jueves, 18 de febrero de 2021

La iglesia vaciada

 

por Javier Urcelay


Parece ser que los obispos españoles están preocupados por la disminución del número de asistentes a las misas dominicales después del confinamiento. Lo han notado también en la bajada de la recaudación en los cepillos de las iglesias. Y la cuestión preocupa. La caída podría llegar a un 40%.

Es ya un lugar común decir que el coronavirus ha cambiado nuestras vidas, y que algunos cambios han llegado ya para quedarse. Son frases hechas y tópicas que se repiten en los periódicos. Sin embargo, no hay nada que haya venido para quedarse que no estuviera ya de alguna forma presente. Y, desde luego, muchas cosas que han venido, se irán por la misma puerta cuando “esto” pase: mascarillas, geles, distancias sociales…

Lo que sí ha hecho el coronavirus, es acelerar algunas tendencias prexistentes, es decir, adelantar de alguna manera el futuro previsible. Por ejemplo, las compras por internet, el teletrabajo, la explosión de las redes sociales, el dominio de las cinco grandes tecnológicas, la tendencia de los poderes a controlar nuestras vidas y dictar nuestros comportamientos… y el vaciamiento de las iglesias.

La tendencia al vaciamiento de las iglesias viene observándose, de manera constante, desde hace ya bastantes años. Los españoles, que hace algunas décadas constituíamos la “reserva espiritual” de Occidente junto con irlandeses y polacos, nos hemos ido “europeizando”, y con ello abandonando la religión y la práctica religiosa.


Las iglesias españolas van despoblándose, y encontrar en ellos un menor de cuarenta años, o incluso varones, empieza a ser raro. Según una reciente encuesta del CIS, ya sólo el 57% de los españoles se declaran católicos, diez puntos menos que al inicio de la pandemia, y cuando hace apenas un par de décadas la cifra estaba en torno al 90%.  Entre la juventud, la asistencia regular a la misa dominical está por debajo de uno de cada diez. En una reciente encuesta de World Vision y Barna Group, a la pregunta sobre la importancia de la dimensión religiosa en sus vidas, el 60% de los jóvenes entrevistados respondía que poco o nada.

Tampoco el panorama de los curas es mucho más alentador. Rara avis es un celebrante que baje de los sesenta, o de los setenta, o incluso de los ochenta…es decir, sacerdotes jubilados que siguen al pie del cañón, porque falla la “tasa de reposición”. Los seminarios están vacíos, las congregaciones religiosas subsisten gracias a las vocaciones de los países subdesarrollados. Los jesuitas, franciscanos, agustinos y dominicos están en torno a cinco seminaristas en España, muchos menos si contamos sólo a los nativos. Si la tendencia continúa, en quince o veinte años, desaparecerán de nuestro país las que han sido principales órdenes religiosas durante siglos. Por otra parte, los pueblos se quedan sin cura que les diga misa, es decir, en situación análoga a la que antes oíamos contar de los países de misión, donde los fieles tenían que andar 30 kilómetros para recibir los sacramentos.

No voy a entrar en las causas de todo lo anterior, porque desde luego que deben ser múltiples y complejas. Sólo señalo que van en paralelo con la proliferación eclesiástica de planes pastorales, comisiones de trabajo, documentos consensuados y deseos de los obispos, y más que obispos, de resultar simpáticos y políticamente correctos. Y en paralelo, también, a esa tendencia actual de convertir a la iglesia en una ONG. Porque, si la cosa va de ayudar a los más necesitados, a los migrantes, refugiados y marginados, ¿para qué necesita un jóven comprometerse al celibato, la pobreza, la obediencia…?

En este contexto, el coronavirus no ha cambiado nada, pero si puede haber acelerado las cosas, es decir, la progresión hacia una “iglesia vaciada”, y en esto sí que podemos descubrir algunas responsabilidades.

El trabajo de los curas -sanar las almas- no fue considerado “trabajo esencial” durante el confinamiento, y nuestros obispos aceptaron de buen grado y con plena sumisión todo aquello. Tampoco era el momento de organizar plegarias y rogativas como antaño. Un bien superior, la salud de la población, justificaba todos los sacrificios, incluido el del culto divino. Los sacerdotes deberían seguir diciendo sus misas en privado, y los fieles no habría ningún problema porque podrían seguir la Eucaristía desde sus casas, en la televisión, por internet, o incluso por la radio.

La situación era excepcional y lo primero, la salud de todos, era lo primero. Lo importante era seguir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad -el “Ministerio de la Verdad” orweliano-, que se convirtió en gran administrador apostólico: cuándo podrían abrir las iglesias, con qué aforo, en qué horarios y con qué ritual: mascarillas, pasillos, señalizaciones, espaciamiento en los bancos…

Los obispos completarían el cuadro con más instrucciones sanitarias: circulación para acercarse a recibir la comunión, extensión de los brazos para la distancia de seguridad con el sacerdote, mamparas en los confesionarios (en los pocos que siguen funcionando), y sustitución del signo de la paz por una pequeña inclinación de cabeza, o un guiño a la señora de al lado.

En España fueron muy pocas las voces episcopales que se dieron entonces cuenta de lo que todo aquello significaba, del mensaje que se estaba dando a la feligresía con tanto anteponer la salud y tanta sumisión a los dictados del gobierno orweliano.

El primero, naturalmente, que la salud es lo primero, y ante ello, todo lo demás tiene que ceder, incluido el culto divino y los derechos de Dios. Un mensaje sin duda novedoso en la historia de la Iglesia, y que de haberse conocido antes hubiera ahorrado mucho mártir en el Coliseo y mucha madre Teresa atendiendo moribundos contagiosos.

El segundo, es que el gobierno tiene autoridad para abrir y cerrar iglesias y para disponer el orden interior en las mismas. Y si el gobierno puede decidir que no se pueden hacer procesiones el día del Corpus en el atrio de la iglesia, supongo que con más motivo se le está legitimando para que mañana disponga quitar el crucifijo de las escuelas o prohibir la celebración en las calles de la Semana Santa.

El tercero, es que, ante el bien superior de la salud, internet o la televisión suplen sin problema a la asistencia y participación directa en los sacramentos. Y, qué duda cabe, acaba hasta resultando más cómodo: elijo horario, oigo misa en un sofá, y hasta me paso de un canal a otra si el cura me aburre en la homilía. ¡No digamos ya la ventaja que tendría para las confesiones!

Conclusión: una parte de los católicos españoles que tenían el hábito de la asistencia dominical a misa, han perdido esa rutina durante los confinamientos, que están siendo suficientemente largos  y frecuentes como para hacernos cambiar de hábitos. Y una vez pasadas las restricciones, casi como que se han acostumbrado ya a que ir a misa pueda ser un poco como a la carta y un poco como cuando apetece.

