lunes, 28 de enero de 2019

Las lagañas de Algarañaz




El periodista Julio Algañaraz tiene lagañas. O al menos eso parece cuando se lee su columna aparecida ayer en Clarín. Y sospecho que estas secreciones amarillentas estén pegadas a sus pestañas porque apenas si puede ver la realidad, o la ve desfigurada y pretende que sus lectores la vean del mismo modo.
Julio Algarañaz comenzó su trabajo de periodista durante los ’70 cuando, vinculado a la izquierda peronista, ejerció como vicedirector del diario La Opinión, ese que decía estar “a la derecha en economía, en el centro en política, y a la izquierda en cultura”, y donde fue compañero de próceres tales como Horacio Verbitsky y Paco Urondo. Cuando el gobierno militar cerró el diario, Algarañaz se exilió en Europa, y todavía vive allí, penando en el exilio desde su residencia romana. 
Las crónicas que escribe sobre lo que ocurre en el Vaticano son siempre penosas, pero esta vez ha logrado superarse. Resulta notable su torpe empeño en manipular la evidente realidad del estrepitoso fracaso de Bergoglio y la pretensión de que sus lectores compren su análisis. Para Algarañaz, el problema no es que se ha levantado la alfombra y ha aparecido en la Iglesia una enorme multitud de sacerdotes homosexuales predadores de niños y adolescentes. Tampoco lo es que hayan sido encubiertos durante años y, peor aún, que el máximo encubridor haya sido el mismísimo papa Francisco, como resulta claro en el caso del ex-cardenal McCarrick sobre el que, por las dudas, aclara que próximamente será reducido al estado laical, y agrega en su ignorancia “en la práctica [el papa] lo echará de la Iglesia”. Tampoco es un problema que tengamos un obispo argentino, Mons. Gustavo Zanchetta, que se tomaba fotos desnudo y en posturas eróticas para compartirlas con sus contactos y amistades cosechadas en páginas pornográficas, que luego se dedicara a abusar de sus propios seminaristas, y que, una vez renunciado apresuradamente a su sede, el papa Francisco le haya creado un puesto en un alto organismo vaticano, sabiendo todos sus antecedentes y habiendo visto incluso las impúdicas fotografías, como se desprende de la declaración del valiente P. Manzano, vicario general del obispo depravado. 
No; para Algarañaz todo eso no es un problema. El problema real es que los sectores ultraconservadores de la Iglesia están utilizando estas minucias para desgastar la figura del pontífice y forzar su apartamiento: “El gran problema es la creciente conspiración urdida por los ultraconservadores”. Y oliendo a naftalina, añade que estos sectores están apoyados y sostenidos económicamente por el gobierno de Trump que sospecha que el bendito Jorge Bergoglio es comunista. Algarañaz encontró a la madre del cordero: el imperialismo capitalista, el mismo culpable que viene encontrando desde sus años setentistas en La Opinión.

