martes, 20 de octubre de 2015

La importancia de ser inútil

En los momentos en los cuales las sociedades comienzan a crujir presagiando la inminencia de sus caídas, es natural que los hombres íntegros se pregunten con inquietud qué hacer, y surge siempre la tentación de soñar con grandes empresas y buscar con desesperación a un líder salvador, convirtiéndose todos en soldados rasos a su servicio y postergando, en razón de ese difuso bien común, las propias particularidades. Los inútiles, es decir, los que no se enrolan en esa empresa y no militan en tal batallón, son desechados como lastre más pesado aún que el que representan los paganos.  
Pero lo cierto es que la historia nos enseña que en esos momentos críticos los más útiles son los inútiles. Mientras Europa se desangraba durante la Segunda Guerra Mundial, un inútil profesor universitario de Oxford se dedicaba a escribir una fantasía que terminó llamándose El Señor de los Anillo, un libro que ha salvado más vidas que cientos de grupos parroquiales juntos. Pero quiero fijar la mirada en esta ocasión  en un momento histórico similar al nuestro y en un personaje al que aún hoy mucho le debemos.
El siglo VI se encontró que Europa ya no existía. El Imperio Romano de Occidente había caído y lo que había sido una unidad orgánica, ahora no era más que un conglomerado de ciudades que giraban en la órbita de las tribus bárbaras vencedoras: visigodos en España, francos en la Galia, burgundios en Retia, vándalos en África y ostrogodos en Italia. Aunque todos pretendían seguir siendo “romanos”, Roma ya no existía, y los únicos que mantenía cierto orden eran los obispos, organizados según el diseño de la antigua administración imperial.
La papuerización de la cultura y la educación parecían irremontables. Signo de ello era que ya nadie en Occidente sabía griego, e ignorar esa lengua era ignorar la filosofía, los clásicos y, todavía más importante, la teología, porque el cristianismo se había desarrollado teológicamente en Oriente. Aún el mismo latín estaba perdiéndose puesto que la atomización política había propiciado también la atomización lingüística y ya se estaban fortaleciendo las lenguas romances. Como señala Pierre Riché (Éducation et culture dans l’Occident barbare. VI – VIII siécle, Seuil, Paris, 1995), las clases dirigentes habían perdido todo interés por la cultura clásica y por la educación en general y aún la formación de las elites políticas y religiosas era más que deficiente.
 En ese momento asciende al trono de Italia el ostrogodo Teodorico cuyo poder militar le permitió  gobernar sobre las penínsulas itálica e ibérica, la Galia mediterránea y las provincias del Danubio. Preocupado por hacer resurgir el imperio no sólo políticamente sino también culturalmente llamó a su lado a Boecio y, posteriormente, a Casiodoro. Y este el personaje en el que quiero detenerme. La familia de Casiodoro formaba parte del patriciado romano y él mismo había sido nombrado cónsul siendo muy joven. A pesar de las circunstancias de su época, fue quizás el último de los romanos en recibir la formación clásica reverdecida con el cristianismo.
Sucedió en su cargo a Boecio y estuvo al lado de Teorodico luchando, junto al rey, para restaurar el principado y las grandezas culturales del imperio. No pudieron. Muerto el rey, Casiodoro continuó en su puesto durante algún tiempo con la nueva reina, pero pronto se dio cuenta que no había caso: todo se caía a pedazos. La solución no venía a través de la política –él lo había ensayado- ni a través de las grandes empresas. Era la hora de los inútiles. Y así fue que se retiró a una de las posesiones de su familia en Esquilache donde fundó el Vivarium, una especie de monasterio en el que sus habitantes tenían un solo cometido: estudiar y copiar las obras clásicas, griegas y latinas, que había legado la antigüedad. Casiodoro se daba cuenta que, sin ese repositorio, Occidente estaba perdido.
Y fue gracias a su labor que los monjes medievales conocieron a Séneca y Cicerón, y a todos los demás clásicos, y que hoy podemos leer a Virgilio. Fueron estos inútiles escapistas, refugiados cómodamente en una casa solariega mientras Occidente se caía, los que salvaron a Occidente. No quisieron meterse en política –más bien huyeron despavoridos de ella- y ni siquiera les importó las triquiñuelas eclesiásticas. Se dedicaron a hacer lo que sabían y podían hacer: estudiar y copiar para conservar.
Los tiempos de hoy son bastantes similares a los del siglo VI. La diferencia está en que ningún Teodorico se avizora en el horizonte y mucho menos un papa Agapito. Es la hora, entonces, de Casiodoro, es decir, es tiempo para que cada uno desarrolle sus propios dones y particularidades. Es la hora de que los poetas se dediquen a cantarle a la luna y a la mujer amada, que los pintores pinten íconos, que los músicos interpreten a Bach y a Beethoven, que los políglotas traduzcan y que los monjes recen. No estoy abogando, por cierto, de que todos nos retiremos a algún monasterio abrigado por las montañas o por los bosques. Estoy diciendo que es el momento en el que cada haga lo que sabe hacer, según Dios se lo pide, más allá de las estructuras institucionales que no siempre son funcionales. 

