lunes, 19 de febrero de 2018

Recordando a Olmedo


Alberto Olmedo fue un cómico argentino de cuya muerte se cumplirá dentro de pocos días treinta años. Uno de sus más celebrados personajes era Borges que mantenía con Álvarez (Javier Portales) diálogos disparatados de un humor zafio que en los ’80 era considerado, además, indecente. Una de las historias que contaba recurrentemente era el argumento de un película que le proponía rodar a su amigo: en el comedor de una casa se encuentran almorzando el marido con su mujer, su madre, su hija y el Boby, es decir, el perro. De pronto, entra una banda de forajidos que descuartiza a la madre, mata la mujer, viola a la hija y degüella al Boby. Luego, se acercan al hombre y, de un manotón, le arrebatan el plato de tallarines. Esto lo hace hace reaccionar y en un despliegue de ira, echa a los asesinos de su casa. La historia sigue pero no nos interesa. Lo que el cómico quería mostrar de un modo muy básico y elemental, era la escala de valores con la que se manejaban algunos argentinos de la época: cualquier cosa menos los tallarines. Parece exagerado y sin duda lo es, pero bien pensado, a veces nos manejamos con escalas de valores análogas. 
Hace pocos días, hablando con unos amigos españoles, se me ocurrió preguntarles acerca de la pretendida independencia de Cataluña, esperando una aireada respuesta contra los pertinaces catalanes. Y sí que hubo una respuesta aireada, pero fue contra los españoles, o contra el resto de los españoles, y especialmente contra los católicos, y sobre todo contra los que en este blog hemos siempre llamado neocon, es decir, Opus Dei, Neocatecumenales y otros similares. Y el motivo que ocasiona el enfado de mis amigos es válido, tan válido como el que podría producirnos la conducta del protagonista del guión cinematográfico de Olmedo.
Los católicos neocon apenas si cacarearon pasivamente cuando se impuso la ideología de género en todos los ámbitos de la vida diaria, ¿con qué derecho, entonces, vienen ahora a protestar contra el “derecho” catalán? Pues resulta que si Juan se autopercibe como María, tendrá derecho a ser tratado por tal, con cambio de identidad y cirugías incluidas,  pero si un catalán deja de autopercibirse como español incurre en gravísima herejía y pecado. Valores tan invertidos como los del amante de los tallarines.
No se trata de abogar por la independencia catalana, sino simplemente de mostrar que algo no está funcionando bien en la escala de valores. No tiene mucho sentido declarar la intifada porque se rompe una unidad que hace mucho tiempo dejó de tener sentido. ¿A qué sirve estar unidos bajo la égida de monarcas perjuros y democracias liberales? 
Pasemos a otro ámbito. A principio del siglo XX, San Pío X cambió a su antojo el breviario romano que se perdía en los orígenes de la oración cristiana; en los ‘50, Pío XII cambió los ritos de la Semana Santa que tenían no menos de mil años de antigüedad; pocos años después, bajo un supuesto mandato conciliar, un grupúsculo de eruditos destruyó la misa del rito romano, cuyo núcleo se remontaba a San Gregorio Magno, y la sustituyó por un invento en constante mutación; desde hace décadas el catecismo que se enseña a los niños ha dejado de hablar de Jesús como el Hijo de Dios, de la Trinidad, de la salvación y de la perdición eternas, y de las demás verdades de la fe, y ha reducido nuestra religión a un código de convivencia ciudadana, y desde los ‘70 los misioneros abandonaron sus esfuerzos por convertir a la fe de Cristo a los paganos y se redujeron a ser agentes ecuménicos de cambio social. Todo esto está ocurriendo desde hace mucho y a ojos vista, y nadie, o muy pocos, levantaron la voz. Sin embargo, ahora se armó una batahola porque el papa Francisco autorizó a que los católicos recasados, luego de un brumoso discernimiento, pueden recibir la eucaristía.
Que nos destruyan la liturgia, pase. Qué nos arruinen la fe, pase. Pero eso sí, que no nos toquen la moral sexual. Los tallarines son sagrados. 


Nota bene: Retomo el blog luego de algunos meses de hibernación a los solos efectos de contribuir a la salud mental del Santo Padre. El sábado pasado, La Civiltà cattolica, revista jesuita italiana y órgano oficioso del Papa, publicó el texto integral de la larga conversación que tuvo el pontífice con los jesuitas chilenos durante su viaje al país trasandino. Ante la pregunta acerca de cómo había “discernido” las resistencias encontradas a lo largo de su pontificado, Francisco respondió entre otras cosas: “Hay resistencias doctrinales que ustedes conocen mejor que yo. Por salud mental, yo no leo los sitios de internet de esta así llamada “resistencia”. Sé quiénes son, conozco a los grupos, pero no los leo, simplemente por mi salud mental. Si hay algo grave, me informan para que sepa de qué se trata. Ustedes los conocen… Es un disgusto, pero es necesario seguir adelante”.
- Santo Padre, aquí estamos. Usted nos conoce pero no nos lee, no vaya a ser que le ocasionemos un desequilibrio mental. Mejor así, no sea que después nos culpe de sus psicopatologías, aunque para defendernos conocemos el informe que el P. Kolvenbach presentó a la Congregación de Obispos cuando le consultaron acerca de la conveniencia de nombrarlo a usted obispo auxiliar de Buenos Aires, informe que por lo demás ya es público.

83 comentarios:

Francisco José Soler Gil dijo...

Estimado Wanderer, qué alegría de resurrección cuaresmal!

Espero vuelva para quedarse tanto tiempo como la salud del romano pontífice lo requiera.

Saludos cordiales

Francisco Soler

Anónimo dijo...

¡Laus Deo! Y bien hallado, querido don Guánder. No vuelva usted a desaparecer durante tanto tiempo.