A ello se suma el que, tantas medidas de seguridad, tanta distancia en los bancos y tanto gel hidroalcohólico en las iglesias hace que, ¿quién no?, todos pensemos que en las iglesias es uno de los sitios donde hay más riesgo. Total, que lo voy dejando, que por ahora no voy, que no quiere decir que haya dejado de ir a misa…

Así a lo tonto, y aun cuando este resultado estuviera lejos de lo que pretendían los obispos con sus recomendaciones, lo cierto es que hemos acortado algunos años en nuestro caminar hacia una iglesia vaciada. Lo que se nota también en la recaudación de los cepillos. La situación es preocupante.

Hace algunos meses escribí un artículo al que titulé “la profecía de Ratzinger”. Se trataba de la visión profética de un espíritu privilegiado, como el del papa emérito, sobre el futuro de la Iglesia en Europa. Algunos acogían ese panorama con alborozo -una iglesia minoritaria pero fervorosa-, y a otros se nos helaba la sangre: una Cristiandad en ruinas y un mundo mayoritariamente sin Dios.

La iglesia vaciada no es solo una tragedia para la Iglesia y para los creyentes. Es una tragedia, de incalculables consecuencias, para la humanidad, para las almas. Y será el fin de España como nación.

Cada uno haría bien en reflexionar sobre su papel y sus responsabilidades.

No hay motivos para el optimismo, y pocos para la esperanza humana. Pero si para avivar la esperanza virtud teologal. Dios ha vencido al mundo, y Él sabrá sacar bien del mal: omnia in bonum.


Fuente: Goretsi Jainkoa


68 comentarios:

Anónimo dijo...

Bergoglio llegó al papado prometiendo una Iglesia de puertas abiertas. Y cumplió. Ya que el error de muchos católicos fue creer que las puertas se abrieron para que entren creyentes y no fue así; fue para que se vayan.

Claudio de la Colombiere dijo...

En cambio, las capillas e iglesias de la FSSPX se llenan de personas cuando se celebra la Santa Misa, sus sacerdotes tienen una edad media baja, cuentan con abundantes seminaristas, abren -no cierran- prioratos, etc. Y lo mismo se podría decir, salvando las distancias, de aquellos institutos tradicionales nacidos -aunque algunos lo oculten- de dicha Fraternidad. Entre otras razones, porque si la Misa de siempre existe es gracias al arzobispo M. Lefebvre (que en Gloria esté). De no ser por él, ni existiria la mal llamada Misa tridentina, ni esos institutos vertebrados en torno a la misma.

Alberto Ramón Althaus dijo...

Dios saca bien del mal si lo considera conveniente y necesario no porque los hombres hagan el mal Dios está obligado en todas las situaciones a sacar algún bien puede que lo que saquen los hombres sea la condenación eterna o sea simplemente el mal que sembraron, el que siembra vientos cosecha tempestades.

Anónimo dijo...

El que siembra, recoge.

La Iglesia española se ha caracterizado por 2 cosas:

1) Aplicar el Concilio de las equivocaciones (porque es una Iglesia "antifranquista", "moderna" y "democrática")

2) frente a la descristianizacion promovida por el Partido Socialista, herramienta de las logias, no ha hecho nada.

Con repetir que quieren una iglesia pobre y de gente comprometida se han olvidado de la mayoría.

Sin darse cuenta que dependen de la mayoría y de su dinero para poder subsistir. (o por lo menos para poder defenderse de las logias)

Los efectos y las consecuencias son tan horribles que esto solo puede indicar una cosa:

Que la Iglesia española es una creación humana, no divina.

Por tanto, si desaparece como parece, no es importante.

Más se perdió en Cuba.

Anónimo dijo...

En línea con esto, copio el link a un muy interesante artículo, con precisión en las cifras y poca opinión:

https://renaissancecatholique.fr/blog/ordinations-baisse-en-france/?fbclid=IwAR1rVomB_g8Rm0Mk-73DO9ivo8516ltvl0f_acWTI55mY-iiJhVevDxYZ4M

Atte.,

Costia

Walter E. Kurtz dijo...

¿Qué pensaban que iba a pasar cuando se pasaron la cuarentena diciendo que no era necesario ir a misa, ni comulgar ni confesarse?

Algo más que veo en estos tiempos y que me ha alarmado un poco es que las nuevas generaciones de jóvenes nacidos en 2000 o por ahí, desconocen completamente cuestiones básicas de la religión católica. No me refiero a verdades de Fe (cosa que pasa hace décadas) sino a cuestiones culturales que hasta hace 20 años un judío o un ateo sabían. Cuestiones muy pero muy básicas como, por ej., qué se celebra en Navidad o quién fue (históricamente) Jesús. La demolición de la cultura cristiana emprendida tras el CV2 ha sido un lamentable éxito.

Anónimo dijo...

De la Colombier, respóndame por favor con un si o un no
¿usted insinúa que la Iglesia católica verdadera hoy subsiste íntegramente en la fraternidad?

Fuenteovejuna dijo...

No hay duda que este diagnóstico desolador es el fiel retrato de una Iglesia vaciada de contenido. Pero más desoladora es la pregunta que genera: ¿qué hay del futuro que nos espera?
Todos los gobiernos del mundo, especialmente los de las grandes potencias, tienen servicios de inteligencia para saber lo que va a pasar mañana, porque para saber lo que pasó el fin de semana podemos sentarnos a leer el diario del lunes.
Digo esto porque si don Javier Urcelay nos pinta de manera magistral la realidad de la crisis terminal que hoy vive la Iglesia, ¿qué va a pasar entonces?
Hoy vemos que el mundo entero ha puesto todas sus esperanzas en la vacuna para derrotar a la pandemia. Y la gente se aferra a ella como madero en el mar porque si la vacuna fracasa se viene el fin del mundo.
Pese a lo dramático de la situación, hasta ahora ningún gobierno ha dispuesto que la vacuna sea obligatoria tal vez como un gesto democrático de no avasallar lo poco que queda de libertad para que cada uno pueda decidir sobre su vida.
Y si hasta los gobiernos ateos y materialistas han hecho ese esfuerzo para respetar la voluntad del ciudadano, uno hubiera apostado lo que no tiene a que la Iglesia nunca se vería en ese entuerto porque siempre enseñó que si el hombre es pecador es porque goza de libre albedrío para elegir hacer lo que le da la gana.
Pero parece que el que piensa así se equivoca fiero, porque según informa Página12 el Vaticano acaba de anunciar que aplicará severas multas -que llegan a la friolera de 1.500 euros- a sus empleados que no quieran vacunarse sin motivo justificado.
¿Cómo es posible que la Iglesia haya llegado a tanto?, porque si nada menos que el Vicario de Cristo ordena de manera draconiana que hay que vacunarse o atenerse a las consecuencias, ¿qué podemos esperar de los gobiernos que no creen en Cristo?
En este blog hay comentarios para todos los gustos, y si bien la mayoría coincide en que la crisis que hoy vive la Iglesia es la más grave de la historia, muchos creen que todavía estamos muy lejos del fin de los tiempos.
Yo no puedo darle consejos a nadie porque ni para mi los tengo, pero si alguno me pregunta le diría que despierte de la siesta porque el tiempo apremia. La Iglesia y el mundo van a un suicidio anunciado, y mas vale que el Espíritu Santo nos dé la fortaleza que no tenemos para dar el testimonio que Dios espera de nosotros, porque lo que se viene a partir de este 2021 no es joda. Están avisados.