Es la hora de los inútiles.

60 comentarios:

Anónimo dijo...


También me viene a la memoria que FLAVIO JOSEFO fue tenido por traidor a los judíos durante el asedio romano de Massada (creo),pero gracias a sus crónicas hoy sabemos lo de Massada y muchas otras cosas más, entre ellas una de las pocas menciones extra-bíblicas sobre Jesús.
Voy a buscar algo más, pero creo que Borges tiene un cuento sobre Josefo.

Anónimo dijo...

Brillante Wanderer!

Juancho.

Anónimo dijo...

Pido perdón de antemano, pero me suena a cobardía y comodidad. Coincido con usted en la creencia de que estos no son tiempos políticos, pero no por eso debemos aislarnos y despreocuparnos. Creo que debemos rezar e intentar organizarnos para que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos puedan fortalecerse en la Fe y vivir santamente en esta sociedad y en la que viene hasta que Dios nos llame.
Dónde queda la frase de San Pablo: “He combatido el buen combate, he conservado la fe"
La virtud de la resistencia nos es más común a las mujeres y la de acometer a los varones, espero que no todos los hombres católicos estén pensando en retirarse a "hacer su vida" en la comodidad de sus recintos. No me imagino a los primeros cristianos, recluyéndose en sus casas desentendiéndose de todo, tampoco me los imagino a los cristeros y mucho menos a los que cristianos de Siria.

Andrés Flake dijo...

Es un gran consejo, D. Wanderer, el que nos ofrece en esta entrada del blog. Un consejo sabio.

Hemos luchado mucho últimamente, y hemos perdido mucho:

Europa agoniza, atrapada en pinza entre el hedonismo estéril de una generación apóstata y el empuje de los bárbaros idólatras.

La jerarquía de la Iglesia vende a saldo la doctrina, y se pone a sí misma, y a todo lo santo, en ridículo, convirtiendo la religión en una payasada.

Ningún poder político del mundo parece animado por el Evangelio, ni dispuesto en lo más mínimo a proteger a la Iglesia de sus enemigos. (Más bien al contrario).

Si todo se quema, salvemos al menos el pensamiento cristiano, salvemos la cultura cristiana, cada uno en nuestra especialidad, o en nuestro oficio. Y esperemos. Las escalas de tiempo que maneja Dios son distintas de las nuestras. Salvaguardemos lo posible, y esperemos.

Anónimo dijo...

Gracias Wanderer. A esto llamo yo una respuesta con altura y por elevación hacia aquellos que proponen el descarte de la música y la poesía para convertirse en "albañiles".
Luminoso.
Lapidario.

Anónimo dijo...

Coincido con el anónimo 9:38
Veremos como termina Argentina sin políticos católicos...
La política es sucia y por eso la persona honesta no quiere embarrarse, involucrarse en ella para un católico practicante significa martirio social. Es tiempo de inútiles pero también de santos y mártires.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jack Tollers dijo...

¡Excelente, Wanderer!

Me trajo a la memoria lo escrito por el Athonita siete años atrás:

http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2008/06/breve-apologa-del-porque-s-noms.html

Anónimo dijo...

Me parece que la realidad es mucho más complicada que lo que el artículo asume.
Nunca existió ni existirá algo tal como "la hora de los inútiles" , como tampoco existió ni existirá la "hora" de los activos, la hora de los pueblos, la hora de de los reyes, etc. Vanidad de vanidades. A lo sumo fue, es y será siempre la "hora de Dios" y punto
El argumento podría resumirse así: advirtiendo la primacía de la contemplación sobre la acción, en un barco azotado por la peor tormenta, se decreta la "hora de los capellanes", y se comienza a tirar por la borda al capitán, los oficiales, maquinistas e ingenieros por qué resulta que descubrimos que son "útiles" innecesarios.