Anónimo dijo...

¡Albricias! ¡Qué feliz reencuentro cuaresmal! Y vuelve usted con fuerza, Dios le bendiga.

Pero «airado» (de ira): no «aireado» (de aire).

Anónimo dijo...

Qué alegría nos da, don Guánder. ¡Se le había echado tanto de menos!

Anónimo dijo...

Que alegria volvio Wanderer.
Benigno

Anónimo dijo...

Después de tanto tiempo amigo Wanderer... que bueno es tenerlo de vuelta. Es evidente que su agudo punto de vista sigue( no tiene porque haber cambiado) intacto. Interesante reflexión, muchas gracias por compartirla.

Un caluroso saludo.

A.G.

Bulgarov dijo...

Anticipándose a la Pascua, resucita el querido/odiado Wanderer.

Respecto al asunto del post, concuerdo totalmente. Muchos amigos/conocidos se levantaron en críticas ni bien denunciamos el peligro que se acababa de instaurar aquel fatídico 13/3.
Gente "bienintencionada" si se quiere, pero con escasa o nula visión. Visión que les fue otorgada recién cuando al "obispo de Roma" se le ocurrió meterse con la genitalidad.

Para ese entonces, muchos desencuentros, pre juicios e improperios cargaban las espaldas de los denunciantes (usted, por supuesto, como referente de aquellas voces que clamaban en el desierto).

Celebro su retorno, espero que las langostas y miel silvestre del exilio le hayan renovado sus fuerzas para tamaña tarea.

In Domino!

Anónimo dijo...

Te Deum laudamus...!
Se lo extrañó don W!

Anónimo dijo...

Wanderer, no se ofenda pero el remate de artículo tiene sus bemoles: "que no nos toquen la moral sexual. Los tallarines son sagrados."

Es que me parece que lo grave de la Amoris Laetitiae (que los del Opus defienden a muerte, por caso, el P. Fraile, capellán del Austral, además del P. Ruiz del IVE que da charlas sobre esa porquería) es que constituye un ataque, no tanto a la moral sexual como contra le Eucaristía.

Qué sé yo. Estoy tan contento con que haya vuelto que no voy a insistir en nada de nada.

Anónimo dijo...

Qué alegría. Lo estábamos esperando.

Wanderer dijo...

Claro que es grave, es gravísimo y no es intención disimular su gravedad. Lo que quiero poner de manifiesto que cosas más graves aunque menos visibles se cometieron antes y nadie dijo nada, y no porque no lo percibieran sino porque sus valores estaban puestos en otro lugar.

Anónimo dijo...

Estmado Wanderer,
en AL el Papa ha negado explícitamente verdades de la Fe. Y en la respuesta a los Obispos de Buenos Aires ha confirmado su rechazo de esas verdades. Creo que eso no había ocurrido nunca antes (al menos desde Trento para acá).

Anónimo dijo...

Gracias por su esfuerzo en volver...
(No entiendo eso de que el "informe es público...)

Sergio dijo...

Tiene usted razón en que para los neocones españoles el Evangelio se ha reducido a la moral del tálamo marital. Han sido antisistema a su manera y no creo que hayan errado del todo: la centralidad de la familia es superior al rito de la Misa, siempre y cuando ésta sea válida.
La Misa (Novus Disorder, pero Misa) y la moral sexual son la esencia del neoconismo patrio.
Francisco les está tocando lo esencial, y se revuelven.

Ahora les toca ejercitar la empatía con los que en los 60-90 se alzaron por la Misa y por la Fe, y que han sido objeto de escarnio y burla por parte de lis neocones durante décadas.

Lefe Estepario dijo...

Bienvenido Wanderer, se le extrañó!!! Esperamos seguir contando con Ud.

Kusiwakcha dijo...

Gracias por venir querido Güander, así este curita que (por desgracia y pereza) no sabe latín y por lo tanto no le queda otra que ser un tantito neocón,ya no se sentirá tan perdido en sus perplejidades. Un brindis a su salud.

Horacio Boló dijo...

Le agradezco su retorno. Su página era un oasis, siempre la leía aunque hace ya unos años que he dejado la Iglesia de Roma (DECISIÓN TOMADA ANTES DEL ADVENIMIENTO DE JORGE BERGOGLIO). Ahora pertenezco a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Un afectuoso saludo. Horacio Boló

Monje Negro dijo...

Enhorabuena por su regreso estimado Wanderer.

El hecho de que Francisco el Mínimo diga que "yo no leo los sitios de internet de esta así llamada “resistencia”. Sé quiénes son, conozco a los grupos, pero no los leo", quiere decir para los que lo conocimos y soportamos, que sí los lee y sí le preocupan. Y estoy seguro que entre los sitios que lo preocupan está el suyo, mi estimado.

Mire si aquel que se vanagloriaba de estar informado de todo, de aquel que llegó a sostener una red de efebos informantes que infiltraba entre el clero rosa de Bs. As. y aledaños, no va a estar al tanto de lo que se publica sobre él, especialmente en medios eclesiales.

Su sitio, aunque a veces por algunos comentarios asemeje más a un vertedero, es en sus artículos una bocanada de aire fresco en esta Iglesia acomplejada, tibia, flotante en medio de la cloaca del mundo éste, que pasa y que está pasando.

Gracias, querido Wanderer, por hacer más llevaderos estos últimos tiempos.

Su amigo, el Monje Negro.

Claudio Torea dijo...

¡Celebro su retorno!

Anónimo dijo...

Wandy! Querido Wandy! Cómo te extrañabamos!Bendito sea el Señor que te inspiró para que volvieras!
¡Si supiera qué necesaria es tu presencia en la web!
No te cansarías. No te alejarías de nosotros, que olfateamos en tus entregas el aire puro de tus inspiradas palabras.
Tenés que tomar conciencia - si no la has tomado todavía- de la cobardía lamentable que demuestra nuestro episcopado. Y voces como las tuyas nos ayudan a perseverar en nuestra bendita fe.Que el Señor Hijo del Padre y señor nuestro te de fuerza y valor para continuar tu sana prédica.
Ricardo

Anónimo dijo...

