sábado, 20 de febrero de 2021

El marqués del Grillo

 

En Roma, detrás del Foro de Trajano y apenas pasando la sede italiana de la Orden de Malta, se forma una extraña esquina de dos calles que asciende abruptamente: la via degli Ibernesi, que recorre apenas unos metros para desembocar en via Baccina, y la Salita del Grillo, es decir, la “subida del Grillo”. Su nombre no homenajea a ningún insecto sino a los marqueses del Grillo que tenían su palacio ubicado en ese lugar. Y el más famoso de ellos, Onofrio, fue retratado en una película de Mario Monicelli estrenada en 1981 y protagonizada por el genial Alberto Sordi. 


El casi desconocido filme, es una magistral comedia que pinta de un modo ácido y descarnado la sociedad romana durante el pontificado de Pío VII, mientras la Urbe estaba ocupada por las tropas napoleónicas. Es una perfecta farsa que relata de modo satírico y burlesco los aspectos más groseros de las conductas de los eclesiásticos y seglares de ese ambiente, en que el hay mucho de exageración pero también mucho de verdad.

Onofrio del Grillo es un pícaro e indecente miembro de la nobleza negra y como tal de la Guardia Noble pontificia, integrada por viejos decrépitos, infradotados mentales y afeminados. Es perezoso y lujurioso. Traba estrecha amistad con los invasores franceses; durante su turno de guardia en el palacio pontificio se dedica a realizar carreras de ranas y no le importa abandonar su puesto para pescar in fraganti a una de sus amantes en un momento de infidelidad. Su madre, la anciana marquesa, profundamente católica y fiel al Pontífice, no repara en mandar a la guillotina a un pobre carbonero para salvar a su hijo de una de sus trastadas. En fin, Monicelli se encarga de mostrar a través de una comedia que la Iglesia católica, su doctrina, su moral y su jerarquía son solamente una farsa, un modo de pasar la vida con cierta comodidad de acuerdo a los vericuetos psicológicos de cada uno. Los dogmas y principios se adaptan según lo requieran las circunstancias o lo paguen los dineros y, en última instancia, la fe conservada y transmitida por la Iglesia no es más que una ficción creada para el consumo de una multitud a fin de que goce una minoría, a tal punto que en la película tiene más mérito y cosecha más simpatías un cura apóstata y asesino, convertido en salteador de caminos, que el mismo Pío VII.

Volví a ver la película hace unos pocos días y no pude dejar de pensar en el Papa Francisco quien pareciera que no es más que el reflejo del marqués del Grillo, sin la maestría ni la gracia de Sordi. Pícaro como Onofrio, su trabajo durante estos casi ocho años de pontificado ha sido convertir a la Iglesia en una farsa a los ojos del mundo, y de los mismos fieles. En un cruel canibalismo institucional, se ha gozado en exponer los defectos de la Iglesia de Cristo  y criticarlos con sorna e imágenes peyorativas; se ha aliado con sus enemigos y hecho causa común con ellos; se ha burlado incluso de las prácticas de piedad más tradicionales (basta recordar que llamó semipelagianos a un grupo de fieles que le habían ofrecido miles de rosarios por sus intenciones); se resiste a usar las vestimentas propias de su figura, a las que considera propias de un carnaval y provoca el espanto y burla de propios y ajenos en su diarias intervenciones públicas, en las que deja ver su indigencia teológica.

En los últimos días, sin embargo, su similitud con el marqués del Grillo alcanzó un nuevo pico. En un mensaje al director de la FAO sobre las importancia de las legumbres, afirmó que: “Las legumbres son un alimento noble con enorme potencial para reforzar la seguridad alimentaria a nivel mundial. Carecen de soberbia y no reflejan lujo, al tiempo que constituyen un componente esencial de las dietas saludables. Se trata de alimentos simples y nutritivos que superan barreras geográficas, pertenencias sociales y culturas. Lentejas, porotos, arvejas o garbanzos se pueden encontrar en las mesas de muchas familias, ya que logran satisfacer variadas necesidades proteicas en nuestras dietas diarias. […] seamos vigorosos y resilientes como las legumbres y nos unamos para acabar, de una vez por todas, con el hambre”. 

