lunes, 20 de febrero de 2017

Los pocos

Entrada de Oriel College, del cual Newman era fellow. 

Especialmente cuando reflexionaba a solas, me venía la idea de que una auténtica transformación no la llevan a cabo los muchos sino los pocos, no los grupos o corporaciones sino las personas concretas.

Cardenal John Henry Newman, Apologia pro vita sua, c. I.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Depende como se mire. Por supuesto que nada va a cambiar (para mejor o para peor) si las personas concretas no lo hacen. Y también es cierto que los pocos que ven lo que el grueso no ve, son la última esperanza cuando todo parece perdido.
Pero, cuando las corporaciones o las sociedades están organizadas de un modo que prime el interés mezquino (beneficios económicos o situaciones de poder) la salida a semejante cuadro se hace casi imposible.
Excepto que la caída por fuerza de su pudrición se encargue de llevarse puesta a la corrupción y a los corruptos. O herejes.
Éste es el penoso espectáculo que nos toca presenciar e interpretar.
Aquí cabe, más claramente que lo que ocurre en otros casos, la frase usada de compromiso normalmente: "¡Que Dios nos ayude!".
Mister Incordio, un puente a la misericordia pero de una sola mano.

Fuenteovejuna dijo...

No hay duda que además de sabio el Cardenal Newman era un visionario: son los hombres concretos los que cambian la historia.
Siguiendo ese razonamiento, creo que en este mundo convulsionado de nuestros días hay tres hombres que lo cambiarán para siempre. Ellos son el Papa Francisco,Trump y Putin.
Los dos últimos cambiarán el mundo temporal, no por nada son blanco de todo el escarnio del establishment y la prensa mundial. Si bien esos ataques son por motivos superfluos, la razón oculta es la oposición al aborto y la ideología de género, como se puede observar en estos días en la prensa de EE.UU. contra Trump.
Por su parte, Francisco completará la faena creando una iglesia hueca y vacía de contenido donde se puedan cobijar todos los que quieran entrar sin importar prontuario, pelo ni marca.
Cada uno de los tres tiene sus propios planes, pero ninguno de ellos se dio cuenta que no pasan de ser instrumentos descartables en las Manos de Dios para que se cumpla su Plan pergeñado desde toda la eternidad.
Y por muchas buenas razones que no vienen al caso, todo eso puede ocurrir en este 2017, el año del centenario de la Virgen de Fátima, para que se cumpla el Triunfo de su Inmaculado Corazón.
El espectáculo está por comenzar, así que habrá que ponerse el casco y ajustarse bien los cinturones de seguridad.
Dios quiera que además de testigos podamos ser también protagonistas...

Anónimo dijo...

Personas concretas... Muy ingles

Anónimo dijo...

Creo que va en línea con el dicho de un alemán que cita Mosebach: "La historia de la Iglesia es la historia de los Santos. El resto puede ser puesto con seguridad en la historia profana".

Anónimo dijo...

si, comienzan con personas concretas y si van bien las cosas se "expande" a varios..

Anónimo dijo...

Fuenteovejuna, no hgas casao todos esos que dices tú vacuos no se cobijan en la iglesia, como mucho se meten en las diócesis par enciscar más, en todas esas pastorales al amparo de los curas rebeldes y para organizar eventos, como manifestaciones pro-refugiados, contra los desahucios etc. Pero a misa diaria ni de palo te van, al final todos esos curillas se van quedando sólos en sus parroquias. Primero entran con ilusión y se meten en todo en las lecturas, en la liturgia. Pero de donde no hay no se puede sacar, y llega el verano y están mejor en la playa o de vacaciones por ahí. Lo que te digo se van quedando sólo los curillas rebeldes y todos los que le amparan.

Anónimo dijo...



Exacto ...pero el resultado se ve en la cantidad .

NSJC murió sobre la cruz para que se salven muchos ...

Jorge Rodriguez dijo...

El que maneja los hilos de la Historia es Jesucristo, Mateo 28:18, el Diablo hace lo que le dejan, y los hombres tienen libertad pero no poder, y menos el de transformar la historia, se creen que pueden algo pero es ilusión y vanidad.

A gente como Francisco, Trump y Putin, temporalmente se les concede un poder, es decir que las cosas "les salen bien", y unas energías físicas y mentales (ejemplo de eso es Francisco con su subidón al llegar Roma) como para que cumplan su papel en el plan divino, hasta que llegue su hora.

Anónimo dijo...

Sólo existen las personas concretas

Anónimo dijo...

Ya lo del subidón de Francisco, es de antología, lo que tengo entendido por lo que decís lor argentinos, allí estaba todo mustio y con cara de pepinillo. Ahora en Roma parece aparece con unas energías y unas risotadas, que parece que un chavalín con zapatos nuevos.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 9.01: Usted dice "lo que tengo entendido por lo que decís los argentinos, allí estaba todo mustio y con cara de pepinillo". En efecto, en Buenos Aires jamás de los jamases le vimos una sonrisa.
Pero, como ya conté aquí, un jesuita me dijo hace como 15 años: "Bergoglio quiere ser Papa. Y para ser Papa tiene que matar a su madre, va a matar a su madre". Por lo tanto, ¡¡ahora consiguió lo que quiso siempre!! ¡Claro que anda más contento que "chavalín con zapatos nuevos"!

El Nevado

Anónimo dijo...

9:01m más que de antología es de tragicología...