Del mismo modo, tampoco se puede simplificar tan brutalmente la historia de la humanidad,(que no es otra que de la Salvación) extrapolando un hecho histórico como el mentado. Si Roma llegó a ese punto fue, entre otras cosas, porque los "inútiles" se corrompieron y se volvieron verdaderos inútiles y los "útiles" pretendieron dejar de serlo: de políticos/guerreros devinieron en burgueses.

Para que el articulo fuese equilibrado, creo yo, la alabanza y necesidad de los "inútiles" debería brotar de boca de los "útiles" (cosa que me parecería excepcional) y no de boca de los mismos "inútiles"; de lo contrario, no pasaría de mero autobombo con gusto a revanchismo.
Y si un buen gobierno es un don del cielo, deberían ser los "inútiles" los que bregaran en su sapiencia por preparar las condiciones morales que hagan a la comunidad meritoria de tales jefes, predicando, estimando (y formando) esas virtudes que deberían caracterizar a esos "útiles" según el Corazón de Dios.

Lo contrario es enzarzarse en la inútil e intrascendente discusión sobre la vida activa y la contemplativa, siendo Dios la fuente de ambas.(Dicho sea de paso, la vida "contemplativa" , los "inútiles", me parece una cosa tan elevada y tan difícil que pocos son los que con propiedad podrían considerarse tales. El verdadero "inútil" se me hace que ni siquiera es consciente que lo es: no necesita de argumentaciones históricas o escatologicas para confirmar o reafirmar la centralidad de su "inutilidad". Lo que sí sospecho es que muchos "útiles" han impostado la "inutilidad" como refugio de la desazón y confusión frente al enemigo)

Wanderer dijo...

Anónimo de las 12:06: Parece que está nervioso. No está de acuerdo con el artículo -lo que es perfectamente comprensible- pero no es aceptable que, para criticarlo, recurra a sofismas, concentrándose en el término "inútil" y tomándolo como unívoco cuando, como usted mismo lo sabe, que ha sido usando de un modo análogo. Es como si yo hubiese escrito sobre el Islam refiriéndome a la Media Luna y usted despotricara porque las facturas, y entre ellas las medialunas (o croissant, para los que no son argentinos) tienen mucha azúcar y hacen mal a la salud.
Y no deja, por cierto, de mostrar un disimulado resentimiento, del que ni siquiera usted, quizás, se dé cuenta, cuanto me trata, o nos trata, de impostadores, o impostores, de la inutilidad.

Anónimo dijo...

Todos tienen un poco de razón... si a alguno le parece que se puede hacer algo desde la política, adelante, juegue sus fichas. Yo prefiero la divulgación espiritual y cultural en mi ámbito: que también es una forma de hacer política. Pero militar para ocupar puestos de gobierno... no es lo mío, y no censuro al que quiera intentarlo, al contrario.
El de H.

Anónimo dijo...

Impecable, inspirador y tranquilizador; como siempre.

Cuando peor viene la cosa todavía más crece la esperanza.

Gracias Don W!

BP

Anónimo dijo...


Que fueran esos "inútiles refugiados en una casa solariega" los que SALVARON A OCCIDENTE no es una expresión muy feliz y, en todo caso, HARTO DISCUTIBLE...

pero comprendo la idea general !

Anónimo dijo...

Wanderer, buen post pero puede dar a confusión.
No se está diciendo que no hay que hacer nada, sino concentrarse en los FINES INUTILES. La religión no es útil, como tampoco lo es el arte. Tampoco es útil Dios. Se entiende?

Alberto

The international Péronist dijo...

Buen post.

Los que no entiendan por qué el GUánder eligió el término "inútil", me hacen acordar a los votantes del PRO que se preguntan "¿por qué los otros políticos son malos?". Son los que se quedaron en la UCA y no quisieron ver quién era Bergoglio, y ahora se preguntan "¿Por qué Bergoglio no habla claro?".

Gente buena, guánder, tan buena que aburre.

Anónimo dijo...

Alberto, no, no se entiende lo suyo.
Wanderer hizo un escrito claro e inteligente. Meditémoslo, sin pretender poner ninguna frutilla a la torta.

Gabriel

kelperito dijo...

Esto está bien para poetas, barítonos y violinistas.
¿Pero lo buenos para nada, no podemos meternos en política?

Anónimo dijo...

kelperito:

No, por favor.

Anónimo dijo...