El lagañoso artículo, sin embargo, nos sirve para advertir que el Papa Francisco se encuentra en una situación muy delicada.
Bergoglio ha fracasado rotundamente. El compadrito porteño y el puntero de barriada que creyó que con las picardías que utilizaba en Buenos Aires iba a poder hacer de las suyas en Roma, se ha chocado contra una pared, la de su propia inutilidad. Porque el problema más importante -y esto no lo advierte ni lo puede advertir Algarañaz- no son los abusos ni los encubrimientos, sino el estado de crispación y confusión a los que ha llevado a la Iglesia que se encuentra al borde un cisma. Afirma el periodista en su nota que “una fuente dijo a Clarín que se piensa en un grupo de cardenales que pidan una audiencia y planteen en forma agresiva la cuestión”. Es noticia vieja. Eso ya se sabe desde hace semanas. Y los cardenales que lo enfrentarían no serían los eméritos viejecitos de las dubia acompañados por el santo e ingenuo Burke, sino que serían pesos pesados a los cuales no iba a despachar con un cuento de masones o de tradicionalistas, ni cambiando el retrato que tiene sobre su escritorio a fin de despertar simpatías según la ocasión tal como hacía su maestro Perón. Porque lo cierto es que no se sabe quiénes integrarían este grupo de cardenales, ya que tanto podrían ser aquellos enfurecidos por las novedades introducidas en la doctrina de la Iglesia, o los enfurecidos por la falta de novedades a cambio de las cuales lo votaron. Y esto ocurre porque Bergoglio jugó a dos puntas, y resulta que ambas esposas se avivaron y lo están arrinconando. 
Francisco deberá vérselas ademas, a finales de febrero con los presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo para tratar el tema de los abusos. Nadie espera que de esa reunión salga alguna medida relevante para solucionar el problema (la única medida efectiva sería ordenar una depuración interna de las filas del clero y del episcopado en la que caerían no menos de la tercera parte de todos ellos), pero una reunión de ese tipo, aún por digitada que esté, se le puede ir fácilmente de las manos. No todos van a ser obsecuentes perros mudos como Mons. Ojea o como unos cuantos obispillos más que le deben sus fajas violetas. Me temo que el cardenal Di Nardo no se quedará callado y lo propio harán muchos otros que están hasta la coronilla del porteño.
La estrategia podría ser forzar la renuncia de Bergoglio. Varias veces dijimos en este blog que Bergoglio nunca renunciaría, siendo como es un animal de poder, pero nos referíamos a que no lo haría por cuestiones de edad o salud, como fue el caso de Benedicto XVI. Pero si un gobernante se queda sin apoyos a derecha o a izquierda, difícilmente pueda mantenerse en el trono. El papa no tiene, como Maduro, un ejército detrás que lo respalde. Su respaldo son sus cardenales y sus obispos; si estos se le plantan, está en un serio problema. 
El zopenco de Algarañaz dice que “los conspiradores no pueden promover el desastre de una Iglesia que tendría tres papas”, desconociendo que esa situación ya fue vivida por la Iglesia (fines del siglo XIV), y en ese momento no se trataba de tres papas con dos de los cuales  eméritos, sino de tres papas reinantes y beligerantes entre ellos. Siempre saldrá más barato construir un geriátrico para papas eméritos que soportar el estrepitoso derrumbe de la Iglesia al que estamos asistiendo. Y añade el periodista que “lo más probable es que Jorge Bergoglio responda ejercitando su poder disciplinario absoluto si algunos se atreven al máximo desafío a su autoridad”. Aquí se acaban las convicciones democráticas y los discursos progresistas de Julio Algarañaz, pero no sabemos cuáles serían las medidas absolutas que tomaría: ¿deponer de su sede a Di Nardo? ¿Excomulgar a los obispos africanos opositores a sus aperturas? ¿Arrancarle de un tirón la capa magna a Burke? 
Sugiero ir alquilando balcones para el 21 de febrero cuando, mientras estén los obispos reunidos en Roma, se presente el libro traducido ya a ocho idiomas Sodoma, poder y escándalo en el Vaticano, del sociólogo francés Frederic Martel. Curiosamente, ese día se conmemora a San Pedro Damián, el autor del Liber Gomorrhianus, en el que ya en el siglo XI alertaba acerca de los peligros de admitir clérigos homosexuales dentro de la Iglesia. No conozco el libro de Martel, pero por el polvaredal que está levantando aún antes de aparecer, me temo que será lo que faltaba para formar la tormenta perfecta que podría acabar con el agónico pontificado de Bergoglio. 

33 comentarios:

Denisovic dijo...

"Varias veces dijimos en este blog que Bergoglio nunca renunciaría, siendo como es un animal de poder"...

Quien conozca un poco a fondo la psicología de Bergoglio y su manera de enfocar el poder, sabe de sobra que el argentino jamás renunciará; y si a esto le añadimos que está muy protegido por intereses religiosos, políticos y económicos a nivel global, donde el sionismo masónico es quien marca la pauta de las líneas a seguir, no solo en la política mundial, sino también dentro del Vaticano, nos encontramos entonces ante un ocupante de la silla de Pedro a quien nada ni nadie conseguirá hacerle doblar el brazo; ni la voluntad.

Anónimo dijo...