Claudio de la Colombiere dijo...

Al anónimo de las 14.00 horas. La pregunta que hace es tan absolutamente disparatada (por no calificarla de otra manera),que se responde sola

Anónimo dijo...

Si. Son millones. Una muchedumbre imposible de contar. Déjense de soñar. La gente está en otro lado. Gracias a Dios.

Anónimo dijo...

Más se perdió en Cuba es una frase extraordinaria y entrañable para lis que tenemos años. No la bastardee para imaginaciones.

Anónimo dijo...


Capilla Inmaculada Concepción de la Virgen María
https://goo.gl/maps/AD5icAmASwhdGNSt9

Misa Tradicional en La Plata (diocesana). Todos los domingos y días de precepto a las 19:30hs Calle 512 entre 12 y 13, Ringuelet, La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Utz Schmidl dijo...

No perdamos de vista un dato para nada menor: la tasa de fertilidad de España es de 1,3. Esto es un colapso demográfico. La tasa necesaria para la conservación es 2,1. Los españoles han tomado una decisión colectiva de extinguirse biológicamente. Y a estas alturas es probable que la decisión sea irreversible. (Aclaremos que alemanes, checos, italianos, polacos, y portugueses, entre otros muchos, han tomado la misma decisión).
Así que puede que la Iglesia Católica Española se vaya a extinguir. Pero lo que es cierto, con certeza matemática, es que la población española -como la conocemos hoy- desaparecerá de la faz de la Tierra dentro de algunas décadas.

Anónimo dijo...

Esa extinción es una peste negra en cámara lenta.
Ya ha pasado que la población de Europa baje un 30%-40%, pero fue más rápido.
Con lo de la tasa de natalidad, pocos jóvenes tendrán que hacerse cargo de muchos viejos, lo cuál será extremadamente problemático para el Estado, y cause su colapso.
Japón apostó a los robots en vez de los inmigrantes.
Si Cristo no vuelve pronto tal vez sea posible una recuperación de Europa desde el piso en el que se encuentren en unas décadas, por lo menos en los países en los que los musulmanes no se hayan convertido en un gran porcentaje de la población, especialmente preocupante es la situación de Francia y Alemania.

Por lo menos España tiene la suerte de que gran parte de sus inmigrantes no son musulmanes, hay muchos ecuatorianos, rumanos, ucranianos, venezolanos, también de nuestro país. Los musulmanes son una tajada grande de los inmigrantes, pero no es la situación de Francia.

Anónimo dijo...

A mí se me han quitado las ganas de misa tradicional cuando he visto a un sacerdote lefebvrista bendecir un acto público en Madrid donde se maldice el linaje de la Virgen y el Señor y se exalta la ideología pagana de Hitler. Y ha sido con la falaz excusa de honrar a la División Azul. Desde luego, si Franco levantara la cabeza, se volvería a la tumba avergonzado y hundido habiendo visto aquello. Yo era de los que creían que la misa de siempre era el camino, pero ver a sus mayores valedores enredados con los demonios del antisemitismo y el nacionalsocialismo, me ha supuesto una enorme decepción.

Edmundo Florio dijo...

Cada vez que se habla de este tema salta algun Tradicionalista a poner de ejemplo de lo contrario a la Fraternidad. Es asi...pero no tan así. La FSSPX es un fenómeno importantísimo desde lo sobrenatural y liturgico, pero absolutamente marginal numéricamente en la realidad de la Iglesia Romana. La inmensa mayoria de los catolicos (incluso de los de Misa) no sabe nada de la Fraternidad. Y muchos Institutos de los que aca se suele denigrar como "neo tradis o neo cons" tienen mas Sacerdotes, mas Seminaristas, mas laicos y mas Misiones de los que tiene la FSSPX entera. Asi que sí, gracias. Pero no son la ultima coca cola del desierto.

Anónimo dijo...

Estimado anónimo del 19 de febrero de 2021, 7:56, primero que nada, ni los propios "autopercibidos" judíos actuales pueden probar con certeza el serlo. Sabemos que Nuestra Señora lo era, y era princesa de Judah, pero los actuales dificilmente pueden ir más lejos que un mito familiar. Así que no creo correcto confundir el judaísmo contemporáneo con el bíblico.

Con respecto al nacionalsocialismo y el fascismo, son apostasías que pueden ocurrir en cualquier persona, incluyendo un celebrante de Misa Tridentina. Si vas a dejar de asistir porque te tocó justo un tipo así celebrandola, creo que nunca deberías haber ido. Todos los curas tienen defectos o caen en debilidades humanas. ¿Preferís los también antisemitas modernistas que apoyan al islam?

Y retomando la "Legión Azul", recordemos que no eran nazis, sino una tropa española en una época en que el conflicto era entre nacionalistas y comunistas. ¿Te parece que no fue grave lo que pasó con el clero en manos de los "republicanos"?

Sebastián M. S.

Anónimo dijo...

Muchas gracias!!!!

Eck dijo...

Se recoge lo que se ha sembrado durante décadas. Nada más. La Iglesia española es la Tibieza encarnada. Ni fría ni caliente, ni blanca ni negra,ni modernista ni tradicionalista, ni santa ni condenada, ni hereje ni católica. Por eso Dios la ha escupido de su boca. Esto fue una verdadera desgracia porque si hubiéramos tenido aquí el progresismo descocado de allende los Pirineos, habría ahora un grupo amplio que hubiesen reaccionado a sus desmanes como en Francia. El mejor ejemplo es la misa: misa de Pablo VI sin estridencias graves pero sin tradición.
En cambio la situación se ha estado lentamente pudriendo en manos de una iglesia funcionarial y burocrática, ideal de Isabel I de Inglaterra, que despacha sacramentos y setimientos como las panaderias pan. Los obispos actúan como directores y ejecutivos de empresa y todo lo ven desde esta perspectiva. Todo lo que toca es frío como el marmol, inerte como la roca, sin vida como la propia muerte.
Los ataques anticlericales de la progrez son lanzadas contra fantasmas de un pasado ya ido, más contra los muertos que contra los vivos, últimas bocanadas de un fenecimiento anunciado. No son nada sin una Iglesia enemiga fuerte y poderosa.
Con todo, si Cristo quiso resucitar a Lázaro, también puede resucitar Su Iglesia en España.