Coincido con Wanderer

Realmente el comentario ha dado en el clavo, pues vemos la ortodoxia y la tradición religiosa católica tal como la conocimos antes del Vat 2 siendo destruida en casi todos los frentes.
Es cierto que nos cuesta ir "agere contra" pero en reuniones de amigos o en nuestro circulo social aunque sea duro hay que ser tajante e irreductible con el Si si , no, no de nuestro Señor. Yo realmente admiro y felicito a los blogueros de este sitio, de católicos alerta, de stat veritas y de tantos otros sitios católicos que defienden la verdadera fe de los embates demoníacos propugnados por Francisco. Aunque haya un solo ser que le haga bien lo escrito o dicho por los que creemos que el cristianismo va al garete, si Dios quiere nos lo agradecerá.
A mi personalmente me ayudó y me dio fe el razonamiento de Wanderer.
Gracias
Testa magnum

CP dijo...

Lindo articulo, creo que nadie puede estar en desacuerdo con la idea de fondo (¡me hace recordar a la especialización productiva de D. Ricardo!). Tiene solamente un inconveniente: es un tanto abstracto.

De hecho, todos desarrollamos nuestros dones y posibilidades ahí donde más provecho produce.

¿Y los que están en política? Bueno, es que sus dones y posibilidades son esas. ¿Y los que luchan? Es porque esa es su vocación.

Et ainsi de suite…

Casiodoro era profesor y volvió a sus libros, pero los otros siguieron peleando y gobernando porque eran soldados y gobernantes. Todas vocaciones muy honorables.

elsosiegoacantilado dijo...

Completamente de acuerdo.

Anónimo dijo...

Kelperito, puede, pero depende donde. En el FPV, FR o PRO, seguro que no. Los tres promueven y sostienen la ideología de género que atenta contra la fe y la moral cristianas, por no mencionar otras cosas. Y a un católico le está vedado formar parte de tales movimientos, promoverlos, así como el votarlos.
Puede trabajar en la muni, si quiere, pero hasta ahí nomás, sin pretensiones, como dando una mano en el barrio.
Vladimir

Anónimo dijo...

Me parece que no es tan sencillo como en aquellos tiempos. No sé cuánto nos vamos a poder apartar de este mundo donde impera el “Gran Hermano”.

Coincido en cierto punto con el retraerse. Esos que irónicamente llama “inútiles”, y que yo nunca los he considerado como tales a pesar de pertenecer a los “útiles”, sin duda pueden salvar los bueno. Pero parece que para eso hay que ser monje. A los que tenemos familia e hijos chicos, no nos resulta tan fácil el protegerlos. No es que no se pueda. De hecho lo hago. Pero no van a dejar de perseguirnos. En Alemania, el año pasado el Estado le secuestró los hijos a un matrimonio porque no querían mandarlos a la clase de educación sexual que se impartía en el colegio. Cúanto va a tardar en llegar esto aquí?

Lo que digo lo digo sin ánimo de ofender: pero me parece que aquellos a quienes Dios le dio la facultad de ser “inútiles” no le han dado a los “útiles” las herramientas morales para saber cómo y dónde actuar en este mundo endemoniado. No es la primera vez que los sabios se recluyen. Pero, en Argentina al menos, hay muchos “activos” que no saben muy bien qué hacer ni para dónde ir.

La lucha real se libra en todos los frentes. No hay que descuidar ninguno.

Por otra parte, hasta el más sabio, cuándo ve que van a arrebatarles a sus hijos, agarra un fusil. No creo que Tolkien permitiera que le roben a su mujer, ni les maten el alma a sus hijos. El mismo Chesterton cuenta que previo a asistir a propia boda, pasó por una armería y compró una pistola, porque, decía, Dios le estaba entregando un tesoro que debía proteger (no recuerdo la frase exacta que usó. Si la encuentro la envío después).

Creo que es un mal del cristianismo de hoy en día, despreciar (muchas veces sin darse cuenta) a aquellos que tienen vocación militar. Es gente que está predispuesta a luchar y dar la vida por los que ama.

Creo que todo es necesario. El monje, el sabio, el soldado, el político, etc. Y este mundo de hoy, como padres de familia, hay que hacer un poco de todo.

Anónimo dijo...

Me parecía raro que Müller estuviera del lado conservador (teniendo en cuenta sus antecedentes). Siempre tuve miedo de una traición (tipo: "yo creía que esta era la doctrina, pero el Papa no se equivoca, así que hay que darle la comunión a los divorciados vueltos a casar" - dicho con palabras mas "adecuadas", claro).

Espero que no sea así, pero esta noticia no deja de resultar extraña.

http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/divorcio/cardenal-muller-el-guardian-del-dogma-a-favor-de-algunas-aperturas_DNKl425e9x2swyUywPLSy1/

No sé que hay de cierto en esto porque no logro encontrar la fuente que citan en el artículo.

