miércoles, 28 de septiembre de 2016

Encore Bouyer


A raíz de algunos comentarios, es pertinente algunas aclaraciones con respecto a Bouyer, sobre todo para quienes aún no lo han leído, a fin de que sepan a qué atenerse:
  1. Dije que, a mi entender, es el mejor teólogo del siglo XX junto, quizás, a Congar y von Balthasar. Que lo ubique en esa categoría no implica considerar a Bouyer como el gurú a quien hay que seguir vaya donde vaya. Ese seguimiento se debe solamente a Nuestro Señor, que se revela a través de la Escritura y la Tradición según se manifiesta en los escritos de los Padres y Doctores de la Iglesia.
  2. No implica tampoco que concuerde con Bouyer en todo. Me parece excelente en su teología sistemática, por ejemplo, en la trilogía dedicada a las personas trinitarias. Su libro “El Trono de la Sabiduría” dedicado a la Santísima Virgen es insuperable. Sus obras espirituales son de mucho provecho: “El sentido de la vida monástica”; “Introducción a la vida espiritual” o “El misterio litúrgico” (uno de los libros de más provecho espiritual que he leído). Sus obras exegéticas también son buenas. De hecho, uno de los especialistas en Sagradas Escrituras más importantes del país -y de la mejor línea- enseña San Juan con su “El cuarto evangelio”. 
  3. Sin embargo, no me convencen sus obras sobre liturgia. Fue uno de los primeros integrantes del Movimiento Litúrgico y fundador de “Centro de Pastoral Litúrgica”. Fue crítico de varios aspectos de la liturgia tradicional. En algunas de ellas estoy de acuerdo; en otras no. Junto con sus colegas, elaboró entre los ’40 y los ’50 propuestas de reforma litúrgica. Varias se tuvieron en cuenta en la reforma conciliar, y resultó ser un desastre. Por ejemplo, la orientación del sacerdote durante la celebración y la introducción de la lengua vulgar. Fue un iluso y un ingenuo. Cuando se dio cuenta de lo que estaban haciendo, y de lo que hicieron, ya era tarde. Sin embargo, no sería justo quedarse con la imagen de Bouyer que aparece en el libro sobre la reforma litúrgica de Didier Bonneterre. Es una visa parcial y, en cuanto tal, injusta.
  4. No me gusta tampoco la tirria que le tenía a los que llamaba “integristas”, y que aparecen, por ejemplo, en el capítulo II de “La descomposición del catolicismo”. Se refiería al ultramontanismo más decadente que había sufrido en carne propia, con sus estrecheces mentales y su testa dura. Sobre el fenómeno de la Fraternidad San Pío X tuvo una visión bastante ecuánime, y la dio a conocer en un texto de 1978 y que publicó Rorate Coeli. Siempre abogó porque la misa tradicional pudiera celebrarse libremente.

En fin, creo que es un autor que hay que leer. No tiene sentido la descalificación en bloque. No es inteligente. No sirve.

23 comentarios:

Itinerante dijo...

Eso se la descalificación en bloque es lo más usual que puede uno encontrarse en Internet.

Parece que olvidan a San Pablo: "Examinadlo todo y quedaos con lo bueno"

Anónimo dijo...

EL MEJOR TEÓLOGO DEL SIGLO XX FUE LEONARDO CASTELLANI DOCTOR SACRO UNIVERSAL, Cum Licentia ubique docendi.( Pero eso lo saben y reconocen los que saben teología).

Anónimo dijo...