Buenos días, Wanderer !

interpretatio dijo...

Refrescante regreso de The Wanderer. En lo particular me gustó que abordara el caso catalán. Pero hay que matizar lo del Opus. Ya hace unos años se publicó el libro “Santos y Pillos” del sociólogo catalán Joan Estruch i Gibert. Uno de los libros más inteligentes sobre la Obra. Quien conozca la institución sabe que tal paradoja es real. Estudié la filosofía y la teología en Navarra y el entonces Ateneo en Roma (no soy cura, larga historia). Hablo del periodo entre 92 y 95, entonces estudiábamos la Summa Teológica, Albert Lang, Michael Schmaus y Royo Marín, entre otros. Algo pasó que hoy la Fundamental se da con Ocáriz (actual prelado) y hay mucho entusiasmo por De Lubac y hasta Kasper…uno de los gemelos Lorda es un desastre en teología moral, en fin…esto explica la neoconiza. Si ven la página oficial se sorprenderán con el lenguaje: ecumenismo, periferias, palo al pelagiano… Pero Wanderer no reparó en los pillos. El Fundador se refería -originalmente- a ser astuto en el apostolado… pero algo o alguien se prendó de la otra acepción…de ahí la otrora devoción por Ruiz Mateos o Termes. Ojo, Termes, catalán… y montones de catalanes, con esa devoción por la pela… Salvo los catalanes que hicieron de España una potencia (a la memoria de ellos les pesa una loza de silencio, pues como sirvieron a España en la tecnocracia del Caudillo, hoy no son políticamente correctos…vamos, ni de López Rodó se acuerdan, señorón que una vez fuera del régimen, luchó por el pan con toda dignidad). La pregunta por tanto es: ¿cuántos colegios e institutos del Opus hay en Cataluña? Y ahí hay euros… Wanderer suele dar en el blanco respecto al Opus, no duden que vendrá otro artículo una vez que el pastel catalán esté horneado. Si Carrero Blanco levantara la cabeza…

Wanderer dijo...

Además de agradecer por las calurosas bienvenidas, quiero insistir en un punto que quizás quedó desdibujado en el post. De ninguna manera disminuyo la gravedad del permiso a los recasados para recibir la eucaristía. Como bien señalaba un comentarista, no solamente legitima el adulterio, sino que pone en duda elementos fundamentales del sacramento del matrimonio, de la eucaristía y de la penitencia, y incluso cuestiona la doctrina sobre la gracia.
Mi intención fue señalar que desde hace décadas la Iglesia está sufriendo ataques tan graves como este y nadie, o muy pocos, dijeron algo.

Anónimo dijo...

Que lindo regalo..Una alegría saber que el wanderer esta de vuelta..Un abzo Pablo

Paulus Albus dijo...

Qué alegria su vuelta.

Pavlvs

Bruno dijo...

Bien hallado, Caminante.

Es curioso, estoy en desacuerdo con buena parte de las afirmaciones concretas que se hacen, pero de acuerdo con la tesis fundamental: el problema es mucho más grave que Amoris Laetitia.

El verdadero problema es una Iglesia que ha sido capaz de aceptar AL sin pestañear. Eso indica que la podredumbre es profundísima. Abundan los miembros gangrenados que, salvo milagro, tendrán que ser amputados; generaciones de curas y obispos que no han podido enseñar la fe, porque a todas luces carecen de ella; el desprecio generalizado por la verdad, por la Tradición, por el culto como tal y por la misma razón. La Iglesia se ha despertado modernista, pero la realidad es que lleva décadas despertándose así y solo se ha dado cuenta cuando la exhortación postsinodal ha proyectado públicamente, como en un cine, las miserias asumidas como normales por quizá la mayor parte de la Iglesia.

Cuando los profetas veían situaciones así, decían cosas como "gimo ante el día de angustia que sobreviene". Pues eso mismo.

B

Martin Ellingham dijo...

Enhorabuena por el regreso, estimado Wanderer.

Anónimo dijo...

Guanderer! POR FAVOR!! No se vuelva a morir...!!!

TW

Javier Palao Bevia dijo...

Querido Wanderer, le extrañaba mucho y me alegro sobremanera por su regreso. Espero que siga durante muchos años más. Un saludo en Cristo.

Walter E. Kurtz dijo...

¡Bienvenido de regreso querido Wanderer!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el esperado regreso.

El Nevado

Anónimo dijo...

Ahora que el Papa ha publicado su respuesta a los Obispos de Buenos Aires en las Actas de la Sede Apostólica, ¿podemos afirmar que 'de facto' ha apostatado de la Fe católica?.

Anónimo dijo...

A esos escépticos que se obstinan en negar que el Espíritu Santo hable por boca de S.S. Papa, les reto ahora a que me digan quién le inspiró las declaraciones que hizo hace unos días a su cortesano el P. Spadaro: «¿Los blogs que me llaman hereje? Conozco a quien los escribe y no los leo». Palabras hilarantes, contradictorias y que delatan lo contrario de lo que intentan expresar, sí, pero que sin duda le fueron divinamente inspiradas a Su Santidad... precisamente para producir el efecto maravilloso que han tenido: que el Wanderer vuelva a las andadas.

Muchas gracias, Wanderer, por tomarse el trabajo.

Veo que ha incluido en su blog-roll a la Cigüeña de la Torre, y le agradezco también la recomendación. Pero si esta solo atañe a Paco Pepe, debería usted cambiar el enlace, pues ahora la lista se actualiza con todos los blogs de Infovaticana.