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

Si, pero uno corre el riesgo de acabar como Denethor, se encerró en su palacio y se desentendió de todo; no escucho a Gandalf, persiguió o le soltó la mano a Aragorn por no creer en la profecía, mando al muere a su hijo Faramir porque lo creía indigno (cuando fue el capitán mas valiente y leal de Gondor, no como el hereje de su hermano que se entrego a la magia negra por el Anillo, figura de los Templarios...); Denethor, traiciono a la Iglesia (al no atender al Papa legitimo, Gandalf), sus profetas, sus anuncios de salvación; traiciono a su Rey y a su pueblo hasta que Iluvatar/Dios se harto de su orgullo y soberbia y lo empujo a salir al patio, se vio rodeado de orkos (en realidad y en visión mística de lo que el mismo había provocado), desespero, perdió la fe, enloqueció y acabo prendiéndose fuego como el mas vulgar de los paganos.

Arde en el Infierno.

Gracias, prefiero ensuciarme y salvarme.

Raúl Benjamín dijo...

kelperito, claro que sí, si no ?¿de qué vivirían?.
Y recordar que el mismo Señor lo enseñó "que el pecador siga pecando y el santo se siga santificando!... siempre lo he entendido en el sentido que los expresa don Wanderer

Unknown dijo...

Ahora mismo me pongo a encuadernar dos libros viejos de Ernest Hello. No es útil, pero debo hacerlo. Lo malo es que en pocos años los bárbaros los quemarán. Y quien o cómo protegeremos la obra de Hello, o de Bloy...? Estarán prohibidos y totalmente borrados sin posibilidad de dejar ni una copia a ningún monje o a quien fuere. El futuro es peor que el pasado del que habla Wanderer.

el poeta dijo...

Gracias, don Wander.
Por supuesto que la labor del hombre contemplativo y especulativo -los "inútiles", irónicamente hablando- es la más importante. Pero de ningún modo es excluyente, ni rechaza a los hombres prácticos.
El problema aparece cuando el hombre práctico (yo soy uno) no atiende a los que rezan ni a los que enseñan. Y en su interioridad, no le da la primacía a la oración ni a los "saberes inútiles". Ahí se arma el despelote y la confusión.
Lo contrario es lo correcto y es en parte lo que nos dice Newman: que las obras de cada día, serán la prueba de nuestras gloriosas contemplaciones.
Me acuerdo ahora de la frase de otro santo, Juan de la Cruz, que sobre esta línea escribía:
“Hay algunos que se arrojan impetuosamente a la acción careciendo de contemplación. Creen que van a salvar al mundo con sus predicaciones y sus obras. ¿Qué hacen ellos en el fondo? Muy poco bien. Otros, positivamente dañan.”
Y llego hasta acá. Y es sólo mi parecer.

el poeta.-

Anónimo dijo...

De Mattei da en el clavo.

http://www.adelantelafe.com/no-solo-el-matrimonio-aqui-acaban-la-iglesia-la-unidad-y-la-doctrina/

Vladimir

Anacoreta dijo...

¡Bravo Wanderer! Luminosos y alentador; yo hace un tiempo que me lo vengo planteando, usted me lo confirma. Gracias

Anónimo dijo...

GASTON: Gracias por el artículo. Sugiero a los escandalizados que no olviden que se trata de una sugerencia general que luego cada uno habría de aplicar de modo muy distintos. Muy distintos...
Y lo de la política es muy lamentable. Uno de los motivos del nacimiento del Opus fue reunir personas que cristianizaran "las estructuras temporales". O algo así. De ahí el emblema del círculo -o sea el mundo- con una cruz alojada en el interior. Pues en España han sido un fracaso completo. Y encima vampirizaron el carlismo en Navarra y los hicieron a todos liberales. No han hecho nada y han arruinado algo de lo que quedaba sano.

Anónimo dijo...

Vladimir, hay un problema a su planteo.
Es verdad que caeria en pecado mortal quien votase a Massa, a Scioli o a Macri, pero no estoy tan seguro que limitado al nivel de la muni sea posible, ya que no conozco ningun candidato a cargos de muni, de ninguna muni cualquiera sea esta, que aunque antiabortista salga en plena campaña electoral a decir "tienen que votarme, pero corten boleta. Votenme solo a intendente, sin votar al que va de gobernador y menos al que se postula a presidente".
Y como los candidatos a intendente no lo hacen, son reos del mismo pecado ellos y sus ayudantes, pues no pueden no saber que por votarlos a ellos para la muni, se benefician tambien Massa, Macri o Scioli a nivel nacional (con sus diputados, senadores, ministros de salud, etc).
Luego, abortistas, son todos.
Vote en blanco o no vote. Y trabaje en otro lado.
O digame como le gana al sistema. Y como no me lo va a decir porque ni puede, ni se le ocurre el modo, mejor deje de dar consejos gratuitos que puede desear para un negrito cualquiera, pero no para uno de sus hijos.