He leído algunas cosas de Bouyer (Gracias a Ud, don Wanderer) y opino que es un autor que debe ser leído. No sé si es el mejor teólogo del s XX porque no soy teólogo y porque no leí a todos los demás. Pero insisto en que debe ser leído.
Con respecto a la liturgia digo que, (es una opinión) me molestan todos los que opinan "técnicamente" de liturgia, Bouyer incluído. Prefiero a los ortodoxos, que llenan todo de incienso, pintan íconos y cantan bajos, pero no opinan (hasta donde yo puedo saber)
LO que sí me resultó tremendamente irritante de Bouyer es su crítica a la obra de Michel de Saint Pierre (Los Nuevos Curas; La Pasión del Padre Delance), que me parece un autor destacable y entrañable. Ahí Bouyer parece un tipo gélido y sin emociones. Y lo mismo cuando se refiere a Malachi Martin, sin mencionarlo. Puedo comprender su tirria a algunos "integristas", pero el tipo tira el agua junto con el chico.
Y por último creo que no escapa a su responsabilidad, junto a muchos otros, Ratzinger incluído, o Maritain (que no se salva con el Campesino del Garona). Con quienes comparte la visión ex-post del daño causado.
De todos modos, creo que La Descomposición del Catolicismo es una obra imprescindible, de un testigo de primera mano del horror del CV II, y que tiene ciertas visiones muy acertadas sobre lo que había antes, que no estaba todo bien sino que ya venía muy mal barajado.

Anónimo dijo...

REACCION DE BXVI ANTE LA ELECCION DE BER GOGLIO

El Papa Emérito cuenta en el libro ‘Últimas Conversaciones’ qué sintió cuando Bergoglio fue elegido como su sucesor.

En el libro-entrevista titulado Últimas conversaciones, -cuya edición en castellano será publicada el próximo mes de octubre por la editorial Mensajero-, el Papa Emérito hace balance de su pontificado en conversación con el periodista alemán Peter Seewald.

En una parte de la conversación, el autor del libro pregunta al Papa Emérito sobre lo que sintió al ver que Bergoglio había sido elegido como su sucesor:

Se dice que Bergoglio era uno de sus favoritos ya en el cónclave de 2005. ¿Era así?

No puedo decir nada al respecto. (Ríe)

¿Qué pensó cuando su sucesor fue elegido Papa? ¿Qué sintió al verle vestido de blanco?

Fue una elección suya, también los que le habíamos precedido fuimos de blanco. No quiso ponerse la muceta, pero eso no me importó en absoluto. Lo que me llegó fue que antes de salir quiso llamarme por teléfono, pero no pudimos hablar porque en ese momento estaba delante de la televisión. El modo en el que rezó por mí, el momento de recogimiento, la cordialidad con la que saludó a las personas, esa “chispa” que se descubrió inmediatamente.

Le he conocido como un hombre muy decidido, alguien que ya en Argentina decía con determinación: “Esto se hace, esto no se hace”. Pero su cordialidad, su atención en los conflictos y problemas de los demás son aspectos suyos que no conocía.

¿Se esperaba algún otro?

Si, nadie en particular, pero otro sí.

En cualquier caso no Bergoglio…

No. No pensé que estuviera en el grupo de los candidatos.

Anónimo dijo...

El mejor teólogo del siglo XX y del XXI es Jorge Mario Bergoglio.

Marcó & Marconi.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con que

" EL MEJOR TEÓLOGO DEL SIGLO XX FUE LEONARDO CASTELLANI DOCTOR SACRO UNIVERSAL ".

Pero la culpa de que no sea conocido como se lo merece , la tiene sus propios amigos y admiradores , que quisieron guardárselo egoístamente ....


P...S...

Anónimo dijo...


Entre los mayores teólogos del s.XX no debe ser olvidado el padre GARRIGOU-LAGRANGE OP

y su acertada visión plasmada en "O`va-t-elle la Nouvelle Theologie?" (1940)

ver

https://www.google.com.ar/?gfe_rd=cr&ei=4eVOV6iaEqzX8ge1qZOoAw&gws_rd=ssl#q=la+nouvelle+th%C3%A9ologie+o%C3%B9+va-t-elle


EN CUANTO A CONGAR...no entiendo muy bien la aceptación del amigo Wander, siendo que fue uno de los progres del Vaticano II...aunque experto en Eclesiología, nadie lo niega.

Anónimo dijo...

Sobre Bouyer y liturgia el punto lo trajo Natalio: https://hombrecitogris.blogspot.com.ar/2011/02/wanderer-bouyer-y-los-judios.html

Saludos.