Precisamente el otro día dedicaba la Cigüeña un buen artículo al libro The Dictator Pope, y hablaba del informe Kolvenbach. En los comentarios, dice Martin Ellingman que este informe «existió, conozco a una persona que tuvo copia en sus manos y pudo leerlo hace años. La principal objeción era la personalidad de Bergoglio que a juicio del superior de la CJ lo hacía inepto para el episcopado.» Y otro comentarista interpreta que, entre Cigoña, Ellingham y usted, están sugiriendo que el libro de Marcantonio Colonna «ofrece un retrato psicológico muy coincidente con aquel informe».

Wanderer dijo...

Estimado, su pregunta es más que sugerente. El problema es que yo no puedo responderla, y creo que son pocos los que están capacitados para hacerlo. Acusar o afirmar que el Papa ha caído en herejía o, peor aún, en apostasía es una cuestión por demás delicada y grave, y sobre ella deben expedirse quienes saben. Y los que saben de estas cuestiones son los teólogos, y no simples personas como yo o como cualquier otro.
Una respuesta a su pregunta requiera un fino análisis y años de estudio. Cualquier otra cosa sería grave imprudencia.

Anónimo normando dijo...

Apreciado caminante:
Toca Ud. un tema central, a saber: desde el voluntarismo nominalista, se ha reducido toda la religión a la moral, y toda la moral a lo sexual. De hecho esto estaba en el imaginario del común.
De allí la epidemia de separaciones en matrimonios católicos ya grandes, donde la frase exculpatoria es :"No hay terceros". No hay pues problema sexual, ergo no lo hay moral, por tanto no lo hay religioso, desandando el camino. En fin, es un asunto complejo que habría que mirar.

Anónimo dijo...

Bienvenido y muchas gracias por su vuelta.

Âνδρέας dijo...

Feliz regreso, Wanderer.
Como siempre, es peligroso cruzar la puerta y saltar al Camino, que sigue y sigue (tres hurras para Bilbo Baggins).
Por demás de acuerdo con este post. Quienes reaccionan contra AL y aceptan sin más el Novus Ordo, todavía están dormidos, y sólo patalean en sueños, como los perros y algunos sonámbulos.

PD: desconozco el asunto de la reforma del Breviario por San Pío X. ¿Por qué dice que lo hizo arbitrariamente?
En cuanto a la reforma de la Semana Santa de Pío XII, bueno, la orquestó el mismo destructor del posconcilio, ¿no? El Bugnini maldito ése... desde que me enteré del tema me pregunto cómo fue que Pío XII se dejó embaucar.

Âνδρέας dijo...

La Fraternidad Sacerdotal San Pedro obtuvo hace pocos días el permiso para celebrar la Semana Santa según el Misal anterior a la reforma de Pío XII.

PPD: muy de acuerdo también con el Anónimo normando.

Disculpe que me salga en dos comentarios..

sancho panza dijo...

Si nadie se quejó por los Píos X y XII es porque aunque no nos guste, no era para tanto (el culto debido se mantenía esencialmente igual).
Lo mismo podríamos decir con la reforma de la misa (aún vetus ordo) de Juan XXIII.
En cambio, no se puede decir lo mismo (y los atentos sí salieron a quejarse) con las modificaciones esenciales y brutales de Pablo VI en liturgia y en luego de él también en doctrina.

Anónimo dijo...

Interesante, ilustrativo y revelador el ejemplo del Anónimo Normando. Comparto con él en que es un asunto complejo y valdría la pena dedicarle algún que otro post...

A.G.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,
respecto de una eventual apostasía o herejía del Papa, creo que uno no puede -ni debe- acallar la voz de la propia razón. En el capítulo 8 de AL se niegan varias verdades de la Fe católica. Y eso lo firmó el Papa. Y por si quedaban dudas, luego lo reafirmó en la Carta a Buenos Aires, que fue incorporada a las Actas de la Sede Apostólica. En lo externo -el corazón no podemos conocerlo- el Papa ha negado de manera pública y oficial verdades de la Fe (lo cual si no apostasía, al menos es herejía).
No creo que para constatar esto haga falta un grupo de teólogos con décadas de estudio a sus espaldas. Teólogos que, por otra parte, está visto que no piensan pronunciarse sobre el particular.
Sería antinatural que yo dijera: "Leo esto en un documento del Papa, y esto es contrario a la Fe, pero yo no tengo capacidad para conectar esas dos afirmaciones".
Distinto es el asunto de la jurisdicción para pronunciar oficialmente hereje o apóstata al Papa, jurisdicción que no tenemos los laicos, ni tienen los sacerdotes, ni los Obispos, y realmente no sé si alguien tiene.

Utz

Man With No Name dijo...

wanderer, gracias por regresar, es un gusto volver a tenerlo activo. estuve esperando y rogando por su regreso. Deo gratias!

Anónimo dijo...

Que bueno volver a leer uno de sus post Caminante!!! Bienvenido

Mikael

Pepe dijo...

Se le echaba de menos caminante. Después del descanso del contemplativo, renueve su lucha en la buena batalla (que no es poca), siga la carrera y guarde la fe.

Wanderer dijo...

Concuerdo con otros lectores: excelente lo del Anónimo Normado. Seguramente se animará a abundar en el tema.
Andreas, creo que es una buena noticia lo del permiso de Roma para celebrar la Semana Santa con los ritos previos a la reforma de Pío XII. Viene bien a los integristas del misal del '63, y es uno de los beneficios residuales del pontificado de Francisco: como la liturgia le tiene sin cuidado, autorizará cualquier cosa. Alguien debería animarse a pedir autorización para celebrar con el misal de Alcuino.

Anónimo dijo...

los catolicos pierden cada vez mas terreno, mientras los musulmanes ya se estan apoderando de europa y de la misma america latina. la "civilizacion occidental" estara sometida a mahoma

simple seglar dijo...