Clarinete

Anónimo dijo...

En vez de copiarlos hoy es digitalizarlos como hace Jack!

Anónimo dijo...

Por supuesto que la contemplación es lo más alto; pero no para aquél a quién se le está prendiendo fuego el rancho. "Quién de vosotros si su asno o buey cae en un pozo en día de descanso..." (Lc 14:5.

Se trata de una diferencias entre las cosas per se o secundum quid.

El de Brufaganya

Anónimo dijo...

En un mundo ensoberbecido por su capacidad de dominio material de la naturaleza, no se debe predicar el retiro a la "vida inútil". Porque estimularía la "inconditional surrender" de aquellos que debieran defender la humanidad contra todo intento de abolir al hombre.

Pero, en este mundo embargado por la técnica instrumental e ignorante de las potencias del espìritu, incitar a la acción sin acompañarla por la reflexión es puro activismo bergogliano.

Hay que recurrir a las sabias propuestas de JEAN GUITTON para dominar nuestro destino, darle un sentido y vivir con plenitud. Dice Guitton: “pensar y actuar,es todo uno”.Así toma un notable pensamiento de Henri Bergson: “Hay que saber pensar como hombre de acción y actuar como hombre de pensamiento”
NI "INÚTILES APÁTICOS" NI "ÚTILES COLÉRICOS".

WANDERER, Tenemos necesidad de actuar con reflexión y de pensar desde la acción. Porque la acción sin la luz del pensamiento es una fuerza torpe y ciega. Del mismo modo un pensamiento que no se contraste con la realidad es una reflexión vacía y estéril.

DIOS NOS PEDIRA CUENTA DE AMBAS CIRCUNSTANCIAS.

Anónimo dijo...

Porque queremos que venga un cabeza y nos corte el pasto y haga los canteros o se haga rati para que alguien persiga a los chorros, pero nunca quisieramos tener un hijo jardinero o vigilante.
Para hablar de estas cosas tratemos de fijarnos muy claramente en la realidad. Y que mas real que nuestros intereses y amores mas cercanos.
Hablar de que Tal o Cual trabajan en una muni es una abstraccion. Hay que hablar como si fuesen usted o su hijo los beneficiados por el exito de un Massa, un Macri o un Scioli.
¿Ve?, ahora ya no lo dice...

Clarinete

Anónimo dijo...

Tal parece que el autor reacciona contra algunos que considerarán inútil, dadas las circunstancias, el pensamiento, y no dudo que debe haberlos, ma'no tantos. Con igual convicción reaccionan algunos comentaristas al suponer que aconseja a todos marchar hacia la biblioteca de la abadía, pero no es esa su intención. Las dos cosas, pensamiento y obra, más que necesarias son ineludibles. El padre profesa y el maestro decide, y cada cual conoce o debería conocer su medida. Es algo que sabemos todos. No existe una tal rivalidad (teóricos contra prácticos), este intercambio es una mueca de la mente, un juguete de nuestro afán discutidor, y un producto del bardo en que vivimos.
Tranquilino

Anónimo dijo...

Clarinete, le concedo todo. Lo de la Muni lo dije medio a las apuradas para no desanimarlo tanto a Kelperito.
Yo no voto.
Vladimir.

Anónimo dijo...

Al de las 16,51: dijo que los encuaderna, no que los copia (la pantalla te está dejando ciego).

Unknown dijo...

De nada servirá la digitalización del saber si éste es prohibido por El Señor del Mundo... Está claro que volveremos a las catacumbas. Y aún así no podremos sobrevivir. Y sin Líder espiritual... Opción B: memorizar libros y transmitir la Fe de viva voz. Algo así como Farenheit 457

Pendiente abajo dijo...

¿Cómo no va a ir mal el mundo si la Iglesia, que tendría que iluminar, crea más confusión? ¿Para qué el sínodo actual, para cegar más al mundo? Qué grave responsabilidad la de nuestros pastores y cuánta frivolidad en los actos de muchos de ellos.

Anónimo dijo...

No votar al menos malo aumenta la proporcion relativa de votos del más malo.

Dicho así bien grasa.

Anónimo dijo...