Anónimo dijo...

El territorio de la actual España no quedará despoblado.
Será ocupado por millones de musulmanes que ingresarán tranquilamente a las viviendas vacías.

Anónimo dijo...

Querido comentarista de las 7.56: Le recomiendo que siga yendo a la misa tradicional si en ella se encuentra personalmente con Dios. Eso es algo muy diferente a prestar adhesión a los lefebvristas o a cualquier otro grupo.
Por otra parte, calcule que el clero estándar tiende a ser muy ignorante de los significados de la historia, incluso de los significados religiosos. No les da tiempo a pensarlo todo en seis años de seminario; menos si su teología se basa en conocer la Tradición antigua por sí misma y no como discernimiento de la voz de Dios en la historia de cada momento. No se puede hacer todo, y como se aborda el estudio de la Tradición en estos grupos (separándola del estudio de las circunstancias históricas a que cada cosa iba dirigida por quien la dijo), no resulta una religión capaz de interpretar bien la historia presente.
Disculpe por tanto al joven cura que estaba allí, y que probablemente por pura ignorancia no sabía lo que estaba haciendo. Supongo que sus superiores ya le habrán explicado.
Por otra parte, no creo que tuviera parte en la muestra gigante de ignorancia que dio la chica que habló contra los judíos, sino solo estar en el sitio y momento equivocados. Aunque más joven, la chica es menos disculpable si es verdad que estudia Historia. Estará empezando; debe andar todavía por el Paleolítico. Más preocupantes son los mayores que le dieron a ella el micrófono sabiendo lo que iba a decir...

Anónimo dijo...

Suscribo todo lo escrito por Eck,

Otra cosa sucede con la Iglesia en España, es su actividad política franquista. Algo que ya debía estar superado y que mantiene a los españoles divididos.

Anónimo dijo...

El artículo comete el error de confundir urgencia legítima con importancia trascendente. Abstenerse de asistir a la asamblea litúrgica para evitar el contagio no implica considerar a la salud fisica como un bien superior a la participacion de la vida divina, ni es una situación análoga a la de los mártires de los primeros siglos.

Primero, quiero pensar que si cualquiera de los lectores pasa una tarde de domingo con sus padres con el plan de ir luego con ellos a la misa vespertina, y en el auto en camino para la iglesia el padre dice que le vino un fuerte dolor al pecho, no seguirá su camino a la iglesia para ir a misa como habia planeado sino que llevará a su padre a la guardia de un sanatorio para que lo atiendan. Y si el dolor al pecho le viniese al padre durante la misa, digamos durante el Gloria, no esperaría hasta la bendición final, o hasta la lectura del prólogo del Evangelio de S. Juan si es una misa tradicional, sino que abandonaría la misa inmediatamente para buscar atención médica para su padre.

En este ejemplo, es claro que no concurrir a misa para preservar la salud física de una persona no implica considerar esa salud fisica como un bien superior a la vida espiritual. Más aún, es claro que en el escenario en el que el padre no va a misa y recibe atencion medica, tras lo cual puede seguir yendo a misa y comulgando por 20 años más, su crecimiento en la vida divina hasta el momento de partir a la casa del Padre es muchisimo mayor que en el escenario en el que lo llevan a misa con el dolor al pecho y muere luego de comulgar, si es que llega vivo a ese momento.

La clave de todo esto, y la diferencia esencial con el caso de los martires, es que el "no dejando de congregarnos" de Hebreos 10,25 no es un mandamiento absoluto, tal que abstenerse de concurrir a misa un domingo no es un acto intrinsecamente ilicito sino que su licitud depende de las intenciones y circunstancias. El caso es análogo a la licitud de quebrantar el descanso del sábado para rescatar una oveja que se cayó en un pozo (Mt 12,11), lo cual no implica que la vida de la oveja es un bien superior a la fidelidad a la Alianza.

En contraste, los cristianos eran perseguidos en el Imperio Romano por no rendir culto a los dioses paganos o a los emperadores divinizados, negativa que era estrictamente necesaria para la permanencia de esos cristianos en la vida divina, porque el "No tendrás otros dioses delante de Mí. No te harás imagen ni semejanza alguna de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto;" (Ex 20,3-5a) es un mandamiento absoluto, tal que cometer idolatría es un acto intrinsecamente ilícito.

Finalmente, el efecto que en la evangelizacion de los no cristianos tenga el ver a los cristianos dejar de congregarse en sus asambleas liturgicas para evitar el contagio no es necesariamente negativo. Si el Hijo de Dios todavia no se hubiese encarnado y yo estuviese evaluando diferentes ramas del judaismo, las aglomeraciones de los ultraortodoxos durante la pandemia serian un motivo para descartar esa rama.

Anónimo dijo...

Señor Sebastián M. S., con el debido respeto: eso suyo no pasa de un puchero de tópicos superficiales y algún argumento autocontemplativo que no resisten un análisis. Análisis que no deseo ahora hacer yo, como seguro disculpará.

Anónimo dijo...

Más allá del contenido del discurso de la muchacha, del que hasta la propia Falange se ha desligado, no podemos culpar a un sacerdote presente por el hecho de estar presente. Excepto que pensemos que el mismo hubiese revisado previamente el discurso.

Anónimo dijo...

Estimado "19 de febrero de 2021, 15:57", usted lo que quiere es sentirse el "justo entre las naciones" por volver cómodamente al novus ordo. ¿Porqué? Escuchó un cura facho celebrando Misa Tridentina. Espero que no me bloqueen, pero me parece patético. Sabrá usted lo que le espera el día que se presente ante el que es celebrado en el altar.

Sebastián M. S.

Unknown dijo...

Es una pena que sucedan estas cosas en un país tan desarrollado como España...deberían de tener ideas...como en otros paises, que si quieren las eucaristías y las parroquias....y especialmente a nuestro señor.

Anónimo dijo...

http://nscristiandad.es/

Les envío este enlace que me compartieron, es una peregrinación desde el Santuario de Covadonga a la Catedral de Oviedo de tres días con Misa de Rito extraordinario. La inscripción cierra el 30 de abril.

Anónimo dijo...

Es que es un argentinito (no un españolito como el de Machado ) que no peina las canas que otros peinamos y habla por cliché de revista Cabildo. Quienes tuvimos parientes en la división azul y en la falange y fuimos de las JONS no hablaríamos así.

limón dijo...