Muy buen ejemplo:
El rito de Alcuino fue una "reforma" solicitada por Carlomagno para abandonar el Galicano e ir para el lado del Romano.
Y el pueblo lo aceptó porque no atentaba contra nada esencial. Así fue siempre.

Wanderer dijo...

Simple Seglar, en resumen fue como usted dice. Pero, hilando fino, fue bastante más complejo. Lo que los emisarios de Carlomagno se llevaron de Roma no fue un misal -que no existía como tal-, sino una suerte de "formulario" con las oraciones y ritos que se celebraban en la capilla papal, y que estaba bastante incompleto porque la mayor parte de las ceremonias se hacían "de memoria", sin estar codificadas.
Cuando ese texto llega a Aquisgrán se dan cuenta que sirve de poco, y ahí es donde Alcuino interviene y rescata del "misal" -que no era tal- en uso en la zona de las Galias lecturas, oraciones y prefacios a fin de completar el romano.
No hubo cambio en lo esencial, como usted apunta. Se trató de un reordenamiento de los textos.

Anónimo dijo...

Âνδρέας dijo que la Fraternidad de San Pedro obtuvo un permiso para no celebrar el Novus Ordo de la Semana Santa promulgado en el '55. Es un dato muy interesante ¿Hay cómo confirmarlo?

P. Albrit dijo...

Estimado Señor Guánderer:

Le exijo con toda la cordialidad posible, pero con justos deseos de reparación, que me abone la cantidad de 10€ -o su equivalente en la moneda austral más cómoda para usted- en concepto de la Santa Misa que por su eterno descanso apliqué, pues terminé convencido de que usted había pasado a la vida perdurable, y que el blog se había quedado en un interruptus dramático y catastrófico.

Como el júbilo y gozo de su retorno me inunda y se desparrama en una jocosa sonrisa, le doy la posibilidad de conmutar su deuda con una sarta de carcajadas y tres avemarías.

¡Bienretornado!

Anónimo dijo...

Pues dichosa locura que ha merecido tan gran resurrección.

Anxo Sampedro dijo...

Nos alegramos de verlo de nuevo por aquí.

Wanderer dijo...

Estimado P. Albrit, espero que usted pueda suspender los efectos de su misa hasta que, efectivamente, pase a mejor vida.
Muchas gracias!

P. Álvaro Sánchez Rueda dijo...

¡Felicitaciones por el regreso, estimado Wanderer!

Âνδρέας dijo...

Para el Anónimo de las 15:26

El permiso no es general, sino para algunas comunidades FSSP en México, tengo entendido. Fue anunciado en el Facebook oficial de la FSSP México.
Al parecer, varias parroquias de la FSSP ya han obtenido este permiso, pero no todas. El cual es otorgado por la Pontifica Comisión Ecclesia Dei.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer, entraba en el sitio y nada, estaba seguro que volvería. Es parte de mi lectura, me ayuda mucho aveces para confirmarme en ciertas cosas, otras para corregirme, o por lo menos agrandar la mirada. Gracias por su regreso.

Anónimo dijo...

En lontananza vislumbrando su regreso por en medio de una alameda digital en jornadas australes estuosas es grato saludar su revenada prosa retornada cual Odiseo hollando los bytes del espacio binario.

Tito Garabal dijo...

Celebramos todos su regreso.

Respecto a los tallarines, el inefable Pieper dice lo siguiente:

"... La conciencia universal de la cristiandad ( y no decimos la doctrina de la Iglesia, ni tampoco la Teología) respondió a esta negación del sentido de la templanza haciendo resaltar marcadamente esta virtud. La virtud de la templanza, en sus típicas formas de castidad y continencia, llegó a ser para la conciencia universal cristiana el rasgo saliente y predominante en la idea del hombre cristiano. De todas formas, esta respuesta fue hija de su adversario, el liberalismo. La templanza es la virtud más «personal» entre las cuatro virtudes cardinales, lo que demuestra la dependencia de su enemigo liberal-individualista. En realidad, se podría haber alzado de igual forma la bandera de la fortaleza contra el liberalismo progresista; o bien, haber recalcado y predicado con especial insistencia ambas virtudes, fortaleza y templanza, aparte completamente de la justicia distributiva y legal. El liberalismo ha socavado los fundamentos de ambas virtudes, que presuponen la existencia del mal, a causa de su fe absoluta en «este» mundo; pero precisamente subrayamos que la conciencia universal de la cristiandad antepuso la templanza como virtud característica del cristiano, virtud que se refiere de primera intención, como ya se ha dicho, al individuo como tal. Así se tomó la virtud más «personal» por la más cristiana. De esta forma la supervaloración de la templanza tiene una relación manifiesta con el liberalismo por la «individualización» de la moral. Este carácter privado de la templanza fue causa de que la Teología clásica no considerara esta virtud como la primera, sino la última de las cuatro virtudes cardinales.

La supervaloración de la templanza tuvo repercusiones y reflejos considerables. Por de pronto, el concepto de la llamada «moralidad» tiene aquí sus raíces. Este concepto, con todas sus ambigüedades, tal como se usa hoy día en el lenguaje corriente, es el resultado de la restricción de la moral a la virtud de la templanza; por otra parte, está unido a una concepción moralista del bien en general que separa, como se ha dicho, la acción (u omisión) en el hombre viviente y escinde el «deber» y el «ser». Además, se redujo, de una manera completamente unilateral, la fuerza moral y el ejemplo de los ángeles y la Virgen al plano de esta virtud y sobre todo a la castidad. La consecuencia fue que todas estas figuras no quedaron en la conciencia cristiana con toda su cumplida plenitud real".

Anónimo dijo...

Ya sabía yo que usted era «volvedor».