Amigo Flake, veo que se puso el sayo solito.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 18.53. No hay menos malo.
Están los tres hasta las heces.
A no ser que considere bueno un "subtrenmetrocleta".
Vladimir.

Anónimo dijo...

Parece que Juampi le encargó a Bennie una carta doctrinal para incentivar a los catòlicos a que se metieran en política, allá por el 2002.
El Alemán, medio a regañadientes parece, la hizo, porque le salió esto:


570 Cuando en ámbitos y realidades que remiten a exigencias éticas fundamentales se proponen o se toman decisiones legislativas y políticas contrarias a los principios y valores cristianos, el Magisterio enseña que « la conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral ».1191

Congregación para la Doctrina de la Fe, Nota Doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política (24 de noviembre de 2002)

Así que córtenla con lo del menos malo.

Vladimir

Anónimo dijo...

Acertado el post.
Pero en vez de ser inútil, yo diría de dar lugar para hacer silencio.
Jesús se retira para dar silencio ante Anás, Caifás, Herodes y Pilato. No es momento ni de hablar, ni de hacer milagros. Tampoco hay que defenderse.
De la misma manera, Benedicto se retira para hacer silencio, sin hablar.
Yo lo veo por ese lado

Benign_o dijo...

Muy Bueno Don W.

Aprovechando eso de concentrarse lo que hace uno bien.
Puede usted pedirle a su amigo Jack que nos prepare otra charla de Café??
La anterior salio muy muy buena.

Benigno!

SOLDADO dijo...

Una gran entrada de Wanderer. Y muchas opiniones que enriquecen la idea. En mi caso, hace tiempo que venía contemplativo, y cuando descubrí la verdad, me lancé a la batalla. Nunca me gustó éso de andar tirando "perdigonadas al aire" a ver si por ahi cazaba algo. Me gusta más el paciente trabajo del "francotirador" que espera al "enemigo" para apuntarle sin más.

Vladimir linkeó un artículo de Roberto de Mattei que describe con precisión milímétrica lo que ocurre. Yo le escribí acerca de ésto mismo a Don Güander antes del Sin Odor Christi, pero no lo publicó. Tal vez pensó que hacía futurología. Decía lo mismo que de Mattei pero, afirmando que Bergoglio fue puesto por la mafia de Saint Gallen para lograr dos objetivos: destruir el Papado, y partir la Iglesia en mil pedazos. Y, para lograrlo, se necesitaba de éste Sínodo para poner por "obra" lo dicho en el Punto 32 de la EG -a la que prefiero llamar Apostasia Gaudium- y que define el objetivo a destruir por Bergoglio.

Dice de Mattei: "Es de hecho dogma de fe, promulgado por el Concilio Vaticano I, el primado de jurisdicción del Sumo Pontífice, en el cual reside la autoridad suprema de la Iglesia, sobre todos los pastores y todos los fieles de éstos, independientemente de cualquier otro poder. Este principio constituye la garantía de la unidad de la Iglesia: unidad de gobierno, unidad de fe, unidad de sacramentos. La descentralización supone una pérdida de unidad que conduce irremediablemente al cisma. Y el cisma es sin duda alguna la quiebra que se produce inexorablemente cuando falta un punto central de referencia, un criterio común, ya sea en el plano de la doctrina o en el de la disciplina y la pastoral. Las iglesias particulares, divididas en cuanto a la praxis, así como en cuanto a la doctrina de la cual deriva la praxis, están fatalmente destinadas a entrar en conflicto y dar lugar a fracturas, cismas y herejías."

Y agrega luego: "Una de dos: o el Papa tiene primado de jurisdicción y lo ejerce, o en la práctica gobierna cualquiera prescindiendo de él."

Y esto último es lo que está haciendo Bergoglio: DESTRUIR EL PAPADO, Y PARTIR LA IGLESIA EN MIL PEDAZOS. ¡La Nueva Iglesia Sinodal! ¡Luterana! Como Benedicto XVI lo sabía, renunció amenazado. Pero como ya he explicado, Benedicto XVI SÓLO renunció a ser Obispo de Roma, pero NO RENUNCIÓ al Papado. Es el Papa Legítimo que no gobierna porque no puede ejercer su ministerio episcopal. Pero sigue Reinando desde su prisión.