Emanuel

Anónimo dijo...

Anónimo de las 10:09,
¿o sea que aparecieron las famosas constancias del Doctorado que Randle no podía encontrar?.

Walter E. Kurtz dijo...

Decía Castellani (con pesar) que cuando Pascal y otros criticaban duramente a los jesuitas, la Compañía no tenía ningún genio de fuste para responder con la altura que era necesaria.

Con Congar pasó un poco lo mismo. He leído algunos de los artículos que publicó en La Croix y otros sitios atacando a los integristas y son demoledores (se pueden bajar del sitio de Senèze o en Gallica.fr). No hay duda de que era un tipo inteligente y bien provisto intelectualmente. Del otro lado, no hubo nadie que pudiese responder como se merecía, sino simple pataleo conspiracionista donde todo era culpa de los comunistas (o los judíos, o los modernistas, o los yanquis).

Una lástima.

Wanderer dijo...

Es tal como dice Kurtz. Congar fue un tipo de genio; muy bueno en sus obras sobre eclesiología y algunas otras.
Pero furiosamente progre durante el Concilio, incluso mal tipo. Es cuestión de tomarse el trabajo de leer sus diarios.

Anónimo dijo...

Por lo que dicen no fue un buen teólogo. Si erró en tan grandes cosas, no veo por qué hacerle las vista gorda. Creo que hay confusión en el autor de este artículo. Y creo que él no se da cuenta...

Anónimo dijo...

Aguante JB!

wooster
pd: Me refiero al whisky.

Anónimo dijo...

Mis connocimientos de teología son minimos, y por lo mismo me molestan muchos esos "John Rambo" del tradicionalismo que pontifican sobre los personajes de la Nouvelle Theologie sin siquiera haberlos leido, de hecho sin siquiera leerse bien su catecismo o la Sagrada Escritura. Me basta con rechazar aquello que claramente pugna con mi Profesión de Fe.

Sin embargo, algo me dice que quizás con una Curia Romana más reflexiva y dotada de sentido común, las N.T. habria tenido otros derroteros. El mismo Ratzigner es prueba de que habian alternativas al progresismo y al integrismo.

Lefe estepario

Anónimo dijo...

Wander:

estoy de acuerdo en que Bouyer no era un repetidor. Entre algunos conservadores, ser repetidor es ser buen teólogo. Pero no ser un repetidor no lo hace el más grande teólogo del siglo XX.

Tampoco es que esto sea un Boca - River.

Bouyer tenía algunos prejuicios que le hicieron caer en un infantilismo. La historia demostró que algunas cosas que él veía inocentes terminaron verdaderamente mal, y otras que él consideraba peligrosas terminaron teniendo razón.

Esto no quita su rectitud, su cratividad ni sus grandes aciertos prudenciales y teológicos.

Un verdadero montiniano. Que por su rectitud perdió el capelo cardenalicio, y no se mosqueó por ello.

Ramón

El Ratón Pérez dijo...

¡Qué infantiles que somos, carajo! Peleando por ver quién la tiene más larga. Si Castellani, si Congar, si Tucho. El centro de la nota de Wanderer es la descomposición del catolicismo. A partir de allí ofrece la visión de Bouyer que juzga atendible, solvente y provechosa. ¡Y vaya si la es! En vez de leer el libro, y ahora, por lo que veo, los otros que nos cita en el segundo artículo, descentramos la cuestión y nos empezamos a pelear, "teologómetro" en mano.No maduran más, viejo.
El Ratón Pérez

Anónimo dijo...