¿Alguien puede negar la desvergüenza de este hombre? ¿A quién se le ocurre atribuir virtudes morales como la humildad, la fortaleza y la “resiliencia” a los porotos”? Como bien acotaba Specola, agradezcamos que al Romano Pontífice no se le ocurrió hacer referencia a los efectos secundarios de frijoles y garbanzos tales como trastornos digestivos, excesos de gases, flatulencias humillantes , dolores y retortijones.

El proclamadamente ateo Mario Monicelli utilizó al marqués del Grillo como vehículo para satirizar a la Iglesia a través de una película que pasó sin pena ni gloria. No sabemos quién esta utilizando a Bergoglio como vehículo para satirizar nuevamente a Iglesia, esta vez en su realidad más cruda.

24 comentarios:

Un Nostálgico Lector dijo...

No me preocupa Bergoglio como Pontifice, más que el enojo y la vergüenza ajena que produce ver al juglar porteño en la Sede petrina, una vergüenza que en siglos será una incómoda página del anecdotarium romanum.
Me recuerda al anciano para Pontifice con mentalidad de niño caprichoso de la satírica serie "Popetown", cancelada hace años...

Si me preocupa que un hombre de negocios malvado y meramente calculador peor aun, docto y brillante ocupe la sede y sea aún peor que Francisco. Porque no humillara sino que destruirá el cimiento de la Fe.

Me preocupa en Sánchez Sorondo o un Parolin en Roma...

Carlo dijo...

"¿A quién se le ocurre atribuir virtudes morales como la humildad, la fortaleza y la “resiliencia” a los porotos”?"
Otra vez el Papa se suma a la agenda globalista, esta vez para terminar con el consumo de carne. Lo está diciendo el mismo Bill Gates, la flatulencia de las vacas tiene metano que a su vez contribuye para el calentamiento global que nos va a matar a todos, hasta los tejanos que se están congelando. Aunque parece, no es chiste ni ironía lo que digo.

Anónimo dijo...

Completo su último párrafo sobre quién usa a quién: "...Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo..."

Sebastián M. S.

J dijo...

Pues esos dos doctos y brillantes no son.

Anónimo dijo...

Bueno, es publico y notorio quien es Bergoglio, que hace y cuales son sus objetivos finales.

El tipo no se esconde.

Sin embargo este arrupista ha sido elegido al trono de una organización que funciona como una monarquía absoluta o un Gran Oriene (siempre secreto y absoluto) por unos electores determinados.

Ahora les toca explicar que querían hacer y por que intentan destruir a la Iglesia eligiendo a este individuo a un puesto que puede hacer daño, como lo esta haciendo.

La sospechosa dimisión de su antecesor en el Solio, acusado de "conservador", y la aparición estos días de papeles y estudios que demuestran como una camarilla se apodero del Concilio para hacer pasar como voluntad de todos sus opiniones políticas egoístas obligan a los cardenales a explicar alto y claro qué ha pasado y quién esta metido en esta farsa.

Frente a estas tonaduras de pelo luteranas y socialistas, los católicos deben de imitar a Gandhi y ejercitar la resistencia pasiva.

Jorge dijo...

Digamos que B se vendió por un plato de lentejas ja ja ja

limón dijo...

Me interesa, y mucho, el asunto de las virtudes de las legumbres. En el palacio de don Bernardo a monte Cavallo, antiguo Palacio Conti [la calle que sigue la Salita del Grillo aún se llama Via Tor de' Conti por algo], floreció un famoso jardín colgante con berzas y legumbres, una moda muy romana, también con limoneros y laureles. Tras muchos esfuerzos y penalidades Onofrio del Grillo heredó a su tío Bernardo. Espero que el jardín siga espléndido. La casa de los marqueses del Grillo es una de las pocas partes de Roma que los jodidos Saboya no embellecieron y modernizaron. A los Saboya tampoco les gustaban los jardines a la romana, una pena. Espero que Bergoglio restaure el viejo orden y retome las viejas virtudes romanas; puede hacerse adoptar por la familia Fabia, son gente decente.
En la vieja casa del Vaticano había un jardín muy bonito, creo que Bergoglio hizo mal en trasladarse al Hilton-Santa Marta, no tiene huerto.

Fuenteovejuna dijo...

