día, solo se pueda sacar una solo conclusión..
Y entonces...?

Don Diego dijo...

Y, como broche de oro, este viernes podrían darle a JB el nobel de la paz: http://www.lanacion.com.ar/1834441-premio-nobel-de-la-paz-papa-francisco-podria-ganar

Anónimo dijo...

W, no tengo mas datos que lo que salio en el diario, pero quizá le interese:

http://www.eltribuno.info/hermetismo-y-conmocion-la-investigacion-del-vaticano-una-orden-saltena-n622825

http://radiosalta.com.ar/el-padre-rosas-habria-recibido-una-donacion-de-plata-sucia-revelo-el-cura-crespo/

Anónimo dijo...

Anónimo de las 13:48,
sobre los comentarios ortodoxos del a Biblia de Navarra (al menos en su Edición Popular), le diré: en la introducción al libro de Daniel, lo da como una obra de la época de los Macabeos. Con lo cual el supuesto 'Daniel' habrá resultado ser un falsificador. Y tan pero tan bueno, que engañó al mismo Jesucristo, quien lo tenía por Profeta.

Anónimo dijo...


VEAN EL ARTICULO DE SANDRO MAGISTER

http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/10/07/questo-papa-non-ci-piace-con-gli-onori-de-losservatore-romano/

Anónimo dijo...

An Open Letter to the Synod From Over 100 Converts: http://aleteia.org/2015/10/05/an-open-letter-to-the-synod-from-over-100-converts/

Johannes dijo...

Anon de las 20:35, soy el de las 13:48 de ayer.

Afirmar que el libro de Daniel es una obra de la época de los Macabeos no implica de ninguna manera que el autor humano de ese libro haya sido un falsificador, ni mucho menos que ese libro no sea divinamente inspirado. Notemos que el autor del libro de la Sabiduría, quien fue un judío de Alejandría del siglo I a.C., habla como si fuese Salomón (Sab 9,7-8). Es un tema de géneros literarios.

Anónimo dijo...

Coincido con el post: falta DOCILIDAD A LA VERDAD.

A Jorge Rodríguez
No se trata de congelar la doctrina sino de detenerse en ella y profundizarla. El error de la edad media fue no detenerse en lo religioso (Kierkegaard)
Al anónimo del 6 de octubre de 2015, 20:34. La última palabra de la Edad Media en relación al conocimiento fue MISTERIO. El racionalismo y nominalismo posterior nunca lo entendió, suprimió la idea.

Anónimo del 6 de octubre de 2015, 22:28 su análisis supone la necesidad del racionalismo y la exegesis crítica, supone la falta de fe. Creemos que Cristo era Dios o no. Punto. ¿Qué exegesis crítica? Los planteamientos de la exegesis crítica SON IRRELEVANTES. El planteo es personal y tiene consecuencias y no podemos no tener posición. Llámalo minimalismo o religión primitiva o cosas que no se discuten, pero es así.

Coincido con varios anónimos: 7 de octubre de 2015, 12:47, 7 de octubre de 2015, 13:46, 7 de octubre de 2015, 13:33

“La Iglesia se sacude y todas estas pruebas nos servirán para depurarnos de tanta palabrería vana.”

Hay que tomar las verdades de fe como un hecho sin ser fanáticos.

Saludos

Jorge Rodríguez dijo...

Para Johannes, el libro de Daniel es profético, entre otras cosas profetiza la caída del Persia a manos de Alejandro Magno. Luego también profetiza la devastación de Antíoco Epifanes, y la venida del ungido a las 70 semanas.

Si el libro de Daniel fue escrito en la época de los Macabeos, entonces sería toda una estafa ya que, aprovechando el conocimiento de la historia, el autor estaría escribiendo un libro simulando ser un autor antiguo con falsas profecías de esos acontecimientos "futuros". Es como si yo escribo un libro y luego lo publico diciendo que el autor es Castellani, donde se profetiza un Papa Argentino que ademas es peroncho y etc.

Por cierto, según Flavio Josefo, cuando Alejandro pasó por Jerusalén los sacerdotes le dijeron que su triunfo estaba profetizado en sus textos sagrados.

Emilio Montt Marchant dijo...

Lejos de mí estar a favor del actuar de Bergoglio. Sin embargo, me surge la duda, y la planteo con respeto, si no es más que un "jefe de estación" o, tal vez, un donnadie ¿por qué no hay alguien que le haga frente???

Johannes dijo...

Repuesta a Jorge Rodríguez.

Sobre el autor humano del libro de Daniel, hay básicamente dos posibilidades:

1. escribió en 500 a.C. aprox. y predijo eventos futuros que ocurrirían entre 350 y 167 a.C.

2. escribió en 165 a.C. aprox. y explicó el sentido de eventos ocurridos entre 350 y 167 a.C.

Explicar el sentido de eventos pasados usando un género literario de profecía desde un pasado más remoto no es estafa.

Entiendo que Ud pueda pensar que adoptar la segunda posición sobre el libro de Daniel es un primer paso que puede terminar llevando a adoptar esa posición sobre la predicción por parte de Jesús de la destrucción del Templo, que en realidad habría sido escrita después del 70 A.D. por la comunidad creyente para "explicar el sentido" del evento.