Anónimo dijo...

Muchas gracias Âνδρέας!

Ex-Anónimo de las 15:26

Âνδρέας dijo...

Tito Garabal, ¿estás haciendo referencia a los problemas de la llamada "devotio moderna"? Es un asunto que me interesa mucho, porque termina siendo piedra de tropiezo para muchos "tradicionalistas" que, al buen decir de Wanderer, son nada más que "integristas".
Percibo que es un tema espinoso, porque algunos también intentan solucionarlo descuidando las virtudes hipertrofiadas.

Anónimo dijo...

¡No se pierdan a Magister! Bergoglio reescribe su vida: los años de desolación.

Glosa: La vida de B. (desde 1969)

-Primeros años de encumbramiento, y después, una gran frustración.
-Siguen años de honda amargura (1983-1992) hasta que...
-¡Resurrección! (1992) Un golpe favorable le aúpa, le libra del poder que le aherrojaba y, sobre todo, humilla a sus enemigos.
-Nuevos años de encumbramiento, pero nada le satisface.
-Años de conspiración: Iznogud alimenta great expectations.
-Una terrible frustración (2005), que da paso a...
-Años de hondísima amargura y resentimiento (2005-2013). ¡Este es el verdadero tiempo oscuro! Lo de Córdoba solo fue un pálido anticipo.
-Hasta el nuevo gran milagro (2013).
-Entonces empiezan muchas cosas nuevas, claro. Entre otras, la «reescribición» de la propia vida.

Hay una gran analogía entre las resurrecciones de 1992 y 2013.

¿Qué impulso, qué designio soberano, guió la mano, el dedo creador de Quarracino? (Si es que fue Quarracino). ¿Qué poder obró el milagro?

Anónimo dijo...

¿Es que acaso Pieper poseía el favor de todas las musas? ¿o tal vez todos los hados estaban con él?...como sea; que maravilloso siempre es recordarlo. Excelente la cita, gracias por recordarla don Tito, la había olvidado.

A.G.

Anónimo dijo...

Buen regreso caminante. En relación al post, ha tirado el misil para ver como reacciona el público. Y es interesante la hipótesis planteada ya que, por ejemplo, Juan Pablo II en sus bases filosóficas -proyectadas a su "teología" y no al revés como debería ser- era bastante modernista pero tenía algo que lo frenaba en muchos aspectos, era un moralista. De allí que dedicó mucho esfuerzo a la moral sexual con su ya conocida "teología del cuerpo" como base. Benedicto XVI no era un moralista sino un teólogo muy inteligente y se avocó, con lo mucho que pudo o quiso o le permitió también su base filosófica, a centrarse en esos otros aspectos de sustancial importancia. La moral sexual quizás habría que localizarla en la añadidura y lo demás en el rubro "búsqueda del Reino de Dios y su justicia". Son sólo ideas mientras rumio a partir de las suyas. Un cordobés en búsqueda de la verdad...

Anónimo dijo...

Ya se recordó a Borges y a Álvarez, personajes de Olmedo y Portales. En breve habrá que recordar a Minguito Tinguiteólogo y al Preso. Al primero de los personajes ya lo tenemos, pero para el segundo se tienen varios aspirantes y candidatos. Es más, parece que habrá un penal entero acompañando como el preso a Tinguiteólogo. Unitario Básico, un pseudo politólogo muy charlatán.

Ottaviani dijo...

Gracias a Dios y a usted por volver, le echábamos de menos, y más en estos momentos de confusión en que se necesitan ámbitos como éste en donde se pongan los puntos sobre las íes.

Don Pelayo dijo...

Bueno el post. Bienvenido Wanderer. Se extrañaba.
Una cosa que hace rato tengo en la mente y nunca digo. Oigo y reoigo que San Pío X hizo una reforma "a lo Bugnini" del Breviario (nombre poco feliz, debería ser el Oficio Divino y hasta prefiero Liturgia de las Horas, pero queda para otra ocasión). La diferencia con la reforma postconciliar sería, que SPX lo hizo sin alterar o disminuir la expresión de la fe, aunque sí "fabricando" una cosa nueva.
Sin embargo, para Cuaresma, he estado usando el Año Litúrgico de Dom Gueranger para meditaciones o explicaciones de la misas y el oficio. Y cuando explica las vísperas del domingo, la introducción, los 5 salmos y el himno son exactamente iguales a los del Breviario 60, (o el último aprobado antes de Paulo VI). Y después sigue el Magníficat.
Aclaro: no sé Liturgia, y soy un lego absoluto en la materia, pero sé leer y comparar. Los dos textos son iguales (o casi iguales). No sé si hubo alguna variación; pero esencialmente es el mismo oficio.
Quizás las otras horas cambiaron totalmente (Maitines por ejemplo). Completas de domingo también es igual en cuanto a salmos e himno (el del 60 reformó otras cosas, por ejemplo cómo cantar las antífonas, pero no los salmos y el himno, salvo las doxologías). Los benedictinos, por lo menos los "tradi" de ahora, usan completas de domingo para todos los días (no así el breviario romano).
Me gustaría que alguien más docto en la materia me (nos) instruyera.

Anónimo dijo...

¡En grata hora, Caminante! Desde España le doy las gracias por su reaparición. Gracias.
Por lo demás, concuerdo con su post: los tallarines son muy importantes, pero sin la materia prima que los hace posibles no son más que un esperpento. Aquí, en la antigua Hispania, nuestra Conferencia Episcopal (salvo honrosas excepciones), calla. Calla. Y escribirlo me duele, pero Calla.

Un afectuoso saludo

Pensador dijo...

Creo que muchos estamos esperando la informacion sobre la reforma del breviario de la que tanto se habla, pero ta,bien hay que poner una premisa: las consideraciones de dicha reforma deben ser al margen de la posterior de 1969, ya que es obvio que la segunda supera ampliamente a la primera y atrofia la apreciacion de los cambios en si mismos.