GASTÓN: Sólo una observación: ¿La conducta de Bergoglio con respecto a la masacre de cristianos en paises islámicos -sólo en Nigeria más de 450 asesinados por Boko Haram-, la situación de los católicos en China no son tan malos -o peores- que los encubrimientos? ¿Al olvidarlo en esta enumeración no nos sumamos, aunque sea inculpablemente, a los que "encubren" este drama?

Jan Ellery dijo...

Y sin embargo... puede ocurrir.
Los mismos poderes que lo pusieron en el trono, a la vista de situaciones no del todo convenientes, pueden ejercer una "amigable" presión sobre el peronista que lo convenza respecto de la conveniencia de una dimisión, que a su vez puede ser beneficiosa para el plan de fondo.
De ocurrir, el amigo de Skorka habrá comprendido que un retiro inducido siempre es mejor que un "accidente"... Jorgito sabe perfectamente por medio de que tipo de "sponsoreo" llegó a donde está, y sabe que los "nenes" que lo llevaron no se andan con vueltas ni en remilgos.
Los objetivos de esa mafia son mucho mas valiosos que los medios. Y Bergoglio es eso: un mediocre, un triste y, a esta altura, casi inservible medio.

Anónimo dijo...

Excelente resumen y análisis del viniéndose.

El rey está desnudo.

A estas alturas, algunos cardenales que aún conservan la fe habrán, de profundis o sea desde Roma, visto el descalabro creado por el mono con navaja que sentaron en el sillón de Petrus.

Del otro lado, Marx ya ha mandado un mensaje muy clarito al canchero de Boedo: no solo los conservadores quieren sacarse de encime este papa. Con ello dice, ojo querido o aceleras con las reformas Semper reformanda o se te abre también un frente con los alemanes, que, sin ser el frente del Don, te va a dejar muy mal parado.

Y allí, sin nadie que le grite – cuidado a la derecha, cuidado a la izquierda como hacían los hijos de reyes en las contiendas pasadas con sus padres- se encuentra Bergoglio preguntándose como zafar de esta.

¡Pero no nos adelantemos que el hombre tiene también ciertos trucos en su haber y que puede todavía dejarnos con la mandíbula descuajada a fines de febrero, saliéndose con una pirueta de esas que ni se ven en los circos!

Me parece, pero arriesgo de manera personal, que preferirá que todos y todo se hunda con él, antes de soltar el timón de la nave. Ojalá que antes escuchemos las consoladoras palabras de Xto: ¿hombres de poca fe, por qué teméis?

Anónimo dijo...

Estimado D Guander
Es curioso como el Obispo de ROMA, dentro de su fatal previsibilidad, no deja de sorprendernos.
Así dentro de esos recitales papales que son las JMJ, más cercanas a un espectáculo de lulapaluza, donde, en horribles escenarios gigantescos se entroniza prolijamente al Pontífice para desenvolver con total desparpajo y peor gusto, espectáculos lamentables, el agasajado se prodiga en sus habituales pielagos de lugares comunes, suelen producirse no menos significativos desbarrancos.
Así como en Río, en plena euforia de los populismos izquierdizantes (aunque recaudatorios), convocó a la juventud a “hacer lío” sin aclarar cuándo y porqué, ahora ha degradado la empresa misional al plano de los paradigmas informáticos.
Hace años el Sacramento de la Confirmación nos hacía Soldados de Cristo. Con el tiempo el prurito pacifista cambió la vocación de combate por una figura procesal. Se llamó a los confirmandos Testigos nombre que comprendía a todo aquel supuestamente alineado con la saña doctrina.
Pues bien, ahora el avanzado Francisco llama a
los jóvenes comprometidos con la defensa de la fe a ser “influencers”. Como se ve los riesgos de la defección son cada vez menores. Al Soldado le espera la derrota o la deshonra. Al testigo la prevención del falso testimonio y al YouTuber la deserción de sus anónimos seguidores en la güev.
Y ni hablar del desplazamiento del arquetipo. De la Doncella de Orleans al exitoso Zuckerberg, sin escalas.
Siempre se puede estar peor...
Con mi aprecio y respeto
Puestero del Oeste

Anónimo dijo...

