martes, 13 de octubre de 2015

Vizcacha

El Viejo Vizcacha es un personaje del Martín Fierro. Es el Maquiavelo argentino, hábil para dar consejos y enseñar mañas a fin de salirse con la suya, pasarla bien y mantener el poder. Decía, por ejemplo, 

No te debés afligir
Aunque el mundo se desplome;
Lo que más precisa el hombre
Tener, según yo discurro,
Es la memoria del burro
Que nunca olvida ande come.

Dejá que caliente el horno
El dueño del amasijo.
Lo que es yo, nunca me aflijo
Y a todito me hago el sordo:
El cerdo vive tan gordo
Y se come hasta los hijos.

Lo importante, para Vizcacha, no es la inteligencia del hombre superior sino la del burro que sabe lo esencial: el lugar donde hay comida. Lo importante es no pelearse con los que no conviene; dejar hablar a todos pero no hacer caso a nadie. 
Los memoriosos cuentan que el P. Jorge Bergoglio tenía siempre sobre su mesita de luz El príncipe de Maquiavelo. Es más probable que haya tenido el Martín Fierro de José Hernández, marcado en el episodio del Viejo Vizcacha.
Ya todos los lectores del blog estarán al tanto de las ideas y vueltas de la carta que publicó Magister en su blog; de la cobardía de algunos cardenales negacionistas y de la hombría de otros, como Pell y Napier, que admitieron haberla firmado. 
El matrimonio periodístico formado por el ex-sacerdote Gerard O’Connell y nuestra amiga Elizabetta Piqué asestaron entre ayer a la noche y hoy, una nueva operación de prensa, muy probablemente con la venia de Vizcacha. Pueden verlo en el semanario de los jesuitas de Estados Unidos America y en La Nación
Más allá de los firmantes asumidos o vergonzantes, la existencia de la carta indicaba una difusa y creciente inquietud entre muchos padres sinodales debido a la insistencia en imponerles como base de discusión un documento, el Instrumentum laboris, que día a día se revela como inadecuado, y el temor a que este escrito invadiera con su ambigüedad la Relatio finalis, cuya redacción está en manos de una comisión nombrada totalmente por Vizcacha -y no elegida por los miembros del sínodo, como había sido siempre la práctica-, integrada por una apabullante mayoría de progresistas.
En vez de una Relatio finalis larga, discursiva y condicionada por el Instrumentum laboris, insidiosa y complicada para ser votada, lo que provocaría que debiera ser aprobada o rechazada en bloque, muchos padres sinodales preferían que al final de la reunión se votara punto por punto propositiones sintéticas y claras, como siempre se hizo en el pasado. Pero está esperanza fue sepultada la primera semana del sínodo por la inesperada intervención del mismo papa Francisco y de sus dos secretarios a fin de bloquear cualquier posibilidad de cambio en el reglamento. 
Se trata, claramente, de una estrategia de Vizcacha: el documento o relatio finalis que probablemente ya esté escrito -es lo que se dice-, será largo, aburrido y ambiguo, con ese lenguaje repugnante e indigestible propio de los documentos episcopales argentinos, de las encíclicas bergoglianas y de los escritos de Tucho Fernández. Un texto de esta naturaleza no podrá ser votado punto por punto y se pedirá su aprobación o rechazo en bloque. Ciertamente, no será rechazado, y quedará entonces como fruto del sínodo de la familia un lagunoso documento que servirá para convalidar cualquier postura: la de los más progresistas y la de los conservadores. Díganme si no es esta una típica maña de Vizcacha.
Pero eso no es todo. Un periódico alemán publicaba hoy una nota titulada “El sínodo de las sombras”.  En síntesis, lo que allí se cuenta, es que el papa Francisco recibe todos los días en su despacho de Santa Marta, individualmente, a muchos de los participantes del sínodo con quienes pasa largos momentos de conversación. 
Es decir, Vizcacha se está encargando de “operar” a aquellos padres sinodales más flojitos o temerosos, ablandándolos con lisonjas o amenazándolos con misericordiaciones -no lo sabemos-, a cambio de que se pasen al bando de los progresistas y lo acompañen en todas sus decisiones.
Díganme, otra vez, si no es eso lo que históricamente hicieron los gobernantes peronistas con los legisladores de la oposición: un cheque o un carpetazo con el reporte de negocios sucios, son suficientes para comprar un voto a la hora de aprobar leyes. 