Todos los días Bergoglio tiene un ratito libre para practicar el juego de la Oca. Si alguna vez dice algo razonable avanza un casillero y cada vez que en una curva se va al pasto, retrocede dos.
Así que si hacemos bien las cuentas, ya nos habrá dejado hipotecados por lo menos hasta el año 2.200.
Aún así, no dudo que lo que vimos en estos ocho años fue tan sólo el vermú. Hay que ajustarse bien los cinturones porque ahora viene lo mejor.
Muchas veces pensé si será cierto eso de que un día no lejano Cristo habrá de juzgar a las naciones; porque si de veras es cierto, ¿se imaginan el castigo que nos espera a los argentinos por haberle dado a la Iglesia universal un Papa como Francisco?
Pero como Dios escribe derecho con renglones torcidos, en una de esas ese castigo ya está en marcha y pronto la Argentina se verá libre de tanta basura junta, no sólo en lo reilgioso, también en lo político, económico y social.
Y como no hay mal que por bien no venga, lo que en principio podría ser una muy mala noticia en realidad vendría a ser lo mejor que nos podría pasar.
Debe ser por eso que pase lo que pase, estoy convencido que lo mejor está por venir...
¡Dichosos los ojos que lo vean!

Anónimo dijo...

Este Bergoglio no deja nunca de espantarme. Este último episodio de las legumbres me ha llevado de inmediato a algunas reflexiones, que comparto, pues prefiero darme esparcimiento que ponerme a llorar. Recuerdo que hubo un soberano del Egipto Helenístico, dentro de la dinastía de los Lágidas, Ptolomeo IX, a quien aplicaron el sobrenombre de Látiro, que en griego significaba "guija, almorta o garbanzo", debido a algunos caracteres personales [esta voz dio origen al término médico latirismo, enfermedad neurológica que proviene de comer guijas verdes, tiernas, recién sacadas de la vaina, y no, según dice el diccionario, de consumir harina de almortas].
Y bien, deseo proponer dos ideas respecto al también leguminoso soberano del Orbis Christianus:
1. Añadir a su persona alguna epíklesis adecuada, por ejemplo, Franciscus I Facocrius, del gr. phakós, lenteja+gr.kríos, garbanzo = Francisco I Facócrio, vulgariter "Lentebanzo" (nada que ver, pues, etimológicamente, con el grito japonés "banzai", aunque se trate de un papa absolutamente kamikaze).
2 Convocar un concurso literario internacional, en prosa o verso, que emule la Apocolocynthosis de Séneca (metamorfosis del emperador Claudio en una calabaza). La obra se llamará, necesariamente, o bien Apophacosis (transformación en lenteja), o bien Apocriosis (transformación en garbanzo) de Jorge M. Bergoglio, a elección de quienes concurran al premio. Hago desde aquí un llamamiento a cuantos Kafkas en ciernes deseen grabar su nombre en los altares de la fama inmortal, como aquella de la que goza Séneca.Plazo de entrega: hasta el 31 de diciembre de 2021. Lugar: Huerto de la Pachamama, en la Finca Vaticana, o bien en la Sede de la Nunciatura Apostólica ante la FAO.

Anónimo dijo...

Fuenteovejuna, me cuenta porqué no puede haber más antipapas hoy en día?

Sebastián M. S.

limón dijo...

Tras leer la carta original de Bergoglio me han tenido que resucitar. Literalmente me he muerto de risa. ¿Qué legumbres fuma Bergoglio?

Anónimo dijo...

Si todos comemos porotos, a la flatulencia de las vacas la va a reemplazar la flatulencia humana.

Anónimo dijo...

El Papa va a rezar con católicos de Iraq, musulmanes, mandeos, yazidis, y cristianos de otras denominaciones (supongo nestorianos y asirios ortodoxos) en el zigurat de las ruinas de Ur.
Ur es la ciudad de la que salió Abraham cuando Dios le dijo que deje la tierra de sus padres, y de sus parientes, y de su nacimiento. El zigurat era el templo pagano de los sumerios, que luego adaptaron las civilizaciones semitas que se desarrollaron más al norte, como los babilonios y asirios.

https://twitter.com/Reuters/status/1363853550367956998

Anónimo dijo...

La era del flato.

Anónimo dijo...