¿Y si Dios escribiera derecho en renglones torcidos? ¿Es impensable que un Bergoglio arrinconado y apretado por quienes lo pusieron ahí usase "su poder disciplinario absoluto" e hiciera por defender su poder lo que ni él ni sus predecesores hicieron por salvaguardar la doctrina y la moral? Mutais mutandis, un Ciro de Persia que aplastó a los enemigos de Israel para expandir su imperio.

Anónimo dijo...

Por qué "ingenuo" Burke? Que mas podía hacer de lo que hizo?

Man With No Name dijo...

wanderer, como ya lo había dicho anteriormente, sobre el libro de frederic martel que será publicado en este 2019, no hay que descartar que dicho libro sea un bulo en contra de los cardenales y obispos contrarios a bergoglio ordenado desde el circulo intimo de bergoglio mismo con la aprobación del gran jefe. no olvidar que bergoglio y los suyos carecen de escrúpulos y por ende son capaces de lo peor!

Anónimo dijo...

La comparación con Ciro le queda grande. Y como dice el anónimo de las 9:27, todavía le quedan ciertos trucos en su haber.

Y si algún día por fin lo vemos mendigando en las tierras oscuras a los pies de las Montañas Nubladas, sepamos que a esa víbora de blanco siempre le va a quedar un diente, aunque más no sea para construir torres en la Comarca...

Anónimo dijo...

Recordemos que muchos curas lavanderos son neocones. No me extrañaría que el libro del facha Martel tiré agua al molino progre...

Anónimo dijo...

Comparto comentario de Denisovic 8:18

Fuenteovejuna dijo...

Leo Clarín hace años, así que conozco bien a Julio Algañaraz que escribe desde Roma y a su hermano gemelo Juan Carlos, que escribe desde Madrid. Es difícil saber cuál de los dos es más perverso, no en vano son corresponsales de Clarín, el diario "de mayor tirada del país" abanderado del aborto, el feminismo, el colectivo LGBT y la ideología de género.
En ese artículo donde Algañaraz se alarma por la conspiración que la ultraderecha estaría armando contra Francisco, creo que también cita al Cardenal Kasper, quien acaba de denunciar que los enemigos del Papa están buscando la forma de forzar un nuevo cónclave para correrlo a un costado.
Este Julio Algañaraz, que escribiendo sus artículos venenosos y humillantes contra Benedicto XVI no podía disimular su odio visceral contra la Iglesia, es el mismo que ahora se rasga las vestiduras porque Francisco, en quien él había cifrado todas sus esperanzas para destruir a la Iglesia, está groggy en el centro del ring y no sabe si va a seguir en pie antes de que suene la campana.
Es curioso comprobar que Clarín, que hoy forma parte del establishment del Nuevo Orden Mundial -ese que entre otros propician los Kissinger, Rockefeller, Obama o los Clinton- tenga entre sus principales plumas a periodistas que en los 70 militaban en la izquierda marxista igual que los de Página 12 que hoy está en la vereda opuesta.
Claro, las diferencias se refieren a la economía y no van más allá de saber quién se queda con los medios de producción, pero a la hora de hablar de las cosas importantes como la estrategia sin tiempo para destruir a la Iglesia y a la familia o imponer el aborto y la agenda LGTB, Clarín y Página 12 se llevan de la mano como dos colegiales enamorados. ¿Por qué será...?

Anónimo dijo...

Si Bergoglio renuncia por una apretada de los Cardenales, su renuncia no será válida. Y por tanto tampoco será válido el nuevo Papa que elijan los Cardenales. Menudo problema.