A don Javier Urcelay le duelen las iglesias vacías, a mí me duelen tantas iglesias cerradas, y sobre todo tantos corazones ciegos. Me he despertado de un sueño y he recordado una canción, estoy seguro de que todos la conocen ... la letra tiene su aquel y la música no está mal, al despertar la he recordado, ese silencio suena siempre igual, ¿no lo escuchan?

Hello darkness, my old friend
I've come to talk with you again
because a vision softly creeping
left its seeds while I was sleeping
and the vision that was planted in my brain
still remains
... within the sound of silence ...

Rafita dijo...

Recuerdo hace un montón de años, cuándo murió Juan María Bordaberry a mí párroco despotricar contra el.
Por dictador, por genocida, por derechista, porque encima iba a la "Misa prohibida"
Una Misa, en latín!
Anacrónica, de espalda a los fieles, una Misa que anti comunitaria, porque el sacerdote la podía celebrar solo.
Y eso no le parecía mal!
Ese fue uno de los sucesivos párrocos que causó escándalo en mí, y me hizo alejar de la iglesia conciliar, y yo termine en la misma congregación que don Bordaberry.
Doy gracias a Dios por ello.

Y ahora me causa gracia, son esos mismos curas, que ahora justifican que el sacerdote diga Misa sin fieles.
Eso sí, transmitida por YouTube.

Rafucho

Anónimo dijo...

Si. Exactamente
And the people bowed and prayed
To the neon god they made
And the sign flashed out its warning
In the words that it was forming
And the sign said, "The words of the prophets are written on the subway walls
And tenement halls"
And whispered in the sound of silence

Anónimo dijo...

Los que se quejan de antisemitismo en algún que otro cura "tradicional" (que son los menos) no han leído nada sobre la historia de la Iglesia o a los Santos Padres. De seguro dejarían de leer a algunos por la dureza que tenían contra los judíos. Y ni hablar de los concilios que se ocuparon de la cuestión judía.
Claro que al contrario que el nacionalsocialismo la Iglesia siempre se ocupó desde una perspectiva teológica y el fin era la conversión de los judíos.

Anónimo dijo...

Este artículo sigue la misma línea ideológica que ha contribuido a la extinción del Cristianismo en España sobre todo. Y es la de identificar irreversiblemente el catolicismo con una épica nacional ajustada a unos cánones históricos a veces de dudosa veracidad. Es llorar que se "extingue" una "España católica", una "reserva de moralidad", una "herencia occidental" pero no llorar que hemos sido incapaces de ser verdaderos instrumentos del Señor para llegar a los corazones. Para dar testimonio vivo del Espíritu Santo obrando en medio nuestro.
Todo han sido majestuosas procesiones, ceremonias fastuosas, graves gestos públicos, mucho canto patriota y mucho "show" penitencial pero España está así no por azar. Lo mismo corre para otros países.
Y muchos siguen melancólicos recostados en sus cómodos sillones contemplando con nostalgia un retrato de Isabel la Católica mientras son incapaces de convertirse de todo corazón y salir a las calles a predicar el Evangelio.
En el "subdesarrollo" los jóvenes salen a misionar a pueblos del interior. En ocasiones hay creencias paganas (sea el paganismo pre colombino o el animismo o la brujería africana) y hay tentaciones por todos lados igual que en Europa.
Pero seamos claros: los corazones cristianos de España llevan muertos varias décadas. Son los bisabuelos y abuelos de las nuevas generaciones de hoy los que no han transmitido la fe de una manera fundamentada y amorosa. Y aquí tienen las consecuencias. No fue ni el CVII, ni las Conferencias episcopales, ni los nuevos proyectos sociales: han sido ustedes que no han salido a propagar la fe sin cuartel. No culpen al clero.

Anónimo dijo...

W. creo que la renuncia del Cardenal Sarah amerita una entrada. Saludos.

Anónimo dijo...

No, qué va, nadie se queja de las ceremonias de las antorchas, presididas por las imágenes titulares de Thor y Odín y con las walkirias procesionando en el Walhala. La única pega, el rúnico, que acostumbrados ya al latín...

Anónimo dijo...

Estoy notando más gente en algunas misas más o menos dignamente celebradas en....dos capillas de San Isidro, nada menos que de San Isidro....y con más gente a cara descubierta.

Aprovecho para tirar un pronóstico.

Creo que el virus termina en la realidad ( no en las almas todavía ) para pascua de resurrección.



Anónimo dijo...

Genial. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Otro que dice verdades. Que también se aplican a los carcamanes de Argentina. Bien dicho.

Anónimo dijo...

Te recomiendo que leas el libro de Irving "el camino hacia la guerra" así como el de Bernardo Santos "Hitler contra Thule". Se que no lo harás por los prejuicios hacía ambos autores, más al primero que es más conocido. Pero podrías hacerlo así aprendes algo y dejas las mismas boberías de siempre. Porque al Nacionalsocialismo se le puede pegar pero hay que hacerlo bien no con estos cuentos nos vienen diciendo desde 1933.

Anónimo dijo...

Creo que es muy pertinente para situar el problema que aquí se trata ir al fondo de la cuestión en la actuación de la Iglesia, que evidentemente ha tenido consecuencias. Por ello cabe recordar el diagnóstico hecho por el Cardenal Gerhard Müller, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Y el fondo de la cuestión es la pérdida de Fe. El cierre de los templos se hizo y se hace como aceptación pasiva de las normas del Estado o sin que esta orden existiera, como fue el caso de España, donde sólo un obispo mantuvo ininterrumpidamente abiertos los templos de su diócesis y celebró la Misa en la Catedral todos los días del estado de alarma de 2020 (marzo-mayo), el obispo de Alcalá de Henares. Por el contrario, el arzobispo de Zaragoza (hoy jubilado), ordenó cerrar todas las iglesias durante 58 días, incluida la Basílica-Catedral de Nuestra Señora del Pilar, por lo que pasará a la Historia, pues es algo que no hicieron ni los musulmanes durante la ocupación de la ciudad (s. VIII-XII), la iglesia antecesora, Santa María la Mayor y del Pilar mantuvo el culto abierta durante esos siglos.

La actuación de los vértices de los episcopados es una demostración a los fieles de la pérdida de Fe de nuestros pastores, que ante la pandemia ponen de manifiesto que ya no creen en la dimensión espiritual de la Iglesia y que se desentienden de la salvación de las almas. Para muchos fieles, al sufrimiento de la enfermedad se añadió el sufrimiento de la prohibición de participar en la Misa, incluso la negación de celebrar los funerales y, sobre todo, la justificación de todo ello por parte de la jerarquía eclesiástica.