Arrodillados ante esculturas de la pachamama, promoviendo flatulencias, el amigo Zanchetta en APSA, Sorondo extasiado con con el rumbo aborteril de USA y la diplomacia entregada en cuerpo y alma, natura y contranatura (más la segunda que la primera), al partido comunista oriental. Qué cuadro digno de Metsys.

Âνδρέας dijo...

Fuenteovejuna...
Me parece que Bergoglio puede estar siendo (en parte) el castigo que reciben Argentina, la Compañía de Jesús y la Iglesia toda (secundum quid cada una) por haber hecho caso omiso y perseguido a Castellani.

Anónimo dijo...

... 30 lentejas de plata...

Walter E. Kurtz dijo...

Unpopular opinion: Peor hubiese sido plantar un buda en el altar de una iglesia de Asís.

Fuenteovejuna dijo...

Anónimo de las 19.16
Contesto su pregunta
Cuando la Iglesia tuvo antipapas la Tierra parecía tan infinita como el universo, había continentes sin descubrir y la inmensa mayoría de los fieles, campesinos ignorantes y analfabetos, eran católicos sencillos que guardaban el depósito de la fe y nunca se enteraban si en Roma había o no un antipapa.
Entonces Occidente era el ombligo del mundo y los reyes y emperadores eran católicos.
Pero hoy vivimos en otro mundo, el planeta se achicó al tamañao de una pelota de fútbol y lo que pasa en Roma al instante se conoce en China, la Antártida, o donde a usted más le guste.
Ya quedan pocos católicos campesinos, ignorantes y analfabetos, y si a eso le agregamos que Occidente se volvió el peor enemigo de Cristo, no hay que ser demasiado sagaz para darse cuenta de que estamos sentados arriba de un volcán a punto de entrar en erupción.
No obstante, esta crisis de la Iglesia que para muchos y para mi también es terminal, no es la única que existe, el mundo también vive la suya dramáticamente.
La pandemia, Europa en su peor momento, la economía mundial a punto de colapsar y EE.UU. cerca de una guerra civil, son indicativos de que nos espera lo peor, porque de ahí a la III Guerra Mundial hay un paso.
No vaya a creer que yo quiero ser agorero, lo que pasa es que si para enterarse de cómo anda el mundo usted va a creer lo que lee en los diarios, le aseguro que nunca se va a enterar de lo que realmente pasa.
La verdad de la milanesa no la vamos a encontrar en las noticias que publican los diarios, la verdad es la que los periodistas comentan entre ellos cuando llegan a la redacción; pero claro, eso nunca lo van a publicar porque los echan a patadas.
¿Y sabe por qué? Porque la información es poder y el poder es impunidad. No en vano cuando el turco Yabrán perdió el poder se pegó un tiro.
La prensa mundial defiende determinados intereses y al que no le gusta que se busque otro laburo, como dijo una vicepresidenta.
Por eso no debe extrañarnos si de la ONU para abajo, el aborto, la homosexualidad y la ideología de género hoy son palabra santa. Y el que esté en contra de eso no merece vivir, hay que destruirlo porque es una amenaza para la democracia y los derechos humanos.
Así que no hay que confundirse, ese es el enemigo que tenemos enfrente y que hoy domina el mundo.
Y le digo más, hoy la vacuna es la única esperanza de la humanidad, lo dicen todos los médicos en todos los canales.
Sin embargo, en las redes hay muchos otros médicos igual o más prestigiosos que ellos que advierten que la vacuna es un peligro para la humanidad.
¿Qué está pasando entonces? Es evidente que alguien nos está haciendo pasar gato por liebre, porque si la mitad de la biblioteca dice una cosa y la otra mitad dice lo contrario, ¿por qué entonces los canales de TV no invitan a ningún médico que esté en contra de la vacuna?
La respuesta es obvia: no los invitan porque la prensa mundial defiende determinados intereses que no son los intereses de sus lectores, son los intereses del NOM, que de última son los intereses del Anticristo que no debe andar lejos.
Por eso los diarios hay que leerlos, claro, pero también entre líneas, analizar las noticias y si es posible cotejar un par de fuentes más para hacer un poco de inteligencia y llegar a una conclusión razonable que nos permita arriesgar una probable evolución de lo que puede ocurrir en el futuro.
Eso es lo que yo hago y así veo la realidad de la Iglesia y el mundo.
Son años, como diría el Gordo Porcel, pero si usted cree que todavía vamos a ver muchos antipapas, no se quede con las ganas, métale pa'delante, como decía Landriscina.
Lo bueno de todo esto es que hoy las polémicas no son como hace siglos cuando pasaban los años y la gente se moría sin saber quién tenía razón porque el fin no llegaba nunca. Hoy, por el contrario, los acontecimientos se suceden tan vertiginosamente que el desenlace nos caerá encima como un piano desde un décimo piso. Entonces se sabrá quién tenía buen olfato y quién no.
Un poco de paciencia y lo veremos.