Anónimo dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=GOLh63q1tyg
Camps y Von Wernich intentan desmentir a Jacobo Timerman, 1981
5,971 vistas






Archivo Histórico RTA S.E.
Publicado el 28 oct. 2015

Este registro reúne la serie de bloques en los que se dividió un reportaje de José Gómez Fuentes a Ramón Camps, emitido en “60 Minutos”, y destinado a responder las acusaciones de Jacobo Timerman sobre violaciones de los Derechos Humanos en los centros de detención de la dictadura militar. Timerman había editado recientemente su libro “Preso sin nombre, celda sin número” donde relata su secuestro en 1977 y las torturas sufridas hasta su liberación en 1980 por la presión internacional. Además, había causado conmoción la aparición del fundador de “La Opinión” en un programa de la televisión norteamericana. Gómez Fuentes pasa algunos fragmentos para permitirle a Camps responder y acusar a Timerman de diversos cargos, entre ellos el de intentar “disolver a la familia argentina” y “promover el uso de drogas”, basándose en artículos publicados en su diario pero firmados por columnista

Man With No Name dijo...

"Si Bergoglio renuncia por una apretada de los Cardenales, su renuncia no será válida. Y por tanto tampoco será válido el nuevo Papa que elijan los Cardenales"; tambien podria decirse que la renuncia de benedicto xvi fue forzada por los cardenales de la mafia de san galo, y por ende su renuncia habría sido inválida y bergoglio como papa sería inválido.

Walter E. Kurtz dijo...

¿Entonces las renuncias de Gregorio XII y Benedicto XIII no fueron válidas y tampoco la elección de Martín V?

Theo didactas dijo...

El problema no es Bergoglio, señores. Es el catolicismo romano, ya sea en su expresión monárquica tradicional ultra-conservadora, o su opuesto liberal progre. El primero, construido a partir de una respuesta a la reforma protestante (Concilio de Trento), pero alejado en su esencia del espíritu apostólico del cristianismo, y el segundo, la expresión "evolutiva" de una nueva religión impuesta en las mentes, corazones y territorios discursivos de millones de creyentes, que sin darse cuenta fueron adoctrinados en la nueva onda de la iglesia conciliar. El catolicismo tradicional, en el fondo es impotable y es incapaz de reconocer valores culturales en otros pueblos o naciones. Y el catolicismo post-conciliar, es la expresión de un clero sin carácter, timorato, lleno de curas acomplejados, cuyo culto, no tiene la potencia de elevar la cultura de nuestros pueblos. La lógica litúrgica debe imponerse: liturgia de Santiago, adiciones de san Basilio, más adiciones y ajustes con san Juan Crisostomo y las liturgias latinas ortodoxas. Estamos desparramando como diría Jesús: El que no está conmigo está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama (Mt 12,30). Ahora, tenemos que reconocer que los primeros, me refiero a los católicos tradicionales, tienen toda la razón en cuanto su celo por el culto divino. Equivocados en su eclesiología intolerante de la diversidad cultural incluso al interior del cristianismo e incapaces precisamente de comprender los abusos del papado. De los segundos, los progre, tenemos tanto que aprender, de lo que podemos aprender de un activista de Green Peace o de las agencias de desarrollo de las Naciones Unidas. Yo creo que en el fondo, hoy son la expresión de un cristianismo sin Cristo, y sin las contradicciones que Cristo siempre le plantean a todo orden cultural.

Anónimo dijo...

Explíqueme qué es la «lógica litúrgica», por favor.
Lo de Trento me parece tan exagerado como los que dicen que la verdadera teología católica ortodoxa murió cuando el Aquinate monopolizó las bibliotecas del Catolicismo. Lo afirma solapadamente Baliña, lo sostiene Wanderer, lo debe sostener Gandalf, Tollers y el resto de la pandilla.
En realidad le doy cierta cuota de credibilidad, pero explíqueme lo de la liturgia. Porque conozco de primera o segunda mano todas las que menciona pero no entiendo su punto.

eck dijo...