Dice el cardenal Müller: «Este virus ha significado una tragedia para mucha gente. Precisamente por esto la Iglesia tiene el deber de ofrecer una visión del sufrimiento y la existencia humanas en una perspectiva de vida eterna, a la luz de la Fe. Y la suspensión de las Misas con el pueblo es abdicar de nuestro deber, es reducir a la Iglesia a las dependencias del Estado. Es inaceptable. Las misas televisadas no pueden ser consideradas una sustitución de la Misa, necesitamos los sacramentos que Dios ha instituido para nosotros».

Y sobre las afirmaciones de los vértices del episcopado de que el primer deber es salvaguardar la salud y evitar contagiar a los demás: «Es algo muy grave, es el pensamiento laicista que ha entrado en la Iglesia. Una cosa es tomar medidas cautelares para minimizar los riesgos de contagio, otra muy distinta prohibir la liturgia. Ningún obispo tiene derecho a prohibir la Eucaristía de este modo. Incluso hemos visto a sacerdotes castigados por sus obispos por haber celebrado la Misa con pocas personas; todo esto significa verse como funcionarios del Estado. El Estado tiene su tarea y la Iglesia la suya».

«Es una Iglesia burguesa, secularizada, no una Iglesia que vive de la palabra de Jesucristo. Jesús dijo «buscad primero el Reino de Dios». ¿Qué vale la vida, todos los bienes del mundo, incluida la salud, si después se pierde el alma?». Esta crisis ha puesto en evidencia que muchos de nuestros pastores piensan como el mundo, se ven más como funcionarios de un sistema religioso social, que como pastores de una Iglesia que es comunión íntima con Dios y con los hombres».

https://brujulacotidiana.com/es/ningun-obispo-tiene-derecho-a-prohibir-las-misas-con-el-pueblo

Anónimo dijo...

Anónimo del "20 de febrero de 2021, 12:51", ¿Habla de la que se celebra hace años en la calle Rodríguez Peña?

Sebastián M. S.

Fuenteovejuna dijo...

Anónimo de las 10.21
Su comentario termina diciendo que "no fue ni el CVII, ni las Conferencias Episcopales, ni los nuevos proyectos sociales, han sido ustedes que no han salido a propagar la fe sin cuartel. No culpen al clero".
O sea que la culpa de la crisis terminal que vive la Iglesia la tenemos nosotros, los laicos.
Considerar que lo suyo es una equivoación grosera, sería poco. ¿Nunca oyó decir que el pescado se pudre por la cabeza?
¿Nunca oyó hablar de la apostasía en la que han caído obispos y cardenales y hasta el mismísimo Papa?
No hay duda que aunque la Jerarquía haya claudicado vergonzosamente eso no exonera a los laicos de su obligación de dar testimonio hasta el fin. Pero no hay que ser ingenuos.
Con sólo echar un vistazo al mundo cualquiera se da cuenta con dolor que aunque después de Francisco viniera otro San Pío X esto no tiene vuelta atrás.
El mundo espera ansioso la llegada del Anticristo y la Iglesia está viviendo su crisis terminal, una agonía que la conduce fatalmente al Viernes Santo donde morirá crucificada antes de su gloriosa resurrección.
Está profetizado y así se cumplirá.
¿Cuándo aprenderemos a ver las señales de los tiempos?




limón dijo...

Aclarado que el clero tiene una misión inescrutable en el devenir de la degeneración católica, me intriga la elección de Bergoglio para el puesto del jubilicordiado Sarah, eso y lo de Bilbao. ¿A quién va a castigar? ¿quizás a todos? ¿a nadie? Lo único cierto es que el ambiente vírico hace difícil la convocatoria de un concilio, salvo que se organice en Pekin, y lo financien los Rothschild.

Anónimo dijo...

Comparto la opinión del

anónimo del 20 de febrero de 2021, 10:21

L.C.

Anónimo dijo...

Anónimo pronosticador de las 12:51, qué capillas son esas? Podrá tirar alguna referencia?
Acá alguien de la zona buscando.

Eck dijo...

Anónimo de 20 de febrero de 2021, 10:21, no puedo estar con usted. España o es católica o no es, sencillamente. Esto lo reconocen hasta ateos comunistas como Gustavo Bueno y su escuela. España resucitó por la fe en Covadonga en el año 722 y su proyecto histórico fue la defensa y expansión de la Fe. Es un poco insultante que reduzca todo a "majestuosas procesiones, ceremonias fastuosas, graves gestos públicos, mucho canto patriota y mucho "show" penitencial" (por cierto que de malo hay en ello en dar a Dios el culto debido cuando se puede. Cuidado con la descarnación de tantas fes "puras") a un país que, con sus errores humanos, se hundió desangrado y extenuado en todos los sentidos por N.S. Jesucristo junto con la América Española (VG. se mantuvo Filipinas y otros sitios a pesar de los esfuerzos y gastos por mantener las misiones) y soportó hasta cuatro guerras civiles por Él en un siglo.
Por cierto, conozco a gente que tienen el retrato de la santa reina Isabel la Católica y son los que más se parten la cara por Cristo. Mal haríamos si no nos acordásemos con filial agradecimiento de quienes más debemos y nos encomendásemos a sus oraciones ante el Trono de Dios. No dijo acaso el Señor: Yo soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de vuestros padres.
Esos abuelos y bisabuelos de los que tan mal habla fueron las generaciones que dieron el máximo testimonio que se puede dar de Amor y Fe: el martirio. Desde obispos hasta mendigos dieron su sangre y su vida en medio de torturas inauditas, que hasta horrorizaron a los soviéticos, sin blasfemar de Él en ningún caso. Yo he sido afortunado de oir relatos de estos hechos de la boca de testigos. Y si transmitieron la Fe hasta los 60. Conozco muchas familias católicas hasta que vino un curilla moderno, trufado con los deshechos de teorias ya viejas, que por culpa del pastoral CVII, la conferencia episcopal y los nuevos proyectos sociales les quitaron la fe so capa de obediencia. Quienes la hemos sufrido en carne propia lo sabemos bien.Pocos conocen una gran virtud loca de la Iglesia de España, la de una obediencia total a la Iglesia de Roma. Aquí se obedeció hasta el absurdo.
Puede que Dios castigue a España con su vara de hierro más duramente por sus faltas como las que describe Castellani al hablar de Verdaguer y en su Diario (que suscitó una gran polémica en este blog hace unos años) y por los errores de nuestra iglesia desde el siglo XVIII pero eso también significa que espera mucho más de ella.
Por último, si tienen parte el clero. De hecho hasta el Cielo lo afirma. Sor Lucia, vidente de Fátima mando una carta a los obispos de España en nombre de Nuestro Señor para que reformasen al clero, a las órdenes y al pueblo tras la gran pérdida de la mejor parte del clero tras la Guerra Civil. No hicieron caso y se confirma la amenaza: vuelve Rusia a fragelarnos.