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 19

Sabiendo, pues, el Señor que había de haber falsos doctores de diversas herejías, lo advirtió diciendo: "Guardaos de los falsos profetas". Como no eran manifiestos los futuros gentiles, sino escondidos bajo el nombre cristiano, no dijo: "Mirad", sino "Guardaos". Cuando la cosa es cierta se mira, esto es, se ve simplemente, pero cuando es incierta se observa, esto es, se examina con precaución. Dice además: "Guardaos", porque es una buena garantía de salvación saber de quién se ha de huir. No dice "Guardaos" como si el diablo pudiese introducir herejías (en la Iglesia) contra la voluntad de Dios, sino con la permisión de Dios, pues dado que no quiere tener siervos suyos sin discernimiento, permite la tentación. Y porque no quiere que sucumban por ignorancia, les advierte el peligro. Para que algún maestro hereje no diga que a ellos no los llamó profetas falsos, sino a los maestros de los gentiles y de los judíos, por eso añade: "Que vienen a vosotros con vestidos de ovejas". Las ovejas son los cristianos, mas el vestido de oveja es una especie de cristianismo y de religión fingida. Ninguna cosa hace tanto daño al bien como la ficción, porque lo malo que se oculta con apariencia de bueno. Mientras no se conoce, no se previene. Y para que aun no diga el hereje que habla de los verdaderos maestros, que también son pecadores, añade: "Y dentro son lobos rapaces". Los maestros católicos se llaman también siervos de la carne, porque son vencidos por ella, pero no lobos rapaces, porque no tienen el propósito de perder a los cristianos. Habla, pues, Jesucristo de los maestros herejes, que con intención toman el aspecto de cristianos para destrozarlos con la perversa mordedura de la seducción, y de quienes dice el Apóstol: "Sé que después de mi muerte, entrarán entre vosotros lobos rapaces, que no perdonarán el rebaño" ( Hch 20,29).

Wanderer dijo...

Aclaración: No he sacado los blogs en la columna de "Mis favoritos".
Seguramente es un problema de Blogger que esperemos se solucione pronto.

Anónimo dijo...

Petacular reflexión ratón Pérez. Espero poder leer el libro en cuestión q de varios lados me dijeron q era muy bueno. Saluda la barra. Pablo

Anónimo dijo...



ok gracias....

Juan dijo...

Wanderer, discrepo con poner a Von Balthasar entre los tres mejores. Tiene cosas buenas pero errores importantes, aunque por supuesto su relación señal/ruido es mejor que la de Karl Rahner. Quien sin embargo hace una crítica correcta de von Balthasar en el pasaje citado en este artículo:

http://infocatolica.com/blog/razones.php/1511291125-dos-criticas-de-la-teologia-d

Una vez se defendió públicamente, cuando en una entrevista declaró lo siguiente: ‘Si tuviera que pasar ahora al contraataque, diría que se da una tendencia moderna (no quiero decir una teoría, pero sí una tendencia) –tanto en Hans Urs von Balthasar como en Adrianne von Speyr (en esta última, por supuesto, mucho más acentuada), pero incluso también, y con independencia de ellos, en Moltmann– que concibe una teología de la muerte de Dios que, a mi modo de ver, es fundamentalmente gnóstica. Dicho de una manera simple y directa, para salir de mi miseria, de mi confusión y de mis dudas, de nada me aprovecha que Dios –por volver a las palabras simples y directas– sea tan miserable como yo’. Lo que ‘me sirve de consuelo es que si Dios entra en esta historia, y en la medida en que entra, como en su propia historia, se inserta en ella de una manera distinta. Porque yo estoy ya de antemano inexorablemente hundido en este horror, mientras que Dios –si esta palabra ha de tener alguna significación– es para mí, en un sentido auténtico y verdadero y consolador para mí, el Dios impasible (Deus impassibilis)’.

Notablemente, esa crítica también descalifica - correctamente - una posición de Kasper en su libro sobre la misericordia tan calurosamente elogiado por Francisco al inicio de su pontificado.

Anónimo dijo...

poner a Von Balthasar entre los tres mejores... JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

ESTE guaranger que chistoso che...!!!

Anónimo dijo...

Balthasar... Wanderer nunca (eso creo) se ha retractado de alguna opinión propia que ha tenido como verdad. Es como un ángel que fija su voluntad y no vuelve hacia atrás. Cuidado amigo