Ahora se ve las consecuencias de la paradoja y contradicción con la que nació este pontificado: ¿Cómo puede Paco I mandar como Papa medidas que socavan su propio poder? Pues la mafia de saint gallo le pedía un suicidio político que implosionase el papado y destruyese su base: la Iglesia. Eso sólo lo puede hacer un fanático o un convencido pero nunca una persona tan calculadora y ávida de poder como Bergoglio pero al no tener ningún gramo de contemplación ni de visión theoretica no sabe que hacer con el poder menos mantenerlo. Suficientemente listo e interesado sabe que por la via de sus patrones pierde el poder pero no tiene recursos intelectuales ni personales para salir del hoyo. No ha podido hacer lo que hizo el culto Pio II: pasar de conciliarista a enterrarlo como pontifice ni ha podido rechazar a Eneas y acoger a Pío. Lo único que puede hacer y ha hecho es una comedia de confusión: hacer que hace una reforma progresista pero no tocar nada real en la práctica mientras en la practica acumulaba poder para defenderse de todos. Ha sido un pícaro que se le ha castigado con lo que más deseaba para ser tantalizado con ello. Trágico Papa y triste situación del sector progresista: creían tener un instrumento privilegiado para sus fines pero lo único que ha hecho es acelerar su caída y mostrar sus vergüenzas. Deus solus dominus historiae est.

Kusiwakcha dijo...

Otra noticia más, espero que esta sea una calumnia, me cuesta creer lo que relata la víctima o supuesta víctima, pues denotaría la existencia de una comunidad religiosa absolutamente corrompida, que encima sus sacerdotes son capaces de copar cargos en el vaticano, en la Secretaría de Estado y en el caso que se relata en la Congregación para la Doctrina de la Fe, y encima, si fuera cierto lo relatado, que a alguien acusado de acosar monjas en la confesión (y según la crónica cuenta se dice que a la religiosa le llegó la notificación de que había sido amonestado el sacerdote acosador) y amonestado por ello trabaje como funcionario en la citada congregación. No sé si esto es fruto de la imaginación de una desequilibrada o una muestra terrible de corrupción. En ambos casos un desastre, porque la citada ex-religiosa dio testimonio público en una especie de encuentro en Roma y ahora todo esto es sacado en los medios. Yo aunque español residente en España como por acá son tirando a australes he enlazado la noticia tal como la trae Clarín, así lo relacionamos un poco con las legañas de la entrada. Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Wanderer, desconozco su idea respecto al Aquinate que aquí se menciona. Me interesaría conocerla. ¿Puede referirse aunque sea en unas líneas a ella?

Anónimo dijo...

Y a mi que me importa este periodista inepto, que se yo quien es este Algañaraz ! podrá engañar con sus textos a un par de otros ineptos...

Me importa que renuncie Bergoglio y nos terminemos con todo este circo,,,estoy harta.
y que todo este modernismo vomitivo se autodestruya... y ya.

Señor, ten piedad, ven pronto a socorrernos

el coco feroz dijo...

Anónino.
El hombre moderno ha trocado religión (conjunto objetivo de verdades reveladas y culto estricto) por religiosidad.
Esta religiosidad, aun en "tradicionalistas", no es más que la privada representación mental de esos vagos sentimientos de sacralidad, de lo terrible, de lo numinoso y todo el cuento protestante-inmanentista tan comprensible en un R. Otto que pensaba y sentía en alemán, pero que en nosotros no debe ser más que divertida literatura.
No negamos que este sentimiento numinoso exista, lo que afirmamos desde el magisterio tradicional y el recuerdo del maestro Calderón Bouchet (La arcilla y el hierro, primera parte), es que mejor resulta vivir en silencio ciertas efusividades muy personales, con calma y siempre sabiendo que nada explican ni que de ellas puede surgir ninguna ejercitación disciplinaria adecuada. No son más que resonancias psíquicas, privadas y diferentes.
El anhelo de explicar algo desde allí, se emparenta al discurso de Theo didactas, que no desgranaré ahora en cada una de sus afirmaciones, pero se pone culturoso según sus propios dichos y allí vemos más religiosidad que religión.
Hoy ya ni la derecha acepta a la región como lo que es: un contrato objetivo y de adhesión que Dios impone, sin más, mientras lo emotivo corre por cuenta de cada cual y es de lo que cuadra no decir nada, ni del que se puede sacar enseñanza alguna.

Gilles de Rais dijo...