Todo este sínodo y lo que se decida, es NULO DE TODA NULIDAD porque, como bien dice de Mattei "Es de hecho dogma de fe, promulgado por el Concilio Vaticano I, el primado de jurisdicción del Sumo Pontífice, en el cual reside la autoridad suprema de la Iglesia, sobre todos los pastores y todos los fieles de éstos, independientemente de cualquier otro poder. Este principio constituye la garantía de la unidad de la Iglesia: unidad de gobierno, unidad de fe, unidad de sacramentos." ¡Pero Bergoglio NO TIENE EL PRIMADO DE JURISDICCIÓN!

El Primado de Jurisdicción sigue en Benedicto XVI que sólo renunció a su Ministerio Episcopal -al gobierno de la Iglesia- pero NO AL MINISTERIO PETRINO. Este es el Dogma del Papado. Y ésta es la Verdad de la que nadie en la Jerarquía quiere hablar.
¡Es el mayor engaño en la historia de la Iglesia! A continuación veremos la renuncia de Bergoglio para que venga... Y los Verdaderos Fieles ¡a las catacumbas! como bien fue dicho.

Anónimo dijo...

Y quizá vendría bien empezar a fatigar las 400 y tantas páginas de la novela de W. Miller jr. que nos recomendó Lupus hace unos años en este blog.

Aquí un muy buen análisis en un notable sitio italiano:
http://www.futureshock-online.info/pubblicati/fsk51/html/miller.htm

Marcial Bonaire

Donner dijo...

Gracias por el post. La idea central del mismo es que cada uno hagamos lo que nos corresponde como padres de familia, maestros, policías, curas, etcétera. Que nos santifiquemos haciendo nuestros deberoes. Los santos más grandes del cielo San José y la Santísima Virgen María se santificaron cumpliendo la voluntad de Dios en sus deberes de esposos, padres y piadosos. Que Dios nos dé las gracias necesarias para trabajar duro.

Anónimo dijo...

La propuesta del artículo es tentadora, pero:

¿Qué hubiera pasado si Juan el Bautista se callaba la boca?
Salvaba su cabeza y quizás llegaba a contar en su vejez la historia del día que le tocó bautizar a Jesús.

¿Qué hubiera sido de Tomás Moro si guardaba su opinión? Con su cabeza en su lugar, seguramente escribiría un texto magnífico sobre el día que la corona se rebeló contra Roma porque la descendencia no era del género deseado (en tiempos como hoy la disfrazaba de varón, cambiaba el María por Mario y listo).

¿Qué sería de nosotros sin el ejemplo de estos mártires?
Cada uno en sus puestos, nuestra tarea es saber de qué manera nos ha elegido el Señor para resistir o luchar.

Anónimo dijo...

Vladimir, supongamos que hay solamente dos partidos, A y B.

A propone aborto legal cuando hay violación certificada y denunciada.

B propone aborto legal al solo pedido de la embarazada.

Si no votas a ninguno, no van a asumir diputados provenientes de la milicia celestial. Van a asumir diputados de A o de B.

Si no votas a A, aumentas la cantidad de diputados que va a tener B.

B en Argentina hoy viene en dos matices: rosa el frente progresista y rojo los troskos.

Capisce?

Anónimo dijo...

Me comentaba un prelado "misericordiado" que hace un tiempo atrás un cardenal en Roma amigo de Benedicto XVI, ante todo este desmadre le preguntó: ¿qué debemos hacer?. La respuesta de Benedicto fue: Primero: rezar mucho; Segundo: pensar; y Tercero: obrar en conciencia delante de Dios.

Anónimo dijo...



En Moral , siempre ha existido la realidad del " mal menor " .....

Anónimo dijo...

Perdón, "sería A"

Anónimo dijo...



Personalmente , eso es mi opinión....

Es imposible que llegue Gobiernos virtuosos ...Y si llega uno (?????) , le harian la vida imposible , y seria peor ....

Entonces , a pesar de todo , mejor lo que hay , y trabajar para el bien común ..según nuestras posibilidades , en entidades publicas o no , y hay muchas ....

Que nosotros le hagamos la vida imposible sin cansancio ....



Juan Pablo..



Anónimo dijo...

soy el anónimo de las 9.38 gracias anónimo de las 0.45

Anónimo dijo...



En el post de

http://secretummeummihi.blogspot.com/...


....me parece que son los germanosparlantes qu se defienden del Cardenal PELL......

Anónimo dijo...

Anonimo de 14:51, quedo a la espera de la cita de Chesterton y su pistola. Gracias.

Anónimo dijo...

Argentina necesita políticos como este:
http://infovaticana.com/blog/cigona/impresionante-testimonio-de-un-senador-norteamericano-sobre-el-aborto/
Si solo es uno, no importa.
Es tiempo de inútiles y también de mártires.