Unknown dijo...

Eck:
Una acertada descripción y un atinado remedio.

Anónimo dijo...

Sñr.Eck.que dice?.

Sí,....otra vez en España que "vuelve Rusia"..."Vamos a matarnos unos a otros" ?..

Cuantos mártires hubo en España, sólo los rebeldes fueron santos y buenos?.., y por eso los han hecho, en bloque, a todos beatos?.. Muchos católicos creen que NO, y pasan de la Iglesia por su injusticia manifiesta. Y no van a volver, y menos los jóvenes, a esta iglesia politizada creada por la derecha.

Mire, creo que en una guerra civil entre hermanos, solo cabe la vergüenza y el sentimiento de culpa en ambos bandos...No esgriman la rebeldía como virtud que es lo que han estado haciendo siempre porque se están auto-destruyendo. PAZ Y BIEN...

Cristián Yáñez Durán dijo...

Por consiguiente, usted se averguenza de la Sagrada Escritura:
"Que la sangre de este inocente caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos" (Mt,27,25).
Y, de lo que plurisecularmente ha sostenido la Iglesia sobre el pueblo deicida.

Cristián Yáñez Durán

Anónimo dijo...

No soy anónimo como usted, ANONIMO, mi nombre es Juan Antonio Sarabia.
Usred puede desanimarse por circunstancias y caprichos, lo cual indica su grado de interés, pero convendría que se documentase y así comprobaria como sucedieron las cosas. El cura del acto ha hecho unas nitidas declaraciones, ahora, si usted es Dios y por tanto sabe que el cura miente pues no tengo mas que decirle, Divinidad Excelsa...

Anónimo dijo...

Eso me parece a mi, que no sabia donde se metía, además se ve en el video como es él en primer lugar el que interviene con el responso y unas palabras, señalando la misión de amor a sus semejantes para librarnos del comunismo, que guió a la Division Azul. Los que intervinieron después dijeron barbaridades y a ellos son a los que hay que responsabilizar. Un sacerdote ha de acudir a donde le llamen, supongo...y si tiene que estar en un ambiente hostil habrá de soportarlo, decir lo debido (que es lo que hizo) y lo demás no es cuenta suya. Me he repasado bien el video pues yo tenia escrúpulos.
Soy médico hepatólogo, y tambien trato a los borrachos cirróticos, ¿sabes?.

Anónimo dijo...

A los que preguntaron :

La de Santo Cristo en el barrio obras sanitarias.
Dije más dignas , no perfectas.
Lo que no es bueno son unas guitarras más o menos bien afinadas con cantos que no son profanos .

Hay otras cositas, pero dejémoslo ahí , porque quien le dice, pueden mejorar , ya que :

En especial hay cuatro reclinatorios donde muchos, pero muchos fieles han tomado la “mala costumbre “ de arrodillarse para comulgar ..JA !
Esto es realmente notable....y lo novedoso es que antes, no estaban.

El sacerdote, en lugar de bozal , usa ivermectina preventiva.

Hay otra en punta chica , a la que solo le faltan los reclinatorios, pero no se le puede reprochar nada de la liturgia , nada de nada.

Estoy casi seguro qué hay por lo menos otras dos parroquias que también son dignas , pero no he ido , creo que una está en V.López.

Anónimo dijo...

Eck, salimos de vuelta con la rusofobia? Solo compare sus obispos con los rusos o sus oficios litúrgicos. Les importan menos que un tártaro borracho en Taigá. Madure un poco: la porquería de país que se han tornado, es la obra exclusiva de los españoles.

Sebastián M. S.

Anónimo dijo...

La Virgen, Nuestra Señora, en una de sus apariciones aprobadas por la Iglesia -pues hay otras que no lo han sido- afirma que el clero es una cloaca de inmundicias... en medio del siglo XIX. Imaginárselo ahora es casi pecado.
De manera que existe una advertencia del Cielo contra ese clero corrompido y corruptor, que de todos modos no libera a los laicos de su obligación de discernir y saber a quién obedecer y a quién no. Y aprendamos a cuidar a los clérigos buenos y santos, que haber los hay, que los necesitamos mucho.
A.L.

Anónimo dijo...

Nuestra Señora a la vidente Melanie, en La Salette, 1848:

«Los sacerdotes, ministros de Mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los Santos Misterios, por el amor al dinero, el amor al honor y placeres, los sacerdotes se han vuelto cloacas de impurezas...
No se encuentra nadie ya para implorar misericordia y perdón para el pueblo; ya no hay almas generosas, ya no hay más nadie digno de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno, en favor del mundo...
Los Jefes, los conductores del pueblo de Dios han descuidado la oración y la penitencia y el demonio ha nublado su inteligencia; se han vuelto en esas estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su rabo para perderlos.
Las iglesias serán cerradas o profanadas; los sacerdotes, los religiosos serán expulsados, los harán morir, y morir de una muerte cruel. Muchos abandonarán la fe, y el número de sacerdotes y religiosos que abandonarán la verdadera religión será grande. Entre éstos, se hallarán hasta obispos...
Varias casas religiosas perderán totalmente la fe y perderán muchas almas...
Los malos libros abundarán sobre la tierra, y los espíritus de las tinieblas propagarán por todas partes un relajamiento universal por todo lo que se refiera al servicio de Dios. Tendrán gran poder sobre la naturaleza: habrá iglesias para servir a estos espíritus...
¡ Ay de los Príncipes de la Iglesia que no estarán ocupados más que en amontonar riqueza sobre riquezas, más que salvaguardar su autoridad y dominar con orgullo !...
Se verá la abominación en los lugares sagrados; en los conventos las flores de la Iglesia se pudrirán y el demonio será como el rey de los corazones.
Roma perderá la Fe y llegará a ser la sede del Anticristo...
La Iglesia será eclipsada, el mundo estará en la consternación...»


Así habló la Virgen Bendita.

Anónimo dijo...


Hoy San Pedro Damian

En comparación de las atrocidades que pasaban en el clero en su tiempo , hoy estamos en el paraiso...

Anónimo dijo...

Por estos lares en Buenos Aires, en la iglesia del Pilar sorprende la cantidad de fieles y adoradores en la Capilla del Santísimo que concurren. El párroco actual dio opción durante toda la cuarentena de comulgar en la boca y desde hace unos meses se puede comulgar en la boca y reclinatorio que se puso a ese fin. No todo son malas noticias

López Pereyra dijo...