Puede leerse la historia contada por la monjita (de Clarín - cf. comentario de Kusiwakcha) en ésta página.

https://www.avref.fr/temoin-doris-wagner.html

Añado que desconozco la verdad del caso, pero que, lamentablemente, no parece descabellado lo que cuenta (sobretodo el final cuando al percatarse de que ya no podrán manipularla, ni sujetarla, las superioras se apuran de hacerle firmar un descargo para cubrirse de futuras acciones legales).

Recemos que anochece y la noche parece querer ser larga.

Saludos,

Anónimo dijo...

Notable el concepto de religión del Coco Feroz. ¿Se lo pidió prestado a Descartes o a Kant?
Lo que es seguro, es que ni los apóstoles ni los santos que los siguieron, incluidos los Padres y Doctores de la Iglesia, tuvieron un concepto tan racionalista de la religión, como si el hombre fuera sólo razón racioncinante; como si en él no hubieran sentimos, emociones y, sobre todo, "espíritu", es decir, intuición.
Y esto no lo dice R. Otto. Esto lo dice San Agustín y Santo Tomás, entre otros.
No lo dice, claro, el infalible Calderón Bouchet.

el coco feroz dijo...

RNo dije que no exista, sino que no es regla de nada, ni nada se puede sacar de allí que tenga cierto valor comunicable.

Anónimo normando dijo...

Con la mejor onda posible, y sin ánimo de pelear, me siento incluido en la “pandilla” a la que se acusa de un cierto antitomismo, pues son todos los nombrados muy queridos y entrañables amigos. Han estudiado seriamente a Santo Tomás, en las fuentes y no en los manuales, que por otra parte han leído y conocen bien. Y creo que distinguen entre el doctor angélico y su obra completa y un cierto neotomismo racionalistón, corto y formulero, y, en particular en nuestro país, con numerosas taras de arrastre, siempre pedante y asertivo. En los ’70, un gran profesor porteño decía: “Eso no es tomismo: es ‘lomismo’ ”. Si tuviera que encontrar un texto que los defina, es un desafortunado diálogo de Raissa Maritain quien pregunta a un señor:

-¿Usted es tomista?
-No, soy católico.
-Bueno, por algo se empieza.

Jan Ellery dijo...

Tiene toda la razón Theo Didactas. O mejor dicho, está en lo cierto y verdadero. Tanto así que casi casi que retiro mi comentario anterior. Pero no... porque no está del todo mal. Pero adhiero totalmente a lo dicho por TD. El problema es anterior y supera con creces la nimia persona del compadrito extrapolado desde las pampas a la Ciudad Eterna por obra y des-gracia de belcebú. El catolicismo desvirtuado de mil innumerables modos desde que opera el Misterio de Iniquidad en una alocada carrera de siglos. La muerte que viaja con cada hombre desde su alumbramiento. Esa muerte que por costumbre del vivir se nos va haciendo medio ajena y un poco irreal, eso mismo, siempre desde el nacimiento del cristianismo marchó a su lado. La perdida de esa frescura de los orígenes va determinando la decrepitud. Y no se venga con aquello de la promesa de indefectibilidad, porque no tiene nada que ver y queda a resguardo, se quiera entender o no.

Jan Ellery dijo...

Coincido 100%.

el coco feroz dijo...

Por último, aclaro que me refería a un comentario en particular de T. D. y no a otro que le endilga a ciertas personas, ciertas ideas; que no sé, ni por las tapas, qué ideas tienen.

bellavistense dijo...

Adisiones de Basilio y Crisóstomo?
Adisiones?
Y eso es lógica litúrgica y que "se impone"?
Mi madre!

Me recuerda a una intervención de años atrás de Gandalf, que le salió al cruce a un monje de Tupungato porque a la misa nueva le adisionaban cantos orientales para "agregarle poesía".
El monje con buena intención quería elevar un rito rastrero, pero con buen criterio y una docta explicación Gandalf le recomendó que use del Motu Propio sin modificarle un pelín.

Anónimo dijo...

Anónimo Normando:
Wanderer no publicó mi respuesta.

Anónimo dijo...



Tengo amigos y parientes en Francia , en ambitos católicos más bien " tradis y conservadores " , nadie conoce a Frederic Martel .

jpb