Por ejemplo, nadie va a apreciar la gravedad o no de modificar la recitacion de los salmos contra la eliminacion optativa del propio, comunion en la mano y eliminacion de oraciones del ofertorio

Anónimo dijo...

Sobre la reforma piana del Breviario:

https://info-caotica.blogspot.com.ar/search/label/BREVIARIO

Don Pelayo dijo...

Gracias anónimo del 26-2 a las 7:03. En efecto, Vísperas quedó igual, de ahí mi confusión.

Ramón dijo...

Estimado don Pelayo:
lo único que quedó igual son las horas menores y vísperas del domingo y los maitines, horas menores y vísperas de las fiestas. El resto todo cambió.

Pepe dijo...

Al final, muchos de nosotros que no somos liturgistas, nos hemos preguntado si fue arbitrario o no, la reforma del Oficio Divino de San Pío X. Por favor Wanderer, le suplico un post acerca del mismo. O una orientación hacia este tema. Creo que es un tema muy interesante, del que muchos de nosotros desconocemos. Y yo, al menos, no consigo tener una opinión formada por la disparidad de opiniones a favor y en contrar, de lo arbitrario u oportuno del cambio.

Además del artículo en infocaótica sugerida por un lector, he encontrado esto en:
https://ortodoxiacatolica.org.mx/san-pio-x/san-pio-x-reformador-de-la-liturgia/


REFORMA DEL BREVIARIO EN EL PONTIFICADO DE SAN PÍO X

Al lado de la reforma de la música sacra, hubo otra, no menos importante: la del calendario y la del breviario.

Largamente preparada, esta reforma fue promulgada por la bula “Divino Afflante”(6), del 1 de noviembre de 1911. Ante todo, versaba sobre la revisión del salterio litúrgico (los 150 salmos), cuya recitación hebdomadaria por parte del clero desde hacía mucho tiempo se veía comprometida, en razón del agregado de numerosas fiestas de Santos que tenían sus oficios propios. Además, había que trabajar para reunificar la liturgia.

Por ejemplo, en Francia la Revolución y el Concordato de 1801 habían producido muchas confusiones entre las liturgias particulares. ¡En una misma diócesis se podían contar hasta siete u ocho liturgias diferentes!

“Antaño ha sido establecido, dice el Papa, por los decretos de los Romanos Pontífices, los cánones de los concilios y las reglas monásticas, que los miembros de uno u otro clero cantarían o recitarían el salterio cada semana. Y esta ley, herencia de nuestros Padres, nuestros predecesores, revisando el breviario romano la han conservado religiosamente. Por esto, todavía hoy, en el curso de cada semana, el salterio debería ser rezado en su integridad, si los cambios ocurridos en el estado de las cosas no impidiese frecuentemente este rezo. En efecto, en la continuación de los tiempos, constantemente se ha incrementado entre los fieles, el número de aquellos que la Iglesia, después de su vida mortal, acostumbra inscribir entre los bienaventurados y propone ante el pueblo cristiano como protectores y modelos.
“En su honor, los oficios de los santos se multiplicaron, poco a poco, a punto que los oficios del domingo y de las ferias casi no se rezaban más, por lo que luego, numerosos salmos eran descuidados”.

Y el Papa cita a San Atanasio:

“En verdad .me parece que a .aquel que salmodia los salmos, son como un espejo en el cual, contemplándose en ellos, y el mismo y los movimientos de su propio corazón, los rece con estos sentimientos”.

Ya bajo el pontificado de Benedicto XIV (17401758), una veleidad de reacción había fracasado (la tentativa de supresión de numerosas fiestas de santos en aquel entonces había tomado el nombre de “la masacre de los inocentes”). El proyecto quedó en la nada. En el Concilio Vaticano I, las quejas de los Padres fueron numerosas, pero permanecieron impotentes para impedir nuevas conquistas del Santoral sobre el Temporal. El año litúrgico, efectivamente, por un lado distingue el Temporal, u Oficio del Tiempo, que sigue las grandes etapas de la vida de Cristo y por lo tanto, las fiestas correspondientes (Navidad, Pascua, Ascensión, Pentecostés…); por otro lado, el Santoral u Oficio de los Santos que la Iglesia honra cada día.
En 1879, al comienzo del Pontificado de León XIII, se contaba con 239 días en el año que excluían el salterio del Temporal. En 1911, en vísperas de la reforma de Pío X, había 252. A estas cifras, todavía hay que agregarles, para la Iglesia universal, una docena de fiestas movibles, la mayoría asignadas a un domingo, las fiestas propias del tiempo, y luego, en cada diócesis, los santos particulares… El oficio del tiempo litúrgico que sigue la vida de Cristo, por lo tanto, casi había desaparecido.

[...]

Pepe dijo...

Pd. ¿Alguien podría darme su valoración personal de este breviario? Me gustaría iniciarme en el rezo del Oficio Divino en latín. Muchas gracias

http://sededelasabiduria.es/producto/breviario-romano-latin-espanol/
En la descripción vienen los detalles... pero soy un total neófito. Gracias.

Âνδρέας dijo...

Coincido con Pepe. Sería de mucha ayuda un post dedicado a este asunto.

Wanderer dijo...

Pepe, por lo que veo, es un excelente breviario y yo no dudaría en comprarlo. Es el texto del oficio divino antes de la reforma del Vaticano II, y que es muy apropiado para el rezo también de los fieles. No lo dude.

Y también estoy de acuerdo con su sugerencia y la de Andreas de escribir un post sobre el tema de la reforma del breviario por parte de San Pío X. El problema es que hay que hacerlo seriamente y no basados en relatos más o menos piadosos, o más o menos interesados. Y conozco un solo trabajo serio sobre el tema: un investigación realizada con los documentos de la época. Pero son 600 páginas en francés, y hay que tener tiempo para leerlo y digerirlo.