Parece que cualquier excusa es buena para no ir a misa a lo de los "lefes": gente que va a misa allí una o dos veces, ve o escucha a un cura o un fiel hacer o decir una estupidez, y ya sabe cómo son todos los "lefes" de acá, de Ecuador, o de Senegal.
Las acusaciones son de lo más variado, pero la que pica en punta es: "faltan a la caridad". Me recuerda a las verdes y su "Ustedes no hacen nada por los pobres". Y eso, ¿cómo corno lo saben? ¿Nos siguen con cámaras todo el día para saber qué hacemos?
Por cierto, un consejo: no confundir "caridad" con "buenas maneras". San Nicolás fue caritativo al aplicarle un cross de derecha a Arrio, por hereje. Y, a la inversa, tengo una prima hermana que es un primor por sus buenas maneras, pero es la abortista number one de mi provincia.
Así que si alguien, por cosas tan insignificantes como una cara de trasero, deja de ir a misa a lo de los "lefes", entonces le aconsejo que piense si no ha ido allí sólo para hacer sociales.

limón dijo...

«Esos males no eran imprevisibles, porque sus promotores ya los patrocinaban
y anunciaban abiertamente desde hace años. Dicho queda que personas responsables
en la Iglesia, entre ellas pastores y prelados han contribuido a plantar el árbol que da
tales frutos».


Es la opinión del Obispo de Cuenca en 1983. Si los españoles, y sobre todo los españoles católicos, leyesen más y leyesen mejor no hubieran llegado a vislumbrar en 2021 que les convocan para el fin del mundo. Yo no abrigo duda alguna de que Cuenca en su serrana majestad es la envidia de la pobre Roma de nuestros días. [A los lectores de otros hemisferios les apuntaré que Cuenca es parte de lo que llaman la España vaciada]

EP dijo...

Interesantísimo texto de San Francisco de Sales sobre el Papa hereje.

ARTÍCULO XV. Página 359 del libro (Página 179 del PDF).

Obras de San Francisco de Sale - Controversias.
http://www.obrascatolicas.com/livros/Apologetica/Obras_de_San_Francisco_de_Sale-controversias.pdf

Carlo dijo...

Eck: Hace como un cuarto de siglo el comunismo desapareció de Europa oriental, y se instaló en el llamado "bloque occidental" (Europa occidental, EEUU, Canadá, Australia) en su nueva forma cultural. Varios antiguos "cold warriors", ardientes anti-comunistas, se dieron cuenta de eso. Acá dejo un ejemplo de Pat Buchanan, católico, ex asesor de Nixon y Reagan:
https://buchanan.org/blog/whose-side-god-now-6337
Bruselas o Washington a día de hoy son mucho más comunistas que Moscú. A ellos hay que temer a día de hoy, ellos son los que quieren imponer el marxismo cultural a todo el planeta.

Anónimo dijo...

No conviene nunca avivar giles. Las noticias vírales corren y después la liga el cura y todos nosotros porque viene el obispo o la yuta de Larreta o los dos y le cierran el lugar. Qué manía de poner todo en Internet. Qué enfermedad

J dijo...

Cristián Yañez, ¿qué opinión tiene usted del nacionalsocialismo?

Anónimo dijo...

Qué pena. Conozco las dos. Lo único destacable de ambas será la prédica, especialmente en P Chica. Lo demás, gracias; es lo mínimo que pide la IGMR. Sin contar el desdén hacia la forma extraordinaria.
La liturgia en la de VL posiblemente sea mejor que en esas. Pero nada excepcional, salvo por el uso del comulgatorio. Hay otra pasando Panamericana detrás de Mtz. Pero ninguna es excelente.

Anónimo dijo...

Anónimo 22/02 11:30

Algún Obispo , además de Taussig , recibió recientemente un sopapo , esta vez espiritual de parte de algún laico frente a todos los concurrentes a una inicua Misa.

Puedo atestiguar que salió con la cola entre la piernas.

Basta de esconderse ( que por otra parte no hay como , los “de ahí “ , como decía un gran sacerdote al referirse a la banda, saben quien es cada uno perfectamente )

Pero estos tipejos son también COBARDES, y HUELEN QUE EL HORNO NO ESTÁ PARA BOLLOS ....como el de Taussig.

Guillermo Alfano dijo...

Voy dar dos datos que me vienen a la memoria enseguida: Les gusta recordar a los párrocos y a las paginas web o facebook de muchas Iglesias que sigue la "dispensa de precepto". El otro es que por ej. el Gobierno de Colombia y también algún cartelito que he visto en un periódico de Argentina en una clasificación entre los "lugares mas riesgosos" pone a los de culto ( A este ultimo le pedí que me explicara porque era mas riesgoso ir a misa que jugar un partido de futbol (creo que era una categoría menos riesgosa pese a que hay verdadero contacto) , de lo cual acusaron recibo.
Queda claro que la finalidad es destruir o al menos desintegrar la poca fe que queda.

Anónimo dijo...

Parece que "europeizarse" es abandonar la religión y la practica religiosa...

El viejo dueño de la masonería.

No exactamente "europerizar" nada, sino el abandono de la religión "católica" y la practica religiosa "católica".

Para el que no este enterado, España, Polonia e Irlanda son europeas, porque están en Europa y tienen cultura europea (grecolatina-cristiana)

Lamentablemente también son católicas, el enemigo jurado de Voltaire y Soros.

Según la doctrina masonica, el catolicismo les impide progresar, modernizarse y ser ilustradas.

Por tanto, su descatolizacion programada solo puede traer progreso, modernidad e ilustración...

Y !quien sabe! puede que con un poco de práctica y suerte, "europeizarse".

Algo así como ser suizos.

Pero no suizos cualquiera. (si, también entre los suizos está esa lacra del catolicismo que atrasa, empobrece y oscurece las mentes más preclaras), sino suizos proletarios.

Porque si el objetivo fuese ser suizos burgueses (de los podridos de dinero, aunque sean católicos, que hay demasiados), no necesitarían de los corruptos políticos que votan; y sus amos secretos de las logias no podrían manipularles con los gastos y las ayudas sociales)

El progreso es para ser dependiente, la ilustración para ser obediente y la modernidad para ser engañobobos.

Si, "Europa" es un concepto geográfico y cultural independientemente de si es católica o no lo es.

Menos para los Soros y los siniestros secretos de las logias:

Que nos quieren idiotas y sin religión, para manipularnos, dominarnos y robarnos mejor.

La religión protege y salva

De ahí que la ataquen e intenten suprimirla.

Pero no una religión cualquiera, aunque sea "europea"

Solo la religión católica, única y verdadera.

No es de extrañar que intenten por todos los medios y con todas las excusas diluirla con colonizaciones masivas de musulmanes, prósperos, ilustrados y modernos. Como los suizos europeos.

?No es una suerte volteriana donde las haya?