Lo que espero que entienda es que algunos podemos manejar perfectamente la distinción entre ambos casos, y sostener que, mientras la profecía en el libro de Daniel fue explicación y la narración del diluvio es simbólica, la predicción de Jesús sobre el Templo fue predicción y la narración de sus milagros es literalmente fáctica.

En síntesis, no espero que Ud adopte la segunda posición, sino que entienda que es legítima y consistente con la fe.

En cuanto a Flavio Josefo, era fariseo y creía en la Torá oral y en las tradiciones pre-rabínicas como la que Ud cuenta.

PD1: La narración de Adán, Eva y el pecado original es fáctica expresada en estilo simbólico. Las observaciones genéticas que apuntan a Adán cromosómico y Eva mitocondrial están en línea con eso.

PD2: Estos temas suelen conducir a la cuestión de si las responsa que la Pontificia Comisión Bíblica emitió entre 1905 y 1943 siguen teniendo valor magisterial. Tal vez sea demasiado esperar que los que entienden que lo siguen teniendo entiendan que la posición de los que entienden que ya no lo tienen (entre ellos Joseph Ratzinger/Benedicto XVI) es también consistente con la fe.

PD3: Sostengo firmemente que la Escritura está libre de error. Simplemente noto que si un mensaje es o no es erróneo depende de su objetivo. Si un padre quisiese enseñarle a su hijo de dos años que debe tener precaución con la electricidad, y para ello usase contenidos de materias de ingeniería electrónica para explicar la electricidad, la conductividad del cuerpo humano, el mecanismo de coordinación eléctrica del corazón, y como una corriente eléctrica interferiría con éste, el mensaje sería mortalmente erróneo.

Anónimo dijo...

Sr. Johannes,
ocurre que el Libro de Daniel en ningún lado dice estar interpretando eventos, ni ser una metáfora, ni una reinterpretación de hechos. Todo su desarrollo es narrativo. A veces en primera persona. Incluso en la primera persona de un pagano, como el Rey Nabucodonosor. O del mismo Daniel, que en Dn 8, empieza diciendo: "El año tercero del rey Baltasar, yo, Daniel, tuve una visión, después de la que ya había tenido".
Por tanto, si esto fue escrito por una persona que vivió durante la época helenística de los Macabeos, es una falsificación. Lisa, y llana. Y tan buena, que el mismo Jesucristo se la habría creído.
Y su autor habrá sido bastante inescrupuloso.
Pero ocurre que la única razón verdaderamente contundente para decir que el Libro de Daniel data de la época de los Macabeos, es que contiene profecías que llegan hasta los Macabeos. Y todo buen racionalista sabe que la Profecía no existe. Por tanto, esto tiene que haber sido escrito luego de los hechos. Esa es la única razón 'científica' de peso para situarlo en la época Macabea. Es decir, no hay razones científicas. Se lo data en la época de los Macabeos por una cierta concepción filosófica. A saber: “el Dios Trascendente, si existe, no interviene en la historia”.
Cierto que Daniel también predice -con sus famosas Semanas- la fecha de la Crucifixión de Jesús. Con lo cual, lo ideal hubiera sido eliminarlo por completo. Lamentablemente, existen manuscritos de Daniel de la época de los Macabeos, con lo cual es imposible datarlo más tarde que eso.
Por otra parte, existen no pocas razones -ahora sí, científicas- para pensar que Daniel no es más ni menos que quien dice ser en el texto del libro:
Date of the Book of Daniel

The Book of Daniel defended

Jorge Rodríguez dijo...

Una cosa es que partes del texto tengan interpretación simbólica en vez de literal (como el agua viva significa el Espíritu p. ej. o que los días de la creación signifiquen eras cósmicas), y otra cosa distinta es que las profecías se hayan escrito a posteriori de los hechos supuestamente profetizados. Me temo que no voy a adoptar su posición en ese ultimo punto.
Efectivamente, ahí está la sabiduría, en saber cuando hay que aplicar cada método interpretativo.



Johannes dijo...

Sr Jorge Rodríguez, en ningún momento fue mi intención persuadirlo para que adoptase mi posición en este tema.

Mi objetivo se limitaba a que la percibiese como una posición que es compatible con la fe católica y que no conduce necesariamente a cuestionar la historicidad de la narración del Nuevo Testamento.

J.M.Tenreiro dijo...

Sólo añadir que cuando he visto la fotografía del tal curilla con su novio en la portada de un periódico abiertamente hostil a la Iglesia, me vino a la memoria el pasaje evangélico de la Última Cena que describe como San Juan, el adolescente y discípulo amado, estaba recostado sobre el pecho del Señor. Una perfecta coartada para Satanás y sus sicarios. Pero en el caso que nos ocupa es precisamente el ministro de Jesucristo el que se apoya sobre el hombro del que presenta como su novio, y acaricia su cara -como nos muestra la televisión- ante la indiferencia de aquel. Francamente, aún desde el punto de vista mundano, un bochorno.
El discípulo amado, adolescente, de corazón puro y mirada limpia, demostró , además, una fortaleza singular, acompañando al Señor desde el primer momento de su Pasión hasta el pie de la Cruz, junto con la Santísima Virgen a quien, por encargo de Jesús, ha tenido el altísimo honor de tomar bajo su protección.