Nunca hubiera imaginado José Hernández que se convertiría en el libretista de uno de los peores y más dañinos pontificados de la historia.

10 comentarios:

Anónimo dijo...


Lo más probable es lo que aquí se refiere, que el documento final será una cosa ambigua que no dejará contento a ninguno, y la división seguirá latente y cada vez más profunda. Si tienen ganas de ver un verdadero manifiesto revolucionario que transformaría el catolicismo en protestantismo liberal, vean lo que dicen estos supuestos teólogos católicos : ADAPTACIÓN DEL MAGISTERIO AL MUNDO ACTUAL

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2015/10/13/teologos-de-todo-el-mundo-apoyan-al-papa-en-su-apertura-y-solucion-de-problemas-urgentes-religion-iglesia-vaticano-homosexuales-mujer-aborto-celibato.shtml

Anónimo dijo...


Al pobre de Sandro Magister lo tienen casi excomulgado desde que adelantó la encíclica ecológica... y ahora le están dando duro porque lo tienen por enemigo de Bergoglio. Pero es lo mejor que hay dentro de todos los "vaticanistas", porque sus estudios de teología y arte sacro lo diferencian de todos los demás.
Su curriculum es admirable >

http://chiesa.espresso.repubblica.it/chi_siamo?sp=y

Pueden escribirle a s.magister@espressoedit.it

y casi seguro que les contesta. Mandémosle nuestro apoyo !

Videos en Youtube

Anónimo dijo...

¿Que dirá el Viejo Vizcacha de lo que pasó en Mar del Plata con las autoconvocadas para arrojar excrementos y basura a la Catedral y a los que rezaban en las escalinatas del templo?

Anónimo dijo...

Magíster se va a dormir a la casa sabiendo que tiene huevos. Que tranquila quietud se debe sentir al verse rodeado de cobardes y amanerados sabiendo que uno no lo es.

Carlos

Falstaff dijo...

Si Dios no lo remedia -y oremos porque así lo haga- vamos camino de un cisma en el que los fieles nos alzaremos contra los herejes que han tomado la Iglesia. Lo que ya era hora. La gentuza ha invadido la Iglesia de Cristo y debe ser expulsada de una maldita vez, por mucho que el peronismo intente hacer encaje de bolillos. Los demoledores a la calle, por las buenas o por las malas, y ocupen el cargo que ocupen.

Anónimo dijo...

No creo que Magíster tenga estas noches un sueño plácido. Estará cabreadísimo porque se la han colado pero bien. Le pasaron el texto de la carta intoxicado y una lista de firmantes también intoxicada, aunque verosímil, y casi seguro que le llegaron por un conducto, si no fue a la vez por varios, que a él le pareció de máxima confianza por su cercanía al origen. ¡Gran putada! Los hijos de las tinieblas siempre son más astutos que nosotros. Incluso más astutos que Magíster, que para ser hijo de la Luz es muy despabilado. Pero es que nos jugamos los cuartos con unos tahures muy, muy bellacos: malos como Bergoglio pero más listos que él. En realidad, nuestro combate es contra los Principados, las Potestades, los Señores de este mundo tenebroso, los Espíritus del Mal que andan por las alturas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...





Entonces no son macanas la teoria de la " conpiración ""

Anónimo dijo...

El ilustre Peral nos revela como es que un revolucionario llega a papa a pesar de los poderes conservadores:

http://www.lapoliticaonline.com/nota/92884-si-bergoglio-decia-todo-lo-que-pensaba-no-llegaba-a-papa/

Walter E. Kurtz dijo...

Anónimo dijo... ¿Que dirá el Viejo Vizcacha de lo que pasó en Mar del Plata con las autoconvocadas para arrojar excrementos y basura a la Catedral y a los que rezaban en las escalinatas del templo? 13 de octubre de 2015, 21:54

¿¡Qué va a decir si en una ocasión similar, siendo cardenal arzobispo de Buenos Aires, prestó la catedral para que las Viejas de Plaza de Mayo instalaran su baño tras el altar mayor?!