Anónimo dijo...

Anónimo de día 23,17,o5.

Una gozada la lectura de su comentario. Aunque sea muy triste lo que nos dice. Gracias.

Eck dijo...

Recomiendo a Su Sanchidad una dieta muy rica en leguminosas, que le harán bien tanto a su cuerpo como, sobre todo, a su cabeza. Son muy nutritivas, producto local, de aprovisionamiento al ladisimo de casa y muy abundante. Nada contaminante y que, además, no le provocará pecar gravisimamente contra la Pachamama a través de las posaderas. Le recomiendo que se introduzca en e mundo de los Cicerón (Chícharos), Fabios (Habas), Lentulos (Lentejas), Hortensios (Huertas),Titos, etc.
O podría tomar ejemplo de ese gran Augusto tan parecido a él en métodos y fines y con sus mismas preocupaciones ecológicas como era D.N. Diocleciano, el cual, tras contaminar el orbe con sus viajes, guerras y martirios, se retiró a resteñar sus graves pecados pachamámicos cultivando lechugas en Espoleto.
La Iglesia y la M. Tierra se lo agradecerán sin duda.

Anónimo dijo...

En la película, al marchese del Grillo le preguntan en qué consiste la "pajata". "Pajata es la versión romanesca de "pagliata". Es el intestino delgado de la ternera lechal, muy tierno porque alimentado el animal sólo con la leche de la madre. En otros términos, el chinchulín de ternerita mamona. El plato lo sirven, especialmente cerca del matatuoio antico, con rigatoni y salsa de tomate. Aquí estamos acostumbrados al chinchulín, pero no se come en todas partes, y de allí la pregunta al noble que interpretó el gran Albertone. Y la respuesta marquesal al qué consiste fur: "merda!". Adecuada definición, ya que esa tripa no se lava para que mantenga el sabor. Creo que la expresión del marqués es la que mejor define la pontificación leguminosa del papa Bergoglio

Utz Schmidl dijo...

Off topic:
¡¡Tremenda la furia del Papa Francisco contra el gobierno argentino por el escándalo de las vacunas destinadas a ancianos y desviadas para beneficio de políticos y sus amigos!!.
¡¡Cómo tronaba!!. Parecía un Profeta Veterotestamentario. Lanzaba fuego por la boca. Estremecía escucharlo.
No perdonó ni a su mismísimo amigo Eduardo Valdés.
Busquen el audio pues merece la pena ser escuchado....¿Ah cómo, no lo encuentran?. ¡Pucha!.

Anónimo dijo...

EStimado Wanderer, como buen católico en comunión con Roma una vez pasado el tiempo de cuaresma pondré en práctica la sabia recomendación gastronómica propuesta desde el Vaticano.
Comenzaré con un poderoso locro bien pulsudo y a continuación un criollo guiso de lentejas (eso sí, con lentejones chilenos). En homenaje a mi ancestro italico me clavaré una gran porción de Pasta e fagioli (Paste e fasule en dialecto sureño).
Satisfecho el deber patriotico y el familiar procederé a misericordiarme con una buena paella valenciana y como buen vecino, con los primeros frios me decidiré por la feijoada brasilera y luego por la asturiana fabada.
Para no dejar los garbanzos afuera cada vez que coma pizza lo haré acompañandola con fainá y para no enojar a los hermanos arabes me zamparé un suculento hummus pero con yogur griego.
¡El Papa la tiene clara don W! Por añadidura la parte cárnica de estas preparaciones proviene de animales que parece ser no son considerados gasógenos.