Pepe dijo...

Muchísimas gracias por la respuesta. Un cordial saludo.

Marcel Toussaint dijo...

Cher wanderer ! Quelle joie de vous voir de retour!

Pensador dijo...

Creo que ese ya es un excelente punto de partida (aunque implique que alguien deberá sufrir un poco con dicho trabajo de 600 paginas), ya que proporcionar sólidos argumentos en base a firmes bibliografias y documentos es lo mejor que puede hacer un blog, pagina o en definitiva, cualquier maestro que se precie de serlo.

Con los pocos años que tengo encima me he hartado terriblemente de la superficialidad que se vive en internet, círculos de formación, parroquias y otros lugares, de índole católica o profesional, donde el desprecio por la sana y reflexiva formación se manifiesta en la dejadez de sentarse mas de dos horitas a meditar que rayos dicen los libros difíciles. Resulta que todo terminan reduciendose a panfletos coloridos y un monton de slogans...

Beatrice Atherton dijo...

Muchas gracias por volver, se le extrañaba muchísimo. Un gran abrazo
Beatrice

Anónimo dijo...

En la reforma del Breviario de San Pío X hay algunos puntos esenciales que deberían bastar para formarse un juicio: 1º No se modificó ni eliminó un solo salmo, ni se le suprimieron versículos, como en la reforma de Paulo VI. 2º No se eliminaron los Himnos latinos del Breviario Romano, los cuales siguieron siendo exactamente los mismos y en los mismos días que en el Breviario Romano. A diferencia de lo ocurrido en la reforma de Paulo VI. 3º No se suprimieron las antífonas ni se cambiaron de sitio. A diferencia de la Reforma de Paulo VI. 4º Tal cual recomienda San Benito en su Regla, escrita por él mismo la la Orden Benedictina, el Psalterio debe rezarse todo completo en una semana, por que esa es la Tradición de la Iglesia. Así lo indica San Benito. Al revés de lo que sucedió con la Reforma de Paulo VI: 5º El mismo Santo, en dicha Regla, dice que el psalterio puede rezarse inclusive en el orden que se prefiera, libremente, siempre que se recen los 150 salmos en una semana, que es lo importante. 6º San Pío X mandó, vista la inmensa diversidad de "breviarios" que había en uso, que se compusiera un "Breviario Romano" sobre estos principios: El Psalterio debía rezarse todo entero en una semana (a diferencia de la Reforma de Paulo VI, que establece el rezo de un Psalterio -incompleto- en cuatro semanas) a razón de siete horas canónicas por día, lo cual mantuvo San Pío X; no debían repetirse los salmos, de modo tal que pudieran rezarse efectivamente todos ellos en la semana; para ese fin, quedaban sin efecto una enorme cantidad de fiestas y solemnidades, locales sobre todo, que obligaban a repetir la misma salmodia impidiendo el rezo completo semanal. En lo posible, debía completarse entonces dicho rezo semana tras semana, salvando las fiestas y las costumbres inmemoriales. Se ordenaron los salmos según la recomendación de San Benito acomodándola a los tiempos litúrgicos de la Santa Misa, para que coincidieran; pero además, se intentó "equilibrar" el rezo diario para que hubiera una cantidad semejante de versículos por día, de manera de hacer más sencillo su rezo.
Y en esto consistió toda la "reforma". Estrictamente, no hubo ninguna reforma real, porque lo que había antes no era un "breviario" romano o católico único, sino cientos de ellos. La mayoría de los beneficiarios de algún derecho particular, siguieron utilizando sus propios breviarios y el ejemplar romano solo debía utilizarse en la Urbe y en los lugares donde prevaleciera el Rito Romano. Por ejemplo, en la América llamada "española".
En cambio, cuando Paulo VI sancionó su Reforma, se eliminaron salmos enteros del Psalterio, se suprimieron innumerables versículos, se cambiaron los días del rezo, se eliminó el rezo semanal adoptándose el rezo mensual, se suprimieron las siete horas canónicas y se las reemplaó; se adoptaron traducciones dudosas y aún judaizantes; se dejaron librados los Himnos al gusto de las Conferencias Episcopales, se suprimieron muchas antífonas o se modificaron; se cambió la estructura de las Horas que sobrevivieron a la Reforma, y muchas cosas más que ahora no importan.
Espero que sea de ayuda.
Leo B,

Wanderer dijo...

Estimado Leo B, creo que siempre quedó muy claro que no puede compararse la reforma de San Pío X a la de Pablo VI. Eso está fuera de discusión.
El problema que se discute es que San Pío X fue el primer Papa en toda la historia de la Iglesia que se animó a reformar lo que había sido recibido, es decir, "entregado". Ni siquiera San Pío V, con la reforma tridentina, lo reformó.
El breviario romano, con todas las distinciones que se pueden hacer, tenía partes de origen apostólico que fueron eliminadas por San Pío X, por ejemplo los salmos Laudate al inicio de Laudes, que forman parte de ese oficio de todas las iglesias cristianas de Oriente y Occidente.
Ciertamente, desde un punto de vista racional, la reforma fue buena. Más aún, fue una reforma plenamente ortodoxa. El problema es que fue una reforma que abrió la puerta para las reformas posteriores.
Otro tema es cómo se hizo esa reforma. Los procedimientos, intrigas y comisiones de comisiones, fueron muy similares a los precedimientos usados algunas décadas más tarde por Bugnini y cia.

Don Diego dijo...

Estimado Wanderer: hace casi un mes que usted ha vuelto y recién me entero hoy (de verdad pensé que el blog habia cerrado para siempre). Ahora me pongo al día con la lectura.